Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

El 30 de mayo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos repitió la insólita acusación de que Cuba es un “Estado Patrocinador del Terrorismo Internacional”.

Nuevamente, esta decisión bochornosa ha sido tomada faltando de manera deliberada a la verdad e ignorando el amplio consenso y el reclamo explícito de numerosos sectores de la sociedad estadounidense y de la comunidad internacional para que se ponga fin a esa injusticia.

El único propósito de este ejercicio desprestigiado contra Cuba es intentar justificar el mantenimiento del bloqueo, una política fracasada que el mundo entero condena. También pretende complacer a un grupo anticubano, cada vez más pequeño, que se aferra a apuntalar una política que ya no tiene sustento y que ni siquiera representa los intereses nacionales de los Estados Unidos, de la mayoría de la población estadounidense y de la emigración cubana residente en ese país.
El Gobierno de los Estados Unidos insiste en mantener esta designación arbitraria y unilateral, a pesar del desplome total de las acusaciones ridículas y de los argumentos endebles que tradicionalmente ha utilizado en los últimos años como excusas para ello, como la presencia en nuestro país de fugitivos de la justicia estadounidense, ninguno de los cuales, por cierto, ha sido acusado de terrorismo. También alega que Cuba acoge a militantes vascos de ETA, desconociendo que esto respondió a una solicitud de los gobiernos concernidos en el tema. Señala, además, que miembros de la guerrilla de Colombia viven en nuestro país, lo cual constituye una acusación absurda pues desde  el  2011, Cuba acompaña, como garante, el proceso de paz en Colombia.

El territorio de Cuba nunca ha sido utilizado y nunca se usará para cobijar a terroristas de ningún origen, ni para organizar, financiar o perpetrar actos de terrorismo contra ningún país del mundo, incluyendo los Estados Unidos. El Gobierno cubano rechaza y condena inequívocamente todo acto de terrorismo, en cualquier lugar, bajo cualquier circunstancia y cualesquiera que sean las motivaciones que se aleguen.

Por el contrario, el Gobierno de los Estados Unidos emplea el terrorismo de Estado como un arma contra países que desafían sus intereses, causando muertes en la población civil. Ha usado aviones no tripulados para perpetrar ejecuciones extrajudiciales de supuestos terroristas, incluso estadounidenses, resultado de lo cual han muerto cientos de civiles inocentes.

Los Estados Unidos han sido históricamente refugio de terroristas y asesinos confesos de origen cubano y hasta el día de hoy cobija a Luis Posada Carriles, autor intelectual del primer atentado terrorista contra la aviación civil en el Hemisferio Occidental, que provocó la explosión en pleno vuelo, frente a las costas de Barbados, de un avión de Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1976 y el fallecimiento de sus 73 pasajeros, incluyendo a los integrantes del equipo nacional juvenil de esgrima. Posada vive libre y tranquilamente en Miami, mientras Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González permanecen encarcelados injustamente por luchar contra el terrorismo en los Estados Unidos, acusados de delitos que no cometieron.
Cuba ha sufrido durante décadas las consecuencias de actos terroristas organizados, financiados y ejecutados desde el territorio de los Estados Unidos, con un saldo de 3 478 muertos y 2 099 discapacitados. El Gobierno cubano no reconoce al Gobierno de los Estados Unidos la más mínima autoridad moral para juzgarlo.

Desde el año 2002, el Gobierno de Cuba propuso al de los Estados Unidos adoptar un acuerdo bilateral para enfrentar el terrorismo, oferta que reiteró en el 2012, sin haber recibido respuesta.

El Ministerio de Relaciones Exteriores rechaza enérgicamente la utilización con fines políticos de un asunto tan sensible como el terrorismo internacional, demanda que se ponga fin a esta designación vergonzosa que ofende al pueblo cubano, tiene como único objetivo intentar justificar a como dé lugar el bloqueo anacrónico y cruel contra Cuba y desacredita al propio Gobierno de los Estados Unidos.

La Habana, 30 de mayo de 2013

http://www.juventudrebelde.cu/

La UNASUR pide que el Reino Unido retome las negociaciones por las Malvinas

Desde el organismo le dieron un “firme respaldo a los legítimos derechos” de la Argentina en la disputa de soberanía de las Islas.

UNÁNIME. La UNASUR respalda el pedido del Gobierno por la soberanía de Malvinas.

El consejo de ministros de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) emitió su “firme respaldo a los legítimos derechos” de la Argentina en la disputa de soberanía de las Islas Malvinas, y repudió la negativa del Reino Unido a reanudar las negociaciones “pretendiendo ignorar los llamamientos de la comunidad internacional”. Los cancilleres de los doce países que integran el bloque, dieron a conocer la declaración oficial sobre el tema Malvinas, en el marco de la reunión ordinaria celebrada en Asunción de Paraguay.

Allí, manifestaron que “la presencia militar británica en las Islas Malvinas es contraria a la política de la región, de apego a la búsqueda de una solución pacífica en la disputa de soberanía”, reiterando además “rechazo a tal presencia”. A la vez, los cancilleres de la Unasur reiteraron el compromiso asumido por los Estados miembros de “adoptar de conformidad con el derecho internacional y sus respectivas legislaciones internas, todas las medidas para impedir el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las islas Malvinas”.

El comunicado suscripto por los cancilleres de la Unasur, según se reprodujo en la agencia estatal IP de Paraguay, “reprueba igualmente el desarrollo de actividades unilaterales por parte de Gran Bretaña en la zona disputada, que incluyen la exploración y explotación de los recursos naturales así como la realización de ejercicios militares”. También critaron “la negativa del Reino Unido a reanudar las negociaciones sobre soberanía, pretendiendo ignorar los llamamientos de la comunidad internacional”.

En ese marco el organismo, a través de sus cancilleres, convocó al Reino Unido a reanudar las negociaciones con el objeto de “poner fin en la mayor brevedad posible a la disputa de soberanía”. El documento, por último, anuncia la participación de la presidenta Cristina Kirchner en la próxima reunión de sesión del Comité Especial de Descolonización, al tiempo de destacar la voluntad del gobierno argentino de lograr una solución pacífica y definitiva a la disputa.

A %d blogueros les gusta esto: