El apoyo de Lincoln Díaz-Balart a tres proyectos fantasmas de la contrarrevolución cubana

Lincoln Díaz-Balart

Lincoln Díaz-Balart

 

Por Edmundo García/ (www.latardesemueve.com)

El pasado martes circuló en Miami una declaración de prensa de la organización contrarrevolucionaria llamada La Rosa Blanca que preside el ex congresista Lincoln Díaz-Balart. Es la primera organización contrarrevolucionaria y terrorista del llamado exilio cubano, fundada por Rafael Díaz-Balart y otros batistianos que como él huyeron de Cuba en medio de la revolución triunfante el propio 1ro de enero de 1959. El viejo Díaz-Balart la llamó con infamia La Rosa Blanca evocando el conocido poema de José Martí, pero ahora Lincoln Díaz-Balart la rebautiza como Instituto La Rosa Blanca y como este no hace nada por gusto, algún tumbe hay entre manos en ese aire académico que le da la palabra Instituto a esa organización.
Como Lincoln no acepta la realidad de que ya él no es un congresista que puede otorgar condecoraciones y chapitas a los mercenarios, ni dar discursos en la cámara de representantes contra Cuba (aunque solo tenía a su hermano Mario y a Ileana Ros-Lehtinen como oyentes), ni tampoco tolera que se estén moviendo 20 millones este año para provocar un cambio de gobierno en Cuba sin meter las manos, se ha puesto las pilas para retomar la dirección de la contrarrevolución y hacer que una parte de la tajada vaya a La Rosa Blanca. Lo cual quiere decir a él mismo.

Detrás de la referida declaración está ese objetivo; en ella Lincoln ha dejado saber cuáles son los tres proyectos contrarrevolucionarios con los que su organización se identifica. Cualquiera de ellos puede ser más anexionista, más entreguista, más antipatriótico y con menos aceptación en el pueblo cubano que el otro. Los propios amos que manipulan a los pseudo líderes reconocen que esta gente no tiene pueblo y que todo se trata de una fabricación. Los tumbes personificados que La Rosa Blanca declara que va a apoyar son el proyecto Emilia del esquizofrénico político Oscar Elías Biscet, el mismo que pidió “solución Kosovo” para Cuba en el congreso de los Estados Unidos (http://latardesemueve.com/archives/551). Antonio Rodiles con un engendro titulado “Demanda ciudadana por otra Cuba” y El desaparecido Movimiento Cristiano Liberación, que iba a encabezar en Cuba la familia de Oswaldo Payá. Pero resulta que dicha familia hace unos días que plantó campamento en Miami dejando muy claro que lo hacían como emigrantes y no como exiliados políticos.

En la práctica el Movimiento Cristiano Liberación está sepultado; y  no porque haya fallecido Payá, ni por el hecho en sí de que la familia haya salido de Cuba sino por la forma sinuosa  en que lo hicieron, por la falta de respeto al manipular la opinión argumentando persecuciones y aguajeando con que se quedarían en Cuba para luchar contra el gobierno; a la vez que planificaban echar un pie con todas las comodidades. Una farsa sin dudas; una estafa a su pequeñísimo grupo de seguidores. Pocos días antes de que los Payá se aparecieran con los bártulos en el Aeropuerto Internacional de Miami la propia hija de Oswaldo, Rosa María Payá, recorría los medios y casonas de algunos contrarrevolucionarios de Miami guapeando con que regresaba a Cuba para buscar un cambio de régimen y llevar desde allá una demanda contra las autoridades cubanas. Pues parece que solo regresaron a Cuba a empacar, porque transcurrió poco tiempo para que en los restaurantes de la calle 8 las recibieran con un “Welcome to Miami” que la masa de puerco está servida. Nada de lo que planificaban tenía que ver con el cacareado legado de Payá inventado por mentes afiebradas; ni con lo de conservar su memoria, ni con el inoperante e incompleto proyecto Varela, ni con el proyecto Heredia o todos los que se les hubiera ocurrido imaginar. No sé qué apoyo le dará Lincoln Díaz-Balart al Movimiento Cristiano Liberación en Cuba si eso ya ni existe; a no ser en la imaginación de periodistas como Juan Carlos Chávez de El Nuevo Herald que previendo el “deschave” ha publicado un fantasioso artículo donde habla de persecuciones en Cuba, ¿qué persecución y qué movimiento si la movida de los Payá está ahora en Miami y en España, de la que varios son ciudadanos? La ayuda que debería darle Lincoln a la familia Payá es para encontrar trabajo, aunque toda la comunidad cubana del sur de la Florida comenta que esta gente no viene a Miami a curralar. Los Payá son, como diría Marcelino Miyares, “disidentes de primera clase”.

Dice La Rosa Blanca que también va a apoyar el proyecto de Rodiles. ¿Qué proyecto Lincoln? Rodiles es un globero que vive del dinero que le dan los americanos, que hasta lo reclutaron aquí en Florida; y en México. El “Tony” vive en una cómoda casa en Miramar donde hacía reuniones intelectuales aburridísimas, con presencia de diplomáticos norteamericanos, y ha terminado haciendo debates de películas que despiertan menos interés que las que pasa la televisión de Tasmania. A Rodiles lo trataron de vender como intelectual en Miami, salía hasta en la sopa y causaba pena ajena porque recitaba capítulos del libreto de la gusanera fracasada y gastada. Como intelectual Rodiles no convenció en Miami ni a los encargados de actualizar el mural de los Municipios de Cuba en el exilio. Lo que más risa provoca de todo esto es que quienes cuidaron de la imagen de Rodiles no tuvieron en cuenta que en este pueblo, lleno de terroristas y pone bombas, se pasaron unas fotos suyas mostrando un arañacito ante una cámara, como un llorón, sin ni siquiera intentar defenderse de quien se lo abrió. Imagino lo flojito que luciría Rodiles en la Finca Medialuna conversando tú a tú con terroristas como Posada Carriles y los otros trogloditas de Alpha 66. A lo mejor Lincoln le puede pagar a Rodiles un verano con los Boys Scouts, aunque tenga que llevar repelente de mosquitos y pomada a la excursión. Que todo sea por fortalecer el poquito de carácter de esta persona que disfrutando de todas las comodidades en Cuba tiene la miserable actitud de pedir un recrudecimiento del bloqueo económico contra su propio país.

Lo otro que dice Lincoln que va a apoyar, y que no es un bolero aunque lo parezca, es un llamado proyecto Emilia de Oscar Elías Biscet. Imagínense un programa político que tiene la locura de pedir, de entrada, la salida del país de Fidel y Raúl; la renuncia en pleno de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado, además del veto a la Constitución vigente. Lincoln Díaz-Balart quiere hacerle el juego a las fantasías de una persona que ya ni su propia esposa Elsa Morejón escucha ni tolera.

Pero lo de Lincoln es a la oposición rogando y con el mazo dando. Porque además de todo este trapicheo con los Payá, Rodiles y Biscet, el líder de La Rosa Blanca es el abogado y cabildero de los magnates asiáticos que quieren promover el juego y construir casinos en Miami. Y aquí hay hasta sorpresas porque Lincoln Díaz-Balart, que se dice anticomunista y crítico de China, tiene muy buenas relaciones con empresarios taiwaneses que serían algo así como lo que en Miami se llama “dialogueros”; gente que hace negocios con la China continental comunista y unipartidista, que no cede en sus principios nacionales, pero que como es poderosa Estados Unidos no bloquea ni apunta en una lista de países que promueven el terrorismo.

Al final todo esto es un globo. Tanto Jonathan Farrar como Michael Parmly, ex jefes de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, informaron en su momento al Departamento de Estado que la llamada oposición carecía de base social sencillamente porque lo único que le importa es el dinero americano. Los llamados opositores no están interesados ni en ganarse al barrio, ni en fundar un partido sólido ni redactar un programa. Tampoco tienen una idea de país. Lo que yo creo es que este montaje es en verdad una operación diversionista para esconder los verdaderos planes de la política norteamericana hacia Cuba; que es atender a la situación histórica que se va a producir en el año 2018 cuando una nueva generación salida de la generación histórica de la revolución esté a cargo. Las agencias norteamericanas conocen muy bien que el legado de Fidel y de Raúl está en buenas manos y le interesan esos jóvenes que ahora mismo participan en el Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) o juegan la final del beisbol revolucionario. Ahí es donde los norteamericanos tienen realmente puesta su mirada.

Falta de libertades en Miami

Por Edmundo García

El pasado viernes la edición online de la revista TIME publicó una entrevista al ex pelotero de Grandes Ligas y actual manager de los Miami Marlins, el venezolano Ozzie Guillén. Este fue muy claro al reconocer: “I love Fidel Castro”, “I respect Fidel Castro”. Y para explicar esa admiración agregó que mucha gente ha querido atentar contra su vida durante 60 años, pero Fidel sigue en pie. La prensa sensacionalista y doblegada de Miami, y los políticos,  han usado esas declaraciones suyas para levantar un escándalo y de paso tratar de conseguir visibilidad y votos para las próximas elecciones. Lo que ha dicho Ozzie Guillén es por demás algo que piensan de Fidel millones de personas en el mundo, millones de personas en Estados Unidos y en el mismo Miami; donde algunos quieren prohibir que se piense y opine diferente a ellos.
El comisionado Francis Suárez, que es el presidente de la Comisión de Miami, ha pedido la renuncia de Ozzie Guillén como manager de los Miami Marlins y ni siquiera ha considerado que hay anunciada una entrevista a las 10 y media de la mañana; donde puedo adelantar que Guillén pedirá perdón, doblegado por la gran presión recibida. Dijo el comisionado Suárez que ya Guillén le tiene acostumbrado a esas cosas y que en el 2005 gritó “¡Viva Chávez!” cuando ganó el campeonato con los Chicago White Sox. Suárez insiste en que no perdona, en que no le importa la disculpa y que lo que quiere es la renuncia o despido de Ozzie Guillén, aunque se retracte como en el 2005. El comisionado Joe Martínez, presidente de la Comisión del Condado, no deja de aparecerse en cuanto medio le quede por el camino para criticar a Guillén. También le ha escrito una carta al equipo de Miami para que boten al manager; sin importarle que se trata de su trabajo y de la fuente de sustento de su familia. Joe Martínez, que se presentará a elecciones para la alcaldía del condado, ha obligado con su demagogia al actual alcalde Carlos Giménez, quien también se ha visto precisado a hacer una declaración contra las afirmaciones de Ozzie Guillén. Y como nunca puede faltar en la fiesta derechista, el ex Congresista Lincoln Díaz-Balart consideró desde una ventanilla del Versailles a las declaraciones de Guillén como una falta de respeto. Si no logran el despido de Guillén, los extremistas han anunciado una campaña para que los aficionados no asistan a los juegos del equipo; dudo que algo así fructifique, pero lo refiero para que se vean todas las presiones que están haciendo para castigar la opinión ofrecida a TIME por Ozzie Guillén.
Ha habido declaraciones más ridículas. Janisset Rivero, del llamado Directorio Democrático Cubano, mandó a Guillén a que se fuera a vivir a La Habana o Venezuela. Y el “cubanólogo” Hernán Llanes volvió a traer por los pelos la analogía entre cubanos y judíos, pidiendo a Guillén que afrontara la responsabilidad por haber opinado de una forma que a él no le gusta. Para estas personas la libertad de expresión garantizada por la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos es relativa y está subordinada a sus caprichos; no vale la libertad cuando se trata de la manifestación de ideas que a ellos no les gustan; pero vale la libertad para que ellos impongan sus criterios.
No me canso de repetir que este tipo de personas resulta muy dañino para la vida política de un país. Es malo en Miami, ciudad a la que han convertido en una república bananera; separada de los supuestos estándares que rigen la vida civil de los Estados Unidos. Y más dañino sería en una Cuba o una Venezuela como la que los derechistas proclaman, donde practicarían un autoritarismo que tienen bien ensayado.
Pero la derecha de Miami no gana una. Se opone al viaje del Papa y se da con todo éxito la visita a Cuba de Su Santidad. Se opone a la presencia de Cuba en la Cumbre de las Américas y Cuba estará más que presente en la reunión; como tema fundamental de los organizadores y los mandatarios asistentes. Ahora se han agitado por las declaraciones de Ozzie Guillén y lo han obligado a disculparse. Guillén se va a separar del equipo para viajar a Miami desde Filadelfia y dar una explicación a personas que son insaciables y van a querer siempre una disculpa más grande, más humillante. Guillén ha dicho que viene porque “quiere salir de eso ya”; comentó que sabe que “hirió sentimientos” de algunos, pero aseguró que no iba a renunciar “porque no he cometido ningún crimen”. Guillén se retractará de su declarada admiración por Fidel, hará criticas a Cuba, lo que será una prueba más de la falta de libertad real en la ciudad de Miami. Lo que yo creo es que las coacciones van a pesar mucho y Guillén no optará por las llamas como Giordano Bruno sino que transará como Galileo. Y también creo que como Galileo, una vez que salga de la entrevista, murmurará por lo bajo: “Eppur si muove”. Sin embargo, se mueve. O lo que es lo mismo: “Sin embargo, yo sigo respetando a Fidel”, “I love Fidel”.
Los mismos de siempre, el grupo de rompediscos y aplanadores del Versailles, ha convocado a una manifestación de autos para rechazar las declaraciones de Guillén a la revista TIME. La propia empresa, los Miami Marlins, ha emitido una declaración que no le deja muchas opciones, tratando a Cuba como una dictadura. Condena muy paradójica, pues buena parte de la clase política de Miami ha apoyado a Franco, a Pinochet, al golpe de estado en Honduras y al golpe de estado frustrado en Venezuela. Todo ello como parte de una visión histórica que les lleva a añorar el regreso a lo peor de la Cuba de antes de 1959; la Cuba de gobiernos entreguistas y plattistas. Porque lo que los retrógrados no acaban de entender, lo que los resentidos de Miami no tienen el valor de reconocer, es que Fidel es una figura de trascendencia en la era moderna. Un referente de la época y de la nación cubana que con toda seguridad les sobrevivirá a ellos y hasta a sus biznietos.

http://cambiosencuba.blogspot.com/

EEUU: El dinero: la única y verdadera causa del mafioso anticubano, Lincoln Diaz-Balart

El blog Escándalos de Miami asegura que la renuncia del mafioso anticubano Lincoln Díaz Balart no tiene nada que ver ni con los amores e hijos escondidos del ex representante con Ana Carbonell y la afamada presentadora de “TV Martí” Karen Caballero, ni por su interés de trabajar en el sector privado como abogado, ni por dedicarse a sufragar el terrorismo contra Cuba, ni tampoco por supuestas enfermedades, y mucho menos, para darle espacio en el Congreso a su hermano Mario Díaz Balart.
La verdad sobre su renuncia como Representante Federal en el 2010, según Escándalos de Miami, se encuentra en un sonado escándalo por corrupción y tráfico de influencias en una empresa vinculada al Complejo Militar Industrial llamada “Mark Two Engineering” (MTE).

Lea el texto completo
Miami. La renuncia al Congreso Federal en el 2010 de nuestro ex representante Lincoln Díaz Balart levantó un sin número de sospechas y teorías en Miami. Ante el elevado cúmulo de especulaciones al respecto enla Calle 8, nos dimos a la tarea de investigar los verdaderos motivos e historias de esta sorpresiva salida hasta dar con la verdad, la cual se escondía tras bastidores y se resistía a ser encontrada.
La renuncia de Lincoln no fue ni por los amores e hijos escondidos con Ana Carbonell y la afamada presentadora de “TV Martí” Karen Caballero, ni por su interés de trabajar en el sector privado como abogado, ni dedicarse enteramente a luchar contra la dictadura castrista, tampoco por supuestas enfermedades y mucho menos para darle espacio en el Congreso a su hermano Mario Díaz Balart. La verdad sobre su renuncia como Representante Federal en el 2010, la encontramos en la localidad de Medley, en una empresa vinculada al Complejo Militar Industrial llamada “Mark Two Engineering” (MTE).
La MTE establecida desde los 90 y con aproximadamente 100 empleados radica en Medley, un pequeño municipio industrial ubicado entre Okeechobee Road y el Palmetto Expressway, al oeste de Hialeah. Entre los clientes de sus sofisticados accesorios militares están no sólo el Ejército, sino tambiénla NASA y la Agencia de Proyectos Avanzados de Defensa. MTE trabajó además con la NASA para desarrollar un pequeño horno para el vehículo Mars Rover que se usará para detectar señales de vida.
Resulta que Lincoln Díaz Balart desde su puesto en el Congreso había logrado un nuevo y jugoso contrato para la MTE, relacionado con la fabricación de un componente muy sofisticado del archiconocido avión de espionaje autodirigido “Predator”. Ante esta ventajosa situación, Lincoln exigió a los directivos de MTE que pusieran en nómina a su esposa Cristina Díaz Balart con $ 200 mil grandes de salario anual. Cristina llevaba tiempo sin trabajar porque había perdido su empleo en el banco de los Masferrer, al verse involucrada en un escándalo millonario con inversionistas españoles.
Esta “botella familiar” le costó a Lincoln Díaz Balart su puesto en el Congreso, según nos reveló Miguel Otero, ayudante personal de su hermano Mario también congresista por la Florida, y quien además confirmara la versión dada a este blog por una fuente anónima localizada en la MTE.
Agrega Otero, que los representantes de un general retirado al que le estaba asignada la plaza enla MTE, ocupada ahora por Cristina, presentaron una enérgica reclamación ante un comité Congresional en Washington DC. Este comité accedió a la reclamación y analizó el tema a puertas cerradas. Lincoln fue informado posteriormente que había causa probable para un sonado escándalo por corrupción y tráfico de influencias. Dado que Cristina ya aparecía en nómina, Lincoln no podía negar la denuncia y negocia una digna salida para él que no afectara a su partido en año de elecciones congresionales.
Su contrincante era un peso pesado de uno de los lobby más poderosos del país y el partido Republicano no se podía arriesgar, en aquel momento, a entablar combate en el Comité de Ética por un político mediocre y en franco declive.
Las relaciones entre Lincoln Díaz Balart yla MTEse remontan al 2001, desde esa fecha ha conseguido millones de dólares en fondos federales a beneficio de este grupo contratista de defensa de Miami-Dade, quienes en “agradecimiento”, han donado históricamente decenas de miles de dólares a su campaña política y a la de su hermano.

Cronología: Lincoln Diaz-Balart y los contratistas de Medley

2001 – Locust USA obtiene el primer contrato de defensa por $69,974. En noviembre, Enrique Enríquez, William Box y otros intereses de Locust/Mark Two Engineering empiezan a donarle miles a Lincoln Diaz-Balart.

2002 – Locust obtiene $4.2 millones en contratos de defensa. El 19 de agosto, Enríquez le escribe una carta al Miami Herald dándole crédito a Diaz-Balart por haber ayudado a conseguir “millones de dólares del Congreso para acelerar nuestro desarrollo”.

2003 – Locust recibe una asignación monetaria del Congreso en el proyecto de ley de defensa del 2004, patrocinado por el propio Diaz-Balart. Se supone que los fondos sean para desarrollar motores que usan combustible pesado para vehículos aéreos no tripulados (UAVs).

2004 – Locust recibe una asignación financiera de $3 millones en el proyecto de ley de asignaciones para defensa en 2005, patrocinado por Diaz-Balart. El propósito de los fondos es el mismo.

2005 – Locust USA recibe $3.7 millones como parte del proyecto de ley de defensa patrocinado por Diaz-Balart. Los fondos son para desarrollar motores de combustible pesado para los UAVs.

2006 – Mark Two Engineering contrata a la cabildera Cecelia Grimes y le paga $20,000 a su compañía para que cabildee contratos enla Cámarade Representantes.

2007 – A fines de diciembre, Enríquez contribuye con $4,000 para Mario y Lincoln Diaz-Balart y su comité combinado de recaudaciones, DB Victory 2008.

2008 – Lincoln Diaz-Balart le pide al Comité de Asignaciones dela Cámara Bajael 18 de marzo otra asignación especial para Locust. Tres días después, Enriquez contribuye $2,500 a DB Victory 2008.

El 31 de marzo, Enríquez contribuye $1,250 para Lincoln y Mario Diaz-Balart separadamente. En septiembre, Locust USA recibe parte de una asignación especial de $2 millones, patrocinada por Lincoln.

Locus/ Mark Two Engeeniering han obtenido entre el 2001 y el 2007 $20.8 millones de dólares por contratos de investigación y desarrollo con el Pentágono. Al menos el 44 %, $9.2 millones, gracias a los esfuerzos legislativos en el congreso de Lincoln Díaz Balart.
Entre los años 2003 y 2006 la campaña de Lincoln fue financiada con $41.000 dólares desde Mark Two Engeeniering y a través del PAC Democracy Believer. El total de las contribuciones hacia el ex congresista desde el 2000 asciende a $192.000 dólares.

› Tomado del Blog Escándalos en Miami

A %d blogueros les gusta esto: