EE UU y Arabia Saudí, los ‘motores ocultos’ de la Primavera Árabe

Arabia Saudí y Qatar tomaron las riendas y comenzaron a armar a la oposición.

No son los protagonistas pero, entre bambalinas, Estados Unidos y Arabia Saudí son los motores de la Primavera Árabe. Poco tardó el presidente norteamericano, Barack Obama, en pedir al presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Alí, que abandonase el poder. Las revueltas y la represión de las fuerzas de seguridad, unido al hecho de que Túnez no significaba una pieza clave en la región, le animaron a apoyar la revolución. Egipto era distinto. Su presidente, Hosni Mubarak, era aliado estratégico de Estados Unidos y de Israel. Dejar caer el Gobierno parecía algo que Washington no se podía permitir.

Pero, tras días de titubeos, Obama le pedía a Mubarak que se marchase. Serían los militares los que tomasen las riendas del país. Una solución aparentemente perfecta. Los uniformados hacían tumbar al presidente y se mostraban del lado de los revolucionarios. Todo se completaba con la llegada de uno de los opositores más conocidos, el ex director del Organismo Internacional de Energía Atómica, Mohamed el Baradei. Llegaba con una intención: liderar la revolución. Así, EE UU podría mantener su aliado.

Pero, al igual que en 1979 durante la revolución iraní, Washington no pudo controlar al islamismo, los Hermanos Musulmanes, silenciosos en las revueltas, tomaban las riendas, alegando la represión sufrida.

El triunfo islamista en los comicios parlamentarios dejaba claro el poder de la Hermandad. En un último intento por recuperar el poder, la Junta Militar disolvía la Cámara. Días más tarde, el islamista Mohamed Morsi llegaba a la presidencia. La semana pasada, la secretaria de Estado visitaba al nuevo mandatario para mostrarle su apoyo y ofrecerle un plan Marshall con el que mantener tranquilo al nuevo Gobierno islamista.

Pedir la caída de Mubarak fue difícil para Obama, pero apoyar a los rebeldes sirios está siendo fácil. La alianza del Irán chií con un Iraq que, a principios de 2011, se preparaba para la retirada de Estados Unidos preocupaba, y mucho, a los países suníes (Arabia Saudí, Bahréin, Qatar…) y a Israel que veían ante sus ojos como se formaba un triángulo peligroso: Irán, Iraq y Siria.

Era el momento de apoyar a la oposición, aunque Estados Unidos ya había advertido de la influencia de Al Qaeda. Sin resolución de la ONU y tras los cuestionados resultados de la intervención en Libia, Washington no podía iniciar otra operación. Arabia Saudí y Qatar tomaron las riendas y comenzaron a armar a la oposición.

Las informaciones de matanzas facilitadas por los rebeldes sirios daban impulso a las sanciones. Rusia y China, aliados y principales exportadores de armas del Gobierno de Asad, se niegan a apoyar a los rebeldes, dejando el control del país en una oposición islamizada.

Siria parece el escenario de una guerra fría entre dos grandes bloques; Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí contra Rusia, China e Irán.

Egipto: Hosni Mubarak está “clínicamente muerto”.

La agencia estatal egipcia Mena afirmó este martes que el expresidente de Egipto Hosni Mubarak está “clínicamente muerto”. Mubarak fue trasladado hoy a un hospital militar en El Cairo desde la prisión en la que cumple condena a causa del grave deterioro de su salud.

Mubarak fue ingresado de urgencia en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de la Fuerzas Armadas de Maadi, situado en un barrio residencial en el sureste de la capital.

El exmandatario ha sido trasladado a este centro después de que los médicos de la cárcel de Tora trataran durante dos horas de eliminar un coágulo cerebral, sin conseguirlo, según la agencia oficial Mena.

Según informaron fuentes médicas a la agencia Mena, el Departamento de Prisiones convocó a dos médicos que supervisan el tratamiento del expresidente después de que este sufriera una trombosis cerebral.

Los dos galenos, que supervisaban su tratamiento en el Centro Médico Internacional -donde estuvo ingresado antes de entrar en prisión de Tora-, le suministraron anticoagulantes contra la trombosis.

Fuentes de seguridad explicaron a Mena que los servicios médicos de la cárcel de Tora, en el sur de la capital, tuvieron que utilizar un desfibrilador después de una parada cardíaca provocada por el accidente cerebrovascular.

Mubarak ingresó en el penal el pasado 2 de junio, después de ser condenado a cadena perpetua por su complicidad en la muerte de manifestantes durante las revueltas que llevaron a su renuncia, en febrero de 2011.

Desde su mismo ingreso en la prisión, la salud de Mubarak comenzó a deteriorarse, y durante sus 17 días en Tora ha tenido que ser atendido de emergencia en varias ocasiones por recaídas.

En abril de 2011, Mubarak fue hospitalizado en un centro médico de Sharm el Sheij (en la península del Sinaí), después de sufrir un ataque cardíaco, justo en el mismo día en que había sido interrogado y posteriormente detenido.

Con el comienzo de su juicio, el pasado 3 de agosto, Mubarak fue trasladado del hospital de Sharm el Sheij, en la costa del mar Rojo, al Centro Médico Internacional de El Cairo. EFE

http://www.larepublica.ec/

#Mubarak podría ser condenado a muerte, según el ministro de Justicia egipcio

El ex presidente egipcio Hosni Mubarak podría ser ejecutado si es encontrado culpable de ordenar el asesinato de manifestantes durante las revueltas de principios de año, según ha informado el Ministro de Justicia egipcio Mohamed Abdelaziz al-Juindy, citado por la cadena de televisión estadounidense CNN. «Uno de los delitos que se le imputan es su supuesta complicidad con la matanza de civiles, así como ordenar directamente los asesinatos de algunos participantes en las protestas», explicó el ministro. «Esta acusación conlleva una dura pena… la pena de muerte», añadió Al-Juindy, según la CNN

(Tomado de abc.es)

#Egipto: Detienen a dos de los hijos de Mubarak

Alaa y Gamal Mubarak habían sido llamados a declarar por la Fiscalía por su presunta implicación en un delito de malversación de fondos

Momento de la detención de Gamal y Alaa Mubarak

Los dos hijos del derrocado presidente egipcio, Hosni Mubarak, han sido detenidos por un periodo de 15 días para ser interrogados en el marco de una investigación por corrupción, según informa la televisión estatal egipcia.

Alaa y Gamal Mubarak habían sido llamados a declarar por la Fiscalía por su presunta implicación en un delito de malversación de fondos, según informa Reuters. Su padre ha sostenido que los detalles de sus cuentas bancarias desmontarán esta acusación.

Los hijos de Hosni Mubarak podrían haber estado implicados en la represión de las protestas. La agencia AFP señala que la detención se debe a la acusación de incitar a disparar contra los manifestantes durante la sublevación del 25 de enero al 11 de febrero. Casi 800 personas murieron durante el levantamiento.

El dictador derrocado, sin embargo, es el principal responsable de la represión contra los manifestantes. Ayer fue interrogado, por su implicación en la muerte de los manifestantes y por desfalco de fondos públicos, hasta que padeció de un afección cardiaca y tuvo que ser hospitalizado.

A %d blogueros les gusta esto: