Mariela Castro en EE.UU.: «No dejen que nos separen»

Mariela Castro durante su primer evento público en San Francisco, Estados Unidos, el 23 de mayo de 2012. La sexóloga cubana Castro, hija del presidente Raúl Castro, afirmó el miércoles 23 de mayo de 2012 que “votaría a (Barack) Obama para presidente”, luego que el mandatario estadounidense se pronunciara en favor del matrimonio homosexual, durante una conferencia en San Francisco (oeste)

La hija del presidente cubano Raúl Castro tuvo palabras duras el miércoles para los cubanoestadounidenses que apoyan las restricciones económicas y de viajes entre Estados Unidos y su país, al afirmar que una «mafia cubana» de emigrados «sin escrúpulos» tienen como rehenes al pueblo norteamericano.

Mariela Castro, que habló en español con ayuda de un intérprete, hizo las declaraciones sobre los exiliados cubanos que se oponen al régimen de su padre y de su tío, el expresidente Fidel Castro, cuando hablaba a médicos en el Hospital General de San Francisco sobre la atención médica para los transgénero en Cuba, un asunto que ella enmarcó como una continuación de las ideas socialistas de su país.

«Un grupo de la mafia cubana en los Estados Unidos, ¿por qué le están quitando los derechos al pueblo estadounidense de viajar a Cuba? Eso no es justo», destacó Castro de 49 años, a los profesionales médicos y defensores de los derechos gay y transgénero. «Ustedes son millones de personas contra una pequeña mafia de personas sin escrúpulos… Estamos luchando por los derechos de los cubanos y los derechos de los estadounidenses».

Castro, que es la directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba, está en San Francisco en una visita de varios días que dedicará ampliamente a reunirse con defensores de los gay y trangénero y para asistir a una conferencia académica donde presidirá una comisión sobre diversidad sexual. Vino en un grupo de por lo menos 60 académicos cubanos a quienes se les concedió visas estadounidenses para asistir el jueves a una reunión de la Asociación de Estudios Latinoamericanos.

Varios políticos cubanoestadounidenses han criticado al Departamento de Estado por darle visa de ingreso a Castro, a quien también le han brindado agentes especiales para darle medidas de seguridad durante su visita a San Francisco.

Castro, que es una activa promotora de los derechos gay en Cuba, exhortó al gobierno de su padre para que el plan nacional de salud cubra la cirugía de cambio de género.

Tomado de cubasi.cu

Cuba da la bienvenida a norteamericanos mientras entran en vigor nuevas reglas

Por Jeff Franks

Tomado de Reuters

EE.UU. demanda “viajes con sentido”, pero los grupos de exiliados se oponen a la medida

El primer grupo de norteamericanos en viajar a Cuba bajo nuevas y más liberales regulaciones de viaje por parte de EE.UU. han sido recibidos con abrazos, apretones de mano y un gobierno cubano acogedor, según un organizador de viajes.

Los 30 viajeros son pioneros de una nueva era de intercambios “persona a persona” que la aprobó en enero para “ampliar el libre flujo de información” con los cubanos, a pesar de las objeciones de los que están a favor de continuar una línea dura contra el gobierno comunista.

Se cree que aproximadamente de30 a35 grupos de viajes han obtenido hasta ahora licencias bajo las nuevas regulaciones, las cuales restauran reglas puestas en vigor por el presidente Bill Clinton en 1999, pero que fueron revocadas por su sucesor, el presidente George W. Bush en 2003.

 

El primer grupo de viajeros ha visitado orfelinatos, instituciones médicas, museos de arte, conciertos de música y granjas tabacaleras, y han caminado por las calles deLa Habana Viejaprobando por vez primera la fruta prohibida que Cuba ha sido durante cinco décadas bajo el embargo comercial de EE.UU.

Sus reacciones, dijo Tom Popper de Insight Cuba, la agencia de viajes que trajo al grupo, han sido muy variadas.

“Algunas personas están sorprendidas por lo que ven y asombradas por la gente y la cultura y todo lo que las rodea”, dijo a Reuters esta semana.

“Y algunos se sienten muy mal porque obtener café sea una lucha y que los alimentos sean difíciles [de encontrar] y de que existan dos economías y que un médico tenga que conducir un taxi como suplemento de sus ingresos”, dijo Popper.

Describió una visita emotiva a una instalación para ciegos, donde 20 personas esperaban por el grupo y aplaudieron a su llegada.

“Tenían preparada una presentación, un par de ellos tocaron música, bailaron juntos”, dijo Popper.

“La gente se abrazó. Hubo lágrimas por todas partes. Fue muy hermoso”.

Tales intercambios, dijo “hace que haya una diferencia en los norteamericanos y una diferencia en los cubanos. Así que espero que quizás un día ellos puedan ver el valor de lo que estamos haciendo”.

“Ellos” son los políticos norteamericanos y otros, principalmente exiliados cubanos en la Florida, que se oponen a un acercamiento con el gobierno dirigido por el presidente Raúl Castro y creen que los viajes de norteamericanos a Cuba ayudan al sistema comunista, cuya caída han esperado durante 50 años.

Según John McAuliff, que como jefe del Fondo parala Reconciliacióny Desarrollo defiende mejores relaciones EE.UU.-Cuba, ellos han luchado por preservar esa parte del embargo que impedían que casi todos los norteamericanos fueran a Cuba y del cual las nuevas regulaciones eliminan una gran parte,.

“En principio, el anuncio del presidente en enero significa que casi cualquier norteamericano con un serio interés en Cuba pueda visitarla”, dijo.

Entre otras cosas, las nuevas regulaciones permiten a los norteamericanos ir a Cuba por medio de agencias de viaje como Insight Cuba, que obtienen una licencia del gobierno para realizar “viajes con sentido”, lo cual significa que deben ser educacionales e interactivos con los cubanos.

“Nada de playa”, dijo Popper.

Los turistas estaban por toda Cuba esta semana.

Al arribar el pasado jueves, un participante elogió las virtudes de la apertura a los viajes.

“Es maravilloso que más personas puedan venir aquí, debido al hecho de que es persona a persona en vez de gobierno a gobierno. Creo que la gente tiene una manera de ponerse de acuerdo con una gran cantidad de problemas que los gobiernos no pueden hacer”, dijo el hombre, quien atendiendo a posibles sensibilidades políticas se identificó como James Bond.

Popper dijo que el gobierno cubano ha ayudado a organizar eventos para el grupo, incluyendo sesiones con funcionarios que respondieron “preguntas muy fuertes” de parte del grupo.

Los críticos han acusado que los viajeros recibirán una visión potable de Cuba, pero Popper mostró su desacuerdo. “No hay edulcoración ninguna”, dijo.

El gobierno cubano, que tiene gran necesidad de efectivo, da la bienvenida a más norteamericanos porque el turismo es un gran proveedor de dinero para la isla, pero también porque tiene la oportunidad de cambiar percepciones. Parece funcionar, porque él dice que casi todos los visitantes se marchan diciendo: “La vida en Cuba no está tan mal como yo pensaba”.

McAuliff estimó que un máximo de 100 000 norteamericanos irán a Cuba este año bajo las nuevas regulaciones.

Miembros cubano-americanos en el Congreso ya han propuesto legislación para echar atrás las regulaciones, así que queda por ver cuánto durará la existencia de viajes más libres.

LOS CUBANOS ANTICUBANOS.

Por Lázaro Fariñas*

Lázaro Fariñas

Hace muchos años atrás, publiqué un artículo en El Nuevo Herald de Miami en el que, refiriéndome a los exiliados derechistas de aquí, decía que estos habían empezado odiando al régimen revolucionario de La Habana y a sus dirigentes, para haber terminado odiando a Cuba y a su pueblo. Caigo en la pedantería de citarme a mí mismo al ver que nada ha cambiado a través de los años. El sector ultraderechista del auto llamado exilio cubano, no es anticastrista ni anticomunista, es, simplemente, anticubano. Bastan varios ejemplos para comprobar que lo que afirmo no es mentira, ni que al decirlo lo hago solamente para atacar ese sector de los cubanos que viven principalmente en los Estados Unidos, en España y algunos pocos en la isla. Todos apoyan la política agresiva de EEUU contra Cuba, y quieren que las tropas norteamericanas desembarquen en la isla, después de haber sido bombardeadas sus ciudades y población, tal y como sucedió en Irak y está sucediendo ahora en Libia. Apoyan el embargo que los Estados Unidos le han implementado a Cuba, que en muchos casos ha llegado a impedir que el gobierno de Cuba adquiera equipos médicos necesarios para salvar la vida de sus ciudadanos. Cuando el equipo nacional de béisbol o cualquier otro tipo de equipo deportivo de Cuba sale a competir en el extranjero, gritan a los cuatro vientos que quieren que estos sean derrotados. Cuando los artistas cubanos vienen a actuar en los Estados Unidos, critican y acusan al gobierno federal por haberle dado las visas para que puedan presentarse en este país. Cuando pueden, le hacen demostraciones frente a los lugares en que se presentan. Le tienen un odio visceral a Hugo Chávez y al gobierno venezolano, solamente porque este le suministra, a precio preferencial, el petróleo que los cubanos necesitan para poder alumbrarse y movilizarse. Aplaudieron y apoyaron a Pedro “El Breve”, aquel triste personaje que asumió la presidencia de Venezuela inmediatamente después del golpe de estado contra Chávez, por haber tomado, como primera medida, el cortarles los suministros petroleros a la isla. Se alegran cuando cualquier fenómeno atmosférico destruye propiedades y viviendas en el territorio nacional. Están haciendo todo lo posible para presionar al gobierno federal para que haga algo que impida que compañías extranjeras perforen pozos petroleros en las zonas que le pertenecen a Cuba en el Golfo de México y así los cubanos se liberen de la dependencia petrolera. Apoyan vehementemente la política de Posición Común de la Unión Europea hacia Cuba. Lograron forzar al gobierno de George Bush padre para que firmara la Ley Torricelli y a Bill Clinton para que hiciera lo mismo con la Ley Helms-Burton, ambas leyes que sirvieron para apretar más las medidas criminales que ahogaban al pueblo cubano en los momentos que el país había perdido a su principal socio comercial y se hundía en una crisis económica y social de gran envergadura que hizo aparecer enfermedades desconocidas en la población por falta de medicinas y alimentos. Quieren que los Estados Unidos suspendan los viajes familiares de los cubanos residentes en este país. Obligaron al presidente George W Bush a que redefiniera los lazos familiares, al impedir que un cubano fuera a la isla a ver a un primo o a un tío, afirmando que estos no eran familia cercana, además, que solo podían ver una madre, un padre o un hermano una vez cada tres años. Tan fue así, que en muchísimos casos las autoridades de este país le daban a escoger a los cubanos, ante la enfermedad de una madre o un padre, si quería verlos en el hospital o en la funeraria. Lograron que el que viajaba no pudiera llevarles más de trescientos dólares a los familiares en la isla. Buscan que deserten los médicos que cumplen misiones humanitarias en el exterior, ofreciéndoles visas para ingresar en USA. Creo que son suficientes ejemplos para demostrar la maldad de estos individuos que se pasan la vida llenándose la boca para decir que lo que quieren para la isla es la libertad y la democracia, cuando lo que verdaderamente desean, y han trabajado siempre para ello, es hundir al pueblo cubano en la miseria y en el hambre. Son profundamente anexionistas ya que quieren que Cuba sea una colonia de los Estados Unidos. Odian a Cuba y al pueblo cubano, por eso, que ni siquiera se deben ofender cuando se les acusa de anticubanos, porque eso es lo que son, cubanos anticubanos. *Periodista cubano residente en EEUU.

(Fuente: enviado por el autor a MARTIANOSHERMES)

#España: Más chacumbeles en #Madrid

Los exiliados cubanos que se opusieron al colonialismo español y los que más tarde lucharon contra los dictadores que desgobernaban la Isla al servicio de Estados Unidos, siempre llevaron con dignidad las consecuencias de dedicar cada centavo a la causa de Cuba. Símbolo de ello son las escaceses arrostradas por José Martí mientras organizaba expediciones para liberar su patria con el dinero aportado por humildes obreros cubanos, enfrentando el espionaje de España y los obstáculos impuestos a su labor por el gobierno norteamericano.

Vale la pena recordarlo, ahora que vuelven a llegar a Madrid “opositores” procedentes de Cuba, e inmediatamente comienzan a llorar miserias y reclamar dineros. Flaco favor les hace la agencia EFE al recoger sus quejas, aunque las mezcle con las consabidos lugares comunes contra el “régimen castrista”, dándole a estos nuevos Chacumbeles la oportunidad de desacreditarse ellos solitos.

(Tomado de el Blog: La Pupila Insomne)

A %d blogueros les gusta esto: