Invasión de EE.UU. a Panamá: un enfoque diferente

invasion-a-panama-hace-20-annos-09Las esperanzas de que la mala yerba que cubre la memoria histórica de Panamá sea cortada y resplandezca su verdad, se ha renovado después de un cuarto de siglo de tergiversaciones en la conmemoración de los 25 años de la invasión militar de Estados Unidos.

Esa afirmación no se basa en el hecho de que este año haya sido más masiva la presencia del pueblo panameño en los actos por la efemérides, tanto en los oficiales como en los populares, incluida la Marcha Negra hacia el barrio héroe y mártir de El Chorrillo, sino en los conceptos que resurgen con la fuerza del tiempo.

Los Familiares de los Caídos, el Comité del Barrio Mártir de El Chorrillo, sindicalistas, estudiantes, educadores, organismos de derechos humanos y organizaciones sociales, han exigido que se proclame el 20 de diciembre como Día de Duelo Nacional y parece que más temprano que tarde lo van a lograr.

Por lo pronto, se logró dar un gran paso inédito hasta ahora, y fue que el presidente de la República, Juan Carlos Varela, casi todos los integrantes de su gobierno, y el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, participaran en la conmemoración.

Y no es que la presencia de ambos sea valorada solo como un triunfo y un reconocimiento de la lucha y perseverancia de los familiares para enfrentar el olvido a que los gobiernos anteriores han querido someter a las víctimas de la invasión, sino al firme compromiso expresado de investigar a fondo los verdaderos objetivos de la invasión.

Varela ha dicho que llegó el momento de sanar esa herida, un tajo mortal oculto bajo toneladas de chatarra política, pero dolorosamente abierta, que solamente se puede cerrar dejándola primero al descubierto para poder llegar a la verdad, y quien únicamente la puede encontrar es el pueblo panameño.

Es cierto que el presidente Varela no usó de la palabra en el acto, pero dijo que las demandas de familiares y víctimas de la invasión eran factibles y nombraría una comisión para estudiarlas que la encabeza la vicepresidenta y canciller, Isabel de Saint Malo.

Allí empezará oficialmente, y eso es algo inédito también, la investigación de qué y por qué de aquella horrible e impune matanza de los vecinos de un barrio humilde como El Chorrillo o San Miguelito, y no el insultante e increíble argumento de que fue para capturar al dictador Manuel Antonio Noriega por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Como acaba de decir Noriega, cuya responsabilidad histórica es haberse convertido en cabeza de turco para justificar la masacre, no fue una invasión, sino un asalto porque Panamá ya estaba invadido con las 14 bases militares norteamericanas.

Hasta ahora los ejecutores directos del holocausto que puede haber cobrado más de tres mil víctimas, aunque jamás se sabrá cuántos en realidad murieron, no han sentido sobre sus almas ni siquiera el peso de la crítica, y el presidente George H. W. Bush, al igual que su hijo, se permitieron incluso repetir en Irak de forma multiplicada, el asesinato masivo cometido en Panamá.

Que Varela sea el primer mandatario en honrar oficialmente a los caídos en la invasión, marca la esperanza de que aquel intento de Ricardo Martinelli y su exministra de Educación Lucy Molinar de borrar la memoria histórica al eliminar la materia Relaciones de Estados Unidos y Panamá junto a la transformación curricular, quede sepultado y prevalezca la verdad.

( Tomado de Prensa Latina )

Las ilusiones de Stephen Harper

Creo, sin ánimo de ofender a nadie, que así se llama el Primer Ministro de Canadá. Lo deduzco de una declaración publicada el “Miércoles Santo” por un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país. Son casi 200 los Estados, supuestamente independientes, que integran la Organización de Naciones Unidas. Constantemente cambian o los cambian. Muchos son personas honorables y amigos de Cuba, pero no es posible recordar los detalles de cada uno de ellos.

En la segunda mitad del siglo XX tuve el privilegio de vivir años de intenso aprendizaje, y apreciar que los canadienses, ubicados en el extremo norte de este hemisferio, fueron siempre respetuosos de nuestro país. Invertían en esferas de su interés y comerciaban con Cuba, pero no intervenían en los asuntos internos de nuestro Estado.

El proceso revolucionario iniciado el 1º de Enero de 1959 no implicó medidas que afectaran sus intereses, los cuales fueron tomados en cuenta por la Revolución en el mantenimiento de relaciones normales y constructivas con las autoridades de aquel país donde se llevaba a cabo un intenso esfuerzo por su propio desarrollo. No fueron, por tanto, cómplices del bloqueo económico, la guerra, y la invasión mercenaria que Estados Unidos aplicó contra Cuba.

En mayo de 1948, año en que se creó la OEA, institución de bochornosa historia que dio al traste con lo poco que ya quedaba del sueño de los libertadores de América, Canadá estaba lejos de pertenecer a la misma. Ese status se mantuvo durante más de 40 años, hasta 1990. Algunos de sus líderes nos visitaron. Uno de ellos fue Pierre Elliott Trudeau, brillante y valiente político, muerto prematuramente, a cuyo sepelio asistimos en nombre de Cuba.

Se supone que la OEA sea una organización regional integrada por los Estados soberanos de este hemisferio. Tal afirmación, como otras muchas de consumo diario, encierra un gran número de mentiras. Lo menos que podemos hacer es estar conscientes de las mismas, si se preserva el espíritu de lucha y la esperanza de un mundo más digno.

Se supone que la OEA sea una organización panamericana. Un país cualquiera de Europa, África, Asia o de Oceanía, no podría pertenecer a la OEA por poseer una colonia, como Francia en Guadalupe; o los Países Bajos, en Curazao. Pero el colonialismo británico no podía definir el status de Canadá, y explicar si era una colonia, una república, o un reino.

El Jefe de Estado en Canadá es la Reina de Inglaterra Isabel II, aunque esta deposite sus facultades en un Gobernador General designado por ella. De ese modo cabe preguntar si el Reino Unido es también parte de la OEA.

A su vez, el honorable Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá no se atreve a decir si apoya o no a la Argentina en el espinoso tema de las Malvinas. Expresa solo beatíficos deseos de que reine la paz entre los dos países, pero allí Gran Bretaña posee la mayor base militar fuera de su territorio que viola la soberanía Argentina, no se excusó por haber hundido el Belgrano que estaba fuera de las aguas jurisdiccionales establecidas por ellos mismos y provocó el sacrificio inútil de cientos de jóvenes que cumplían su servicio militar. Hay que preguntarle a Obama y a Harper qué posición van a adoptar frente al justísimo reclamo de que se reintegre la soberanía de Argentina sobre las islas, y se deje de privarla de los recursos energéticos y pesqueros que tanto necesita para el desarrollo del país.

Me asombré realmente cuando profundicé en los datos de las actividades de las transnacionales canadienses en América Latina. Conocía el daño que los yanquis le imponían al pueblo de Canadá. Obligaban al país a buscar el petróleo extrayéndolo de grandes extensiones de arena impregnadas de ese líquido, ocasionando un daño irreparable al medio ambiente de ese hermoso y extenso país.

El daño increíble era el que las empresas canadienses especializadas en búsqueda de oro, metales preciosos y material radioactivo ocasionaban a millones de personas.

En un artículo publicado en el sitio web Alainet hace una semana, suscrito por una ingeniera en Calidad Ambiental,que nos introduce más detalladamente en la materia que incontables veces se ha mencionado como uno de los principales azotes que golpea a millones de personas.

“Las empresas mineras, el 60% de las cuales son de capital canadiense, trabajan bajo la lógica de aprovechamiento máximo, a bajo costo y corto tiempo, condiciones que son aún más ventajosas sí, en el sitio donde se instalan, se pagan mínimos ingresos tributarios y existen muy pocos compromisos ambientales y sociales…”

“Las leyes de minería de nuestros países […] no incluyen obligaciones y metodologías para el control de impactos ambientales y sociales.”

“…los ingresos tributarios que las empresas mineras pagan a los países de la región son en promedio no más del 1.5% de los ingresos obtenidos.”

“La lucha social en contra de la minería, especialmente la metálica, ha venido creciendo a medida que generaciones enteras han visualizado los impactos ambientales y sociales…”

“Guatemala tiene una fuerza de resistencia ante los proyectos mineros que es admirable, gracias a la apropiación que tienen los pueblos indígenas del valor de sus territorios y sus recursos naturales como herencias ancestrales invaluables. Sin embargo, en los últimos 10 años, las consecuencias de esa lucha se han visualizado en el asesinato de 120 activistas y defensores de los Derechos Humanos.”

En el mismo artículo se va señalando lo que ocurre en El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, con cifras que obligan a pensar profundamente en gravedad y el rigor del saqueo despiadado que se va cometiendo contra los recursos naturales de nuestros países e hipotecando el futuro de los latinoamericanos.

La presencia de Dilma Rousseff, de regreso a su país, con escala en Washington, servirá para que Obama se persuada de que aunque algunos se refocilan pronunciando melosos discursos, Latinoamérica está lejos de ser un coro de países demandando limosnas.

Las guayaberas que usará Obama en Cartagena es uno de los grandes temas de las agencias noticiosas: “Edgar Gómez […] ha diseñado una para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que la exhibirá durante la Cumbre de las Américas”, nos cuenta la hija del diseñador, y añade: “Se trata de una guayabera blanca, sobria y con un trabajo manual más notorio de lo habitual…”.

De inmediato la agencia de noticia agrega: “Esta camisa caribeña tiene su origen en las orillas del río Yayabo, en Cuba, por eso inicialmente se llamaban yayaberas…”.

Lo curioso, amables lectores, es que Cuba está prohibida en esa reunión; pero las guayaberas, no. ¿Quién puede aguantar la risa? Hay que correr para avisarle a Harper.

Fidel Castro Ruz

Abril 8 de 2012

8 y 24 p.m.

Fuerzas extranjeras planean invasión por vía terrestre a Libia

Las fuerzas colonialistas elaboran un plan de operación terrestre en Libia, la que puede comenzar a finales de abril, informó este viernes la agencia rusa de noticias RIA Novosti quien citó a “una alta fuente del servicio de inteligencia ruso”.

“Según información que llega por diversos canales, los países de la Otan, con la más activa participación de EE UU y Gran Bretaña, están elaborando un plan para lanzar operación terrestre en territorio de Libia. Es de suponer que tal operación pueda comenzar si la coalición no logra capitulación del régimen de Gadafi con la ayuda de bombardeos aéreos y ataques de misiles”, dijo el interlocutor de la agencia.

“La operación terrestre puede empezar a finales de abril–comienzos de mayo”, concretó.

Además, la referida agencia indicó que EE UU empezó a trasladar a más de cuatro mil marineros y marines a la zona del Mediterráneo para apoyar la operación Odisea del Amanecer.

Efectivos del grupo embarcado de tareas anfibio Bataan, en permanente disposición de combate, y del 22 cuerpo expedicionario de marines de la Armada de EE UU se trasladarán al Mideterráneo en buques anfibios desde las ciudades de Norfolk y Litle Creek, Estado de Virginia.

Durante las últimas 24 horas, las fuerzas invasoras realizaron 153 vuelos de combate, lanzaron 16 misiles de crucero Tomahawk y cuatro bombas de aviación guiadas contra la artillería, cuerpos mecanizados y la infraestructura de mando de las tropas leales a Gadafi.

Cabe destacar que el pasado 17 de marzo, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una resolución que autorizaba imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia y preveía la posibilidad de realizar una operación militar extranjera para supuestamente defender a la población contra las tropas de Muammar Al Gadafi.

#Clinton aseguró que invasión militar a #Libia “ha salvado muchas vidas”

La canciller estadounidense dijo que su país continuará abriendo fuego contra la nación árabe”hasta que Gaddafi deje de amenazar la vida de la población, seguiremos actuando”. No se refirió a la muerte de 100 civiles libios desde el inicio de la invasión

La secretaria de Estado de Estados Unidos (EE.UU.), Hillary Clinton, aseguró este jueves que la invasión militar a Libia encabezada por su gobierno, junto a Francia y Reino Unido, “ha salvado muchas vidas civiles”.

Tras el cierre de una una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Clinton dijo: “esta operación ya ha salvado muchas vidas”. Sin embargo, manifestó que mientras que el líder Muammar Al Gaddafi se mantenga en Libia “aún el peligro no termina”.

En una declaración, difundida por el canal telesSUR, Clinton aseguró que su país continuará bombardeando la nación árabe “hasta que Gadafi deje de amenazar la vida de la población seguiremos actuando”.

El portavoz del Gobierno libio, Musa Ibrahim, detalló que hasta ahora se han reportado 100 muertos civiles a causa de los bombardeos que desde el pasado sábado efectúan en Libia las fuerzas de potencias occidentales, lideradas por Estados Unidos, Reino Unido y Francia, bajo el pretexto “proteger” a la población civil.

Los civiles libios manifestaron que temen por sus vidas, luego de que seis misiles fueran lanzados por las fuerzas imperiales ubicadas en el mar Mediterráneo, en la madrugada del pasado martes, y que impactaran en el puerto militar de Trípoli, muy cerca de las zonas residenciales.

Por su parte, el vicecanciller para África, Reinaldo Bolívar, manifestó este miércoles que al menos 65% de la población libia está contra el bombardeo que Estados Unidos, Francia, Reino Unido -con la aprobación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)- realizan sobre el país africano, con el objetivo de controlar sus recursos naturales.

No obstante, Clinton manifestó que ahora que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tomará el mando de la invasión “habrá más garantía de que la misión sea más amplia para la protección de los civiles”.

Fuente/AVN
Texto/CO
Foto/AFP
A %d blogueros les gusta esto: