Cuba: La Habana me pareció fantástica, entretenida y llena de cubanía

yadira
por Yadira Escobar*
Hace unos 20 años salí desde la Habana para Miami, y me topé con una cultura que combinada con la de mis padres y las influencias de la comunidad emigrada, hicieron de mí una cubanamericana.
   Hace unos días regresé a esa ciudad que me vio partir en 1994. Muy pocas memorias tenia de la capital de todos los cubanos, pero las que conservo son de un gran contenido emocional, y me permitieron conectar con esa realidad que tanto debate genera en Miami.
   Caminé bastante (millas y millas con ampollas y todo), anduve sin teléfono móvil, (una comodidad que muchos habaneros ya gozan), y me trasladé en esos automóviles antiguos y sin aire acondicionado donde se pueden oír todo tipo de cosas dichas por el cubano de a pie.
   La Habana me pareció fantástica, entretenida y llena de cubanía. La gente se queja de muchas cosas en total libertad, pero sigue siendo muy patriota. Se nota que el habanero se sigue esforzando por andar muy bien vestido.
   Anduve sin mapa, esperando toparme con lo inesperado en ese gran laberinto de edificios de varios pisos y paredes despintadas, y caminé por esas calles donde la vida cotidiana está llena de retos de todo tipo.
   La mayoría de los cubanos hoy tiene un techo propio, y esa pesadilla de los alquileres que quita el sueño a tanta gente en los Estados Unidos no la sufren desde hace décadas, pero tienen que día a día buscar los recursos necesarios para vestir y comer, cosa no fácil en un país no industrializado, y con una población donde hay más personas mayores de 60 años que menores de 14 años.
    Cuba es un país que enfrenta una gran carga social de personas mayores, al mismo tiempo que mucha gente productiva emigra. El embargo norteamericano y el bloqueo de herramientas financieras como paypal y tarjetas de crédito individuales, hace muchísimo daño a la sociedad civil que espera por tiempos mejores poniendo su confianza en las reformas actuales en la Isla.
   Caminando por el malecón con mi hermano Aaron, nos cogió la noche y en medio de una llovizna molesta mezclada con el salitre de las olas gigantes que se rompían casi sobre nosotros, terminamos mojados y tacaños, porque nos negamos a pagar los 10 cuc que los taxistas nos pedían para llevarnos.
   No quería yo andar como una turista superficial visitando lugares bonitos, quería moverme con poco dinero y sin auto alquilado, quería palpar la Cuba real.
   El problema del transporte todavía es serio, y lo pude experimentar en carne propia, también falta bastante civismo y moralidad en algunas personas, como ese señor que al verme entrar mojada y despeinada a la tiendecita esa noche lluviosa, me dijo que no podía estar allí, y que si quería algo que lo comprara y saliera inmediatamente, pues le estaba mojando el piso. Todo me lo dijo de forma grosera, y eso de que “el cliente siempre tiene la razón”, me pareció algo muy utópico en ese encuentro tan desagradable.
   Mi aventura no era superficial, estaba tratando de entender a mis compatriotas, y vi que muchos de los problemas tienen fácil solución desde posiciones de humanismo.
   Tenemos que ser amables y decentes en el trato con los demás, y esto forma parte importante de la política real que nos llevara a una Cuba mejor. Esperar todo del Estado, reclamar derechos y quejarse continuamente puede convertirse en un vicio estéril, mientras se descuida la responsabilidad personal y la acción individual en las relaciones interpersonales del día a día.
   Mi impresión general de la Habana es muy buena, no vi la miseria espantosa que la propaganda de la televisión de Miami repite sin cesar. Hay gente pobre como en todas partes, calles sucias y algunos buscavidas en las esquinas de la Habana Vieja, pero también vi niños felices, gente joven con ilusiones, y ancianos cuidados que llegan a unas edades impensables en el resto de américa.
   Sigo pensando que Cuba será una gran nación.
tomado del sitio digital yadiraescobar.com
 Yadira Escobar – joven cubanoamericana residente en Miami, nacida en la provincia de Camagüey, Cuba, en 1988, y que emigró junto a su familia a Estados Unidos con solo seis años de edad.

Miami: Familia cubanoamericana estafa por 60 millones a Medicare

Eran las 6 de la mañana del 9 de septiembre del 2011 cuando tres agentes de un equipo especial del Buró Federal de Investigaciones (FBI) realizó un operativo simultáneo en dos suntuosas mansiones del sur de la Florida. El propósito: arrestar a los esposos cubanoamericanos Roberto y Olga Esther González, y al hijo de ambos, Fabián, por estafar al Medicare, el programa para ancianos y discapacitados financiado por los contribuyentes, señala un articulo del Miami Herald.

La redada contra los González fue el primer golpe certero de las autoridades para llevar ante la justicia a un clan familiar que hizo pagar $60 millones al programa gubernamental de salud por servicios innecesarios o tratamientos que nunca se brindaron.

Mediante una red de especialistas y reclutadores de beneficiarios del Medicare, la clínica de los González, Nany Home Health Inc., en el suroeste de Miami-Dade, falsificó registros médicos para apoyar la presentación de cuentas falsas y fraudulentas. También emitió recetas, planes de servicios y certificaciones para terapia a domicilio que sólo quedaban en el papel.

Según la Fiscalía, el fraude se inició en enero del 2006 y se prolongó hasta mediados de noviembre del 2009. El Medicare, que por aquellos años era conocido por aprobar rápidamente y con pocas verificaciones las cuentas de sus proveedores, cubrió supuestas atenciones y tratamientos de aproximadamente 1,500 pacientes registrados por Nany Home Health.

Las pruebas reunidas por la Fiscalía no dejaron muchas opciones para que los González pudieran evitar el peso de la justicia. Roberto, de 61 años, Olga Esther, de 57, y Fabián, de 38, fueron acusados de confabularse para estafar al Medicare. El clan se declaró culpable de los cargos en un intento desesperado para que la jueza Ursula Ungaro mostrara misericordia y compasión en su veredicto.

Sus cálculos no dieron resultados. En una audiencia realizada en abril pasado el matrimonio fue sentenciado a 120 y 87 meses de prisión, respectivamente. Asimismo se les ordenó el pago de una reparación de $40 millones y tres años de libertad supervisada tras sus condenas de prisión.

Fabián, quien dirigía un departamento de “Control de Calidad” que, a su vez, prestaba servicios a la clínica de sus padres, recibió una sentencia de 87 meses de cárcel.

Los fiscales dijeron que el complejo esquema de los González les permitió amasar grandes recursos de manera eficaz e inmediata a través de la supuesta atención de pacientes con problemas de diabetes y otras complicaciones. Según un informe conjunto del FBI, el Departamento de Justicia y el Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS), los González incluso adecuaron un programa de cómputo para inflar cuentas fraudulentas al programa de salud federal.

“Otra parte única y sorprendente de este fraude es que tenían un sistema basado en computadora que genera y rellena las hojas de enfermería que se utilizan para facturar al Medicare”, indicó la Fiscalía.

Las condenas contra los González también pusieron fin a una vida llena de excentricidades, lujos y diversiones que la familia cubría sin mayores problemas y hacía extensivo a familiares y amigos cercanos.

http://www.contrainjerencia.com/

 

Miami: El atentado terrorista de Coral Gable: Ros-Lehtinen tan callada como el FBI

    JEAN-GUY ALLARD

Si se podía prever que el FBI iba a dilatar su investigación sobre el atentado contra la agencia de viajes Airline Brokers, ocurrida el día del aniversario de la muerte de Orlando Bosch, podría sorprender que la congresista Ileana Ros-Lehtinen, conocida por su histeria, no dijo ni una palabra sobre el tema; salvo si se considera que está tan ligada al terrorismo contra Cuba que se ganó un escaño en Washington gracias a Bosch y aceptó presidir un comité de apoyo a Luis Posada Carriles.

La relación de la bruja del Capitolio con la mafia terrorista cubanoamericana “la condena” a callarse la boca.

El silencio del Buró Federal de Investigaciones (FBI) no tiene por qué sorprender. El FBI del sur de la Florida tiene una larga tradición de colaboración con la mafia cubanoamericana ilustrada por su agente de elite George Kyszinski — quien entregó a Posada Carriles, el 24 de marzo de 1986, el informe secreto de una investigación sobre sus actividades de narcotraficante en El Salvador—, además de la destrucción en agosto del 2003 del expediente de ese mismo personaje, guardado en la caja fuerte del FBI de Miami, cuando la justicia panameña se lo reclamaba.

Los terroristas de Miami “no son una prioridad” para el FBI, afirmaba hace unos años Judy Orihuela, portavoz del FBI en Miami, en una entrevista publicada por el Sun-Sentinel, y todo indica que el actual jefe de la oficina local, John Gillies, nacido en Chicago, la ciudad del mítico gángster Al Capone, se alineó con esa misma orientación.

NADA apareció en la prensa local que pudiera indicar alguna evolución de la investigación de la policía federal en este caso de terrorismo dirigido contra Airline Brokers, una empresa que contrató la Arquidiócesis de Miami para el transporte de 300 personas del sur de la Florida a la Isla a finales de marzo, para la visita papal a Cuba.

Más sospechoso aún, en el caso de este incendio fulgurante que transformó las oficinas de la firma en ceniza en cuestión de minutos, aunque se dijo que había sido deliberado y que los perros adiestrados detectaron olor a combustible, ningún órgano de prensa hizo referencia a un acto de terrorismo. Ni se pronunció una palabra, de la misma forma que en Miami no se reconoce el pasado terrorista de Posada Carriles, un agente de la CIA protegido desde las más altas esferas de Washington por elementos mafiosos asociados a los servicios de Inteligencia.

En cuanto a la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos, Ileana Ros-Lehtinen, eminencia del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, su relación sulfurosa con la mafia terrorista cubanoamericana la condena a callarse la boca.

Ileana Ros-Lehtinen fue la más ruidosa partidaria de la liberación de Orlando Bosch en 1989, cuando el pediatra asesino, después de comprar su liberación en Venezuela, fue encerrado en las celdas de los servicios de inmigración. Con la asesoría de Otto Reich, usó a fondo la campaña a favor del terrorista más peligroso del continente para lograr su elección ese mismo año al Capitolio.

Ros-Lehtinen también ha defendido al terrorista Valentín Hernández, condenado por asesinar a otro delincuente, Luciano Nieves, de la misma forma que reclama la liberación de Eduardo Arocena, jefe del grupo Omega 7, autor de numerosos asesinatos y atentados.

Pero lo más escandaloso de todo es ciertamente que es “presidenta de honor” del “Fondo Legal Luis Posada Carriles” que permite al terrorista rodearse de los más famosos abogados mafiosos de Miami.

Ros Lehtinen es la politiquera que juró inscribir a Venezuela en la lista de “países patrocinadores del terrorismo” del Departamento de Estado, a pesar de su vinculación con Alejandro Peña Esclusa, líder fascista enjuiciado por terrorismo en Caracas, y con varios terroristas venezolanos, entre los cuales figuran José Colina —asilado en Miami con la complacencia del Departamento de Estado—, y Raúl Díaz Peña —condenado por ataques con explosivo C-4 a dos embajadas en el 2003.

¡Qué casualidad!: El municipio de Miami donde ocurrió la agresión contra la empresa que ofrece transporte aéreo hacia Cuba a los cubanoamericanos deseosos de viajar a la tierra que los vio nacer, tiene como alcalde desde el año pasado a James Cason, un ex jefe de la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana.

Convocan marcha en Miami a favor de los viajes a Cuba.

Varias organizaciones de cubanos residentes en Miami, Florida, convocaron a una caravana prevista para este sábado a favor de los viajes a Cuba y contra el terrorismo. Entre los grupos que patrocinan la iniciativa figuran la Alianza Martiana y la Liga de Defensa Cubanoamericana. Se prevé que desde el mediodía de este sábado la movilización recorra avenidas principales de la meridional ciudad norteamericana. “El atentado terrorista que destruyó las oficinas de la compañía Airline Brokers en Coral Gables, Miami, fue en esencia un atentado en contra de los viajes a Cuba, en contra de nuestro derecho a viajar a Cuba”, recalca la convocatoria. Esta semana agrupaciones de cubanos residentes en Estados Unidos condenaron las acciones terroristas en contra de empresas relacionadas con La Habana y exhortaron a Washington a levantar las restricciones de viajes hacia la nación caribeña. La declaración de los grupos solidarios con la isla fue firmada por la Alianza Martiana, la Brigada Antonio Maceo, la Asociación José Martí, el Círculo Bolivariano de Miami, y la Asociación de Mujeres Cristianas en Defensa de la Familia. Igualmente se sumaron a la iniciativa la Fundación para la Normalización de las Relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la Liga de Defensa Cubanoamericana, y el Partido Socialista de los Trabajadores, entre otros foros no gubernamentales de apoyo al pueblo cubano. “Queremos hacer saber que de la manera más enérgica condenamos el acto terrorista que destruyó (el pasado 27 de abril) las oficinas de Airline Brokers, una compañía de vuelos chárter a Cuba”, subraya el texto emitido por las organizaciones. Consideramos esta acción criminal como un acto terrorista no sólo contra esta empresa sino contra el derecho de todos los ciudadanos de Estados Unidos de viajar a Cuba, especialmente del derecho de viajar a compartir y ayudar a sus familias, agrega el comunicado. Urge que nuestros congresistas, senadores y demás funcionarios públicos electos del estado de Florida se pronuncien en contra de este acto terrorista. Ninguno lo ha hecho. Esta situación es realmente vergonzosa, enfatiza la comunicación. El incendio en la agencia Airline Brokers ocurrido en la madrugada del viernes fue deliberado y aún está siendo investigado por detectives federales, según declaraciones de peritos gubernamentales. En enero de 2011 el Gobierno del presidente Barack Obama modificó parcialmente las leyes sobre viajes a Cuba, pero mantuvo intactas las normativas fundamentales del bloqueo económico y comercial impuesto hace medio siglo contra La Habana. También esta semana el estado de Florida oficializó una polémica legislación dirigida a arreciar las medidas del cerco financiero mantenido desde 1962 por Estados Unidos contra Cuba. La iniciativa intenta frenar una corriente de líderes políticos y empresariales que promueven la normalización del comercio y viajes a Cuba, especialmente a través de la puerta de entrada de Florida, y prohíbe acceso a fondos públicos a compañías que tengan negocios con la isla.

A %d blogueros les gusta esto: