Cuba: Equipo de béisbol de Villa Clara se coronó campeón de la LII Serie Nacional

Los Naranjas se coronan reyes de la pelota cubana tras 18 años de espera al vencer a Matanzas en el quinto juego de la gran final

Equipo de béisbol de Villa Clara se coronó en la noche de este martes campeón de la LII Serie Nacional tras derrotar a Matanzas.

Equipo de béisbol de Villa Clara se coronó en la noche de este martes campeón de la LII Serie Nacional tras derrotar a Matanzas.

Por: Raiko Martín

SANTA CLARA.— La lluvia solo pospuso la fiesta. Más nada, ni nadie, pudo evitar la «explosión naranja», el grito de toda una provincia tantas veces ahogado. Villa Clara, con absoluto merecimiento, es desde este martes el nuevo campeón del béisbol cubano gracias a una espectacular victoria que sentenció su serie frente a los aguerridos Cocodrilos de Matanzas.

Se consagraron los dirigidos por Ramón Moré de la mejor forma posible: frente a los miles de aficionados —entre quienes estuvo René González Sehwerert, Héroe de la República de Cuba, junto a su familia— que volvieron a repletar el graderío del estadio Augusto César Sandino de esta ciudad, para ser cómplices directos de la coronación.

Caía la tarde, y sin rastros de las inoportunas precipitaciones, matanceros y villaclareños saltaron al diamante con similares objetivos: los anfitriones el triunfo definitorio; los visitantes el éxito de la supervivencia.

«Mordieron» primero los yumurinos con el largo y solitario cuadrangular de Ariel Sánchez ante los envíos del zurdo Misael Siverio —otra vez tibio en el arranque—, quien sorteó con dificultades el camino hasta el quinto episodio.

Pero los locales armaron el contrataque en el segundo inning a partir de una polémica decisión arbitral. Una más y no la única de la noche. El intento de sacrificio de Dairon Varona, según el principal, fue sacado hacia zona foul por el abridor Joel Suárez, y los naranjas pusieron hombres en primera y segunda. Entonces cumplió Danel Castro con la misión de adelantar a los corredores, y tras el boleto intencional a Pestano para llenar las almohadillas, Andy Sarduy dejó caer una suave línea en lo corto del jardín derecho para fletar el empate y la ventaja.

Poquísimo duró esa diferencia porque el hit de Lázaro Herrera, el doblete de Santoya y el fly de sacrificio de Yadiel Hernández se sumaron para lograr un equilibrio en la balanza que peligró en la siguiente entrada.

Fue cuando, con las bases llenas y un solo out, Moré echó mano a Jonder Martínez, su salvavidas para todas las tormentas. Gracial le conectó un fly a la pradera derecha, Heredia intentó convertirlo en sacrificio con una endemoniada carrera desde tercera, pero el árbitro Juan de Dios León se lo impidió.

Solo un minuto después, y tres tomas de cámara lenta mediante, quedó clara la validez del esfuerzo del jardinero matancero. Era lo peor que podía pasarle al partido.

Sin embargo, una noche así merecía mejor suerte, y ese guiño de la fortuna sucedió en la parte baja del sexto capítulo, cuando Danel empujó la ventaja y dejó las bases llenas, una escena lista para el delirio.

El Sandino completo aguardaba desde hace rato por el desenlace de una novela con muchos meses de argumento. Y Ariel Pestano, sin dudas el jugador fetiche de la afición local, el que unas veces a gritos y otras veces a puros lances tira del carro naranja, le desapareció la pelota por el jardín izquierdo al relevista Maykel Martínez. Lo que siguió fue, simplemente, indescriptible.

Hay que reconocer que si el campeonato se decidiera por garra y deseos, el equipo de Matanzas fuera el campeón indiscutible. La tropa de Víctor Mesa, una vez más, se negó a bajar los brazos. Intentó la remontada y le descontó tres a Jonder, quien a pesar de esto recibió toda la confianza para lanzar los últimos outs de la temporada. Lo del diestro artemiseño también merece grandes titulares.

Para agrandar aún más el jolgorio —si eso fuera posible— Andy Sarduy puso el puntillazo con otro solitario vuelacercas. Después del último lance, sucedió lo inevitable. Un mar de pueblo inundó la grama y levantó en brazos a sus campeones. Y esta ciudad fue más Naranja que nunca.

Ganó: J. Martínez (8-5) Perdió: J. Suárez (15-5) HR: A. Sánchez, A. Pestano, A. Sarduy

http://www.juventudrebelde.cu/

Venezuela: Me dijeron que había muerto y hoy lo vi…MULTIPLICADO EN MILLONES

VENEZUELA-CHAVEZ-DEATH-FUNERAL-SUPPORTERS

Me dijeron que era como Hitler pero nunca lo vi asesinando niños o pueblos. Me dijeron que era un dictador pero lo vi ganar 17 elecciones masivamente, en Paz, con apoyo y reconocimiento del mundo entero. Me dijeron que tenía presos políticos y lo que vi fue cómo perdonó e indultó a quienes le dieron un Golpe de Estado y lo secuestraron un 11 de abril. Me dijeron que era un totalitario y lo vi aceptar los resultados del referéndum del 2007 y de paso aceptar que legalmente el TSJ dijera que no hubo Golpe el 11 de abril del 2002. Lo vi apoyar la pluridad de partidos e incentivar la creación del Gran Polo Patriótico.  Me dijeron que era violento en su discurso y escuche a otros llamarlo mico-mandante, simio, sapo o negro marginal y en lugar de esos abrazaba ancianos, homosexuales, afrodescendientes e indígenas. Me dijeron despectivamente que era un caudillo y lo vi darle oportunidad de educación, tierra, salud y vivienda a la gente. Me dijeron que golpeaba a las mujeres y lo escuché declararse feminista. Me dijeron que era un payaso y lo escuche cantar con Silvio Rodríguez y hasta en un filme de Oliver Stone. Me dijeron que regalaba el dinero y gracias a él lo que vi fue caer al ALCA y surgir acuerdos de amor y trabajo entre pueblos hermanos que se conformaron en la ALBATCP, PETROCARIBE, UNASUR, CELAC…Me dijeron que tenía el poder de los medios y vi cómo los medios construían lo que les cuento que me dijeron. Me dijeron que era populista (como un defecto imperdonable) y lo que vi fue cómo le dio el PODER al PUEBLO. Me dijeron que estaba loco y lo ví devolverle la independencia a su patria. Me dijeron que había muerto y hoy lo vi…MULTIPLICADO EN MILLONES. ¡Hasta siempre comandante!

Tomado de Facebook

Ex alcalde de Miami se transformó en el hazmerreír del pueblo

Carlos Álvarez, el ex alcalde del área metropolitana de Miami.

Carlos Álvarez, el ex alcalde del área metropolitana de Miami.

Carlos Álvarez, el ex alcalde del área metropolitana de Miami, parecía desaparecido de la faz de la tierra desde que en marzo de 2011 fue expulsado de su despacho por favorecer a sus colaboradores más cercanos y decretar un aumento de impuestos espectacular a las propiedades residenciales publicó El Mundo de España.

Pero esta semana se supo que durante todo este tiempo, libre de sus mundanas preocupaciones por la comunidad, Álvarez se dedicó a cuidar de su físico . La sorpresa cayó como un jarro de agua fría sobre la sociedad local cuando el diario ‘The Miami Herald’ reveló que el ex alcalde había vencido un concurso regional de ‘fisioculturismo’ en la ciudad de West Palm Beach, al norte de Miami, y se encuentra en la recta para competir en la categoría de ‘hombres mayores de 60 años ‘, en pruebas nacionales.

Álvarez, de 61 años, es de origen cubano y toda su vida se desarrolló dentro de la comunidad exiliada, conservadora en la política y en la moral . Y la reacción a la noticia no se hizo esperar. Tan pronto el diario comenzó a circular, el ex alcalde se transformó en el hazmerreír del pueblo.

“Y con lo serio que parecía… ¿Que dirá su familia?”, fue la respuesta de Laurinda Pereira, de 71 años, cuando El Mundo.es la sorprendió en un supermercado de la Pequeña Habana con la imagen impresa en el periódico. Lo que más impresionó a la enérgica anciana fue la poca ropa con que Álvarez se presentó al concurso . “Eso es cosa de mujer”, sentencia.

En medio de la crisis económica, sus detractores se molestaron con el hecho de que mantuvo los altos sueldos de sus colegas policías . Además, en medio de toda la polémica, fue chocante saber que Álvarez decidiera comprar un BMW Gran Turismo para su uso personal y con fondos públicos , cuando disponía ya de dos camionetas blindadas CMC con chófer y guarda espaldas. Dos semanas después de comprarlo, chocó y, naturalmente, los contribuyentes tuvieron que pagar la reparación del coche.

Fue así como desapareció hace casi dos años, para reaparecer esta semana medio desnudo arriba de una tarima y moviendo músculos. “Es que no hay forma de parar de reír. Que bien la tenia escondida el hombre”, admite Julián Santos, en medio de un grupo de amigos con quien todas las tardes acude al café Versailles. El Versailles es una especie de cuartel-general del exilio, donde se forman improvisadas tertulias que abordan lo humano y lo divino. Hace casi una semana que los parroquiano no dejan de hablar de otra cosa que no sea la‘encuerazón’ del alcalde, haciendo gala de esa habilidad única que tienen los cubanos para inventar palabras .

A %d blogueros les gusta esto: