Limitan más los derechos de los cubanos a visitar a su familia en la isla.

Arthur González.

Mientras en Cuba sea estudia una nueva “Ley Migratoria” para flexibilizar la política, en EE.UU. se le pretende dar una vuelta más a la tuerca que aprieta a los cubanos en sus contactos familiares.

Los supuestos “campeones de los derechos humanos” ahora no quieren que los cubanos residentes en Miami visiten a los familiares en la Isla y estudian la formula de impedirlo, como lo hizo durante años el ex presidente George W. Bush. El nuevo proyecto en manos de un subcomité del Congreso de EE.UU., pretende penalizar a los amparados por la “Ley de Ajuste Cubano“, que regresen a Cuba antes de haber obtenido la ciudadanía estadounidense, algo que no se aplica a ningún extranjero que sea residente permanente en ese país.

El verdadero motivo radica en que Cuba estudia ampliar el permiso de estancia en el exterior a mas de 11 meses, sin necesidad de regresar a la Isla, lo cual permitirá a los cubanos aplicar para residentes permanentes allá, y no convertirse en emigrados como hasta ahora, por lo cual podrán residir con todos sus derechos en ambos países.

Según las actuales regulaciones norteamericanas, todo cubano que arribe a los Estados Unidos y solicite protección, ajusta de inmediato para residente permanente, por obra y gracias de la llamada “Ley de Ajuste Cubano”, aplicable solo a los cubanos y a los vietnamitas que tienen una regulación de ajuste migratorio. A los 366 días de haber llegado, tiene el derecho de solicitar su “Resident Alien“, lo que es igual a su residencia, y desde esa fecha en menos de 90 días la obtiene.

Por supuesto que si Cuba les permite estar fuera del país 24 meses les posibilita aplicar para residentes en Norteamérica y regresar nuevamente a Cuba sin dificultades migratorias en ambos países. Este nuevo estatus no le conviene a la mafia anticubana, pues de facto se les acaba el cartel de “exiliados políticos” y haría peligrar parte de los fondos del gobierno para sus campañas políticas.

Los que viven del negocio de ser contrarrevolucionarios desde hace medio siglo, no pueden permitir que se les escape el dinero tan fácilmente, por tanto van a condenar a los cubanos que arriban a los EE.UU. en los últimos años por motivos económicos, a que no puedan visitar a sus familiares hasta que no sean declarados emigrados para la parte cubana, pierdan sus derechos en el territorio nacional e ingresen en la nomina que ellos desean, al calificarlos, como exiliados.

Pero de lo que no se da cuenta el legislador republicano por Florida, David Rivera, es que al hacer ciudadanos norteamericanos a todos los cubanos que están llegando hoy a los EE.UU, que por supuesto no ven a Cuba como los mafiosos del año 59, pueden convertirlos en una fuerza política que no vote por él, ni por Ileana Ros, ni por Mario Díaz Balart, ni por Marcos Rubio y por tanto se van a transformar en una fuerza política que destronará la bancada mafiosa batistiana que ha gobernado a la Florida por 50 años, iniciando una nueva era en la cual los cubanos podrán diseñar nuevas políticas hacia su país de nacimiento, con un criterio más ajustado a sus sentimientos patrios.

Ante esta nueva idea, yo le diría a David Rivera lo mismo que dijo Jesucristo en el calvario, “Dios mío perdónalo que no sabe lo que hace”. Al final la mafia está cavando su propia tumba.

http://heraldocubano.wordpress.com/2012/06/02/limitan-mas-los-derechos-de-los-cubanos-a-visitar-a-su-familia-en-la-isla/

Miami: Llaman a cubanoamericanos a rechazar acción contraria a viajes a Cuba

Un columnista del sur de Florida llamó hoy a los cubanoamericanos a manifestar su oposición a un nuevo proyecto legislativo que restringiría los viajes entre Estados Unidos y Cuba.

La Cámara de Representantes evaluará el 31 de mayo una enmienda que niega la oportunidad de viajar a los cubanos residentes que no tengan ciudadanía estadounidense, destacó el sitio digital del sur de Florida, Progreso Semanal.

Un proyecto de ley del congresista David Rivera, la H.R. 2831, que modificaría la Ley Pública 89-732 (conocida como Ley de Ajuste Cubano), será discutido el próximo jueves durante una reunión del Subcomité sobre Política de Inmigración e Implementación de la Cámara baja.

La medida aboga por que quienes viajen a la isla pierdan automáticamente su condición de refugiados políticos, como establece la llamada Ley de Ajuste para aquellos que emigran de Cuba y llegan a territorio estadounidense.

Al perder su ajuste de clasificación, esos cubanoamericanos serían considerados como ilegales si regresan a Estados Unidos, denunció el periodista Álvaro F. Fernández en un comentario publicado este martes por la referida publicación.

De resultar aprobada, la H.R. 2831 afectaría a casi un 50 por ciento de las personas que viajan a Cuba por carecer aún de la ciudadanía estadounidense, lo cual impediría el contacto físico con sus familiares y no podemos permitir que esto suceda, aseguró el columnista.

El año pasado, Rivera presentó su enmienda por primera vez y fue rechazada.

También en diciembre de 2011, el representante republicano por Florida, Mario Díaz-Balart, integrante del grupo de legisladores anticubanos, propuso un proyecto de ley que restringiría nuevamente los viajes de estadounidenses y cubanoamericanos, así como el envío de remesas a Cuba.

La iniciativa, incluida dentro la ley de presupuesto federal para 2012, pretendía reinstaurar las restricciones aprobadas durante la administración de George W. Bush, como un solo viaje cada tres años para los cubanoamericanos por razones de reunificación familiar y un límite de mil 200 dólares anuales por concepto de remesas.

Quedaría anulado asimismo el supuesto relajamiento de las sanciones aprobado por el presidente Barack Obama en enero de 2011, favorable a propiciar viajes académicos, religiosos, culturales o deportivos, si cumplen lo que la Oficina Oval denomina    promoción del contacto persona a persona.

El consenso logrado entre varios legisladores y la amenaza de veto del mandatario hicieron naufragar la medida.

Hace meses alerté sobre la necesidad de prepararnos, pues nuestros negocios, trabajos e intereses son afectados por la limitada relación con Cuba, y es hora de que un grupo organizado o una asociación sea creada para lidiar con los temas que de vez en cuando nos pillan de sorpresa, comentó Fernández.

Si usted es un ciudadano estadounidense y un votante, telefonee a la oficina del Subcomité y no los deje pensar que solamente los no ciudadanos se oponen a esta enmienda, recomendó.

http://www.cubasi.cu/

A %d blogueros les gusta esto: