Confirma informe que incendio en agencia de viajes a Cuba en Miami fue un acto terrorista

Un informe del Departamento de Bomberos de Coral Gables confirmó que el incendio en una compañía de vuelos chárter a Cuba fue un acto de terrorismo.

De acuerdo con la investigación el artefacto incendiario lanzado dentro de una oficina luego que un trozo de pavimento rompiera una ventana que daba al exterior.

Un perro policía entrenado para detectar activadores de combustión alertó sobre tres puntos separados donde empezó el incendio en Airline Brokers Co., incluyendo un área donde los investigadores encontraron una botella verde rota.

Según El Nuevo Herald, los investigadores encontraron además un encendedor desechable en una entrada cerca de la esquina sudeste de la oficina de la compañía en la planta baja, en 815 Ponce de León, según el informe.

El informe determinó que la causa del incendio “fue el uso de un artefacto incendiario que contenía un activador de combustión, lanzado al interior de la oficina tras la ruptura de la ventana situada en la pared externa que da al sur, la mas cercana a la pared que da al este”.

Un fragmento de “lo que parecía en mayor medida asfalto y superficie de pavimento”, que medía alrededor de 6” x 6” x 3” se encontró en la oficina, “lo cual indica el uso potencial de un proyectil para romper una ventana del edificio”.

La práctica del terrorismo ha sido habitual en Miami donde criminales entrenados y financiados por el gobierno de Estados Unidos han atacado de manera violenta a las compañías de vuelos chárter a Cuba, asi como a personas o particulares que hayan mantenido posiciones a favor de mejorar las relaciones con la Isla.

Uno de los hechos de este tipo más recordados es el asesinato del joven cubano de 26 años de edad, Carlos Muñiz Varela, el 28 de abril de 1979 en una calle de San Juan, Puerto Rico, a quien un disparo de pistola 45 le destrozó el cráneo.

Cuatro meses antes del asesinato –enero de 1979- la banda ultraderechista Omega 7 se atribuyó la explosión de una bomba en las Oficinas de la Agencia de Viajes Varadero, en la capital puertorriqueña.
Por razones similares, en 1976 la explosión de una bomba le cortó las piernas al locutor radial Emilio Milian.

En la ciudad de Miami vive en libertad y protegido por representantes del gobierno el connotado terrorista internacional Luis Posada Carriles, culpable de la voladura de un avión civil de cubana de aviación en pleno vuelo, asi como de incontables crímenes en varios países de América Latina.

(Cubasi.cu)

Miami: El atentado terrorista de Coral Gable: Ros-Lehtinen tan callada como el FBI

    JEAN-GUY ALLARD

Si se podía prever que el FBI iba a dilatar su investigación sobre el atentado contra la agencia de viajes Airline Brokers, ocurrida el día del aniversario de la muerte de Orlando Bosch, podría sorprender que la congresista Ileana Ros-Lehtinen, conocida por su histeria, no dijo ni una palabra sobre el tema; salvo si se considera que está tan ligada al terrorismo contra Cuba que se ganó un escaño en Washington gracias a Bosch y aceptó presidir un comité de apoyo a Luis Posada Carriles.

La relación de la bruja del Capitolio con la mafia terrorista cubanoamericana “la condena” a callarse la boca.

El silencio del Buró Federal de Investigaciones (FBI) no tiene por qué sorprender. El FBI del sur de la Florida tiene una larga tradición de colaboración con la mafia cubanoamericana ilustrada por su agente de elite George Kyszinski — quien entregó a Posada Carriles, el 24 de marzo de 1986, el informe secreto de una investigación sobre sus actividades de narcotraficante en El Salvador—, además de la destrucción en agosto del 2003 del expediente de ese mismo personaje, guardado en la caja fuerte del FBI de Miami, cuando la justicia panameña se lo reclamaba.

Los terroristas de Miami “no son una prioridad” para el FBI, afirmaba hace unos años Judy Orihuela, portavoz del FBI en Miami, en una entrevista publicada por el Sun-Sentinel, y todo indica que el actual jefe de la oficina local, John Gillies, nacido en Chicago, la ciudad del mítico gángster Al Capone, se alineó con esa misma orientación.

NADA apareció en la prensa local que pudiera indicar alguna evolución de la investigación de la policía federal en este caso de terrorismo dirigido contra Airline Brokers, una empresa que contrató la Arquidiócesis de Miami para el transporte de 300 personas del sur de la Florida a la Isla a finales de marzo, para la visita papal a Cuba.

Más sospechoso aún, en el caso de este incendio fulgurante que transformó las oficinas de la firma en ceniza en cuestión de minutos, aunque se dijo que había sido deliberado y que los perros adiestrados detectaron olor a combustible, ningún órgano de prensa hizo referencia a un acto de terrorismo. Ni se pronunció una palabra, de la misma forma que en Miami no se reconoce el pasado terrorista de Posada Carriles, un agente de la CIA protegido desde las más altas esferas de Washington por elementos mafiosos asociados a los servicios de Inteligencia.

En cuanto a la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de Estados Unidos, Ileana Ros-Lehtinen, eminencia del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, su relación sulfurosa con la mafia terrorista cubanoamericana la condena a callarse la boca.

Ileana Ros-Lehtinen fue la más ruidosa partidaria de la liberación de Orlando Bosch en 1989, cuando el pediatra asesino, después de comprar su liberación en Venezuela, fue encerrado en las celdas de los servicios de inmigración. Con la asesoría de Otto Reich, usó a fondo la campaña a favor del terrorista más peligroso del continente para lograr su elección ese mismo año al Capitolio.

Ros-Lehtinen también ha defendido al terrorista Valentín Hernández, condenado por asesinar a otro delincuente, Luciano Nieves, de la misma forma que reclama la liberación de Eduardo Arocena, jefe del grupo Omega 7, autor de numerosos asesinatos y atentados.

Pero lo más escandaloso de todo es ciertamente que es “presidenta de honor” del “Fondo Legal Luis Posada Carriles” que permite al terrorista rodearse de los más famosos abogados mafiosos de Miami.

Ros Lehtinen es la politiquera que juró inscribir a Venezuela en la lista de “países patrocinadores del terrorismo” del Departamento de Estado, a pesar de su vinculación con Alejandro Peña Esclusa, líder fascista enjuiciado por terrorismo en Caracas, y con varios terroristas venezolanos, entre los cuales figuran José Colina —asilado en Miami con la complacencia del Departamento de Estado—, y Raúl Díaz Peña —condenado por ataques con explosivo C-4 a dos embajadas en el 2003.

¡Qué casualidad!: El municipio de Miami donde ocurrió la agresión contra la empresa que ofrece transporte aéreo hacia Cuba a los cubanoamericanos deseosos de viajar a la tierra que los vio nacer, tiene como alcalde desde el año pasado a James Cason, un ex jefe de la Sección de Intereses Norteamericanos en La Habana.

A %d blogueros les gusta esto: