Marco Rubio, Bob Menéndez y Antúnez, el delincuente de Placetas

En la foto: El protegido del terrorista Santiago Álvarez, Jorge Luis García Pérez (Antúnez)

Anualmente la USAID designa 20 millones de dólares para la subversión en Cuba. ¿Qué hacer con el dinero del contribuyente? A continuación pondremos un ejemplo.
En Placetas vive un individuo que acumula amplios antecedentes delictivos: daño a la propiedad, usurpación de funciones públicas, falsificación de documentos, entre otros. Su nombre es Jorge Luis García Pérez, es conocido como “Antúnez” y mensualmente recibe un salario desde Miami de 914 dólares ¿Por qué pagaría tanto dinero Jeniset Rivero directiva del autodenominado Directorio Democrático Cubano a un delincuente común?
La cuestión funciona de la siguiente manera. Antúnez recibe su dinero y además de mantener un buen nivel de vida, organiza actividades de desorden público, irrespeta a las autoridades y se presta al juego de los senadores cubanos radicados al sur de la Florida, quienes lo utilizan para sus propios beneficios.
Recientemente, estos senadores de la ultraderecha están inconformes con las políticas de flexibilidad hacia Cuba por parte de la administración Obama y no aceptan las gestiones de la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jackson.
¿Qué hicieron entonces? Bob Menéndez y Marco Rubio invitaron a “testificar” ante el senado a un supuesto disidente, opositor y preso político. Llamaron a la SINA
para que mediante una teleconferencia algunos de los mercenarios asalariados denunciara supuestas represiones. El elegido fue el mencionado Antúnez.
Después de las declaraciones los senadores aprovecharon la ocasión también para criticar al Departamento de Estado por aprobar una visa a la sexóloga Mariela Castro y el propio Bob Menéndez le solicitó a Obama que velase por la seguridad de este cubano que probablemente sería castigado por las autoridades castritas.
Como tal represión nunca ocurrió, le dieron a Antúnez la misión de buscarse algún problema con la policía para poder después ellos montar su campaña mediática. Teniendo en cuenta que él recibe 914 dólares mensuales por no hacer casi nada, ahora que tenía que hacerlo, no lo pensó dos veces y salió para la calle.
Después de protagonizar un acto de desorden público el pasado 9 de junio, fue conducido por los policías a la unidad municipal de Placetas. Pero una detención por desorden público realmente no es algo de lo que los medios puedan sacar mucha lasca. Entonces cuando llegó a la unidad empezó a faltarle el respeto a los oficiales y a manotearle a la mujer de la carpeta, buscando una anhelada reprimenda que nunca tuvo lugar.
Pero como de todas formas hay que justificar ese dinero, los medios digitales radicados en Miami o financiados desde allí, se hicieron eco de una supuesta “desaparición”, un magnificado “arresto” o una extrema “golpiza”, relacionados con el mercenario.
Llegaron al punto en que los propios senadores estadunidenses de origen cubano, Bob Menéndez y Marco Rubio, denunciaron el acontecimiento ante diversos medios de prensa. Y por supuesto, alegaron entre sus argumentos, que se trataba de una represión por parte del gobierno cubano como respuesta a las recientes declaraciones que hizo Antúnez desdela Oficinade Intereses. No olviden que estas declaraciones tenían como misión esencial, interferir y criticar las políticas de flexibilidad hacia Cuba.
Antúnez fue solo un instrumento para que los senadores Bob y Rubio pudieran ejercer cierta presión en el senado. Por mucho que intenten disfrazar a este mercenario como un “líder opositor pacifista”, no dejará de ser un violento delincuente. Los medios digitales siguen diciendo que Antúnez fue reprimido, en cambio, el villaclareño fue procesado y puesto en libertad, como normalmente ocurre ante acontecimientos similares. Pero al final, hay que entenderlos, si te dan 20 millones, tienes que  gastarlo aunque sea armando y construyendo mentiras como esa.

Tomado de Letra Joven

A %d blogueros les gusta esto: