EEUU reconoce que dejo a Libia en manos de terroristas

Ria Novosti

Tras el derrocamiento de Muamar Gadafi hace un año, Libia prácticamente cayó en manos de grupos extremistas y la situación en este país norteafricano sufrió un grave deterioro, reconoció el coordinador de la lucha antiterrorista del Departamento de Estado de EEUU, Daniel Benjamin.

EEUU y otros países occidentales apoyaron a los rebeldes libios que en octubre de 2011 derrocaron y asesinaron al ex líder libio. Washington había admitido anteriormente que las revoluciones en la región provocaron un aumento del extremismo y la inestabilidad, aunque hasta el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi y el asesinato del embajador el pasado 11 de septiembre evitó hablar directamente del incremento de la amenaza terrorista en Libia .

“En Libia , la revolución creó condiciones y grandes oportunidades para las actividades de grupos extremistas. Lo comprobamos el 11 de septiembre, cuando murió el embajador Christopher Stevens y tres empleados del Departamento de Estado. El debilitamiento de las instituciones encargadas de velar por el orden público ha creado condiciones para el aumento del terrorismo”, declaró Benjamin.

La situación actual en Libia permite a los terroristas aprovechar los problemas propios de una transición, resumió el responsable de la lucha antiterrorista, quien presentó la víspera el último informe del Departamento de Estado sobre la amenaza terrorista en el mundo.

Como “otro ejemplo de este tipo”, el diplomático estadounidense señaló a Siria, país donde la oposición armada y apoyada por Occidente lucha contra el Gobierno. Integrantes de la célula iraquí de Al Qaeda que combaten en Siria en el lado rebelde intentan instalarse en el país a largo plazo, advirtió.

Las declaraciones de Benjamin se produjeron el mismo día en que la prense estadounidense tuvo acceso a la parte pública del informe de la comisión que investigó el ataque de Bengasi. Los autores del documento achacan a la falta de seguridad el trágico balance del atentado y acusan de ello al Departamento de Estado que había desatendido las peticiones de blindar sus misiones en Libia .

“En la oficina consular se registraba una escasez de personal de seguridad… El Departamento de Estado confió la protección de las dependencias del consulado a los organismos del orden locales, sin que se comprobara su eficacia… El Departamento de Estado desatendió las peticiones (de la embajada en Trípoli) de aumentar el personal de seguridad del consulado y de mejorar la infraestructura de seguridad”, sentencia el informe citado por la cadena Fox News.

Este jueves, el Senado de EEUU celebra una audiencia en la que comparecerán altos cargos del Departamento de Estado para informar sobre sus gestiones antes y después del ataque de Bengasi. Tal como se informó anteriormente, la titular de la entidad, Hillary Clinton, estará ausente en la audiencia debido a un virus intestinal que padece.

http://www.rebelion.org/

Avalancha de sondeos y análisis precede debate presidencial en EE.UU.

(PL) Una profusión de resultados de encuestas de opinión y valoraciones de analistas políticos anteceden hoy el primer debate electoral entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su adversario republicano, Mitt Romney.
Pesquisas recientes señalan que el mandatario tiene ventaja sobre su rival en la mayoría de los estados decisivos.

Según diversos sondeos, Obama supera por ocho puntos porcentuales (51-43) a su contrincante en Odio, territorio clave y esa ventaja continúa estimulada por un amplio respaldo del sector femenino.

Una situación tensa se mantiene en Florida y Virginia, porque allí existe un virtual empate técnico con una diferencia de un punto en las intenciones de votos.

El mandatario aventaja a su contrincante por un punto en Florida (47-46) y dos puntos en Virginia (48-46), según encuestas de hoy. A nivel nacional el jefe de la Casa Blanca lo supera por tres puntos (49-46).

El tema del voto hispano es probable que también salga a relucir en el debate de esta noche. Más del 70 por ciento de los electores latinos apoyan al gobernante, pero solo la mitad de los 24 millones de hispanos con derecho al sufragio en Estados Unidos votará en las elecciones de noviembre, situación preocupante para los demócratas.

La Comisión de Debates Presidenciales determinó que en este primer intercambio los asuntos para tratar serán la economía, la salud pública y las posiciones de ambos aspirantes sobre el papel del gobierno en la dirección del país.

Según expertos, el primer punto se torna difícil para el mandatario en momentos en que en Estados Unidos existe una tasa de desempleo superior al ocho por ciento y una deuda pública por encima de los 16 millones de millones de dólares.

A ello se suma un comentario desacertado del propio vicepresidente Joseph Biden, quien aseguró ayer que la clase media estadounidense estuvo enterrada en los últimos cuatro años, afirmación que por supuesto fue aprovechada de inmediato por sus rivales del partido rojo.

Algunas televisoras sacan a colación este y otros fragmentos de videos de pifias de los candidatos, y declaraciones de representantes de los dos partidos que monopolizan la contienda electoral, como parte del ambiente que precede al debate.

Pese a la problemática del mandatario en el tema de política interna, no menos difícil resulta la situación de su rival, pues directivos de la campaña republicana expresaron en los últimos días su preocupación por la marcha de la contienda para esa agrupación política.

En cuanto a política exterior y seguridad nacional el aspirante presidencial del partido rojo y sus asesores se consideran fuertes en sus argumentos.

Estos asuntos también neurálgicos quedaron para los dos encuentros posteriores, pero algunos medios de prensa coinciden en señalar que es poco probable que Romney espere hasta entonces para abordarlos.

El ex gobernador de Massachussets está ansioso por repetir sus conocidas críticas a la administración demócrata por su respuesta al ataque contra el consulado en Bengasi, Libia, que ocasionó la muerte al embajador Christopher Stevens y a otros tres funcionarios.

Como parte del ambiente que existe en la jornada de hoy, ninguno de los dos candidatos realizó eventos públicos, dejaron a sus segundos esa tarea.

Obama está inmerso en sus últimas sesiones de entrenamiento con el senador demócrata John Kerry en el papel de Romney, mientras el exgobernador de Massachussets es asistido por el senador republicano por Ohio, Rob Portman, quien personifica a Obama. Medios de prensa aseguran que los asesores de Romney lo equiparon con una serie de frases impactantes que memorizó y repite a diario con sus ayudantes, mientras el presidente tendrá que superar algunas deficiencias que enfrenta, como su tono profesoral y la extensión de sus declaraciones.

A juicio de algunos especialistas, la primera de las pruebas para ambos políticos en su debate de hoy es tener en cuenta que para los posibles votantes de noviembre lo más importante es determinar quién reúne los requisitos mínimos para ocupar el asiento de la oficina oval.

Aunque se calcula una teleaudiencia de al menos 70 millones de personas, expertos auguran que esta discusión entre ambos aspirantes no significará un giro decisivo para el resultado de los comicios.

A %d blogueros les gusta esto: