Pablo Milanés se somete a un trasplante de riñón

cantante-cubano

El músico y cantante cubano Pablo Milanés se encuentra ingresado en el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña tras haberse sometido a un trasplante de riñón. El autor de canciones como Yolanda o Yo pisaré las calles nuevamente,que tiene una estrecha relación con Galicia desde que en el año 2004 conoció en La Habana a su mujer Nancy (natural de la provincia de Pontevedra), necesitó entrar en quirófano debido a una enfermedad renal grave.

El artista, que desde hace nueve años vive entre La Habana y Vigo -“aunque más en Cuba ya que mis hijos estudian allí”, según reconocía en una entrevista a este diario en marzo de 2013-, confiesa ser un enamorado de Galicia desde la primera vez que la visitó: allá por 1977, de la mano de Silvio Rodríguez. “De Galicia me gusta su gente, su carácter, su geografía, sus bosques y su comida, de las mejores del mundo”, confesaba el considerado fundador de la Nueva Trova Cubana durante otra visita a la comunidad.

La de esta semana no ha sido la primera operación para el cantante, nacido en Bayamo (Cuba) en 1943 y con más de 40 discos publicados. A lo largo de su vida, Milanés tuvo que entrar hasta en 22 ocasiones en quirófano debido a un problema de huesos que le provocaba fuertes dolores y que incluso en 2012 le llevó a cancelar su gira de conciertos por España. En esta ocasión fue el mal funcionamiento de uno de sus riñones el que le obligó a volver a someterse a una nueva operación quirúrgica.

El músico cubano fue intervenido en el hospital gallego que realiza ocho de cada diez trasplantes que se producen en Galicia. La comunidad gallega registró un total de 132 trasplantes de riñón durante el pasado año, de los que 108 se realizaron en el Hospital Universitario de A Coruña y otros 24 en el Complexo Hospitalario de Santiago.

El cantante cubano se recupera ahora de la intervención en una tierra que está presente incluso en su música. Un claro ejemplo es la canción El largo camino a Santiago, incluida en su disco Regalo, y que está dedicada a su esposa que es gallega. “Venir a Galicia supone como un regreso a mi casa, siempre que tenemos la oportunidad trato de volver porque me fascina”, señalaba en marzo de 2013 antes de su concierto en el Teatro Colón de A Coruña, única actuación que ofreció en la comunidad gallega.

La web del cantante, que a lo largo de su carrera ha publicado más de 40 trabajos discográficos, no incluye ningún concierto en su agenda durante el próximo mes. El artista previsiblemente se tomará unas semanas de descanso.

( Tomado de la Opinión )

#Cuba: Pablo Milanés cierra en La Habana gira de verano

 

Cantautor cubano Pablo Milanés

Cantautor cubano Pablo Milanés

(AIN) El cantautor cubano Pablo Milanés ofrecerá hoy un concierto en el capitalino teatro Lázaro Peña con el que culminará una serie de presentaciones por varios escenarios del país.

En la cita, prevista para las cinco de la tarde, el público seguidor de este excepcional músico tendrá la posibilidad de disfrutar de sus emblemáticas canciones con el acompañamiento de su grupo.

Milanés se presentó el pasado día siete en el Complejo Cultural Heredia de Santiago de Cuba y el nueve en la Plaza de San Juan de Dios de Camagüey, donde realizó un recorrido por su extensa obra.

Actualmente el autor de temas tan conocidos internacionalmente como Yolanda y Para vivir, se encuentra enfrascado en la producción de un nuevo disco que lleva por título Renacimiento, el cual se espera salga al mercado en septiembre próximo.

Fundador del movimiento de la Nueva Trova junto a Silvio Rodríguez y Noel Nicola, la música de Milanés posee una gran influencia del filin.

Cuba: Murió en La Habana, la cantante y compositora cubana Sara González, fundadora de la Nueva Trova.

Foto: Roberto Chile

En la tarde de este miércoles murió en La Habana, la cantante y compositora cubana Sara González, fundadora de la Nueva Trova.

El 26 de diciembre de 2011, en “El patio de la gorda”, el espacio que ella animaba cada mes en un solar habanero, se despidió de su público diciendo:

“Después de esta actuación, en esta tarde, lo que me queda es desearles muchísimas cosas lindas, muchísima felicidad, desearles salud -sobre todo salud-, para lo que les queda por vivir a todos. Que sean felices, que sean tan felices como se sienten ustedes cada vez que vienen aquí. Todos los días tenemos que darle gracias a la vida por lo que estamos viviendo.”

“Estoy hospitalizada desde el día que ya olvidé porque quiero, fui operada del colon y ahora me corresponde la parte de recuperación con la ayuda de los maravillosos seres que habitan y me cuidan en el CIMEQ”, había dicho Sara en carta que publicamos en Cubadebate en septiembre de 2011.

Sara González nació en Marianao, el 13 de julio de 1951, su padre fue tabaquero y su madre costurera; ambos poseían un alto sentido de la cubanía y de la justicia, así como un enorme gusto por la música y el baile, todas esas cosas le fueron transmitidas a la pequeña Sara.

Según sus propias palabras “para que dejara trabajar a sus padres”, su primera compañera de juegos fue una radio, lo que reafirmó su afición por la música. El excelente músico Nené Enrizo le impartió sus primeras clases de guitarra y él animó a los padres de Sara para que le permitieran a ésta continuar sus estudios musicales.

Al inicio de los 70 realizó incursiones en el canto, formó parte de un grupo de cierta popularidad “Los Dimos” e hizo dúo con Pedro Luis Ferrer.

En su época de estudiante conoció a Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, quienes junto con Noel Nicola fundaron “La Nueva Trova Cubana”. Ellos la estimularon para que musicalizara los “Versos Sencillos” de José Martí -su primer disco LP- y de ahí nació su vinculación con ese movimiento musical, dentro del cual se ha caracterizado por ser la voz femenina más representativa.

A partir de 1972 se incorporó al Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, dirigido por el afamado guitarrista, compositor y director Leo Brower. Su carácter multifacético la impulsó a principios de los 80 a formar junto a Virulo, Carlos Ruiz de la Tejera, Jesús del Valle y otros, en el Conjunto Nacional de Espectáculos, una vertiente satírica del teatro musical, que tuvo rotundo éxito local y foráneo y que la llenó de experiencia y madurez en su desenvolvimiento escénico.

En 1984 unió su quehacer musical Guaicán, músicos sin formación profesional, a quienes convirtió en sus alumnos y estableció con ellos una especie de taller de experimentación.

Cubadebate estuvo el 26 de diciembre último junto a Sara en El patio de la gorda, un espacio donde cada último domingo de mes, en la calle A de El Vedado, ella se encontraba con su público. De ahí son estas fotos y sus palabras, en las que se despedía de todos los que la queremos.

( Tomado de cubadebate.cu )

Carta abierta a Pablo Milanes, por Generacion F.

Se que no leerás esta carta y que no te interesa tampoco leerla, total quien soy yo?, pero que ganarías?, así que no gastaras ni un minuto para saber que digo pero ahí va, “desnuda y sin guantes”. Empecé a leer tu carta de respuesta a Edmundo García con un gran optimismo y respeto hacia el gran poeta revolucionario que conocía. En este mundo en el que se tergiversan tanto las noticias y sobre todo las que vienen de Cuba y de sus defensores, aprendí a no creer lo que me cuentan y así pese a haber escuchado numerosas opiniones acerca de lo que decías de Cuba, nunca creí que fuera cierto y siempre pensé que se trataba de una mal interpretación de tus palabras y nunca me tome el trabajo de buscar tus criterios dichos por ti. Tristemente mi optimismo se fue apagando y mi respeto se convirtió en vacío. Tenias la gran oportunidad de decir tantas cosas que no dijiste, la espectacular excusa para alzar tu voz en contra de la mentira y en favor de tu pueblo, era el precioso instante en que hubieras podido mostrar al mundo lo que ha sido y es la revolución cubana y sus lideres y solo derrumbaste tu imagen de hombre honesto y te pusiste del lado de los vulgares vende patrias de Miami. Yo se los problemas que hay en Cuba pero no creo que sean tan graves como los que hay en Estados Unidos y en otras grandes democracias del mundo, no creo que esa sea la manera de solucionarlos y mucho menos el medio para combatirlos. Tanta poesía que hay en la Revolución cubana, tanta melodía, tantos sueños, y sin embargo optaste por contar lo que ya sabemos que cuentan los que tergiversan la verdad, le distes ala a la falsedad y el odio, alimentaste el el engaño y el rencor y para colmo no usaste ni una línea para criticar las guerras y masacres del imperio, para defender a los oprimidos o para proteger a los pobres o a los negros, o a los excluidos. Escribiste “Sobre la intelectualidad miamense que comentas que me ha apoyado en sus artículos, te diré que no tengo absolutamente ningún miedo ni prejuicio en recibir una frase amable y receptiva”- eso sobraba, se ve que eso es lo que buscas. Criticar a la revolución desde afuera de Cuba es muy fácil, pero defenderla es lo que requiere coraje, y allí en ese malévolo y retortijado medio, en ese divulgado y alimentado cúmulo de mediocridad y odio, hay que saber sembrar amor y respeto, cultivar tolerancia y admiración, educar y hacer crecer el alma y la poesía y tu hubieras podido responder elegante y honestamente sin hacerte añicos y venderte al Diablo, pero eso solo lo hacen hombres íntegros, revolucionarios verdaderos, defensores de la verdad, la justicia y el decoro, tu no estas evidentemente en ese grupo. Te definiste y te quedaste en el suelo y la podredumbre, te arrastraste como ellos y para colmo relevaste tu “infantilismo revolucionario” con eso de “no implica que esté en desacuerdo con Fidel y tampoco implica que esté de acuerdo con las Damas de blanco” %96 no?, creo que los matices que quieres inventar son solo falsedades e hipocresía, cobardía y propaganda, miedo y oportunismo. Quisiera recordarte algo que muchas veces cantaste: “Pobre del cantor de nuestros días/que no arriesgue su cuerda/por no arriesgar su vida.” Y asegurarte que aun fueras “grande” si hubieras solo respondido con tu canción:”Yo me quedo con todas esas cosas/pequeñas, silenciosas,con esas yo me quedo.” Ya sabemos que eso de “Ámame sin temor alguno/que yo he de prometer/fidelidad a mi modo de ser” es para ti solo una frase bonita, pero para muchos otros significa mucho.

http://generaciondefidel.blogspot.com/2011/08/carta-abierta-pablo-milanes-por.html?spref=fb

Pablo Milanés se bota pa’l solar

Por: Lázaro Fariñas*

Lázaro Fariñas/ Foto Virgilio Ponce

Ante las protestas de los ultraderechistas cubano americanos de Miami por la presentación del concierto de Pablo Milanés en esta ciudad, escribí dos artículos de opinión. En uno de ellos me refería a unas declaraciones hechas por el artista cubano americano, Willy Chirino, en las que este ponía condiciones para ir a cantar a La Habana. Decía, en el mencionado artículo, que Chirino quería que le permitieran hacer un discurso político criticando al gobierno de Cuba, antes de empezar a cantar sus canciones. Pues, como se sabe, Chirino no va a La Habana, pero Milanés sí vino a Miami y antes de cantar sus canciones, hizo lo que quería Chirino hacer en La Habana: hablar mal del gobierno revolucionario. Pablo ha hablado hasta por los codos en los más grandes medios locales y hasta llegó a los micrófonos de Radio Martí, la emisora que paga el gobierno de los Estados Unidos para hacer propaganda contra Cuba, y allí le echó salsita con pimienta al gobierno que tanto defendió en el pasado. Pablo tiene derecho a criticar lo que él considere criticable de la revolución cubana y sus dirigentes. Me imagino que, también, tienen derecho otras personas a criticarlo a él por las críticas que él ha estado haciendo desde que llegó a los Estados Unidos. Nadie debe de restringir sus opiniones. Lo que pasa es que muchos pensaron que era saludable que él viniera a cantar sus bellas canciones y no que llegara con la intención de hacer declaraciones políticas que en nada contribuyen a la unión del pueblo cubano de aquí y de allá. La política es lo que nos divide, el arte es lo que nos une, por lo tanto, cuando se une la una con la otra, entonces, en vez de contribuir a la unión, se contribuye a la desunión. No puedo imaginarme que Milanés no se pueda imaginar esa realidad de nosotros los cubanos. Al declarar que él no le dedicaría un concierto a Fidel Castro, pero que no tuviera ningún inconveniente en dedicárselo a las llamadas Damas de Blanco, está lanzándose a uno de los dos bandos, está marcando territorio. Las Damas, que empezaron sus protestas en defensa de sus familiares presos, han terminado en un grupo de señora financiadas por el gobierno de los Estados Unidos y uno que otro terrorista, residente en Miami, para que salgan a las calles a provocar incidentes con las autoridades cubanas. Todos los familiares de las llamadas Damas están libres en la calle, ya sea en Cuba, o en el exterior. Ya, el motivo de sus protestas, dejó de existir, pero como el financiamiento sigue, pues siguen las protestas callejeras. A estas señoras, Pablo no ve inconveniente en hacerles canciones, dedicarles conciertos o defenderlas en sus entrevistas. Bueno, reitero, tiene su derecho a hacerlo, pero también veo, con el mismo derecho, al periodista Edmundo García de Miami a hacerle críticas a las críticas de Pablo. Un periodista criticando a un hombre público es lo más natural del mundo occidental. Pero eso que veo como lo más natural del mundo, lo ve como una ofensa el señor Milanés. Tan ofensivo lo vio, que escribió una carta abierta en contra del periodista, en la que baja de la cima de su arte y se bota para el solar, diciéndole hasta alma mía a García. La peor ofensa que se le puede decir a un cubano es decirle hijo de puta, pues por ahí empezó el cantautor, devenido chusma, para crear la base de una andanada de insultos. Nada bien ha quedado Pablo en su carta abierta a Edmundo García, se le fue la mano del arte y le salió la grosería. Parecería posible pensar, por su reacción ante una crítica, que si hubiese tenido autoridad, en vez de insultarlo lo podría haber mandado a un calabozo después de unos cuantos palos. ¿Por qué Pablo no ha tenido la misma reacción con los periodistas de las emisoras de radio de Miami que le han dicho hasta del mal que va a morir? En su carta, Pablo critica a los periodistas cubanos de La Habana por no hacerles críticas al gobierno de la isla, sin embargo, ataca despiadadamente a un periodista cubano de Miami por hacerle críticas a él. ¿Estamos o no estamos, don Pablo? Toda la reacción de Milanés hubiese sido comprensible, si el artículo que escribió Edmundo García hubiese sido ofensivo, si este le hubiera sacado los trapitos sucios personales que debe de tener el trovador escondidos, pero releyendo lo escrito por el periodista, no hay nada que justifique la reacción solariega del artista. Nada, que Pablo, parece, tenía ganas de botarse pa’l solar. *Lázaro Fariñas periodista cubano residente en EE.UU.

Una respuesta necesaria a Pablo Milanés

Admiro la obra de Pablo Milanés desde hace años. En esta ciudad de Miami he sido un periodista que de forma sistemática ha divulgado a artistas cubanos residentes en la isla. Lo he hecho desde que vivo
aquí, hace más de 11 años; por lo que he pagado un precio, y no bajo, impuesto por la ultraderecha que en esta ciudad controla los medios.
Es por eso que yo quise hacerle una entrevista a Pablo. Fui insistente, pero no más allá de lo que un periodista insiste para alcanzar su objetivo. De hecho, su primera respuesta fue “sí”. En busca de esa entrevista nos encontramos un día, hay fotos del encuentro. Fotos de nosotros dos y de esa tercera persona que por alguna razón él no identifica en su “Carta abierta a Edmundo García”, y que por respeto a su privacidad no voy a identificar yo tampoco.
Aunque ambos sabemos que se trata de un peso pesado en la vida política pública de la isla.
Poco hay que me hiera de veras en la “Carta…”; salvo un par de golpes bajos. Primero, sugerir que alguien me ha enviado a Miami a dividir; acusación que solo hacen mis peores enemigos y argumento que se utiliza para intimidar a quienes piensan diferente, haciéndoles creer que pudieran ser considerados agentes enemigos no inscritos ante el gobierno de los EEUU. Segundo, el pedido de que yo mismo me haga una deportación, para ver si gano alguna credibilidad ante él; exigencia más propia de un oficial de inmigración que de un poeta.
Todos saben que aunque es difícil siempre he querido sumar, y que puedo conversar hasta con los contrincantes más radicales. Parece que Pablo no está enterado de todo lo que hago cada día para transformar la ciudad donde vivo; en su “Carta…” Pablo nos habla de su trayectoria como revolucionario en el pasado; pero esta ciudad está llena de pasados revolucionarios, incluso de comandantes como Hubert
Matos, que lo fueron hasta el día en que decidieron pasarse a la contrarrevolución, o comenzar a coquetear con ella.
Mantengo que Pablo no ha sido equitativo en las entrevistas concedidas en Miami. Puedo entender que como huésped no quiera molestar al anfitrión. ¿Tal vez por eso concedió una entrevista a Radio y
Televisión Martí? ¿Fue por eso que se reunió con Carlos Alberto Montaner? ¿Será por eso que agregó un párrafo introductorio a la Carta-insulto dirigida a mí, publicada en “Kaos en la Red”, donde parece que está sugiriendo para Cuba las mismas situaciones que se han vivido en Túnez, Egipto, Siria y Libia? A propósito, el cantautor Joaquín Sabina (que también se presentará en Miami) después de apoyar
a Pablo ha pedido para Cuba algo semejante a las protestas de un M-15 en España. Esto demuestra además que aunque Pablo no dicte las posiciones hacia Cuba de sus amigos, sí puede influir sobre sus
perspectivas.
Como dije en mi anterior artículo “Pablo Milanés reniega de la cruz de su parroquia”, en Miami se han fraguado acciones contra su país, en Miami se obstaculiza el intercambio cultural con Cuba, congresistas de Miami quieren limitar los viajes de cubanos a la isla y en Miami se han opuesto a su propio concierto. De eso Pablo no ha dicho nada; no ha habido para ellos cartas abiertas. Tampoco ha condenado el criminal bloqueo impuesto a Cuba, ni se ha pronunciado por la libertad de Los 5. De eso hasta ahora, aquí, ni una palabra.
La “Carta…” de Pablo contiene además injurias a mi persona; e injurias también a las personas que involucran sus ofensas. Cuando me llama “hijo de puta”, citando al excelente escritor, por demás franquista Camilo José Cela, o cuando insinúa que yo soy homosexual (más fácil era decirme maricón, y basta), Pablo ofende a quienes alude y no solo a mi. Pero de eso no me voy a defender.
Quisiera aclarar un punto donde pude haber sido injusto yo. Cuando  dije que sin el proyecto revolucionario Pablo hubiera sido un  bolerista en un bar de Bayamo o La Habana, no intenté ironizar ni
disminuirlo. Portillo de la Luz se hizo un lugar en la historia de la música cubana y lo recordamos en el Pico Blanco del Saint John; José Antonio Méndez es inmortal desde el Scherezada del Focsa; al Benny lo evocamos en el Ali Bar… Pero Pablo, gracias al proyecto cultural de la revolución, llegó a ser una megaestrella de multitudes.
Creo le quedan algunos conciertos en esta gira de Estados Unidos, donde no le está yendo muy bien con la venta de entradas, a precios exuberantes. Ojalá llene los teatros, recoja aplausos y, como dije en mi artículo anterior, “otros dividendos”. Y ojalá también alguien le explique que cuando se es figura pública, se está expuesto a la crítica y no se debe responder con groserías.
Quiero hacerle una confesión personal a Pablo Milanés: yo creo que él no, pero yo, yo me muero como viví.

Edmundo García.
Presentador de “La tarde se mueve”.
Miami.

Pablo Milanés en Miami: el concierto de la intolerancia (+ VIDEO)

Como era de esperarse, la actuación del cantautor Pablo Milanés quedó en un segundo plano durante su primera presentación en la ciudad de Miami.

Las palmas y los titulares de prensa han sido principalmente para el concierto de intolerancia que ofrecieron sectores retrogrados de Miami, desde varias antes, frente a la American Airlines Arena donde cantaría Milanés.

Según el reporte de varias agencias de prensa, decenas de  cubanos radicados en Miami, se apostaron frente al AAA para protestar, una vez más, por la presencia del trovador cubano en esa ciudad.

Custodiados por policías, los cubanos mostraron pancartas con lemas como “Pablo aquí en Miami no hay miedo, el miedo lo tienes tú”.

Durante la manifestación, Miguel Saavedra, presidente de la retrograda  Vigilia Mambisa, dijo que su organización rechaza “totalmente la presencia de Milanés, cero tolerancia a los músicos castristas que vienen en nombre de la música, pero en favor de la tiranía”.

El grupo que dirige Saavedra  trituró el viernes una veintena de discos de Milanés con una apisonadora, martillos y piedras.

Por su parte, Rodolfo Rodríguez San Román, presidente del Presidio Político Histórico Cubano, declaró a Efe que protestaba no sólo contra Milanés, sino “contra cualquiera que sea enviado de Cuba”.

Los intolerantes no desperdiciaron la protestat para lanzar consignas anticubanas y, como suele ser habitual, se presentaron como “víctimas” de la Revolución cubana en el “exilio”.

Dicha manipulación se contradice con las recientes propuesta por el congresista David Rivera de reformar la Ley de Ajuste cubano.

Según Rivera muchos de los llamados de los cubanos que hoy residen en Miami se han acogido a la Ley Asesina que le ofrece refugio a los “perseguidos” políticos, a pesar de ser, en realidad, emigrantes económicos.

Sobre la actuación de Milanés un reporte de EFE informó que los momentos más intensos del concierto se vivieron cuando el cantante, acompañado de seis músicos que hicieron gala de su talento con la percusión, el bajo, el violín y la flauta, interpretó los conocidos temas “Dónde estarán los amigos de ayer”, “Amor” y “El primer amor”.
El cantautor también incluyó el tema “Éxodo”, que dedicó a todos los cubanos que dejaron la isla.
El público ovacionó de pie al artista cuando interpretó “Yolanda”, “El tiempo pasa” y “En el breve espacio en que no estás”, con los que cerró un concierto que transcurrió sin incidentes.
Aunque no hubo lleno total, la organización del evento informó de que se vendieron 3.000 entradas de un aforo de más de 5.000 butacas, lo que, según el promotor Hugo Cancio de Fuego Entertainment, “no importa, porque yo le había prometido a Pablo traerlo a Miami”.

 

( Tomado de cubasi.cu )

A %d blogueros les gusta esto: