Cuba: Editorial de Granma: La verdad y la razón (+ Fotos y Video)

Ángel Carromero, chofer del vehículo accidentado, en el vídeo difundido este lunes. Foto: Efe

Desde el pasado 22 de julio, se han publicado más de 900 informaciones de prensa y 120 mil mensajes en las redes informáticas sobre el lamentable accidente de tránsito ocurrido esa tarde en que fallecieron dos ciudadanos cubanos y resultaron lesionados un español y un sueco.

Solo los más vociferantes de la mafia anexionista de Miami acusaron a Cuba de haber realizado un asesinato político.

El candidato republicano en Estados Unidos, el Departamento de Estado y, curiosamente, el vocero de la Presidencia de Chile estuvieron entre el puñado de calumniadores que pidieron “una investigación transparente”.

La Nota Informativa del Ministerio del Interior, publicada el pasado viernes 27, cerró el paso a la infame insinuación, con testimonios irrefutables de peritos y testigos presenciales, incluidos los dos extranjeros participantes en el trágico suceso.

Es conocida la historia inmaculada de una Revolución que triunfó y ha sido defendida durante medio siglo sin una sola ejecución extrajudicial, sin un desaparecido, un torturado, un secuestrado, un solo acto terrorista.

No es Cuba, sino Estados Unidos, quien ostenta un vergonzoso récord en materia de asesinatos políticos y ejecuciones extrajudiciales, incluso con aviones no tripulados; de secuestros, torturas en campos de concentración como el de la ilegal Base Naval de Guantánamo y en las cárceles, aplicación arbitraria y racista de la pena de muerte, y crímenes contra civiles inocentes en Iraq, Afganistán, Paquistán y otras naciones.

Todos conocen también la participación de algunos de los aliados europeos de la OTAN en esos actos, en particular los secuestros de ciudadanos de otros Estados, los vuelos secretos de la CIA, las cárceles clandestinas en Europa y la intervención de su personal en las torturas.

Por su parte, el monopolio financiero-mediático, que tradicionalmente difama a Cuba, se concentró en enaltecer a los supuestos “luchadores por la libertad” sin respetar límites éticos ni la muerte de seres humanos, lamentable en cualquier circunstancia.

No se puede tapar el sol con un dedo: pese a la censura y la manipulación, es bien sabido que, en nuestra tierra, la contrarrevolución siempre ha sido y es mercenaria. Son vulgares agentes que el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados pagan, abastecen e instruyen. Traicionan a su Patria por unas monedas.

Algunos de ellos, sin mínima decencia, armaron un macabro espectáculo para la prensa extranjera que detuvo, en plena calle, el cortejo fúnebre de uno de los fallecidos en el accidente. La rápida y enérgica respuesta del pueblo obligó a la Policía Nacional Revolucionaria a extraerlos del lugar. Generosamente, no se les instruyeron cargos y regresaron a sus casas pocas horas después.

Pero lo más interesante de la desproporcionada cobertura de prensa internacional a los hechos acaecidos, es que pocos se preguntan qué hacían en nuestra isla los dos políticos europeos lesionados.

El conductor del automóvil era Ángel Carromero Barrios, no precisamente un turista español como los miles que disfrutan de sincera y cálida hospitalidad en nuestro país. Ahora se sabe que es el Vicesecretario General de Nuevas Generaciones, sector juvenil del Partido Popular de España, cercano a los connotados anticubanos José María Aznar, expresidente del gobierno, y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

El otro pasajero era Jens Aron Modig, líder del Partido Demócrata Cristiano Sueco, émulo del ultraconservador “Tea Party” norteamericano, y presidente de su Liga Juvenil, con nexos, entre otras organizaciones anticubanas, con el Instituto Republicano Internacional (IRI) y vinculado a quienes en la derecha nórdica más nos hostigan.

Entraron a nuestro territorio el 19 de julio, con Visas de Turista, y disimuladamente, en violación de su estatus migratorio, se involucraron en actividades netamente políticas contra el orden constitucional.

No lo hicieron por su iniciativa, sino como parte de una operación organizada por Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido Demócrata Cristiano Sueco, con el objetivo de traer financiamiento al minúsculo y contrarrevolucionario Movimiento Cristiano Liberación, que presidía Oswaldo Payá, uno de los fallecidos en el accidente; y de asesorar la constitución de una organización juvenil asociada a este.

Con ese propósito, el diputado del PP, Presidente de Nuevas Generaciones, miembro del Comité Ejecutivo Regional del PP y ex Asesor de Aznar, Pablo Casado Blanco, había instruido a Carromero ponerse en contacto con la española Cayetana Muriel Aguado, residente en Suecia y también del Partido Demócrata Cristiano Sueco, de la que recibió instrucciones, el dinero a entregar y un teléfono celular programado con los números necesarios. Posteriormente, Carromero contactó al sueco Modig mediante Facebook y luego se conocieron en un restaurante madrileño.

Modig ya nos había visitado en el 2009 con similares propósitos, bajo instrucciones de Víctor Olmedo Capdepon, dirigente del Partido Demócrata Cristiano Sueco y Redactor en Jefe de la revista contrarrevolucionaria “La Primavera de Cuba”, radicada en Estocolmo y financiada por el Centro Internacional Demócrata Cristiano Sueco.

Habiendo entregado el dinero al destinatario y asesorado la creación del grupúsculo juvenil, se dirigían a Santiago de Cuba con propósitos similares cuando ocurrió el accidente.

Los dos ciudadanos extranjeros recibieron asistencia consular. El español Ángel Carromero Barrios se encuentra instruido de cargo por homicidio en ocasión de conducir vehículo por la vía pública. Al sueco Jens Aron Modig se le permitió retornar a su país, pese a las actividades ilegales que realizó y a la violación de su estatus migratorio.

La operación descrita es una más entre muchas organizadas desde Miami, fundamentalmente, y también desde Madrid y Estocolmo.

Durante el pasado mes de marzo, días antes de la visita del Papa Benedicto XVI, ocho jóvenes mexicanos viajaron como turistas a territorio cubano, con el objetivo de incitar al pueblo a protestar en las calles y a tomar iglesias, distribuir volantes y crear desórdenes en las actividades del Sumo Pontífice.

Cuatro de ellos fueron detenidos, los que reconocieron haber sido pagados, entrenados e instruidos por Orlando Gutiérrez Boronat, del Directorio Democrático Cubano, de Miami, para llevar a cabo esa operación de abastecimiento y propaganda. Informaron además que el jefe del operativo en México fue René Bolio Hollarán, exSenador suplente del Partido de Acción Nacional (PAN), vinculado estrechamente a cabecillas de la mafia de la Florida.

Anteriormente, se había habilitado el sitio de Facebook “Por el Levantamiento Popular en Cuba”, que registra 13 proyectos para promover la “desobediencia civil”.

Uno de los planes de la organización abiertamente contrarrevolucionaria “Raíces de Esperanza” es el envío de más de 10 mil celulares para promover acciones contra el sistema político cubano.

Este año, se conoció la incitación mediante un servicio denominado “WoS”, que posibilita el acceso a sitios web con información sobre lo acontecido en el Medio Oriente, a desarrollar aquí “levantamientos populares” de corte similar.

Otros programas han estado dirigidos a fabricar eventuales líderes de “oposición”, proporcionándoles acceso a Internet, a las redes sociales, computadoras y variados medios técnicos, con manifiesto propósito político, en contraste con la aplicación del bloqueo en el área de las telecomunicaciones.

En la propia sede de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, con abiertos propósitos subversivos, se facilitan miles de horas de conexión ilegal a Internet y se imparten cientos de horas de cursos conspirativos, en abierta violación de las leyes nacionales y de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Hay copiosa evidencia de que el gobierno norteamericano sigue la política de “cambio de régimen” en nuestra nación, mediante el bloqueo económico, político y mediático y la subversión.

Solo entre el 2009 y el 2012, el Departamento de Estado y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) han recibido un presupuesto público de 75 millones de dólares para programas subversivos contra Cuba.

Otras agencias e instituciones norteamericanas y europeas canalizan fondos con idénticos objetivos: el Instituto Nacional Demócrata (NDI); el Instituto Republicano Internacional (IRI); la Fundación Nacional para la Democracia (NED); la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA); Solidaridad Española con Cuba; el Grupo “Prisa”; la Federación Española de Asociaciones Cubanas; el Instituto Democrático Europeo (EDI); “People in Need”; el Centro para la Apertura y Desarrollo de América Latina (CADAL) y la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD); entre muchas otras, sin contar los millones en fondos secretos que los servicios de inteligencia, como la CIA, dedican a la subversión contra Cuba.

Con toda razón, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, durante la clausura del IX Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 23 de julio, expresó que “Estados Unidos no cesa en su afán de formar una quinta columna en suelo patrio y en el empleo de novedosas tecnologías con fines subversivos”.

Los grupos más reaccionarios y violentos de Miami no cejan en sus propósitos de incitar al pueblo a la “rebelión” contra el gobierno que, libre y soberanamente, ha elegido. Sueñan con desestabilizar el país, crear condiciones para repetir lo ocurrido en Libia o Siria y provocar una intervención militar norteamericana.

En el informe al VI Congreso del Partido, Raúl había advertido que “¼ lo que nunca haremos es negarle al pueblo el derecho a defender a su Revolución, puesto que la defensa de la independencia, de las conquistas del socialismo y de nuestras plazas y calles, seguirá siendo el primer deber de todos los patriotas cubanos”.

Como exclamara Martí, “la razón es nuestro escudo”.

(Tomado del diario Granma)

Angel Carromero. Foto: TV

El sueco Jens Aron Modig (c), retenido en Cuba tras el accidente en el que murió Oswaldo Payá, habla durante una rueda de prensa hoy, lunes 30 de julio de 2012, en La Habana (Cuba). Modig explicó que viajó a la isla siguiendo instrucciones de su partido, la Liga Juvenil Cristianodemócrata (KDU), con el fin de reunirse con el opositor y miembros de su grupo y entregarles dinero. Alejandro Ernesto / EFE

Imagen generada en un ordenador y tomada de un vídeo suministrado por el Gobierno cubano en La Habana (Cuba) hoy, lunes 30 de julio de 2012, en la que aparece el vehículo donde viajaba el fallecido opositor Oswaldo Payá, conducido por el español Ángel Carromero, quien afirmó hoy que se trató de un accidente de tráfico y que no fueron embestidos por otro vehículo. “A nosotros no nos dio ningún vehículo por la parte trasera, simplemente yo iba conduciendo me percaté de un bache y tomé las precauciones de cualquier automovilista que es accionar el freno levemente. El coche perdió el control, no recuerdo señales”, dice en esa grabación Carromero, que se encuentra retenido en La Habana. Foto: EFE

Carro involucrado en el accidente

Vea la reconstrucción del accidente con el testimonio de Angel Carromero  (conductor del vehículo)

Limitan más los derechos de los cubanos a visitar a su familia en la isla.

Arthur González.

Mientras en Cuba sea estudia una nueva “Ley Migratoria” para flexibilizar la política, en EE.UU. se le pretende dar una vuelta más a la tuerca que aprieta a los cubanos en sus contactos familiares.

Los supuestos “campeones de los derechos humanos” ahora no quieren que los cubanos residentes en Miami visiten a los familiares en la Isla y estudian la formula de impedirlo, como lo hizo durante años el ex presidente George W. Bush. El nuevo proyecto en manos de un subcomité del Congreso de EE.UU., pretende penalizar a los amparados por la “Ley de Ajuste Cubano“, que regresen a Cuba antes de haber obtenido la ciudadanía estadounidense, algo que no se aplica a ningún extranjero que sea residente permanente en ese país.

El verdadero motivo radica en que Cuba estudia ampliar el permiso de estancia en el exterior a mas de 11 meses, sin necesidad de regresar a la Isla, lo cual permitirá a los cubanos aplicar para residentes permanentes allá, y no convertirse en emigrados como hasta ahora, por lo cual podrán residir con todos sus derechos en ambos países.

Según las actuales regulaciones norteamericanas, todo cubano que arribe a los Estados Unidos y solicite protección, ajusta de inmediato para residente permanente, por obra y gracias de la llamada “Ley de Ajuste Cubano”, aplicable solo a los cubanos y a los vietnamitas que tienen una regulación de ajuste migratorio. A los 366 días de haber llegado, tiene el derecho de solicitar su “Resident Alien“, lo que es igual a su residencia, y desde esa fecha en menos de 90 días la obtiene.

Por supuesto que si Cuba les permite estar fuera del país 24 meses les posibilita aplicar para residentes en Norteamérica y regresar nuevamente a Cuba sin dificultades migratorias en ambos países. Este nuevo estatus no le conviene a la mafia anticubana, pues de facto se les acaba el cartel de “exiliados políticos” y haría peligrar parte de los fondos del gobierno para sus campañas políticas.

Los que viven del negocio de ser contrarrevolucionarios desde hace medio siglo, no pueden permitir que se les escape el dinero tan fácilmente, por tanto van a condenar a los cubanos que arriban a los EE.UU. en los últimos años por motivos económicos, a que no puedan visitar a sus familiares hasta que no sean declarados emigrados para la parte cubana, pierdan sus derechos en el territorio nacional e ingresen en la nomina que ellos desean, al calificarlos, como exiliados.

Pero de lo que no se da cuenta el legislador republicano por Florida, David Rivera, es que al hacer ciudadanos norteamericanos a todos los cubanos que están llegando hoy a los EE.UU, que por supuesto no ven a Cuba como los mafiosos del año 59, pueden convertirlos en una fuerza política que no vote por él, ni por Ileana Ros, ni por Mario Díaz Balart, ni por Marcos Rubio y por tanto se van a transformar en una fuerza política que destronará la bancada mafiosa batistiana que ha gobernado a la Florida por 50 años, iniciando una nueva era en la cual los cubanos podrán diseñar nuevas políticas hacia su país de nacimiento, con un criterio más ajustado a sus sentimientos patrios.

Ante esta nueva idea, yo le diría a David Rivera lo mismo que dijo Jesucristo en el calvario, “Dios mío perdónalo que no sabe lo que hace”. Al final la mafia está cavando su propia tumba.

http://heraldocubano.wordpress.com/2012/06/02/limitan-mas-los-derechos-de-los-cubanos-a-visitar-a-su-familia-en-la-isla/

Mariela Castro en EE.UU.: «No dejen que nos separen»

Mariela Castro durante su primer evento público en San Francisco, Estados Unidos, el 23 de mayo de 2012. La sexóloga cubana Castro, hija del presidente Raúl Castro, afirmó el miércoles 23 de mayo de 2012 que “votaría a (Barack) Obama para presidente”, luego que el mandatario estadounidense se pronunciara en favor del matrimonio homosexual, durante una conferencia en San Francisco (oeste)

La hija del presidente cubano Raúl Castro tuvo palabras duras el miércoles para los cubanoestadounidenses que apoyan las restricciones económicas y de viajes entre Estados Unidos y su país, al afirmar que una «mafia cubana» de emigrados «sin escrúpulos» tienen como rehenes al pueblo norteamericano.

Mariela Castro, que habló en español con ayuda de un intérprete, hizo las declaraciones sobre los exiliados cubanos que se oponen al régimen de su padre y de su tío, el expresidente Fidel Castro, cuando hablaba a médicos en el Hospital General de San Francisco sobre la atención médica para los transgénero en Cuba, un asunto que ella enmarcó como una continuación de las ideas socialistas de su país.

«Un grupo de la mafia cubana en los Estados Unidos, ¿por qué le están quitando los derechos al pueblo estadounidense de viajar a Cuba? Eso no es justo», destacó Castro de 49 años, a los profesionales médicos y defensores de los derechos gay y transgénero. «Ustedes son millones de personas contra una pequeña mafia de personas sin escrúpulos… Estamos luchando por los derechos de los cubanos y los derechos de los estadounidenses».

Castro, que es la directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba, está en San Francisco en una visita de varios días que dedicará ampliamente a reunirse con defensores de los gay y trangénero y para asistir a una conferencia académica donde presidirá una comisión sobre diversidad sexual. Vino en un grupo de por lo menos 60 académicos cubanos a quienes se les concedió visas estadounidenses para asistir el jueves a una reunión de la Asociación de Estudios Latinoamericanos.

Varios políticos cubanoestadounidenses han criticado al Departamento de Estado por darle visa de ingreso a Castro, a quien también le han brindado agentes especiales para darle medidas de seguridad durante su visita a San Francisco.

Castro, que es una activa promotora de los derechos gay en Cuba, exhortó al gobierno de su padre para que el plan nacional de salud cubra la cirugía de cambio de género.

Tomado de cubasi.cu

Miami: El atentado terrorista de Coral Gable: Ros-Lehtinen tan callada como el FBI

    JEAN-GUY ALLARD

Si se podía prever que el FBI iba a dilatar su investigación sobre el atentado contra la agencia de viajes Airline Brokers, ocurrida el día del aniversario de la muerte de Orlando Bosch, podría sorprender que la congresista Ileana Ros-Lehtinen, conocida por su histeria, no dijo ni una palabra sobre el tema; salvo si se considera que está tan ligada al terrorismo contra Cuba que se ganó un escaño en Washington gracias a Bosch y aceptó presidir un comité de apoyo a Luis Posada Carriles.

La relación de la bruja del Capitolio con la mafia terrorista cubanoamericana “la condena” a callarse la boca.

El silencio del Buró Federal de Investigaciones (FBI) no tiene por qué sorprender. El FBI del sur de la Florida tiene una larga tradición de colaboración con la mafia cubanoamericana ilustrada por su agente de elite George Kyszinski — quien entregó a Posada Carriles, el 24 de marzo de 1986, el informe secreto de una investigación sobre sus actividades de narcotraficante en El Salvador—, además de la destrucción en agosto del 2003 del expediente de ese mismo personaje, guardado en la caja fuerte del FBI de Miami, cuando la justicia panameña se lo reclamaba.

Los terroristas de Miami “no son una prioridad” para el FBI, afirmaba hace unos años Judy Orihuela, portavoz del FBI en Miami, en una entrevista publicada por el Sun-Sentinel, y todo indica que el actual jefe de la oficina local, John Gillies, nacido en Chicago, la ciudad del mítico gángster Al Capone, se alineó con esa misma orientación.

NADA apareció en la prensa local que pudiera indicar alguna evolución de la investigación de la policía federal en este caso de terrorismo dirigido contra Airline Brokers, una empresa que contrató la Arquidiócesis de Miami para el transporte de 300 personas del sur de la Florida a la Isla a finales de marzo, para la visita papal a Cuba.

Más sospechoso aún, en el caso de este incendio fulgurante que transformó las oficinas de la firma en ceniza en cuestión de minutos, aunque se dijo que había sido deliberado y que los perros adiestrados detectaron olor a combustible, ningún órgano de prensa hizo referencia a un acto de terrorismo. Ni se pronunció una palabra, de la misma forma que en Miami no se reconoce el pasado terrorista de Posada Carriles, un agente de la CIA protegido desde las más altas esferas de Washington por elementos mafiosos asociados a los servicios de Inteligencia.

En cuanto a la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos, Ileana Ros-Lehtinen, eminencia del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, su relación sulfurosa con la mafia terrorista cubanoamericana la condena a callarse la boca.

Ileana Ros-Lehtinen fue la más ruidosa partidaria de la liberación de Orlando Bosch en 1989, cuando el pediatra asesino, después de comprar su liberación en Venezuela, fue encerrado en las celdas de los servicios de inmigración. Con la asesoría de Otto Reich, usó a fondo la campaña a favor del terrorista más peligroso del continente para lograr su elección ese mismo año al Capitolio.

Ros-Lehtinen también ha defendido al terrorista Valentín Hernández, condenado por asesinar a otro delincuente, Luciano Nieves, de la misma forma que reclama la liberación de Eduardo Arocena, jefe del grupo Omega 7, autor de numerosos asesinatos y atentados.

Pero lo más escandaloso de todo es ciertamente que es “presidenta de honor” del “Fondo Legal Luis Posada Carriles” que permite al terrorista rodearse de los más famosos abogados mafiosos de Miami.

Ros Lehtinen es la politiquera que juró inscribir a Venezuela en la lista de “países patrocinadores del terrorismo” del Departamento de Estado, a pesar de su vinculación con Alejandro Peña Esclusa, líder fascista enjuiciado por terrorismo en Caracas, y con varios terroristas venezolanos, entre los cuales figuran José Colina —asilado en Miami con la complacencia del Departamento de Estado—, y Raúl Díaz Peña —condenado por ataques con explosivo C-4 a dos embajadas en el 2003.

¡Qué casualidad!: El municipio de Miami donde ocurrió la agresión contra la empresa que ofrece transporte aéreo hacia Cuba a los cubanoamericanos deseosos de viajar a la tierra que los vio nacer, tiene como alcalde desde el año pasado a James Cason, un ex jefe de la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana.

A %d blogueros les gusta esto: