“Ay, Obama, Obama…”

Por Félix Edmundo Díaz @feddefe*

 Barack Obama

Barack Obama

Recién, Mr. President nos sorprendió con una intervención en la que reitera el interés de govUS# por la apertura, antes de la Cumbre de las Américas, de las respectivas embajadas en su país y Cuba.

En el orden personal, y siempre en ese orden, no sé cuál es el apurillo del ¿Premio Nobel de la Paz? por lograr este resultado, salvo que haya hecho alguna apuesta al respecto.

Es cierto que mi gobierno no ha condicionado las conversaciones, pues durante mucho tiempo la única condición que exigió fue la del diálogo sin condiciones y, hasta donde conozco, ha honrado este principio, y está claro, sin necesidad de que Mr. President lo repita cual papagayo, que la normalización de las relaciones entre nuestros países no es tarea fácil.

Para empezar, la apertura de una embajada como regla trae consigo la de una o varias oficinas consulares, trámites que hoy corren por cuenta de las respectivas Oficinas de Intereses; si nos ubicamos geográficamente en Cuba, los funcionarios norteamericanos no tendrán ningún problema para garantizar, en cuanto a economía, el funcionamiento de sus oficinas, pues irían al BFI, Bicsa o cualquier entidad del BNC, o del BBVA, o de la entidad bancaria que escojan y podrían hacer sus operaciones y, en el supuesto caso que, desde allá, les quieran aplicar las “leyes del bloqueo”, pueden optar por solicitar los giros a través de la Western Union y sanseacabó.

Aaah! ¿Pero como harían los diplomáticos y funcionarios consulares cubanos en los Estados Unidos? Por lo pronto, ahorita tendrán que llevarles el dinero en “cubalses” o “chillonas”, porque los bancos, en ese país, no quieren procesar las operaciones de nuestras oficinas por temor a represalias derivadas de las leyes que sustentan el bloqueo económico, comercial y financiero que mantienen los Estados Unidos contra Cuba y contra la voluntad de otros 162 países de nuestra “querida, contaminada y única nave espacial” como dice Walter Martínez.

Este tema de los bancos atraviesa por todo el entramado de leyes anticubanas (léase Congreso y el lobby repleto de HPs – ver concepto en el artículo sobre el acaparamiento – y de otros pseudocubanos) de ahí la dificultad para enderezar el entuerto, pero quitar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo es, relativamente, más fácil.

¿Por qué Mr. President no acaba de emitir una orden ejecutiva para que el Departamento de Estado excluya a Cuba de dicha lista?

¿Por qué John Kerry aún no cumple la indicación que le diera su Mr. President el 17 de diciembre del pasado año?

¿Quieren verdaderamente los Estados Unidos normalizar sus relaciones con Cuba o desean mantener con “respiración asistida” la ignominiosa inclusión de Cuba en esa lista negra?

La respuesta es sencilla: La exclusión de Cuba de esa puta lista, donde nunca debió estar, hace estallar por los aires el argumento con el que los Estados Unidos sustentan el bloqueo a nuestro país.

Entonces, Mr. President no siga diciendo lo de “abrir embajadas antes de la Cumbre”, porque se me puede antojar que quiere introducir condiciones en el diálogo y podemos, digo, puedo ponerme perretú y empezarle a recordar que tenemos que hablar y resolver “la ocupación ilegal de nuestro territorio en Guantánamo”, “las compensaciones multimillonarias por más de 50 años de agresiones y bloqueos” y contando…

Mr. President, Mr. President, tome aire y ajústese el cinto un “huequito” más para atrás, vaya como decimos en Cuba, “póngase macho” y acabe de sacarnos de la jodía lista que lo demás irá tomando su cause.

*Colaborador de Cuba por Siempre y editor de La Mala Palabra.

El Nobel de la Paz y el Premio Lenin de la Paz

Durante el día de hoy se ha hecho público el ganador del Premio Nobel de la Paz 2012, que como todos ya sabrán, es nada más y nada menos que el polo imperialista de la Unión Europea. No es la primera vez, ni será la última, que el escogido para los premios -o los candidatos- están envueltos en una enorme polémica.
Los premios Nobel de la Paz son otorgados por el Comité Nobel Noruego «a la persona que ha hecho el mejor trabajo o la mayor cantidad de contribuciones para la fraternidad entre las naciones, la supresión o reducción de ejércitos así como la participación y promoción de congresos de paz en el año inmediatamente anterior». Dicho Comité está compuesto por cinco miembros escogidos por el Storting, el Parlamento Noruego.
Hagamos un repaso a sus decisiones más polémicas:
 
Theodore Roosvelt, entregado en 1906. Vigésimo sexto presidente de los EEUU, galardonado bajo el pretexto de mediar para finalizar la guerra Ruso-Japonesa. Poco importó que fuera profundamente machista y racista, que instigara una revuelta en Panamá con el objetivo de construir el canal (1903), que invadiera y tomara el control de la República Dominicana (1905), o que enviara tropas a Cuba (1906), además de establecer la base de Guantánamo (1903).
Woodrow Wilson, entregado en 1919. Vigésimo octavo presidente de los EEUU, galardonado bajo el pretexto de contribuir a la fundación de la Sociedad de Naciones. Fiel partidario del intervencionismo, invadió México para hacer dimitir a Victoriano Huerta (1914), ocupó Haití militar y económicamente (1915) aprovechando una crisis social, e intervino en dos ocasiones (1916, 1924) en la República Dominicana. Además, era profundamente racista (intensificó las políticas de segregación racial) y apoyaba al Ku Klux Klan.
George Marshall, entregado en 1953. General del Ejército Americano, galardonado por el Plan Marshall. Militar que participó activamente en la sangrienta Primera Guerra Mundial, cerebro de la ofensiva de Meusse-Argonne (1918), tristemente conocida por ser la batalla con más pérdidas para los EEUU, muriendo unos 117.000 soldados americanos. Tras la Segunda Guerra Mundial -en la que participó como jefe del Estado Mayor- impulsó el plan imperialista económico conocido como Plan Marshall, para intensificar el control de Europa occidental.
Henry Kissinger, entregado en 1973. Controvertido político americano, galardonado junto al comunista Le Duc Tho (quien rechazó el premio) por el Acuerdo de París de 1973, a pesar de que poco después se rompió al continuar las hostilidades. De nuevo poco importó que fueran los EEUU quienes provocaran la guerra de Vietnam (1964-1975), y las operaciones en Camboya y Laos, que supusieron millones de vidas, enormes violaciones de los derechos humanos, ni tampoco su participación en numerosos golpes de Estado en Latinoamérica durante la década de los 70 (Chile, Argentina…) o en la Operación Condor, así como en otras maniobras imperialistas por todo el globo (Angola, Sáhara, Indonesia…)
Satō Eisaku, entregado en 1974. Primer Ministro de Japón, fue galardonado irónicamente por “su rechazo a la opción nuclear para Japón y sus esfuerzos por lograr una mayor reconciliación a nivel regional“. Documentos desclasificados confirman que su postura distaba mucho del pacifismo: trató de negociar con los EEUU un ataque nuclear preventivo contra la República Popular China.
Lech Wałęsa, entregado en 1983. Otorgado por ser un disidente anticomunista (fiel títere del imperialismo) y fundar el sindicato Solidarnosc. Posteriormente sería Presidente de Polonia, dirigiendo el empobrecimiento del país. Tras la contrarevolución, dicho sindicato despidió a 3,000 trabajadores por día de promedio, 30,000 mineros irían a la calle. Ni si quiera un antiguo bastión, la fábrica de tractores Ursus, es salvada: cerró y sus 15,000 trabajadores fueron a la calle. Solidarnosc aumentó por 6 veces el precio del carbón de uso doméstico, x5 la electricidad, x2,5 el transporte, x500% la calefacción, el agua y el gas. El ingreso medio baja un 27%. ¡Todo un Nobel de la Paz!
Tenzin Gyatso (Dalai Lama), entregado en 1989, y otorgado por su “lucha en pro a la liberación del Tíbet“. Parece que prefirieron olvidarse de siglos de feudalismo lamaísta, el poder de la aristocracia de los lamas, la esclavitud, miseria, machismo, y abusos sexuales a mujeres y niños. Pagado por la CIA y firme aliado de los EEUU, es una punta de lanza que utilizaron durante años contra la RP China.
Mijaíl Gorbachov, entregado en 1990. Jefe de Estado de la URSS, le otorgaron el premio por “su liderazgo en el proceso de paz que hoy en día caracteriza a partes importantes de la comunidad internacional“. O lo que es lo mismo, por ayudar a impulsar la contrarrevolución en el campo socialista y sumir a la pobreza y desesperación a millones de personas, dando vía libre al imperialismo más guerrerista.
Shirin Ebadientregado en 2003, galardonada por su disidencia política en Irán. Hasta sectores conservadores criticaron el premio por estar “politizado”. Actualmente exiliada, se dedica a hacer conferencias y charlas en los países imperialistas pidiendo el boicot para su país.
Al Gore, entregado en 2007, galardonado por su “esfuerzos para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático provocado por el hombre, y para sentar las bases de las medidas que son necesarias para contrarrestar ese cambio“. Ex-vicepresidente de los EEUU, se embolsa unos 100.000€ por conferencia (ganando en 7 años aproximadamente 70 millones de euros), mientras no realiza ninguna de sus “recomendaciones” en defensa del medio ambiente, llegándose a denunciar que su familia consume hasta 20 veces más que la familia media americana.
Barack Obama, entregado en 2009 bajo pretexto de ciertos cambios en la política norteamericana y dar “esperanza” a su pueblo. No hace falta recordar su implicación en la continuidad de la política imperialista y guerrerista (Libia, Siria, Yemen, Pakistán, Irak, Afganistán…), y en no cumplir con numerosas promesas electorales en este sentido.
Liu Xiaobo, entregado en 2010 por defender los “derechos humanos” en China, o lo que es lo mismo, por ser un disidente contrarrevolucionario. Otra “punta de lanza” para el imperialismo contra el país asiático.
Otro carácter completamente diferente tuvo el Premio Lenin de la Paz entre los pueblos, existente durante medio siglo (1950-1990). Creado en 1949 por el Presidium con el nombre de ‘Premio Stalin de la Paz entre los pueblos“, y modificado a “Premio Lenin de la Paz entre los pueblos” tras el proceso revisionista liderado por N. Jruschov.
Molotov señaló su objetivo: “Era necesario un premio de gran importancia política, no sólo para nuestro país sino para el mundo entero. Algo que reflejará los pensamientos más profundos y las aspiraciones de las masas del momento“.
El decreto que regula el premio, indicaba a quién debía otorgarse “Los premios se darán a ciudadanos de cualquier país del mundo, independientemente de sus diferencias políticas, religiosas y raciales, por sus logros sobresalientes en la lucha contra los instigadores de la guerra y la defensa de la paz“.
Así pues, encontramos entre los galardonados personajes ilustres como Pablo Picasso (1962), Pablo Neruda (1953), Bertolt Brecht (1954), Nicolás Guillén (1954), Sukarno (1960), Fidel Castro (1961), Ahmed Ben Bella (1964), Rafael Alberti (1965), Ernst Busch (1972), Salvador Allende (1973), Luis Corvalán (1975), Wilma Espín (1979), Angela Davis (1979), Mikis Theodorakis (1983), o Nelson Mandela (1990).
En total, más de 150 personalidades de todo el mundo incluyendo presidentes, poetas, escritores, científicos, profesores, militantes o activistas sociales, médicos, sacerdotes… todos ellos de una forma u otra promoviendo la paz y estabilidad mundial.
En un futuro no muy lejano podremos volver a disfrutar de un premio de la Paz que realmente se otorgue a personalidades que lo merezcan, y no a organismos imperialistas o personajes con las manos manchadas de sangre inocente. Hasta entonces, tendremos que asistir al esperpento de los Nobel…

Futuro de conflicto armado en Colombia, reacciones cruzadas

Bogotá, 5 nov (PL) La muerte de Alfonso Cano, máximo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), significa para unos un camino hacia la paz y para otros la posibilidad del recrudecimiento del conflicto interno.

El jefe de Estado, Juan Manuel Santos, quien llegó hoy a la ciudad de Popayán, en el departamento del Cauca (suroccidente), para verificar el cadáver del líder guerrillero, instó a miembros de las FARC a desmovilizarse como vía para dejar a un lado los enfrentamientos en esta nación.

De igual modo, para el presidente del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, Iván Cepeda, se abre “una nueva etapa” que podría “conducir hacia la salida definitiva del conflicto armado” en ese país.

Sin embargo, en declaraciones a la cadena multinacional Telesur, Cepeda alertó que ahora pudiera propiciarse un “recrudecimiento de las operaciones militares”.

De hecho, las Fuerzas Militares colombianas se encuentran en alerta, con el pretexto de una eventual reacción de las FARC por la muerte de su líder.

Cepeda señaló que “este golpe implica la desaparición de un líder que tenía un perfil más político” y era la figura “más proclive” para iniciar el proceso de negociación y diálogo.

Alfonco Cano, antropólogo de profesión y antiguo militante de la Juventud Comunista de Colombia, era considerado dentro y fuera de la FARC figura clave en un eventual escenario de negociación política para finalizar el conflicto interno colombiano.

En 1991, en la delegación negociadora de paz por parte de las FARC, en Caracas (Venezuela) y Tlaxcala (México) en 1992, jugó un importante papel, pese a que fue un fracaso.

También estuvo en varias ocasiones en el frustrado proceso de paz 1999-2002 con el gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002).

Durante ese episodio la guerrilla liberó a decenas de prisioneros de guerra, sin embargo, Pastrana no cedió nunca ante las demandas de la agrupación.

En las negociaciones con Pastrana, las FARC exigieron al gobierno el desmonte de los grupos paramilitares los cuales existían -según denuncias de la propia guerrilla- como expresión de una política oficial de guerra sucia.

Paralelamente a la negociación con las FARC, Pastrana selló la polémica alianza militar con el gobierno estadounidense, en 1999, conocido como el Plan Colombia, que proporcionó millonarios recursos para fortalecer las Fuerzas Armadas so pretexto de combatir las guerrillas y el narcotráfico.

El plan llevó a la agudización de la guerra interna en Colombia, el incremento de las violaciones a los derechos humanos, pues el equipo militar proveído por Estados Unidos ha sido utilizado en masacres de civiles y el desplazamiento forzado de miles de personas, según organizacionres de Derechos Humanos.

La Operación Odiseo donde murió anoche Alfonso Cano se desarrolló en Suárez entre las poblaciones de Jambaló y Toribío, Cauca.

El senador Cepeda dijo a Telesur que Colombia lleva más de medio siglo en este enfrentamiento y urge buscar la salida.

En esta nación suramericana se contabiliza más de 45 mil muertes por motivos políticos en la última década, y más de dos millones de desplazados internos.

Organizaciones sociales colombianas e internacionales atribuyen un 85 por ciento de las muertes al paramilitarismo y han señalado que un 97 por ciento de ellas quedan impunes.

Las FARC han denunciado que la oligarquía política y financiera impide que por la vía del diálogo se hagan los cambios estructurales, económicos, políticos, sociales y militares que requiere Colombia para salir de la profunda crisis en la que la han sumido históricamente los gobiernos liberal y conservador.

Arribó la XXII Caravana de la Amistad Estados Unidos-Cuba

Momentos de la llegada a nuestra isla de la XXII Caravana de la Amistad Estados Unidos-Cuba.FOTO: Roberto Ruiz

Yailé Balloqui Bonzón

Tras recorrer 130 ciudades de Estados Unidos y Canadá desafiando el bloqueo que Washington impone a la Isla por más de 50 años, llegó a la capital cubana la XXII Caravana de la Amistad Estados Unidos-Cuba que trae consigo, además de ayuda humanitaria, un cargamento de amor y agradecimiento para el pueblo cubano, según afirmaron sus integrantes al pisar suelo nacional, en horas de la tarde de este viernes.

A la escalerilla del avión que los condujo desde territorio mexicano, acudieron a darle la bienvenida Caridad Diego, jefa de la oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido; Kenia Serrano, presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), así como el Reverendo Raúl Suárez, director del Centro Martin Luther King jr, entre otros.

Esta nueva edición de la Caravana estará dedicada a los jóvenes cubanos y, en nombre de ellos, Leira Sánchez, jefa del Departamento de Relaciones Internacionales de la UJC, les dio la bienvenida y agradeció el esfuerzo encomiable que realizan para no dejar morir la idea de Lucius Walker —fundador de la iniciativa y fallecido en septiembre de 2011—, así como su permanente lucha por romper el bloqueo que el Washington impone a nuestra Isla y su contribución al desarrollo de la solidaridad y amistad entre nuestros pueblos.

Por su parte, Helen Bernstein, coordinadora interina de la Caravana, recalcó que el grupo continuará haciendo todo lo que esté a su alcance para ponerle fin a esa injusta medida, tal como era el sueño de Lucius.

Relató además que una vez más, en el paso fronterizo entre Estados Unidos y México, las autoridades estadounidenses decomisaron siete computadoras, tal como hicieran en 2010.  «Pero aquí estamos», recalcó.

( Tomado de Juventudrebelde.cu )

A %d blogueros les gusta esto: