Cuba: Más indisciplinas y menos multas, afirma Granma

La esquina de 17 y 36, Playa, La Habana, a principios de septiembre 2013 Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

La esquina de 17 y 36, Playa, La Habana, a principios de septiembre 2013 Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Quién lo duda. A la vista de todos abundan los basureros, el maltrato a la propiedad social, el fraude eléctrico, las violaciones de peatones y choferes en la vía, el desorden urbanístico y otros males, que como la mala hierba florecen por doquier.

Sin embargo, resulta contradictorio, y hasta alarmante, que lejos de incrementarse el número de multas impuestas por los inspectores y agentes encargados de hacer cumplir la ley, estas disminuyan de un año a otro, en un evidente signo del resquebrajamiento de la disciplina y la exigencia, en contraposición al reclamo de nuestra sociedad de rescatar las normas de buena conducta ciudadana.
En Villa Clara, por ejemplo, hasta el pasado mes de agosto se habían impuesto por los organismos correspondientes un total de 102 mil 34 multas, 3 850 menos que en igual periodo del año anterior.
Por si fuera poco, y como una manifestación de irresponsabilidad y de poca obediencia a lo legislado y a las normas vigentes en la sociedad, algunos ciudadanos que cometen infracciones han adoptado la posición de no pagar, encontrándose en ese caso un total de 11 087 personas, deudoras de un millón 995 600 pesos, de acuerdo con un informe entregado por la dirección de Finanzas y Precios en el territorio.
Es conocido que el procedimiento establecido para el pago de esas penalizaciones prevé un plazo de 30 días para saldar la deuda, a partir de cuya fecha y hasta los 60, el monto de la multa se duplica, y transcurridos los dos meses, es aplicada la llamada multa apremio, a través de la cual puede embargarse hasta la quinta parte del salario del inculpado, y si está desvinculado del trabajo, debe ser remitido a los tribunales.
En esta última situación se encontraban hasta el octavo mes del año un total de 4 596 infractores, según detalló Odalis León Canto, jefa del Depar-tamento de Multas de la Dirección Provincial de Finanzas y Precios, quien mencionó a Santa Clara, Camajuaní, Remedios, Santo Domingo y Ranchuelo, entre los territorios de peor situación en ese acápite.
Muchas pudieran ser las razones esgrimidas por los morosos o incumplidores para no acudir a tiempo a saldar esa deuda; sin embargo, nada justifica esa actitud. Ningún país puede darse el lujo de legislar y dictar normas para que luego las mismas sean incumplidas, sentenció Carmen Monteagudo Becerra, directora municipal de Finanzas y Precios en Santa Clara, el territorio más afectado por esa situación.
También resulta muy nociva, y hasta contradictoria, la tendencia de algunos a cancelar las medidas una vez impuestas, ya sea por mala confección de los modelos establecidos o por otros subterfugios no siempre transparentes, en cuyo caso están 2 038 penalidades que fueron eliminadas después de haber sido puestas.
Hay que incrementar la exigencia y el control, tal y como nos lo pidió el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, durante la clausura del primer periodo ordinario de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, donde denunció los fenómenos de la indisciplina social, las ilegalidades, las contravenciones y los delitos recogidos en el Código Penal, expresando que los mismos se enfrentan haciendo cumplir lo establecido en la ley.
(Tomado del diario Granma)

¿Si Cuba tiene acceso a Internet desde 1996, qué mejora trae el Cable con Venezuela?

cable-submarino-cuba-venezuela-cubadebate-pres51cc77b4f3393

Por: Rafael de la Osa Díaz

Mucho se habla por estos días en Cuba de Internet, ancho de banda, fibra óptica, cable submarino, banda ancha y otro grupo de términos relacionados con el mundo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), pero que cada cual lo interpreta a su manera y saca sus propias conclusiones, incluyendo la prensa y lo que se difunde por diferentes medios.

Creo que parte de la culpa de este enjambre de dispares comentarios lo tiene la falta de comunicación que ha existido sobre estos temas y la inapropiada forma en que casi siempre se ha hecho referencia cuando de los mismos se ha hablado. El síndrome del triunfalismo que aún nos acompaña, en cercana alianza con el establecido secretismo que se mantiene, azuzado por las hostiles condiciones en que nuestro país enfrenta sus relaciones comerciales internacionales, frente a un inhumano e irracional bloqueo de todo tipo, establecido y mantenido durante años por los diferentes gobiernos de Estados Unidos desde la década de los años 60 del pasado siglo, conforman una sólida mezcla con la que se construye con mayor o menor grado de justificación el muro que impide el acceso a la información que sobre el tema debería conocerse.

Por eso me pareció importante añadir un comentario más, para reflexionar un poco sobre estas tecnologías, sus implicaciones y posibilidades de uso en nuestro país, para comprender mejor la realidad a la que nos enfrentamos en materia de comunicaciones a corto y mediano plazo. Tan perjudiciales pueden ser los cantos de triunfo y victoria anticipados, como los pesimistas pensamientos de que todo está mal y nada ha cambiado.

Comencemos por el famoso cable de fibra óptica.

¿Si Cuba tiene acceso a Internet desde 1996, qué mejora trae el Cable con Venezuela? En primer lugar tenemos que comprender lo que significa una conexión a través de un cable y la que funciona de manera inalámbrica.

Por el bloqueo aplicado por Estados Unidos a Cuba, nuestro país no contaba con un cable físico para sus comunicaciones con el mundo. Existió en Cuba este tipo de conexión, precisamente con Estados Unidos, antes de 1959, a través del cual se realizaban las llamadas telefónicas internacionales. Una vez más por el bloqueo, Cuba tuvo que establecer sus comunicaciones a través de enlaces satelitales, para lo que hay que pagar, permanentemente, una cuota mensual en dependencia del “ancho de banda” que se contrate para este servicio.

A diferencia del servicio a través del satélite, cuando Ud. cuenta con un cable, paga por su instalación y ya no tiene que pagar más por el uso del soporte o medio de transporte. Evidentemente el cable tendrá un tiempo de vida útil, y requerirá de mantenimientos cada cierto tiempo; pero si se planificó bien, se supone que el costo por mes durante un período, digamos de 10 años, es muy superior al arrendar mediante satélite el mismo ancho de banda que el habilitado mediante un servicio por cable físico.

Podríamos concluir que establecer conexiones por vía satelital permite contratar el ancho que uno quiere, para el uso que uno se proponga, el tiempo que necesite, sin realizar mayores inversiones. Por otra parte establecer una conexión vía cable implica una inversión inicial, tiende a utilizarse para comunicaciones estables a mediano y largo plazo y permite un variado número de servicios de gran demanda, lo que abarata sus costos en el tiempo.

Sin dudas las necesidades de comunicación de un país se asemejan más a las posibilidades que brindan las conexiones vía cable, especialmente cuando son, como en nuestro caso, a través de un cable de fibra óptica, que permite utilizarlo según las necesidades, con una expectativa bastante grande en relación con el incremento de su uso a largo plazo.

Ahora bien, contar con la posibilidad de una conexión vía cable submarino de fibra óptica no quiere decir que ya tenemos habilitados los servicios sobre él. Contamos solamente con el medio de transporte.

El primer servicio en que se piensa, aún en la era de Internet, al contar con un canal de comunicación internacional, es el servicio de telefonía. Es un servicio aún muy demandado, que típicamente crece exponencialmente en la misma medida que se abarata el pago por el mismo. Es también muy bondadoso, económicamente hablando, pues recibe dinero tanto la compañía que contrata el servicio como la que lo brinda y es de los servicios que más rápido permite recuperar las inversiones realizadas en infraestructura.

Por lo general la empresa que busca tener este tipo de servicio, a través del canal de transporte de que disponga, contrata el mismo a una empresa suministradora (carrier), la cual se busca según el análisis que se haga de los lugares y países desde donde mayor cantidad de llamadas puedan realizarse o recibirse. Por ejemplo, digamos que España es un país con el cual Cuba tiene habitualmente un alto tráfico de comunicaciones telefónicas en Europa, no así con otros países como Alemania, Italia, Francia e Inglaterra, aunque no dejan de ser mercados interesantes. Pues Cuba puede contratar los servicios a una empresa española y esta “enruta” hacia Cuba además, todo el tráfico telefónico de el resto de los países de Europa. Así, a través de un solo “carrier”, se contrata el servicio de una región más amplia que permite aumentar el volumen de llamadas. Este proceso se puede repetir con otros países en Asia o América, quedando conformada una cadena de empresas que cubran la mayor parte del mundo en sus comunicaciones con Cuba. Independientemente del punto de origen de la llamada, suele ser un arreglo muy común.

Del conjunto de llamadas que se realiza desde y hacia Cuba, se pacta un por ciento de ganancias con el “carrier” que tramita las mismas en una región. Por ejemplo, 50% para ambas partes de todo el tráfico.

Es de suponer que Cuba trabaja en establecer estos contratos internacionales, en busca de rebajas considerables a las extraordinariamente caras tarifas actuales, para favorecer un incremento del tráfico y monetizar el servicio y la inversión. Este proceso tampoco es ajeno a las presiones y limitaciones que el Gobierno de Estados Unidos establece sobre los posibles socios comerciales de Cuba.

Pero la situación no es la misma si se trata del servicio de Internet con todos los servicios asociados al mismo. En este caso solo se paga según el ancho de banda que se contrate, pero el ingreso solo se genera desde adentro del país, pues el pago de Internet se hace en una sola vía, en dirección al punto más cercano a su “espina dorsal” o “backbone”, situado en los Estados Unidos, tema que ha sido objeto de discusión en la arena internacional innumerables veces pero sin cambios hasta la fecha.

Por tanto, atendiendo a la situación económica del país, la más rápida amortización del canal de comunicaciones que representa el cable submarino, se logrará con el servicio de voz (telefonía) y no con el de acceso a Internet. Es lógico entonces comprender que se contratará un ancho de banda para acceder a Internet, proporcional a la capacidad de pago que se tenga, y por un rato no será ni siquiera suficiente para cubrir la actual demanda de las capacidades instaladas, en permanente estado de congestión con índices superiores al 95%.

Por tanto es imposible por el momento eliminar el enlace satelital, ni incrementar la conectividad de manera sensible a los usuarios, ni reducir considerablemente las tarifas, pero claro que ayuda contar ya con el cable submarino que cada día será más y mejor utilizado permitiendo un sensible crecimiento en su uso en el mediano plazo.

Veamos entonces la situación interna del país.

¿A donde se conecta este cable? Pues a una especie de “espina dorsal” o “backbone” nacional que interconecta todas las centrales principales de ETECSA.

En la primera mitad del primer decenio de este siglo, ETECSA acometió un fuerte proceso inversionista que modernizó su estructura principal, pasando a ser completamente digital, con una conexión entre sus principales nodos por canales de fibra óptica.

La fiabilidad de un cable de fibra óptica es muy superior a todos sus antecesores, no solo por la cantidad de disímiles conexiones que se pueden establecer a través de él, sino por su fiabilidad y bajos índices de pérdida, que tienden a cero. Por tanto es lógico que las principales conexiones del país se realicen con conectores de este tipo, pero es un proceso costoso y difícil de llevar a todos los puntos de la red.

El planificado proceso de modernización de ETECSA se vio frenado por los problemas económicos del país, por lo que no llegó a cubrir los cambios previstos en todas las centrales de abonados (o sea a donde realmente nos conectamos cuando hacemos una llamada) y mucho menos hasta la casa de cada abonado, que era la última etapa del mismo.

No pretendo explicar cómo funcionaban las tradicionales plantas telefónicas de los años 90, pero es importante entender que su modernización las lleva a parecerse mucho al esquema de una red local. Para los que conocen un poquito de comunicaciones y redes, diríamos que una moderna central telefónica no es más que una red tipo Ethernet con protocolo ip y tráfico de paquetes similar a Internet. Traduciendo a un lenguaje más coloquial, diríamos que se parece mucho a una red local de computadores de cualquier empresa con acceso a Internet incluido, pero dedicado a trasmitir voz, aunque también trasmite datos como las redes informáticas.

El ancho de banda existente hoy entre las centrales principales de ETECSA está aún utilizado muy por debajo de sus posibilidades. Como la mayoría de las personas que se conectan a una red de información en Cuba lo que trata de buscar en primer lugar es información fuera de Cuba y como la mayoría de las redes privadas o por sector de nuestro país son redes estructuradas desde su inicio de forma vertical, con muy poco nivel de interconexión con sus homólogos de otros sectores, pues la gran capacidad instalada para la trasmisión de datos a nivel nacional alcanza cifras similares al ancho de banda del país para acceder a Internet, que en descarga no supera los 390 Mbps.

Pongamos un ejemplo. Si desde un hospital en una provincia del país se trata de consultar el sitio Web del periódico local hospedado en un servidor de la prensa en la propia provincia, la señal viaja desde la computadora del hospital hasta el nodo central de la red Infomed ubicado en La Habana, según las condiciones y velocidad que esta red tenga contratado en cada tramo desde el hospital provincial hasta el nodo central de Infomed, de ahí transita por un canal hacia las Red de ETECSA que lo enruta por el camino más corto al servidor donde está hospedado el sitio Web del periódico provincial, según las velocidades y ancho de banda de estos enlaces. Si esto estuviera estructurado de otra forma, del hospital se llegaría al periódico de la provincia sin salir de las conexiones de ETECSA de esa provincia y aprovechando todo el ancho de banda disponible de la Red de ETECSA que es el proveedor de servicios del país y cuenta con conexiones de fibra óptica entre sus centros principales con una gran capacidad de ancho de banda. Más incluso se notaría la velocidad si desde el mismo hospital trataran de descargar un libro del sitio Web de la Biblioteca Nacional ubicado en algún servidor de La Habana si estuviera también conectado directamente a la red de ETECSA.

Quedaría hablar entonces de la forma en que se conectan los usuarios finales de una red a todo este andamiaje de redes, cables, nodos y sistemas.

Cuando un usuario se conecta a la Red Nacional desde una computadora ubicada dentro de la red local de una entidad que a su vez está enlazada a la Red de ETECSA mediante un enlace solo dedicado a este fin, es como si tuviéramos una extensión o ramificación de esa red nacional dentro de esta entidad.

Pero no siempre es así como se produce la conexión de los usuarios en Cuba. En muchos casos esta conexión se realiza mediante un modem y estableciendo la conexión mediante una llamada telefónica. Es lo que se conoce como un enlace conmutado. La conexión por esta vía es mucho más lenta, pues nunca logra superar los 52 Kbps y precisamente la velocidad del último tramo de la conexión determina en el tope de la velocidad que se puede alcanzar por un usuario en la Red.

Como es de suponer la solución estaría en lograr que todos los usuarios se conectaran de manera similar al primer caso, pero esto requiere de inversión, y no cualquier inversión sino la más costosa de todo el proceso por su dimensión. Por suerte existen diversos medios y formas de conectar este “último tramo” de la red (se conoce como “la última milla”) y no necesariamente mediante un cable, sino también de forma inalámbrica.

Pero este tema lo podemos tratar de manera más amplia en otro trabajo.

Como conclusión podríamos decir que son significativas las ventajas de contar con un cable submarino para las comunicaciones internacionales, aunque esto no representa una mejora directa en el incremento de las facilidades de acceso a Internet de los usuarios cubanos si no median otros desarrollos intermedios.

La lógica indica que el país irá contratando la velocidad del canal que sea capaz de ir pagando y que inicialmente la recuperación económica se realizará mediante el incremento de las llamadas telefónicas a partir de la disminución de las tarifas internacionales.

Paralelamente se irán implementando soluciones diversas para la conexión de los usuarios finales, utilizando diversas tecnologías desde las zonas con mayores facilidades tecnológicas hacia las que tienen menos infraestructura.

Será un proceso más visible en el mediano y largo plazo que irá acompañado de otras medidas como el incremento de las salas colectivas para el acceso a la Red y de las posibilidades de las redes ya existentes favoreciendo determinadas áreas como las Universidades, el Polo Científico del país, áreas productivas que lo necesiten y diversos sectores sociales, según las capacidades de pago.

Una aclaración más. Aunque aún se discute a qué llamar “banda ancha” en la región de América Latina, los indicadores están por encima de 1 Mbps a nivel de usuario, por tanto es todavía un sueño que se pueda generalizar el mismo, aún en un sector de la población.

Quizás sea solo una opinión más al caótico concierto de interrogantes y contradicciones, pero reafirmo que el cable no lo es todo… aunque es el camino. CLIC

http://www.cubarte.cult.cu/

Cuba ampliará el servicio público de acceso a Internet a través de 118 salas de navegación en todo el país

Por Amaury E. del Valle

A partir del próximo 4 de junio de 2013 se ampliará el servicio público de acceso a Internet a través de 118 salas de navegación en todo el país, de acuerdo con la Resolución No. 197/2013 del Ministerio de Comunicaciones, publicada este lunes 27 de mayo de 2013 en la Gaceta Oficial de la República de Cuba.

El Ministerio de Comunicaciones y la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. informaron a Juventud Rebelde que este servicio, que actualmente se comercializa con la marca Nauta, podrá solicitarse ahora en cualquier unidad comercial de Etecsa que tenga asociada una sala de acceso a Internet.

Tarjeta-Nauta-para-navegación-por-internetPara ello se han habilitado 118 salas de acceso en todo el país, especialmente en las cabeceras provinciales, si bien se irán paulatinamente incorporando nuevas áreas de navegación en diferentes instalaciones.

Las modalidades de servicios que se ofertarán son la navegación en Internet y todos sus servicios, que incluirá también la opción de solicitar un correo electrónico internacional bajo el xxx@nauta.cu, en correspondencia con los precios establecidos en la Resolución No. 182/2013 del Ministerio de Finanzas y Precios, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria del lunes 27 de mayo de 2013.

En el caso de solo acceder a la navegación nacional, el servicio tendrá un costo de 0.60 CUC la hora.

Si solo desea solicitar un correo electrónico internacional y acceder a la navegación nacional, la tarifa será de 1.50 CUC la hora.

La navegación por Internet y todos sus servicios tendrá una tarifa de 4.50 CUC la hora.

A los servicios ofrecidos por el Portal Nauta, ya sea de navegación por Internet, correo electrónico internacional o navegación nacional, solo se podrán acceder desde las salas de navegación habilitadas por Etecsa.

Para ello podrán activarse cuentas de acceso temporales, pagando directamente en las salas de navegación o con la compra en las oficinas comerciales de Etecsa de una Tarjeta Nauta habilitada para ser utilizada en estos puntos de acceso, las cuales serán válidas por un término de 30 días naturales a partir de la primera conexión.

También podrá accederse a la contratación de una cuenta permanente, con su nombre de usuario, contraseña y correo electrónico internacional fijo si lo solicita.

Al activar una cuenta permanente de navegación por Internet, o correo electrónico internacional o navegación nacional, el usuario solo deberá abonar el saldo inicial mínimo establecido para una hora de conexión de cualquiera de las modalidades.

Esta cuenta podrá recargarse cuantas veces se desee a partir de un monto mínimo de 2.00 CUC, y su fecha de caducidad dependerá de la cuantía de la recarga (ver gráfico adjunto).

Para recargarla podrá adquirir una Tarjeta Nauta y guiarse por las instrucciones de su reverso, o hacerlo directamente en las oficinas de Etecsa habilitadas para ello en las salas de navegación.

En el caso del servicio de correo electrónico internacional, si el usuario ya posee otro correo electrónico podrá acceder a su webmail en Internet y optar si lo desea por redireccionar los mensajes a la nueva cuenta creada bajo el dominio nauta.cu.

El correo electrónico internacional ofrecido por Etecsa bajo el dominio nauta.cu tendrá un buzón con capacidad de 50 megabytes y la posibilidad de recibir y enviar mensajes, incluyendo los adjuntos, de hasta 25 megabytes.

El usuario podrá salvar sus archivos en dispositivos extraíbles de su propiedad, así como llevar los que desee enviar para adjuntarlos o copiarlos en su correo, o utilizarlos en su trabajo en Internet.

Estas nuevas facilidades para la conexión a Internet, el correo electrónico internacional y la red nacional estarán disponibles, en una primera etapa, desde las salas ubicadas en la red comercial de Etecsa y, paulatinamente, se irán incorporando nuevas áreas de navegación.

Las nuevas salas de navegación están ubicadas en Telepuntos y Centros Multiservicios de Etecsa, los cuales abrirán de lunes a domingo de 8:30 a.m. a 7:30 p.m; así como en Oficinas Comerciales, las cuales seguirán los mismos horarios establecidos en cada caso para ellas.

La ampliación de este servicio se suma a los que ya prestan más de doscientas salas de navegación ubicadas en diferentes hoteles de todo el país, así como a los servicios de correo electrónico internacional y nacional que brindan las instalaciones habilitadas para ello por la empresa Correos de Cuba.

En las instalaciones hoteleras las nuevas tarifas aprobadas podrán ser diferentes cuando se brinden los servicios a usuarios no huéspedes, pues las instituciones a las que se subordinan estos hoteles serán las encargadas de decidir el precio a cobrar por tiempo de conexión.

Ante cualquier reclamo o sugerencia con relación al servicio, el usuario debe dirigirse al personal responsable de la sala de navegación en la que se encuentre.

También tiene el derecho de notificarlo a Etecsa en las diferentes unidades comerciales, o llamando al teléfono 118.

La ampliación de los servicios de conectividad en el país está en consonancia con la estrategia planteada por Cuba de seguir facilitando cada vez más el acceso de la población a las nuevas tecnologías, en dependencia de la disponibilidad de recursos y con un enfoque que favorezca su uso social.

Ello es posible además por estar ya en funcionamiento el cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela, el cual garantiza una mayor calidad y estabilidad en las comunicaciones internacionales de la isla, torpedeadas por las limitaciones que impone el injusto e irracional bloqueo económico, comercial y tecnológico de Estados Unidos.

El cable de fibra óptica, si bien mejora las comunicaciones internacionales —hasta ahora realizadas fundamentalmente por vía satelital— no es un servicio gratuito, de ahí el costo de la ampliación del servicio de navegación por Internet en los primeros momentos.

A su vez, aún se requieren importantes inversiones para modernizar tanto el parque tecnológico como ampliar las facilidades de conexión de cara al usuario final, buscando disímiles alternativas para ello.

No obstante, existe la firme intención de continuar acercando cada vez más estos servicios a las necesidades y posibilidades de la población, por lo cual este es un paso más en ese sentido.

Esta estrategia está planteada en el objetivo de trabajo 52 aprobado por la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, que en su texto hace un llamado a: «Aprovechar las ventajas de las tecnologías de la información y las comunicaciones, como herramientas para el desarrollo del conocimiento, la economía y la actividad política e ideológica; exponer la imagen de Cuba y su verdad, así como combatir las acciones de subversión contra nuestro país».

Las 118 salas de navegación habilitadas en todo el país se han preparado para garantizar la calidad del servicio, así como para ir incorporando paulatinamente otras ofertas para los usuarios.

Igualmente se ha diseñado un sistema de autentificación segura para acceder a los diferentes servicios, ya sea de navegación por Internet, correo electrónico internacional o navegación nacional, a partir de un nombre de usuario que escogerá por única vez el cliente, si bien podrá gestionar a través del propio portal otros servicios como el cambio de contraseña e incluso la transferencia de saldo de una cuenta a otra, por ejemplo.

Las tarifas diferenciadas entre los servicios de navegación por Internet, correo electrónico internacional y navegación nacional buscan tipificar cada uno, así como priorizar el acceso a mejores canales de comunicación y el consumo de los contenidos que hoy se encuentran disponibles en las redes informáticas cubanas.

Esta ampliación de los servicios de comunicación forma parte de una estrategia de acercamiento de estos a la población, que incluye la masificación de la telefonía celular, que ya suma en Cuba más 1 700 000 usuarios, superando incluso a la cantidad de líneas fijas.

Cuba se conectó a Internet desde el año 1996 y desde entonces ha potenciado su uso social, a pesar de los impedimentos en su desarrollo impuestos por el bloqueo económico, comercial y tecnológico de Estados Unidos.

Igualmente se ha priorizado la conectividad de los sectores científicos, educacionales, sociales y empresariales, así como a miles de médicos, investigadores, periodistas, intelectuales y artistas, entre otros, tratando de usar con eficiencia los recursos disponibles en función del desarrollo económico, social, cultural y educacional de la sociedad cubana.

También se aprobaron medidas por la Aduana General de la República encaminadas a facilitar la importación de equipos informáticos con fines no comerciales, así como se instrumentó su venta a la población en la red de tiendas en moneda libremente convertible.

Cuba posee un amplio reconocimiento internacional por su labor en el desarrollo social de la informática, avalada por sus logros en la educación, la salud, la cultura y otros ámbitos sociales.
SALAS DE NAVEGACIÓN

La Habana (12 salas de navegación)

Telepunto del Focsa (Calle 17 y M, Edif. Focsa, Vedado, Plaza de la Revolución), Telepunto de Obispo (Obispo No. 351 e/ Habana y Compostela. La Habana Vieja), Centro Multiservicios del Vedado (Calle 17 e/ B y C Vedado, Plaza de la Revolución), Centro Multiservicios de Príncipe (Ave. Salvador Allende No. 663 e/ Franco y Subirana, Centro La Habana), Centro Multiservicios de Casino Deportivo (Entrada s/n e/ Ave. de Los Ocujes y Final, Rpto. Antonio Maceo, Cerro), Centro Multiservicios de Guanabacoa (Cadena No. 9 e/ Pepe Antonio y División, Guanabacoa), Centro Multiservicios de Tarará (Ave. 13 No. 33806 e/ 6ta. y 6ta. A, Tarará, La Habana del Este), Centro Multiservicios de Alamar (Calle 162-D e/ 5ta.-C y 5ta.-D, Alamar, La Habana del Este), Centro Multiservicios del Centro de Negocios Miramar (Ave. 5ta. y 76, Edif. Barcelona bajos, Centro de Negocios Miramar, Miramar, Playa), Centro Multiservicios de La Copa (42 y Ave. 1ra., Miramar, Playa), Oficina Comercial de Guanabo (5ta.-C e/ 490-A y 492, Guanabo, La Habana del Este), Oficina Comercial de Aldabó (Nacional No. 14125 e/ Alday y Lililoy, Boyeros)

Pinar del Río (5)

Telepunto de Pinar del Río (Gerardo Medina esq. a Juan Gualberto Gómez, Pinar del Río), Centro Multiservicios de Sandino (Zona G, Sandino), Centro Multiservicios de Consolación del Sur (Calle 64 e/ 53 y 55, Consolación del Sur), Centro Multiservicios de Hermanos Cruz (5ta. e/ A y B, Hermanos Cruz, Pinar del Río), Oficina Comercial San Juan y Martínez (Martí esq. a Luis Calderón, San Juan y Martínez)

Artemisa (8)

Centro Multiservicios de San Cristóbal (Antonio Maceo No. 108, San Cristóbal, Artemisa), Centro Multiservicios de Bahía Honda (Calle 30 No. 2308 e/ 23 y 25, Bahía Honda, Artemisa), Oficina Comercial de Mariel (Calle 128 No. 6527 e/ 65 y 67, Mariel, Artemisa), Oficina Comercial de Bauta (Calle 148 No. 24909 e/ 249 y 251, Bauta, Artemisa), Oficina Comercial de Artemisa (Calle 48 No. 3107 e/ 31 y 33, Artemisa), Oficina Comercial de San Antonio de los Baños (Ave. 41 No. 6610 e/ 66 y 68, San Antonio de los Baños, Artemisa), Minipunto de Playa Baracoa (Calle 150 esq. a 3ra. A, Playa Baracoa, Bauta, Artemisa), Minipunto de Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) (Carretera Panamericana Km. 3 1/2, Santa Fe, Playa, La Habana)

Mayabeque (2)

Centro Multiservicios de San José de las Lajas (Ave. 47 s/n e/ 54 y 64, San José de las Lajas), Oficina Comercial de Santa Cruz del Norte (Ave. 11, Zona de Desarrollo, Santa Cruz del Norte)

Matanzas (18)

Telepunto de Matanzas (Jovellanos esq. a Milanés, Matanzas), Centro Multiservicios del Aeropuerto Internacional (Carretera a Regalito Km 5 1/2 Aeropuerto Juan Gualberto Gómez, Matanzas), Centro Multiservicios de Calle 30 (Calle 30 esq. a 1ra., Varadero), Centro Multiservicios de Hotel Meliá América (Carretera Las Américas, Hotel Meliá América, Varadero), Centro Multiservicios de Plaza América (Carretera Las Morlas, Centro Comercial Plaza América, Varadero), Centro Multiservicios de Hotel Sol Palmeras (Carretera Las Américas, Hotel Sol Palmeras, Varadero), Centro Multiservicios de Hotel Meliá Antillas (Carretera Las Morlas, Hotel Meliá Antillas, Varadero), Centro Multiservicios de Hotel Sandals (Hotel Sandals, Varadero), Centro Multiservicios de Complejo Hicacos (Ave. 1ra. y 44, Centro Comercial Hicacos, Varadero), Centro Multiservicios de Cárdenas (Céspedes esq. a Coronel Verdugo, Cárdenas), Centro Multiservicios de Colón (Martí No. 119 e/ M. Gómez y Colón, Colón), Centro Multiservicios de Jagüey Grande (Calle 56 No. 1106 e/ 11 y 13, Jagüey Grande), Centro Multiservicios de Pedro Betancourt (Calle 27 e/ 18 y 20, Pedro Betancourt), Oficina Comercial de Calimete (Independencia No. 9 e/ Colón y Calle 6, Calimete), Oficina Comercial de Unión de Reyes (Antonio Maceo No. 32 e/ Camilo Cienfuegos y José Martí, Unión de Reyes), Oficina Comercial de Los Arabos (Martí No. 47, Los Arabos), Oficina Comercial de Martí (Maceo No. 385, Martí), Oficina Comercial de Playa Larga (Carretera Buenaventura, Entronque Playa Larga)

Cienfuegos (5)

Telepunto de Cienfuegos (Calle 31 e/ 54 y 56, Cienfuegos), Centro Multiservicios del Boulevard (Ave. 54 e/ 35 y 37, Cienfuegos), Centro Multiservicios de Aguada de Pasajeros (Maceo No. 66 e/ Agüero y Panchito Pérez, Aguada de Pasajeros), Oficina Comercial de Cruces (Esquerra No. 707 e/ Padre las Casas y Pepe Alemán, Cruces), Oficina Comercial de Cumanayagua (Cienfuegos e/ Orlando Gómez y Paraíso, Cumanayagua)

Villa Clara (15)

Telepunto de Santa Clara (Martha Abreu esq. a Villuendas, Santa Clara), Centro Multiservicios de Sagua la Grande (Carmen Rivalta No. 198 e/ Maceo y Plaza Wifredo Lam, Sagua la Grande), Centro Multiservicios de La Salud (Prolongación de Colón No. 180 e/ A y Av. 26 de Julio, Santa Clara), Centro Multiservicios de Placetas (Carretera Central y 3ra. del Oeste, Placetas), Centro Multiservicios de Caibarién (Ave. 11 esq. a Calle 10, Caibarién), Oficina comercial de Encrucijada (Calle 9 de abril, esq. a José Martí, Encrucijada), Oficina Comercial de Ranchuelo (Coronel Acebo No. 13 e/ Ave. de los Mártires y Juan B. Contreras, Ranchuelo), Oficina Comercial de Santo Domingo (Rolando Morales No. 38 e/ J. Pérez y Juan Bruno Zayas, Santo Domingo), Oficina Comercial de Cifuentes (Juan Bruno Zayas No. 34-E e/ Oriente y Camagüey, Cifuentes), Oficina Comercial de Quemado de Güines (2da. Este, Quemado de Güines), Oficina Comercial de Manicaragua (Juan Bruno Zayas Norte No. 58 e/ Feria y Francisco Dámaso Rodríguez, Manicaragua), Oficina Comercial de Remedios (Máximo Gómez No. 96 e/ Alejandro del Río y Andrés del Río, Remedios), Oficina Comercial de Camajuaní (Joaquín Paneca No. 33, Camajuaní), Minipunto de Ciencias Médicas de Santa Clara (Universidad de Ciencias Médicas, Santa Clara), Minipunto Universidad de Las Villas (Carretera a Camajuaní Km 5 1/2, Santa Clara)

Sancti Spíritus (9)

Telepunto de Sancti Spíritus (Independencia Sur No. 10 e/ Cervantes y Honorato del Castillo, Sancti Spíritus), Telepunto de Trinidad (Lino Pérez No. 274 e/ José Martí y Miguel Calzada, Trinidad), Centro Multiservicios de Jatibonico (Maceo No. 148 e/ J. Blas Hernández y Céspedes, Jatibonico), Centro Multiservicios de Fomento (Céspedes No. 159, e/ Máximo Gómez y José del Carmen Hernández, Fomento), Centro Multiservicios de Cabaiguán (Camilo Cienfuegos No. 190 e/ República y Libertad, Cabaiguán), Centro Multiservicios de Yaguajay (Panchito Gómez No. 96 e/ Maceo y General González, Yaguajay), Oficina Comercial de La Sierpe (Carretera del Jíbaro s/n, La Sierpe), Minipunto de Terminal de Ómnibus (Carretera Central y Circunvalación, Sancti Spíritus), Minipunto de Ciencias Médicas (Facultad Ciencias Médicas, Circunvalación, Olivos III, Sancti Spíritus)

Ciego de Ávila (4)

Centro Multiservicios de Ciego de Ávila (Joaquín de Agüero e/ Honorato del Castillo y Maceo, Ciego de Ávila), Centro Multiservicios de Morón (Carlos M. de Céspedes No.5, Morón), Minipunto de Villa Cojímar (Cayo Guillermo), Oficina Comercial de Cayo Coco (Cayo Coco, Morón)

Camagüey (9)

Telepunto de Camagüey (República s/n e/ San José y San Martín, Camagüey), Centro Multiservicios de Camagüey (Ignacio Agramonte No. 442, e/ López Recio y Plaza de los Trabajadores, Camagüey), Minipunto de Mella (Ave. Mónaco Sur, Rpto. Julio A. Mella, Camagüey), Minipunto de Agramonte (Palomino s/n e/ 1ra y J), Centro Multiservicios de Florida (Carretera Central esq. a P. Gómez, Florida), Centro Multiservicios de Nuevitas (Maceo No. 40 e/ A. Arango y Agramonte, Nuevitas), Centro Multiservicios de Santa Lucía (Maceo No. 40, Santa Lucía, Nuevitas), Minipunto de Camalote (Álvaro Reinoso s/n Camalote), Oficina Comercial de Céspedes (Calle 14 s/n e/ 21 y Y, Céspedes)

Las Tunas (9)

Telepunto de Las Tunas (Francisco Vega No. 237 e/ Lucas Ortiz y Vicente García, Las Tunas), Centro Multiservicios de Amancio (Ave. Sergio Reinó No. 25, El Batey, Amancio), Centro Multiservicios de Puerto Padre (Ave. Libertad No. 144 e/ B. Masó y Flor Crombet, Puerto Padre), Oficina Comercial de Jobabo (Ave. Martí No. 22 e/ Frank País y E. R. Chivás, Jobabo), Oficina Comercial de Manatí (Julio A. Mella No. 74 esq. a Guiteras. Manatí), Oficina Comercial de Colombia (Ave. Cándido González No. 175, Rpto. Progreso, Colombia), Oficina Comercial de Menéndez (Calle 4ta. s/n, Rpto. Batey, Menéndez), Minipunto de Guiteras (Calle 11 No. 70, Guiteras, Puerto Padre), Minipunto de Vázquez (Calle 66 e/ Carretera Tunas-Puerto Padre y Calle 39, Vázquez, Puerto Padre)

Holguín (4)

Centro Multiservicios de Holguín (Martí No. 122 e/ Mártires y Máximo Gómez, Holguín), Centro Multiservicios de Moa (Ave. 1ro. de Mayo, Moa), Centro Multiservicios de Banes (Ave. de Cárdenas No. 1102 e/ Bayamo y M. Gómez, Banes), Centro Multiservicios de Mayarí (Delfín Aguilera No.39 e/ A. Guiteras y Mastrapa, Mayarí)

Granma (7)

Telepunto de Bayamo (General García No. 109 e/ Saco y Figueredo, Bayamo), Centro Multiservicios de Manzanillo (Dr. Codina esq. a José Miguel Gómez, Manzanillo), Oficina Comercial de Niquero (B. Masó No. 36 e/ J. Martí y A. Maceo, Niquero), Oficina Comercial de Guisa (B. Ramírez s/n e/ Florentín Bárzaga y Martí, Guisa), Oficina Comercial de Media Luna (Raúl Podio No. 38, Media Luna), Oficina Comercial de Pilón (Jesús Menéndez No. 40, Pilón), Oficina Comercial de Bartolomé Masó (Antonio Guiteras No. 10, Bartolomé Masó)

Santiago de Cuba (7)

Telepunto de Santiago (Hartman, esq. a Callejón del Carmen, Santiago de Cuba), Centro Multiservicios de Céspedes (Heredia s/n, esq. a Santo Tomás, Santiago de Cuba), Centro Multiservicios de Alameda (Ave. Jesús Menéndez No. 603 e/ José A. Saco y Callejón Cuba, Santiago de Cuba), Centro Multiservicios de Vista Alegre (M esq. a Ampliación de Terrazas, Santiago de Cuba), Centro Multiservicios de Palma Soriano (Martí, No. 160 e/ Céspedes y Cayamo, Palma Soriano), Centro Multiservicios de Contramaestre (Calle 7 s/n e/ 6 y Ave. Camilo Cienfuegos, Contramaestre), Minipunto de El Cobre (Aurelio Fernández s/n e/ Omar Sofía y Los Maceo, El Cobre)

Guantánamo (3)

Telepunto de Guantánamo (Los Maceo esq. a Aguilera, Guantánamo), Oficina Comercial de Caribe (Ahogados e/ 11 y 12 Norte, Guantánamo), Centro Multiservicios de Baracoa (Maceo esq. a Rafael Trejo, Baracoa)

Isla de la Juventud (1)

Telepunto de Nueva Gerona (Calle 41 No. 2804 e/ 28 y 30, Nueva Gerona, Isla de la Juventud)

Nota: Los Telepuntos y Centros Multiservicios de Etecsa abrirán de 8:30 a.m. a 7:30 p.m. de lunes a domingo.

El resto de las salas seguirán los mismos horarios establecidos en cada caso para las Oficinas Comerciales.

Inforgrafía-del-acceso-a-internet-580x1483

(Tomado de Juventud Rebelde)

Visita Primer Vicepresidente Asociación Yoruba de Cuba

20ya-miguel-diaz-canel

Miguel Díaz-Canel

La Habana, 20 may (AIN) Miguel Díaz-Canel, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, visitó este lunes la Asociación Cultural Yoruba de Cuba, en esta capital, donde fue recibido por Antonio Castañeda, presidente de la institución.

Después de recorrer el museo, la galería y la biblioteca del centro, Díaz-Canel compartió con miembros de consejos de mayores, pertenecientes a la entidad, incluidos babalaos y santeros de la Isla, informó hoy la televisión nacional.

En la ocasión, el Primer Vicepresidente recibió amplia información acerca de las religiones afrocubanas y, en particular, sobre la Asociación Cultural Yoruba, presente en todo el país.

Nosotros estamos hoy acrecentando el respeto, la comprensión, la colaboración y -sobre todo- la unidad, porque por esta cultura pasan también la unidad del pueblo cubano en torno a la Revolución y los aportes que todos podemos hacer, expresó Díaz-Canel.

Cuando uno ve los símbolos de la Asociación, aprecia que tenemos los mismos propósitos e intereses y que creemos en el mejoramiento humano, significó en su visita, concluida con música.

Errar es humano, pero…

Por: Herminio Camacho Eiranova

Con demasiada frecuencia no nos detenemos a meditar serenamente antes de tomar decisiones, incluso si son trascendentales y de alguna forma pueden afectar nuestro futuro o el de otros, lo cual es mucho más irresponsable. Cuántas veces actuamos impulsivamente y, por ejemplo, hacemos o decimos cosas que pueden herir a quienes queremos y nos quieren, e incluso malograr una relación.

Sin embargo, es bien conocido que el atropello y la precipitación al actuar o decidir, lo mismo que hacerlo a partir solo de impresiones, son fuentes habituales de errores. Es por esta causa que hay que reservar para el análisis previo el tiempo que cada determinación requiera, sin permitir que interfieran las emociones más allá de lo imprescindible, y no proceder irreflexivamente. Todo ello minimiza la posibilidad de cometer faltas, si bien es cierto que no nos vacuna contra ellas.

Exhortaciones al estilo de «¡No se pueden equivocar!» son solo válidas como advertencia de que resulta ineludible que no desviemos la atención de aquello en lo que nos empleamos, mas tomarlas al pie de la letra puede llevarnos a un estado de tensión que predispone a cometer los desaciertos que se pretende evitar.

En cualquier caso, ¿quién no ha errado alguna vez? A mi juicio es legítimo y entendible, aunque tal consideración en modo alguno exime de la obligación de responder por las consecuencias de estos yerros, en dependencia de las cuales estos serán más o menos graves.

Nunca pueden perderse de vista las posibles derivaciones de nuestros actos para definir cuáles requieren mayor aplicación y cautela, y así no poner en riesgo lo estratégico, lo esencial. En relaciones de cualquier naturaleza, digamos, a menos que lo hayamos pensado con detenimiento no debemos movernos a posiciones extremas, a puntos de no retorno; ni quememos las naves. Puede que funcione si queremos transmitir un mensaje categórico, pero en no pocas ocasiones es contraproducente, ya que si la decisión fuera desacertada no hay adonde regresar.

Ahora bien, no basta con comprender la importancia de un análisis mesurado si al efectuarlo no evaluamos todos los elementos necesarios, o le damos a unos mayor valor que el que tienen, mientras a otros no les atribuimos su real connotación.

Por otra parte, aunque es cierto que errar es humano —Errare humanum est, como afirmara el filósofo romano Séneca el Joven—, en realidad en incontables oportunidades la forma en que lo hacemos pone en entredicho nuestra superioridad en la escala biológica. No es muy lógico que si podemos acceder al conocimiento por vías distintas a la experiencia, en ocasiones nos equivoquemos por subestimar lo atesorado generación tras generación, o quizá durante toda la vida por una persona que nos lo ofrece con el ánimo de que no tropecemos tozudamente con la misma piedra que ella.

Claro está, debemos saber discriminar: no todos los que nos aconsejan obran con buenos propósitos, ni todos los que los tienen pueden ofrecer recomendaciones útiles, ya que a veces son incapaces de resolver incluso sus propios problemas. Y al definir qué argumentos aprovechar y cuáles desechar procuremos ser objetivos, pues ocurre que somos más propensos a escuchar a quienes nos dicen lo que queremos oír para apuntalar una resolución virtualmente adoptada.

Además, no solo debiéramos prestar atención a consejos provechosos, sino ser proactivos y pedirlos, un hábito saludable y un excelente antídoto contra los errores.

Una alerta es necesaria: procurar criterios de otros no significa que ellos tomen decisiones que son nuestras, lo cual no deberían alentar quienes indebidamente las asumen, ya que le quitan la responsabilidad con estas a los que debían tenerla y, además, corren sin necesidad el riesgo de equivocarse.

Igualmente deja muy maltrecha nuestra reputación como especie superior la facilidad con que no pocos Homo Sapiens actuales reinciden en los mismos o similares yerros.

Debemos poner todo nuestro empeño en evitar los fallos, y si ocurren, no podemos conformarnos, sino analizar sus causas y extraer las enseñanzas que permitan prevenir que se repitan. De nuestros errores hemos de aprender, como de nuestros aciertos.

Tampoco podemos pensar que equivocarnos es el fin del mundo. En definitiva, solo le pasa a quienes no están cruzados de brazos. Mucho más grave es no reconocer las faltas y, peor aún, fingir que no han ocurrido y creer, ingenuamente, que así podremos escapar de sus consecuencias.

Juventud Rebelde

A %d blogueros les gusta esto: