El mundo se solidariza con Venezuela ante las sanciones de EEUU

Una manifestación contra el imperialismo norteaméricano en Venezuela. (Carlos Garcia Rawlins/Reuters)

Una manifestación contra el imperialismo norteaméricano en Venezuela. (Carlos Garcia Rawlins/Reuters)

Por: 

Mientras Sudamérica se prepara para la inminente Cumbre de las Américas en Panamá, el tema tabú no será el ansiado reencuentro de Cuba con la organización de la que fue expulsada hace más que 50 años, sino el último acto de Obama contra Venezuela.

Todo el país ha rechazado por unanimidad la Orden Ejecutiva promulgada por Obama el 9 de Marzo, en la que Venezuela fue declarada ‘una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad y a la política exterior de los Estados Unidos’, y ha urgido al presidente a rescindir su decreto.

En una declaración sin precedentes, publicada el 26 de Marzo, los 33 miembros del Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), una organización que se representa a toda la región, han expresado su oposición a las sanciones impuestas por el gobierno norteamericano contra los funcionarios de Venezuela. Las sanciones han sido descritas como ‘una aplicación de medidas unilaterales y coercitivas contrarias al Derecho Internacional’.

La declaración expresó ‘el rechazo de CELAC a la orden ejecutiva promulgada por el gobierno de los Estados Unidos el 9 de Marzo, y su convicción de que esta orden debe ser revertida.’

Incluso aliados devotos a los Estados Unidos como Colombia y Méjico, firmaron la declaración de CELAC. Puede ser la primera vez en la historia contemporánea en la que todas las naciones de América Latina y el Caribe hayan rechazado una política estadounidense en la región desde el polémico embargo de Washington contra Cuba.

Irónicamente, la justificación inventada por Obama para reparar las relaciones con Cuba, anunciado en una retransmisión simultánea con Raul Castro el 17 de Diciembre 2014, estuvo básicamente basada en lo que llamó ‘una política fallida’ de Washington respecto a la isla caribeña. Más de 50 años de sanciones unilaterales y hostilidad política solo se había aislado los Estados Unidos en su postura al respeto de Cuba, mientras que Cuba fortaleció su relación con países de todo el mundo y ganó reconocimiento internacional por su ayuda humanitaria y solidaridad con otras naciones.

Acto seguido, Obama abrió la puerta a Colombia, admitiendo el fracaso de Washington, y luego lo cerró la de Venezuela, implementando una política prácticamente idéntica basada en sanciones unilaterales, adversidad política y alegaciones de amenazas a la seguridad de su país. Antes de que la región tuviera tiempo de celebrar la reducción de la presión sobre Cuba, la aumentó sobre Venezuela.

La región expresó su preocupación sobre las razones por las que Obama quiere imponer una política fallida contra otra nación del mismo hemisferio, especialmente durante un periodo de relaciones renovadas.

Venezuela no pudó quedarse callada

Considerando que la guerra contra el terrorismo que permite que cualquier presunta amenaza contra la seguridad de los Estados Unidos sea un objetivo viable de su poder militar, Venezuela no se quedó callada ante lo que fue percibido como un potencial ataque inminente. La nación sudamericana inmediatamente lanzó una campaña internacional para denunciar la Orden Ejecutiva de Obama como un acto de agresión contra un país que no representa una amenaza real.

El presidente Nicolas Maduro publicó una carta abierta al pueblo de los Estados Unidos en la edición del 17 de marzo del New York Times, alertando a los lectores sobre los pasos peligrosos que la administración de Obama estaba llevando a cabo contra un país que no representa ninguna amenaza. La carta urgió a los ciudadanos norteamericanos a unirse a las voces que piden a Obama que retire su Orden Ejecutiva y levante las sanciones contra funcionarios venezolanos.

venezuela-anti-us

También la región reacciono rápidamente. Solo 48 horas antes de que se publicara la Orden de Obama, una delegación de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), representando a los 12 países sudamericanos, había viajado a Venezuela para quedar con funcionarios del gobierno, representantes de la oposición y miembros de la sociedad civil.

UNASUR ya había estado mediando entre el gobierno y la oposición desde que se desataron las manifestaciones en contra del gobierno el año pasado que provocaron más que 40 muertes en todo el país. El hecho de que el decreto de Obama fuera promulgado justo antes de que UNSAUR retomara la mediación en Venezuela fue visto como una desconsideración a la capacidad de América Latina de resolver sus problemas. UNASUR respondió con una rechazo firme de la Orden Ejecutiva de Obama y ordenó su abolición inmediata.

Además varios países publicaron declaraciones individuales rechazando las sanciones de Washington contra Venezuela y la designación del país sudamericano con ‘una amenaza extraordinaria e inusual’ a la seguridad de los Estados Unidos.

Argentina consideró ´increíble para cualquier persona informada que Venezuela, o cualquier país en América del Sur o América Latina, pudiera ser considerado una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos’ y la presidenta Cristina Fernández aclaró que cualquier intento a desestabilizar Venezuela también sería considerado como un ataque contra Argentina. El presidente de Bolivia Evo Morales también expresó su apoyo a Maduro y su gobierno y golpeó a Washington. ‘Estos actos antidemocráticos de Obama amenazan la paz y la seguridad de todos los países de América Latina y el Caribe.’

“Además varios países publicaron declaraciones individuales rechazando las sanciones de Washington contra Venezuela y la designación del país sudamericano con ‘una amenaza extraordinaria e inusual’ a la seguridad de los Estados Unidos.”
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, publicó un tweet diciendo que la declaración de Obama debía ser una ´broma mala´ y su acto ´nos recordó a las horas más oscuras de nuestra América Latina, cuando fuimos víctimas de invasiones y dictaduras creadas por el imperialismo. ¿Entenderán que América Latina ha cambiado?´

Nicaragua calificó la orden ejecutiva de ´criminal´ mientas que el ex presidente de Uruguay, José Pepe Mujica, llamó ´loco´ cualquier persona que considere Venezuela una amenaza.

Lejos de America Latina, más de 100 parlamentarios británicos han firmado una declaración rechazando las sanciones de los Estados Unidos contra Venezuela y han pedido a Obama que revoque su Orden Ejecutiva. Lo mismo han hecho mas de seis millones de personas en Venezuela, así como importantes miembros de la oposición venezolana.

En una carta al presidente de los Estados Unidos, el gobernador del estado de Lara Henry Falcon, conocido por posicionarse contra Maduro, escribio: ‘Dejen que les exprese que Venezuela no puede ser considerada una amenaza contra ninguna nación del planeta. Tenemos importantes problemas internos pero los resolveremos los venezolanos’.

En el ámbito internacional, el Grupo de los 77 + China, que representa a 134 países, también emitió una declaración firme oponiéndose a la Orden Ejecutiva de Obama contra Venezuela: ‘El Grupo de los 77 + China deplora estas medidas y reitera su firme compromiso con la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de la República Bolivariana de Venezuela … El G77 + China pide al Gobierno de los Estados Unidos que evalúe y ponga en práctica alternativas de diálogo con el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, bajo los principios de respeto a la soberanía y la autodeterminación. Por lo tanto, instamos a que la Orden Ejecutiva sea abolida’.

Si bien América Latina celebra el alivio de las tensiones entre los EE.UU. y Cuba, la región ha dejado claro que no va a cruzarse de brazos y dejar que Venezuela sea atacada. Atrás quedaron los días en que América Latina era considerada el “patio trasero” de los Estados Unidos. A pesar de las diferencias políticas e ideológicas, la región se ha unido para rechazar estas políticas intervencionistas y, a su vez, ha pedido a Washington que forje relaciones basándose en el respeto y el diálogo.

Eva Golinger es una abogada, escritora e investigadora estadounidense nacionalizada venezolana. Es la autor del ´Código Chávez´ y tiene un programa en RT Español. @evagolinger

La OEA y las negociaciones Cuba-EE.UU.

logo-final-hd-685x342
La Casa Blanca está tratando de manera desesperada de preservar a la Organización de Estados Americanos (OEA) como su formación primaria para manejar los Asuntos del Hemisferio Occidental. Después de todo, la OEA tiene su sede en Washington y trabaja para la Casa Blanca. Aunque nominalmente incluye a las 35 naciones del Hemisferio Occidental, la administración Kennedy, preparándose para la Operación Mangosta, urdió la suspensión de Cuba en 1962. Luego de eso, el presidente de EE.UU. nunca tuvo que encontrarse cara a cara con el primer ministro cubano o con el presidente de ese país en la Cumbre de la OEA.Pero en 2009 tuvo lugar un importante cambio: la OEA votó a favor de finalizar la suspensión de Cuba. El presidente Obama dejó en claro que no asistiría a la próxima cumbre, en 2012, si asistía el presidente de Cuba.

Mientras tanto, los estados latinoamericanos y caribeños estaban creando un modelo diferente para el hemisferio –la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe. La CELAC fue establecida formalmente en 2011 en Venezuela, con la iniciativa del difunto presidente venezolano Hugo Chávez. La CELAC incluye a los 33 países de Latinoamérica y el Caribe, Cuba uno de ellos, y excluye a Estados Unidos y Canadá.

En la Cumbre de 2012 de la OEA, la Declaración Final exigía terminar con el embargo de EE.UU. contra Cuba y con la expulsión de Cuba. Estados Unidos y Canadá la vetaron, por lo que la cumbre de la OEA terminó sin declaración final. Cuando varios países planearon boicotear la Cumbre de 2015 si Cuba no estaba presente, al presidente Obama le quedaron dos opciones: podía rehusar asistir y por lo tanto quedaría aislado, o podía ser un estadista y unirse a la bienvenida a Cuba por su regreso a la OEA.

Su decisión de tratar de convertirse en un estadista contribuyó a las negociaciones secretas entre Estados Unidos y Cuba que comenzaron hace casi dos años y desembocaron en el anuncio del pasado 17 de diciembre,  que incluyó un plan para restablecer las relaciones entre los dos países y liberar ese mismo día a los tres miembros de los Cinco de Cuba que aún estaban en prisión, conjuntamente con la liberación de Alan Gross, el operativo secreto del Departamento de Estado que guardaba prisión en Cuba. Adicionalmente, Cuba liberaría a algunas otras personas que cumplían condenas por espionaje.

El presidente Obama quiso que esos anuncios llevaran a la creación de embajadas en La Habana y Washington antes de la Cumbre de la OEA en abril, lo que prepararía el terreno para actuar como un estadista. Pero hay evidentes y grandes obstáculos para el establecimiento de relaciones diplomáticas cuando Estados Unidos continúa con el embargo comercial contra Cuba, mantiene a Cuba en su lista de estados patrocinadores del terrorismo y ocupa el territorio cubano de Guantánamo. Sin embargo, parecía que se lograba algún progreso en las dos primeras sesiones de negociaciones.

Pero Washington es Washington y el imperialismo es el imperialismo. Y el 9 de marzo, una semana antes de la tercera ronda de negociaciones,el presidente Obama declaró que Venezuela es una amenaza extraordinaria a la seguridad nacional. Este bumerán regresó a su fuente de manera más rápida que lo acostumbrado. El mundo entero pudo ver con claridad que es Estados Unidos quien amenaza la seguridad nacional de Venezuela, en vez de Venezuela amenazar la seguridad nacional de Estados Unidos. Quizás la Casa Blanca supuso que las mejoradas relaciones con Cuba acallarían la reacción a la amenaza contra Venezuela.

Por el contrario, el presidente Raúl Castro acudió a Venezuela para unirse a los líderes del ALBA en apoyo al presidente venezolano Nicolás Maduro. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América es otra organización del siglo XXI cuyo objetivo es la cooperación entre naciones latinoamericanas y caribeñas, utilizando el trueque y la ayuda económica mutua. Por ejemplo, Venezuela suministra petróleo a algunos países a precios subsidiados. El presidente Obama sabe muy bien que el derrocamiento del actual gobierno venezolano afectaría adversamente a esas naciones.

The New York Times sabe esto también, por lo cual prefiere no mencionar la palabra ALBA. The Times reportó que el presidente Castro había llegado a Venezuela “para una reunión de naciones izquierdistas”, sin ni siquiera mencionar el ALBA y mucho menos lo que significa.

Mientras tanto, la tercera ronda de negociaciones terminó rápidamente después de solo un día –el día antes de que el presidente Castro partiera para Venezuela–. En su discurso en la Cumbre del Alba en Caracas, el presidente Castro dijo: “Estados Unidos debiera comprender de una vez por todas que es imposible seducir o comprar a Cuba”.

La reunión de la Cumbre de la OEA en abril en Panamá será interesante.

Fuente: http://progresosemanal.us/20150403/la-oea-y-las-negociaciones-cuba-ee-uu/

Más de lo mismo: Estados Unidos no renunciará a su base militar en Guantánamo

wikipedia / Kathleen T. Rhem

wikipedia / Kathleen T. Rhem

Estados Unidos no renunciará a su base militar en Guantánamo, ni levantará ahora otras restricciones que pesan sobre La Habana, según ha afirmado la Casa Blanca, respondiendo a las palabras de Raul Castro, que exigió a EE.UU. devolver el territorio de Guantánamo.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, declaró este jueves que el presidente estadounidense, Barack Obama, no planea responder a las solicitudes formuladas recientemente por su homólogo cubano, Raúl Castro, a raíz del acercamiento entre las dos naciones.

Según Earnest, las administraciones de Obama y Castro todavía están lejos de encontrar la solución a esta cuestión, porque “hay una diferencia muy clara entre el establecimiento de relaciones diplomáticas y la realización del proceso más largo de la normalización de las relaciones”.

El 28 de enero el presidente cubano, Raúl Castro, exigió a EE.UU. devolver el territorio de Guantánamo, durante su intervención en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

(Tomado de RT )

CELAC RESPALDA CUBA CONTRA BLOQUEO DE EEUU

Rafael Correa, Luis Guillermo SolisLos mandatarios de América Latina y el Caribe concluyeron el jueves una cumbre con la Declaración de Belén que incluyó un nuevo voto de respaldo a Cuba y un llamado a Estados Unidos para que levante el bloqueo económico sobre la isla.

Pese a que la pobreza que afecta a 167 millones de personas en la región era el tema central previsto en la agenda, el acercamiento iniciado en diciembre entre Cuba y Estados Unidos se constituyó en protagonista de esta tercera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La “Declaración Política de Belén” de 98 puntos incluyó un voto de complacencia por el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.

“Reafirmar nuestro llamado al gobierno de los Estados Unidos a que ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero que impone a dicha nación hermana desde hace más de cinco décadas. Instar al Presidente de los Estados Unidos a que, en ese camino, utilice sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo”, dice la declaración.

Además de la declaración política, los mandatarios aprobaron 26 resoluciones especiales sobre medio ambiente, educación, salud y política regional.

En la declaración suscrita en Belén, sede de esta cumbre ubicada a 15 kilómetros al oeste de San José, se acoge el plan de acción presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, para erradicar el hambre y la desnutrición en la región.

Pese a no formar parte de la CELAC, Puerto Rico fue protagonista de esta cumbre, pues se incluyó un punto para reiterar el “carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico”.

El tema del estado libre asociado puertorriqueño provocó un incidente el miércoles tras la decisión de Nicaragua de integrar en su delegación al líder independentista puertorriqueño Rubén Berríos, a quien el mandatario nicaragüense Daniel Ortega cedió la palabra en el pleno de los presidentes. Y el jueves intentó incluir a Berríos en el encuentro privado de los presidentes, lo que provocó la protesta de otras delegaciones y obligó a adelantar el cierre de la cumbre y cancelar esa actividad.

La declaración relativa al “fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos” fue rechazada por solicitud del presidente ecuatoriano Rafael Correa quien adujo que el sistema está en “en decadencia”. Aseguró que no hay “consistencia” cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos está en Washington, pero Estados Unidos no firma el Pacto de San José que establece las obligaciones de la Corte del sistema continental, con sede en Costa Rica.

“¿Por qué tenemos que discutir nuestros asuntos en Washington?”, cuestionó Correa a los representes de los 33 países que integran la CELAC.

“Solo 7 países de los 35 del continente hemos suscrito todos los instrumentos interamericanos de derechos humanos, Estados Unidos ninguno y tiene la sede del Comisión Interamericana”, añadió.

Costa Rica pasó la Presidencia Pro Témpore de la CELAC a Ecuador, que la ejercerá hasta la cuarta Cumbre en 2016 en ese país sudamericano.

(Información de la AP)

Discurso de Raúl Castro en la III Cumbre de la CELAC

Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la III Cumbre de la CELAC, Costa Rica, el 28 de enero de 2015, “Año 57 de la Revolución”.

Raúl Castro en la III Cumbre de CELAC, en Costa Rica. Foto: EFE

Raúl Castro en la III Cumbre de CELAC, en Costa Rica. Foto: EFE

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Estimado Presidente Luis Guillermo Solís;

Estimadas Jefas y Jefes de Estado o de Gobierno de América Latina y el Caribe;

Estimados Jefes de Delegaciones e invitados que nos acompañan:

Nuestra América se ha adentrado en una época nueva y ha avanzado, desde la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en sus objetivos de independencia, soberanía sobre sus recursos naturales, integración, construcción de un nuevo orden mundial, justicia social y democracia del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.  Existe hoy un compromiso con la justicia y el derecho de los pueblos superior al de cualquier otro período histórico.

Juntos, somos la tercera economía a nivel mundial, la zona con la segunda mayor reserva petrolera, la mayor biodiversidad del planeta y con una alta concentración de los recursos mineros globales.

Desarrollar la unidad en la diversidad, la actuación cohesionada y el respeto a las diferencias seguirá siendo nuestro primer propósito y una necesidad ineludible, porque los problemas del mundo se agravan y persisten grandes peligros y recios desafíos que trascienden las posibilidades nacionales e incluso subregionales.

En el último decenio, las políticas económicas y sociales y el crecimiento sostenido, nos permitieron enfrentar la crisis económica global y posibilitaron una disminución de la pobreza, el desempleo y la desigual distribución de ingresos.

Las profundas transformaciones políticas y sociales llevadas a cabo en varios países de la región han traído la dignidad a millones de familias que han salido de la pobreza.

Pero la región de América Latina y el Caribe es aún la más desigual del planeta.  En promedio, el 20% de los hogares con menores ingresos capta el 5% de los ingresos totales; 167 millones de personas sufren todavía de la pobreza, uno de cada cinco menores de 15 años vive en la indigencia y la cifra de analfabetos supera los 35 millones.

La mitad de nuestros jóvenes no tienen educación secundaria o noveno grado de enseñanza, pero en el sector de menos ingresos no la completa el 78%.  Dos tercios de la nueva generación no llegan a la universidad.

Crecen las víctimas del crimen organizado y de la violencia que amenazan la estabilidad y el progreso de las naciones.

¿Qué pensarán las decenas de millones de marginados acerca de la democracia y los derechos humanos?  ¿Cuál será su juicio sobre los modelos políticos?  ¿Qué opinarán acerca de las leyes electorales?  ¿Es esta la sociedad civil que toman en cuenta los gobiernos y las organizaciones internacionales?  ¿Qué dirían si se les consultara sobre las políticas económicas y monetarias?

Poco tienen que mostrar a nuestra región, en estos aspectos, muchos de los Estados industrializados donde la mitad de sus jóvenes están en el desempleo, se descarga la crisis sobre los trabajadores y los estudiantes a los que se reprime, mientras se protege a los banqueros, se impide la sindicalización, se paga inferior salario a las mujeres por trabajo igual, se aplican políticas inhumanas contra los inmigrantes, crece el racismo, la xenofobia, el extremismo violento y tendencias neofascistas, y donde los ciudadanos no votan porque no ven alternativa a la corrupción de la política o saben que las promesas electorales se olvidan muy pronto.

Para alcanzar la llamada inclusión social y la sostenibilidad ambiental, tendremos que crear una visión propia sobre los sistemas económicos, los patrones de producción y consumo, la relación entre el crecimiento económico y el desarrollo y, también, sobre la eficacia de los modelos políticos.

Debemos superar las brechas estructurales, asegurar educación gratuita y de alta calidad, cobertura universal y gratuita de salud, seguridad social para todos, igualdad de oportunidades, lograr el ejercicio pleno de todos los derechos humanos por todas las personas.

Dentro de tales esfuerzos, será elemental deber la solidaridad y la defensa de los intereses del Caribe y, en particular, de Haití.

Se precisa un nuevo orden económico, financiero y monetario internacional, donde tengan cabida y prioridad los intereses y necesidades de los países del Sur y de las mayorías, donde no prevalezcan los que impone la concentración del capital y el neoliberalismo.

La Agenda de Desarrollo después del 2015 debe ofrecer soluciones a los problemas estructurales de las economías de la región y generar los cambios que conduzcan al desarrollo sostenible.

Es también imprescindible construir un mundo de paz, sin el cual es imposible el desarrollo, regido por los Principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

La firma por los Jefes de Estado y Gobierno de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, significó un paso histórico y ofrece una referencia para las relaciones entre nuestros Estados y con el resto del mundo.

La solidaridad en Nuestra América será decisiva para hacer avanzar los intereses comunes.

Expresamos enérgica condena a las inaceptables e injustificadas sanciones unilaterales impuestas a la República Bolivariana de Venezuela y a la continuada intervención externa dirigida a crear un clima de inestabilidad en esa hermana nación.  Cuba, que conoce todas esas historias profundamente por haberlas padecido durante más de 50 años, reitera su más firme respaldo a la Revolución Bolivariana y al Gobierno legítimo conducido por el presidente Nicolás Maduro Moros.

Nos unimos a la República Argentina en su reclamo de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.  Apoyamos a la nación suramericana y a su Presidenta Cristina Fernández, que enfrenta los ataques de los fondos especulativos y las decisiones de cortes venales, violatorias de la soberanía de ese país.

Reafirmamos la solidaridad con el pueblo y gobierno de Ecuador, que preside Rafael Correa, en apoyo a sus demandas de reparación por los daños ambientales provocados por la trasnacional Chevron en la amazonia ecuatoriana.

Como hemos dicho en otras ocasiones, la Comunidad estará incompleta mientras falte Puerto Rico.  Su situación colonial es inadmisible, y su carácter latinoamericano y caribeño no admite lugar a dudas.

En el proceso de paz de Colombia, son significativos los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo en la Mesa de Conversaciones que se desarrolla en La Habana.  Nunca antes se había avanzado tanto en la dirección de alcanzar la paz.  Cuba, en su condición de garante y sede de estas conversaciones, proseguirá brindando las facilidades necesarias y contribuyendo en todo lo posible al fin del conflicto y la construcción de una paz justa y duradera en la hermana Colombia.

Daremos resuelto apoyo, como hasta ahora, al justo reclamo de los países del Caribe de reparación por los daños de la esclavitud y el colonialismo, así como nos opondremos resueltamente a la decisión de privarlos de  recursos financieros imprescindibles con pretextos tecnocráticos al pretender considerarlos de renta media.

Saludamos los excelentes progresos alcanzados en el Foro CELAC-China y en los vínculos de la región con el grupo BRICS.

Reiteramos la preocupación por los enormes y crecientes gastos militares impuestos al mundo por Estados Unidos y la OTAN, así como el intento de extender la agresiva presencia de esta hasta las fronteras de Rusia, con la cual tenemos históricas y fraternales relaciones, mutuamente provechosas.  Declaramos enérgica oposición a la imposición de sanciones unilaterales e injustas contra esa nación.

La creciente agresividad de la doctrina militar de la OTAN y el desarrollo de guerras no convencionales, que ya han tenido devastadoras consecuencias y graves secuelas, amenazan la paz y la seguridad internacionales.

Para Cuba, el principio de igualdad soberana de los Estados y de autodeterminación de los pueblos es irrenunciable.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas debe usar sus facultades para preservar la paz y la seguridad internacionales ante los dobles raseros, excesos y omisiones del Consejo de Seguridad.

No debe esperar más para asegurar su plena membresía a Palestina, a la que expresamos la solidaridad del pueblo y gobierno cubanos.  Debe cesar el veto en el Consejo de Seguridad para garantizar impunidad a los crímenes de Israel.

África, donde están también nuestras raíces, no necesita consejos ni intromisión, sino transferencia de recursos financieros, tecnología y trato justo.  Siempre defenderemos los intereses legítimos de las naciones con las que luchamos hombro con hombro contra el colonialismo y el apartheid y con las que sostenemos  fraternales relaciones y cooperación.  Siempre recordaremos su invariable solidaridad y apoyo.

La voz de Cuba defenderá sin descanso las causas justas y los intereses de los países del Sur y será leal a sus objetivos y posiciones comunes sabiendo que Patria es Humanidad.  La política exterior de la Revolución cubana seguirá siendo fiel a sus principios.

Estimadas y estimados colegas:

El pasado 17 de diciembre, regresaron a su Patria los luchadores antiterroristas cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, que junto a Fernando González y René González son para nosotros motivo de orgullo y ejemplo de firmeza.

El Presidente de Estados Unidos reconoció el fracaso de la política contra Cuba aplicada por más de cincuenta años y el completo aislamiento que ha provocado a su país; el daño que el bloqueo ocasiona a nuestro pueblo y ordenó la revisión de la obviamente injustificable inclusión de la isla en la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo Internacional.

También ese día, anunció la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con  nuestro Gobierno.

Estos cambios son el resultado de casi siglo y medio de heroica lucha y fidelidad a los principios del pueblo cubano.  Fueron también posibles gracias a la nueva época que vive nuestra región, y al sólido y valiente reclamo de los gobiernos y pueblos de la CELAC.

Han sido una reivindicación para Nuestra América que actuó en estrecha unidad por este objetivo en la Organización de las Naciones Unidas y en todos los ámbitos.

Precedidos por la Cumbre del ALBA en Cumaná, Venezuela, los debates sostenidos en el 2009 en la Cumbre de las Américas en Puerto España, Trinidad y Tobago, llevaron al Presidente Obama, recién electo, a plantear un nuevo comienzo con Cuba.

En Cartagena, Colombia, en el 2012, se produjo una fuerte discusión con un planteamiento unánime y categórico contra el bloqueo, ocasión en que incitó a un importante dirigente norteamericano a referirse a la misma como el gran fracaso de Cartagena o desastre —fue el término exacto— y se debatió sobre la exclusión de Cuba de estos eventos.  Ecuador, en protesta, había decidido ausentarse.  Venezuela, Nicaragua y Bolivia plantearon que no asistirían a otra Cumbre sin Cuba y recibieron el apoyo de Brasil, Argentina y Uruguay.  La Comunidad del Caribe asumió igual postura.  México y las restantes naciones se pronunciaron asimismo.

El  presidente panameño, Juan Carlos Varela, antes de su toma de posesión, hizo saber con determinación que invitaría a Cuba, con plenos derechos e igualdad de condiciones, a la VII Cumbre de las Américas y así lo hizo.  Cuba inmediatamente declaró que asistiría.

Se demuestra la certeza de Martí cuando escribió que “un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército” (Aplausos).

A todos los presentes les expreso la más profunda gratitud de Cuba.

A los 188 Estados que votan contra el bloqueo en las Naciones Unidas, a los que hicieron similar reclamo en la Asamblea General, Cumbres y Conferencias internacionales y a todos los movimientos populares, fuerzas políticas, parlamentos y personalidades que se movilizaron incansablemente con ese objetivo, les agradezco sinceramente a nombre de la Nación.

Al pueblo de Estados Unidos que manifestó creciente oposición a la política de bloqueo y hostilidad, de más de cinco décadas, también le reitero nuestro agradecimiento y amistosos sentimientos.

Estos resultados demuestran que gobiernos que tienen profundas diferencias pueden encontrar solución a los problemas mediante un diálogo respetuoso e intercambios, basados en la igualdad soberana y la reciprocidad, en beneficio de sus respectivas naciones.

Como he afirmado reiteradamente, Cuba y Estados Unidos debemos aprender el arte de la convivencia civilizada, basada en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos y en la cooperación en temas de interés común, que contribuya a la solución de los desafíos que enfrentan el hemisferio y el mundo.

Pero no se debe pretender que, para ello, Cuba tenga que renunciar a sus ideales de independencia y justicia social, ni claudicar en uno solo de nuestros principios, ni ceder un milímetro en la defensa de la soberanía nacional.

No nos dejaremos provocar, pero tampoco aceptaremos ninguna pretensión de aconsejar ni presionar en materia de nuestros asuntos internos.  Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos.

¿Acaso podrían restablecerse las relaciones diplomáticas sin reanudar los servicios financieros a la Sección de Intereses de Cuba y su Oficina Consular en Washington, cortados como consecuencia del bloqueo financiero?  ¿Cómo explicar el restablecimiento de relaciones diplomáticas sin que se retire a Cuba de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo Internacional?  ¿Cuál será, en lo adelante, la conducta de los diplomáticos estadounidenses en La Habana respecto a la observancia de las normas que establecen las Convenciones Internacionales para las Relaciones Diplomáticas y Consulares?  Es lo que nuestra delegación ha dicho al Departamento de Estado en las conversaciones bilaterales de la semana pasada y se requerirán más reuniones para tratar estos temas.

Hemos compartido con el Presidente de Estados Unidos la disposición de avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales, una vez que sean restablecidas las relaciones diplomáticas, lo que implica adoptar medidas mutuas para mejorar el clima entre ambos países, resolver otros problemas pendientes y avanzar en la cooperación.

La situación actual abre, modestamente, una oportunidad al hemisferio de encontrar nuevas y superiores formas de cooperación que convienen a las dos Américas.  Ello permitiría resolver acuciantes problemas y abrir nuevos caminos.

El texto de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz constituye la plataforma indispensable para ello, incluido el reconocimiento de que todo Estado tiene el derecho inalienable a elegir su sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia en ninguna forma por parte de otro Estado, lo que constituye un principio irrenunciable de Derecho Internacional.

El problema principal no ha sido resuelto.  El bloqueo económico, comercial y financiero, que provoca enormes daños humanos y económicos y es una violación del Derecho Internacional, debe cesar.

Recuerdo el memorándum del subsecretario Mallory, de abril de 1960, que, a falta de una oposición política efectiva, planteaba el objetivo de crear en Cuba hambre, desesperación y sufrimiento para provocar el derrocamiento del gobierno revolucionario.  Ahora, todo parece indicar que el objetivo es fomentar una oposición política artificial por medios económicos, políticos y comunicacionales.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas es el inicio de un proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, pero esta no será posible mientras exista el bloqueo, no se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo (Aplausos), no cesen las trasmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales, no haya compensación justa a nuestro pueblo por los daños humanos y económicos que ha sufrido.

No sería ético, justo ni aceptable que se pidiera a Cuba nada a cambio.  Si estos problemas no se resuelven, este acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos no tendría sentido.

No puede esperarse tampoco que Cuba acepte negociar los aspectos mencionados por nuestros asuntos internos, absolutamente soberanos.

Se pudo avanzar en esta reciente negociación porque nos tratamos recíprocamente con respeto, como iguales.  Para seguir avanzando, tendrá que ser así.

Hemos seguido con atención el anuncio del Presidente de Estados Unidos de algunas decisiones ejecutivas para modificar ciertos aspectos de la aplicación del bloqueo.

Las medidas publicadas son muy limitadas. Persisten la prohibición de créditos, del uso del dólar en nuestras transacciones financieras internacionales; se impiden los viajes individuales de norteamericanos bajo la licencia para los llamados intercambios “pueblo a pueblo”, se condicionan estos a fines subversivos y se impide también que viajen por vía marítima.  Continúa prohibida la adquisición en otros mercados de equipos y tecnologías que tengan más de un 10% de componentes norteamericanos y las importaciones por Estados Unidos de mercancías que contengan materias primas cubanas, entre muchísimas otras.

El presidente Barack Obama podría utilizar con determinación sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, lo que está en sus manos hacer, aun sin la decisión del Congreso.

Pudiera permitir en otros sectores de la economía todo lo que ha autorizado en el ámbito de las telecomunicaciones con evidentes objetivos de influencia política en Cuba.

Ha sido significativa su decisión de sostener un debate con el Congreso con el objetivo de la eliminación del bloqueo.

Los voceros del gobierno norteamericano han sido claros en precisar que cambian ahora los métodos, pero no los objetivos de la política, e insisten en actos de injerencia en nuestros asuntos internos que no vamos a aceptar.  Las contrapartes estadounidenses no deberían proponerse relacionarse con la sociedad cubana como si en Cuba no hubiera un gobierno soberano (Aplausos).

Nadie podría soñar que la nueva política que se anuncia acepte la existencia de una Revolución socialista a 90 millas de la Florida.

Se quiere que en la Cumbre de las Américas de Panamá esté la llamada sociedad civil y eso es lo que Cuba ha compartido siempre.  Protestamos por lo que ocurrió en la Conferencia de la Organización Mundial de Comercio en Seattle, en las Cumbres de las Américas de Miami y Quebec, en la Cumbre de Cambio Climático de Copenhague, o cuando se reúne el G-7 o el Fondo Monetario Internacional, donde se le situó detrás de cercas de acero, bajo una brutal represión policial, confinada a decenas de kilómetros de los eventos.

Claro que la sociedad civil cubana asistirá y yo espero que no haya restricciones para las organizaciones no gubernamentales de nuestro país que obviamente no tienen ni les interesa tener ningún estatus en la OEA pero sí cuentan con el reconocimiento de la ONU.

Espero poder ver en Panamá a los movimientos populares y las Organizaciones No Gubernamentales que abogan por el desarme nuclear, ambientalistas, contra el neoliberalismo, los Occupy Wall Street y los Indignados de esta región, los estudiantes universitarios y secundarios, los campesinos, los sindicatos, las comunidades originarias, las organizaciones que se oponen a la contaminación de los esquistos, las defensoras de los derechos de los inmigrantes, las que denuncian la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, la brutalidad policial, las prácticas racistas, las que reclaman para las mujeres salario igual por trabajo igual, las que exigen reparación por los daños a las compañías trasnacionales.

Sin embargo, los anuncios realizados el 17 de diciembre han concitado reconocimiento mundial y el presidente Obama ha recibido por ello muy amplio apoyo en su país.

Algunas fuerzas en Estados Unidos tratarán de abortar este proceso que comienza.  Son los mismos enemigos de una relación justa de Estados Unidos con América Latina y el Caribe, son los que entorpecen las relaciones bilaterales de muchos países de nuestra región con esa nación.  Son los que siempre chantajean y presionan.

Sabemos que el cese del bloqueo será un camino largo y difícil que requerirá del apoyo, la movilización y la acción resuelta de todas las personas de buena voluntad en Estados Unidos y en el mundo; de la aprobación por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su próxima sesión, de la resolución que reclama ponerle fin y, muy en particular, de la acción concertada de Nuestra América.

Estimadas Jefas y Jefes de Estado y Gobierno:

Estimados amigos:

Felicitamos a Costa Rica, al Presidente Solís y a su gobierno por la labor desarrollada al frente de la CELAC.  Damos la bienvenida y prestaremos pleno apoyo al Ecuador y al Presidente Correa que presidirá la Comunidad en el 2015.

Muchas gracias (Aplausos).

Cuba, Fidel y la CELAC: ¡cómo les duele!…

Jose Steinsleger

Jose Steinsleger

Cuando los historiadores liberales evocan la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA, Bogotá, abril de 1948) suelen subestimar el impacto de un par de acontecimientos simultáneos que tuvieron lugar en la capital de Colombia: la celebración del primer Congreso Continental de Estudiantes, y el estallido popular ocasionado por el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán (el bogotazo), origen de la violencia política y social que continúa sacudiendo al país sudamericano.

Varios de los gobiernos asistentes a la novena de las conferencias panamericanas que Washingtonconvocaba desde 1890, consintieron en erigirse como baluarte contra el comunismo. Pero en el encuentro de estudiantes convocado y organizado por el gobierno de Juan D. Perón, se abogó por la independencia de Puerto Rico, la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y la denuncia de los atropellos imperialistas en América Latina.

Dos lecturas chocaron en la naciente OEA: la de Estados Unidos, que pretendía hacer del organismo una suerte de superestado de las Américas, y la de Argentina, Guatemala o México, que neutralizaron la pretensión imperial de crear un Estado Mayor de las Américas. Luego, Washington pasó la factura a los remisos: invasión de la CIA a Guatemala, derrocamiento delcomunista Jacobo Arbenz (1954), y golpe militar contra el nazifascistaPerón (1955).

Imbuida de ideales democráticos, la OEA expulsó a Cuba de la organización (Punta del Este, Uruguay, 1962), aprobándose en el primer punto de la resolución que “…el marxismo-leninismo es incompatible con el sistema interamericano y el alineamiento de tal gobierno con el bloque comunista quebranta la unidad y solidaridad del hemisferio”.

Sin embargo, en aquel infausto 1962 algunos poetas sintonizaron con los versos proféticos de Juan Gelman: Fidel es un país / yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro / la Historia arreglará sus cuentas allá ella / pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos / buenas noches Historia agranda tus portones / entramos con Fidel con el caballo.

Catorce países votaron en favor, uno en contra (Cuba), y seis se abstuvieron: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México. Luego, Washington volvió a pasar factura: golpes contra el presidente Arturo Frondizi por aliarse con el proscrito Perón y haber recibido al Ch eGuevara, y contra Manuel Prado, en Perú, frente al eventual triunfo de Víctor Raúl Haya de la Torre (1962); contra el guatemalteco Miguel Ydígoras Fuentes para conjurar el avance electoral de Juan José Arévalo; contra Carlos Julio Arosemena y Juan Bosch, en Ecuador y República Dominicana (1963), y contra Víctor Paz Estenssoro y Joao Goulart, en Bolivia y Brasil (1964).

Animadas por el ejemplo de la revolución cubana (1959), la segunda Declaración de La Habana y lavictoria de Playa Girón (1961), las juventudes de nuestra América tomaron las armas. Con hipócrita y displicente metodología, la historiografía liberal apunta: años de guerra fría. Pero las frustraciones democráticas databan de antes, de cuando Washington y Londres dinamitaron los ideales de integración bolivariana. (1830).

Decía el historiador argentino Jorge Abelardo Ramos: Somos un país porque no pudimos integrar una nación, y fuimos argentinos, mexicanos, bolivianos, venezolanos, cubanos o paraguayos porque fracasamos en ser latinoamericanos. Aquí se cierra todo nuestro drama y la clave de la revolución que vendrá.

Sesenta y seis años después, con una agenda que sin la presencia de Estados Unidos y Canadá obliga a tomar posiciones frente a los intereses geopolíticos del imperio y las derechas del continente, Cuba convocó a la segunda reunión de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac).

Allí, coincidiendo con el 15 aniversario de la revolución bolivariana, estuvieron todos. Con excepción delizquierdista presidente de El Salvador, quien no asistió al tiempo de aclarar que él era un buen socio de Estados Unidos. Y tampoco estuvo elderechista de Panamá, que continúa buscando armas de destrucción masiva  de Cuba en la sentina de un buque norcoreano detenido por el Pentágono en el canal.

Hasta la insulsa OEA, encabezada por un tal Insulza, se hizo presente en el cónclave de la Celac. Y también el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien, paseando por La Habana colonial, se dejó peluquear por Josefina Hernández. “Es que por ambos lados de la cabeza estaba ‘peluito’”, declaró la ahora mundialmente famosa peluquera a la que muchos invitaron a bailar son y cha-cha-chá.

¿Y Fidel? ¿Qué habrá sentido Fidel? ¿Les habrá recordado a los invitados que a los 21 años estuvo en aquel Congreso de Estudiantes, y 80 por ciento de los gobernantes latinoamericanos de hoy eran niños o adolescentes en los decenios de 1950 y 1960?

Todos quisieron platicar con el conductor estratégico de la vieja revolución continental, y de los desafíos de la nueva que la Celac puso en marcha. O de cualquier cosa. Lo importante fue tomarse la foto con el caballo, y que sus nietos recuerden, para siempre, con quién llegaron a estar.

 

(Tomado de La Jornada)

La crisis del panamericanismo

Por: PEDRO DE LA HOZ

caricaturaLa concertación puesta en marcha con la constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuya II Cumbre tuvo lugar en La Habana, recuerda por contraste la crisis del panamericanismo, instrumento concebido por Estados Unidos en las postrimerías del siglo XIX para ejercer la hegemonía imperial en el continente.

Vástago de la Doctrina Monroe proclamada tempranamente en 1823 —América para los (norte)americanos—, comenzó a delinearse en la Conferencia Internacional Americana de Washington, que transcurrió entre1889 y1890, y en la cual EE.UU. disimuló sus apetencias neocoloniales mediante el establecimiento de la Oficina Internacional de las Repúblicas Americanas, que veinte años después en Buenos Aires, siempre bajo el control de la Secretaría de Estado, derivaría en la Unión Panamericana.

Tempranamente el genio político de José Martí, quien a la sazón fungía como Cónsul del Uruguay, advirtió las reales pretensiones de la cita continental en la capital norteamericana, sobre las que escribió en una crónica publicada en dos partes por el diario bonaerense La Nación.

Para Martí “jamás hubo en América, de la independencia a acá, asunto que requiera más sensatez, ni obligue a más vigilancia, ni pida examen más claro y minucioso, que el convite que los Estados Unidos potentes, repletos de productos invendibles, y determinados a extender sus dominios en América, hacen a las naciones americanas de menos poder, ligadas por el comercio libre y útil con los pueblos europeos, para ajustar una liga contra Europa, y cerrar tratos con el resto del mundo”.

Profundo conocedor de la realidad norteamericana y de la evolución social y económica de esa nación, Martí desmonta uno a uno los argumentos con que Washington intenta seducir a los gobernantes de los países al sur del Río Bravo y plantea como cuestión de fondo: “De una parte hay en América un pueblo que proclama su derecho de propia coronación a regir, por moralidad geográfica, en el continente (… ) mientras pone la mano sobre una isla y trata de comprar otra, que todo el Norte de América ha de ser suyo, y se le ha de reconocer derecho imperial del Istmo abajo, y de otra están los pueblos de origen y fines diversos, cada día más ocupados y menos recelosos, que no tienen más enemigo real que su propia ambición, y la del vecino que los convida a ahorrarles el trabajo de quitarles mañana por la fuerza lo que le pueden dar de grado ahora”.

Ese pretendido derecho imperial se manifestó a lo largo del siglo XX mediante la penetración financiera y económica, los manejos diplomáticos (el panamericanismo propiamente dicho) y la injerencia directa, que apeló al uso de la fuerza (invasiones y ocupaciones militares) y la manipulación y apoyo a estamentos castrenses o civiles locales (golpes de estado y gobiernos títeres), práctica desembozada por décadas, hasta que en tiempos más recientes pusieron de moda operaciones encubiertas por parte de la comunidad de inteligencia, agencias gubernamentales y organizaciones pantalla.

La Doctrina Monroe, que enarboló a principios de la pasada centuria el Big Stick y se travistió luego con el ropaje del Buen Vecino, permeó la esencia de la diplomacia norteamericana en las Conferencias Interamericanas y Reuniones de Consulta llevadas a cabo entre 1910 y 1945, año este en que durante el cónclave efectuado en México, ante unos Estados Unidos triunfantes en la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos de la región, salvo la Argentina peronista excluida de la cita, se pliegan al interés de Washington por liderar el orden mundial. Dos años después, en Río de Janeiro, coincidiendo con los primeros aires de la guerra fría, nació el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), instrumento que facilitó el intervencionismo militar estadounidense, y en 1948, en una Bogotá convulsionada por el asesinato del político liberal nacionalista Jorge Eliecer Gaitán, se fundó la Organización de Estados Americanos (OEA), escenario diplomático propicio para el ejercicio de la dominación por parte de la Casa Blanca.

El ejemplo más evidente de la asimétrica relación de EE.UU. con el resto del continente en el seno de la OEA se dio cuando Cuba, donde había triunfado la Revolución, fue suspendida de la organización en 1962 debido a las presiones de Washington sobre sus su-puestos pares, que con la honrosa excepción de México, unos primero y otros después, se adhirieron a los deseos del vecino del Norte.

Justamente la Revolución Cubana encendió la alarma de los gobernantes y el gran capital norteamericano. Había que hacer algo que pareciera, aunque fuese en realidad una operación cosmética, ventajoso para los países de Amé-rica Latina y el Caribe.

Fue así como la administración Kennedy implementó la Alianza para el Progreso en 1961. Proyectada para diez años y con un monto financiero de 20 000 millones de dólares, la oferta se concretó en Punta del Este, Uruguay, en agosto de1961. Cuba, que todavía se hallaba en la OEA, denunció la estratagema imperial y no firmó el acta final. Su representante en el foro, el comandante Ernesto Che Guevara, se convirtió en la figura más aclamada por los pueblos.

Algunos analistas atribuyen el fracaso de la Alianza para el Progreso a la falta de apoyo al programa por parte de las administraciones que sucedieron al asesinado presidente, cuando lo cierto fue que su alcance estaba condenado a no tomar vuelo desde su propia concepción, debido a los perfiles demagógicos de la mayoría de los gobiernos imperantes, la mediación interesada del sector privado y la ineficacia de los mecanismos puestos en juego por la Alianza.

Como se sabe, la última gran tentativa norteamericana por asegurarse el dominio económico de la región tampoco resultó: el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA). De acuerdo con la lógica imperial, una lectura de los años 90 del pasado siglo indicaba que era el momento de subsumir las economías de los pueblos de la región en el nuevo orden planetario que se suponía sucediese a la bipolaridad norteña. Con las izquierdas tradicionales replegadas y el apogeo de las doctrinas neoliberales, se lanzó la iniciativa del ALCA en el transcurso de la agenda de las Cumbres de las Américas, que comenzaron su andadura en 1994. Pero esa lógica, como era de esperar, no contó con el fracaso del modelo neoliberal, ni con el renacer de las fuerzas progresistas en el continente, ni con las perspectivas de nuevas posibilidades de asociación entre los países latinoamericanos y caribeños ajenos a la tutela. Ni con la inclaudicable firmeza y resistencia del pueblo cubano, ni con la emergencia de un líder de la talla de Hugo Chávez, que al reanimar el ideario bolivariano contribuyó a construir un escenario diferente para los pueblos de nuestra América.

En el 2005, la IV Cumbre de las Américas expidió el certificado de defunción del ALCA, suscrito por las posiciones insobornables de Chávez, el anfitrión Néstor Kirchner, el uruguayo Tabaré Vázquez, el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva y el clamor de los movimientos sociales convocados por la Cumbre de los Pueblos, a la que asistió el futuro presidente de Bolivia, Evo Morales. El mandatario norteamericano salió literalmente con el rabo entre las piernas de Mar de Plata.

Ese fue el fin de más de un siglo del panamericanismo made in Washington, que se ha quedado con la fórmula de los tratados bilaterales de libre comercio como herramienta para ejercer la hegemonía. La espiral ascendente emprendida por mecanismos de integración como el ALBA, MERCOSUR, la Asociación de Estados del Caribe, incluyendo valiosos antecedentes como el Sistema Económico Latinoamericano (SELA), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), ha venido demostrando que es posible un entendimiento intrarregional independiente.

Ahora en un ámbito mucho mayor e inclusivo corresponde a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) dar un impulso definitivo al proyecto de integración propia.

La “contracumbre” a la CELAC, otro fracaso de la derecha cubanoamericana de Miami

CUMBRE
por Edmundo García*
 Próxima a celebrarse la II Cumbre de la CELAC en La Habana se anunció un nuevo plan que confirma la existencia de un patrón en el comportamiento de los enemigos de Cuba.
   Carentes de originalidad, ellos o quienes los dirigen no encuentran otra forma de hacerse visibles que realizar pequeñas payasadas con la misma apariencia temática que las actividades y programas a que convocan las instituciones cubanas.
   Cualquiera podría preguntar: ¿y sin son pequeñas y marginales por qué acabamos enterándonos de ellas? La respuesta es simple: porque gran parte de la prensa vendida al capital entra en el sistema de los planes anticubanos con la orientación de reportar sobre eso.
   Si Cuba hace una Feria del Libro, como esta que se aproxima, la susodicha oposición cita a cuatro personas a la explanada del Morro para “presentar” algún tipo de panfleto.
   No tiene público ni significación literaria alguna, pero allí van reporteros extranjeros a inflar el suceso; mientras la televisión, la radio y la prensa escrita de Miami permanecen a la espera de que llegue el primer reporte o llamada telefónica para “analizar” que se estaría dando una feria del libro “alternativa”.
   Durante las Bienales de Artes Plásticas de La Habana ya es casi costumbre que Yoani Sánchez haga algún tipo de “performance”. O que Rodiles pase un video sobre cualquier cosa mientras se celebra en Cuba entera un Festival de Cine.

Cuando grandes músicos se dan cita en el Vedado para el Festival Jazz Plaza, reportan que Gorki Águila ha lanzado un numerito en Internet. Hasta se buscaron al Padre José Conrado como un Papa alternativo cuando Sus Santidades visitaron la isla.

   Decía que ahora sucede lo mismo: los enemigos de la Revolución Cubana han ideado una “cumbrecita alternativa” para intentar desviar la atención de la cita convocada por un mecanismo de integración regional muy serio que llevará a La Habana centenares de periodistas y decenas de Presidentes, Cancilleres y representantes de las principales organizaciones internacionales; desde la ONU y la OEA hasta el Sistema de Cooperación del Golfo.
   En este artículo voy a referirme a la parte miamense de la “operación”; algo que desde hace unos días viene anunciándose en el sur de la Florida como “contracumbre” frente a la cumbre de la CELAC en La Habana.
   Vamos por partes: ¿Quién se ha encargado de la promoción de esa “contracumbre” en los medios de Miami? Rectifico: en lo peor de los medios de Miami.
   En el programa “El Espejo”, de Juan Manuel Cao, que es el menos profesional de los programas de análisis político que hace el poco profesional Canal 41 de Miami.
   O en el programa “Ninoska en Mambí”, de Ninoska Lucrecia Pérez Castellón, que es el menos profesional de los programas sobre Cuba que hace la poco profesional Radio Mambí. Respondo la pregunta: Pues un señor llamado Julio M. Shilling, poseedor de un enorme bulto de títulos y cargos, que como casi siempre sucede es un indicador de cuán poca cosa es realmente quien los ostenta.
   En Miami se presenta socorridamente a Julio M. Shilling como académico, profesor, especialista en temas cubanos, periodista y principal figura de la organización “Patria de Martí”. Pero ustedes preguntarán: ¿Qué es la organización “Patria de Martí” dirigida por este Shilling?
   En uno de los sitios en Internet sobre marcas registradas “Patria de Martí” aparece como “producto” declarado el jueves 21 de septiembre de 2006 a nombre de Julio M. Shilling, residente en Mami.
   El sitio indica que lo que hace “Patria de Martí” es enviar correos electrónicos con materiales para incidir en la política de Cuba y otros países (“providing, via email, political advocacy newsletters in the field of politics dealing with Cuba and other countries in South America”).
   En su avejentada y precaria página web, “Patria de Martí” se define como “una publicación digital y un foro político”. Se trata de uno más de los miles de sitios que podemos encontrar en esta era digital, pues el mismo Shilling aclara que su llamada organización “No es un movimiento, ni un partido”; es decir, políticamente no es nada.
   ¿Cuándo y dónde se va a producir esta “contracumbre”? Esta revancha del pomposo “Foro de Promoción Democrática Continental” se realizará el próximo sábado 25 de enero en la Universidad Internacional de La Florida (FIU), en la Facultad de Leyes, Edificio Rafael Díaz-Balart.
   Varias veces en el programa La Tarde se Mueve he expresado mi preocupación por los signos de politización extrema, en el tema cubano hacia la derecha, que están manifestándose en FIU.
   Siendo Presidente de FIU el cubanoamericano Modesto Maidique, y quizás porque le interesaban más los asuntos de administración que otra cosa, FIU no había dado tantas muestras de plegarse ideológicamente a las presiones del grupo de la derecha cubana de Miami como bajo el actual Presidente Mark B. Rosenberg.
   FIU revirtió hace poco un contrato para que el juego de homenaje a los 50 años del Equipo Industriales no se realizara en una de sus instalaciones deportivas. En agosto del pasado año, en compañía de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, el Presidente de FIU dio la bienvenida a Antúnez haciendo en su discurso una apreciación política inusualmente parcializada para una autoridad académica de su nivel, en una comunidad que en gran parte ya piensa de otra manera.
   Dijo el Sr. Rosenberg ese día ante un grupo de contrarrevolucionarios: “la noche ha sido muy larga y dura, pero yo quiero asegurarles que estamos con ustedes tanto durante la noche y esperamos estar con ustedes en el día, exactamente cuando vaya a amanecer un nuevo futuro para nuestra Cuba. Es interesante hoy poder dar una bienvenida a Antúnez”. O sea, dar la bienvenida a un contrarrevolucionario.
   No son pocas las veces que he expresado mi desacuerdo porque la Facultad de Leyes de FIU se identifique con el nombre de Rafael Díaz-Balart. Ese nombre, ya se refiera al padre o al abuelo de los conocidos Lincoln y Mario Díaz-Balart, tiene que ver con personas ligadas a los dictadores cubanos Gerardo Machado y Fulgencio Batista, ambos saboteadores del ritmo democrático en la Cuba de la República, precisamente la misma que ellos dicen admirar. Esto es algo contrapuesto a los fines educativos de una Facultad de Leyes.
   En junio del 2012 entrevisté el profesor José Gabilondo, de la Facultad de Leyes de FIU, y le pregunté por las razones del desacertado nombre y me contestó algo curioso, indicador de la forma poco democrática en que se toman decisiones aquí en Miami.
   Dijo el profesor Gabilondo: “la ley que estableció la Facultad de Derecho, que es cuando por primera vez FIU consigue una Facultad de Derecho, imponía eso como requisito, de forma que yo entiendo que ese fue un requisito de la ley; y hubo una controversia entre el claustro de profesores, a muchos de los cuales no les gustaba eso”; es decir, el nombre impuesto. (http://latardesemueve.com/archives/845)
   Ahora bien: ¿quiénes van a participar en la “contracumbre”? A juzgar por la cantidad de personas anunciadas, todas comprometidas con lo más reaccionario del pensamiento y la política latinoamericana, cualquiera pudiera creer que esta reunión está promovida y financiada por algún departamento o agencia del gobierno norteamericano.
   El grupo cubano miamense presente en la “contracumbre” es más de lo mismo. Lo integran el ubicuo Carlos Alberto Montaner, Orlando Gutiérrez Boronat, Ofelia Acevedo (viuda de Payá), Pedro Roig (ex Director de la mal llamada Radio Martí, una agencia de propaganda anticubana), y otros.
   Entre los invitados de otros países latinoamericanos está la venezolana Vilma Petrash, que lo mismo aparece como funcionaria de la ciudad de Doral, como productora del Canal 41 o presentadora en el Canal 17 de Miami. Petrash puede lamentarse en el funeral de Carlos Andrés Pérez, hablar académicamente del papel de la mujer en la sociedad y luego irse a comulgar con lo peor de la derecha miamense.
   Otro de los coordinadores del evento es Guillermo Lousteau, ex profesor de la Universidad de Buenos Aires, residente en Miami desde año 2000 tras jubilarse. Pasó un tiempo como profesor en FIU  y ahora pertenece al Instituto Interamericano para la Democracia.
   Es conocido por sus ideas neoliberales y por ser un fuerte crítico del gobierno de la Presidenta Cristina Fernández. También está invitada Rosa Townsend, española residente en Miami, fue corresponsal del periódico El País y ahora se presenta como analista política y periodista de investigación; también complaciente con los derechistas locales.
   Carlos Sánchez Berzaín, igualmente ligado al Instituto Interamericano para la Democracia, defiende las mismas ideas derechistas pero referidas al contexto boliviano. Sánchez Berzaín, ministro de Gobierno Interior y de la Presidencia del gobierno de Sánchez de Lozada, está reclamado en un caso judicial por presunta participación en el “octubre negro” donde murieron 60 personas.
   Otros personajes con los mismos intereses de este grupo convocado por la “contracumbre” de Miami, han estado tratando de viajar a Cuba para intentar sabotear la Cumbre de la CELAC en la misma capital habanera.
   Por supuesto que han sido identificados por las autoridades correspondientes y sus intenciones frustradas. Algunos de ellos han declarado deseos de reunirse y escuchar a la llamada disidencia; necesidad extraña luego de que han tenido la oportunidad de ver a esta “disidentur” durante sus continuos y prolongados viajes al extranjero después de la actualización de la  política migratoria cubana.

 

   A esta ridícula “contracumbre” le espera otro fracaso. Fracasar es el destino de una oposición dependiente, inauténtica, distanciada del pueblo cubano y sin otro proyecto que difamar a los logros de la revolución para ofrecerle a la prensa manipuladora pequeñas “noticias” que cuelgan como parásitos de las grandes iniciativas de los cubanos que realmente trabajan por su país.
*Edmundo García – periodista cubano residente en Miami, conductor del espacio radial La Tarde se mueve
@edmundogarcia65 (Twitter)

25 VERDADES SOBRE CUMBRE MERCENARIA PARALELA A CUMBRE DE LA CELAC [1]

Percy Francisco Alvarado Godoy

1) Un grupo de contrarrevolucionarios cubanos, aupados por el llamado Programa Puente Democrático, desarrollado por  Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), intentan montar un show mediático en La Habana, denominado  II Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos, coincidiendo con la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe (CELAC).

2) Este evento tiene como objetivo viciar la realización del evento integracionista inter gubernamental, a celebrarse entre los días 28 y 29 de enero, así como deslegitimizar a Cuba ante mandatarios de la región.

3) Otro de los objetivos es buscar una respuesta legítima de las autoridades cubanas, encargadas de la seguridad y el buen desempeño del evento de la Cumbre de la CELAC, para crear una fabricada victimización. Cuba no aceptará provocaciones de este tipo.

4) Varios elementos contrarrevolucionarios tienen como misión buscar contactos con delegaciones acreditadas en la Cumbre, con la finalidad de buscar reconocimiento público como parte contestataria, para lo cual contarían con el apoyo de varios medios acreditados en el evento, previamente preparados para dar cobertura a las provocaciones contrarrevolucionarias. Entre estos medios se han destacado Radio/TV Martí, CNN en español, Globovisión y La Voz de las Américas, así como otras agencias internacionales.

5) Pretenden impostar la matriz de opinión ”la declaración especial de defensa de la democracia de la CELAC y su incompatibilidad con el sistema político de partido único de Cuba”. Es un claro cuestionamiento a la gobernabilidad en Cuba y a su constitucionalidad, cuyos fines políticos no son otros que desviar a la opinión pública internacional de los objetivos de la Cumbre.

6) Junto a CADAL, organización anticubana con sede en Argentina, participarán los grupúsculos contrarrevolucionarios Arco Progresista, Comité Ciudadanos por la Integración Racial y Nuevo País, así como representantes de los pequeños grupos provocadores de la contrarrevolución interna.

7) Los provocadores del evento son Gabriel Salvia, director de CADAL; los contrarrevolucionarios y provocadores Manuel Cuesta Morúa, de Arco Progresista; José Daniel Ferrer y Guillermo Fariñas, de la Unión Patriótica de Cuba (UNNPACU); y Berta Soler, liderzuela  de las Damas de Blanco; Juan Antonio Madrazo y Leonardo Calvo, del Comité Ciudadano por la Integración Racial; la mercenaria Yoani Sánchez; el manipulador de temas religiosos, Mario Félix Lleonart y  Lilian Ruiz. Junto a ellos se incorporarán representantes de otros grupúsculos como Librado Linares, del Movimiento Cubano Reflexión; Veizant Boloy, del cuarteto de mercenarios de  Cubalex; Jorge Olivera Castillo y Víctor Domínguez, de un desconocido Club de Escritores; Lilvio Fernández, de la  Juventud Activa Cuba Unida; Frank Correa; Fernando Palacios Mogar, del Partido Liberal Nacional Cubano; Rogelio Travieso y Fernando Sánchez, del  Partido Solidaridad Democrática; Wilfredo Vallín, de la diminuta e irrepresentativa Asociación de Juristas de Cuba; Rafael León, del Proyecto Demócrata Cubano; así como los auto proclamados “periodistas independientes”, Reinaldo Escobar y Julio Aleaga Pesant.

El Primer Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos se realizó en Santiago de Chile, el 24 de enero de 2013, previo a la Cumbre CELAC-Unión Europea, con la venia del gobierno derechista de Piñera y en confabulación con los partidos de la derecha chilena.

9)  Hasta el momento se conoce que esta provocación fue montada por funcionarios norteamericanos vinculados a la USAID y a la dirigencia de las organizaciones contrarrevolucionarias radicadas en Miami, como la Fundación Cubano Americana (FNCA), el Directorio Democrático, Cuba Independiente y Democrática (CID) y otros grupos de la Asamblea de la Resistencia. Por su parte, la SINA estará encargada de monitorear la actividad de las delegaciones, propiciando reuniones con integrantes de las mismas para realizar labores de inteligencia. Varios oficiales CIA mantienen relaciones estrechas con CADAL, como es el caso de Lawrence Corwin, quien estuvo destacado en Cuba desde 1998 hasta el 2001.

10)  El Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) pretende ser una fundación privada y sin fines de lucro -aunque existen fuertes evidencias de que es financiada por EE.UU. y sus agencias de inteligencia, así como partidos norteamericanos, de países latinoamericanos y europeos, fundaciones, ONGs y otros, cuyo propósito es mantener la guerra ideológica contra Cuba.

11) CADAL es un instrumento injerencista con sede en Buenos Aires y cuenta con una representación en Uruguay, aunque se vale de reconocidos miembros de la derecha latinoamericana, quienes fungen como “expertos” en actividades subversivas.

12) CADAL ha actuado reiteradamente como agente desestabilizador contra los países del ALBA-particularmente contra Cuba-, así como contra otras naciones progresistas, manipulando el tema de los Derechos Humanos en los mismos.

13) CADAL es parte del Network of Democracy Research Institutes (NDRI), asociado al Proyecto Plataforma Democrática y está registrada como Organización de la Sociedad Civil ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

14) Se encarga de la capacitación de mercenarios y provocadores mediante diversos seminarios, foros internacionales, manipuladas investigaciones y encuestas de opinión, cursos de entrenamiento en técnicas de subversión y preparación ideológica, así como en la divulgación de denuncias cuya fiabilidad es incierta.

15) CADAL cuenta con un amplio andamiaje mediático para realizar su labor de manipulación mediática contrarrevolucionaria en Internet y las Redes Sociales, entre los que se destacan los siguientes sitios:

www.cadal.org [2],  www.cadal.org.uy [3], www.puentedemocratico.org [4],

www.analisislatino.com [5], www.foroslatinos.org [6],

www.vaclavhavel.org.ar [7] y www.procubalibre.org [8]

16) CADAL fue fundada el 26 de febrero de 2003 como parte de la actividad desestabilizadora de los EE. UU. para frenar el auge revolucionario en la región.

17) CADAL mantiene fuertes vínculos con la Fundación Konrad Adenauer, el Instituto Václav Havel, People in Need, Freedom House, la USAID, la NED, el IRI, el IDI y otras instituciones financiadas por los servicios de inteligencia norteamericanos bajos diversas tapaderas.

18) Uno de los proyectos de CADAL es Puente Democrático cuya finalidad es implementar los planes desestabilizadores contra Cuba y otras naciones, mediante los subprogramas conocidos como Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos, Promoción Regional de la Apertura Democrática en Cuba,  Voces de Alerta a la Libertad de Prensa en América Latina y la colaboración estrecha con el Instituto Václav Havel.

19) Como ya citamos anteriormente, tanto las actividades del Programa Puente Democrático, como las de CADAL, son financiadas por un grupo de fundaciones tapaderas de la CIA, a las que se agregan la Fundación Nacional para la Democracia, de EE UU;  la Fundación Konrad Adenauer, de Alemania;  la embajada de la República Checa en la Argentina, la Fundación Atlas, Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), RELIAL  y otras partidas no públicas. Un ejemplo de ello es que CADAL recibió de la NED en el 2010 la suma de 60 000 como ayuda.

20) En conjunto con el Instituto Václav Havel, CADAL desarrolla el programa “Diplomacia Comprometida”, con una duración total de 5 horas, dividido en 2 jornadas de 2 clases cada una, e impartido por el presidente de CADAL, Gabriel C. Salvia. Junto a este programa se instituye un premio con el mismo nombre, obtenido en el 2011-2012,  por el agente de la CIA y ex diplomático de la SINA, Joaquín Monserrate.

21)  Otro de los programas implementados por estas dos instituciones es el “Good Bye Lenin”, cuya finalidad es analizar las transiciones del socialismo al capitalismo.

22) CADAL una campaña a fines del 2013, dirigida a los turistas que visiten la Isla, en los que les convocan a establecer vínculos con la contrarrevolución interna, para realizar un “turismo solidario”. Para ello, los miles de turistas argentinos han sido sonsacados a adquirir un video en el que aparece el mercenario Manuel Cuesta Morúa estigmatizando la realidad cubana, mediante burda manipulación, así como adquirir una guía del Movimiento Cívico Cubano.

23) Otra prueba del ataque mediático anticubano es que CADAL ha publicado nueve de sus dieciséis libros tratando el tema cubano de una manera manipulada y distorsionada de la realidad, siempre con el empuje del ya mencionado Gabriel Salvia y de la secretaria de CADAL, María Teresa Reviriego, quien preside la Comisión Pro Derechos Humanos en Cuba, ubicada en la calle Tucumán 843, de la Capital Federal, en Buenos Aires.

24) CADAL mantiene vínculos con connotados terroristas como Huber Matos y Carlos Alberto Montaner, por citar algunos, a quienes invitó en el año 2005.

25) CADAL también financia  un proyecto denominado  ProCubaLibre, mediante el financiamiento a través de emisarios y capacitación de contrarrevolucionarios. El sitio de este proyecto es http://www.procuba libre.org,  que difunde  documentos de CADAL contra Cuba, elaborados por la misma y por la Fundación Konrad Adenauer, dirigida por Hans Blomeier, ex representante del organismo en Chile que ahora opera en Buenos Aires. Gabriel Salvia junto a connotados terroristas cubanos como Ángel D´Fana, Mario Chanes de Armas, Orlando Gutiérrez Boronat y Eusebio Peñalver.

Alerto sobre los peligros que entraña esta provocación que intentan montar en La Habana los servidores de la CIA. Una sola Cumbre se celebrará y la misma será de la legítima CELAC. Por dignidad y soberanía, gústele a quien le guste, no habrá una Cumbre de Mercenarios.

El irrespeto a la soberanía cubana promovido por el liderzuelo provocador de CADAL, no será ignorado. El señor Gabriel Salvia corre el riesgo de realizar una actividad ilegal en la Isla y, como sus mercenarios provocadores, tendrá una contundente respuesta de nuestras autoridades.

¡Están avisados!

Links:

——

[1] http://percy-francisco.blogspot.com/2014/01/25-verdades-sobre-cumbre-mercenaria.html

[2] http://www.cadal.org/

[3] http://www.cadal.org.uy/

[4] http://www.puentedemocratico.org/

[5] http://www.analisislatino.com/

[6] http://www.foroslatinos.org/

[7] http://www.vaclavhavel.org.ar/

[8] http://www.procubalibre.org/

 

Tomado del Blog Descubriendo Verdades

 

 

Cuba: Nota de prensa de la Corporación de la Aviación Cubana

16ypc-aviacion-cubanaA continuación transmitimos integramente una nota de prensa enviada por la Corporación de la Aviación Cubana. S. A.

Con motivo de adoptar las medidas organizativas que permitan garantizar con la calidad requerida, la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), a celebrarse en nuestro país próximamente, se hace necesario:

Entre los días 23 al 31 de enero de 2014, trasladar los vuelos nacionales de la Terminal No. 1 del Aeropuerto Internacional José Martí, a la Terminal No. 5 del citado Aeropuerto, radicada en el poblado del Wajay.

Entre los días 22 de enero al 1 de febrero de 2014, trasladar los vuelos internacionales de la Terminal No. 5 del Aeropuerto Internacional José Martí, a la Terminal No. 3 del citado aeropuerto.

Entre los días 24 al 30 de enero de 2014, trasladar los servicios de carga nacional que se brindan en los almacenes de la Terminal No. 1, a los almacenes de carga, sito en Lombillo y Buena Vista, municipio Plaza de la Revolución.

Entre los días 23 al 30 de enero de 2014, cerrar la lista de espera de vuelos nacionales del Aeropuerto Internacional José Martí.

La Terminal No. 5 del Aeropuerto Internacional José Martí, tiene las condiciones requeridas para garantizar los vuelos nacionales, de igual forma, los almacenes de carga que se encuentran en Lombillo, tienen los medios para garantizar este servicio.
Corporación de la Aviación Cubana. S. A.

( Tomado de la AIN )

 

A %d blogueros les gusta esto: