Grandes dinosaurios herbívoros habitaban la Antártida

Estos gigantescos comedores de plantas alcanzaron una distribución mundial durante el Cretácico

Un titanosaurio

 

La presencia de grandes dinosaurios herbívoros ha sido registrada por primera vez en la Antártida. Hasta ahora, los restos de saurópodos -una de las especies más extendidas de dinosaurios herbívoros – habían sido recuperado de todas las masas continentales, excepto en el continente helado.

El doctor Ignacio Alejandro Cerda, del CONICET en Argentina, y su equipo de identificación de restos de dinosaurios saurópodos sugiere que los titanosaurios avanzados (comedores de plantas) alcanzaron una distribución mundial, al menos durante el Cretácico superior. Su trabajo ha sido publicado en línea en la revista de The Science of Nature.

Los saurópodos son el segundo grupo más diverso de dinosaurios, con más de 150 especies reconocidas. Incluye los mayores vertebrados terrestres que jamás haya existido. Aunque muchos restos de saurópodos se han descubierto en América del Norte y del Sur, África, Asia, Australia y Europa, no existía un registro anterior de saurópsido en la Antártida.

La vértebra de la cola

Otros importantes descubrimientos de dinosaurios han tenido lugar en la Antártida en los últimos veinte años, principalmente en la Cuenca Ross. Cerdá y sus colegas han reportado el primer hallazgo de un dinosaurio saurópodo en este continente y proporcionado una descripción detallada de un pedazo incompleto de la vértebra de la cola, recuperada en la isla James Ross. El tamaño y la morfología específica de la muestra, incluyendo su bola distintiva, llevan a los autores a identificar un titanosaurio avanzado.

Estos titanosaurios se originaron durante el Cretácico Temprano, y son el grupo predominante de los dinosaurios saurópodos hasta la extinción de todos los dinosaurios no-aves al final del Cretácico. A pesar de que fue una de las especies más extendidas y exitosas de dinosaurios saurópodos, su origen y dispersión no se entienden completamente.

Los autores concluyen: “Nuestro descubrimiento, y el correspondiente informe, de estos restos de dinosaurio saurópodo en la Antártida mejoran nuestro conocimiento actual de las especies de dinosaurios durante el Cretácico Tardío en el continente”. El período cretácico se extendió desde 99,6 hasta 65,5 millones de años, y terminó con la extinción de los dinosaurios.

Descubren el bebé dinosaurio mejor conservado

Los arqueólogos recuperaron en Alemania el 98% de un esqueleto fosilizado. También hallaron restos de piel y pelos. Vivió hace 135 millones de años y se los considera una “sensación científica”

Este tipo de restos fósiles son difíciles de encontrar. No por nada, los trabajos del equipo de paleontólogos han durado cerca de dos años. La excavación de la ciudad de Kelheim (Sur de Alemania) marca un hito porque hasta ahora lo más común era que los esqueletos “completos” lleguen sólo al 80%.

El dinosaurio encontrado pertenece a una especie sin nombre del suborden de los terópodos (Theropoda), a la que también igual que el famoso tiranosaurio.
Los ejemplares de este suborden vivieron desde el Triásico superior hasta el Cretácico superior  (entre hace 228 y hace 65 millones de años) y se caracterizaban por su alimentación carnívora y su forma bípeda de desplazamiento.

Al morir, el animal tenía un año de edad y tenía 72 centímetros de alto.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: