Noruega entierra a sus muertos, la policía interroga al autor de la matanza

OSLO — Noruega enterró este viernes a las primeras víctimas de la matanza de hace una semana en Oslo, cuyo autor confeso, el extremista Anders Behring Breivik, prestaba declaración ante la policía y será examinado por dos psiquiatras para determinar si es penalmente responsable.

Centenares de personas se congregaron en una iglesia de Nesodden, un municipio situado en la orilla del fiordo de Oslo, para despedir a Bano Rashid, una chica de 18 años de origen kurdo, que se encontraba junto a unas 600 personas de las juventudes socialistas en la isla de Utoya.

La adolescente, de largos cabellos castaños, llegó en 1996 a Noruega huyendo de Irak con su familia en busca de seguridad. Según los medios de comunicación, deseaba estudiar Derecho y convertirse en diputada.

“Bano había entendido los ideales de la democracia y sabía que el futuro de Noruega también dependía de ella”, contó el jefe de la diplomacia, Jonas Gahr Stoere.

Rashid es una de las 68 personas, principalmente jóvenes, que perecieron en Utoya. Otra víctima, Ismail Haji Ahmed, un chico de 19 años, perteneciente a una minoría étnica, también fue enterrado el viernes.

Behring Breivik, un extremista de derecha que se declara en una cruzada contra la “invasión musulmana” en Europa, reconoció ser el autor del tiroteo y del atentado con coche bomba contra una sede del gobierno, que provocó la muerte de ocho personas.

El noruego, de 32 años, empezará a ser examinado a partir de la próxima semana por dos psiquiatras que deberán concluir “de aquí al 1 de noviembre” si puede ser juzgado, declaró el contralor de la policía, Paal-Fredrik Hjort Kraby.

“Tendremos que dejar a los profesionales que decidan”, aseguró en una rueda de prensa.

Esta semana, el abogado de Behring Breivik, Geir Lippestad, dijo que los atentados indican que su cliente es un “demente”.

El autor confeso de los hechos, que se encuentra en prisión preventiva en una cárcel de máxima seguridad, fue interrogado por segunda vez el viernes en la sede de la policía en Oslo, adonde llegó en un vehículo blindado con las ventanas cubiertas por plásticos para ser protegido de los objetivos de las cámaras.

Según Hjort Kraby, no se esperaba obtener ningún elemento nuevo durante este interrogatorio, principalmente técnico.

Para los investigadores, es cada vez más evidente que Behring Breivik actuó solo, tal y como afirma, pese a haber citado la existencia de “otras dos células en Noruega” y de “varias células en el extranjero”.

“Hasta ahora, no tenemos ninguna información o indicación de que haya tenido cómplices o de que haya otras células en Europa”, afirmó el miércoles a la AFP Janne Kristiansen, directora del Servicio de seguridad de la policía (PST).

En una entrevista con el diario New York Times, el británico Paul Ray, a quien Behring Breivik ve como su “mentor”, denunció este viernes los sangrientos ataques de Noruega, que calificó como “realmente diabólicos”.

Según Lippestad, citado este viernes por el diario Aftenposten, el autor confeso planeaba otros atentados para el 22 de julio que no tuvieron lugar por razones que el abogado no ha revelado.

Banderas a media asta, calles repletas de flores, camisetas con el lema “Oslove”… Una semana después del drama, Noruega sigue conmocionada por los atentados, los peores cometidos en suelo noruego desde la Segunda Guerra Mundial.

El jefe del gobierno de Noruega, Jens Stoltenberg, quien ha sido elogiado por su gestión de la crisis, aseguró ver en los jóvenes socialistas, que han perdido a seres queridos en el tiroteo, a “héroes” que “responden al odio con su amor”.

A %d blogueros les gusta esto: