Cuba-USA: ¿Relaciones o aberraciones diplomáticas?

Por: Por Arthur González

A Cuban flag and an American flag stand in the press room during the second day of talks between U.S. and Cuban officials, in Havana, Cuba, Thursday, Jan. 22, 2015. The United States and Cuba are trying to eliminate obstacles to normalized ties as the highest-level U.S. delegation to the communist island in more than three decades holds a second day of talks with Cuban officials. (AP Photo/Ramon Espinosa)

A Cuban flag and an American flag stand in the press room during the second day of talks between U.S. and Cuban officials, in Havana, Cuba, Thursday, Jan. 22, 2015. The United States and Cuba are trying to eliminate obstacles to normalized ties as the highest-level U.S. delegation to the communist island in more than three decades holds a second day of talks with Cuban officials. (AP Photo/Ramon Espinosa)

El 17 de diciembre del 2014 entró en la historia como el día en que Estados Unidos reconoció el fracaso de su política contra la Revolución cubana.

Barack Obama fue preciso al explicar su decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, porque se requería cambiar la táctica para lograr los objetivos de destruir el socialismo cubano, denominándola como “un enfoque anticuado”.Para no dejar dudas de que las campañas mediáticas de tergiversación sobre el proceso revolucionario cubano y las acciones de subversión continuaban, subrayó:
“…podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso”.

“…ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o golpizas, solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche, y continuaremos apoyando la sociedad civil”.
“…los trabajadores cubanos deben tener la libertad de crear sus sindicatos”.
“Exhortamos a Cuba a desencadenar el potencial de 11 millones de cubanos poniendo fin a restricciones innecesarias en sus actividades políticas, sociales y económicas”.
“…insistiremos en que la sociedad civil se nos una, para que sean los ciudadanos y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro”.

¿Podrán dos países fomentar una relación armónica con esas proyecciones?

A pesar del “enfoque anticuado”, las medidas tomadas después de ese histórico discurso se mantienen.

El 25 de marzo 2015, la Subsecretaria Roberta Jacobson, dijo que el Presidente solicitó al Congreso 2 mil millones de dólares para Latinoamérica y de esa suma 53,5 millones se destinarán para la Iniciativa Regional de Seguridad (CBSI) y una buena cantidad será empleada en programas de promoción de “la libertad de prensa y los derechos humanos” en Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua.

En abril la organización World Learning Inc., con sede en Washington, abrió la convocatoria de un nuevo “Programa de Liderazgo de Verano” durante cuatro semanas en Estados Unidos, para jóvenes cubanos de 16 a 18 años.

En junio se anuncia que el presupuesto de 20 millones de dólares anuales para las acciones de subversión en la isla, se incrementará en 10 millones adicionales.

Radio y TV Martí recibieron 27 millones de dólares, a sabiendas de que no se escuchan ni ven en el archipiélago cubano.

La atención a la contrarrevolución, creada por la CIA desde 1961 según documentos secretos hoy desclasificados, es idéntica a la de de todos estos años. Los cursos para entrenarla y el abastecimiento no cambiarán, según aseguró Roberta Jacobson.

Las matrices de opinión contra la imagen de Cuba se refuerzan por el propio Presidente en su discurso del 17.12.2014, cuando expresó: “los cubanos no deben ser víctimas de acoso, arresto o golpizas, solo por ejercer el derecho universal de hacer que su voz se escuche”; matriz de opinión que persisten en mantener para que el mundo se crea la falacia de que existe un gobierno que coarta la libertad de pensamiento.

Lo mismo hace con el inventado “racismo” que sufren los negros y mestizos, en su fallido intento por dividir la sociedad cubana.

El pasado 21 de mayo, Josh Earnest, vocero de la Casa Blanca, declaró ante la prensa extranjera: “Estados Unidos cambiaba sus métodos pero no sus objetivos” y definió los tipos de cambio que les gustarían ver en Cuba.

Un elemento clave en la política de ahogamiento a la Revolución es su guerra económica, la cual sigue sin moverse hacia su plena eliminación, lo que hace recordar al Sub Secretario de Estado en 1964, George W. Ball, cuando expuso al embajador del Reino Unido, David Ormsby Gore: “…las sanciones económicas contra Cuba son la única arma […] para crear las condiciones de aprieto que finalmente puedan provocar la eliminación del régimen comunista”.

Esa reunión pretendía presionar al Gobierno Británico para que cortara todo comercio con Cuba, como ejecutaron antes con Canadá, Japón, Francia, Italia, España y Alemania.

Hoy la guerra sicológica es similar que cuando fue reforzada por la administración de Lyndon Johnson, recogido en el memorando secreto del Sub Secretario de Estado, G.W. Ball, al Presidente, el 6 de febrero de 1964.

En su propuesta número decimoquinta sugería: Continuar “el empleo discreto de la prensa”, con la publicación de trabajos donde se expongan los rigurosos controles de Washington sobre las compañías comerciales que se relacionen con la Isla, dejando entre ver que serían incluidas en la lista negra y fuertemente sancionadas.

Si se releen los acuerdos del acta final de la IX Reunión de Cancilleres de la OEA, celebrada el 26 de julio de 1964, se observa que las sanciones impuestas bajo presiones del Departamento de Estado, tenían el interés de que “…el pueblo cubano, pueda con su propio esfuerzo y en un futuro próximo, librarse de la tiranía del comunismo que lo oprime…”

La vida dice que pocas serán las transformaciones en la política yanqui y los cubanos demostrarán cuan preparados están para enfrentarlas y no dejarse engañar con el pretexto de que: “Estados Unidos no desea echar por tierra los logros de la Revolución y los apoyarán en un régimen post Castro”, como plasmaron en el documento presentado por el Consejo de Planificación Política del Departamento de Estado el 15 de julio de 1968, sobre la política nacional hacia Cuba.

No se pueden olvidar las ideas de José Martí cuando alertó:
“La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”.

Tomado de El Heraldo Cubano

VII Cumbre de las Américas: Bajo la Guerra de baja intensidad

Cumbre-de-las-Américas-Panamá

Por Stella Calloni

Ante la presencia en Panamá en el marco de la VII Cumbre de las Américas del terrorista Félix Rodríguez Mendigutía, responsable del asesinato del líder revolucionario Ernesto CHE Guevara, cuando estaba herido y prisionero en una escuelita rural en La Higuera Bolivia, llamo a los integrantes del Club Argentino de Periodistas amigos de Cuba a repudiar esta maniobra de provocación que ofende a toda la región.

Este “cubano- americano” de Miami, agente de la CIA estadounidense, es también responsable de crímenes de lesa humanidad acompañando a siniestras dictaduras en la región. La convocatoria dentro del marco oficial de la Cumbre a un foro de las llamadas “Sociedad Civil”, es simplemente una trampa para llevar a Panamá a una serie de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) creadas, financiadas, asesoradas por la CIA estadounidense, responsables de maniobras golpistas y golpes de Estado contra los gobiernos elegidos democráticamente en la región.

Ante esta situación debemos unimos a todas las voces que se han levantado en las últimas horas contra esta farsa de “sociedades civiles” de las cuales se retiraron ayer las delegaciones cubanas y venezolanas, y que intenta debatir temas claves como Derechos Humanos –Democracia y libre expresión”

Precisamente los representantes de estas “sociedades civiles” convocadas por la OEA son los violadores de los derechos humanos y de los pueblos, de la democracia verdadera, de la libre expresión de las mayorías que no tienen voz, son estos engendros de una falsa Sociedad Civil los que realizan toda clase de maniobras para desacreditar a los gobiernos más respetados de la región, facilitando el golpismo “blando” aparentemente, pero tan destructor y mortal como cualquier golpe de Estado.

Han llegado a Panamá montados en la farsa de Sociedades Civiles, cuando en realidad forman parte del la guerra psicológica destinada a derribar gobiernos, y a sostener el terrorismo mediático que se aplica a todos los gobiernos que no se sometan a los mandatos del poder hegemónico.

¿Y qué es sino una provocación que hayan traído en su caballo de Troya nada menos que a terroristas mercenarios, como Félix Rodríguez y otros lo que afrentan y ofende a las verdaderas sociedades de nuestra región.?

Sin olvidar que en noviembre del año 2000 en un encuentro similar la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno realizada en Panamá descubrió que varios compañeros de Félix Rodríguez, ligados a la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA) e integrantes de grupos terroristas, intentaban asesinar al entonces presidente Fidel Castro Ruzx, y se estima al presidente de Venezuela en esos momentos Hugo Chávez Frías, durante un acto en la Universidad de Panamá, lo que hubiera dejado además centenares de víctimas.

Terroristas como Luis Posadas Carriles, responsable entre otros graves atentados y crímenes en toda la región, del realizado contra un avión de Cubana Aviación al salir de Barbados y que costó la vida a 73 personas en octubre de 1976 , Guillermo Novo Sampoll, también entre otros atentados el que costó la vida a Orlando Letelier y su secretaria Ronny Moffit (hiriendo gravemente al esposo de esta Michael Moffit), ambos estadounidenses, en Washington DC en septiembre de 1976 y luego integrando la Operación Cóndor coordinadora criminal de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y principio de los 80 , Pedro Remón Rodríguez, Gaspar Jiménez Escobedo otros con un historial de terror asombroso, responsables de crímenes y atentados en distintos países, fueron detenidos en Panamá con explosivos suficientes para los magnicidos propuestos como objetivo y para una verdadera masacre.

Fue el propio Fidel Castro quien hizo una detallada denuncia que permitió la detención de los criminales, indultados por decreato por la ex presidente panameña Mireya Moscoso el 25 de agosto de 2004 unos días antes de dejar el gobierno en ese país, el día 31 del mismo año. Fue a pedido de altas autoridades de inteligencia de Estados Unidos y se conoció después que recibió un “pago” muy especial por parte de esos grupos cubano americanos. El terror seguía siendo amparado por Washington y sus cómplices locales.

De la misma manera durante la IV Cumbre Iberomaeicana , celebrada en Cartagena de Indias (Colombia)los días 14 y 15 de junio de 1994, estuvieron a punto de disparar contra Fidel Castro cuando recorría la ciudad vieja en una caravana de coches tirados por caballos, que organizaron los anfuitrioenes . “Gabriel García Márquez viajaba junto a mí en ese recorrido.Habría tenido yo, en ese caso, el honor de morir con tan lúcido escritor” relató en su momento FIdel Castro.

Fueron los mismos de la FNCA que planearon e intentaron otro atentado en la isla Margarita durante la VII Cumbre, (8 y 9 noviembre 1997) cuando la guardia costera de Estados Unidos capturó una embarcación, cerca de Puerto Rico, pensando que llevaba drogas y encontraron un pequeño arsenal entre los cuales había dos fusiles semiautomáticos calibre 50, mirilla telescópica (infrarojos) un alcance de mil 500 metros, que podían ser disparado de día y de noche, en lo que iba a ser un atentado también en esa cumbre.

Mencionado esto a grandes rasgos porque hay mucho mñás para contar en hechos similares en varias Cumbres, la pregunta inevitable es ¿cómo las autoridades panameñas, los equipos de seguridad de la CIA y otros que trabajan activamente en estas Cumbres y más cuando llega un presidente de Estados Unidos, y prácticamente convierten a la sede en un terreno de seguridad con toda clase de armas de última generación, permitir al ingreso no sólo de un terrorista como Félix Rodríguez muy conocido en Centroamérica y en el mundo, sino de otros por lo menos dos decenas de activistas del terror?

¿Cómo pueden pasar por el ojo de aguja de la Organización de Estados Americanos semejantes personajes?.

Además de ser un peligro grave para los jefes de Estado de nuestra región, en este caso nadie ignora que con el intento de normalizar relaciones diplomáticas (aunque con escollos que Washington no parece dispuesto a eliminar) el presidente Barack Obama también está en la mira de estos grupos terroristas de Miami y de los fundamentalistas republicanos y y también demócratas que están super- activos en estos momentos.

De hecho la invitación a la cumbre dentro de esta oficialmentre del Foro de las Sociedades Civiles, también ha servido para montar una serie de provocaciones, a cuyo amparo, los golpistas de la región se convierten en las supuestas víctimas de los gobiernos a los que intentan derrocar, o que derrocaron en su momento en los primeros golpes que lograron instalar, (Honduras 2009 y Paraguay 2012), entre otra serie que fracasaron en otros países, pero dejaron muerte y destrucción en pleno siglo XXI ., Golpismo financiado y dirigido desde Estados Unidos y que suman víctima al verdadero genocidio latinoamericano-caribeño del siglo XX.

No podemos dejar pasar una situación semejante sin una reacción colectiva que indique al menos que sabemos de que se trata la guerra sucia, la guerra sicológica, la guerra contrainsurgente que nos azota en estos tiempos, bajo diversas modalidades.Esto se ha evidenciado como pocas veces antes en esta Cumbre, que debía servir para avanzar en diálogos y retirar las amenazas sobre nuestro continente , espeiclamente la Orden Ejecutiva, que impuso Obama contra Venezuela y que fue rechazada masivamente en tiempos en que al fin vemos las primeras luces altas hacia un período de emancipación, que nos hemos ganado con grandes sacrificio.

Tenemos el derecho humanitario y de los pueblos a recuperar nuestra independencia definitiva, sin la cual las democracias están y estarán siempre bajo amenaza. Llamo a los compañeros de CAPAC a reclamar ante la brutal provocación, donde esas fuerzas terroristas intentaron incluso rendir homenaje nada menos que a José Martí. Llegamos a un punto sin retroceso.

Plan subversivo de agencias norteamericanas contra delegacion cubana a la Cumbre de las Américas

USAID-1

CUMBRE EN PANAMÁ:

1 .- Dijo Bolívar que en Panamá bien podría situarse la capital del mundo. El Libertador planeó la apertura del canal interoceánico, creó el enorme bloque geopolítico de la Gran Colombia para administrarlo y defenderlo, y convocó un Congreso Anfictiónico en el Istmo para integrar a los países liberados. A la postre, Estados Unidos favoreció la secesión de Panamá, excavó el Canal en beneficio propio y creó la Organización de Estados Americanos para mantener a latinoamericanos y caribeños desunidos y sumisos.

2 .- Noticia inquietante para América y el Caribe el anuncio de una reunión de la OEA, sea cual fuere su índole. La X Conferencia Interamericana, reunida en Caracas en 1954, dio permiso a Estados Unidos para intervenir en cualquier país que éste considerara comunista, lo que se tradujo en la Invasión a Guatemala que derrocó al gobierno democrático de Jacobo Arbenz, y en la invasión a República Dominicana que depuso al demócrata Juan Bosch.  De la VIII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores para servir de Órgano de Consulta edinada a Canadá y Estados Unidos.

3 .- Desde octubre de 2014 Estados Unidos ha dejado de ser la primera potencia económica del mundo. La sustituye China, que se convirtió en el segundo socio comercial de América Latina, y construye un nuevo canal interoceánico por Nicaragua. La nación norteña sólo puede concurrir a una Cumbre de las Américas en son de revancha o de recuperación de hegemonía.  A fuerza de intervenciones, ha dejado en Europa, Medio Oriente y parte del África un rosario de naciones destruidas. A partir del Decreto que declara “amenaza para Estados Unidos” a Venezuela, ésta es el nuevo objetivo a aniquilar.   Desde el 8 de abril se reúne Obama con los presidentes del Caricom, seguramente para torcerles el brazo a fin de que cumplan con la intimación de John Kerry de renunciar a los hidrocarburos a precios solidarios que les proporciona Petrocaribe. Las embajadas estadounidenses se esfuerzan por forjar un cerco contra Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua: contra todos los países que esbozan políticas independientes.

4.- Junto con sus misiones diplomáticas y sus oficinas de Seguridad, apresta Estados Unidos sus Agentes de Influencia: pandillas subsidiadas para promover los intereses de dicho país fingiéndose Organizaciones no Gubernamentales. Por la plata baila el perro, y por los dólares generosamente vertidos por la USAID, la NED, Freedom House  e infinidad de otras pantallas hacen cabriolas miríadas de entes con bolsillos y planes fieles a Washington. Jean-Guy Allard compila amablemente el prontuario de algunos integrantes de esta tarifada comparsa. Carlos Ponce Silem, director de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, financiada por la NED. Ernesto  Tinoco Egui, protagonista de los disturbios terroristas de 2014 en Venezuela y del asalto violento contra nuestra sede diplomática en Buenos Aires. Carlos Correa, director de Espacio Público, organización que según papeles desclasificados de la FOIA fue uno de los principales distribuidores de cuatro millones de dólares gastados entre 2008 y 2010 por organizaciones estadounidenses en el soborno de ONGs y periodistas venezolanos. Para muestra basta un dólar (“La CIA ya tiene lista su delegación ‘venezolana’ a la Cumbre de Panamá”, http://www.resumenlatinoamericano. org.3/4/2015).

5.- Con razón advierte Stella Calloni que “Las reuniones que se adelantarán desde el próximo 6 de abril en  Panamá corresponden, entre otras a las mal llamadas ‘sociedades Civiles’ además  de varias Sub-cumbres de  miembros de la Justicia, sindicalistas, parlamentarios  y  otros,  bajo control y financiamiento de diversas ONGS, de las miles que existen en América Latina y que forman parte de la RED de Fundaciones como la NED, la USAID y otros, además de Human Rights Watch, máscara de la CIA en derechos humanos y tantas otras incluyendo a europeas que trabajan con la misma finalidad”.

6.- Señala Olmedo Beluche que el llamado Foro de la Sociedad Civil, organizado por la Cancillería panameña, en realidad expresa la política exterior de Estados Unidos; que una “Comisión misteriosa se reserva el derecho de admisión, sin que estén claros los criterios”; que el embajador estadounidense en Panamá advirtió que inundarán el evento con una delegación de más de mil participantes y que en ella es posible que abunden opositores venezolanos y cubanos (Olmedo Beluche: “Dos cumbres, dos visiones”; La Prensa, 1-4-2015). El Imperio trata de convertir la Cumbre en farsa abismal para incriminar a los países insumisos con los temas de los Derechos Humanos y la Libertad de Expresión, que utiliza contra todos y sobre los cuales no acepta exámenes de nadie.

7.- Afortunadamente, junto con este Aquelarre de Títeres se reúne otra Cumbre de los Pueblos, de movimientos sociales, sindicales y culturales, que puede contrarrestar y vencer a los portavoces del Imperio. Ya que éste convoca una Cumbre, se pueden plantear en ella los temas culminantes de la actualidad de Nuestra América: Cese del Bloqueo contra Cuba; Derogatoria del Decreto contra Venezuela; Independencia de Puerto Rico; Retiro de las bases militares de Estados Unidos y de la OTAN; Respeto de esas potencias por la Declaratoriade América Latina y el Caribe como Zona de Paz; Anulación de la DeudaImpagable; Denuncia de los Tratados de Libre Comercio y de los Infames Tratados contra la Doble Tributación; Examen de las violaciones contra el Medio Ambiente y los  Derechos Humanos en Estados Unidos y Canadá, Reestructuración o disolución de la OEA y sustitución por las organizaciones que verdaderamente representan a Nuestra América. No sería la primera vez que Estados Unidos va por ALCA y sale trasquilado.

(Tomado de La iguana)

Casa Blanca: “Venezuela no representa amenaza alguna para EEUU”

ben.jpg_1813825294La Casa Blanca dijo el martes que Venezuela no representa amenaza alguna pero que así reza el texto del formato utilizado para elaborar las órdenes ejecutivas que permiten al presidente Barack Obama imponer sanciones a entidades extranjeras.

Al congelar los bienes que en territorio estadounidense posean siete funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos, Washington declaró el mes pasado a Venezuela una “amenaza extraordinaria e inusual”, lo que ha generado un rechazo mayoritario en el hemisferio.

Ben Rhodes, asesor presidencial sobre Seguridad Nacional, dijo durante una teleconferencia que el texto de la resolución ejecutiva “es completamente proforma, es el texto que usamos en órdenes ejecutivas para todo el planeta”.

“Estados Unidos no cree que Venezuela representa alguna amenaza a nuestra seguridad nacional. Honestamente, tenemos un formato con el que elaboramos nuestras órdenes ejecutivas”, agregó durante una conferencia telefónica sobre el próximo viaje del presidente Barack Obama a Jamaica y Panamá.

Fue el primer comentario que emitió el gobierno norteamericano que contradice directamente el texto de su orden ejecutiva.

Rhodes expresó además su expectativa de que durante la próxima Cumbre de las Américas “el gobierno venezolano exprese su oposición a ciertas políticas estadounidenses”.

El asesor presidencial para temas hemisféricos, Ricardo Zúñiga, dijo que “la situación interna en Venezuela claramente es asunto de preocupación para sus vecinos y otros países de la región” y que también están pendientes de los problemas económicos en la nación sudamericana y “el impacto potencial que puede tener no sólo para los países que se han beneficiado del subsidio petrolero venezolano Petrocaribe sino también para sus vecinos”.

Durante la cumbre un grupo de 23 ex gobernantes iberoamericanos entregará al secretario general saliente de la OEA José Miguel Insulza una carta manifestando su preocupación por la situación de los presos políticos en Venezuela.

“Esto lo hacemos para llamar la atención de la comunidad internacional sobre lo que está pasando en Venezuela con los derechos humanos”, dijo el expresidente colombiano Andrés Pastrana, uno de los firmantes de la llamada “Declaración de Panamá”.

El texto exige la inmediata liberación de los opositores venezolanos detenidos y pide a los países de la Cumbre de las Américas, la OEA y la ONU que se involucren para “construir una alternativa de solución que respete los principios constitucionales y las normas internacionales”.

Zúñiga aseguró que Obama podrá manejar con calma cualquier situación que se presente durante la cumbre, al ser consultado sobre la intención del presidente venezolano Nicolás Maduro de llevarle millones de firmas solicitando la derogación de las sanciones de Washington a los funcionarios venezolanos.

“La cumbre debe ser un momento para tener un intercambio civilizado con todos los líderes. No tenemos preocupación de hablar con cualquier participante, pero todos deberíamos pensar que debe ser un evento correcto, donde podemos tener un intercambio como debe ser”, indicó.
Rhodes y Zúñiga reiteraron que el gobierno estadounidense no busca desestabilizar al país sudamericano, cuya economía se contraerá 7% este año según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

El gobierno venezolano lanzó una campaña de recolección de firmas pidiendo a Obama derogar las sanciones.

Las autoridades venezolanas aseguran que la campaña denominada “Obama deroga el decreto ya” recogió alrededor de ocho millones de firmas, incluyendo las del presidente de Ecuador Rafael Correa y su canciller Ricardo Patiño.

“Nosotros hemos apoyado, yo he firmado, el presidente (Correa) ha firmado, muchos ecuatorianos han firmado… está clara la voluntad de nuestros países, desde los gobiernos y también de la sociedad civil, que ese decreto no siga manteniéndose, que ese decreto pueda ser derogado lo más pronto posible”, dijo Patiño el martes.

Tomado de Aporrea

La OEA y las negociaciones Cuba-EE.UU.

logo-final-hd-685x342
La Casa Blanca está tratando de manera desesperada de preservar a la Organización de Estados Americanos (OEA) como su formación primaria para manejar los Asuntos del Hemisferio Occidental. Después de todo, la OEA tiene su sede en Washington y trabaja para la Casa Blanca. Aunque nominalmente incluye a las 35 naciones del Hemisferio Occidental, la administración Kennedy, preparándose para la Operación Mangosta, urdió la suspensión de Cuba en 1962. Luego de eso, el presidente de EE.UU. nunca tuvo que encontrarse cara a cara con el primer ministro cubano o con el presidente de ese país en la Cumbre de la OEA.Pero en 2009 tuvo lugar un importante cambio: la OEA votó a favor de finalizar la suspensión de Cuba. El presidente Obama dejó en claro que no asistiría a la próxima cumbre, en 2012, si asistía el presidente de Cuba.

Mientras tanto, los estados latinoamericanos y caribeños estaban creando un modelo diferente para el hemisferio –la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe. La CELAC fue establecida formalmente en 2011 en Venezuela, con la iniciativa del difunto presidente venezolano Hugo Chávez. La CELAC incluye a los 33 países de Latinoamérica y el Caribe, Cuba uno de ellos, y excluye a Estados Unidos y Canadá.

En la Cumbre de 2012 de la OEA, la Declaración Final exigía terminar con el embargo de EE.UU. contra Cuba y con la expulsión de Cuba. Estados Unidos y Canadá la vetaron, por lo que la cumbre de la OEA terminó sin declaración final. Cuando varios países planearon boicotear la Cumbre de 2015 si Cuba no estaba presente, al presidente Obama le quedaron dos opciones: podía rehusar asistir y por lo tanto quedaría aislado, o podía ser un estadista y unirse a la bienvenida a Cuba por su regreso a la OEA.

Su decisión de tratar de convertirse en un estadista contribuyó a las negociaciones secretas entre Estados Unidos y Cuba que comenzaron hace casi dos años y desembocaron en el anuncio del pasado 17 de diciembre,  que incluyó un plan para restablecer las relaciones entre los dos países y liberar ese mismo día a los tres miembros de los Cinco de Cuba que aún estaban en prisión, conjuntamente con la liberación de Alan Gross, el operativo secreto del Departamento de Estado que guardaba prisión en Cuba. Adicionalmente, Cuba liberaría a algunas otras personas que cumplían condenas por espionaje.

El presidente Obama quiso que esos anuncios llevaran a la creación de embajadas en La Habana y Washington antes de la Cumbre de la OEA en abril, lo que prepararía el terreno para actuar como un estadista. Pero hay evidentes y grandes obstáculos para el establecimiento de relaciones diplomáticas cuando Estados Unidos continúa con el embargo comercial contra Cuba, mantiene a Cuba en su lista de estados patrocinadores del terrorismo y ocupa el territorio cubano de Guantánamo. Sin embargo, parecía que se lograba algún progreso en las dos primeras sesiones de negociaciones.

Pero Washington es Washington y el imperialismo es el imperialismo. Y el 9 de marzo, una semana antes de la tercera ronda de negociaciones,el presidente Obama declaró que Venezuela es una amenaza extraordinaria a la seguridad nacional. Este bumerán regresó a su fuente de manera más rápida que lo acostumbrado. El mundo entero pudo ver con claridad que es Estados Unidos quien amenaza la seguridad nacional de Venezuela, en vez de Venezuela amenazar la seguridad nacional de Estados Unidos. Quizás la Casa Blanca supuso que las mejoradas relaciones con Cuba acallarían la reacción a la amenaza contra Venezuela.

Por el contrario, el presidente Raúl Castro acudió a Venezuela para unirse a los líderes del ALBA en apoyo al presidente venezolano Nicolás Maduro. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América es otra organización del siglo XXI cuyo objetivo es la cooperación entre naciones latinoamericanas y caribeñas, utilizando el trueque y la ayuda económica mutua. Por ejemplo, Venezuela suministra petróleo a algunos países a precios subsidiados. El presidente Obama sabe muy bien que el derrocamiento del actual gobierno venezolano afectaría adversamente a esas naciones.

The New York Times sabe esto también, por lo cual prefiere no mencionar la palabra ALBA. The Times reportó que el presidente Castro había llegado a Venezuela “para una reunión de naciones izquierdistas”, sin ni siquiera mencionar el ALBA y mucho menos lo que significa.

Mientras tanto, la tercera ronda de negociaciones terminó rápidamente después de solo un día –el día antes de que el presidente Castro partiera para Venezuela–. En su discurso en la Cumbre del Alba en Caracas, el presidente Castro dijo: “Estados Unidos debiera comprender de una vez por todas que es imposible seducir o comprar a Cuba”.

La reunión de la Cumbre de la OEA en abril en Panamá será interesante.

Fuente: http://progresosemanal.us/20150403/la-oea-y-las-negociaciones-cuba-ee-uu/

“EEUU ES UN PAÍS ADICTO A LA GUERRA, Y CUANDO NO LA HAY, LA PROC URA”

Ireland Obama

El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, señaló este lunes que Estados Unidos necesitan de la guerra porque lo ven como un negocio.

“Pretenden robar territorios, riquezas y toda suerte de recursos, porque son insaciables y están en búsqueda de nuevas oportunidades. Estados Unidos es un país adicto a la guerra, y cuando no la hay, la procura y, en los últimos años, sin ningún tipo de pudor” señaló el diplomático durante una entrevista a Venezolana de Televisón.

Consideró Chaderton que Estados Unidos es el primer violador de Derechos Humanos en el mundo y que el concepto de brutalidad policial nació en ese país; “y, aparte de eso, la violencia que ejerce hacia la propia población, envenenada por la banalidad, el consumismo, la violencia que diariamente bombardean a la gente a través de las pantallas de televisión”.

Afirmó que Estados Unidos tiene una adicción a la guerra “porque es un negocio. Y en un momento de ingenuidad, o tontería, el entonces presidente (George W.) Bush se lo confesó a (el ex mandatario argentino) Nestor Kirchner en una conversación privada” donde el norteamericano “anticipaba, con gran desparpajo, los buenos dividendos que estaba rindiendo la guerra en Irak”.

Chaderton destacó que EEUU “se está afincando para tratar de destruir el ‘mal’ ejemplo que constituye Venezuela, porque hemos resistido durante 16 todo tipo de amenazas y de acción”.

Aseveró que “el imperio en todas partes causa problemas, desgracias, muertes y destrucción de países”, y citó como ejemplo al Estado Islámico “que es una criatura de Estados Unidos, como lo es Al Qaeda, que lo crearon para combatir a los soviéticos que habían invadido a Afganistan; y le dieron todo el apoyo financiero, pero sobretodo logístico, para poder derrocar a los rusos”.

“Creen que en todas partes, aplicando el mismo libreto, van a obtener los mismo resultados”, manifestó el embajador venezolano.

El diplomático expresó que, buscando fórmulas diferentes, Estados Unidos recurrió normalización de relaciones con Cuba, decisión que fue aplaudida por el presidente Nicolás Maduro y el gobierno venezolano, “pero inmediatamente se les produjo una necesidad de complacer a algunos congresistas fascistas de origen cubano, y como Venezuela estaba en la mira desde hace 16 años, arreció el ataque contra nuestro país”.

Refirió que la nueva escalada de violencia propiciada contra el país desde Estados Unidos es una guerra psicológica como parte de “la preparación para un mayor intervencionismo, porque tienen muchos recursos para hacernos daño; pero nosotros también tenemos recursos para defendernos”.

“Nosotros no estamos solos en el mundo, tenemos un gran anillo de protección que nos dejó el comandante Hugo Chávez -esa fue una de sus grandes preocupaciones-, y en este momento estamos ocupando posiciones desde las cuales podemos librar con más fuerzas esta batalla, en esta segunda independencia que estamos librando”, expresó.

“Nosotros tenemos experiencia de derrotar imperios, y eso no cualquier pueblo lo hace. Hay quienes han sucumbido y se han convertido en vasallos. Esto lo que está provocando es la recuperación de nuestros genes históricos. Hemos derrotado imperios y lo seguiremos haciendo”, puntualizó Chaderton.

www.ultimasnoticias.com.ve

Tomado de Contrainjerencia

Venezuela denunciará a EE.UU. ante la ONU, OEA, Celac y Unasur por “injerencia”

Elías-Jaua

El Gobierno de Venezuela denunciará a EE.UU. ante la ONU, la OEA, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) por la “injerencia” y amenazas de sanciones contra el país caribeño, dijo hoy el canciller venezolano, Elías Jaua.

“Vamos a hacer una denuncia formal ante la ONU por la violación de la Carta de Naciones Unidas, ante la Organización de Estados Americanos por la violación de la Carta Interamericana”, dijo Jaua durante una entrevista que ofreció al canal privado Televén.

Cuba, Fidel y la CELAC: ¡cómo les duele!…

Jose Steinsleger

Jose Steinsleger

Cuando los historiadores liberales evocan la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA, Bogotá, abril de 1948) suelen subestimar el impacto de un par de acontecimientos simultáneos que tuvieron lugar en la capital de Colombia: la celebración del primer Congreso Continental de Estudiantes, y el estallido popular ocasionado por el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán (el bogotazo), origen de la violencia política y social que continúa sacudiendo al país sudamericano.

Varios de los gobiernos asistentes a la novena de las conferencias panamericanas que Washingtonconvocaba desde 1890, consintieron en erigirse como baluarte contra el comunismo. Pero en el encuentro de estudiantes convocado y organizado por el gobierno de Juan D. Perón, se abogó por la independencia de Puerto Rico, la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y la denuncia de los atropellos imperialistas en América Latina.

Dos lecturas chocaron en la naciente OEA: la de Estados Unidos, que pretendía hacer del organismo una suerte de superestado de las Américas, y la de Argentina, Guatemala o México, que neutralizaron la pretensión imperial de crear un Estado Mayor de las Américas. Luego, Washington pasó la factura a los remisos: invasión de la CIA a Guatemala, derrocamiento delcomunista Jacobo Arbenz (1954), y golpe militar contra el nazifascistaPerón (1955).

Imbuida de ideales democráticos, la OEA expulsó a Cuba de la organización (Punta del Este, Uruguay, 1962), aprobándose en el primer punto de la resolución que “…el marxismo-leninismo es incompatible con el sistema interamericano y el alineamiento de tal gobierno con el bloque comunista quebranta la unidad y solidaridad del hemisferio”.

Sin embargo, en aquel infausto 1962 algunos poetas sintonizaron con los versos proféticos de Juan Gelman: Fidel es un país / yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro / la Historia arreglará sus cuentas allá ella / pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos / buenas noches Historia agranda tus portones / entramos con Fidel con el caballo.

Catorce países votaron en favor, uno en contra (Cuba), y seis se abstuvieron: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México. Luego, Washington volvió a pasar factura: golpes contra el presidente Arturo Frondizi por aliarse con el proscrito Perón y haber recibido al Ch eGuevara, y contra Manuel Prado, en Perú, frente al eventual triunfo de Víctor Raúl Haya de la Torre (1962); contra el guatemalteco Miguel Ydígoras Fuentes para conjurar el avance electoral de Juan José Arévalo; contra Carlos Julio Arosemena y Juan Bosch, en Ecuador y República Dominicana (1963), y contra Víctor Paz Estenssoro y Joao Goulart, en Bolivia y Brasil (1964).

Animadas por el ejemplo de la revolución cubana (1959), la segunda Declaración de La Habana y lavictoria de Playa Girón (1961), las juventudes de nuestra América tomaron las armas. Con hipócrita y displicente metodología, la historiografía liberal apunta: años de guerra fría. Pero las frustraciones democráticas databan de antes, de cuando Washington y Londres dinamitaron los ideales de integración bolivariana. (1830).

Decía el historiador argentino Jorge Abelardo Ramos: Somos un país porque no pudimos integrar una nación, y fuimos argentinos, mexicanos, bolivianos, venezolanos, cubanos o paraguayos porque fracasamos en ser latinoamericanos. Aquí se cierra todo nuestro drama y la clave de la revolución que vendrá.

Sesenta y seis años después, con una agenda que sin la presencia de Estados Unidos y Canadá obliga a tomar posiciones frente a los intereses geopolíticos del imperio y las derechas del continente, Cuba convocó a la segunda reunión de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac).

Allí, coincidiendo con el 15 aniversario de la revolución bolivariana, estuvieron todos. Con excepción delizquierdista presidente de El Salvador, quien no asistió al tiempo de aclarar que él era un buen socio de Estados Unidos. Y tampoco estuvo elderechista de Panamá, que continúa buscando armas de destrucción masiva  de Cuba en la sentina de un buque norcoreano detenido por el Pentágono en el canal.

Hasta la insulsa OEA, encabezada por un tal Insulza, se hizo presente en el cónclave de la Celac. Y también el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien, paseando por La Habana colonial, se dejó peluquear por Josefina Hernández. “Es que por ambos lados de la cabeza estaba ‘peluito’”, declaró la ahora mundialmente famosa peluquera a la que muchos invitaron a bailar son y cha-cha-chá.

¿Y Fidel? ¿Qué habrá sentido Fidel? ¿Les habrá recordado a los invitados que a los 21 años estuvo en aquel Congreso de Estudiantes, y 80 por ciento de los gobernantes latinoamericanos de hoy eran niños o adolescentes en los decenios de 1950 y 1960?

Todos quisieron platicar con el conductor estratégico de la vieja revolución continental, y de los desafíos de la nueva que la Celac puso en marcha. O de cualquier cosa. Lo importante fue tomarse la foto con el caballo, y que sus nietos recuerden, para siempre, con quién llegaron a estar.

 

(Tomado de La Jornada)

Cuba festejará los primeros 55 años de su revolución, con mucho por hacer

mujer-cubana-bandera

El 1 de enero Cuba festejará los primeros 55 años de su revolución. Sus autoridades y gran parte de su población están convencidas de que habrá otros 55 años de socialismo. Y que luego habrá más. También saben que hay mucho por hacer y cambiar.
EMILIO MARIN
Los cubanos son originales. Mientras en gran parte del mundo se festeja el Año Nuevo el 1 de enero, ellos celebran el aniversario de su revolución contra la tiranía de Fulgencio Batista. Fue en las primeras horas de 1959, por eso se cumplen 55 años de esa epopeya que dejó un saldo también insólito: única revolución socialista en el Hemisferio Occidental.
Los clásicos del marxismo habían ideado otros escenarios para los trabajadores. Pensaron que el socialismo irrumpiría en París, Londres, Berlín, etc, con una buena base industrial, tecnológica y proletaria. Pero el socialismo echó raíces en las atrasadas San Petersburgo y Moscú, en soledad por veintiocho años. Luego se reprodujo en las democracias populares del este europeo y la semifeudal China.
Y esa característica se repitió en la victoria “poco probable” de Fidel Castro y sus barbudos que bajaron de Sierra Maestra el 1° de enero a Santiago de Cuba y unos días más tarde arribaron a La Habana. ¿Socialismo en una isla con poca industria, rodeada del Caribe, a 90 millas de la mayor potencia militar de la historia, con rebeldes que venían de ser masacrados en 1953 tras intentar asaltar el Cuartel Moncada? Y sí. Allí fue el epicentro de esa revolución socialista del siglo XX. Otra vez la historia desairó los pronósticos de quienes habrían apostado por el numeroso proletariado paulista o bonaerense, o por el campesinado mexicano o colombiano, muy combativos.
¿Podía ser el último país en independizarse de España, el primero en andar la vía del socialismo? Sí, pudo. Entre otras cosas porque esa ruptura con el colonialismo español, aunque luchada con heroísmo, no llegó a materializarse por la intervención yanqui. Una de las mayores semicolonias -en eso se convirtió la isla a partir de la Enmienda Platt de 1902- perfectamente podía ser el eslabón débil que se rompiera antes que otras.

Factor subjetivo.
Los norteamericanos eran dueños de todo, desde los ingenios y las plantaciones hasta los hoteles y las empresas de telecomunicaciones y eléctricas; desde una república con minúscula hasta la base de Guantánamo; desde los prostíbulos hasta su Ejército golpista. Eso era caldo de cultivo para que en algún momento ardiera como un cañaveral.
Pero además estaba el factor subjetivo, el de la conciencia, que se conserva a pesar de las derrotas y sobre todo cuando éstas son muy honrosas como la del Moncada o la sufrida por el apóstol José Martí o antes, cuando la primera guerra por la independencia, con Carlos M. de Céspedes.
Con ese sedimento patriótico y revolucionario, hay luchas que parecen que no se pueden ganar y sin embargo se ganan, si acompañan determinados factores. No es casual que la revolución cubana pudiera triunfar en 1949: ya existía el campo socialista, había habido una Segunda Guerra Mundial, estaba en marcha la descolonización, etc. Sin ese marco las cosas habrían mucho más difíciles, por no decir imposible, sobre todo para la continuidad de la revolución.
La revolución contó con Martí como autor intelectual, como lo llamó Fidel Castro en su Alegato “La historia me absolverá” (16 de octubre de 1953). Pero el discípulo no se quedó atrás como talentoso dirigente político y militar que trepó a Sierra Maestra curtido por sus lides estudiantiles en la Universidad de La Habana, su entrenamiento en 1947 en Cayo Confites para una fuerza que pretendía liberar a República Dominicana de la tiranía de Trujillo, su participación en grupos armados en el Bogotazo tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y la dirección al asalto al Cuartel Moncada.
Esos líderes son excepcionales; ellos solos valen tanto o más como varias divisiones de ejércitos. Cuba lo tuvo. Y a diferencia de Vladimir Ilich Uliánov (Lenin), que murió en 1924, a sólo siete años de la insurrección bolchevique, el comandante en jefe nacido en Birán todavía sigue en las lides políticas y culturales. Tiene 87 años y superó 634 intentos de asesinatos de la CIA y los terroristas de la mafia de Miami. Es el “Guerrillero del tiempo”, como se titula el excelente libro de la cubana Katiuska Blanco, de imprescindible consulta para conocer a uno de los mayores personajes del siglo pasado y el actual.

El haber.
Al soplar 55 velitas el pueblo cubano y su gobierno harán su propio balance, mucho más correcto que el que pueda hacerse aquí.
Haber sobrevivido más de medio siglo a tan pocas millas de La Florida y con la parafernalia bélica que cubre esa distancia en minutos, es un logro excepcional. A la revolución no la pudieron derrocar invasiones como la de Bahía de Cochinos (1961), el bloqueo total desde 1962, atentados terroristas, campañas de mentiras, sanciones en la OEA ni la siembra del dengue hemorrágico. Ni pudieron ni la asfixia económica de afuera ni la raquítica quintacolumna de adentro, que se maquilla como “disidente” y cobra en dólares en la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA).
En cambio, la URSS implosionó, víctima de Yeltsin y Gorbachov que la liquidaron, seducidos por las promesas y el dinero de Reagan, Thatcher y el Vaticano.
Hoy la mortalidad infantil en Cuba es del 4,2 por mil nacidos vivos y la mortalidad materna de 21 cada cien mil partos: el socialismo lo hizo. En tiempos de Batista otros eran los registros.
Las condiciones de vida han mejorado y la expectativa de vida es de 77,9 años. Tanta mejoría no deja de tener su doble aspecto. El viceministro del Consejo de Ministros, Marino Muriño, dijo en la reciente Asamblea Nacional que el envejecimiento “es uno de los problemas más serios que enfrentamos”.
Cuba no es angurrienta. El 16 de diciembre pasado se agasajó en el Salón Azul del Congreso a los jóvenes argentinos recibidos de médicos y otras profesiones en Cuba en 2012 y 2013. Se aplaudió a 445 médicos, 8 licenciados en educación física, un ingeniero civil, un licenciado en física y matemáticas y un ingeniero en biomedicina. Todos fueron becados por la isla y son jóvenes de origen humilde, y volvieron profesionales por la bondad del socialismo cubano. ¿Cómo no festejar sus 55 años en Argentina?

Los cambios.
¿Acaso ese socialismo permaneció igual en estas más de cinco décadas? Por supuesto que no. Nunca fue “copia ni calco” del que había triunfado en Petrogrado y Beijing, aunque a veces le costó ser “creación heroica”, como pedía el peruano Carlos Mariátegui.Claro que cambió muchas cosas la revolución cubana, como si se inspirara en la letra de “Todo cambia” que cantaba Mercedes Sosa.
A las camadas de revolucionarios más antiguos posiblemente les cueste entender algunas de esas transformaciones. Incluso si Ernesto Che Guevara hubiera revivido y asistido a la mencionada sesión de la Asamblea Nacional, le habrían resultado extrañas ciertas políticas detalladas por las ministras de Economía y de Finanzas, al comentar el Presupuesto 2014. ¿Cómo es que ahora se cobran impuestos sobre las utilidades, la utilización de fuerza de trabajo y los ingresos personales?
Posiblemente también al argentino-cubano le llamaran la atención de los Lineamientos Económicos y Sociales (1911) uno que plantea crear empresas cubanas en el exterior y otro que fomenta la inversión extranjera en Cuba. Más aún, en marzo próximo está prevista una ampliación de la ley de inversiones extranjeras, interesada como está la dirección del país para llevar adelante la Zona Especial de Desarrollo Mariel, como central marítima-comercial abierta a inversiones extranjeras, sobre todo chinas, rusas y brasileñas.
El presidente precisó en su mensaje a la Asamblea que el objetivo es “mejorar el funcionamiento de la economía y la edificación de un socialismo próspero y sostenible, menos igualitario y más justo, lo que en definitiva propiciará mayores beneficios a todos los cubanos”. ¿Socialismo próspero? Sí. ¿O hay que identificar a ese sistema con la pobreza? En eso sí se puede apoyar Raúl Castro en los clásicos, que proyectaban saltar “del reino de la necesidad al reino de la libertad”.
Nadie piense que las cosas están perfectas en Cuba. El PBI fue planeado en 2013 para aumentar 3,6 por ciento y sólo creció el 2,7; y para 2014 fue previsto en 2,2. Junto con esas limitaciones materiales está el costado social preocupante, de indisciplina laboral, desorden, ilícitos, fenómenos de corrupción en funcionarios y puntos de vista de enriquecerse a cualquier costo, en algunos sectores de la juventud que no trabajan en los rubros para los que estudió.
Este 1 de enero en el Parque Céspedes de Santiago y en las otras ciudades la parte más movilizada del pueblo festejará los 55 años de una revolución auténtica y que necesita seguir profundizándose. En este punto de su desarrollo su peligro no es la Zona de Mariel ni las cooperativas ni el cuentapropismo. Paradojalmente su meta clave es “el establecimiento y preservación de un clima de orden, disciplina y exigencia”, como planteó el presidente en su último mensaje. ¿No es que una revolución es la ruptura del orden social? Sí, rompe el orden terrateniente-burgués-semicolonial, pero busca un orden superior, ese que aún falta completar en la isla de la dignidad.

http://www.laarena.com.ar/

A %d blogueros les gusta esto: