Si fuera estadounidense no votaría por Mitt Romney

El expresidente de Estados Unidos George W. Bush ofreció su apoyo político a Mitt Romney, eventual candidato del Partido Republicano a las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

Bush ofreció sus primeras declaraciones en público a favor del exgobernador de Massachussets, en una breve entrevista concedida al canal de televisión ABC News.

“Estoy con Mitt Romney”, fueron las palabras pronunciadas por el expresidente Bush, poco antes de que las puertas de un ascensor se cerraran ante él.

La breve declaración de apoyo de Bush, la ofreció en un evento celebrado en Washington para apoyar a activistas pro derechos humanos en todo el mundo.

Romney ya contaba con el apoyo George Bush padre y su esposa, Barbara, quienes mostraron oficialmente su respaldo al favorito republicano, incluso antes de que sus rivales Rick Sartorum, Newt Gingrich y Ron Paul decidieran retirarse de la puja por la nominación del partido de los “elefantes”.

Jeb Bush, exgobernador de la Florida y otro de los integrantes del clan Bush, también había tomado partido por Romney.

Según observadores, es probable que el expresidente Bush, a quien se considera responsable de muchos de los problemas por los que atraviesa actualmente Estados Unidos, se mantenga al margen de la campaña presidencial de Mitt Romney, a pesar de su apoyo.

Carta del Elefante, para el Rey de España

Autor: Jorge Armas

Señor Rey de España:

Soy un elefante de Botsuana, el país africano en el que me dicen que su Majestad ha estado recientemente para descansar de sus fatigas, cazándonos en un safar i. Los elefantes somos mansos, aunque fieros cuando nos atacan. También nuestros dioses, los de la sabana, son dioses buenos, no vengativos, aunque sí celosos de sus habitantes.

Quizás por ello, han querido preservar su vida, importante para su país, aunque han querido advertirle con su caída y sus fracturas en el campamento desde donde salía para cazarnos, que sería mejor ya para su Majestad que ha vivido ya más de lo que vivimos uno de nosotros, dedicase su tiempo a otras cosas, en vez de venir a matarnos.

Por ejemplo a seguir a esa España que se está desmoronando económicamente, a ese 52% de jóvenes que sufren el aguijón del paro después de tantos años de estudios, o simplemente a disfrutar de ver a los animales correr y divertirse en su habitad natural, pero sin escopetas, con las manos vacías o llenas de flores.

Nosotros sabemos que no ha hecho nada ilegal viniendo y pagando muchos miles de euros para matar a uno de los nuestros. Se lo permiten las leyes de mi país. Para muchos, matar gratuitamente animales es como lo era antiguamente cazar a lazo a los negros o indios para esclavizarlos.

¿Pero basta que algo sea legal para realizarlo? Existen también las leyes del corazón, no escritas, las de los sentimientos humanos, que dicen por cierto que son superiores a los nuestros y existen ciertos ejemplos que un Rey debe ofrecer de su vida incluso privada.

Su Majestad, desde su primer discurso como Rey , afirmó que quería serlo de todos los españoles. Yo sé que en España hay aún mucha gente que no se importa de ver sufrir o morir a los animales y que hasta se divierte observándolo.Pero existen también millones, sobretodo de jóvenes, que aman a los animales, que quieren protegerles y conviven con ellos. A esos millones de españoles, no creo que les guste especialmente la imagen de su Rey llegando a esta África, que es nuestro territorio, escopeta al hombro, para distraerse disparándonos sin que podamos defendernos.

Nos han dicho, Majestad, que posee una de las mejores colecciones de escopetas de caza que existen. ¿Podemos hacerle una sugerencia? Haga de ellas un museo y anuncie a los españoles, que su Rey ya no va a matar a ningún animal y que los años que aún le queden de existencia- que le deseamos sean aún muchos más de los que nosotros vivimos, los va a dedicar a distraerse a favor de la vida y no de la muerte.

Sabemos que nosotros, los elefantes, como el resto de los animales, no tenemos derechos. Nacemos para ser cazados y muertos. Pero queremos recordarle que nosotros no hacemos mal a nadie. Somos sensibles y humildes y hasta nos parecemos a ustedes los Homo Sapiens. Dicen los zoólogos que somos de los pocos animales que respetamos a nuestros difuntos y de los pocos que saben reconocerse, como los humanos, en un espejo.

Es verdad que quizás para ustedes los humanos los elefantes seamos inútiles, no somos indispensables para nada, pero, no por ello deben tener el derecho de matarnos. También las monarquías hoy- y lo digo con todo el respeto- aparecen inútiles para muchos y no por eso se hace la caza a los reyes y reinas.

Y hablando de reinas, nos gustaría saber qué piensa su discreta y querida reina Sofía de su amor por la caza de elefantes. Ella como mujer y como madre, debe saber que en nuestra organización en la sabana, vivimos un reino matriarcal. Ellas, las elefantas, organizan y dirigen nuestra comunidad. Son madres amorosas, dan de mamar a sus hijos durante tres y hasta cinco años y sufren como ustedes los humanos cuando se los matan por capricho.

Por último nos gustaría que sus nietos y biznietos, Majestades, un día consiguieran divertirse sin necesidad de venir a África a cazarnos y arrancar nuestros colmillos de marfil para adornar los palacios reales con sus trofeos de muerte.

Quizás, ni queriendo podrán ya hacerlo porque quedamos sólo 30.000 elefantes en todo el mundo y al ritmo con el que nos matan, sus nietos ya no tendrán como hacerlo, porque habremos sido extintos. Tendrán que conformarse con cazar cucarachas que al parecer tienen un millón de años y resisten hasta a las radiaciones atómicas. Nosotros, no. Somos más grandes, pero más frágiles.Quizás por ello nos amen tanto los niños a los que les gusta divertirse con nosotros. Vivos, no muertos.

Sólo desearle, Majestad, en nombre de nuestros dioses, que se recupere pronto del susto que le hemos dado , que no era para matarle, sino para hacerle pensar que sería mejor para su Majestad, que a la hora de dejar este Planeta, los elefantes que aún estemos vivos, podamos llorar por usted en vez de alegrarnos por haber perdido a un verdugo.

Los vientos de la selva son misteriosos, Majestad. ¿Por qué no nos regala sus escopetas en vida?

Con respeto y en nombre de todos los elefantes de Botsuana.

Fuente: http://jorgearmasv.blogspot.com

Se descubre el dinosaurio con plumas más grande de la historia

‘Tirano de hermosa pluma’ es el nombre con el que un grupo internacional de científicos ha bautizado a su nuevo hallazgo, el tiranosáurido con plumas de mayor tamaño que se conoce hasta ahora. De los tres ejemplares que han encontrado, el adulto pesa 1.400 kilogramos y mide nueve metros.

Reproducción de un ejemplar de Yutyrannus huali, el mayor dinosaurio con pluma. Imagen: Nature

“Se trata del dinosaurio más grande con plumas del que tenemos evidencias fósiles directas”, dice a SINC el investigador Corwin Sullivan, de la Academia de Ciencias China, para contextualizar los tres esqueletos de Yutyrannus huali (familia de los tiranosáuridos) que se han encontrado en el noreste de China.

Las plumas largas y filamentosas son el rasgo más significativo de esta especie que vivió hace 65 millones de años. La evidencia directa de la presencia de dinosaurios gigantescos emplumados, que se publica esta semana en Nature, apunta “nuevas perspectivas de la evolución de la pluma temprana”.

El trabajo describe tres ejemplares, de la familia de los tiranosáuridos, que han sido bautizados con el nombre de Yutyrannus huali, que significa ‘tirano de hermosa pluma’.

El ‘tirano de hermosa pluma’ pesaba más de una tonelada’

A diferencia de sus parientes, tiene tres dedos en las patas delanteras y un pie típico de terópodo, que corresponde a un suborden de dinosaurio.

Uno de tres ejemplares es un adulto que habría medido unos nueve metros con un peso de más de una tonelada, en concreto 1.400 kilogramos, y el resto son individuos jóvenes con la mitad de tamaño.

Es relativamente más pequeño que el Tyrannosaurus rex pero pesa 40 veces más que el dinosaurio con plumas más grande descrito anteriormente.

Gigantes emplumados

Habitualmente, los animales grandes retienen el calor más fácilmente. “Los mamíferos actuales de grandes dimensiones, como los elefantes, tienden a no tener pelo por esta razón, especialmente si viven en climas cálidos”, comenta Sullivan.

De ahí el interés del descubrimiento que Sullivan publica en Nature: “Este tipo de animales tienden a tener problemas de sobrecalentamiento, por lo que caminar con un abrigo de piel es contraproducente”.

La dificultad de encontrar plumas en el registro fósil le hacía pensar a Sullivan que “los dinosaurios de gran tamaño carecían de aislamiento térmico”.

El Yutyrannus vivió en la época temprana del Cretácico, relativamente más fría que el resto del período geológico, que fue el momento en que aparecieron los T. rex. “A pesar de su masa corporal, seguramente habría necesitado sus plumas para mantenerse caliente”, puntualiza Sullivan.

http://www.agenciasinc.es/

A %d blogueros les gusta esto: