Gusanos, una fuente de proteínas que podría sustituir a la carne o el pollo

Un equipo de científicos ha descubierto recientemente que los gusanos de harina, los Tenebrio molitor, y los gusanos rey (Zophobas morio), podrían ser el sustento alimenticio del futuro con un potencial para reemplazar a la carne o el pollo como fuente de proteínas en la Tierra.

gty_mealworm_mini_quiche_jef_121220_wblog-300x168El estudio, publicado en PLoS ONE, indica que consumir gusanos de harina y larvas de gusano rey son una clara alternativa ecológica a los animales de granja. La razón: requieren de una menor cantidad de terreno y produce menos gases de efecto invernadero por kilogramo de proteína producida.

Para ello, los investigadores compararon el impacto medioambiental de la producción de carne y la de gusanos usando tres parámetros: el uso del suelo, las necesidades de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero. El resultado fue que los gusanos producían más proteínas comestibles que las granjas tradicionales de pollo, carne de cerdo, carne de vaca o leche, para la misma cantidad de tierra utilizada.

Según los científicos de la Universidad de Wageningen, más de dos tercios de las tierras agrícolas del mundo se están utilizando como casa, cría y alimento para animales. Un proceso que también sería el responsable de aproximadamente el 15% de los gases de efecto invernadero peligrosos producidos por los seres humanos.

Muchos científicos indican que el mundo necesita “comer” más plantas con el fin de luchar contra la carne cruda y los efectos sobre el medio ambiente. El nuevo estudio sugiere que comer insectos podría ser una buena manera de obtener proteínas de origen animal, evitando los efectos de desarrollo de la ganadería.

Y no sería la primera vez. Aunque la mayoría asociamos a los gusanos como fuente de alimento para reptiles, peces o aves, lo cierto es que el insecto está disponible para el consumo humano liofilizado, enlatado o vivo. Existen recetas para cocinar ciertos insectos como alimento alto en proteínas.

Para el estudio, los gusanos fueron tratados con una dieta de de zanahorias y granos mixtos y se mantuvieron en un ambiente de clima controlado. El resultado del estudio demostró que los insectos eran una fuente más sostenible de proteínas que el pollo, la leche, la carne de cerdo o vaca. Según los investigadores, la producción de un kilogramo de proteína de los gusanos tomó menos de una décima parte de la tierra que se necesita para hacer lo mismo con la carne vacuna. Además, los gusanos de harina crearon sólo 2,7 kilogramos de dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. Según los científicos:

Dado que la población de nuestro planeta sigue creciendo, y la cantidad de tierra en la tierra es limitada, se necesita un sistema más eficiente y más sostenible de la producción de alimentos. Ahora, por primera vez, se ha demostrado que los gusanos de harina, y posiblemente otros insectos comestibles, pueden ayudar en la consecución de dicho sistema. Nuevas mejoras del sistema de producción en el gusano de harina, la selección de la automatización, la optimización de alimentación o la cepa genética se espera que aumente la productividad y disminuya el impacto ambiental.

Un estudio que sigue la estela del estudio del 2010. Un informe de los científicos de la Universidad de Wageningen que indicaba que cinco especies diferentes de insectos eran muchos más respetuosos con el medio ambiente que la cría de carnes convencionales.

http://alt1040.com/

Fósiles hallados en China sugieren la existencia de otra especie humana

Esqueletos parciales de misteriosos seres humanos recién identificados, hallados en dos cuevas en el suroeste de China, muestran una combinación única de rasgos anatómicos primitivos y modernos, dicen los científicos.

“Sus cráneos son anatómicamente únicos. Lucen muy distintos a todos los seres humanos modernos, ya sea que estén vivos hoy en día o en África hace 150.000 años”, dijo el autor principal del estudio, el biólogo evolutivo Darren Curnoe, de la Universidad de New South Wales en Australia.

Los fósiles fueron hallados en la Cueva Longlin (provincia de Guangxi) y en la Cueva Maludong (provincia de Yunnan), regiones adjuntas en el sur de China. Estas personas de la Edad de Piedra tenían rostros cortos, planos y carecían del mentón moderno. Tenían huesos craneales gruesos, bóveda craneal redondeada, prominentes arcos superciliares y un cerebro de tamaño moderado.

Fueron llamados hombres de la Cueva del Ciervo Rojo, ya que según los científicos cazaban ciervos rojos ahora extintos y los cocinaban en la cueva de Maludong, donde cuatro de los cinco fósiles de esqueletos parciales fueron encontrados.

Los científicos siguen debatiendo la polémica cuestión de si la gente de la Cueva del Ciervo Rojo es realmente una nueva especie que indica una nueva línea evolutiva o si es una población muy temprana de los humanos modernos.

El equipo de investigadores australianos y chinos es cautelosamente optimista en lo que respecta a clasificar lo que han descubierto.

“La evidencia es bastante equilibrada en este momento. Se inclina hacia la idea de que la gente de la Cueva del Ciervo Rojo podría representar una nueva población, posiblemente, una nueva especie”, dijo Curnoe.

Los detalles del descubrimiento fueron publicados en la revista científica PLoS ONE.

La evidencia arqueológica ubica a estos cazadores y recolectores prehistóricos entre 14.500 y 11.500 años atrás, indicando que durante una franja de tiempo en Asia del Este, la gente de la Cueva del Ciervo Rojo podría haber compartido el territorio con personas de aspecto moderno que desarrollaron los inicios de la agricultura.

A pesar de que Asia es el subcontinente más grande, el registro fósil de la evolución humana sigue siendo escaso. La gran mayoría de la arqueología prehistórica se ha enfocado en Europa y África, dicen los científicos.

“La comprensión de los registros fósiles de Asia del Este es el eslabón faltante en nuestra comprensión general de la evolución humana”, dijo Curnoe.

El sitio Maludong fue excavado por primera vez por los chinos en 1989. En aquel entonces, se encontraron varios conjuntos de fósiles, pero no fue sino hasta 2008 que el sitio fue estudiado y los restos analizados por Curnoe y su equipo de investigadores.

La edad donde se hicieron los hallazgos fue determinada mediante la recopilación de muestras de sedimentos y comprobada usando datación por radiocarbono.

En la reconstrucción, falta el ADN

En la Cueva Longlin, se encontraron los restos de una mandíbula inferior situada en un lecho de sedimentos en 1979 y redescubiertos en un laboratorio ubicado en el sótano de uno de los investigadores chinos en 2009. Los huesos primero tuvieron que ser retirados de la roca sedimentaria. Luego, utilizando una tomografía computarizada en 3D, se crearon modelos del cráneo, mostrando tanto las prominentes características primitivas como modernas.

Debido a la incertidumbre que rodea al registro de este fósil humano, los paleoantropólogos dicen que se requieren pruebas de ADN más concluyentes.

Las pruebas de ADN iniciales realizadas en los fósiles no muestran evidencia de ADN humano, pero Curnoe y su equipo seguirán adelante.

“Si tenemos éxito en extraer ADN, eso nos dará una comprensión muy precisa de exactamente quiénes son estas personas y dónde podrían encajar en el árbol de la evolución humana”, dijo.

“Estamos tratando de comprender la historia común. ¿Qué nos une a todos? ¿De dónde venimos? En la comprensión de nuestro pasado evolutivo, esto podría ayudarnos a entender dónde estamos hoy y hacia dónde podríamos dirigirnos”, añadió Curnoe.

Tomado de http://cnnespanol.cnn.com/

A %d blogueros les gusta esto: