Eliminará Cuba gravamen del 10 por ciento al dólar estadounidense

55764-fotografia-g

Foto: Abel Rojas Barallobre

Cuba dejará de aplicar el gravamen del 10 por ciento al dólar estadounidense a su entrada al país, anunció hoy en esta capital el Canciller Bruno Rodríguez Parrilla.
En conferencia de prensa desde el Salón de los Embajadores del Hotel Habana Libre de La Habana, el Ministro de Relaciones Exteriores de la mayor de las Antillas dijo que esta decisión soberana, llega dos días después de que Estados Unidos anunciara la decisión de permitir que Cuba utilice el dólar en sus transacciones financieras internacionales.
Aclaró que aunque se tomó la decisión de suspender la aplicación del gravamen, dicha medida solo entrará en vigor cuando Cuba compruebe que finalmente ha cesado la persecución a sus transacciones financieras en el mundo.
Rodríguez Parrilla dijo que la aplicación del gravamen del 10 por ciento comenzó en 2004, ante la feroz persecución del gobierno norteamericano a las transacciones de Cuba y como protección al hostigamiento que sufre la banca nacional por tal motivo.

(Tomado de la ACN)

Bloqueo: Conoce algunas de las restricciones que sufre Cuba

bloqueo_cubaLos daños humanos que ha producido el bloqueo a Cuba son incalculables. El 77 por ciento de los cubanos lo han sufrido desde su nacimiento.

Este 27 de octubre, Cuba recibió el apoyo rotundo de 191 países de los 193 miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU), para que sea levantado el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos.

El discurso ofrecido el martes por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, señala que son incalculables las carencias y privaciones que tiene Cuba a raíz del bloqueo estadounidense.

Conoce algunas de las restricciones que sufre la isla:

1.- Cuba no puede ni exportar ni importar alimentos libremente de Estados Unidos. Desde el año 2000 las restricciones en esta materia se han acentuado. Además, las compras han estado sujetas a condiciones discriminatorias y onerosas.

2.- Estados Unidos tiene prohibido dar créditos a Cuba y cada compra tiene que ser autorizada por una licencia.

3.- En caso de obtener permisos para realizar alguna compra, el país está obligado a pagar en efectivo y por adelantado, a través de entidades bancarias de terceros países y con moneda diferente al dólar. Lo que hace más dificultosos los procedimientos.

4.- La nación caribeña no puede utilizar barcos propios para transportar alimentos desde Estados Unidos a su país.

5.- Las importaciones de medicamentos están condicionadas desde 1992 por la ley de los Estados Unidos.

6.- Cuba debe dar cuenta sobre el destinatario final de las medicinas adquiridas y no puede hacer los pagos directamente, sino a través de terceros y en una moneda distinta al dólar, lo cual implica dificultades, demoras y costos adicionales.

7.- Empresas como la norteamericana Columbiana Boiler Company impiden exportar cilindros necesarios para envasar el cloro destinado a la potabilización del agua de los cubanos.

8.- Compañías estadounidenses como SIGMA Aldrich niegan el suministro de productos, servicios e información técnica indispensable para la industria química cubana.

9.- Pacientes con cáncer sufren las carencias de equipos médicos que son vendidos desde Estados Unidos, ya que las compañías norteamericanas tienen prohibido suministrar estos insumos a hospitales e institutos cubanos.

10.- Cuba no puede tener acceso a créditos y financiamientos de entidades privadas y de las instituciones financieras internacionales.

(Tomado de TelesurTV)

La unificación monetaria en Cuba debe eliminar las desigualdades

Por Salim Lamrani*

Cuba_DineroEn 1993, ante la grave crisis económica que golpeó la isla tras la desintegración de la Unión Soviética, las autoridades de La Habana decidieron legalizar la circulación del dólar estadounidense en el país. Era necesario encontrar las divisas indispensables al funcionamiento de la economía y del comercio y subvenir a las necesidades de la población, particularmente en el sector alimentario. Así, dos monedas circulaban en el país: el dólar y el peso cubano (CUP).

En 1994, además del peso cubano y del dólar, el Banco Central de Cuba creó el peso convertible (CUC) con un valor igual al dólar, lo que hace de Cuba el único país del mundo que imprime una doble moneda. El CUC se usa particularmente en el sector del turismo y para adquirir productos de importación. Así, de 1994 a 2004 circularon tres monedas en Cuba, hasta la desaparición del dólar en 2004, tras las nuevas sanciones económicas que impuso la administración Bush. Ahora, el peso cubano circula con el peso convertible con una notable diferencia de valor: hacen falta 25 CUP para conseguir 1 CUC.

Esta doble moneda es entonces fuente de desigualdad en la nación en la medida en que la inmensa mayoría de la población activa recibe su salario en CUP. Una pequeña categoría de cubanos, particularmente los empleados de la industria turística y quienes reciben remesas familiares del exterior, tienen acceso al CUC. Esta dualidad monetaria tiene como consecuencia llevar a un número sustancial de personal cualificado –académicos, médicos, arquitectos, ingenieros – a abandonar su profesión en beneficio de una actividad más lucrativa como taxista, camarero o portero de hotel.

Por otra parte, este sistema de doble moneda afecta a la contabilidad nacional y causa numerosas distorsiones que complican toda medida económica. Tiene un impacto directo en la política económica del Estado y perjudica gravemente el desarrollo del país.

El Presidente Raúl Castro, consciente de esta realidad, decidió actuar en consecuencia. Según él, “el fenómeno de la dualidad monetaria constituye uno de los obstáculos más importantes para el progreso de la nación”. Ha dado como objetivo a los principales economistas cubanos elaborar una estrategia económica y financiera para conseguir la unificación monetaria a la mayor brevedad.

El 22 de octubre de 2013, conforme al proyecto de actualización del modelo económico que adoptó el VI Congreso del Partido Comunista Cubano en abril de 2011, el gobierno de La Habana anunció el lanzamiento de un proceso de unificación monetaria. No obstante, las autoridades no han indicado las modalidades precisas de este cambio y tampoco han dado un plazo. Estos cambios concernirán en un primer tiempo las empresas y las instituciones, antes de extenderse luego a todo el país.

El carácter parsimonioso de las informaciones que proporcionaron las autoridades cubanas se explica por la complejidad del proceso de unificación monetaria. Para poder subir los salarios resulta imprescindible aumentar a la vez la productividad y la producción. También hace falta elaborar una estrategia de sustitución de importaciones, particularmente en el campo alimenticio en un país que depende en más del 80% de las materias primas agrícolas producidas en el exterior.

Si la unificación monetaria se realiza en buenas condiciones, a saber con un alza de la producción, de la productividad y de los salarios, será posible eliminar la fuente de desigualdad que representa la dualidad CUP/CUC. También acabará con las numerosas distorsiones de orden económico que engendra una doble contabilidad. Pero, obviamente, esta reforma monetaria no será fácil de realizar.

*Salim Lamrani, Dr., Profesor universitario, investigador, escritor, especialista en relaciones Cuba-EE.UU.

 

Oficina de Intereses de EEUU en Cuba tramita miles de dólares para Damas de Blanco

Descargue el cable del 31 de julio de 2008 emitido por Jonathan Farrar desde La Habana: 08HAVANA613 (PDF, 98 Kb)

Wikileaksfiltró ayer una solicitud del 31 de julio de 2008 al Departamento de Estado, en la que el jefe de la Oficina de Intereses de los EEUU en La Habana solicita nuevos fondos para dos miembros de la llamada “disidencia” cubana: Laura Pollán (de las Damas de Blanco) y Roberto Miranda (del Colegio de Pedagogos).

Jonathan Farrar, entonces jefe de la Oficina diplomática norteamericana en Cuba, solicitó personalmente 8.000 dólares al año para estos dos individuos, con el objetivo de “apoyar sus actividades en defensa de los derechos humanos”, a pesar -y lo advierte en su mensaje- de que el financiamiento proveniente de un gobierno extranjero que persigue el cambio de régimen en la Isla, está penado por la legislación cubana.

“La recepción de fondos desde un gobierno extranjero hace que un individuo pueda  ser procesado e ir a prisión bajo la Ley 88″, dice Farrar, y sugiere el envío por medios clandestinos, como ya lo han hecho en otras oportunidades: “Las Damas han recibido en el pasado fondos de ‘miembros de su familia’ en los EEUU a través de la Western Union.”

También recomienda que les envíen el dinero “en euros o en otra moneda dura en lugar de dólares”, para evitar el gravamen al cambiar los billetes por la moneda local.

El cable 08HAVANA613, cuyo título es “Formulario para la solicitud de fondos destinados a organizaciones en defensa de los derechos humanos en Cuba”, asegura que ambos “han recibido financiamientos en el pasado, pero no tenemos ningún detalle sobre las fuentes o las cantidades”. Precisa que en el caso de Miranda obtuvo también “ayuda” de “embajadas amigas”.

Farrar recuerda en su informe que “la asistencia humanitaria” a estas personas está permitido por los reglamentos de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), del Departamento del Tesoro, que regula las exportaciones a Cuba, y solicita la dispensa de 5.000 dólares al año para Laura Pollán.

De acuerdo con la instrucciones del ex Jefe de la SINA, ella distribuiría el dinero de la siguiente manera:

  • (A) visitas a las cárceles (transporte y suministros): $ 3.600 por un año
  • (B) medicamentos y suministros médicos: $ 400 por un año
  • (C) el apoyo a otras personas: 1.000 dólares por un año (léase Damas de apoyo)

En el caso de Roberto Miranda, pide 3.000 dólares para:

  • (A) Alimentación y transporte público:  2.400 dólares por un año
  • (B) Otros gastos por un año:  $ 600

En el 2008, año en que Farrar envía este nuevo pedido de dinero, una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores denunciaba que “el Gobierno de los Estados Unidos disponía de 45,7 millones de dólares para pagar a sus grupos mercenarios en Cuba y para montar provocaciones. Este monto forma parte de la factura total de 116 millones que habrán sido destinados durante la administración de Bush para alimentar la industria de la subversión y la contrarrevolución interna en Cuba a expensas del contribuyente norteamericano”.

  • Para consultar el cable 08HAVANA613 en la página de Wikileaks, pinche aquí

#Cuba restablece paridad entre peso cubano convertible y dólar EE.UU.

La Habana, 14 mar (PL) El Comité de Política Monetaria del Banco Central de Cuba restableció la paridad entre el peso cubano convertible (CUC) y el dólar estadounidense (USD), informó hoy el periódico Granma.

Una nota firmada por el ministro-presidente del Banco Central, Ernesto Medina, recordó que en 2005 se adoptó la decisión de revaluar en ocho por ciento la tasa de cambio oficial del CUC con relación al dólar estadounidense y demás monedas extranjeras. Señaló que desde 1994, fecha de surgimiento del peso convertible y hasta el 8 de abril de 2005, la tasa de cambio del peso convertible con respecto al dólar estadounidense se mantuvo invariablemente uno por uno.

La dinámica de la economía nacional en los años posteriores y los efectos de la crisis mundial, obligó a replantearse la conveniencia de mantener una tasa de cambio del CUC frente al dólar y demás divisas, que no se corresponde con las necesidades actuales del país, subrayó.

Explicó que el análisis de esos factores ha determinado que el Comité de Política Monetaria del Banco Central considere oportuno devaluar en ocho por ciento la tasa de cambio del CUC con relación al dólar y demás monedas extranjeras, o sea, restablecer la paridad entre el CUC y el dólar estadounidense.

Esta decisión, dijo, significa un paso discreto dirigido a propiciar una mejoría en el balance de divisas del país, pues constituye un estímulo a la actividad exportadora y al proceso de sustitución de importaciones.

Indicó que a partir de hoy la tasa de cambio oficial del peso convertible con respecto al dólar estadounidense quedará fijada en uno por uno en todo el territorio nacional, tanto para las operaciones cambiarias del sector empresarial como las de la población a través de las casas de cambio (CADECA).

Precisó que se mantendrán los márgenes comerciales aplicados en la actualidad a las operaciones cambiarias y señaló que el objetivo de estos es cubrir los costos de las instituciones financieras que brindan estos servicios.

De igual modo, continúa vigente el gravamen del 10 por ciento aplicado a quien desee comprar pesos convertibles con dólares estadounidenses en efectivo.

Agregó que ello se mantiene como compensación por los costos y riesgos que origina la manipulación de estos últimos debido al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la isla.

Añadió que esta decisión no afecta la tasa de cambio actual del peso cubano con relación al peso convertible en CADECA, ni modifica la tasa de cambio oficial del peso cubano contra el peso convertible, utilizada en la contabilidad del sector estatal.

A %d blogueros les gusta esto: