La nave que viaja a Júpiter fotografía la Tierra y la Luna

La nave interplanetaria Juno que se dirige a Júpiter ha recorrido ya unos 10 millones de kilómetros (9,6 millones el pasado viernes), según informa la NASA, y ha enviado una foto de la Tierra y la Luna tomada a esa distancia. El vehículo fue lanzado al espacio el pasado 5 de agosto y, pese a cubrir en menos de un día la distancia de la Tierra a la Luna (casi 384.000 kilómetros), tiene todavía por delante un viaje muy largo, de cinco años, en los que recorrerá 2.800 millones de kilómetros hasta llegar al planeta gigante.

Los expertos de la misión dedican las primeras semanas de vuelo a realizar pruebas exhaustivas y calibraciones de todos los instrumentos de a bordo, y la fotografía de la Tierra y la Luna, tomada con la cámara JunoCam el 26 de agosto, forma parte esas pruebas.

En la imagen se distingue dos manchas blanquecinas, una más grande y brillante, el planeta, y otra pequeña y muy tenue, su satélite natural. “Es una visión extraordinaria que la gente ve muy raramente”, ha comentado Scott Bolton, investigador principal de la misión Juno. “Esta imagen de la Tierra muestra como se ve desde fuera, ilustrando una perspectiva especial de nuestro papel y lugar en el universo. Es una humillante pero bella perspectiva de nosotros mismos”.

 

Primer plano del asteroide Vesta: Foto

La NASA dio a conocer el pasado lunes la primera imagen del asteroide Vesta, el segundo cuerpo más grande del cinturón principal de asteroides localizado entre Marte y Júpiter; y el nuevo hogar de la sonda espacial en órbita Dawn.

Dawn se puso en órbita alrededor de Vesta el 16 de julio para un estudio de un año de duración de lo que los científicos creen que es uno de los objetos más antiguos del Sistema Solar.

“Creemos que se remonta a los primeros cinco millones de años de cuando el Sistema Solar se formó hace 4.65 mil millones de años atrás”, manifestó el científico principal Chris Russell, de la Universidad de California en Los Ángeles.

Las primeras imágenes, tomadas a una distancia de aproximadamente 3.200 millas, revelaron varias características geológicas inesperadas, incluyendo surcos en la superficie y cráteres alineados con flujos de escombros en blanco y negro.

“No había visto nada igual antes”, manifestó Russell a los periodistas. “Esto no es un cuerpo uniforme; ocurrieron diferentes cosas en diferentes regiones de la superficie. Lo que me hace pensar que el interior fue muy activo”.

Llegará más información cuando Dawn cambie su órbita y planee más cerca de Vesta. Después de un año, la sonda impulsada por un propulsor de iones se alejará en espiral de Vesta para visitar al rey del cinturón de asteroides, el planeta enano Ceres.

A %d blogueros les gusta esto: