Obama escribe sus impresiones de Cuba

Por Arthur González.

obama-4El 25.03.2016 la Casa Blanca dio a conocer el informe confeccionado por el presidente Barack Obama, de sus impresiones sobre su breve visita a La Habana.

En un sucinto memorando, Obama expresa los resultados en los que destacó el significado histórico del viaje, después de casi 90 años de la efectuada en 1928 por otro presidente de Estados Unidos.

Solo le interesó señalar aquellos aspectos en que se proyectó su viaje, como el contacto con los “disidentes” y trabajadores no estatales.

En ese sentido expuso:

“Me hablaron de sus esperanzas y sus luchas, hablamos sobre lo que podemos hacer juntos para ayudar a los cubanos a mejorar sus vidas”.

“Tuvimos una maravillosa cena en uno de los paladares de La Habana, los restaurantes familiares donde los estadounidenses y los cubanos podrían reunirse y hablar sobre plátanos tostones”.

“Voy a recordar el espíritu innovador de los empresarios de Cuba, especialmente a los cuentapropistas que ejecutan sus propios pequeños negocios, como el alquiler de habitaciones, salones de belleza, peluquerías y servicios de taxi”.
Desde que Obama anunció el 17.12.2014 el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países, su interés básico ha sido fomentar el trabajo privado como ideal de lo que debe ser la economía cubana.

Tal parece que la educación, salud, cultura, deporte, el desarrollo industrial, científico y biotecnológico, alcanzado por Cuba gracias al empeño del Estado, no existieran.

En su informe subrayó que estuvo orgulloso de anunciar nuevas asociaciones para ayudar a hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, a iniciar y hacer crecer sus negocios, las que incluyen el apoyo a más cubanos para conectarse a Internet y a la economía mundial, por ser, a su parecer, la cara del pequeño pero creciente sector privado de Cuba.

Respecto a los contrarrevolucionarios financiados por él con la envoltura de “disidentes”, les dedicó unos párrafos donde expuso;

“Voy a recordar el valor de los defensores de derechos humanos cubanos que conocí, muchos de los cuales han sido acosados, detenidos o encarcelados simplemente por defender la igualdad de derechos y la dignidad de cada cubano”.

“Me hablaron de su trabajo para promover la libertad de expresión, de reunión, de prensa y religión, y les prometí que Estados Unidos seguirá defendiendo los derechos humanos universales en Cuba como lo hacemos en todo el mundo”.

Pero Obama no mencionó que ese escaso grupo no representa al pueblo cubano y como escribiera uno de sus diplomáticos estadounidenses al frente de la Misión diplomática en La Habana:

“Pese a sus afirmaciones de que representan a miles de cubanos, nosotros vemos muy pocas evidencias de ese apoyo… están más preocupados por tener mayores oportunidades para viajar libremente y vivir de manera confortable”.

El Presidente fue escueto en los demás aspectos.

De las conversaciones con el Presidente Raúl Castro ni una letra, y menos aún de las cosas pendientes como el Bloqueo, la Ley de Ajuste Cubano, el financiamiento a la subversión, ni de la Base Naval en Guantánamo.

Algo que le interesó dejar para la historia fue el trato respetuoso y amigable del pueblo a su paso por las calles, donde no encontró protestas ni manifestaciones en su contra, como en otras partes del mundo.

Obama finalizó su memorando con los deseos de cambiar el sistema socialista, algo no alcanzará a ver ni en su mandato ni en los sucesivos, al afirmar:

“No va a ser fácil. El largo camino por delante tendrá avances y retrocesos, pero los cubanos que conocí esta semana reafirmaron mi esperanza de que juntos podemos tener éxito. Creo en el pueblo cubano”.

Sin dudas, el socialismo cubano en unos años será diferente, a partir del nuevo modelo económico que se implementa para hacerlo más productivo y eficiente, a pesar del Bloqueo económico que debe desmoronarse por ser condenado por el mundo, pero el desmontaje para el cual trabaja Estados Unidos es algo irrealizable.

Los cubanos no quieren regresar al pasado que los marginaba, explotaba y discriminaba; para eso la Revolución los alfabetizó, les dio cultura y conocimientos políticos suficientes para discernir las diferencias entre el sistema capitalista que tenían hasta 1959 y el socialismo escogido desde 1961, porque tienen un pensamiento claro y sensato de lo que desean y necesitan.

No en balde José Martí escribió:

“El pensamiento enérgico, como la luz que brilla en la oscuridad, ilumina el espíritu de los tiempos y dota al futuro con una reproducción valiosa y duradera del presente”.

(Tomado de https://heraldocubano.wordpress.com/)

Bush padre rompe el silencio sobre W.

Otra reseña sobre el libro de Bush, la publica el diario argentino Página/12

na24fo011A los 91 años Bush padre, que ocupó la oficina oval de 1989 a 1993, rompió su silencio sobre el controvertido mandato doble de su hijo (2001-2009), en un libro de entrevistas que saldrá a la venta la semana próxima (Destiny and Power: The American Odyssey of George Herbert Walker Bush), en un momento en el que su otro hijo, Jeb Bush, tiene la esperanza de perpetuar la dinastía familiar e ingresar él también a la Casa Blanca en enero de 2017.

George H. W. Bush critica con contundencia a Dick Cheney, al que llama “culo de hierro”, y señala la arrogancia de Donald Rumsfeld, ambos funcionarios clave en la presidencia de su hijo George W. La cadena Fox News, que adelantó extractos del libro, aborda este episodio inaudito en Bush padre, quien siempre había mantenido un tono muy respetuoso al hablar de las presidencias de sus sucesores, pero que en esta ocasión se despacha contra dos figuras que “sirvieron mal al presidente (su hijo)”.

El ex vicepresidente Dick Cheney fue acusado de haber construido su “propio imperio” y el ex secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, “sirvió mal al presidente”, según algunas páginas adelantadas el jueves por The New York Times y Fox News.

En esa obra biográfica, Bush padre reprocha a Cheney haber adoptado una “línea dura” para convencer a su hijo de recurrir a la fuerza militar estadounidense en Irak y en Afganistán, dos conflictos que traumatizaron a Estados Unidos y contribuyeron a la victoria en noviembre de 2008 del demócrata Barack Obama, elegido en parte para poner fin a esas guerras.

Bajo la presidencia de Bush junior, “me preocupaba la retórica de esa época. Una parte emanaba de él (Bush hijo), es posible, y una parte venía de la gente a su alrededor”, confía así Bush padre al autor del libro, el biógrafo Jon Meacham. El ex mandatario llegó a insinuar que las posturas más radicalizadas de Cheney fueron causadas por la influencia de su esposa Lynne y de su hija Liz.

“Es bastante fácil ocupar los titulares de la actualidad con una retórica inflamada pero eso no necesariamente soluciona los problemas diplomáticos”, añadió el dirigente republicano, que fue un mandatario popular cuando inició la primera Guerra del Golfo en enero de 1991, antes de ser derrotado por el demócrata Bill Clinton en noviembre de 1992.

Bush padre hace referencia a un discurso de su hijo sobre el Estado de la Unión, en 2002 ante el Congreso, que ingresó a los anales por la invención del “eje del mal”, por el cual Irak, Irán y Corea del Norte eran señalados como los enemigos de Estados Unidos. “Volver sobre ese ‘eje del mal’ y ese tipo de cosas, creo que podría probarse históricamente que no resulta beneficioso”, sostiene el expresidente.

George H. W. Bush había trabajado con Cheney, que fue su secretario de Defensa cuando tuvo lugar la operación Tormenta del Desierto, cuando una coalición internacional dirigida por Estados Unidos expulsó de Kuwait en 1991 al ejército del presidente iraquí Saddam Hussein.

Pero 10 años después, a fines de 2001, bajo el terrible impacto de los atentados del 11 de septiembre, Dick Cheney, entonces vicepresidente de Bush hijo, se había vuelto “defensor de la línea dura, muy diferente al Dick Cheney que conocía y con el que había trabajado”, aseguró el veterano político. El número dos de la Casa Blanca se había transformado en “un duro”, afirma.

El padre no absuelve de todas formas a su hijo. “¿El error del presidente?”, se pregunta. Haberle dejado demasiado margen de maniobra a Cheney, que había montado su propia célula de política exterior, competidora con el Departamento de Estado.

Su otro hijo, Jeb, es uno de los precandidatos republicanos que compite por la presidencia en la elección de noviembre de 2016. Pero es superado en las encuestas por el magnate inmobiliario Donald Trump, el cirujano retirado Ben Carson y los senadores Marco Rubio y Ted Cruz. Jeb Bush, quien se siente el candidato más calificado según dijo a la CNN aún no leyó el libro de su padre, informó The Washington Post.

(Tomado de 

Vocero de la Casa Blanca dice que Obama está estudiando algunas opciones para relajar el bloqueo a Cuba

Pentagon Press Secretary Navy Rear Adm. John Kirby briefs the media during a press conference held in the Pentagon Press Briefing Room, June 10, 2014. KIrby fielded questions about  Army Sgt. Bowe Bergdahl's recent release from Taliban captivity and five U.S. forces that were killed Monday in an apparent friendly fire event. DoD Photo by Glenn Fawcett (Released)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está revisando distintas opciones para relajar el embargo (bloqueo) económico, comercial y financiero a Cuba mediante acciones ejecutivas, dijo aquí el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, John Kirby.

En conferencia de prensa, Kirby dijo que “el presidente va a seguir revisando sus acciones, las oportunidades que tiene dentro de su autoridad actual” para suavizar el embargo a Cuba, agregó el portavoz.

Kirby no precisó en qué podrían consistir esas medidas y la Casa Blanca no se ha pronunciado por ahora al respecto, señala EFE.

Consultado por Efe, otro portavoz del Departamento de Estado dijo que “cualquier futuro cambio en las regulaciones estará diseñado para avanzar en la política de relación y apoyo al pueblo cubano”.

“Creemos firmemente que facilitar los viajes, el flujo de información y ciertos tipos de comercio permite a Estados Unidos impulsar mejor nuestros intereses y mejorar las vidas de los cubanos”, añadió el portavoz.

Hasta ahora, Obama ha usado su poder ejecutivo solo para flexibilizar algunas restricciones de viaje a Cuba, autorizar la importación de algunos productos fabricados por el pequeño sector privado cubano y dar permiso a las compañías de telecomunicaciones para operar en la isla, pero el bloqueo ha quedado casi intacto..

El presidente también ha pedido reiteradamente al Congreso que levante el llamado embargo impuesto en 1962 y codificado en la ley Helms-Burton de 1996, pero algunos especialistas opinan que es improbable que el actual Legislativo, controlado por la oposición republicana en ambas cámaras, actúe en ese sentido antes de que el presidente abandone el poder, en enero de 2017.

(Tomado de Radio Habana Cuba)

Robert Muse, un abogado considerado por muchos como el mayor experto en la legislación estadounidense respecto a Cuba, cree que Obama tiene aún mucho margen de maniobra respecto a la aplicación del embargo.

Si quisiera, Obama podría dejar el embargo “como un trozo de queso que tiene tantos agujeros que ya no le queda queso”, una “reliquia” sin efecto real que al Congreso no le quedaría más remedio que eliminar, aseguró Muse a Efe en agosto pasado.

Mientras haya bloqueo, Cuba emitirán una resolución anual y la enviarán a Nueva York

ONU_sesión-755x490

Por: Javier Ortiz

En el Departamento de Estado, el corresponsal Matthew Lee siempre hace una pregunta sobre la votación en Naciones Unidas acerca del bloqueo a Cuba. En años anteriores, el portavoz de turno escuchaba y respondía “nuestra política sigue en pie” o cualquiera otra frase cortante.

En 2012, la situación se alteró un poco. Lee, un tan apasionado, quiso saber cuándo iban a comprender que el resto del mundo veía esa política es “un bodrio.” El incidente queda registrado para la posteridad en YouTube.

Este año, se ahorraron la reprimenda y le adelantaron la respuesta. Matthew Lee es uno de los dos periodistas de Associated Press a quienes un funcionario estadounidense confirmó en anonimato por qué su gobierno votará mañana contra la resolución presentada por Cuba a la Asamblea General de la ONU sobre la necesidad de levantar las sanciones y restricciones a su economía que Estados Unidos mantiene en vigor.

“El proyecto [se refiere al proyecto de Resolución presentado por Cuba] en su forma actual no refleja completamente el nuevo espíritu del compromiso entre los antiguos enemigos de la Guerra Fría” explica la nota publicada por AP. El oficial gubernamental citado sugiere que están abiertos a una negociación en el tema y que la primera opción considerada era la abstención.

La gran novedad contenida en el documento preparado por los diplomáticos de La Habana es el análisis crítico de las medidas adoptadas desde Washington respecto al bloqueo durante el 2015 y una lista con trece prerrogativas que el presidente de Estados Unidos puede tomar por su cuenta para modificar esa política sin recurrir al Congreso.

¿Por qué otra vez la ONU?

Josefina Vidal, la funcionaria que encabeza por Cuba la comisión bilateral, lo advirtió al principio de las negociaciones: mientras haya bloqueo, emitirán una resolución anual y la enviarán a Nueva York. Desde el punto de vista de la Directora General de EE.UU. de la cancillería cubana, el muro de sanciones y restricciones económicos contra su país permanece casi intacto: a lo largo de 2015, el presidente Barack Obama y las agencias federales de su administración solo decretaron ligeras modificaciones que no alteran la esencia de la guerra económica que la Oficina de Control de Activos Extranjeros libra desde las oficinas del Departamento del Tesoro.

Quien no se lo crea, puede consultar las 183 páginas del informe trilingüe que el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores (MINREX) entregado al despacho del Secretario General de las Naciones Unidas, como es costumbre desde hace casi un cuarto de siglo.

Por primera vez, la política internacional de Cuba y Estados Unidos coinciden, ¿por qué los diplomáticos estadounidenses no votarán a favor de una resolución que, en apariencia, repite las mismas directrices que ha enviado de su Presidente? Un estudio de la versión 2015 del documento enviado a la ONU explicaría en parte la resistencia de Washington y su cambio de opinión (originalmente, planeaban abstenerse, repito).

El problema no sería votar contra el bloqueo mismo, sino a favor de una resolución que considera insuficientes las medidas adoptadas hasta ahora y pide a la Administración Obama el uso de acción ejecutiva para levantar parcialmente la mayor parte de las sanciones y restricciones contra el país caribeño. Una solicitud que coincide con las propias palabras del inquilino de la Casa Blanca.

“Por ahora,  hemos dicho que iremos paso por paso en busca de áreas y oportunidades dentro de nuestra autoridad”, admitió el Presidente estadounidense acerca de sus prerrogativas para modificar la mayor parte de los aspectos del bloqueo durante una ronda empresarial en septiembre pasado. “Mientras el Congreso mantenga el embargo, hay ciertas cosas que no podemos hacer. Pero hay algunas que sí, por ejemplo, en las telecomunicaciones y vamos a buscar oportunidades allí.”

Tanto Obama como Raúl Castro aclararon desde el principio que la normalización estaría cargada de diferencias. Las contradicciones están a la orden del día, y mantienen algunos de los hábitos anteriores a la reconciliación. Con su voto negativo, el gobierno de Estados Unidos expresaría al mundo su criterio acerca de las demandas  inmediatas por parte de las autoridades de Cuba, interesadas en saltarse el Congreso y obtener los primeros capítulos del posbloqueo por decreto.

(Tomado de OnCuba)

Barack Obama reconoció hoy que EE.UU. necesita un sistema de justicia más equitativo

obama_bandera

El presidente Barack Obama reconoció hoy que Estados Unidos necesita un sistema de justicia más equitativo que deje de ser una vía directa que lleva a los jóvenes desde las escuelas pobres hasta las cárceles superpobladas.

En su habitual intervención sabatina por radio e Internet, el mandatario destacó que desde que era senador federal siempre destacó la necesidad de cambiar esa situación y en ese sentido desarrollará una campaña en las próximas semanas que incluye visitas a exprisioneros y viajes a ciudades que sufren el flagelo de la drogadicción.

Obama también se reunirá con oficiales de las agencias del orden y miembros de las comunidades que relacionados con el abuso de las drogas.

Sin embargo, refirió algunos avances de su Administración en este asunto, en especial una ley que según él reduce las disparidades en algunas sentencias para quienes consumen sustancias prohibidas.

El gobernante prometió trabajar con el Congreso, cuyos miembros están decididos “a llevar hasta mi despacho los proyectos para reformar el sistema de justicia”, en particular una propuesta bipartidista que reducirá las sentencias a delitos no violentos relacionados con las drogas.

Las presiones contra el jefe de la Casa Blanca aumentaron este año, durante el cual ascendió el número de asesinatos policiales, así como los incidentes relacionados con el uso excesivo de la fuerza por agentes del orden, en especial contra negros y latinos, hechos que en su mayoría fueron grabados y presentados como prueba.

En ese contexto, en julio de 2015 hubo un récord de 118 muertes a manos de la policía, de los cuales el mayor porcentaje corresponde a los afroamericanos.

Una encuesta reciente del diario The New York Times y la televisora CBS News muestra que casi seis de cada 10 ciudadanos creen que las relaciones raciales están generalmente mal, y cuatro de cada 10 piensan que empeorarán.

( Tomado de Prensa Latina )

Orquesta cubana Buena Vista Social Club actuó hoy en la Casa Blanca

La orquesta cubana Buena Vista Social Club actuó hoy en la Casa Blanca durante la recepción que el presidente Barack Obama ofreció por el Mes de la Herencia Hispana. Cubadebate les ofrece en exclusiva imágenes de ese acontecimiento.

Omara Portuondo voz femenina líder de Buena Vista Social Club y una de las grandes de la música cubana cantando en la Casa Blanca, 15 de octubre de 2015. Foto: Cubadebate

Omara Portuondo voz femenina líder de Buena Vista Social Club y una de las grandes de la música cubana cantando en la Casa Blanca, 15 de octubre de 2015. Foto: Cubadebate

Buena Vista Social Club cantando en la Casa Blanca, 15 de octubre de 2015. Foto: Cubadebate

Buena Vista Social Club cantando en la Casa Blanca, 15 de octubre de 2015. Foto: Cubadebate

(Tomado de Cubadebate)

Hillary Clinton : “Grandes mayorías quieren una mejor relación con Cuba”

1d80d5937141dad07496f74f4799ac1a_L_320x162“Grandes mayorías quieren una mejor relación con Cuba”, recordó Clinton a los líderes republicanos del Congreso, en referencia a las numerosas encuestas realizadas.

La precandidata demócrata a las elecciones presidenciales en EE.UU., Hillary Clinton, llamó este viernes en Miami, a “aprovechar la oportunidad” que se presenta con el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre su país y Cuba porque “negarse a ello es apostar por una política que ha demostrado su fracaso.

En un discurso en la Universidad Internacional de la Florida, Clinton llamó al Congreso a poner fin de una vez al cerco económico, comercial y financiero que impone Washington contra la mayor isla de Las Antillas desde hace más de medio siglo.

“Tenemos que decidir entre interactuar y el bloqueo, entre apostar por una manera fresca de pensar o seguir con la dinámica de la guerra fría”, enfatizó la exsecretaria de Estado.

Añadió que “hemos llegado a un momento decisivo. El pueblo cubano ha esperado lo suficiente para un cambio. El bloqueo tiene que acabarse de una vez y deberíamos reemplazarlo con una estrategia más inteligente”.

La precandidata a la Casa Blanca por el partido demócrata llamó al presidente de la Cámara de Representantes John Boehner, y al líder del Senado Mitch McConnell a que den un paso al frente y respondan al llamamiento.

“Grandes mayorías quieren una mejor relación con Cuba”, recordó Clinton a los líderes republicanos del Congreso, en referencia a las numerosas encuestas que revelan que buena parte de los estadounidenses respaldan la política de normalización de relaciones iniciada por el presidente Barack Obama, el 17 de diciembre de 2014.

(Tomado de CubaSi)

Gobierno de EE.UU. evaluaría a principios del 2016 si el presidente Barack Obama visitaría Cuba

Obama. Foto: Daily Mail.

Obama. Foto: Daily Mail.

El gobierno de Estados Unidos evaluaría a principios del 2016 si el presidente Barack Obama visitaría Cuba antes de concluir su mandato, dijeron a el Nuevo Herald fuentes que asistieron el miércoles a un evento en la Casa Blanca.

El asesor de Seguridad Nacional y Comunicación Estratégica, Ben Rhodes, dijo en esa reunión que en enero del próximo año se evaluará la visita de Obama y dependerá del progreso en las relaciones diplomáticas y “cómo se comporten los cubanos”, dijo una de las fuentes, las que pidieron no ser identificadas.

Asimismo, el gobierno está preparando un conjunto de nuevas regulaciones con relación a Cuba, en áreas como los viajes a la isla y las transacciones financieras y bancarias.

Otra fuente dijo que el gobierno estaría considerando cambiar los requerimientos de los viajes “pueblo a pueblo”, que se encuentran dentro de las categorías de viajes educacionales, para permitir que los viajeros individuales puedan ir a la isla. Actualmente, en esta categoría solo pueden ir grupos, lo cual encarece el costo de viajar a Cuba.

Este cambio todavía se estaría debatiendo, pues algunos funcionarios dentro del Departamento de Estado tienen dudas sobre la medida, que “crearía un enorme agujero en la prohibición de viajes a Cuba”, dijo la fuente.

Alrededor de 75 invitados participaron en la reunión informativa en la que Rhodes y la asesora del Presidente, Valerie Jarret, así como dos altos funcionarios del Departamento de Estado, la subsecretaria de Estado para América Latina Roberta Jacobson y Mark Feierstein, director de Asuntos del Hemisferio Occidental, hablaron sobre las nuevas regulaciones, según indica la invitación oficial expedida por la Casa Blanca.

La fecha en la que serán anunciadas las medidas no fue revelada, pero es probable que ocurra “en un par de semanas”, comentó una de las fuentes. Entre los invitados hubo una presencia importante de cubanoamericanos relacionados con la nueva política hacia Cuba, entre ellos el presidente del Miami Dade College, Eduardo J. Padrón, quien preguntó acerca de los planes del gobierno de EEUU para promover el mejoramiento de los derechos humanos.

“Recibió una larga respuesta”, se limitó a decir una de las fuentes.

Los funcionarios también descartaron que Estados Unidos estuviera considerando realizar deportaciones masivas de cubanos condenados por la justicia estadounidense.

Ante una pregunta sobre la posibilidad de apertura de un consulado cubano en Miami—pese a la reticencia de autoridades locales que se oponen, como el alcalde de la ciudad Tomás Regalado—, los funcionarios explicaron que, si bien este tema no había sido parte de las negociaciones, si el gobierno cubano solicitara su apertura se aprobaría.

Anteriormente, el encargado de la nueva embajada, José Ramón Cabañas, ya se había referido al tema en una entrevista con Univisión 23 y había reconocido la alta demanda de servicios consulares en el condado Miami-Dade, donde viven la mayoría de los cubanoamericanos que residen en Estados Unidos

La apertura de un consulado cubano en el sur de la Florida abriría la posibilidad, además, de una acción similar en Cuba, donde Estados Unidos estaría interesado en abrir también su propio consulado en una ciudad como Santiago de Cuba, en la región oriental del país.

En el evento en la Casa Blanca, también estaba presente el encargado de la nueva embajada de Estados Unidos en La Habana, Jeffrey DeLaurentis.

En la conferencia conjunta con el secretario de Estado, John Kerry, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, se refirió el lunes a que el presidente estadounidense todavía podía hacer más a través de acciones ejecutivas, un argumento que la parte cubana ha venido repitiendo durante las negociaciones.

Sin embargo, una de las fuentes comentó que este nuevo paquete de medidas es más bien “modesto”, pues “no es mucho lo que el Presidente puede hacer con las acciones ejecutivas. Aunque los cubanos digan que sí puede hacer más, hay diez abogados en Washington que te pueden decir lo contrario”.

El Buro de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de Comercio de Estados Unidos también implementó el martes la orden del secretario Kerry de remover a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo. Ello implica, por ejemplo, que Cuba ya puede importar productos con un 25 por ciento de componentes de origen estadounidense y que aviones privados podrán obtener licencias para realizar viajes a Cuba.

Restablecen Cuba y Estados Unidos relaciones diplomáticas con apertura de embajadas

542742400

Cuba y Estados Unidos restablecieron este lunes sus relaciones diplomáticas, de manera oficial, después de 54 años de interrupción, proceso que incluye la reapertura de la embajada de la isla en Washington, según lo acordado por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama en su intercambio de cartas del 1 de julio. Como parte de este proceso, la bandera cubana fue izada en la sede del Departamento de Estado. El pabellón de la estrella solitaria se suma así a los más de 150 ubicados de manera alfabética en la recepción del ente federal responsable de las relaciones internacionales. La enseña nacional también ondeará en la embajada de la mayor de las Antillas, para oficializar la reanudación de los nexos. Justo a las 10 y 33 de la mañana se escuchará la voz marcial de un joven oficial de la Unidad de Ceremonia del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y, tras el protocolo de rigor, se izará en el jardín de la embajada cubana la enseña patria y se escucharán las notas del himno nacional. Momentos después, el canciller Bruno Rodríguez Parrilla se dirigirá al salón de actos de la casona marcada con el número 2630 de la calle 16, a unas cuadras de la Casa Blanca, para ofrecer su discurso ante unos 700 invitados. Los jefes actuales de las secciones de intereses, José Ramón Cabañas, por Cuba y Jeffrey DeLaurentis, por Estados Unidos, se convierten automáticamente en la máxima autoridad, pero bajo el título de Encargados de Negocios. Como resultado del restablecimiento de los vínculos rotos por Washington hace 54 años 6 meses y 17 días, quedarán sin efecto los acuerdos entre ambos países y Suiza, para el papel de potencia protectora. El artista Alexis Leiva Machado, Kcho, quien viajó a esta capital como parte de la delegación oficial, dijo que está feliz de ser parte de un momento histórico en el que los “moncadistas” han logrado lo increíble. “Más de seis décadas después de las acciones del 26 de julio, es una victoria única para los luchadores de esa gesta que el enemigo reconozca que han sido años de una política equivocada”, aseguró. Para el presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, Joel Ortega Dopico, testimoniar el restablecimiento de los vínculos diplomáticos es, en términos religiosos, asistir a un milagro verdadero. Gran destaque han dado los principales medios de comunicación estadounidenses al hecho, en especial a la apertura de la embajada y al recibimiento que realizará el secretario de Estado John Kerry al canciller Bruno Rodríguez en la tarde de hoy lunes. Será la primera ocasión, desde 1959, en que un ministro de Relaciones Exteriores de la isla visite oficialmente la nación norteña. Lo acontecido este lunes constituye un importante paso de cara a la normalización. En ese sentido, Cuba recuerda la necesidad de lograr relaciones respetuosas y constructivas entre las dos naciones vecinas, las cuales pasan por el fin del aún vigente bloqueo económico, comercial y financiero, y a la usurpación de territorio (la Base Naval de Guantánamo). También exige el cese de las transmisiones ilegales de radio y televisión, y de los planes subversivos dirigidos al cambio de gobierno. A partir del anuncio hechos por los presidentes de Cuba y Estados Unidos, el pasado 17 de diciembre, de avanzar en el acercamiento bilateral, se activó un proceso de negociaciones y contactos por los canales existentes, liderado por la directora general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal, y la secretaria asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson. Por su parte, el gobierno de Estados Unidos informó que la reapertura de su sede diplomática en La Habana tendrá lugar este lunes sin eventos significativos. La ceremonia oficial sucederá “próximamente” con un viaje del secretario de Estado, John Kerry, a la capital cubana para el izado de la bandera de ese país. En declaraciones a periodistas, el actual jefe de la Sección de Intereses del país caribeño y encargado de negocios una vez reactivada la embajada, José Ramón Cabañas, destacó el paso dado por las dos naciones y la importancia de mantener el clima de respeto y profesionalidad mostrado hasta el momento. Cabañas señaló la necesidad de superar los obstáculos en el camino de la normalización, como el bloqueo, además de impulsarse el trabajo en los temas de interés común “que son muchos y variados”. Philip Peters, analista e investigador estadounidense, apuntó lo necesario de estimular relaciones integrales que permitan impedir retrocesos hacia el pasado, construir mejores nexos y buscar vías de colaboración.

(Tomado de Trabajadores.cu)

El Congreso de EE.UU. y la pugna sobre las relaciones con Cuba

eua_congresoElementos conservadores en el Congreso norteamericano insisten en revertir el nuevo curso de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, a pocos días del restablecimiento de los nexos diplomáticos y la apertura de las respectivas embajadas.

A pesar de que no constituye una prioridad en la agenda legislativa, el tema está latente en el Capitolio -a punto de iniciar su receso de verano- donde coexisten alrededor de una decena de proyectos con diversos enfoques sobre aspectos claves de los vínculos entre La Habana y Washington.

Los principales líderes republicanos aseguran que lucharán para obstaculizar el proceso de deshielo iniciado el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente cubano, Raúl Castro, y su homólogo, Barack Obama, anunciaron su meta de avanzar hacia una nueva era entre las dos naciones.

En este contexto, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, señaló esta semana a la cadena Fox News que la Administración tendrá serios obstáculos para lograr que el Congreso levante las sanciones unilaterales contra Cuba.

McConnell dijo además que es improbable que sus correligionarios confirmen a cualquier personalidad que Obama nomine como embajador en La Habana, y -en sentido contrario a lo que dicen muchos de sus colegas de uno y otro bando- estima que “existe una oposición sustancial en el Capitolio a la política del mandatario hacia la isla”.

Una postura similar sostiene el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, quien en reiteradas ocasiones en los últimos meses expresó su rechazo a las nuevas proyecciones de Obama respecto a la mayor de las Antillas.

Pero a juzgar por lo que dicen sus propios protagonistas, las intenciones del liderazgo del partido rojo no son tan fáciles de llevar a la práctica.

Al menos así piensa el senador republicano Lindsey Graham, quien reconoció recientemente que le parece políticamente imposible obtener los votos necesarios para bloquear en la Cámara alta los fondos para abrir una embajada estadounidense en Cuba.

El también precandidato a las presidenciales de 2016 -contrario a los vínculos con la isla- señaló que no está seguro que la mayoría de los legisladores de su agrupación partidista estén a favor de esta medida.

Sin embargo, Graham señaló que continuará sus esfuerzos contra la política de la Casa Blanca en este tema, en lo que resta del proceso de debate en otras instancias senatoriales.

A pesar de la fuerte oposición de este político conservador y otros prominentes republicanos, muchos dentro de dicho partido apoyan el nuevo curso dado por Obama a los nexos con la mayor de las Antillas.

Entre ellos están los senadores Jeff Flake y Mike Enzi, quienes presentaron un proyecto de ley a mediados de mayo, con el fin de estimular los negocios de las compañías estadounidenses de comunicaciones en la isla caribeña, que se suman a otras propuestas similares.

Prominentes figuras estadounidenses -demócratas y republicanas- que visitaron Cuba en los últimos meses, aseguran que existe consenso bipartidista en el Legislativo para eliminar las sanciones unilaterales contra Cuba.

Además, el propio vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó hace apenas unos días que hay un fuerte apoyo en el Capitolio para lograr el objetivo de Obama de levantar el bloqueo.

Un alto funcionario del Departamento de Estado, que prefirió mantener el anonimato, señaló al diario The Hill que sería contraproducente una decisión de los miembros del Congreso contraria a la nueva política del gobernante estadounidense hacia la mayor de las Antillas.

El 20 de julio se restablecerán las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, y tendrá lugar la ceremonia de apertura de la embajada cubana en Washington, lo que según la cancillería de la isla marca la conclusión de una primera fase en el reacercamiento bilateral.

Las autoridades cubanas reiteran que en el proceso hacia la normalización de los vínculos el principal escollo es el bloqueo económico, comercial y financiero.

La Habana también reclama discutir la devolución del territorio ilegalmente ocupado por la base naval norteamericana en Guantánamo, en el este de la isla, el cese de las transmisiones ilegales de radio y televisión, así como el desmontaje de las acciones subversivas contra Cuba.

La parte norteamericana demanda discutir, entre otros puntos, la eventual indemnización por las nacionalizaciones de compañías de ese país tras el triunfo de la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959.

El Gobierno isleño señaló su disposición a analizar este y cualquier otro asunto pendiente.Sin embargo, a la vez demanda la reparación a los daños y perjuicios ocasionados por las sanciones unilaterales de Washington y por una larga lista de acciones agresivas de sucesivas administraciones contra los cubanos que ocasionaron pérdidas millonarias y la muerte de varios miles de personas.  /Roberto Garcia Hernandez, Prensa Latina.

A %d blogueros les gusta esto: