Bloqueo contra Cuba: Una porquería que EEUU debe eliminar

cuba-estados-unidos-bloqueo

Por: Leonardo Padura

Más de 50 años de bloqueo no han logrado el objetivo de acabar con el sistema cubano y los norteamericanos deberían tener el derecho de visitar Cuba libremente.

Una enorme marina, capaz de albergar unas mil embarcaciones de recreo, se ha construido en el extremo de la península de Hicacos, donde señorea la playa de Varadero y, gracias a ella, el polo turístico más importante de Cuba por la cantidad de hoteles y habitaciones que posee.

A unos 200 kilómetros al este del balneario, en la bahía de El Mariel, se ha inaugurado un puerto para supertanqueros y manejo de grandes contenedores, en cuyo entorno se ha creado una “Zona Especial de Desarrollo” en la que, se espera, funcione una zona franca que albergará incluso diversas industrias.

Mientras, un poco más al norte, en la redacción del influyente The New York Times, casi con una frecuencia semanal han ido saliendo editoriales –no artículos, sino editoriales– en los que se forma directa o indirecta, convincente o contradictoria, el gran tema es la necesidad de que termine o se flexibilice el embargo decretado por Estados Unidos sobre Cuba, convertido incluso en Ley desde la década de 1990. El reclamo al presidente Barack Obama de que haga algo respecto al viejo instrumento de presión creado para terminar con el proyecto socialista cubano tiene un argumento fundamental: más de 50 años de bloqueo no han logrado el objetivo de acabar con el sistema cubano y los norteamericanos deberían tener el derecho de visitar Cuba libremente.

Desde que asumiera la presidencia, hace ya seis años, Obama derogó toda una serie de restricciones que impedían la más fluida relación personal y hasta económica entre las familias cubanas ubicadas a uno y otro lado del Estrecho de la Florida, y se incrementó el número de visados concedidos a los moradores de la isla. Pero, al mismo tiempo, durante su gobierno ciertos instrumentos del embargo (algunos de carácter extraterritorial estadounidense) se han hecho aún más activos, especialmente en el terreno de las finanzas y las bancas, con multas aplicadas y amenazas de las cuales se cuidan incluso los comerciantes chinos, que están entre los más cercanos a Cuba y entre los más interesados en explotar las posibilidades que la isla pueda ofrecer: ahora y mañana.

En el mundo de la opinión sobre la relaciones Cuba/EEUU todo el mundo tiene una conjetura respecto a lo que está ocurriendo y respecto a lo que pueda ocurrir. Pero las opiniones y especulaciones no cambian la realidad, aunque en la realidad ya se advierten señales de que se espera que algo ocurra en el proceso de deshielo de los vínculos comerciales y financieros entre los dos países, incluso en los diplomáticos. Y por el lado cubano ahí está el puerto del Mariel y su Zona Especial de Desarrollo, pero, sobre todo, los atraques ahora (todavía) vacíos de la gran marina construida en Varadero para ¿recibir a quién?

Aunque el destino final del embargo parece decretado –no es para nada casual esa andanada de editoriales de The New York Times– su desmontaje no resulta fácil para el presidente norteamericano, pues la decisión final no es solo suya, por tratarse de una ley del país. Pero, dentro de ese marco legal, sí son suyas determinadas prerrogativas que podrían quitar algunos de los ladrillos del muro, y por ello casi todos los analistas coinciden en que el primer paso podría ser, precisamente, el levantamiento de la prohibición de viajar a Cuba que pesa sobre los ciudadanos norteamericanos –además de otras tan agresivas como la inclusión de Cuba en la lista de los países promotores del terrorismo.

De producirse esa decisión por parte de Obama, el flujo de norteamericanos que por deseos, curiosidad y hasta morbo puedan viajar a Cuba deberá contarse en millones. Además de toda la carga histórica, cultural y política que movería esa avalancha, está el hecho cierto de que Cuba es, a no dudarlo, el país más seguro de América Latina para cualquier visitante y ese es un valor turístico de los más apreciados.

¿Y Cuba está realmente preparada para un movimiento así? En las últimas dos décadas el desarrollo de las instalaciones turísticas cubanas ha sido exponencial en cuanto a cantidad de habitaciones y opciones. Pero, a la vez, la calidad de la oferta turística de la isla aún dista bastante de la que ofrecen otros países del área y que suelen exigir los norteamericanos (entre otras razones por el 10-15% que por concepto de propina añaden a los servicios que reciben). Y el problema no está en el factor humano, pues el empleado de turismo cubano es, posiblemente, uno de los más instruidos del mundo, ya que muchos profesionales han emigrado a este sector atraídos por las ganancias individuales que reportan, sin duda mayores que las ofrecidas por los salarios oficiales cubanos. El quid de la cuestión parece estar en la calidad de lo material: alimentos, bebidas, comodidades (aire acondicionado, ascensores, etc.) que muchas veces están muy por debajo de los estándares admisibles.

Pero, como un ejército silencioso, también el sector privado cubano, especialmente el relacionado con la gastronomía y el alojamiento parece prepararse para la posible avalancha. Por ello, en los lugares privilegiados de ciudades como La Habana crecen y se multiplican restaurantes que, sencillamente, no están diseñados para los consumidores cubanos –en primer lugar en virtud de sus precios y, a simple vista, por las inversiones que sus propietarios han realizado en ellos. Al mismo tiempo se preparan y abren hostales o apartamentos para la renta, que esperan realizar su gran cosecha con una multiplicación del número de visitantes a Cuba que podría provocar el levantamiento de las restricciones norteamericanas a los viajes de sus ciudadanos.

¿Todos esos preparativos, todos esos editoriales, todos los reclamos históricos del gobierno cubano y hasta de la comunidad internacional tendrán al fin una recompensa? El aire que se respira parece decir que sí. El silencio presidencial norteamericano –un gobierno enfrentado a otros muchos y muy complejos desafíos– alimenta la duda. Por lo pronto el embargo/bloqueo sigue en pie, aunque no se detengan los preparativos ni se pierdan las esperanzas de ver el fin de algo que, para los cubanos de a pie, ha sido una de sus pesadillas más dilatadas en el tiempo.

*Leonardo Padura, uno de los novelistas escritores más prometedores e internacionales de la lengua española. La obra de este escritor y periodista cubano ha sido traducida a más de una decena de idiomas. Premios Hammett, Nacional de Literatura de Cuba, Raymond Chandler, Orden de las Artes y las Letras (Francia) 2013.

Localizan cementerio chino más antiguo de Cuba y de América

1aDUFY.Em_.84Arqueólogos cubanos localizaron los restos de un cementerio chino en Mariel, 45km al oeste de La Habana, que los especialistas aseguran es el más antiguo de Cuba y del continente, informó este sábado el diario Granma.

“Los resultados de las investigaciones corroboran que se trata del cementerio chino más antiguo de Cuba y de América”, señala el periódico, que ubica su apertura en la década de 1860.

Recuerda que a partir de junio de 1847 comenzaron a llegar a Cuba los primeros embarques de chinos “culíes”, contratados para trabajar en el cultivo de la caña de azúcar, en sustitución de los esclavos africanos, cuya trata internacional se prohibió en esos años, aunque la esclavitud no fue abolida en la isla hasta 1886.

Tras la llegada de los primeros barcos a La Habana, las autoridades de la corona española (Cuba fue colonia hasta 1898) desviaron esa actividad al puerto de Mariel y dispusieron la creación allí de una estación de cuarentena, debido a las enfermedades contagiosas que los “culíes” adquirían en la larga travesía.

Según los registros existentes, sólo entre 1862 y 1872 llegaron a Mariel unos 29.000 chinos, algunos de los cuales morían en la estación.

“Así surgió el ya citado cementerio chino de Mariel, en el que de acuerdo con estimados conservadores fueron sepultados alrededor de 290 culíes”, señala Granma.

El cementerio chino más importante que existe en Cuba se halla en La Habana, fue fundado en 1893 y aún se encuentra activo para los sobrevivientes y descendientes de esa comunidad asiática en la isla.

AFP

Cuba: A punto de abrir sus puertas mañana domingo, la XXXI Feria Internacional de La Habana, FIHAV 2013

XXXI Feria Internacional de La Habana, FIHAV 2013

XXXI Feria Internacional de La Habana, FIHAV 2013

Por: Venus Carrillo Ortega/ AIN

A punto de abrir sus puertas mañana domingo, la XXXI Feria Internacional de La Habana, FIHAV 2013, ratifica su relevancia para Cuba y en el ámbito regional con la participación de mil 400 expositores de 64 países.

Los más de tres mil visitantes acreditados hacen de esta edición la de mayor concurrencia en 11 años, reflejo también del creciente interés del empresariado extranjero de concertar negocios en el mercado cubano.

Miriam Martínez, directora de Feria y Exposiciones de la Cámara de Comercio de la República de Cuba (CCRC), dijo a la AIN que el Pabellón Nacional ocupará un área de cinco mil metros cuadrados, donde 114 empresas expondrán sus bienes y servicios, en representación de otras 350 entidades de la Isla.

Un amplio programa de negocios y presentaciones de productos se desarrollará hasta el día nueve en Expocuba, sede habitual del evento, situada a unos 25 kilómetros del centro de la ciudad, señaló la funcionaria.

Anunció entre las actividades de mayor importancia la presentación de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel, a cargo del miembro del Comité Central del Partido Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, lo cual despierta grandes expectativas entre nacionales y extranjeros.

Esta conferencia especial se impartirá el día cinco a las 10 de la mañana, en el teatro de Expocuba, además de que en una oficina ubicada a la entrada del recinto se brindará información sobre el tema, precisó.

Asimismo, tendrá lugar por primera vez una presentación de las organizaciones superiores de desarrollo empresarial correspondientes al sector industrial, y se convocará a participar, en junio de 2014, a la convención y feria internacional del ramo.

Las entidades de la salud ocuparán el centro del área expositiva del país anfitrión, en correspondencia con el peso de sus productos y servicios asociados en el intercambio con varias naciones del orbe.

Por más de tres décadas, la magna cita ha contribuido a la diversificación del comercio exterior cubano, a través de negocios ventajosos con empresas extranjeras, en un clima de respeto y seguridad.

Cuba, una ventana que se abre hacia afuera

Leonardo Padura

Leonardo Padura

Leonardo Padura*

El año 2014 debe iniciarse para la economía cubana con la apertura de las primeras instalaciones de la llamada Zona Especial de Desarrollo Económico ubicada en el modernizado Puerto del Mariel, una bahía ubicada unos 70 kilómetros al oeste de La Habana.

Un puerto para contenedores, grandes almacenes, una zona franca, industrias creadas con capitales foráneos y condiciones avanzadas de infraestructura, entre otros, serán los beneficios de este polo comercial e industrial, el más importante del país y desde ya considerado la principal ventana cubana al mundo de las importaciones y exportaciones.

Desde el instante en que el puerto del Mariel sea operativo comenzará a hacerse definitivo el desmontaje y renovación de la histórica rada habanera, que espera convertirse en una marina para yates y cruceros, sobre todo cuando las restricciones del bloqueo/embargo estadounidense, sostenido por más de medio siglo, permitan a viajeros y naves del país vecino atracar en las costas cubanas.

Cuba-puerto-Mariel

La modernización y montaje de las instalaciones del Mariel han estado financiadas, en lo esencial (640 de los 900 millones de dólares invertidos), por un préstamo obtenido gracias a un convenio intergubernamental firmado entre Brasilia y La Habana.

El hecho de que Brasil y sus empresas hayan decidido acometer la obra y la inversión, de alguna forma adelanta su interés por tener un espacio comercial y productivo en ese punto privilegiado de la geografía caribeña, en la entrada del Golfo de México, frente a las costas estadounidenses y en vísperas de hacerse efectiva la ampliación del calado del también cercano Canal de Panamá (2015), que desde entonces podrá recibir buques de mayor tonelaje.

La gran interrogación respecto del destino del Mariel radica en saber quiénes y bajo qué condiciones pondrán sus inversiones en esa Zona de Desarrollo, en la que se espera haya instalaciones no solo portuarias o de almacenaje, sino también industriales.

Mucho se ha hablado respecto de la necesidad de que el gobierno cubano declare al fin si modifica sus relaciones legales con el capital foráneo. Ya en julio de 2012 se hizo el anuncio oficial de que para fines de aquel año entraría en vigor una nueva Ley de Inversiones, que vendría a sustituir el instrumento legal aprobado en 1995 (Ley 77).

Pero la expectativa creada aún no ha tenido respuesta definitiva, mientras en la realidad lo que ha ido ocurriendo es que a mediados de 2013 operaban en la isla 190 negocios de capital mixto entre el gobierno cubano y entidades privadas extranjeras, lo que equivale a la mitad de los que hubo en 2000.

Según un reportaje recientemente leído, del cual tomo las cifras anteriores, un viceministro cubano de Comercio Exterior ha afirmado que “está en proceso la evaluación de una política general y sectorial que acompañe al fomento de esta inversión extranjera y, aunque no está prevista la modificación de la ley, sí podrán actualizarse determinadas normativas”.

O sea, que por ahora no habrá nueva ley y que la Zona Especial de Desarrollo Económico del Mariel moverá su destino y posibilidades bajo una regulación que en los últimos años ha espantado a más inversores de los que ha atraído ¬según la más simple de las operaciones aritméticas.

No obstante, por sus características especiales, el Mariel podría regirse por unos mecanismos legales diferentes, que quizás figuren entre las normativas que se actualizarían.

Las transformaciones económicas emprendidas por el gobierno de Raúl Castro, programadas en los llamados Lineamientos de la Política Económica y Social aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista (2011), han ido modificando ciertas estructuras y fundamentos de la economía cubana.

Se han revitalizado el trabajo por cuenta propia, la creación de cooperativas agropecuarias y de servicios, la apertura de pequeños negocios privados, con lo cual han mejorado algunos servicios, la gastronomía, algo del transporte de pasajeros, un poco la producción de alimentos…

Pero por su menguado nivel de incidencia en la macroeconomía no han conseguido, ni conseguirán, convertirse en un motor para acelerar el desarrollo de un país urgido de eficiencia, productividad, modernización de toda su infraestructura, liquidez y acceso a finanzas, es decir, los elementos capaces de generar riqueza palpable y, con ella, una mejoría en los niveles de vida de una población que vive desde hace casi un cuarto de siglo con salarios deprimidos que no le permiten satisfacer todas sus necesidades básicas, incluida la alimentación.

En varias ocasiones altos cargos del gobierno y el Estado cubano han advertido que las más importantes modificaciones económicas están por llegar. Pero la promesa tiene un contenido desconocido y una fecha de ejecución incierta.

Si la anunciada nueva ley de inversión extranjera finalmente no se aprueba de un modo que sea capaz de atraer al capital foráneo, resulta difícil imaginar quiénes estarán interesados en invertir en Cuba, incluso en la Zona de Mariel.

Además de las empresas brasileñas, chinas y rusas que previsiblemente están cerca de esta inversión, solo el factor geográfico y la esperanza de cambios futuros no parecen ser ya suficientes atractivos para unos empresarios que, al llegar a Cuba, tendrían problema incluso para comprar un vehículo ligero para el traslado de ejecutivos y empleados.

Y como asignatura pendiente quedaría saber qué espacio tendrán en toda esa estructura que se abre las personas naturales cubanas ¬es decir, los cubanos de Cuba-, para quienes otra vez, según lo leído, la Zona Especial de Desarrollo del Mariel podría ser fuente de empleo… pero no de inversión.

*Leonardo Padura, escritor y periodista cubano, galardonado con el Premio Nacional de Literatura 2012. Sus novelas han sido traducidas a más de 15 idiomas y su más reciente obra, “El hombre que amaba a los perros”, tiene como personajes centrales a León Trotski y a su asesino, Ramón Mercader.

 

http://periodistas-es.com/

Cuba: Consejo de Estado aprobó el Decreto Ley de la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

20ya-raul-consejo-de-estado-cuba

(AIN) El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba presidió una reunión del Consejo de Estado donde se aprobó el Decreto Ley de la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

Al intervenir en la reunión, sostenida en la tarde de este jueves, el Presidente de los Consejos de Estado y Ministros calificó a la futura terminal de contenedores, que se edifica en esa zona portuaria de la provincia de Artemisa, como obra para el presente y el futuro del país.

Informa el diario Granma este viernes que esta Zona nace a partir de los acuerdos refrendados por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba que, en su Lineamiento 103, promueve “la creación de Zonas Especiales de Desarrollo que permitan incrementar la exportación, la sustitución efectiva de importaciones, los proyectos de alta tecnología y de desarrollo local; así como también contribuir a generar nuevas fuentes de empleo”.

El marco regulatorio de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, compuesto por un Decreto-Ley, su Reglamento y siete resoluciones complementarias, será publicado en la Gaceta Oficial de la República de Cuba y entrará en vigor el primero de noviembre.

La Zona cuenta con una extensión aproximada de 465 kilómetros cuadrados y abarca varios municipios de la provincia de Artemisa. Para su concreción, durante los últimos años, se estudiaron experiencias similares en diferentes naciones del mundo, las cuales fueron adaptadas al contexto de la isla.

Considerada como una de las obras más complejas que se ha ejecutado en Cuba, la futura terminal de contenedores es el inicio de la primera Zona Especial de Desarrollo del país. Ella está llamada a convertirse en la principal puerta de entrada y salida del comercio exterior cubano. De esta manera Cuba se prepara para el escenario que se avecina en la región cuando en el 2015 concluya la ampliación del canal de Panamá.

La ubicación de la Zona no es fortuita, teniendo en cuenta la existencia allí de la infraestructura requerida en materia de viales, ferrocarriles y otras; así como la cercanía a La Habana, a las principales instituciones estatales y gubernamentales, a varios centros científicos y al aeropuerto internacional José Martí.

Bajo la premisa fundamental de proteger el medio ambiente, paulatinamente se construirán en esta Zona otras terminales portuarias; facilidades de apoyo logístico; centros de distribución de mercancías; y parques industriales y de servicios.

Además, redes de abasto de agua y electricidad; plantas de tratamiento de residuales; centros comerciales y salas expositivas; áreas de recreación; instalaciones para el alojamiento; entre otros objetos de obra.

Según se precisó en la reunión, en dicha Zona se pondrán en práctica políticas especiales, con el objetivo de fomentar el desarrollo económico sostenible estimulando la inversión extranjera y nacional, la innovación tecnológica y la concentración industrial.

Entre otros elementos, se explicó también cómo establecerse en la Zona, lo cual se encarga a la Oficina de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, responsabilizada con su administración, así como también de tramitar las solicitudes, licencias, permisos y autorizaciones mediante un sistema eficiente de ventanilla única, entendida esta como la institución donde se presentan de una vez todos los documentos y se recibe la aprobación o la denegación.

Añade Granma que a la Zona podrán concurrir personas naturales o jurídicas extranjeras; personas jurídicas nacionales o personas naturales con residencia en el territorio cubano, para realizar actividades productivas, comerciales o de servicios que deberán articularse con el resto de la economía, cumpliendo siempre con los requerimientos de la legalidad cubana.

Cuando en enero de 2014 comience a funcionar una parte de las instalaciones, incluidos los primeros 700 metros de muelle, se estarán concretando los pasos iniciales de la construcción de una de las zonas industriales y de servicios más importantes para el futuro económico de Cuba.

Cuba: Raúl Castro supervisa avances en construcción de puerto

La Habana.- El presidente cubano, Raúl Castro, supervisó personalmente los trabajos de construcción e inversiones en el puerto del Mariel, que debe convertirse en el principal de la Isla y cuyas obras cuentan con financiación de Brasil y Angola, informó este domingo el diario Juventud Rebelde.

De acuerdo con el reporte, el mandatario constató la víspera los avances en los trabajos de construcción en la rada y participó en una reunión para chequear la inversión junto al primer vicepresidente, José Machado Ventura.

Según el rotativo, Raúl Castro afirmó que esta obra tiene una importancia económica extraordinaria, no solo para el desarrollo presente del país, sino también para el futuro.

Asimismo, el jefe de Estado también resaltó que la inversión dotará a esta nación caribeña de una infraestructura aprovechable durante decenas de años en los más de 400 kilómetros cuadrados que conforman la zona especial de desarrollo.

Ubicado a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana, las instalaciones del puerto del Mariel se amplían con el objetivo de convertirlo en el principal puerto de Cuba y la inversión comprometida por Brasil asciende a unos 500 millones de dólares.

En su recorrido, Raúl Castro insistió en la importancia de trabajar con calidad, organización y sin atrasos.

El proyecto incluye la construcción de 700 metros de muelle para que operen buques de unos 15 metros de calado, debido a que el puerto de La Habana no tiene la suficiente profundidad para la entrada de barcos de gran porte y calado.

Las nuevas instalaciones portuarias podrían estar en condiciones de operar para el año 2014, según trascendió.

http://www.rnv.gov.ve/noticias/index.php?act=ST&f=3&t=166089

A %d blogueros les gusta esto: