Hallan una nueva especie de dinosaurio carnívoro en Madagascar

especie20-04-2013

El dinosaurio ‘Dahalokely tokana’, o ‘pequeño bandido solitario’ en la lengua malgache, vivió hace unos 90 millones de años en Madagascar y tenía muchas similitudes con el famoso Tyrannosaurus rex.

Los huesos de la nueva especie fueron hallados cerca de la ciudad de Antsiranana, al norte de la isla. Según el líder del estudio, Andrew Farke, del Museo de Paleontología Raymond M. Alf, en Claremont, California (Estados Unidos), el dinosaurio-terópodo pertenece a un grupo llamado Abelisauridae, dinosaurios carnívoros comunes de los continentes del sur.

Proviene de la época cuando Gondwana, el antiguo bloque continental, se estaba rompiendo a pedazos. La masa de tierra compuesta por Madagascar, junto con la India, acababa de separarse de la Antártida, aislando las plantas y animales de los otros continentes.

En tales circunstancias vivía el ‘pequeño bandido solitario’. Comía todo lo que pudiera cazar, medía entre 2,74 y 4,27 metros de largo y, como el Tyrannosaurus rex, era bastante desmañado con sus dos patas grandes inferiores y dos muy pequeñas en la parte superior.

Los científicos subrayan que su hallazgo es muy importante para entender cómo eran los dinosaurios, ya que en el caso del ‘Dahalokely tokana’ se trata de la primera nueva especie de dinosaurio hallada en Madagascar en casi una década, que llena un vacío considerable en el registro fósil de la isla. Además, algunas de las cavidades en el lado de sus vértebras tenían aspectos diferentes de las de cualquier otro dinosaurio conocido. Otros aspectos fósiles de este terópodo parecían ser una combinación de características que se encuentran en las especies de la India y Madagascar.

“Este dinosaurio guarda muchas similitudes con otros dinosaurios famosos de los continentes del sur, como el Carnotaurus cornudo de Argentina y el Majungasaurus, también de Madagascar”, dijo el co-autor del estudio Joe Sertich, del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver.

La evidencia geográfica indica que Madagascar y la India se separaron hace unos 88 millones de años, no mucho tiempo después de la extinción del ‘pequeño bandido solitario’.

http://www.periodico24.com

Roban un dinosaurio de un museo de Australia

La Policía de Australia busca hoy a los ladrones que se llevaron un dinosaurio de 1,6 metros de alto y tres metros de largo de un museo de Canberra, la capital del país.

 

Imagen de archivo del esqueleto de un dinosaurio Allosaurus, expuesto en el Grand Palais de París, Francia. EFE

Imagen de archivo del esqueleto de un dinosaurio Allosaurus, expuesto en el Grand Palais de París, Francia. EFE

 

“Es bastante pesada y aparatosa. Se necesita más de una persona para cargarla y no cabe en un turismo”, indicó Ben Wardle del Museo Nacional de Dinosaurios de Gold Greek, según la radio local ABC.

La pieza sustraída está construida con fibra de vidrio y representa a un Utahraptor, un dinosaurio terópodo dromeosáurido de grandes dimensiones y depredador consumado.

El ejemplar, cuyo coste ronda los 2.400 dólares, se encontraba en el exterior del museo cuando desapareció, el jueves pasado. EFE

 

Confirman el hallazgo de tejido orgánico de dinosaurio

En una investigación publicada hace unas horas en la revista Bone y llevada a cabo por científicos de Palo Alto Research Center y la Universidad de Carolina del Norte, se confirma la presencia de células de hueso de dinosaurios de tejido ósea (osteocitos). Un hallazgo que confirma la posibilidad de preservación de las células orgánicas durante decenas de millones de años.

El análisis se ha obtenido de las células de hueso originales que se extrajeron del tejido óseo conservado de unTyrannosaurus Rex de 67 millones de años en el 2005 y de unBrachylophosaurus canadensis de 80 millones de años en el 2007.

Un estudio que se ha logrado tras varios estudios inmunológicos y de espectrometría donde los investigadores aplicaron una serie de anticuerpos especiales con la capacidad de “ignorar” las bacterias extrañas aunque pudiendo interactuar con moléculas de proteína Phex en las células de los dinosaurios. Además, el estudio de espectrometría permitió a la investigación acceder a la secuencia de aminoácidos que se da en las proteínas como la tubulina o la actina.

Según la doctora Mary Schweitzer, de la Universidad de Carolina del Norte, la investigación ha determinado que las células de la médula ósea son realmente las células reales y no el resultado de contaminantes. Un descubrimiento que ha llegado acompañado de la presencia de ADN, aunque como dicen los científicos, noo hay secuencias de ADN de dinosaurio para poder compararlo.

Un hallazgo que evidencia la posibilidad de preservación de las células orgánicas durante millones de años y que ayudará en el futuro en la búsqueda de nuevas fórmulas para la preservación de tejidos de organismos vivos.

Se descubre el dinosaurio con plumas más grande de la historia

‘Tirano de hermosa pluma’ es el nombre con el que un grupo internacional de científicos ha bautizado a su nuevo hallazgo, el tiranosáurido con plumas de mayor tamaño que se conoce hasta ahora. De los tres ejemplares que han encontrado, el adulto pesa 1.400 kilogramos y mide nueve metros.

Reproducción de un ejemplar de Yutyrannus huali, el mayor dinosaurio con pluma. Imagen: Nature

“Se trata del dinosaurio más grande con plumas del que tenemos evidencias fósiles directas”, dice a SINC el investigador Corwin Sullivan, de la Academia de Ciencias China, para contextualizar los tres esqueletos de Yutyrannus huali (familia de los tiranosáuridos) que se han encontrado en el noreste de China.

Las plumas largas y filamentosas son el rasgo más significativo de esta especie que vivió hace 65 millones de años. La evidencia directa de la presencia de dinosaurios gigantescos emplumados, que se publica esta semana en Nature, apunta “nuevas perspectivas de la evolución de la pluma temprana”.

El trabajo describe tres ejemplares, de la familia de los tiranosáuridos, que han sido bautizados con el nombre de Yutyrannus huali, que significa ‘tirano de hermosa pluma’.

El ‘tirano de hermosa pluma’ pesaba más de una tonelada’

A diferencia de sus parientes, tiene tres dedos en las patas delanteras y un pie típico de terópodo, que corresponde a un suborden de dinosaurio.

Uno de tres ejemplares es un adulto que habría medido unos nueve metros con un peso de más de una tonelada, en concreto 1.400 kilogramos, y el resto son individuos jóvenes con la mitad de tamaño.

Es relativamente más pequeño que el Tyrannosaurus rex pero pesa 40 veces más que el dinosaurio con plumas más grande descrito anteriormente.

Gigantes emplumados

Habitualmente, los animales grandes retienen el calor más fácilmente. “Los mamíferos actuales de grandes dimensiones, como los elefantes, tienden a no tener pelo por esta razón, especialmente si viven en climas cálidos”, comenta Sullivan.

De ahí el interés del descubrimiento que Sullivan publica en Nature: “Este tipo de animales tienden a tener problemas de sobrecalentamiento, por lo que caminar con un abrigo de piel es contraproducente”.

La dificultad de encontrar plumas en el registro fósil le hacía pensar a Sullivan que “los dinosaurios de gran tamaño carecían de aislamiento térmico”.

El Yutyrannus vivió en la época temprana del Cretácico, relativamente más fría que el resto del período geológico, que fue el momento en que aparecieron los T. rex. “A pesar de su masa corporal, seguramente habría necesitado sus plumas para mantenerse caliente”, puntualiza Sullivan.

http://www.agenciasinc.es/

Hallado en Teruel un yacimiento con restos de un dinosaurio gigante que se encuentra entre los más grandes del mundo.

Paleontólogos de Dinópolis encuentran el húmero (hueso de la extremidad delantera del dinosaurio) más grande del mundo, lo que confirma el hallazgo del mayor dinosaurio europeo y uno de los mayores del mundo. Se trata del húmero más largo registrado en el Cretácico (125 m.a. – 65 m.a.) y sus dimensiones sólo son superadas por lo húmeros de los Brachiosaurus, un tipo de dinosaurios con las patas delanteras mucho más desarrolladas que las traseras.

El yacimiento forma parte de un conjunto de diecisiete, situados en la localidad española de Riodeva, situada en la provincia de Teruel.

El conjunto tiene  un valor excepcional por la diversidad (variedad) de fósiles encontrados, tanto de dinosaurios herbívoros, como carnívoros y por el periodo al que pertenecen ( hace unos 100 m. a.), momento en que el registro de dinosaurios en Europa es muy escaso.

Las investigaciones previas indican que los restos del primer yacimiento excavado pertenecen a un saurópodo (herbívoro de gran tamaño) de entre 30 y 35 metros de longitud y de entre 40 y 50 toneladas de peso. Esto lo convierte en el dinosaurio más grande encontrado nunca en Europa  y lo equipara al Argentinosaurus, reconocido hasta ahora, como el animal terrestre más pesado que ha poblado el planeta.

Con 1,78 m de longitud conservados, el húmero de Teruel, uno de los numerosos huesos encontrados, indica que se trataría de un dinosaurio, de similar tamaño que el hallado en Argentina. La cabeza y cola de este animal  sobresaldrían más de tres metros por cada extremo de una cancha de baloncesto.
El húmero del saurópodo turolense supera ampliamente los 1,69m. del egipcio Paralititan,  lo que lo convierte en  el mayor, con diferencia, de los húmeros conocidos de cualquier dinosaurio del periodo Cretácico ( hace 120 m.a. – 65 m.a.)

La importancia de este hallazgo radica además en la cantidad y la diversidad de los huesos recuperados ( fósiles de los huesos largos de las patas traseras y delanteras, pies, manos, vértebras, huesos de la cadera y cientos de esquirlas no clasificadas) que permitirán extraer mucha información sobre el animal.

 

En la imagen puede verse a un miembro del equipo trabajando en una zona especialmente rica en restos fósiles

Durante la reunión de la Sociedad Europea de Paleontología, celebrado en Teruel el pasado mes de septiembre, especialistas en reptiles mesozoicos se mostraron “entusiasmados” con los hallazgos, tanto es así, que investigadores británicos han comenzado ya las primeras colaboraciones con el equipo de paleontólogos de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel.

En estos momentos se ha iniciado el proceso, junto con la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, para exponer en Dinópolis los primeros restos de este dinosaurio. Además, en un futuro próximo y una vez finalizado el proceso de preparación de los huesos y  la reconstrucción de los elementos ausentes, se tiene previsto reconstruir  el esqueleto completo del  saurópodo.

Según Luis Alcalá, director gerente de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel “estos hallazgos suponen una muestra del acierto que el Gobierno de Aragón ha tenido al fomentar el trabajo de los paleontólogos”. Según Alcalá “la inversión que se realiza en instituciones como nuestra Fundación constituye un magnífico ejemplo de reversión de activos a la sociedad, materializada como cultura científica en el conocimiento de nuestro pasado, así como el aprecio por el trabajo de los investigadores y en el disfrute de sus interpretaciones de un modo lúdico en instalaciones como Dinópolis.  Todo ello-continúa Alcalá- configura un escenario modélico de progreso conjunto en la calidad de la ciencia, de la educación y del ocio”

 

Descubren el bebé dinosaurio mejor conservado

Los arqueólogos recuperaron en Alemania el 98% de un esqueleto fosilizado. También hallaron restos de piel y pelos. Vivió hace 135 millones de años y se los considera una “sensación científica”

Este tipo de restos fósiles son difíciles de encontrar. No por nada, los trabajos del equipo de paleontólogos han durado cerca de dos años. La excavación de la ciudad de Kelheim (Sur de Alemania) marca un hito porque hasta ahora lo más común era que los esqueletos “completos” lleguen sólo al 80%.

El dinosaurio encontrado pertenece a una especie sin nombre del suborden de los terópodos (Theropoda), a la que también igual que el famoso tiranosaurio.
Los ejemplares de este suborden vivieron desde el Triásico superior hasta el Cretácico superior  (entre hace 228 y hace 65 millones de años) y se caracterizaban por su alimentación carnívora y su forma bípeda de desplazamiento.

Al morir, el animal tenía un año de edad y tenía 72 centímetros de alto.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: