El robot Curiosity está preparado para partir hacia Marte el 25 de noviembre

El robot Curiosity está preparado para partir hacia Marte el 25 de noviembre

Washington, 10 nov (EFE).- El robot explorador Curiosity, que albergará el laboratorio móvil más complejo enviado hasta ahora a Marte, está preparado para partir el próximo 25 de noviembre con la misión de investigar si se dan las condiciones ambientales para que exista vida en Marte, informó hoy la NASA.

Con casi una tonelada de peso, Curiosity lleva a bordo el Laboratorio Científico Marciano (MSL, por su sigla en inglés), compuesto por una decena de instrumentos de análisis para examinar el suelo, las rocas y la atmósfera de Marte.

“Las preparativos están en marcha para lanzar en la primera oportunidad”, indicó Pete Thisinger, director del proyecto del MSL, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena (California).

No obstante, recordó que si hubiera cualquier contratiempo meteorológico o imprevisto, cuentan con tiempo hasta el 18 de diciembre.

Está previsto que Curiosity aterrice en el Planeta Rojo en agosto de 2012 para examinar el cráter Gale durante cerca de dos años en la primera etapa del viaje.

Su misión será investigar si se dan o se han dado alguna vez las condiciones ambientales favorables para que se de vida microbiana y si se conserva alguna evidencia.

La parte del cráter donde se posará “tiene una abanico fluvial probablemente formado por sedimentos arrastrados por agua”, explicó John Grotzinger, científico del proyecto MSL en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

Además, creen que las capas de la base de la montaña contiene arcilla y sulfato, ambos materiales formados con agua.

“Gale nos da una excelente oportunidad para analizar varios entornos potencialmente habitables y su contexto para entender un largo registro de la evolución temprana del medio ambiente del planeta”, aseguró Grotzinger.

Curiosity es el doble de largo y cinco veces más pesado que sus predecesores Spirit y Opportunity y será el robot con mayor capacidad científica de los vehículos que ha enviado la NASA.

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) considera que se trata de una misión difícil y arriesgada, debido a que es demasiado pesado para aterrizar con un paracaídas por lo cual utilizará un método nuevo desembarco.

Primero se desprenderá de la estructura en la que viaja que lo protege a modo de cascarón, posteriormente la plataforma que queda al descubierto encenderá unos propulsores para reducir la velocidad y harán descender el vehículo con unas cuerdas por una especie de grúa.

La NASA prevé lanzar el vehículo desde Cabo Cañaveral (Florida) entre el 25 de noviembre y el 18 de diciembre de 2011 y recorrerá 200 millones de kilómetros antes de aterrizar en suelo marciano.

Asteroide gigante, a punto de pasar entre la Tierra y la Luna

La última vez que un asteroide de este tamaño se aproximó tanto a la Tierra fue en 1976. Un evento similar no volverá a suceder hasta el año 2028

La NASA realiza una intensa vigilancia de un planetoide, de 400 metros de ancho y de casi 300 metros de longitud, que el 8 de noviembre estará a menos distancia que la Luna. Hace 35 años que no se produce un fenómeno similar.

Se podrá observar

El asteroide circular 2005 YU55, de muchas toneladas de peso, fue detectado el 24 de diciembre del 2005 por el astrónomo Robert McMillan y, se aproxima a una velocidad de 13,7 kilómetros por segundo. Llegará a estar más cerca de la Tierra que de la Luna y realizará el máximo acercamiento a nuestro planeta el próximo martes, ubicándose a unos 325.000 kilómetros.

Los astrónomos indican que, si las condiciones atmosféricas lo permiten, podrá observarse con unos simples prismáticos o pequeños telescopios desde la Península Ibérica, a partir del atardecer hasta las 23:28 GMT.

No hay peligro

Los científicos subrayan que la trayectoria del objeto está muy bien definida y no existe ningún riesgo de que haya un impacto. También aseguran que la influencia gravitatoria del asteroide no tendrá ningún efecto detectable en la Tierra, como mareas o movimientos en las placas tectónicas.

De este modo, el 2005 YU55 ha salido de la lista del programa de detección de asteroides peligrosos de la NASA, donde hay registrados 1.200 objetos potencialmente dañinos, pero aún así será estudiado detalladamente por astrónomos, a fin de poder prever su comportamiento en el futuro.

La colisión del cuerpo celeste con el planeta causaría un desastre equivalente al de 65.000 bombas atómicas, subrayan los investigadores del Observatorio de Arecibo, situado en Puerto Rico, que han estudiado su órbita.

La última vez que un asteroide de este tamaño se aproximó tanto a la Tierra fue en 1976. Un evento similar no volverá a suceder hasta el año 2028.

Fuente: RT
A %d blogueros les gusta esto: