Cuba se prepara para las elecciones parciales

Además de la constitución y capacitación de las comisiones electorales a todos los niveles, se trabaja en los planes de aseguramiento al proceso. 

Elecciones en Cuba

Elecciones en Cuba

Cuba se prepara para las elecciones parciales que tendrán lugar el 19 de abril próximo y, desde septiembre del año pasado, el Consejo de Esta­do acordó crear comisiones de trabajo en las provincias con el objetivo de garantizar las bases organizativas y materiales del proceso.

Además de la constitución y capacitación de las comisiones electorales a todos los niveles, se trabaja en los planes de aseguramiento al proceso, que incluyen las comunicaciones, transportación, seguridad informática, y otros recursos necesarios como modelos, bolígrafos, urnas, murales y computadoras.

Alina Balseiro, presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN), en intercambio con la prensa aseguró que estamos en mejores condiciones para enfrentar las elecciones y  añadió que “el Artículo 18 de la Ley Electoral establece que una vez convocadas, los organismos de la Administración Central del Estado y las organizaciones a todos los niveles, tienen la obligación de apoyar el proceso electoral para garantizar su aseguramiento”.

La puesta en práctica de un nuevo sistema informático diseñado en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), que llega hasta el nivel de municipio y sustenta cada paso electoral de los ya realizados y de los que están por venir, garantiza mayor seguridad y confiabilidad de los datos.

“Nos ayuda a validar el proceso. Por ejemplo, si una persona es nominada para ser delegado de su circunscripción y es autoridad electoral, el sistema lo informa para los cambios pertinentes”, explicó Balseiro.

Agregó además que todos los operadores de las computadoras y del sistema informático de las elecciones pertenecen al sistema de los Joven Club de Computación, a los que se contrató el servicio.

Se determinaron y acondicionaron los locales que funcionan como sedes de las Co­misiones Electorales con los símbolos patrios, los lápices y el papel que se usará en las elecciones, y se seleccionaron y capacitaron a las personas que hoy las integran. Las autoridades electorales a todos los niveles cuentan con el carné que los identifica como tal.

“Ya las autoridades electorales de circunscripción tienen el modelaje para las asam­bleas de nominación de candidatos que se efectuarán del 24 de febrero al 25 de marzo, además de un folleto para reflejar al detalle cada paso”, añadió la presidenta de la CEN.

Dijo también que cuentan con gran parte de los murales para la exposición de las fotos y las biografías de los nominados y se trabaja en la uniformidad de las urnas que serán de plástico, material más duradero, todo lo cual dignifica el proceso.

La presidenta del CEN comentó que debemos lograr la presencia masiva del pueblo a la nominación de candidatos, “cuando la comisión electoral de circunscripción prepara bien su asamblea y engalana el lugar donde se realizará, sin duda hay más motivación para acudir a este momento y elegir a quien consideramos nos puede representar como delegado de la circunscripción”.

Asimismo, se crean condiciones para la comprobación de las listas de electores, que se publicarán el 16 y 17 de marzo, en lo cual desempeñarán un papel fundamental los Co­mi­tés de Defensa de la Revolución.

Estados Unidos mantiene ilegalmente una base naval en Cuba contra la voluntad de su pueblo

Estados Unidos mantiene ilegalmente una base naval en Cuba contra la voluntad de su pueblo. Esta instalación se encuentra en la Bahía de Guantánamo, una de las mayores de la isla. Dista 64 kilómetros de Santiago de Cuba, la segunda ciudad en importancia del país, y 920 kilómetros de su capital La Habana. Abarca un área de 117,6 kilómetros cuadrados (49,4 de tierra firme y el resto de agua y pantanos). Delimita una línea de costa de 17,5 kilómetros. La bahía posee buenas características en cuanto a profundidad, seguridad y capacidad, pero actualmente carece de importancia estratégica.

wikipedia / Kathleen T. Rhem

wikipedia / Kathleen T. Rhem

La Enmienda Platt, bochornosa ley del Congreso de Estados Unidos impuesta a la primera Constitución cubana a principios del siglo XX, bajo la amenaza de que de no aceptarse la isla permanecería ocupada militarmente, estableció la obligación de ceder porciones de territorio para instalaciones militares del poderoso vecino. No tardó en ponerse en práctica esa exigencia. En diciembre de 1903 Estados Unidos tomó posesión “hasta que lo necesitaren” de la Bahía de Guantánamo, mediante la imposición de un leonino tratado. Desde entonces y durante más de medio siglo fue centro de estímulo a la prostitución, el juego y las drogas, y de un abierto intervencionismo.

Desde el triunfo de la Revolución en 1959, la base ha sido fuente de provocaciones y agresiones, tanto de las tropas del enclave como de contrarrevolucionarios que allí encontraron refugio, muchos de ellos después de cometer crímenes y otras fechorías. En 1961 personal de la Base provocó la muerte a golpes de un obrero cubano y menos de un año más tarde fue secuestrado, torturado y asesinado un humilde pescador. Dos soldados cubanos resultaron asesinados en 1964 y 1966, respectivamente, por disparos realizados desde esa instalación norteamericana.  Son muchas las violaciones del espacio aéreo, marítimo y terrestre cometidas, junto a diversas provocaciones como disparos, lanzamiento de piedras, proferir ofensas y otras muchas.

Los ejercicios de las tropas norteamericanas han provocado daños ecológicos irreparables al entorno, incluso han estacionado allí submarinos nucleares. Violando hasta el ilegal tratado que Estados Unidos esgrime para mantener su presencia militar, la base fue convertida en 1994 en campamento de refugiados, en gran parte haitianos, y aún se utiliza ocasionalmente para esto fines. Ante tales hechos Cuba ha asumido invariablemente una actitud firme y serena, no se ha dejado provocar ni intimidar. Los combatientes de la Brigada de la Frontera, unidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias encargada de la defensa de este límite fronterizo artificial, son ejemplo de preparación profesional, valor y disciplina.

Las máximas autoridades cubanas han declarado en muchas ocasiones que no aceptarán ninguna negociación con respecto a este territorio ilegalmente ocupado que no sea la retirada incondicional de las tropas extranjeras allí acantonadas contra la voluntad expresa del pueblo de Cuba. Con igual seriedad el gobierno cubano ha ratificado que no intentará recuperar sus legítimos derechos mediante la fuerza y esperará pacientemente a que la justicia se imponga tarde o temprano.

Cuba: Del liderazgo carismático al mandato institucional

Por: Ricardo Ronquillo 

Cuando tras una proclama al pueblo cubano Fidel renunció a sus responsabilidades políticas, gubernamentales, estatales y militares, y Raúl alertaba que el Comandante en Jefe de la Revolución era uno solo y que su prestigio y autoridad históricos podían ser reemplazados únicamente por el Partido Comunista, el proyecto socialista en el archipiélago se adentró en terreno desafiante.

La propuesta política que triunfó en enero de 1959 y que alcanzó su forma institucional con la Constitución de 1976, todavía tiene por delante la meta de sobreponerse a la dependencia histórica del liderazgo que caracterizó a modelos socialistas similares.

No puede desconocerse que el carisma y la empatía de Fidel fue determinante para que Cuba sorteara el colapso de los modelos socialistas europeo y soviético, como revelaron los resultados de una indagación de filósofos jóvenes tras ese derrumbe.

El Partido y sus nuevos conductores están apremiados a asumir, dentro del marco constitucional, los principios y prácticas políticas de empatía y cercanía con el pueblo legados por uno de los políticos humanistas más emblemáticos y sagaces del siglo XX.

No por casualidad algunos enemigos del proceso presentan a los cubanos como un pueblo «fanatizado». La manipulación incluso terminó por convertirse en táctica política de algún sector reaccionario dentro de Estados Unidos, para el cual la llamada «solución biológica» es la apuesta para el derrocamiento de la Revolución. Por esa razón la propaganda contrarrevolucionaria machaca sobre el supuesto carácter de «dictadura» del proceso político cubano.

Sin embargo, semejantes visiones colocan a los enemigos de la Revolución en un error de cálculo. Pese a las debilidades institucionales reconocidas que el sistema posee y que los reajustes estructurales actuales buscan corregir, incluida una posible reforma constitucional, la Revolución levantó un sólido sistema de instituciones, exitoso en no pocos aspectos —incluyendo el político—; de lo contrario no hubiera podido soportar el enfrentamiento a la mayor potencia mundial.

Por ello la presencia de Fidel en la sesión de clausura del VI Congreso del Partido alcanzó un simbolismo y connotación políticos que apuntan profundamente hacia el horizonte de la sociedad cubana. El 19 de abril de 2011 debe marcarse como el día cuando culminó el delicado interregno abierto tras la Proclama del líder revolucionario al pueblo de Cuba.

La decisión de los delegados al VI Congreso de elegir al frente del Partido a Raúl, y los pronunciamientos de este acerca de lo impostergable de iniciar la concienzuda preparación del relevo de la dirigencia política y estatal del país, situaron a Cuba y a su Revolución en un tiempo especial.

El pronunciamiento de Raúl sobre la pertinencia de limitar el tiempo de ejercicio en los cargos políticos y estatales a un período no mayor de dos mandatos —y su anuncio de que el presente es el último suyo— constituye uno de los más llamativos y de los que mayor influencia ejercerán en el devenir sociopolítico de este archipiélago en lo adelante.

Definitivamente, la Revolución Cubana está acercándose a uno de sus momentos más decisivos: demostrar que alcanzó madurez suficiente para sobrevivir a su liderazgo fundacional y que el orden constitucional que fundó —y que ahora actualiza— garantiza la irreversibilidad del socialismo como ideal resumen de los sueños de sucesivas generaciones de revolucionarios.

No fue casual que Raúl alertara, desde el balcón del Ayuntamiento santiaguero en el aniversario 55 de la Revolución, que las nuevas generaciones de dirigentes, que paulatina y ordenadamente van asumiendo las principales responsabilidades en la dirección de la nación, nunca podrán olvidar que esta es la Revolución Socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes, premisa imprescindible y antídoto efectivo para no caer bajo el influjo de los cantos de sirena del enemigo, que no renunciará al objetivo de distanciarlas del pueblo, en el propósito de socavar su unidad con el Partido Comunista, «único heredero legítimo del legado y la autoridad del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana».

Desde el VI Congreso se lanzaba el mensaje de que en Cuba no debe haber ruptura, sino continuidad; no habrá rompimiento, sino respeto por la historia; no habrá desmantelamiento, sino rearticulación, a partir de la rectificación de los errores cometidos en el largo trayecto por buscar la justicia.

Para el intenso clamor que antecedió al evento de rearmar la Patria aspirada en la Constitución: con todos y para el bien de todos, no debería ser otro el camino. En esos pronunciamientos no solo quedó plasmada la satisfacción por la obra forjada por el socialismo durante su existencia, sino también la inconformidad con sus defectos, que aquí buscan enmendarse con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso.

Con independencia de sus debilidades, el socialismo cubano tiene que demostrar que está institucionalmente preparado para ser dialéctica y potencialmente capaz de enfrentar sus contradicciones sin renunciar o sacrificar sus fundamentos.

( Tomado de Juventud Rebelde ) 

¿Dará la cara la llamada “oposición” cubana en las próximas elecciones en Cuba? Nada se lo impide

Edmundo García

El Consejo de Estado, siguiendo lo establecido en la Constitución de la República de Cuba y en la Ley Nº 72, del 29 de octubre de 1992, conocida como “Ley Electoral”, convocó ayer jueves 5 de julio a todos los cubanos capacitados para votar a participar en las elecciones generales a partir del próximo mes de octubre, para elegir a los delegados a las asambleas municipales y provinciales del Poder Popular y a los diputados a la Asamblea Nacional. Estas elecciones son de máxima importancia porque como dicen los artículos 69 y 70 de la Constitución,  “La Asamblea Nacional del Poder Popular es el órgano supremo del poder del Estado” y “es el único órgano con potestad constituyente y legislativa en la República”.

Aunque el Partido Comunista es la fuerza política dirigente de la sociedad, no se han hecho distinciones ideológicas, ni religiosas, ni de otro tipo en la convocatoria. Una cosa está clara: El Partido no postula. En Cuba están aptos para ejercer el derecho al voto ocho millones de ciudadanos de un total de 11.2 millones de habitantes y todos están igualmente convocados.

Ni alborotos en los blogs, en Twitter o en Facebook, ni intervenciones ante la Cámara y el Senado de los Estados Unidos, ni quejas en los brindis con diplomáticos extranjeros enviados a La Habana, ni festivales disidentes en casas de Miramar, ni entrevistas en la radio y la televisión de Miami, ofrecen a la llamada “oposición” una oportunidad mejor que estas elecciones para mostrar si de verdad tienen el arrastre de pueblo que dicen tener. Para empezar una carrera política seria, nada más necesitan ser propuestos por un vecino. Y si nadie les propone, pueden proponerse ellos mismos, que también está dentro de lo que la ley admite. Yoani, Martha Beatriz, Elizardo, Antúnez, Biscet, Rodiles, Bertha Soler y otros, deben tener al menos un seguidor en su cuadra, en su edificio o en su barrio, que crea que ellos lo representan mejor que los 15 mil delegados locales que fueron electos en el año 2010.

La llamada “oposición” cubana tendría un reto por delante: salir a votar por alguien y salir a que alguien vote por ellos. Que sean honestos y se prueben en los comicios; que muestren, si lo tienen, su proyecto de país; que enseñen al mundo, a quienes en Washington y en Miami dicen que el pueblo cubano les apoya, que ese pueblo es capaz de elegirlos y que cree en sus soluciones. Que confirmen, por ejemplo, que ese pueblo confía en que Yoani con todo el dinero de sus premios es capaz de solucionar los mismos problemas que con tanto oportunismo ella denuncia; que con todo el dinero ganado, la acaudalada bloguera puede llevar el agua a los vecinos, apuntalar los edificios en peligro de derrumbe, arreglar los baches de las carreteras, mejorar la enseñanza escolar, brindar ayuda médica, bajar los precios de la canasta básica.

Vamos a ver en estas elecciones si es verdad que el pueblo cubano confía en los “opositores” cubanos para solucionar este tipo de problemas, y vota por ellos. Que se presenten y no mientan, que nadie les hará nada; que no se escondan, que nadie les va a impedir que hagan sus propuestas electorales. Si después de tantos lamentos la llamada “oposición” cubana permanece en sus casas mirando desde la ventana, habrá dejado pasar la gran oportunidad de demostrar lo que dicen de su respaldo popular. ¿O es que tienen miedo de que se descubra la verdad? La verdad de su incapacidad para trabajar en proyectos sociales; la verdad de que están presos en su propia palabrería mediática y que no tienen apoyo entre los cubanos de a pie; la verdad de que son una mercancía política inventada por los grandes intereses para consumo en el exterior; la verdad de que en Cuba nadie les conoce más allá de ellos mismos y de algunos diplomáticos.

No sería la primera vez que alguien comprende los estrechos límites de una “oposición” estancada en sí misma y se decide a probar suerte en el sistema electoral vigente en Cuba. En una entrevista que tuve oportunidad de realizarle al Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba Ricardo Alarcón en Montreal en septiembre del 2007, tratamos el caso de Indamiro Restano, quien luego salió hacia Miami y era uno de los llamados “periodistas independientes”, además cuñado del conocido “opositor” Elizardo Sánchez Santacruz. Todo el mundo sabía en San Miguel del Padrón que Indamiro era un crítico del gobierno cubano y así y todo fue propuesto y postulado por una asamblea de ese municipio de La Habana. En esa entrevista también le pregunté a Alarcón su opinión sobre Oswaldo Payá, quien quería cambiar el sistema electoral cubano, y Alarcón respondió que en lugar de proponerse metas políticas desajustadas de la realidad, lo que tenía que hacer Payá era buscar a alguien que lo propusiera y saberse buscar los votos como hace cualquier político inteligente para ganar con las reglas de juego establecidas; que a lo mejor no considera las mejores, pero son las reglas con las que tiene que jugar.

Luego de esa entrevista de septiembre del 2007 con Alarcón, logré entrevistar también al propio Indamiro Restano en mayo del 2008. Durante la conversación el entrevistado da su propia versión de los hechos y una valoración realista de lo que pudiera hacer un “opositor” en Cuba si es cierto que quiere participar positivamente en el desarrollo de la nación y no solo dedicarse al cuestionamiento o a la calumnia; estas fueron las palabras de Indamiro Restano aquel día: “¿qué hacen… disidentes llamando a Miami, a Radio Mambí y a Pérez Roura? ¿Cuál es el objetivo de eso? ¿Tú tienes vocación política? Postúlate en el barrio. Ahí está el mecanismo, y del barrio pasas al municipio y así consecutivamente.”

Lo más importante, y lo advertí en esa entrevista, continúa siendo lo siguiente: Estoy seguro de que el pueblo cubano no acogerá favorablemente a personas que no son más que piezas en la agenda de una potencia extranjera; que son financiadas por el gobierno de Estados Unidos, alentadas y supervisadas, premiadas o subvaloradas en su actuar desde Washington. Al pueblo cubano sí le importa, y sí rechaza, la política anexionista y entreguista de estos llamados “opositores”.

Como se dice en buen cubano, la mesa está servida. El Consejo de Estado ha convocado a elecciones generales en Cuba sin restricciones políticas ni ideológicas. La llamada “oposición” o disidencia cubana tiene la oportunidad de salir de la cueva y mostrarle al país y al mundo qué respaldo social tienen realmente. Claro que también les queda el otro camino: el de callar respetuosamente ante el pueblo que lleva adelante su proyecto nacionalista.

 

http://lapupilainsomne.wordpress.com/2012/07/07/dara-la-cara-la-llamada-oposicion-cubana-en-las-proximas-elecciones-en-cuba-nada-se-lo-impide/

Cuba: Encuentran el original de la Constitución de Guáimaro

El original de la Constitución de Guáimaro, primera carta magna cubana, sancionada en 1869 a inicios de las contiendas independentistas del siglo XIX, pasó de manos privadas al patrimonio público nacional, aseguró Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana.

El académico afirmó la víspera ―en la apertura del ciclo de conferencias La intimidad de la historia, organizado por la Fundación Alejo Carpentier― que hace apenas unos días, una familia le entregó personalmente el valioso documento, hasta el momento extraviado para la historiografía nacional.

Leal agradeció a los proveedores y confirmó la autenticidad de los pliegos de la legislación, que presentan el escudo de Cuba, un sello de agua y la firma de los protagonistas, en primer lugar, la de Carlos Manuel de Céspedes, iniciador de la lucha.

El legajo marca el surgimiento de la Nación cubana, se firmó en campo insurrecto el 10 de abril de 1869, a seis meses del comienzo de las hostilidades contra el colonialismo español, el 10 de octubre de 1868, y constituye “piedra angular de la nación, del pensamiento y de la utopía democrática del pueblo cubano”, destacó el también director del Museo de la Ciudad de La Habana.

( Tomado de radiorebelde )

A %d blogueros les gusta esto: