Entrevista a Edmundo García

“A todos los emigrados cubanos, Cuba se lleva por dentro, no por fuera” Desde que surgió nuestro blog hemos insistido mucho en la importancia de “rescatar” la emigración cubana, de aceptarlos como cubanos que residen en otro país, de ser inclusivos y no exclusivos al respecto. Ya quedaron muy atrás los tiempos en que se les llamaban “traidores” o les arrojaban huevos indiscriminadamente. Los que en la actualidad no comprendan la importancia que tienen los emigrados cubanos para los cubanos que seguimos aquí, están ciegos ante el hecho de que todos hemos visto partir a un familiar o un amigo, que lo siguen siendo pese a la distancia. Por tanto nos hemos empeñado en acercar un poquito más a los cubanos de las dos orillas, los que se fueron y los que se quedaron, acercar a todo aquel que sabe respetar al prójimo y respetar tanto su decisión de marcharse como de quedarse. Los azares de la vida son muy complejos y sería una tontería no entender que si las variables que afectaron nuestras vidas hubieran operado de forma distinta, quizás fuéramos nosotros los que miráramos a Cuba nostálgicamente y nos interesaríamos por su destino. Le realizamos esta entrevista a Edmundo García, un cubano que vive en Miami como muchos tantos, pero pudo habérsele realizado a muchos más, de hecho, esa es nuestra intención. Esta es la mirada de Edmundo sobre temas nacionales de vital interés para todos, tanto dentro como fuera. Esperamos aporte al diálogo, tan necesario estos días. 1. La figura de Martí es muy usada por los enemigos de la Revolución Cubana, que lo utilizan como símbolo. ¿A tu juicio, cómo es posible que personas, que en la mayoría de los casos tienen ideas anexionistas, utilicen la figura de Martí siendo este un profundo antiimperialista? No solo mal interpretan a Martí y manipulan su imagen sin escrúpulo alguno, sino que son los mismos que lo habían menoscabado desde la República aceptando el tutelaje neocolonial, tanto que casi lo dejan morir en el año de su centenario. 2. A los más jóvenes los enemigos de la Revolución nos quieren convencer de que algún día, nosotros vamos a “conocer la verdad” sobre las cosas que han hecho Fidel y los demás líderes históricos, y nos ponen ejemplos de hechos ocurridos en países europeos, antiguamente capitalistas. ¿Cómo es posible que no entiendan que nosotros no seguimos a un hombre sino su obra? ¿Cómo es posible que no entiendan que las raíces del Socialismo en Cuba son diferentes a las de Europa? Fidel es la figura mas trascendental de la historia cubana, el continuador de Martí, aquí hablan de post-castrismo como si la historia se pudiera etiquetar igual que una marca de compotas, Fidel y la Revolución Cubana pusieron a Cuba en el Mundo, pero no solo a Cuba, a decena de hombres y mujeres en el mundo que creían y creen en la justicia social, Fidel es para siempre, para todos los tiempos y para miles de millones en el mundo. Fidel es el referente de la nación, es y será la pupila insomne de la soberanía de la patria y lo seguirá siendo aún cuando no esté en vida, es hacia donde las futuras generaciones de cubanos tendrán que mirar y buscar, su legado es lo que nos salva. La Revolución Cubana no fue impuesta desde fuera, no renunció jamás a su carácter nacionalista, no fue satélite de nadie, como se empeñan en decir quienes viven difamándola, ahí esta solita desde hace 20 años sin tanques en las calles, ni bayonetas, desaparecidos o desamparados. 3. Tú has dicho varias veces que tu formación ideológica la alcanzaste viviendo en los Estados Unidos, viendo cómo pensaban las personas que se oponen al proceso revolucionario, y la forma en que actúan. ¿Qué pensabas de la Revolución cuando vivías en Cuba? ¿Qué motivos te impulsaron a dejar tu país? Nunca fui un desafecto a la Revolución, nunca, más bien era alguien que no activaba un grupo de reflejos que se despiertan cuando chocas de cerca con los enemigos de la nación y los tienes tan cerca. ¿De Cuba? De Cuba nunca me he ido ni me iré, vivo fuera de Cuba por razones personales que respondieron a un momento determinado, pero nunca he dejado de sentir a Cuba en mi pecho, y nunca siento más rabia y orgullo que cuando modestamente me toca defenderla cuando la atacan, así que no siento que me he ido, simplemente vivo en otra parte. 4. ¿Cuál es tu opinión sobre el sistema democrático cubano, que ha sido muy atacado por Estados Unidos y Europa? El sistema electoral cubano, el parlamentarismo unicameral no es exclusivo de Cuba, algunas de las sociedades más desarrolladas de Europa lo tienen o han tenido, con respecto a las críticas que le hacen yo les diría a quienes lo hacen: ¿y qué? Es una voluntad que un pueblo respalda en una inmensa mayoría con una participación popular superior al 90% en urnas que escoltan los pioneros, que por demás lucha por ser cada día más plural y representativo; así que les repetiría a los injerencistas: ¿y qué? 5. Los enemigos del proceso revolucionario esperan porque las nuevas generaciones de cubanos, una vez que asuman la continuidad de la Revolución, entreguen el país y cedan ante el capitalismo. ¿Qué crees de eso? ¿No podríamos nosotros esperar que una nueva generación en la emigración, pueda ser la clave para el levantamiento del bloqueo y la normalización de las relaciones de los Estados Unidos con Cuba? Que sigan esperando, seguirán acumulando frustraciones y fracasos en su andar a ninguna parte. Creo que lo que sucederá es lo segundo, que nuevas generaciones de emigrados comenzarán a tomar conciencia y actuar en defensa de su Patria, cambiando el lugar donde viven. Las nuevas medidas anunciadas por Raúl deben convertirse en un estímulo mayor para esta toma de conciencia. 6. Tú sufres a diario en tu programa de radio la intolerancia de ese grupo de personas que son incapaces de respetar el criterio de los demás y no encuentran otra vía para expresar su opinión que ofendiendo y difamando sobre tu persona. ¿Cómo manejas esa situación? ¿No es irónico que las mismas personas que acusan a Cuba de intolerancia se comporten después de esa forma? Que me ataquen a mí no importa, yo puedo defenderme y lo hago, además las difamaciones personales me resbalan, uno toma las cosas según de quien o quienes vengan; lo que es bochornoso es que ataquen al pueblo cubano, a la nación, a la mujer cubana, a la soberanía nacional, a los 5 luchadores antiterroristas cubanos presos inmoralmente aquí. ¿A mí? A mí no importa. 7. En todas las comparecencias de Raúl, llama a la prensa a estar a la altura de los acontecimientos que se desarrollan en Cuba. Si mañana tuvieras la oportunidad de hacer un programa en la radio o en la televisión en Cuba: ¿cuáles serían los temas a tratar en tu programa? ¿Qué le falta a la prensa cubana actual? Si un día volviera a tener un espacio público en Cuba sería para lo mismo que hago aquí: defender por cualquier camino a Cuba. Si el espacio es político, cultural o de lo que sea, siempre será para dar mi corazón a Cuba. Te diría que veo a la prensa cubana sacudiendo la inercia y jugando un papel mucho más activo y evolutivo, está caminando bien, con un tiempito mas será muy superior, en Cuba hay excelentes profesionales en la prensa, de hecho hoy por hoy es mas crítica y combativa que la que se hace en Miami. 8. El uso de las nuevas tecnologías son el arma predilecta de la administración de Obama, sin embargo una gran parte de la población no tiene acceso a ella. ¿Qué le falta a nuestra televisión para preparar al pueblo contra este tipo de agresión? Darle información, reaccionar rápido y darle respuesta rápido a los temas, aceptar el reto, ir al debate público, a la batalla. 9. A partir de las declaraciones realizadas en una entrevista que le hicieras al pintor cubano Pedro Pablo Oliva sucedieron una serie de acontecimientos. Después de que ha pasado un tiempo de esos hechos ¿Cómo valoras lo ocurrido? Cuando fui a entrevistar a PPO no imagine que ese gran pintor al que no veía ni hablaba hacía más de 10 años se me bajaría con la “originalidad” del pluripartidismo en la situación actual de Cuba, realmente aquello, que yo no pregunté (pero él quiso expresar en la entrevista como pueden ver los lectores si van a ella) me tomó de sorpresa, no lo censuré pero tampoco me censuré yo mi opinión en el tema, como también pueden ver en la entrevista. Creo que las autoridades culturales manejaron el caso con gran madurez política en el asunto, ojala que PP lo aprecie, ojalá. 10. En el discurso a la Asamblea Nacional realizado por Raúl se refirió a las relaciones de la nación con la emigración, son conocidas tus relaciones con comunidades de emigrados de varios países. ¿Cuáles son sus principales reclamos respecto a sus relaciones con Cuba? ¿Cómo piensas tú que debieran ser las relaciones entre Cuba y sus emigrados? ¿Hasta qué punto la hostilidad del gobierno de los Estados Unidos frenará o retrasará el desarrollo de estas relaciones? Yo nada tengo que reclamarle a Cuba, yo siempre estaré para servirla en sus anhelos, para acompañarla en sus logros y frustraciones, pase lo que pase, esté donde esté, no para reclamarle sino para servirle. Si los EEUU se desmarca de su hostilidad en contra de Cuba, contará con un aliado invaluable en muchos problemas reales que tiene este país. Cuba nunca ha atentado contra los EEUU, que lo acaben de entender y actúen en consecuencia. 11. Como La Joven Cuba es un blog de jóvenes mayormente, quisiéramos saber su opinión sobre la juventud cubana actual y algún consejo que desees transmitirle. Que estudien, que estudien mucho, que lean buena literatura, que se aferren a los valores permanentes de la patria y que quieran a Fidel. Hasta aquí las preguntas más “formales”, pero quisiéramos terminar con el famoso cuestionario que elaborara Bernard Pívot, a ver si nos muestra algo de quién es Edmundo García como persona, y no el nombre que todos conocemos. Estas son las preguntas: ¿Cuál es tu palabra favorita? Solidaridad ¿Cuál es la palabra que menos te gusta? Egoísmo ¿Qué es lo que te enciende (espiritualmente-creativamente-emocionalmente)? Una mujer desnuda y en lo oscuro. ¿Qué es lo que te desanima? La hipocresía. ¿Cuál es el sonido o ruido que más placer te produce? Vivaldi y Silvio Rodríguez. ¿Cuál es el sonido o ruido que aborreces escuchar? El Reggaetón ¿Cuál es tu grosería favorita? Manda P…. esto. Aparte de tu profesión ¿qué otra profesión te hubiese gustado ejercer? Tercera base y primer bate de Los Industriales. ¿Qué profesión nunca ejercerías? La de Mercenario. Si el Cielo existe…y te encontraras a Dios en la puerta ¿Qué te gustaría que Dios te dijera al llegar? Hiciste lo que pudiste con lo que tenías…te puse la buena con San Pedro. Gracias Edmundo.

http://lajovencuba.wordpress.com/

Falta de libertades en Miami

Por Edmundo García

El pasado viernes la edición online de la revista TIME publicó una entrevista al ex pelotero de Grandes Ligas y actual manager de los Miami Marlins, el venezolano Ozzie Guillén. Este fue muy claro al reconocer: “I love Fidel Castro”, “I respect Fidel Castro”. Y para explicar esa admiración agregó que mucha gente ha querido atentar contra su vida durante 60 años, pero Fidel sigue en pie. La prensa sensacionalista y doblegada de Miami, y los políticos,  han usado esas declaraciones suyas para levantar un escándalo y de paso tratar de conseguir visibilidad y votos para las próximas elecciones. Lo que ha dicho Ozzie Guillén es por demás algo que piensan de Fidel millones de personas en el mundo, millones de personas en Estados Unidos y en el mismo Miami; donde algunos quieren prohibir que se piense y opine diferente a ellos.
El comisionado Francis Suárez, que es el presidente de la Comisión de Miami, ha pedido la renuncia de Ozzie Guillén como manager de los Miami Marlins y ni siquiera ha considerado que hay anunciada una entrevista a las 10 y media de la mañana; donde puedo adelantar que Guillén pedirá perdón, doblegado por la gran presión recibida. Dijo el comisionado Suárez que ya Guillén le tiene acostumbrado a esas cosas y que en el 2005 gritó “¡Viva Chávez!” cuando ganó el campeonato con los Chicago White Sox. Suárez insiste en que no perdona, en que no le importa la disculpa y que lo que quiere es la renuncia o despido de Ozzie Guillén, aunque se retracte como en el 2005. El comisionado Joe Martínez, presidente de la Comisión del Condado, no deja de aparecerse en cuanto medio le quede por el camino para criticar a Guillén. También le ha escrito una carta al equipo de Miami para que boten al manager; sin importarle que se trata de su trabajo y de la fuente de sustento de su familia. Joe Martínez, que se presentará a elecciones para la alcaldía del condado, ha obligado con su demagogia al actual alcalde Carlos Giménez, quien también se ha visto precisado a hacer una declaración contra las afirmaciones de Ozzie Guillén. Y como nunca puede faltar en la fiesta derechista, el ex Congresista Lincoln Díaz-Balart consideró desde una ventanilla del Versailles a las declaraciones de Guillén como una falta de respeto. Si no logran el despido de Guillén, los extremistas han anunciado una campaña para que los aficionados no asistan a los juegos del equipo; dudo que algo así fructifique, pero lo refiero para que se vean todas las presiones que están haciendo para castigar la opinión ofrecida a TIME por Ozzie Guillén.
Ha habido declaraciones más ridículas. Janisset Rivero, del llamado Directorio Democrático Cubano, mandó a Guillén a que se fuera a vivir a La Habana o Venezuela. Y el “cubanólogo” Hernán Llanes volvió a traer por los pelos la analogía entre cubanos y judíos, pidiendo a Guillén que afrontara la responsabilidad por haber opinado de una forma que a él no le gusta. Para estas personas la libertad de expresión garantizada por la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos es relativa y está subordinada a sus caprichos; no vale la libertad cuando se trata de la manifestación de ideas que a ellos no les gustan; pero vale la libertad para que ellos impongan sus criterios.
No me canso de repetir que este tipo de personas resulta muy dañino para la vida política de un país. Es malo en Miami, ciudad a la que han convertido en una república bananera; separada de los supuestos estándares que rigen la vida civil de los Estados Unidos. Y más dañino sería en una Cuba o una Venezuela como la que los derechistas proclaman, donde practicarían un autoritarismo que tienen bien ensayado.
Pero la derecha de Miami no gana una. Se opone al viaje del Papa y se da con todo éxito la visita a Cuba de Su Santidad. Se opone a la presencia de Cuba en la Cumbre de las Américas y Cuba estará más que presente en la reunión; como tema fundamental de los organizadores y los mandatarios asistentes. Ahora se han agitado por las declaraciones de Ozzie Guillén y lo han obligado a disculparse. Guillén se va a separar del equipo para viajar a Miami desde Filadelfia y dar una explicación a personas que son insaciables y van a querer siempre una disculpa más grande, más humillante. Guillén ha dicho que viene porque “quiere salir de eso ya”; comentó que sabe que “hirió sentimientos” de algunos, pero aseguró que no iba a renunciar “porque no he cometido ningún crimen”. Guillén se retractará de su declarada admiración por Fidel, hará criticas a Cuba, lo que será una prueba más de la falta de libertad real en la ciudad de Miami. Lo que yo creo es que las coacciones van a pesar mucho y Guillén no optará por las llamas como Giordano Bruno sino que transará como Galileo. Y también creo que como Galileo, una vez que salga de la entrevista, murmurará por lo bajo: “Eppur si muove”. Sin embargo, se mueve. O lo que es lo mismo: “Sin embargo, yo sigo respetando a Fidel”, “I love Fidel”.
Los mismos de siempre, el grupo de rompediscos y aplanadores del Versailles, ha convocado a una manifestación de autos para rechazar las declaraciones de Guillén a la revista TIME. La propia empresa, los Miami Marlins, ha emitido una declaración que no le deja muchas opciones, tratando a Cuba como una dictadura. Condena muy paradójica, pues buena parte de la clase política de Miami ha apoyado a Franco, a Pinochet, al golpe de estado en Honduras y al golpe de estado frustrado en Venezuela. Todo ello como parte de una visión histórica que les lleva a añorar el regreso a lo peor de la Cuba de antes de 1959; la Cuba de gobiernos entreguistas y plattistas. Porque lo que los retrógrados no acaban de entender, lo que los resentidos de Miami no tienen el valor de reconocer, es que Fidel es una figura de trascendencia en la era moderna. Un referente de la época y de la nación cubana que con toda seguridad les sobrevivirá a ellos y hasta a sus biznietos.

http://cambiosencuba.blogspot.com/

Los 5: Y las trampas en el camino…

Jóvenes de la Universidad de Matanzas durante una de sus actividades por la liberación de Los Cinco

Por Edmundo García

Quiero comenzar este artículo hablando alto y claro: Si el gobierno de Cuba accediera a permitir que Alan Gross viajara a Estados Unidos, por el tiempo y la razón que fuera, creo que ni los huesos del luchador antiterrorista Gerardo Hernández Nordelo, con doble cadena perpetua más quince años de condena, volverían a ver el sol de Cuba jamás. Es lo que pienso, ahora me explico.

El pasado 27 de febrero la prensa cubana e internacional circularon la noticia de que Phil Horowitz, abogado del luchador antiterrorista René González Sehwerert, había presentado una moción de emergencia ante la Corte pidiendo permiso para que su representado, ahora en libertad condicional en Miami, pudiera regresar a Cuba por dos semanas para visitar a su hermano Roberto González Sehwerert, quien se encuentra seriamente enfermo.

El 12 de marzo se supo que la Fiscalía reconocía el carácter humanitario de la solicitud, pero se oponía a la misma argumentando preocupaciones de seguridad del FBI. El 15 de marzo, más de dos semanas después de que se conociera la petición del abogado de René, los medios daban a conocer una declaración de Peter Khan, abogado de Alan Gross, acerca de que él había enviado una solicitud similar al gobierno cubano a través de la Sección de Intereses en Washington, pidiendo que permitiera a Gross viajar dos semanas a los EEUU para visitar a su madre de 88 años y a su hija, ambas con problemas de salud.

No hay que ser adivino para darse cuenta de que el abogado Peter Khan está forzando una equivalencia entre el pedido de René y el pedido de Alan Gross. Ni tampoco hay que ser un mago para concluir que con la declaración se quiere condicionar la solicitud de René, y de paso, contrarrestar la creciente simpatía internacional por su causa. Pareciera que más que lograr la petición de Gross, lo que su abogado desea es que se niegue la que anteriormente se hizo para el héroe cubano.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que René es un hombre libre. Y que el régimen de libertad condicional lejos de su familia se le aplica por dos situaciones especiales:

1-La causalidad determinante de que René González nació en los Estados Unidos, en Chicago; por lo que debe hacer la probatoria en el territorio de este país. La misma situación aplicaría para el caso de Antonio Guerrero Rodríguez, que nació en Miami; pero no para Gerardo Hernández Nordelo, Fernando González Llort o Ramón Labañino Salazar, nacidos en Cuba, quienes serían deportados al salir de prisión.

2-La otra situación especial es que el caso de René, como el de los otros héroes prisioneros, es indiscutiblemente político. Si este caso no estuviera politizado, la visita humanitaria de René dependería solo de una entrevista de su Oficial de Probatoria con la Jueza Joan Lenar, para comprobar cómo ha sido su comportamiento desde que salió de prisión. Comportamiento que como todos saben ha sido intachable; por lo que la Jueza Joan Lenar seguramente aprobaría el pedido.

Si alguien dudara de la politización de este caso, no tiene más que revisar las recientes declaraciones hechas por la Congresista Ileana Ros-Lehtinen cuando se enteró de la solicitud presentada por el abogado de René. La legisladora Republicana y jefa del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso dijo con mucho disgusto: “de ninguna manera, de ninguna forma, de ningún modo”. Incluso llegó a criticar al Departamento de Justicia por dejar una puerta abierta y admitir que efectivamente en la legislación estaban previstas ciertas condiciones bajo las que un pedido como el de René podía concederse.

La mal diseñada estratagema, la inaceptable trampa de equiparar la condición de Gross con la libertad condicional de René no viene de ahora; pertenece a una agenda que empezó antes de que saliera de la cárcel el pasado 7 de octubre. Varios hechos me hacen creer que esta fue la base de la rechazada propuesta que adelantó Bill Richardson, ex Gobernador de Nuevo México, en su último viaje a La Habana.

Quiero ser concluyente y poner sobre la mesa las verdades que definen la situación a que nos enfrentamos: René es un hombre libre que cumplió su condena. Alan Gross es un prisionero que recién empieza a cumplir la suya. Para que la equivalencia entre un caso y otro fuera posible tendría Alan Gross que haber cumplido su sentencia en prisión en Cuba y permanecer en libertad supervisada en la isla como permanece René en los Estados Unidos. Entonces sí. Pero por ahora es evidente que no se trata de situaciones similares.

Equivalente podría ser también, por ejemplo, que se le permitiera viajar dos semanas a Cuba a alguno de los héroes todavía en prisión, a cambio de similar permiso a Gross. Por otra parte hay que recordar que la madre de Gerardo Hernández Nordelo falleció estando él en prisión y no se le ocurrió pedir un permiso para asistir a su funeral. Como a René tampoco se le hubiera ocurrido pedir el permiso para viajar a Cuba si aun estuviera en la cárcel y no en libertad condicional.

El intercambio de prisioneros y la correspondencia de gesto por gesto no es un capítulo nuevo en la historia de las tensas relaciones entre Cuba  y los Estados Unidos. Se hizo en época del Presidente Carter, cuando este solicitó a Cuba la liberación de presos en la isla y el Comandante Fidel Castro pidió a cambio la libertad de los presos políticos puertorriqueños, los llamados “Macheteros”, entre los que se encontraba Lolita Lebrón. Al más alto nivel, de la forma más discreta y sin rejuegos mediáticos, estos tratos pudieron lograrse. Se sabe que el Presidente Carter tuvo fuerte oposición de políticos Republicanos en este intercambio, pero al final la razón se impuso y la fórmula de Fidel de gesto por gesto se abrió paso.

Esta parte de la historia debe serle contada a Alan P. Gross, a su esposa Judy Gross y a los demás familiares y abogados para que sepan que la solución es posible. Ellos podrían probar incluso con pedir permiso a Cuba para que la madre y la hija enferma de Alan Gross le visiten; como ya ha hecho más de una vez su esposa Judy; sin que todavía Olga Salanueva y Adriana Pérez hayan conseguido visas norteamericanas para visitar a sus esposos René González y Gerardo Hernández Nordelo. A Alan Gross también le han visitado en la prisión los Senadores Patrick Leahy y Richard Shelby, el Reverendo Michael Kinnamon, el Rabino Reb David, la estratega en políticas Donna Brazile, la ex Congresista Jane Harman, entre otros. Y Cuba no ha pedido ninguna reciprocidad a la hora de autorizar esas visitas; por ejemplo, no ha exigido que a cambio se le permita visitar a los héroes cubanos a funcionarios como Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional, o al Canciller Bruno Rodríguez, ni siquiera al Embajador Jorge Bolaños; solo lo han hecho los cónsules en visitas reglamentarias.

Estoy seguro de que si René consigue el permiso para viajar dos semanas a Cuba, cumplirá su compromiso y regresará a los Estados Unidos en el tiempo y la forma indicados. Lo sé porque conozco sus principios. Y también porque él está consciente de que su comportamiento influiría en el destino de sus hermanos que permanecen en prisión.

No quiero terminar este artículo sin contarles que estas impresiones se convirtieron en ideas, y luego esas ideas en palabras escritas, gracias a la confianza que me dio el propio héroe cubano René González al decirme anoche en una conversación telefónica que coincidía con esta perspectiva que yo le mostraba.

Tomado de http://lajovencuba.wordpress.com/

Una respuesta necesaria a Pablo Milanés

Admiro la obra de Pablo Milanés desde hace años. En esta ciudad de Miami he sido un periodista que de forma sistemática ha divulgado a artistas cubanos residentes en la isla. Lo he hecho desde que vivo
aquí, hace más de 11 años; por lo que he pagado un precio, y no bajo, impuesto por la ultraderecha que en esta ciudad controla los medios.
Es por eso que yo quise hacerle una entrevista a Pablo. Fui insistente, pero no más allá de lo que un periodista insiste para alcanzar su objetivo. De hecho, su primera respuesta fue “sí”. En busca de esa entrevista nos encontramos un día, hay fotos del encuentro. Fotos de nosotros dos y de esa tercera persona que por alguna razón él no identifica en su “Carta abierta a Edmundo García”, y que por respeto a su privacidad no voy a identificar yo tampoco.
Aunque ambos sabemos que se trata de un peso pesado en la vida política pública de la isla.
Poco hay que me hiera de veras en la “Carta…”; salvo un par de golpes bajos. Primero, sugerir que alguien me ha enviado a Miami a dividir; acusación que solo hacen mis peores enemigos y argumento que se utiliza para intimidar a quienes piensan diferente, haciéndoles creer que pudieran ser considerados agentes enemigos no inscritos ante el gobierno de los EEUU. Segundo, el pedido de que yo mismo me haga una deportación, para ver si gano alguna credibilidad ante él; exigencia más propia de un oficial de inmigración que de un poeta.
Todos saben que aunque es difícil siempre he querido sumar, y que puedo conversar hasta con los contrincantes más radicales. Parece que Pablo no está enterado de todo lo que hago cada día para transformar la ciudad donde vivo; en su “Carta…” Pablo nos habla de su trayectoria como revolucionario en el pasado; pero esta ciudad está llena de pasados revolucionarios, incluso de comandantes como Hubert
Matos, que lo fueron hasta el día en que decidieron pasarse a la contrarrevolución, o comenzar a coquetear con ella.
Mantengo que Pablo no ha sido equitativo en las entrevistas concedidas en Miami. Puedo entender que como huésped no quiera molestar al anfitrión. ¿Tal vez por eso concedió una entrevista a Radio y
Televisión Martí? ¿Fue por eso que se reunió con Carlos Alberto Montaner? ¿Será por eso que agregó un párrafo introductorio a la Carta-insulto dirigida a mí, publicada en “Kaos en la Red”, donde parece que está sugiriendo para Cuba las mismas situaciones que se han vivido en Túnez, Egipto, Siria y Libia? A propósito, el cantautor Joaquín Sabina (que también se presentará en Miami) después de apoyar
a Pablo ha pedido para Cuba algo semejante a las protestas de un M-15 en España. Esto demuestra además que aunque Pablo no dicte las posiciones hacia Cuba de sus amigos, sí puede influir sobre sus
perspectivas.
Como dije en mi anterior artículo “Pablo Milanés reniega de la cruz de su parroquia”, en Miami se han fraguado acciones contra su país, en Miami se obstaculiza el intercambio cultural con Cuba, congresistas de Miami quieren limitar los viajes de cubanos a la isla y en Miami se han opuesto a su propio concierto. De eso Pablo no ha dicho nada; no ha habido para ellos cartas abiertas. Tampoco ha condenado el criminal bloqueo impuesto a Cuba, ni se ha pronunciado por la libertad de Los 5. De eso hasta ahora, aquí, ni una palabra.
La “Carta…” de Pablo contiene además injurias a mi persona; e injurias también a las personas que involucran sus ofensas. Cuando me llama “hijo de puta”, citando al excelente escritor, por demás franquista Camilo José Cela, o cuando insinúa que yo soy homosexual (más fácil era decirme maricón, y basta), Pablo ofende a quienes alude y no solo a mi. Pero de eso no me voy a defender.
Quisiera aclarar un punto donde pude haber sido injusto yo. Cuando  dije que sin el proyecto revolucionario Pablo hubiera sido un  bolerista en un bar de Bayamo o La Habana, no intenté ironizar ni
disminuirlo. Portillo de la Luz se hizo un lugar en la historia de la música cubana y lo recordamos en el Pico Blanco del Saint John; José Antonio Méndez es inmortal desde el Scherezada del Focsa; al Benny lo evocamos en el Ali Bar… Pero Pablo, gracias al proyecto cultural de la revolución, llegó a ser una megaestrella de multitudes.
Creo le quedan algunos conciertos en esta gira de Estados Unidos, donde no le está yendo muy bien con la venta de entradas, a precios exuberantes. Ojalá llene los teatros, recoja aplausos y, como dije en mi artículo anterior, “otros dividendos”. Y ojalá también alguien le explique que cuando se es figura pública, se está expuesto a la crítica y no se debe responder con groserías.
Quiero hacerle una confesión personal a Pablo Milanés: yo creo que él no, pero yo, yo me muero como viví.

Edmundo García.
Presentador de “La tarde se mueve”.
Miami.

A %d blogueros les gusta esto: