Cubanos se han visto imposibilitados de asistir a eventos culturales, deportivos, científicos y académicos en EE.UU.

Cuba Estados Unidos

Agradezco otra vez al Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), a su Equipo de EE.UU. y a la Dra. Soraya Castro Mariño, por la organización de este magnífico evento anual sobre las relaciones Cuba-EE.UU., el más importante que se realiza en nuestro país acerca de este tema, y por la invitación que me extendieron para clausurarlo, lo cual me honra hacer ante tan selecta audiencia de los más destacados expertos estadounidenses y cubanos en la materia.

Durante las cuatro semanas que siguieron a la realización de este mismo Taller, en diciembre de 2016, nos vimos envueltos en un intenso trabajo con el anterior Gobierno de EE.UU., que nos permitió suscribir, tan solo en ese breve período, 10 nuevos acuerdos en áreas de interés común, algunos de particular relevancia para las relaciones bilaterales, como la Declaración Conjunta sobre temas migratorios y el Memorando de Entendimiento para la cooperación en materia de aplicación y cumplimiento de la ley.

Como cuando nos reunimos aquí el año pasado no había concluido el gobierno del presidente Obama, me permito ahora hacer un resumen sintético de los resultados alcanzados en las relaciones bilaterales en los dos últimos años de su mandato:

•    Se solucionaron importantes asuntos para Cuba: la liberación y el regreso de tres de los Cinco cubanos encarcelados; la exclusión de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo; la eliminación de la política de pies secos-pies mojados y del Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, y la renovación del registro de la marca de ron Havana Club en EE.UU., entre otros.

•    Hubo avances importantes en la esfera diplomática: el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de las embajadas; 3 encuentros entre los presidentes de los dos países; 25 visitas de alto nivel en ambas direcciones; y la creación de la Comisión Bilateral Cuba-EE.UU.

•    Se registraron progresos significativos en la esfera de la cooperación: 22 instrumentos bilaterales suscritos, 54 encuentros técnicos y acciones de cooperación en temas de interés mutuo; y 25 reuniones en el marco de diversos diálogos sobre asuntos bilaterales y multilaterales.

•    Crecieron exponencialmente los viajes de los estadounidenses a Cuba (76% en 2015 y 74% en 2016), así como los intercambios entre ambos países (más de 1200 acciones en 2016) y se concretaron los primeros acuerdos económico-comerciales en más de 50 años.

Quedaron cuestiones muy importantes para Cuba pendientes de solución, algunas de las cuales estaban en manos del Ejecutivo, como el desmantelamiento de una buena parte del bloqueo mediante un uso más amplio de las prerrogativas del Presidente y la suspensión de los programas de cambio de régimen; mientras que otras dependen de decisiones del Congreso, como el levantamiento total del bloqueo, la eliminación de las transmisiones radiales y televisivas, el fin del financiamiento a los proyectos subversivos y la devolución del territorio ocupado por la Base Naval de EE.UU. en Guantánamo.

En esos dos años quedó demostrado que Cuba y EE.UU. pueden intentar construir una relación de nuevo tipo, basada en el respeto y la igualdad, que a la vez que reconozca las diferencias existentes, no haga de ellas el centro de nuestros vínculos, sino que estos descansen esencialmente en los beneficios que puedan reportar a los dos países y pueblos.

Durante el presente año, se ha consumado un retroceso significativo en las relaciones entre Cuba y EE.UU., con respecto al nivel en que estas se encontraban en el mes de enero de 2017, y se ha deteriorado el clima bilateral en su conjunto, como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump.

Los primeros indicios de este retroceso se pusieron de manifiesto en la recta final de la campaña a las elecciones presidenciales de 2016, cuando el entonces candidato republicano, que anteriormente había apoyado el acercamiento a Cuba, amenazó con revertir totalmente la política de Obama.

Este proceso se puso en marcha poco después de asumir la presidencia, cuando el mandatario estadounidense ordenó, el 3 de febrero de 2017, una revisión de la política de EE.UU. hacia Cuba y, entretanto, la paralización de la inmensa mayoría de los intercambios oficiales y de los mecanismos de cooperación bilateral establecidos. Como resultado, varios encuentros técnicos inicialmente previstos en el área de aplicación de la ley (enfrentamiento al narcotráfico y al terrorismo, y asistencia judicial en materia penal) fueron cancelados y solo se mantuvieron los intercambios referidos a la migración, la seguridad de la aviación, y búsqueda y salvamento. Un poco antes, durante el período de transición del gobierno, la parte estadounidense había declinado la propuesta de Cuba de sostener en La Habana las reuniones planificadas de dos de los grupos de trabajo del Diálogo Económico (propiedad intelectual, y comercio, inversiones y cooperación económica).
El retroceso tuvo su primera expresión formal en el “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, firmado y dado a conocer por el presidente Trump el 16 de junio de 2017, en Miami. Mediante este documento, que derogó la directiva de Obama del 14 de octubre de 2016, titulada “Normalización de las Relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, quedó claramente evidenciado que la política del gobierno de EE.UU. en lo adelante no sería normalizar los vínculos bilaterales, sino retornar a la vieja política fracasada de recrudecimiento del bloqueo y la subversión contra Cuba.

El estado de las relaciones bilaterales se agravó sensiblemente, a partir de las decisiones adoptadas en septiembre y octubre por el Gobierno de EE.UU., de reducir de forma sustancial el personal de su Embajada en La Habana y de expulsar, de manera unilateral, infundada y arbitraria, a 17 funcionarios de la Embajada de Cuba en Washington, con el pretexto de los alegados incidentes que habrían afectado la salud de algunos de sus diplomáticos y familiares, y de que el gobierno cubano no había adoptado todas las medidas adecuadas para garantizar su protección y seguridad.

Pero esto no fue suficiente y el Gobierno de EE.UU. escaló en su reacción: emitió una advertencia a los viajeros para disuadirlos de visitar Cuba y publicó un aviso sobre restricción de alojamiento en algunos hoteles de La Habana. Previamente, había suspendido todos los viajes de delegaciones oficiales y de funcionarios gubernamentales a Cuba.

Estas medidas son injustificadas y políticamente motivadas, pues no se basan en evidencias ni en resultados investigativos concluyentes.

Reitero hoy que el gobierno cubano no tiene responsabilidad alguna en los incidentes reportados. Cuba, que ha sido víctima en el pasado de atentados contra miembros de su personal diplomático, que fueron asesinados, desaparecidos, secuestrados o agredidos en el ejercicio de sus funciones, cumple con todo rigor sus obligaciones, muestra un historial impecable en la protección de los agentes diplomáticos y jamás permitiría la realización de acciones contra su integridad física y moral.

La investigación que llevan a cabo las autoridades cubanas, que hasta ahora han recibido una cooperación muy limitada y poco efectiva de EE.UU., ha arrojado que no existe evidencia alguna sobre la ocurrencia de los alegados incidentes, ni de las causas de las afecciones de salud notificadas, ni de que estas hayan sido causadas por un ataque de cualquier naturaleza. Vale señalar que las agencias especializadas estadounidenses tampoco tienen pruebas que permitan confirmar la ocurrencia de “ataques”, ni hipótesis sobre el origen de los problemas de salud de sus diplomáticos.

Las decisiones del Gobierno de EE.UU. han repercutido negativamente en el funcionamiento de la Embajada de Cuba en Washington, en particular del Consulado, y han causado serias afectaciones en nuestros servicios a los cubanos residentes en EE.UU. que desean visitar a sus familiares en Cuba y a los ciudadanos estadounidenses interesados en viajar a nuestro país. También, al desmantelar la Oficina Económico-Comercial, han dejado sin interlocutor al empresariado de EE.UU. que mantiene interés en explorar e identificar oportunidades de negocios.

A su vez, la reducción drástica del personal diplomático estadounidense y la suspensión del otorgamiento de visas en el Consulado, hecho sin precedentes desde la apertura de una oficina en La Habana en 1977, ha paralizado los trámites de los ciudadanos cubanos para emigrar o visitar EE.UU., los cuales han sido transferidos a terceros países, haciéndolos totalmente inviables.

Estas medidas han tenido también un impacto negativo en la cooperación bilateral en temas de interés mutuo, los intercambios y los viajes entre los dos países, los vínculos familiares y las relaciones migratorias.

Los primeros efectos adversos ya se hacen sentir: no se autorizaron por el Departamento de Estado los viajes de funcionarios del Servicio Geológico de EE.UU. y del Centro de Control de las Enfermedades para participar en eventos científicos y de expertos en Cuba; se postergó un encuentro técnico sobre agricultura acordado inicialmente para septiembre; se ha paralizado la cooperación en materia de salud; no se han concretado las acciones de cooperación sobre medioambiente, con excepción de algunas expediciones científicas; y se pospusieron y reprogramaron para Washington las reuniones originalmente previstas en La Habana, de la Comisión Bilateral, la ronda migratoria y varios grupos de trabajo del Diálogo de Aplicación y Cumplimiento de la Ley.

Muchos cubanos se han visto imposibilitados de asistir a eventos culturales, deportivos, científicos y académicos en EE.UU., al no poder recibir sus visas en La Habana, y se han cancelado las visitas de decenas de grupos estadounidenses, incluyendo de estudiantes universitarios.

En cifras globales, por los efectos acumulativos de los primeros meses del año, los viajes de EE.UU. a Cuba aún muestran un incremento significativo entre enero y noviembre de 2017, en comparación con igual período de 2016 (579 288 viajes de estadounidenses para el 248,7% de crecimiento; y 386 388 viajes de cubanos residentes en EE.UU. para el 140% de crecimiento; en total, en los once primeros meses de 2017, hemos recibido a 965 676 visitantes de EE.UU., para un 189,7% de crecimiento). Sin embargo, en las últimas semanas se aprecia una disminución notable del ritmo de crecimiento, por el impacto combinado de la insólita advertencia del Departamento de Estado y las medidas del gobierno contra los viajes.

En este contexto, entraron en vigor el 9 de noviembre, las regulaciones para implementar las medidas anunciadas por el presidente Trump en junio, que endurecen el bloqueo, generan confusión en cuanto a lo que es permitido o no y tienen, por ende, un efecto intimidatorio y disuasivo. Estas no han hecho más que confirmar el serio retroceso que ha tenido lugar en los vínculos entre ambos países.

La emisión de una lista arbitraria de “entidades cubanas restringidas”, supuestamente vinculadas, de manera infundada, al sector de defensa y seguridad nacional, con las que en lo adelante quedan prohibidas las transacciones de EE.UU., y de prohibir los viajes individuales de los estadounidenses en la categoría de intercambios “pueblo a pueblo”, no solo dañan a la economía cubana y a sus sectores estatal y privado, sino también a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba se restringe aún más, y a sus empresarios, que se ven privados de interesantes oportunidades de negocios frente a su competencia.

Todos estos pasos han sido acompañados de reiterados pronunciamientos irrespetuosos y ofensivos hacia Cuba del presidente Trump y otros altos funcionarios de su gobierno, que retoman la retórica hostil de los períodos de mayor confrontación, añadiendo un componente negativo adicional que enrarece el clima bilateral.

Si el retroceso en las relaciones no ha sido mayor, como se ha dicho era el deseo de elementos de extrema derecha de origen cubano y algunos aliados dentro del gobierno, se ha debido a la fuerte oposición de miembros del Congreso de ambos partidos y de numerosos sectores, incluyendo empresarios, académicos, militares retirados, entidades científicas y educacionales, agencias de viajes, organizaciones diversas, cubanos residentes e, incluso, agencias gubernamentales, que durante dos años constataron y recibieron los beneficios de una relación diferente con Cuba.

Según se ha publicado, esto fue lo que hizo posible que la directiva de política anunciada por el presidente Trump, preservara en su texto la cooperación con Cuba en temas de interés mutuo y mantuviera sin cambios otras de las regulaciones promulgadas en época del presidente Obama para modificar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo.

En esta compleja coyuntura, el gobierno cubano ha reiterado varias veces su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de EE.UU., sin imposiciones ni condicionamientos.

Pero, ello no ha quedado en el plano declarativo, sino que en correspondencia con esta posición, Cuba ha dado pasos concretos para mantener una relación civilizada y mutuamente beneficiosa con EE.UU.

Entre otras acciones, en los últimos meses, hemos presentado al Departamento de Estado 7 planes para la implementación de los memorandos de entendimiento suscritos sobre cooperación en materia de hidrografía y geodesia, áreas terrestres protegidas, sismología, meteorología, control del cáncer, sanidad animal y vegetal, y hermanamientos de parques nacionales.

Hemos reiterado las propuestas de bases para la cooperación bilateral en el enfrentamiento a la trata de personas, el terrorismo, el tráfico de personas y el fraude migratorio, y el lavado de activos, así como ayudas a la navegación y mapificación topográfica.

Estamos a la espera de las respuestas de las autoridades estadounidenses.

Al mismo tiempo, en medio de los retos que nos impone el marco restrictivo de las regulaciones y las leyes del bloqueo, que es el obstáculo principal para las relaciones económicas, comerciales y financieras entre los dos países, el interés y la persistencia de empresas cubanas y estadounidenses han hecho posible concretar algunos nuevos negocios en sectores de prioridad, como el transporte, equipos para infraestructura y agricultura, y el turismo. A su vez, se avanza en las negociaciones de nuevos acuerdos en otros importantes sectores como la salud, la energía y la biotecnología.
Pero, no basta con la voluntad de una de las partes.

En diciembre del año pasado, al clausurar este mismo Taller, me referí a la entonces posibilidad de que se revirtiera parte o todo el proceso iniciado hacia la mejoría de las relaciones y afirmé: “El futuro Gobierno de EE.UU. tiene la palabra. Veremos si triunfa el sentido común o si prevalecen los viejos hábitos que por tantos años no nos llevaron a ninguna parte”.

En lo que nos compete, seguiremos trabajando con todas las personas de buena voluntad en EE.UU., conscientes de que existe un consenso generalizado en las sociedades cubana y estadounidense a favor de mejores relaciones entre nuestros dos países y pueblos.

Muchas gracias.

(Tomado de http://www.minrex.gob.cu/)

El tétrico interior en la ilegal base de EE.UU. en Guantánamo ( + Fotos )

guanatanamou

El fotógrafo de la agencia Reuters Lucas Jackson visitó la cárcel norteamericana de alta seguridad situada en la base naval en la bahía de Guantánamo, Cuba, y tomó varias fotografías de las instalaciones de la prisión y de las condiciones en que viven los reclusos.

La publicación de las fotos de Guantánamo coincidió esta semana con la histórica visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a Cuba.

En el primer encuentro en más de 80 años de un presidente estadounidense y su homólogo cubano, Barack Obama y Raúl Castro dieron pasos para mejorar las relaciones entre los países. En el marco del encuentro, el presidente cubano abordó el tema preocupante sobre la cárcel de Guantánamo, foco de discordia entre La Habana y Washington desde la Revolución Cubana en 1959.

A pesar de que la prisión se interpone en las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos, el asesor presidencial para la Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, afirmó este lunes que Estados Unidos no entregará la base naval de Guantánamo a Cuba. Rhodes, que reconoció que el Gobierno cubano insiste en que la presencia de EE.UU. en Guantánamo “es una violación a su soberanía”, subrayó, no obstante, que la discusión “no está sobre la mesa”.

Pese al plan del presidente norteamericano de clausurar la prisión, EE.UU. desea mantener su base naval en la bahía de Guantánamo, según afirmó en febrero el secretario de Defensa norteamericano, Ashton Carter, porque “está situada en un lugar estratégico, nos pertenece desde hace tiempo y nos resulta importante”.

En cualquier caso, la normalización completa de las relaciones entre ambos países no será posible mientras las autoridades norteamericanas no eliminen, una por una, las leyes unilaterales que impiden el desarrollo económico de la isla.

La cárcel de Guantánamo, abierta en enero de 2002 por el expresidente republicano George W. Bush para acoger a extranjeros detenidos por terrorismo tras los atentados del 11S, ha albergado a un total de 783 prisioneros desde 2002 hasta 2016, y en la actualidad se mantiene allí a 91 reos, lo que supone grandes costes de mantenimiento. Los norteamericanos pagan 4.085 dólares anuales por el alquiler del recinto, un dinero que Cuba se niega a aceptar porque insisten en que los militares estadounidenses deben abandonar el lugar, si bien la Casa Blanca hace oídos sordos a esta reclamación.

¿A qué se debe la triste fama de la cárcel de Guantánamo?

Según el informe internacional del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) de 2007, entre las torturas aplicadas a los presos de la cárcel de alta seguridad en Cuba figuraban la asfixia por agua, golpes y patadas, confinamiento en una caja, desnudez prolongada, privación del sueño, la exposición a música alta, a temperaturas fría o a agua fría y el uso prolongado de esposas y grilletes.

Además, muchos de los prisioneros liberados han denunciado los interrogatorios, la restricción prolongada en posiciones incómodas, la humillación sexual y cultural, así como las inyecciones y alimentaciones forzadas y otras formas de maltrato físico y psicológico durante su detención.

Según Amnistía Internacional, defensores de derechos humanos de la ONU, antiguos presos y representantes de los encarcelados, los detenidos que hacen huelga de hambre son amenazados con largos periodos de aislamiento y alimentaciones forzosas.

En este proceso se emplean dolorosos procedimientos de alimentación en los que tubos nasales son introducidos y retirados de forma brutal, efectuándose una alimentación excesiva como medida represiva. También se conocen casos de hemorragias como consecuencia del procedimiento, ya que las retenciones tienen lugar en camas y sillas especiales, donde los reos permanecen fuertemente atados de pies, manos, torso y frente.

Esta política llevada a cabo para tratar las huelgas de hambre se llevó a cabo, supuestamente, por prescripción médica, a pesar de que el artículo 5 de la declaración de Tokio de 1975 prohíbe a los médicos de Estados Unidos hacerlo.

El artículo establece que “el prisionero que rechace alimentos y a quien el médico considere capaz de comprender racional y sanamente las consecuencias de dicho rechazo voluntario de alimentación, no deberá ser alimentado artificialmente”.

56f3c51cc36188a1688b462d56f3623ac361887e688b45bd56f3665bc4618867728b4585

56f36649c46188617d8b45a3

( Tomado de http://laiguana.tv/ )

Eliminará Cuba gravamen del 10 por ciento al dólar estadounidense

55764-fotografia-g

Foto: Abel Rojas Barallobre

Cuba dejará de aplicar el gravamen del 10 por ciento al dólar estadounidense a su entrada al país, anunció hoy en esta capital el Canciller Bruno Rodríguez Parrilla.
En conferencia de prensa desde el Salón de los Embajadores del Hotel Habana Libre de La Habana, el Ministro de Relaciones Exteriores de la mayor de las Antillas dijo que esta decisión soberana, llega dos días después de que Estados Unidos anunciara la decisión de permitir que Cuba utilice el dólar en sus transacciones financieras internacionales.
Aclaró que aunque se tomó la decisión de suspender la aplicación del gravamen, dicha medida solo entrará en vigor cuando Cuba compruebe que finalmente ha cesado la persecución a sus transacciones financieras en el mundo.
Rodríguez Parrilla dijo que la aplicación del gravamen del 10 por ciento comenzó en 2004, ante la feroz persecución del gobierno norteamericano a las transacciones de Cuba y como protección al hostigamiento que sufre la banca nacional por tal motivo.

(Tomado de la ACN)

La NASA estudia posibilidades de concretar proyectos de cooperación con Cuba

8255183254nasaayfoto

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) explora actualmente posibilidades de concretar proyectos de cooperación con Cuba, informaron medios oficiales de la isla.

El investigador de la NASA Brent Holben, de visita en Cuba, dijo que hay interés en ese centro por potenciar la cooperación con Cuba en áreas específicas como la meteorología, la oceanografía y la astronomía, citado por la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Holben, integrante del Laboratorio de Ciencias Biosféricas de la NASA, participó como invitado en un taller científico del Centro Meteorológico de la provincia oriental de Camagüey.

En su opinión, el actual ambiente político entre los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos tras el restablecimiento de relaciones diplomáticas el pasado año constituye “una oportunidad” para fortalecer el intercambio de información científica.

El especialista estadounidense señaló que aunque aún no existan vínculos oficiales con instituciones científicas de la isla, a su regreso a EE.UU. rendirá un informe a su departamento acerca de las posibilidades reales de concretar proyectos de investigaciones conjuntas, que pueden ser beneficiosos para ambas partes.

Holber instó a Cuba a incorporarse a la recién creada Red Caribeña de Aerosoles, asociada a Aeronet, que es una red de instrumentos robóticos destinados fundamentalmente al estudio de los aerosoles, pequeñas partículas suspendidas en la atmósfera cuya alta concentración produce impactos negativos a la salud humana.

En ese sentido, el investigador de la NASA consideró que este es un “esfuerzo orgánico e integrador” en el área del Caribe, en el que Camagüey juega un papel importante, porque recibe polvo en abundancia del desierto del Sahara, y posee el único fotómetro solar del país para la caracterización de esas partículas.

Explicó que instrumentos de este tipo son muy valiosos para la NASA, porque permiten validar las observaciones satelitales de los aerosoles mediante las mediciones realizadas desde la superficie terrestre. EFE

Acuerdan reanudar tránsito de migrantes cubanos desde Costa Rica hacia EE.UU.

642-migrantes-cubanos-guatemala

Guatemala, 21 ene (RHC) Representantes de los países centroamericanos y de México acordaron reanudar a partir del 4 de febrero próximo el tránsito de los migrantes cubanos que están en Costa Rica.

Los representantes de los gobiernos de Costa Rica, Belice, El Salvador, Honduras, Guatemala, Panamá y México se reunieron en la capital guatemalteca para evaluar la primera movilización realizada el 12 de enero, en la cual 180 migrantes cubanos fueron trasladados a través de Centroamérica en avión y ómnibus, para llegar a su destino.

Se concertó que serán dos los vuelos semanales que continuarán saliendo hasta que se concluya con los más de 7 500 migrantes cubanos que aún están en Costa Rica.

“Se acordó continuar la movilización a partir del 4 de febrero, utilizando la misma ruta, tiempos y procedimientos em­pleados en el plan piloto. Los Estados se comprometieron a mantener bajo vigilancia este procedimiento y concluirlo de acuerdo con la planificación que dispongan los países”, dijo la cancillería guatemalteca en un boletín de prensa, citada por AP.

“Todos los países coincidieron en calificar el proceso como exitoso y destacaron que el paso de los migrantes cubanos se realizó de forma legal, ordenada, segura y transparente, ga­rantizando que los costos por los documentos migratorios constituyen el pago de acuerdo con la legislación de cada país”, añadió.

Según el periódico costarricense La Nación, durante la reunión se realizó un análisis de la operación y cada país expuso su experiencia en el manejo de los asuntos migratorios y de visado, así como de logística y seguridad. Además, reiteraron la mejor disposición de colaborar y mejorar las coordinaciones necesarias para los traslados pendientes.

Se informó que los migrantes cubanos que continúan en Costa Rica serán visitados por funcionarios de la Dirección General de Migración, para renovar las visas excepcionales otorgadas, en caso de que estén vencidas.

El canciller costarricense Manuel González, citado por el diario La Prensa Libre, expresó que “se confirmó la satisfacción de los países involucrados en cuanto al resultado exitoso, lo que ahora nos permite pasar a una segunda etapa, con dos vuelos semanales”.

El primer vuelo saldrá el próximo 4 de febrero  y luego de eso ya se establecieron el 9, 11, 16, 18, 23 y 25 como las fechas en que se darán estos viajes hacia el Salvador y hasta México como se hizo en el plan piloto.

Toda esta operación se hará bajo un estricto monitoreo en cada uno de los países para poder seguir garantizando  el éxito de la operación.

La prioridad para estos vuelos serán los núcleos familiares con mujeres embarazadas o menores de edad, tomando en cuenta la fecha de entrada al país.

La cita fue la segunda que tuvo lugar en esta ciudad, luego de la realizada en diciembre del 2015, que redundó en la estructuración de un plan piloto orientado a resolver la situación crea­da por la acumulación de migrantes de la Isla en suelo costarricense, según Prensa Latina.

Desde el 14 de noviembre del 2015 cerca de 8 000 cubanos permanecen en Costa Rica con el interés de proseguir viaje hacia Estados Unidos, en tanto otros 900 esperan visa para ingresar a ese territorio de Centroamérica, refieren datos oficiales.

Estados Unidos mantiene vigentes la política de pies secos-pies mojados y la Ley de Ajuste Cubano que promueven la migración irregular, contravienen los convenios firmados con Cuba, ponen en riesgo la vida de miles de personas y generan problemas en varios países de la región.

El 15 de febrero las autoridades de la región volverán a reunirse para hacer una nueva valoración y definir las fechas de los siguientes viajes.

Cámara de Comercio de EE.UU. optimista por promisorios nexos con Cuba

11327587w_r900x493

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue, manifestó su optimismo por las potencialidades de la creciente actividad económica con Cuba.

Durante un discurso anual sobre las perspectivas para 2016, en la sede del grupo de empresarios, en esta capital, el funcionario vaticinó que la economía estadounidense crecerá este año un dos por ciento. Por otra parte, el empresario calificó como “muy significativo” el incremento de la actividad comercial y de viajes con Cuba desde que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio del proceso para el restablecimiento de relaciones diplomáticas, oficializadas a partir del 20 de julio pasado. Admitió que “aún hay actividades importantes que deben ser atendidas” y se mostró escéptico ante la posibilidad de que el Congreso legisle este año un posible levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la mayor de las Antillas en 1962. Hace dos días, durante el discurso sobre el estado de la Unión, Obama volvió a exhortar al Capitolio a derogar las prohibiciones que por ley mantienen imposibilitada una relación comercial normal y directa entre ambas naciones. Donohue, una de las voces más activas en pos de la normalización de vínculos bilaterales entre Washington y La Habana, visitó la isla en 1999 y en 2014, momentos en que insistió en la necesidad de dar paso a un nuevo capítulo en las relaciones entre las dos naciones. El 10 de abril pasado se entrevistó en Panamá con el mandatario cubano, en el marco de la VII Cumbre de las Américas. A fines de septiembre, la Cámara de Comercio estadounidense anunció la creación del Consejo de Negocios Estados Unidos-Cuba, con el objetivo de “construir una relación comercial fuerte y estratégica” entre los dos países, aseguró el propio Donohue. En lo que va de año, varias delegaciones de congresistas, senadores y hombres de negocios viajaron a La Habana para explorar nuevas oportunidades de comercio, sobre todo, en el ámbito de la agricultura. Asimismo, en el órgano legisltivo estadounidense se presentaron varias iniciativas dirigidas a modificar la aplicación del bloqueo y desmantelar la prohibición de viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba. En opinión del gobierno cubano, el cerco económico, comercial y financiero impuesto por Washington constituye el principal obstáculo para la completa normalización de los vínculos.

Tomado de PL

 

Declaración del General de Ejército Raúl Castro

raúl-castro1

Declaración del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros General de Ejército Raúl Castro Ruz, en relación con el primer aniversario de los anuncios del 17 de diciembre de 2014 sobre la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU.

Ha transcurrido un año desde los anuncios simultáneos realizados el 17 de diciembre de 2014 por los Presidentes de Cuba y los Estados Unidos, de restablecer las relaciones diplomáticas y trabajar por el mejoramiento de nuestros vínculos.

Un día como ayer, dentro de los acuerdos alcanzados para solucionar temas de interés para ambos países, pudimos anunciar con gran júbilo para todo nuestro pueblo el regreso a la Patria de Gerardo, Ramón y Antonio, con lo que cumplimos la promesa de Fidel de que nuestros Cinco Héroes volverían.

En esa misma fecha, en correspondencia con nuestra reiterada disposición a sostener con el Gobierno de los Estados Unidos un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación de nuestro pueblo, acordamos adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral y avanzar hacia la normalización de los vínculos entre los dos países.

Desde entonces, se puede afirmar que hemos obtenido algunos resultados, sobre todo en el plano político-diplomático y de la cooperación:

-Se restablecieron las relaciones diplomáticas y se reabrieron las embajadas en ambos países, lo cual estuvo precedido de la rectificación de la injusta designación de Cuba como Estado patrocinador del terroristas.

-Se han celebrado dos reuniones entre los Presidentes de ambos países, así como otros encuentros y visitas de alto nivel.

-Se ha expandido la cooperación ya existente en temas de interés mutuo, como la seguridad aérea y de la aviación; y el enfrentamiento al narcotráfico, la emigración ilegal, el tráfico de emigrantes y el fraude migratorio.

-Se han abierto nuevas áreas de cooperación bilateral sobre temas de beneficio común, entre ellas la protección del medio ambiente, la aplicación y el cumplimiento de la ley, la seguridad marítimo-portuaria y la salud.

-Se han iniciado diálogos sobre asuntos de interés bilateral y multilateral, como el cambio climático, las compensaciones mutuas, la trata de personas y los derechos humanos, tema este último en el que tenemos profundas diferencias y estamos sosteniendo intercambios sobre la base del respeto y la reciprocidad.

-Hemos suscrito acuerdos sobre protección del medio ambiente y el restablecimiento del servicio de correo postal directo.

Todo esto se ha logrado mediante un diálogo profesional y respetuoso, basado en la igualdad y la reciprocidad.

Por el contrario, durante este año, no se ha avanzado en la solución de los temas que para Cuba son esenciales para que haya relaciones normales con los Estados Unidos.

Aunque el Presidente Barack Obama ha reiterado su oposición al bloqueo económico, comercial y financiero y ha llamado al Congreso para que lo levante, esta política sigue en vigor. Se mantienen  la persecución financiera a las transacciones legítimas de Cuba y los efectos extraterritoriales del bloqueo, lo cual provoca daños y privaciones a nuestro pueblo y es el obstáculo principal para el desarrollo de la economía cubana.

Las medidas adoptadas hasta el momento por el presidente Obama, aunque positivas, han demostrado tener un alcance limitado, lo cual ha impedido su implementación. El Presidente, en uso de sus prerrogativas ejecutivas, puede ampliar el alcance de las medidas ya tomadas y adoptar otras nuevas, que modifiquen sustancialmente la aplicación del bloqueo.

A pesar del reiterado reclamo de Cuba de que se le devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, el Gobierno de los Estados Unidos ha manifestado que no tiene la intención de cambiar el estatus de este enclave.

El Gobierno de los Estados Unidos mantiene programas que son lesivos a la soberanía cubana, como los proyectos dirigidos a promover cambios en nuestro orden político, económico y social, y las transmisiones radiales y televisivas ilegales, para cuya implementación continúan otorgándose fondos millonarios.

Se sigue aplicando una política migratoria preferencial a los ciudadanos cubanos, expresada en la vigencia de la política de pies secos-pies mojados, el programa de parole para profesionales médicos y la Ley de Ajuste Cubano, lo cual estimula una emigración ilegal, insegura, desordenada e irregular, promueve el tráfico de personas y otros delitos conexos, y genera problemas a otros países.

El Gobierno de Cuba seguirá insistiendo en que para alcanzar la normalización de las relaciones, es imperativo que el Gobierno de los Estados Unidos elimine todas estas políticas del pasado, que afectan al pueblo y a la nación cubana, y no se corresponden con el contexto bilateral actual ni con la voluntad expresada por los dos países, al restablecer las relaciones diplomáticas, de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos.

Nadie debe pretender que Cuba, para normalizar las relaciones con los Estados Unidos, abandone la causa de la independencia por la que nuestro pueblo, desde 1868, hizo grandes sacrificios; ni olvide que, después de muchas frustraciones y 60 años de total dependencia, esta fue por fin alcanzada el primero de enero de 1959 con la victoria del Ejército Rebelde, bajo el mando del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El pueblo cubano no renunciará a los principios e ideales por los que varias generaciones de cubanos han luchado a lo largo de este último medio siglo. El derecho de todo Estado a elegir el sistema económico, político y social que desee, sin injerencia de ninguna forma, debe ser respetado.

El Gobierno de Cuba tiene total disposición a continuar avanzando en la construcción de una relación con los Estados Unidos que sea distinta a la de toda su historia precedente, sobre bases de respeto mutuo a la soberanía y la independencia, que sea beneficiosa para ambos países y pueblos, y que se nutra de las conexiones históricas, culturales y familiares que han existido entre cubanos y estadounidenses.

Cuba, en pleno ejercicio de su soberanía y con el apoyo mayoritario de su pueblo, seguirá inmersa en el proceso de transformaciones para actualizar su modelo económico y social, en aras de avanzar en el desarrollo del país, incrementar el bienestar de la población y fortalecer los logros de la Revolución Socialista.

Muchas gracias.

Acuerdo entre Cuba y Estados Unidos permitiría más de un centenar de vuelos regulares al día

pizarra-vuelos-miami-cuba

Un acuerdo alcanzado esta semana entre Cuba y Estados Unidos permitiría la operación de 110 vuelos regulares diarios entre ambos países a partir del próximo año, lo cual debe generar un crecimiento en los viajes, reportaron medios de prensa estadounidenses.

Según AP y The Wall Street Journal, Thomas Engle, subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Transporte, quien estuvo al frente de la delegación de EE.UU. en las conversaciones, precisó que el acuerdo permite hasta 110 vuelos regulares diarios, incluidos 20 a La Habana y diez a cada uno de los otros nueve aeropuertos internacionales en Cuba.

“Esto es bueno para los viajeros, para las opciones de los consumidores. Es bueno para los negocios, para las aerolíneas de Estados Unidos. Todos están empujando en la misma dirección para que se haga realidad pronto”, dijo Engle.

Aún no hay una fecha definida para el inicio de los vuelos regulares, pero el acuerdo logrado allana el camino para que se completen las conversaciones técnicas relacionadas con el tema y el próximo año, probablemente en el primer semestre, comiencen los servicios, publicó The Wall Street Journal.

El acuerdo, logrado el miércoles luego de tres días de conversaciones en Washington abre las puertas para que aerolíneas de Estados Unidos puedan negociar con las autoridades cubanas el establecimiento de rutas aéreas entre aeropuertos de las dos naciones.

En un comunicado publicado el jueves, la cancillería cubana informó que durante la tercera ronda de conversaciones técnicas entre delegaciones de los dos gobiernos, celebradas en Washington los días 14, 15 y 16 de diciembre, “ambas partes acordaron de forma preliminar el texto de un Memorando de Entendimiento para el establecimiento de los vuelos regulares entre Cuba y los Estados Unidos, cuya adopción se confirmará en los próximos días por ambos gobiernos”.

Una vez entre en vigor el acuerdo, aerolíneas de los dos países “podrán además concertar acuerdos de cooperación comercial, tales como códigos compartidos y contratos de arrendamiento de aeronaves entre ellas o con aerolíneas de terceros países”, se señala en el documento.

La cifra de 110 vuelos diarios más que duplicaría el tráfico aéreo actual entre ambos países y podría demorar algunos años en ser alcanzada, pero analistas de la industria destacaron el hecho del rápido aumento de los viajes (por encima de 50% en 2015), que podrían crecer a un ritmo incluso mayor si se deroga la prohibición actual de hacer turismo que pesa sobre los estadounidenses.

Según Zane Kerby, presidente de la Sociedad America de Agentes de Viajes (ASTA, American Society of Travel Agents), esa organización estima que al menos dos millones de estadounidenses podrían visitar Cuba en 2017 si finalmente el Congreso vota por levantar las restricciones vigentes.

Fuentes de la industria han considerado que ante los requerimientos de infraestructura hotelera y de transporte que plantea el crecimiento previsto en la afluencia de viajeros, Cuba dará entrada paulatinamente a las nuevas operaciones aéreas para asegurarse de crear las condiciones que le permitan al país manejar el incremento.

El anuncio del acuerdo, cuando se cumple un año de que los presidentes Raúl Castro y Barack Obama confirmaran el inicio de un proceso hacia la normalización bilateral, generó inmediatas reacciones en la industria aérea.

“Es una gran noticia para nuestros clientes ya que nos pone un paso más cerca de conectar a Cuba y Estados Unidos con un servicio aéreo regular”, dijo el CEO de American Airlines, Doug Parker, en un comunicado.

Actualmente, American opera más de una veintena de vuelos chárter semanales a la Isla, y el pasado día 12 de diciembre abrió la ruta Los Ángeles-Habana con una frecuencia semanal y en asociación con el turoperador Cuba Travel Services.

Parker adelantó que “como aerolínea líder en vuelos al Caribe y entre Estados Unidos y Cuba, queremos iniciar en 2016 servicios regulares a Cuba desde Miami y otros aeropuertos estadounidenses”.

Por su parte, en otra declaración enviada a los medios Delta Airlines indicó que “aplaudimos a los gobiernos de Estados Unidos y Cuba por alcanzar un acuerdo que permitirá el servicio aéreo regular entre nuestros países. Trabajaremos con el Departamento de Transporte en los próximos pasos y esperamos iniciar el servicio tan pronto como sea posible”.

Otra de las grandes de la industria de la aviación, United Airlines, calificó el acuerdo como “un arreglo histórico, que fortalecerá los lazos económicos y de desarrollo entre los dos países (…) Tan pronto como tengamos aprobación iniciaremos los vuelos regulares entre nuestras puertas de salida globales y Cuba”.

Este mismo mes, representantes de Cuba y Estados Unidos acordaron restablecer el servicio postal directo entre los dos países e implementar “un Plan Piloto para la transportación del correo, que comenzará a ejecutarse en las próximas semanas y se prevé pueda instituirse de forma permanente en el futuro”, informó la Cancillería.

(Tomado de http://www.cubacontemporanea.com)

El Che, un médico comunista

minecraft-che-guevara-1332496

por: @eddyElGallo

Bastante se ha escrito y opinado sobre la decisión del Gobierno Revolucionario de Cuba que entra en vigor hoy 7 de diciembre: incorporar a los médicos especialistas en la categoría de personal indispensable para el país. Pertenecer a esa selecta lista no significa prebenda alguna, más bien todo lo contrario. Significa que para viajar por motivos particulares debe tramitarse un permiso especial.

Haciendo un poco de historia debo confesar que desde el momento en que se anunció la reforma migratoria en 2013 creí que esta categoría de médicos eran indispensables y como tal serían clasificados. Sin embargo, no fue así. La política de saboteo activo de las misiones médicas cubanas por parte del Gobierno de EE.UU. no fue considerada elemento de peso suficiente y a los médicos más valiosos de Cuba se les aplicó la política general, o sea, libertad total para viajar.

Desde el comienzo de la Revolución, como suele suceder, Cuba ha estado acosada constantemente por EE.UU., mediante la mayor y más larga guerra económica en la historia de la humanidad. Superar esta enorme agresión ha exigido cuotas extras de heroísmo y de sacrificio del pueblo cubano en su afán colectivo de ser libre e independiente.

En una sociedad en tránsito al socialismo, el objetivo superior del Estado debe ser el bienestar colectivo. No cabe duda entonces que en momentos de crisis los individualismos perecen ante el empuje de la marea popular. Es el antiguo y totalmente veraz concepto de fortaleza sitiada. Sin embargo, el Estado no puede pretender alcanzar ese futuro colectivo mejor a costa del bien individual eternamente, pues se tensa el pacto social.

Es cierto que la medida tomada por el Gobierno de Cuba restringe la capacidad de viajar libremente a esta categoría de médicos, lo cual la hace impopular. Estoy convencido que los dirigentes cubanos lo saben y que lo pensaron varias veces antes de tomarla. En la Cuba prospera y sostenible, en mí Cuba socialista y sin bloqueo no tienen cabida este tipo de medidas. Desgraciadamente no estamos aún en esa Cuba. No tengo dudas de que quienes tomaron la decisión comparten mi criterio, entiendo entonces lo difícil que fue para ellos tomarla, como lo hubiera sido para mí si me hubiera tocado.

Ambas opciones eran impopulares pero muy claras: la salud de la sociedad entera o los planes individuales de algunos médicos. Para el Estado cubano, preocupado por su pueblo como ninguno, una vez más la decisión era obvia.

Los repetidores de consignas contra Cuba, conscientes o no, pretenden desviar el foco del problema y quieren convencernos de un absurdo: el problema son las misiones médicas. Esas que gratuitamente salvan vidas en diversos países pobrísimos, mientras que con los otros, los menos pobres, se ingresan las divisas que tanto necesita el país. Exportación cubana de servicios que tanto quisieran destrozar los enemigos del la Revolución y para ello inventan programas de deserciones, campañas difamatorias y muchas mentiras.

Es cierto que los hospitales no tienen las mejores condiciones de trabajo, que ser médico implica un gran sacrificio personal y que los salarios no alcanzan. Pero también es cierto que a la Salud se le dedican millonarias cifras del presupuesto estatal, que a los profesionales de todas las ramas se les exigen sacrificios y que, aunque insuficiente aún, el de los médicos no es el peor salario de un profesional en Cuba.

Me niego a pensar que los héroes que derrotaron al Ébola no entiendan estas razones. No tengo dudas de que sí las entienden los más de 15 mil valientes dispuestos a arriesgar su propia vida en África. Estoy convencido de que aquellos que renunciaron voluntariamente a los 10 mil dólares mensuales de la OMS apoyan esta medida.

Este es uno de esos momentos en los que el ejemplo del Che parece inmenso y a la vez alcanzable. Este es uno de esos momentos en los que se necesita que el hombre nuevo asuma su propia Sierra Maestra. No es momento de discursos y arengas, es momento de que cada cual honre la frase que tanto repitió cuando pionero y… sea como el Che, un médico comunista.

¡Alerta Costa Rica! Planes en marcha para crear incidente en embajada cubana

Cubanos-Costa-Rica2

Por Percy Francisco Alvarado Godoy

Fuentes confiables me han comunicado que representantes de grupos extremistas radicados en Miami se están trasladando hacia Costa Rica en las últimas horas con el objetivo de de estimular y crear desórdenes e incidentes contra la sede diplomática cubana en ese país, con vistas a aumentar las tensiones actuales con respecto a la crisis migratoria de los cubanos concentrados en ese país.

Son varios los involucrados en esta conspiración. Por un lado la Fundación Nacional Cubano Americana, el ex congresista Lincoln Díaz-Balart, así como otros representantes de la mafia anticubana en el Congreso, están realizando gestiones tras bambalinas para manipular el tema de los migrantes cubanos en ese país, con vistas a crear incidentes diplomáticos entre varias naciones centroamericanas, así como afectar directamente el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los EEUU. Todo se resume a ganar visibilidad mediática y entorpecer las conversaciones sobre temas migratorios entre ambas naciones.

Uno de los grupúsculos más comprometidos en la provocación contra la embajada cubana en San José es el llamado partido Cuba Independiente y Democrática (CID), de amplios antecedentes terroristas, el que se encuentra representada en Costa Rica por Huber Matos Araluce. Se sabe que ha llegado a ese país Karel Becerra, representante del CID en Argentina, quienes se hallan conspirando con vistas a alentar a los cubanos retenidos en Costa Rica para que asalten la embajada cubana, en un intento de presionar para lograr el paso deseado en su recorrido hacia la frontera norteamericana.

Para ello, además de los contactos directos con migrantes cubanos, están empleando las redes sociales como Twitter para alentar dicha provocación. Uno de los propósitos de dicho asalto es lograr que Nicaragua cambie su postura soberana sobre impedir el paso de dichos migrantes, dada su estrecha relación con Cuba. No se descarta tampoco un asalto contra la sede diplomática de ese país en Costa Rica y acciones contra la sede diplomática cubana en Washington.

Dentro de las personas que se han movido hacia Costa Rica destaca la presencia de la seudo artista y provocadora Tania Bruguera, miembro de la organización contrarrevolucionaria “Plataforma Despierta Cuba”, quien se sabe ha establecido contactos en Costa Rica para preparar una provocación contra la embajada cubana en ese país centroamericano.

Por Otra parte, el provocador grupúsculo “Democracia” dirigido por el terrorista Saúl Ramón Sánchez Rizo está desarrollando serias y peligrosas provocaciones frente al consulado de Nicaragua en Miami, planeando retomar estas acciones provocadoras frente a las constas cubanas el venidero 10 de diciembre.

Alertamos al gobierno de Costa Rica, así como a las instituciones públicas gubernamentales, también a los amigos de Cuba, a poner freno de inmediato a esta provocación en marcha contra la sede diplomática cubana en ese país.  Nuestra sede diplomática debe ser respetada.

A %d blogueros les gusta esto: