¡Alerta Costa Rica! Planes en marcha para crear incidente en embajada cubana

Cubanos-Costa-Rica2

Por Percy Francisco Alvarado Godoy

Fuentes confiables me han comunicado que representantes de grupos extremistas radicados en Miami se están trasladando hacia Costa Rica en las últimas horas con el objetivo de de estimular y crear desórdenes e incidentes contra la sede diplomática cubana en ese país, con vistas a aumentar las tensiones actuales con respecto a la crisis migratoria de los cubanos concentrados en ese país.

Son varios los involucrados en esta conspiración. Por un lado la Fundación Nacional Cubano Americana, el ex congresista Lincoln Díaz-Balart, así como otros representantes de la mafia anticubana en el Congreso, están realizando gestiones tras bambalinas para manipular el tema de los migrantes cubanos en ese país, con vistas a crear incidentes diplomáticos entre varias naciones centroamericanas, así como afectar directamente el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los EEUU. Todo se resume a ganar visibilidad mediática y entorpecer las conversaciones sobre temas migratorios entre ambas naciones.

Uno de los grupúsculos más comprometidos en la provocación contra la embajada cubana en San José es el llamado partido Cuba Independiente y Democrática (CID), de amplios antecedentes terroristas, el que se encuentra representada en Costa Rica por Huber Matos Araluce. Se sabe que ha llegado a ese país Karel Becerra, representante del CID en Argentina, quienes se hallan conspirando con vistas a alentar a los cubanos retenidos en Costa Rica para que asalten la embajada cubana, en un intento de presionar para lograr el paso deseado en su recorrido hacia la frontera norteamericana.

Para ello, además de los contactos directos con migrantes cubanos, están empleando las redes sociales como Twitter para alentar dicha provocación. Uno de los propósitos de dicho asalto es lograr que Nicaragua cambie su postura soberana sobre impedir el paso de dichos migrantes, dada su estrecha relación con Cuba. No se descarta tampoco un asalto contra la sede diplomática de ese país en Costa Rica y acciones contra la sede diplomática cubana en Washington.

Dentro de las personas que se han movido hacia Costa Rica destaca la presencia de la seudo artista y provocadora Tania Bruguera, miembro de la organización contrarrevolucionaria “Plataforma Despierta Cuba”, quien se sabe ha establecido contactos en Costa Rica para preparar una provocación contra la embajada cubana en ese país centroamericano.

Por Otra parte, el provocador grupúsculo “Democracia” dirigido por el terrorista Saúl Ramón Sánchez Rizo está desarrollando serias y peligrosas provocaciones frente al consulado de Nicaragua en Miami, planeando retomar estas acciones provocadoras frente a las constas cubanas el venidero 10 de diciembre.

Alertamos al gobierno de Costa Rica, así como a las instituciones públicas gubernamentales, también a los amigos de Cuba, a poner freno de inmediato a esta provocación en marcha contra la sede diplomática cubana en ese país.  Nuestra sede diplomática debe ser respetada.

Cuba: Anuncian cambios en la Serie Nacional de Béisbol

Martin Corona Jeres (AIN)

serie-nacional-beisbol1Heriberto Suárez, director de Béisbol en el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), anunció este jueves en La Habana, que a partir del año venidero se cambiará la estructura de la Serie cubana, el principal pasatiempo del país.

En la reunión de presentación del equipo de la provincia de Granma para la LV temporada, el funcionario dijo que desde septiembre de 2016 hasta enero siguiente 16 equipos disputarán el título nacional, y luego habrá una superliga, con menos conjuntos y más juegos.

“Es lo que tenemos pensado; pero el béisbol es cambiante, el escenario es adverso, los retos son fuertes, y pueden ocurrir cambios antes de eso; todo depende de la marcha de la política de contratos, y de otros aspectos”, aclaró.
También destacó que el pueblo cubano será informado debidamente acerca del tema, considerado de máximo interés en el país.

Recordó que varias federaciones han manifestado deseos de contratar a peloteros cubanos, pero en ello influye la legislación de Estados Unidos de Norteamérica, la cual obliga a los cubanos a renunciar a su nacionalidad para poder jugar en las llamadas Grandes Ligas.

Suárez añadió que en la LV Serie Nacional, programada para comenzar el venidero día 29, se trabajará con énfasis en pos de la disciplina, incluida la exigencia de reducir la duración de cada partido, con un máximo de tres horas.

Las medidas, detalló, favorecerán la disciplina táctica y estratégica, buen trabajo arbitral, correcto comportamiento de los aficionados e incremento del colorido en el espectáculo.

Se tratará de eliminar errores en cuanto a disciplina táctica, respeto a las decisiones de la dirección de cada conjunto, aprovechamiento de la estancia en el círculo de espera, y necesidad de correr fuerte siempre.

“En esos aspectos —señaló— hubo pifias evidentes en los pasados Juegos Panamericanos y en otros escenarios.
Anunció para septiembre y octubre próximos un gran festival de talentos del béisbol en todo país, a fin de captar posibles promesas del deporte nacional.

Además, informó que desde noviembre se enviarán nuevos materiales a las dependencias de base del INDER, para asegurar el trabajo encaminado a estabilizar el desarrollo permanente del béisbol.

Presentará Cuba Informe sobre el Enfrentamiento a la Trata de Personas y Otras Formas de Abuso Sexual

Bandera Cubana

Bandera Cubana

CUBA, 17 de noviembre de 2014. Cuba hará público, el 18 de noviembre, el Informe sobre el Enfrentamiento Jurídico-Penal a la Trata de Personas y Otras Formas de Abuso Sexual (2013), el que recoge una vez más la posición de la Isla en este ámbito.

El texto íntegro del Informe, y otros detalles podrán ser seguidos a partir de mañana, 18 de noviembre, en el sitio de la Cancillería cubana: http://www.cubaminrex.cu y en twitter a través de @cubaminrex. (Cubaminrex)

Cuba: Destacan garantías de ley de inversión para capital foráneo

Aprueba parlamento cubano Ley de Inversion Extrajera. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Aprueba parlamento cubano Ley de Inversion Extrajera. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Las garantías que la nueva Ley de Inversión Extranjera ofrece a los potenciales inversores, destacó hoy entre los aspectos de la jornada matutina de la Primera Sesión Extraordinaria de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).
Al intervenir en el Palacio de Convenciones ante los diputados acerca de la nueva norma jurídica, Rodrigo Malmierca Díaz, titular de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, aseguró que las propiedades adquiridas aquí por el capital foráneo en aras de la producción o los servicios, gozarán de plena protección y no podrán ser expropiados.
Cualquier paso en ese sentido tendría que estar avalado por motivos de utilidad pública o interés social previamente declarados por el Consejo de Ministros.
Pero esto debe producirse con la debida indemnización por el valor comercial establecido, de mutuo acuerdo entre Cuba y los inversores, señaló el también miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Destacó que el nuevo instrumento legal garantiza asimismo la libre transferencia al exterior de las utilidades en moneda libremente convertible, y permite a los inversores disponer de sus acciones a favor del Estado cubano o de terceros, siempre que éstos resulten aprobados por el Gobierno de la Isla, acotó.
La nueva norma exime del pago de impuesto sobre ingresos, \”por la utilidad neta u otros beneficios autorizados a reinvertir, en aquellos casos en que resulte aprobada la reinversión en el país, por parte de las autoridades competentes\”.
Durante la mañana de este sábado prosigue la cita extraordinaria del legislativo, en la cual serán electos dos nuevos miembros del Consejo de Estado para cubrir igual número de vacantes creadas en este primer trimestre del año.

(Tomado de la AIN)

Cuba: Adopta la Dirección Nacional de Béisbol medidas disciplinarias

La Dirección Nacional de Béisbol, después de evaluar el lamentable incidente ocurrido  en el partido efectuado el pasado lunes 17 de febrero entre los equipos de Villa Clara y Matanzas y tras conocer el fallo de su comisión disciplinaria, determinó las siguientes medidas:

1.- Suspender de la actual Serie Nacional al jugador del equipo de Villa Clara, Freddy Asiel Álvarez, por la actitud antideportiva adoptada, que marcó el suceso  y en consideración de que se trata de un atleta perteneciente a la Selección Nacional y tiene la obligación de ser ejemplo para nuestros niños, jóvenes y pueblo en general.

2.- Separar definitivamente de la 53 Serie Nacional al árbitro Osvaldo de Paula Arias Lazo, principal responsable de lo acaecido, por no tomar oportunamente  las medidas establecidas en el Reglamento.

3.- Suspender por un año de todo evento oficial calendariado por el INDER al jugador de Matanzas, Demis Valdés Galárraga, por su actitud totalmente incompatible con los principios del deporte cubano. Su reincorporación estará condicionada al comportamiento que mantenga en lo adelante.

4.- Amonestar a los Supervisores (Comisarios Técnicos), al Jefe de Grupo y al resto de los árbitros por no advertir al árbitro principal sobre la adopción de las medidas preventivas  correspondientes.

Igualmente se alerta a todos los directores de los equipos  acerca de la obligación que tienen de controlar y exigir la disciplina estricta a los integrantes de sus planteles.

Estas medidas son una clara advertencia de que ante hechos similares que denigren los valores del deporte revolucionario cubano,  se actuará con la misma energía.

Nuestro pueblo y nuestro deporte merecen respeto.

Dirección Nacional de Béisbol
18 de febrero de 2014

Cuba: Convocan Congreso de Periodistas cubanos

El Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) aprobó en su onceno Pleno la convocatoria al IX Congreso de la organización, previsto para julio de 2013.

Al Pleno asistieron el miembro del Buró Político Esteban Lazo Hernández, vicepresidente del Consejo de Estado; Rolando Alfonso Borges, miembro del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Ideológico, y directores de los medios nacionales de prensa.

Este proceso debe realizarse en un ambiente de reflexión y creatividad, con el fin de profundizar en “qué periodismo revolucionario requiere el socialismo cubano hoy, a partir de los grandes cambios que se registran en nuestra sociedad impulsados por los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución”.

Llama el documento a desarrollar un debate en las 192 delegaciones de base de la UPEC en torno a la elevación de la profesionalidad y la efectividad de los medios, e insiste en el propósito de lograr una prensa más moderna y vigorosa que atraiga y satisfaga cada día más a las audiencias.

Lazo Hernández subrayó que la calidad de este Congreso dependerá en gran medida del trabajo, el análisis y las discusiones desde la base.

Tubal Páez, Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, ofreció una información a los miembros del Comité Nacional sobre el trabajo de la organización en la última etapa, vinculado a la superación e intercambios profesionales, y uso de tecnologías de la información a favor del desarrollo de la labor periodística, entre otros temas.

La fecha del evento coincide con el aniversario 50 de la formación de una organización unitaria por los periodistas revolucionarios, patriotas y democráticos, con el fin de defender el ejercicio de la profesión y respaldar con la verdad a la Revolución naciente. (Con información de Edda Diz Garcés / AIN)

CONVOCATORIA AL IX CONGRESO DE LA UPEC

El 15 de julio de 2013 se cumplirán 50 años del día en que los periodistas revolucionarios patriotas y democráticos decidieron  constituir una organización unitaria  para defender el ejercicio de la profesión y respaldar con la verdad a la Revolución naciente,  que derribó siglos de mentiras y edificó un país independiente, justo y solidario. Por sus aportes a este proceso, a las y los periodistas se les reconoce el haber contribuido a construir el camino de la Revolución,  junto a millones de cubanos encabezados por Fidel y Raúl.

El Comité Nacional de la UPEC convoca a la membresía a participar activamente en las distintas etapas del IX Congreso, desde ahora hasta julio del 2013, en un ambiente de reflexión y creatividad. En este proceso debemos preguntarnos qué periodismo revolucionario requiere el socialismo cubano hoy, a partir de los grandes cambios que se registran en nuestra sociedad, impulsados por los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución.

Tanto el VI Congreso como la Primera Conferencia Nacional del Partido  fueron precedidos por una amplia opinión del pueblo, que aludió también al desempeño de los medios de comunicación y se emitieron importantes líneas de trabajo para nuestro sector.

El Primer Secretario del Comité Central del Partido, Raúl Castro, ha señalado la importancia de nuestra misión, cuando dijo que “es necesario incentivar una mayor profesionalidad entre los trabajadores de la prensa, tarea en la que estamos seguros contaremos con el apoyo de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), los medios de comunicación y de los organismos e instituciones que deben tributarles información fidedigna y oportuna para, entre todos, con paciencia y unidad de criterio, perfeccionar y elevar continuamente la efectividad de los mensajes y la orientación a los compatriotas.”

Invitamos a los afiliados de todas las especialidades que intervienen en la creación periodística,  a promover en las 192 delegaciones de base, un debate en torno a la elevación de la profesionalidad y la efectividad de los medios, en consonancia con los Objetivos de la Conferencia Nacional que conciernen a nuestra misión, en particular el número 70, que busca “lograr que los medios de comunicación masiva informen de manera oportuna, objetiva, sistemática y transparente la política del Partido sobre el desarrollo de la obra de la Revolución, los problemas, dificultades, insuficiencias y adversidades que debemos enfrentar; supriman los vacíos informativos y las manifestaciones del secretismo, y tengan en cuenta las necesidades e intereses de la población”.

Somos conscientes de que ningún enunciado por sí solo resolverá nuestros complejos y difíciles problemas y en este camino hay que poner toda la pasión del oficio para lograr una prensa más moderna y vigorosa, atraer y satisfacer cada día más a las audiencias, en un contexto mediático diversificado y desafiante, donde los contenidos repetitivos, aburridos y extensos no tienen otro efecto que el rechazo generalizado.

Aunque la utilización de las tecnologías de la informática y las comunicaciones  en nuestro sector está más generalizada, éstas pueden ser mejor aprovechadas para el desarrollo del conocimiento, la defensa de la imagen de Cuba, la presencia en las redes sociales y como espacio para la opinión ciudadana.

Tales retos no ignoran que al adversario hay que derrotarlo en el enfrentamiento ideológico interno, tanto en los planos de la actividad subversiva como en el campo de la industria del entretenimiento y la información, en el cual debemos combatir a cada minuto su “golosina virtual” minada por la manipulación, el consumismo y la censura.

Exhortamos a toda la membresía,  integrante de un sector revolucionario, firme y fiel, a que participe con sus criterios y propuestas para que el IX Congreso de la UPEC contribuya  al perfeccionamiento del periodismo y del Socialismo en nuestro país.

Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba

La Habana, 4 de agosto de 2012

“Año 54 de la Revolución”

(Cubaperiodistas.cu)

Cuba: Allá por el bloguerío

Por: Jorge Ángel Hernández

La más elemental de las clasificaciones de la blogosfera cubana presenta dos polos opuestos, irreconciliables y homogéneos: disidentes frente oficialistas. Se ajusta, pues, a un tópico de opinión goebbelianamente asumido por los monopolios de la información gracias al cual se supone un pequeño ejército de defensores acríticos del proceso revolucionario cubano, repetidores sin ideología ni conciencia, frente a una multitud que se le opone, en libertad de expresión y representando intereses de la sociedad civil. Por si no fuesen suficientes los patrones de ajuste, se da por hecho que el grupo de los oficialistas goza de privilegios y prebendas que los colocan por encima de la sociedad, como instrumentos de un Estado opresor, en tanto los etiquetados como independientes actúan por cuenta propia, sin coyundas institucionales, y en condiciones de necesidad extrema.

Tal división responde a la estrategia construccionista con la cual esos medios de prensa se convierten en infantería de grueso calibre para el sordo trabajo de legitimar la ideología de lo que Lenin clasificara como la última fase del imperialismo. No es un lugar común y, si lo es a fin de cuentas, está cumpliendo con creces sus predicciones teóricas. Valga apuntar que también medios académicos asumen en sus investigaciones las bases del patrón (patrón de juicio, insisto, no patrón de amo, aunque contactos pudieran existir).

Si revisamos una muy amplia muestra de esos ejemplos divisorios de la blogosfera cubana descubriremos que, en aquellos que como independientes se presentan, desde el escolarmente redactado de Yoani Sánchez hasta los que se proponen reformar el sistema tras perspectivas que se predican de izquierdas, coexisten tres objetivos a toda costa irrenunciables:

1º. Derrocar el socialismo,

2º. Domeñar la soberanía nacional y

3º. Reimplantar el capitalismo dependiente.

Las estrategias y tácticas tampoco son muy amplias, ni en modos de ejecución ni en variables de acción sobre los internautas: propaganda negra en todos los niveles de la azuzada discusión; descalificación a ultranza del proceso revolucionario cubano y de su dirección histórica; desconocimiento cínico de las transformaciones revolucionarias; desacreditación en bloque de toda persona, sobre todo blogueros, que no responda de modo rígido-ortodoxo a estos patrones básicos de oposición, y descargo del objetivo esencial de

derrocamiento del sistema a fuerzas de intervención externas, ya sean directas, de lobby o de presión económica y política.

La observación de los que como oficialistas somos presentados, sin embargo, revela un espectro amplio de variantes con un común punto de acuerdo: conservar el socialismo y desarrollarlo en su más pleno humanismo y en su soberanía nacional. Un fenómeno que se ubica en la esencia misma de los antagonismos de la lucha de clases, si se me permite insistir en un lenguaje que no por gusto han intentado desterrar de la teoría global. De modo que, en un sentido muy general, no deja de tener cierta orientación adecuada este ejercicio de clasificación esquemática, diseñado sobre las bases de una Guerra Fría que aun sigue vigente. Carece, en cambio, de la posibilidad de sostenerse una vez que el fenómeno se estudia con profundidad.

En la variable tópica de la disidencia, apenas se hallan críticas al capitalismo, ni siquiera en parte de sus prácticas sistémicas, y solo es posible fichar algún que otro llamado individual, de caso muy particular y sin visión de fondo; tampoco se reconoce al bloqueo, cincuentón a estas alturas, como elemento de injerencia, no ya política, sino humana, y se justifican por demás atentados terroristas y posibles invasiones, e incluso el magnicidio. Por contraste, en la variable de supuesta oficialidad hallamos un significativo espectro crítico que, a mi entender, ni siquiera nosotros mismos reconocemos en su justa importancia. Acaso forzados por la necesidad de entrar en el ruedo de la visibilidad mediática, somos también un poco piezas del construccionismo imperialista de última fase. Es una paradoja y no una simple respuesta de desinformación, por tanto, debe resolverse en el propio contexto de la confrontación y, lo que nos falta esencialmente, en el de la estrategia colectiva que integre en la estrategia de defensa nacional las repercusiones de esa crítica, implacable y revolucionaria. Tampoco es un lugar común, sino un vacío cultural que debe trascender los ámbitos de la individualidad.

La blogosfera cubana revolucionaria es absolutamente individual; incluso en los casos de retransmisión viral que a diario se producen, las decisiones son individuales, ya sea por comodidad mecánica, que también la hallamos con mayor frecuencia de lo deseado, ya por asunción consciente del tema que se pone en órbita. No existe, a contrapelo de las acusaciones totalitarias del mercenarismo plattista y sus reproducciones más o menos ingenuas, una estrategia de coordinación de direcciones y, por tanto, una táctica de colocación y defensa de temas cruciales para las actuales circunstancias del proceso revolucionario. La espontaneidad, y la voluntad personal, siguen siendo el motor de producción de contenidos.

También, en su aspecto crítico interno, esa blogosfera cubana muestra numerosos ejemplos de llamados de atención y contundentes críticas a fenómenos y manifestaciones que van a generar conductas antisistémicas, como la depredación del medio ambiente, la invasión del urbanismo, la especulación con el comercio, el transporte y los servicios básicos, y hasta la falta de pertenencia, con su correlativa abulia, de la administración y los trabajadores en sectores vitales como la educación, la salud, la cultura y el deporte y, cómo no, el gobierno. La mayoría de ellas casi invisibles incluso para nosotros mismos, los blogueros, quienes, siquiera por interés individual, algún monitoreo debíamos permitirnos allá por el bloguerío. Y sobre todo invisibles (invisibilizar, estrategia crucial de propaganda negra), para el más amplio receptor de nuestra Internet: el extranjero que a diario recibe el arsenal de Guerra Fría de los monopolios de la información. Y aquí aparece una carencia esencial para la blogosfera: no está al alcance de la mayoría de los internautas cubanos que dependen de redes de intranet o de conexiones agónicamente saturadas, de intolerable lentitud.

Si revisamos unas cuantas muestras de asuntos que han recibido una repercusión viral, descubriremos que, en su inmensa mayoría, responden a sucesos que sirven de pivote a la unitaria “disidencia” procapitalista. Y si bien esta es la esencia de la organizada estrategia subversiva y desestabilizadora, lo cual los amerita en el cumplimiento de su bien definida tarea, es sobre todo un reto que nos corresponde y que seguimos archivando en el casillero de las asignaturas pendientes. Nueva paradoja cuya solución debe ubicarse en la organización de nuestras plataformas de conectividad y nuestras estrategias de retransmisión de contenidos.

Otro elemento contrastante entre ambos esquemas de clasificación de los blogueros cubanos acusa, frente al planteamiento en general homogéneo, con escasas variantes específicas de la autonombrada disidencia, una diversidad de perspectivas en el panorama revolucionario. Se encuentran así, desde aquellas que se ubican en una localidad geográfica, con sus sucesos e intereses propios, pasando por otras que se enfocan en normas de comportamiento social y manifestaciones culturales y artísticas específicas, hasta quienes se dedican a observar determinados ámbitos especializados de comprensión de la sociedad, como las visiones de género, la diversidad de orientación sexual, la discriminación racial, a mi juicio privilegiada ante otras discriminaciones que no hemos hecho lo suficientemente visibles, y, por último y acaso los de una justa mayor repercusión, aquellos blogs abiertamente dedicados a contrarrestar la contrarrevolución y la injerencia mediática global.

En mi experiencia personal, desde un blog que recibe escasas visitas y en cambio un buen número de réplicas de sus textos originales, he comprobado que el asedio se repliega una vez que el razonamiento y la lógica reclaman el protagonismo de las discusiones. La profundización del juicio, y la asunción sin prejuicios de los problemas reales, ciertos, con su ubicación en contexto y su ejercicio comparativo, ponen en retirada a las huestes maniqueas de exaltados y demuestra hasta qué punto no son la mayoría que se pretenden. Una vez que los lugares comunes de asedio son desmontados, o deconstruidos, como gusta anotar la teoría, la argumentación queda prácticamente anulada y, cuando más, acuden a la cita, a la apropiación paródica o al pastiche directo de lo que han producido las contadas tanquetas pensantes que, dicho sea de paso, cuentan con espacios privilegiados en esos medios masivos de totalitarismo monopólico y, más no faltaba, con un sistema de acceso a Internet que el bloqueo nos prohíbe a todos los que en la Isla trabajamos.

De modo que no estaría de más, desde la propia individualidad que ha marcado al conjunto, emprender, de vez en cuando, algún que otro paseo, /allá por el bloguerío,/ donde a plena luz del día/ vemos un caudal de río/ que se crece en rebeldía/ y, como la linda guajirita de la pieza que me he permitido parodiar, bajo una bucólica condescendencia, nos dice adiós.

Cuba: Recibimiento oficial en Cuba para presidenta brasileña

La Habana, 31 ene (PL) La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, será recibida hoy por las autoridades cubanas en una ceremonia oficial, con motivo de su visita de Estado para fortalecer las relaciones bilaterales entre su país y Cuba.

La mandataria también rendirá homenaje al Héroe Nacional cubano, José Martí, además de reunirse con el presidente de los consejos de Estado y de Ministro, Raúl Castro.

Rousseff llegó a La Habana este lunes para iniciar una visita oficial a la nación caribeña hasta el próximo miércoles, cuando seguirá viaje hacia Haití.

Su estancia es muestra del fortalecimiento de las relaciones con Cuba, país con el cual mantiene un alto nivel de cooperación en sectores como la educación y la agricultura.

Después de Venezuela, Brasil es el segundo socio comercial latinoamericano del Estado cubano, y en la actualidad participa en la modernización del puerto del Mariel, en el occidente de la isla.

Igualmente desarrolla tecnologías y ofrece asesoramiento para la producción aquí de soya y de maíz.

En la actualidad casi 700 brasileños realizan estudios en Cuba, país donde más de 600 jóvenes del gigante suramericano se formaron desde 1961.

Ambos países mantienen relaciones diplomáticas desde 1943, lazos fortalecidos con la llegada a la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y de la propia Rousseff, el 1 de enero de 2011.

Según la cancillería brasileña, esta visita resulta “una oportunidad para profundizar el creciente diálogo y la cooperación bilaterales, que experimentaron un crecimiento importante y gran diversificación en los últimos años”.

Discurso de Raúl Castro: “El rumbo ya ha sido trazado”

Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la clausura de la Primera Conferencia Nacional del Partido, en el Palacio de Convenciones, el 29 de enero de 2012, “Año 54 de la Revolución”. (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

La Primera Conferencia Nacional del Partido que hoy concluye sus sesiones ha estado dedicada, en correspondencia con la convocatoria librada por el 6to Congreso, a evaluar con objetividad y sentido crítico el trabajo del Partido, así como determinar con voluntad renovadora las transformaciones necesarias para situarlo a la altura que demandan las actuales circunstancias.

No olvidemos que solo el Partido, como institución que agrupa a la vanguardia revolucionaria y garantía segura de la unidad de los cubanos en todos los tiempos, solo el Partido, repito, puede ser el digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en el único Comandante en Jefe de la Revolución Cubana , el compañero Fidel Castro Ruz (Aplausos).

No me detendré a exponer los datos de los participantes en el proceso de discusión del proyecto de Documento Base ni las numerosas modificaciones que resultaron del mismo, considerando el informe presentado por el Segundo Secretario del Comité Central, compañero José Ramón Machado Ventura, en la inauguración de este evento, que como todos conocen no comenzó ayer, sino casi inmediatamente después de la clausura del Congreso del Partido.

Tras la elaboración del primer borrador del Documento y su posterior análisis en múltiples reuniones del Buró Político y del Secretariado antes de la discusión en las organizaciones de base del Partido y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), durante los meses de octubre y noviembre del pasado año, sus resultados fueron analizados por el Tercer Pleno del Comité Central, celebrado el 21 de diciembre de 2011.

También en las primeras semanas de este mes, a nivel de provincia, se realizó el estudio y discusión por parte de los delegados a la Conferencia y otros cuadros. En total se elaboraron nueve versiones del Documento.

A diferencia del proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución , cuyo debate incluyó, en uno u otro modo, a toda la población, el Documento Base de la Conferencia , dado su alcance menos abarcador y su enfoque más dirigido al funcionamiento interno del Partido fue analizado por toda la militancia, si bien nuestro pueblo conoció íntegramente su contenido a través de los medios de prensa.

Por otra parte, en el proceso preparatorio de la Conferencia fue debatido el papel de los militantes en interés del perfeccionamiento de las relaciones del Partido con la UJC , la Central de Trabajadores de Cuba y demás organizaciones de masas, de manera que las mismas incrementen, en las actuales condiciones, su protagonismo e influencia en la sociedad.

Como era de esperar, desde la publicación del Documento no han faltado las críticas y exhortaciones de quienes, confundiendo sus más íntimas aspiraciones con la realidad, se ilusionaron con que la Conferencia consagraría el inicio del desmontaje del sistema político y social conquistado por la Revolución , a lo largo de más de medio siglo, con el apoyo de la mayoría de los cubanos.

En este sentido, no fue nada casual que el primer objetivo del mismo exprese: “El Partido Comunista de Cuba, fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, es fruto legítimo de la Revolución , al propio tiempo su vanguardia organizada y quien garantiza, junto al pueblo, su continuidad histórica”. Este concepto, al que jamás renunciaremos, se encuentra en plena correspondencia con el artículo cinco de la Constitución de la República , aprobada en referendo por el 97,7 por ciento de los electores, mediante el voto libre, directo y secreto.

Nuestros adversarios y hasta algunos que simpatizan con nosotros, abstrayéndose de la historia de permanente agresión, bloqueo económico, injerencia y el cerco mediático, expresado en las incesantes campañas de la prensa supuestamente libre, subordinada en su mayoría a los intereses imperiales predominantes, todo lo cual ha debido enfrentar la Revolución Cubana , nos exigen, como si se tratara de un país en condiciones normales y no una plaza sitiada, la reinstauración del modelo multipartidista que existió en Cuba bajo el dominio neocolonial de los Estados Unidos.

Renunciar al principio de un solo partido equivaldría, sencillamente, a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos, que ha hecho realidad los sueños de independencia y justicia social por los que han luchado tantas generaciones de patriotas, desde Hatuey hasta Céspedes, Martí y Fidel.

Con el fin de organizar la lucha por la independencia de Cuba y Puerto Rico concibió Martí la creación de un solo partido político, el Partido Revolucionario Cubano, según sus propias palabras: “Para fomentar la revolución de modo que puedan entrar en ella… todos los cubanos de buena voluntad:… Todos los que amen a Cuba, o la respeten”.

Cuando ya la victoria sobre España era inminente, después de treinta años de guerra, se produjo la intervención norteamericana y una de las primerasmedidas fue disolver ese partido, al igual que el glorioso Ejército Libertador, para dar paso a lo que vino después, el multipartidismo de la república burguesa y la creación de un nuevo ejército con su represiva guardia rural incluida, garantía del dominio absoluto de todas las riquezas de la nación, de las que se apropiaron en los cuatro años de la primera ocupación militar.

Ese fue el triste final de los dos pilares de la revolución independentista, el Partido y su Ejército Libertador, resurgidos exactamente al cabo de 60 años bajo la conducción de Fidel, inspirado en las enseñanzas de Martí.  No permitiremos jamás que esa historia se repita.

No es mi propósito, en esta intervención, hacer un recuento de la evolución histórica del término Democracia, desde su conceptualización en la antigua Grecia, como el “poder del pueblo”, aunque la mayoría esclava no contaba para nada. Tampoco pretendo filosofar sobre la vigencia y utilidad de la llamada democracia representativa, que en definitiva es harto conocido que ha devenido invariablemente en la concentración del poder político en la clase que detenta la hegemonía económica y financiera de cada nación, donde las mayorías tampoco cuentan y cuando se manifiestan, como sucede en estos precisos momentos en muchos países, son brutalmente reprimidas y silenciadas con la complicidad de la gran prensa a su servicio, también transnacionalizada.

El mejor argumento es el que nos ofrece la democracia norteamericana, la cual se pretende imponer como modelo a todo el mundo, en la que se alternan el poder los partidos Demócrata y Republicano defendiendo, sin mayores diferencias, los intereses del mismo gran capital, al cual ambos se subordinan.

Ahí están, por citar unos pocos ejemplos, la Base Naval de Guantánamo, territorio ocupado por Estados Unidos ilegalmente, contra la voluntad del pueblo cubano y que así ha permanecido por más de 100 años, con independencia del partido en el poder en ese país, que tanto proclama la defensa de los derechos humanos al tiempo que, a pesar de las promesas del actual presidente, mantiene allí, hace una década, una prisión, donde en un limbo legal en estos momentos más de 170 ciudadanos extranjeros son sometidos a torturas y vejaciones.

El segundo ejemplo, la invasión por Playa Girón, concebida y planificada por un presidente republicano, Eisenhower, y llevada a cabo por el presidente Kennedy, apenas tres meses después de tomar posesión, que era del Partido Demócrata; y por último, el bloqueo económico, que ha perdurado medio siglo, sin importar si es republicano o demócrata quien ocupa la Casa Blanca.

Sin el menor menosprecio a ningún otro país por tener sistemas pluripartidistas y en estricto apego al principio del respeto a la libre determinación y la no injerencia en los asuntos internos de otros estados, consagrado en la carta de las Naciones Unidas, en Cuba, partiendo de sus experiencias en la larga historia de luchas por la independencia y soberanía nacional, defendemos el sistema del partido único frente al juego de la demagogia y la mercantilización de la política.

Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción martiana del partido único, lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del Partido, lo que presupone fomentar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno de la organización, como en sus vínculos con los trabajadores y la población, favoreciendo que las discrepancias sean asumidas con naturalidad y respeto, incluyendo a los medios de comunicación masiva, mencionados varias veces en los Objetivos aprobados en esta Conferencia, los que deberán involucrarse con responsabilidad y la más estricta veracidad en este empeño, no al estilo burgués, lleno de sensacionalismo y mentiras, sino con comprobada objetividad y sin el secretismo inútil.

A este fin es necesario incentivar una mayor profesionalidad entre los trabajadores de la prensa, tarea en la que estamos seguros  contaremos con el apoyo de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), los medios de comunicación y de los organismos e instituciones que deben tributarles información fidedigna y oportuna para, entre todos, con paciencia y unidad de criterio, perfeccionar y elevar continuamente la efectividad de los mensajes y la orientación a los compatriotas.

Al propio tiempo, la conformación de una sociedad más democrática contribuirá también a superar actitudes simuladoras y oportunistas surgidas, al amparo de la falsa unanimidad y el formalismo en el tratamiento de diferentes situaciones de la vida nacional.

Es preciso acostumbrarnos todos a decirnos las verdades de frente, mirándonos a los ojos, discrepar y discutir, discrepar incluso de lo que digan los jefes, cuando consideramos que nos asiste la razón, como es lógico, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, o sea, en las reuniones, no en los pasillos. Hay que estar dispuestos a buscarnos problemas defendiendo nuestras ideas y enfrentando con firmeza lo mal hecho.

Ya hemos dicho en otras ocasiones y así también se recogió en el Informe Central al 6to Congreso, que lo único que puede conducir a la derrota de la Revolución y el Socialismo en Cuba, sería nuestra incapacidad para erradicar los errores cometidos en los más de 50 años transcurridos desde el primero de enero de 1959 y los nuevos en que pudiéramos incurrir en el futuro.

No ha existido ni existirá una revolución sin errores, porque son obra de la actuación de hombres y pueblos que no son perfectos, enfrentados además, por primera vez, a nuevos y descomunales retos.  Por eso creo que no hay que avergonzarse de los errores, lo grave y bochornoso sería no contar con el valor de profundizar en ellos y analizarlos para extraerles las enseñanzas a cada uno y corregirlos a tiempo.

En este sentido, por su permanente vigencia, es oportuno recordar las palabras del compañero Fidel el 28 de septiembre de 1986 al clausurar el Tercer Congreso de los CDR, cuando señaló: “La lucha contra las tendencias negativas y la lucha contra los errores cometidos continuarán indefectiblemente, porque tenemos el deber sagrado de perfeccionar todo lo que hacemos, perfeccionar la Revolución, tenemos el deber sagrado de no estar satisfechos jamás, ni siquiera cuando creamos que estamos haciendo las cosas bien hechas, mucho menos vamos a estar satisfechos cuando sabemos que no están haciéndose todas las cosas lo bien hechas que tienen que hacerse”.

La generación que hizo la Revolución ha tenido el privilegio histórico, pocas veces visto, de poder conducir la rectificación de los errores cometidos por ella misma, muestra elocuente de que no tuvieron una repercusión estratégica, de lo contrario, no estaríamos hoy aquí. No pensamos, a pesar de que ya no somos tan jóvenes, desaprovechar esta última oportunidad.

Al referirme a este asunto, me siento en el deber de alertar, una vez más, que no caigamos en la ilusión de creer que las decisiones adoptadas en esta Conferencia Nacional y ni tan siquiera los acuerdos de alcance estratégico adoptados por el 6to Congreso, constituyen la solución mágica a todos nuestros problemas.

Para impedir que nuevamente caigan en saco roto las instrucciones del Partido, el Buró Político decidió, al igual que como se indicó en su momento con respecto a la marcha de la actualización del modelo económico y el cumplimiento de los planes anuales y el presupuesto, que los plenos del Comité Central analicen dos veces al año la aplicación de los Objetivos de trabajo del Partido aprobados por esta Conferencia.  Del mismo modo procederán los comités provinciales y municipales del Partido, en la forma y frecuencia que establezca el Comité Central.

La experiencia nos ha enseñado que aquello que no se controla con efectividad, no se cumple o se ejecuta superficialmente.

Se impone trabajar y perseverar con Orden, Disciplina y Exigencia por hacer realidad los Lineamientos de la Política Económica y Social, igual que los Objetivos aprobados en este evento, dejar atrás el lastre de la vieja mentalidad y forjar con intencionalidad transformadora y mucha sensibilidad política la visión hacia el presente y el futuro de la Patria , sin abandonar, ni por un instante, el legado martiano y la doctrina del marxismo leninismo que constituyen el principal fundamento ideológico de nuestro proceso revolucionario.

Para lograr el éxito en este empeño es imprescindible, como se expresa en el objetivo número 37, “fortalecer la unidad nacional en torno al Partido y la Revolución, estrechar el vínculo permanente con las masas y consolidar la convicción de preservar la nación cubana y las conquistas económico-sociales, sobre la base de que Patria, Revolución y Socialismo, están fusionados indisolublemente”.

Ahora bien, el meollo del asunto no está en haber formulado adecuadamente ese objetivo o cualquier otro, sino en determinar las vías y formas en que lo llevamos a la práctica, con la máxima firmeza, de manera que podamos evaluar con integralidad cuánto y cómo avanzamos, detectar a tiempo las tendencias negativas y ser capaces de movilizar a la militancia y al pueblo en la consecución del objetivo en cuestión.

Esto mismo es aplicable a los enunciados relacionados con la Política de Cuadros, área que como también expresa el Informe Central del 6to Congreso, sufrió los efectos de la improvisación y la falta de previsión y sistematicidad, trayendo como secuela que no contemos todavía con una reserva de sustitutos experimentados y maduros, con preparación suficiente para asumir las complejas funciones de dirección en el Partido, el Estado y el Gobierno, tarea que por razones obvias, como todos comprenderán, reviste una importancia estratégica para la Revolución y en la cual trabajamos sin precipitación, pero sin pausa, en el cumplimiento de los acuerdos del Congreso.

Aprovecho la ocasión para ratificar que en la medida en que avancemos en la definición de todos los ajustes que será necesario introducir a la Constitución de la República y al marco legislativo complementario, entre otros asuntos, implementaremos la decisión de limitar a un máximo de dos períodos consecutivos de cinco años, el desempeño de los cargos políticos y estatales principales.  Al respecto, considero que una vez definidas y acordadas las políticas por las instancias pertinentes podemos iniciar su aplicación paulatina sin esperar por la reforma constitucional, recurso al que no debemos estar acudiendo a cada rato, o sea, ir a modificar algo de la Constitución, aunque sea por el propio Parlamento, sin necesidad de referendo.  Igualmente deberán modificarse en ese sentido los Estatutos y otros documentos rectores del Partido.

Al hablar de estos temas, no puede dejar de mencionarse la importancia de asegurar que la autoridad moral del Partido, de sus militantes y en especial de los dirigentes, en todos los niveles, se fundamente en el ejemplo personal, a partir de demostradas cualidades éticas, políticas e ideológicas y el permanente contacto con las masas.

La Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, que tanta sangre costó a nuestro valeroso pueblo, dejaría de existir sin efectuarse un solo disparo por el enemigo, si su dirección llegara algún día a caer en manos de individuos corruptos y cobardes.

Estos conceptos, que no son nada nuevos, bien vale la pena tenerlos siempre presentes por el daño real y potencial que para el presente y futuro de la nación significa el fenómeno de la corrupción.

En las últimas semanas los diputados de la Asamblea Nacional y numerosos cuadros y funcionarios de todo el país, han recibido copiosa información acerca de algunos procesos investigativos, que en esta materia desarrollan los órganos especializados del Ministerio del Interior, en estrecha armonía con la Fiscalía y la Contraloría General de la República.  A su debido tiempo, luego del pronunciamiento de los tribunales correspondientes, toda nuestra población conocerá con amplitud estos hechos.

No hace mucho, al intervenir en la clausura de las sesiones del Parlamento el pasado mes de diciembre, me referí a la convicción de que la corrupción es, en la etapa actual, uno de los principales enemigos de la Revolución, mucho más perjudicial que el multimillonario programa subversivo e injerencista del gobierno de Estados Unidos y sus aliados dentro y fuera del país.  También dije que en lo adelante no permitiríamos que las acciones de enfrentamiento al delito fueran efímeras, como ciertamente nos ha sucedido en otras ocasiones.

Afortunadamente, sin el menor ánimo de restarle gravedad a este mal bastante generalizado en el planeta, considero que nuestro país puede ganarle la batalla a la corrupción, primero frenarla y luego liquidarla sin contemplaciones de ningún tipo. Ya advertimos que en el marco de la ley seremos implacables con el fenómeno de la corrupción.

Con frecuencia, varios de los implicados en los casos detectados ostentaban la militancia del Partido, demostrando fehacientemente su doble moral y el empleo de esa condición para agenciarse posiciones en las estructuras de dirección, violando de manera flagrante los deberes de un militante comunista, establecidos en los Estatutos.

Por ello, sin esperar a la revisión que se ejecuta en el marco de la actualización de los documentos rectores del Partido, el Tercer Pleno del Comité Central, celebrado en diciembre pasado, precisó que la sanción a aplicar a quienes participen en hechos de corrupción no puede ser otra que la expulsión de las filas del Partido, sin menoscabo de la responsabilidad administrativa o penal que corresponda, pues hasta ahora, como práctica, esta medidala de expulsión era excepcional y se reservaba a casos de traición a la Patria y delitos graves.

No nos cabe la menor duda de que la enorme mayoría de los ciudadanos y los cuadros de dirección son personas honestas, pero sabemos que eso no es suficiente, no basta con ser honrados y parecerlo, hay que pelear y enfrentarse, pasar de las palabras a la acción.

Es cierto que el Partido desde hace años venía librando el combate contra este flagelo; sin embargo, este andaba por un lado y el Gobierno por otro. Para asegurar el éxito es preciso que el Partido asuma definitivamente la conducción del proceso, lo cual no significa en lo más mínimo que suplantará las funciones que a cada institución le pertenecen.

El Partido, en primer lugar, exigirá a todos responsabilidades por el cumplimiento de sus obligaciones, sin intervenir en la administración, pero sí llamar la atención, alertar y luchar allí, desde el núcleo, el municipio, hurgar, pensar y volver a pensar en cómo movilizar al conjunto de las fuerzas en ese empeño. Cada vez que hagamos eso, vamos a comprobar que la correlación de fuerzas en todos los sentidos nos favorece en este empeño de derrotar la corrupción.  La importancia hay que dársela a la organización y constancia de esa lucha.

Además, esta no es función exclusiva de los militantes, es también un deber de cada ciudadano y ciudadana, militante o no, que se preocupe por su país.

Vale en este contexto retomar, por su actualidad, conceptos definidos desde 1973, hace casi 40 años, como parte del proceso preparatorio del Primer Congreso.

El Partido debe estar en capacidad de dirigir al Estado y al Gobierno, controlar su funcionamiento y el cumplimiento por ellos de las orientaciones trazadas, estimular, impulsar, coadyuvar al mejor trabajo de los órganos de gobierno, pero en ningún caso sustituirlos.  Los dirige mediante el control, y este término debe entenderse en la acepción de comprobar, examinar y revisar, nunca en el sentido de intervenir o mandar.

Aunque no está en el texto, está en el pensamiento de todos, de toda la masa de militantes, que en el Partido debe acabarse definitivamente el “mandonismo” su fuerza es moral, no jurídica, por eso hay que tener moral para dirigir el Partido y llevar a la masa de militantes ese espíritu, ¡es la fuerza moral!

El Partido dirige controlando que sus directivas, junto a las del Estado y el Gobierno, se ejecuten apropiadamente por quienes corresponda.

La organización partidista controla por intermedio de sus estructuras y de todos sus militantes, de arriba a abajo y viceversa, lo cual no niega el papel de control que el Gobierno realiza sobre la actividad administrativa a su cargo.

El control es simultáneo, pero no presupone interferencias. En una empresa de la producción o los servicios, este se ejerce por la administración de la entidad, por sus niveles superiores y por organismos estatales o gubernamentales, según competa, ya sea la Contraloría , la Fiscalía , los bancos, las oficinas de la administración tributaria, etcétera.

Las organizaciones del Partido en la base llevan a cabo el control mediante el accionar de sus militantes, ya sean simples trabajadores o dirigentes, apremiando con el ejemplo, del que emana su autoridad, que la administración se atenga estrictamente al cumplimiento de las normativas jurídicas vigentes, sin dejar de trasmitir a los organismos políticos superiores la información pertinente.  El Partido controla que los planes económicos y el presupuesto se elaboren de manera correcta y luego de aprobados por el Gobierno y el Parlamento se cumplan con rigurosidad.

Estos conceptos están bien claros hace bastante tiempo, desde el Primer Congreso, pero después nos olvidamos de aquellas resoluciones, de aquellos acuerdos, de aquel magnífico congreso y los engavetamos, y por eso casi medio siglo después tenemos que estarles quitando el polvo a los papeles de lo que hicimos hace 40 años, porque nos dedicamos a otras cosas, por una razón o por otra.  Por eso defendemos tanto la institucionalidad y que cada cual haga lo que le corresponda, sin interferir a los demás, más bien apoyándonos. Estos conceptos, además, han sido actualizados, por lo que se hace imprescindible desde la base, o sea, en el propio núcleo del Partido y el Comité de Base de la Juventud , educar a los militantes en esos principios y en cómo se hace esa tarea:  cada uno en el marco donde desenvuelve sus actividades; cómo se hace eso que hemos orientado en los diferentes congresos o Conferencia, como en este caso, o sea, educar a los militantes en los mismos para incorporarlos a su accionar diario.  No hay que hacerse filósofo, ¡no hay que hacerse filósofo!

Eso es lo que les debemos enseñar, sencillo y poco a poco irlos educando en las reuniones correspondientes, en cursillos o en lo que sea, que sepan cuál es su función, cuál es su papel; pero para desempeñar ese papel hay que tener moral en todos los sentidos.  Y les decía que ese es, en mi modesta opinión -y este fue un tema bastante discutido en algunas de las comisiones ayer-, el aspecto esencial del llamado trabajo político ideológico y no las consignas vacías y las frases prefabricadas.

Antes de concluir estas palabras considero necesario denunciar, una vez más, las brutales campañas anticubanas instigadas por el gobierno de Estados Unidos y algunos otros tradicionalmente comprometidos con la subversión contra nuestro país, con el concurso de la gran prensa occidental y la colaboración de sus asalariados dentro de la isla en el propósito de desacreditar a la Revolución, justificar la hostilidad y el bloqueo contra la población cubana y crear una quinta columna que facilite la aspiración de privarnos de la independencia y soberanía nacional.

Como expresa el editorial del periódico Granma del pasado lunes 23, los hechos hablan más que las palabras.  Las campañas anticubanas no harán mella en la Revolución ni en el pueblo, que continuará perfeccionando su socialismo.  Quedará nuevamente demostrado que la mentira, por muchas veces que se repita, no necesariamente se convierte en verdad, porque “un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”.

Compañeras y compañeros:

En menos de un año hemos efectuado dos eventos del Partido, esta Primera Conferencia Nacional y sobre todo el 6to Congreso, con acuerdos trascendentales para el presente y el futuro de la Revolución y el Socialismo en Cuba.  El rumbo ya ha sido trazado, avancemos pues con la misma decisión, la firmeza ideológica, el valor y la serenidad demostrada en más de 13 años de injusta prisión por nuestros Cinco Héroes, por cuya libertad nunca dejaremos de luchar y a quienes hacemos llegar el saludo fraternal de los comunistas y de todo el pueblo cubano.

Muchas gracias (Aplausos).

Cuba: Crimen de Tarará; ¡Que cobardía!

Han transcurrido 20 años y todavía se mantiene fresca en la memoria de muchos aquella mañana de duelo, indignación y repudio…

Por: Raquel Marrero Yanes /Cubahora.cu

Rolando Pérez Quintosa, Yuri Gómez Reinoso, Orosmán Dueñas Valero y Rafael Guevara Borges.

¡Que cobardía! La de aquellos delincuentes que llenos de traición y criminalidad ejecutaron un vandalismo sin límite la madrugada del 9 de enero de 1992.

 

“El piso está cubierto de sangre, no hay orden en el local. Ya cadáveres los miembros del Ministerio del Interior, el sargento de tercera Yuri Gómez Reinoso, de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), se encuentra en el extremo derecho, amarrado con una soga. El custodio Rafael Guevara Borges, agachado junto a una credencia y atado. El soldado Orosmán Dueñas Valero, de Tropas Guardafronteras, encima del buró, también amarrado”.Así describieron agentes de la Policía, desde el lugar de los hechos de uno de los crímenes que con más dolor recuerda nuestro pueblo, considerado una escena dantesca.

 

También el momento que llegaban al sargento de primera Rolando Pérez Quintosa, aún vivo, y lo trasladaban al Hospital Naval.Yuri, Rafael y Orosmán se encontraban ese día de guardia en el Campamento de Pioneros José Martí, en Tarará, al Oeste de la capital, cuando un grupo de elementos contrarrevolucionarios penetró en la Base Náutica de ese centro infantil con el objetivo de sustraer una embarcación para emigrar ilegalmente hacia los Estados Unidos, en busca de la protección de la asesina Ley de Ajuste Cubano.Luis Miguel Almeida Pérez, uno de los asaltantes, había trabajado allí, y sus conocimientos sirvieron para violentar la seguridad de la instalación. Mientras este antisocial conversaba con los combatientes, el resto de los delincuentes esperaba para atacarlos por sorpresa.En su afán por salir del país a cualquier costo, los elementos antisociales volaron el dispositivo de protección del lugar y sorprendieron a los combatientes a quienes neutralizaron. A pesar de la resistencia fueron golpeados, atados y despojados de sus armas.Pérez Quintosa, al oír los disparos, fue hasta el lugar, donde resultó herido gravemente en desigual combate y días después, tras dura lucha por salvar su vida, falleció el 17 de febrero.Los delincuentes al ver frustrado el intento de arrancar la nave, regresaron y ametrallaron alevosa y vilmente a los tres jóvenes. Luego decidieron escapar ante la imposibilidad de poner en marcha una embarcación.En minutos se inicia el dispositivo policíaco. Peritos e instructores son enviados al escenario. En las lanchas encuentran un puñal. “Es del tipo que botaron de aquí, el violador”, exclama un CVP, mientras uno de los oficiales del DTI recuerda que Pérez Quintosa había hablado de un violador.

Pocas horas después, en el noticiero de la TV aparecía la imagen de uno de los asesinos.La rápida actuación de las fuerzas del MININT, del Sistema Único de Vigilancia y Protección, y la acción del pueblo, capturó en pocas horas en La Boca, en Mariel, a tres de los autores y los pusieron en manos de los tribunales. Los otros fueron detenidos posteriormente.En febrero, tras sucesivas apelaciones de los abogados defensores a diversas instancias, es ejecutada la sentencia de la Causa 3 de ese año al aplicarse la pena capital a los dos máximos responsables del hecho. Los demás implicados recibieron diferentes sanciones.

Aquel no era el primer acto terrorista contra nuestro pueblo, pero sí uno de los mayores y más atroces cometidos en Cuba. Aquel fatídico día, algo imposible de olvidar, el pueblo cubano en interminable fila desfiló frente al edificio del Ministerio del Interior para rendir tributo a los combatientes caídos en el crimen de Tarará.Basta con hojear la prensa de hace 20 años para comprobar los dolorosos testimonios de familiares, amigos y compañeros, quienes llenos de rabia y dolor comprendían porqué Yuri, Rafael, Orosmán y Rolando se convertían desde entonces en ejemplo para los jóvenes del presente y de la posteridad.

http://www.cubahora.cu/historia/que-cobardia

A %d blogueros les gusta esto: