Ecuador: Correa llama a sus seguidores a movilizarse para defender al Gobierno ante protestas opositoras

ecuador_seguidores

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, instó a sus simpatizantes a movilizarse para defender la Revolución Ciudadana frente a las recientas protestas opositoras.

“Con las movilizaciones, debemos demostrar que somos más, muchísimos más”, precisó el sábado el mandatario ecuatoriano en su informe semanal de labores, que se desarrolló en la ciudad portuaria de Guayaquil (suroeste).

Recordando la violenta protesta de un grupo de manifestantes que intentó llegar el pasado jueves a la sede gubernamental en el Palacio de Carondelet en Quito, la capital, Correa alertó que los militantes del gobernante partido Alianza País deben actuar más rápido ante las marchas opositoras.

Tras criticar implícitamente el retraso de los seguidores del Gobierno en llegar a la Plaza Grande en Quito para respaldar al proyecto social conocido como Revolución Ciudadana, el jefe de Estado ecuatoriano tachó de fracaso las marchas opositoras del jueves en varias ciudades del país.

Asimismo, el dignatario puso de relieve que el rechazo de sus opositores a los proyectos de ley de herencia y plusvalía es solo un pretexto, ya que, prosiguió, los detractores buscan en estas marchas “un golpe de Estado”.

En este sentido, mostró un vídeo que circula a través de las redes sociales donde se exhorta a los agentes policiales a unirse a las violentas marchas antigubernamentales.

Al insistir una vez más en el hecho de que un aumento del impuesto a las herencias y a la plusvalía afectaría solo al sector más rico, y a los especuladores, el mandatario volvió a expresar su disposición de retirar las iniciativas, si se confirman que azotarán a los pobres o la clase media.

“Si me demuestran que las leyes de herencia y plusvalía afectan a los pobres y a la clase media, las retiro definitivamente”, puntualizó.

Desde el 5 de junio, fecha en la que el Gobierno ecuatoriano presentó un proyecto de ley ante la Asamblea Nacional, diferentes ciudades del país han sido testigo de movilizaciones, tanto a favor como en contra del gobierno.

Según el Ejecutivo ecuatoriano, los proyectos de ley que sirven para cargar las riquezas (herencias) y las ganancias extraordinarias (plusvalía) con nuevos impuestos, ayudarán en un futuro próximo a combatir los niveles de pobreza extrema.

El presidente, quien asegura haber sacado de la pobreza a 1,3 millones de personas desde que asumió el poder en 2007, defiende la iniciativa como parte de su lucha para “redistribuir la riqueza” y “democratizar la propiedad”.

(Tomado de aporrea)

Detienen a tres generales por planear golpe de Estado en Venezuela

El mandatario rechazó lo que denomina una constante guerra psicológica de la extrema derecha. (Foto: teleSUR)

El mandatario rechazó lo que denomina una constante guerra psicológica de la extrema derecha. (Foto: teleSUR)

La captura de los generales conspiradores se produjo gracias a las denuncias de miembros de la FANB, quienes informaron que se les convocó a un golpe de Estado. El grupo, que tenía contacto con los sectores más violentos de la oposición, pretendía alzar a la aviación contra el Gobierno legítimo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este martes la detención de tres generales de la Aviación, aliados a la extrema derecha venezolana, que planeaban ejecutar un golpe de Estado al gobierno democrático.

“Capturamos a tres generales de la aviación que pretendían alzar la Fuerza Aérea contra el Gobierno legítimamente constituido. Están a la orden de los tribunales militares”, informó el mandatario en reunión con los cancilleres de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur).

La captura de los generales fue producto de la poderosa moral de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, quienes denunciaron que se les convocó a un golpe de Estado, agregó Maduro, al tiempo que informó que este grupo de generales “tenían contacto con los sectores de más violentos de la oposición”.

Estos generales “afirmaban que esta semana iba a ser la semana decisiva” apuntó el mandatario quien lamentó que la carrera de estos oficiales quedara destruida por estar “escuchando consejos de quienes quieren destruir la democracia”.

El mandatario resaltó que en Venezuela está garantizado plenamente el derecho a la participación política y a la protesta pacífica pero hay en marcha “un plan para desestabilizar el país y para justificar un golpe de Estado y un magnicidio. Algunos sueñan con la intervención militar de una potencia extranjera”, lamentó.

Maduro reiteró el llamado al diálogo a la oposición venezolana, “yo sigo ratificando que queremos el camino de la paz y de la verdad. Se han creado los instrumentos y uno de los objetivos es fortalecer los diálogos de paz, los diálogos para el respeto a la Constitución y a la democracia”.

 

Argentina retiró a su embajador en Paraguay

Cristina Fernández, Presidenta de Argentina. Foto archivo Agencias

Este sábado, la República de Argentina retiró a su embajador en Paraguay, Rafael Romá, después que el Congreso paraguayo destituyera a Fernando Lugo de la presidencia, así fue informado a través de un comunicado de la Cancillería argentina.

“Frente a los graves acontecimientos institucionales ocurridos en la República del Paraguay que culminaron con la destitución del Presidente Constitucional Fernando Lugo y la ruptura del orden democrático, el Gobierno argentino ha dispuesto el inmediato retiro de su embajador en Asunción”, inicó el comunicado de acuerdo con un despacho de El Clarín.

El texto aclara que la representación diplomática “quedará a cargo de un encargado de negocios hasta que se restablezca el orden democrático”.

La presidenta argentina Cristina Fernández escribió a través de su cuenta en twitter que “lo sucedido es un ataque directo a las instituciones” y reiteró que “Argentina no va a convalidar el golpe (de Estado) en Paraguay”.

Esta decisión es partir de la destitución de Lugo, luego de que fuese sometido a un juicio político y fuera destituido por el senado paraguayo.

Condena Cuba golpe de Estado contra presidente paraguayo

(PL) El gobierno cubano condenó hoy el golpe de Estado producido en Paraguay contra el mandato constitucional de Fernando Lugo, de acuerdo con una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según el texto, difundido en el Noticiero Nacional de Televisión, el país caribeño no reconoce autoridad alguna que no emane del sufragio legítimo y el ejercicio de la soberanía por parte del pueblo paraguayo.

Este golpe se suma a la larga lista de atentados contra la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos, siempre realizados por las oligarquías con la autoría, complicidad o tolerancia del gobierno de Estados Unidos, manifiesta el documento.

Cuba denuncia, expresa, que después de décadas de sangrientas dictaduras militares que asesinaron cientos de miles de personas, y ejercieron el terrorismo de Estado y la tortura con plena impunidad, esta estrategia violenta y antidemocrática ha sido retomada con métodos clásicos o nuevos.

La declaración recuerda el golpe militar y luego petrolero contra Venezuela, el intento desestabilizador y secesionista contra el estado plurinacional de Bolivia, el golpe militar contra las fuerzas progresistas de Honduras y el intento de golpe contra la revolución ciudadana de Ecuador.

Hechos como este pretenden frenar los procesos de cambio progresistas y de genuina integración latinoamericana y caribeña en Nuestra América, apunta.

El comunicado afirma que Cuba mantendrá la colaboración médica estrictamente humanitaria para el servicio a la población de ese país, por lo que el Centro Oftalmológico María Auxiliadora, en el que se han atendido 18 mil paraguayos, continuará sus labores mientras sea necesario.

@reflexionfidel: Entre la emigración y el crimen

Los latinoamericanos no son criminales natos ni inventaron las drogas.

Los aztecas, los mayas, y otros grupos humanos precolombinos de México y Centroamérica, por ejemplo, eran excelentes agricultores y ni siquiera conocían el cultivo de la coca.

Los quechuas y aymaras fueron capaces de producir nutritivos alimentos en perfectas terrazas que seguían las curvas de nivel de las montañas. En altiplanos que sobrepasaban a veces los tres y cuatro mil metros de altura, cultivaban la quinua, un cereal rico en proteínas, y la papa.

Conocían y cultivaban también la planta de coca, cuyas hojas masticaban desde tiempos inmemorables para mitigar el rigor de las alturas. Se trataba de una costumbre milenaria que los pueblos practican con productos como el café, el tabaco, el licor u otros.

La coca era originaria de las abruptas laderas de los Andes amazónicos. Sus pobladores la conocían desde mucho antes del Imperio Inca, cuyo territorio, en su máximo esplendor, se extendía en el espacio actual del Sur de Colombia, todo Ecuador, Perú, Bolivia, el Este de Chile, y el Noroeste de Argentina; que sumaba cerca de dos millones de kilómetros cuadrados.

El consumo de la hoja de coca se convirtió en privilegio de los emperadores Incas y de la nobleza en las ceremonias religiosas.

Al desaparecer el Imperio tras la invasión española, los nuevos amos estimularon el hábito tradicional de masticar la hoja para extender las horas de trabajo de la mano de obra indígena, un derecho que perduró hasta que la Convención Única sobre Estupefacientes de Naciones Unidas prohibió el uso de la hoja de coca, excepto con fines médicos o científicos.

Casi todos los países la firmaron. Apenas se discutía cualquier tema relacionado con la salud. El tráfico de cocaína no alcanzaba entonces su enorme magnitud actual. En los años transcurridos se han creado gravísimos problemas que exigen análisis profundos.

Sobre el espinoso tema de la relación entre la droga y el crimen organizado la propia ONU afirma delicadamente que “Latinoamérica es ineficiente en el combate al crimen.”

La información que publican distintas instituciones varía debido a que el asunto es sensible. Los datos a veces son tan complejos y variados que pueden inducir a confusión. De lo que no cabe la menor duda es que el problema se agrava aceleradamente.

Hace casi un mes y medio, el 11 de febrero de 2011 un informe publicado en la Ciudad de México por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de ese país, ofrece interesantes datos sobre las 50 ciudades más violentas del mundo, por el número de homicidios ocurridos en el año 2010. En él se afirma que México reúne el 25% de ellas. Por tercer año consecutivo la número uno corresponde a Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

A continuación expone que “…ese año la tasa de homicidios dolosos de Juárez fue 35% superior a la de Kandahar, Afganistán ―la número dos en el ranking― y 941% superior a la de Bagdad…”, es decir, casi diez veces superior a la capital de Irak, ciudad que ocupa el número 50 de la lista.

Casi de inmediato añade que la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras, ocupa el tercer lugar con 125 homicidios por cada 100 000 habitantes; siendo solo superada por Ciudad Juárez, en México, con 229; y Kandahar, Afganistán, con 169.

Tegucigalpa, Honduras, ocupa el sexto con 109 homicidios, por cada 100 000 habitantes.

De este modo se puede apreciar que Honduras, la de la base aérea yanki de Palmerola, donde se produjo un Golpe de Estado ya bajo la presidencia de Obama, tiene dos ciudades entre las seis en que se producen más homicidios en el mundo. Ciudad de Guatemala alcanza 106.

De acuerdo a dicho informe, la ciudad colombiana de Medellín, con 87.42 figura también entre las más violentas de América y el mundo.

El discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Salvador, y su posterior conferencia de prensa, me condujeron al deber de publicar estas líneas sobre el tema.

En la Reflexión de marzo 21 le critiqué su falta de ética al no mencionar en Chile siquiera el nombre de Salvador Allende, un símbolo de dignidad y valentía para el mundo, quien murió como consecuencia del golpe de Estado promovido por un Presidente de Estados Unidos.

Como conocía que al día siguiente visitaría El Salvador, un país centroamericano símbolo de las luchas de los pueblos de nuestra América que más ha sufrido como consecuencia de la política de Estados Unidos en nuestro hemisferio, dije: “Allí tendrá que inventar bastante, porque en esa hermana nación centroamericana, las armas y los entrenadores que recibió de los gobiernos de su país, derramaron mucha sangre.”

Le deseaba buen viaje y “un poco más de sensatez.” Debo admitir que en su largo periplo, fue un poco más cuidadoso en el último tramo.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero era un hombre admirado por todos los latinoamericanos, creyentes o no creyentes, así como los sacerdotes jesuitas cobardemente asesinados por los esbirros que Estados Unidos entrenó, apoyó y armó hasta los dientes. En El Salvador, el FMLN, organización militante de izquierda, libró una de las luchas más heroicas de nuestro continente.

El pueblo salvadoreño le concedió la victoria al Partido que emergió del seno de esos gloriosos combatientes, cuya historia profunda no es hora de construir todavía.

Lo que urge es enfrentar el dramático dilema que vive El Salvador, del mismo modo que México, el resto de Centroamérica y Suramérica.

El propio Obama expresó que alrededor de 2 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, lo cual equivale al 30% de la población de ese país. La brutal represión desatada contra los patriotas, y el saqueo sistemático de El Salvador impuesto por Estados Unidos, obligó a cientos de miles de salvadoreños a emigrar a aquel territorio.

Lo nuevo es que, a la desesperada situación de los centroamericanos, se une el fabuloso poder de las bandas terroristas, las sofisticadas armas y la demanda de drogas, originadas por el mercado de Estados Unidos.

El Presidente de El Salvador en el breve discurso que precedió al del visitante, expresó textualmente: “Le insistí que el tema del crimen organizado, la narcoactividad, la inseguridad ciudadana no es un tema que ocupe sólo a El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua y ni siquiera México o a Colombia; es un tema que nos ocupa como región, y en ese sentido estamos trabajando en la construcción de una estrategia regional, a través de la Iniciativa CARFI.”

“…le insistí, en que este es un tema que no sólo debe ser abordado desde la perspectiva de la persecución del delito, a través del fortalecimiento de nuestras policías y nuestros ejércitos, sino que también enfatizando en las políticas de prevención del delito y por lo tanto, la mejor arma para combatir en sí la delincuencia, en la región, es invirtiendo en políticas sociales.”

En su respuesta el mandatario norteamericano dijo: “El Presidente Funes se ha comprometido a crear más oportunidades económicas aquí en El Salvador para que la gente no sienta que debe enrumbarse al norte para mantener a su familia.”

“Sé que esto es especialmente importante para los aproximadamente 2 millones de salvadoreños que están viviendo y trabajando en Estados Unidos.”

“…puse al día al Presidente sobre las nuevas medidas de protección al consumidor que promulgué, que les dan a las personas más información y aseguran que sus remesas en efecto les lleguen a sus seres queridos en casa.

“Hoy, también estamos lanzando un nuevo esfuerzo para hacerles frente a los narcotraficantes y pandillas que han causado tanta violencia en todos los países, especialmente aquí en Centroamérica.”

“…dedicaremos $200 millones a apoyar los esfuerzos aquí en la región, lo que incluye hacerles frente […] a las fuerzas sociales y económicas que impulsan a los jóvenes hacia la criminalidad. Ayudaremos a reforzar los tribunales, los grupos de la sociedad civil y las instituciones que defienden el estado de derecho.”

No necesito una palabra más para expresar la esencia de una situación dolorosamente triste.

La realidad es que muchos jóvenes centroamericanos han sido conducidos por el imperialismo a cruzar una rígida y cada vez más infranqueable frontera, o prestar servicios en las bandas millonarias de los narcotraficantes.

¿No sería más justo ―me pregunto― una Ley de Ajuste para todos los latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya casi medio siglo? ¿Seguirá creciendo hasta el infinito el número de personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos y las decenas de miles que ya están muriendo cada año en los pueblos a los que usted ofrece una “Alianza Igualitaria”?

Fidel Castro Ruz

Marzo 25 de 2011

8 y 46 p.m.

A %d blogueros les gusta esto: