Ian Padrón, el cansancio ante los obstáculos, el supuesto maltrato o la incomprensión no son pretextos para cambiar una ideología

Por Ramón Bernal Godoy

“Las excusas pueden parecer explicaciones, pero en realidad son distorsiones de la verdad”.

emvideo-youtube-o-4UHjA0frs¿Hasta cuando? Sí, hasta cuando tendremos que aceptar que personas nacidas en Cuba ante supuestos “inconvenientes” crean que “mudarse” a Estados Unidos, hacer un par de declaraciones públicas y prestarse al jueguito de desacreditar todo lo que se hace en el país que le vio nacer es un modo de vengarse o dañar la autoridad moral de la Revolución cubana y sus líderes. ¿Creen realmente que a los que habitamos acá nos importa esa actitud tan arrogante, semejante a la conocida “pataleta infantil”? ¿Tan importantes se auto consideran?

Cuanto tiempo demorará para que esas personas, en lugar de ir a “llorar” y “dar las quejas” a casa del vecino –y de paso preguntarle si tiene algún empleo o posibilidad para fortalecer sus finanzas- entienda que el deber, ya no solo de un revolucionario sino de un ser humano trabajador es no cansarse, ser firme e ir en actitud quijotesca contra los molinos de viento que impone el porvenir, en lugar de andar esgrimiendo acusaciones y “sin pretextos”.

El cansancio ante los obstáculos, el supuesto maltrato o la incomprensión no son pretextos para cambiar una ideología, un modo de pensar y mucho menos un modo de vida. El más grande de los cantautores cubanos, Silvio Rodríguez, ya una vez alertaba sobre lo difícil que podrían resultar “las sillas en el camino”, nadie dijo que fuese fácil, incluso el propio presidente cubano Raúl Castro, cansado está de alertar sobre conductas impropias que hacen tanto daño o más que los enemigos declarados de la Revolución.

No son estos hechos y mucho menos el supuesto cansancio justificación alguna, menos aún en sujetos que gozan -por su función social u otras posibilidades, que no me cuestiono- de importantes remuneraciones y cómodas condiciones de vida. ¿Qué queda entonces para el modesto obrero? ¿Ó para el médico que enfrenta la adversidad del transporte para llegar a un puesto laboral donde gana más prestigio por salvar vidas que dinero por hacerlo? ¿Ó para el maestro que decide en las aulas el tipo de jóvenes que tendremos mañana? En fin, de que cansancio estamos hablando cuando es archiconocido que La persona que realmente quiere hacer algo, siempre encuentra la manera, mientras los que no, solo encuentran excusas”.

La actualización del modelo económico cubano es un proceso tan complejo como construir una sociedad socialista en un mundo unipolar y bajo un férreo bloqueo de la potencia hegemónica, la mentalidad y actitud de muchos funcionarios no siempre es la mejor ni la más honesta, tampoco la que favorece al principio de unidad y eficiencia, sin embargo, la voluntad política del país, de sus líderes históricos, del proceso que atravesamos y de nosotros, los cubanos que deseamos un mundo y una Cuba mejor, no puede ser desterrada a un saco y obligada a convivir con los ejemplos más retrógrados de la realidad cubana de hoy.

Cada cual es un ser distinto, cada cual tiene derecho a escoger la forma y modo en que desea vivir, pero nadie tiene el derecho a disfrazar sus intenciones y decisiones con la realidad y el sueño de otros. Nadie tiene derecho a generalizar presuntas actitudes de carácter negativo como un modo de hacer prevaleciente en la Cuba que a puro sudor trabaja por levantarse. Si UD desea radicarse en el país más desarrollado del mundo, si UD desea sacar provecho a su prestigio, a su curriculum laboral, si UD desea pasar de vivir bien a vivir mejor, pues felicidades! Las Leyes migratorias cubanas se lo permiten, pero por favor sea sincero, no requiere UD de pretextos para hacerlo, nadie se los ha pedido, al menos nadie de los que habitamos en este lado del mar, en esta modesta pero digna isla.

Benjamin Franklin decía “Aquél que es bueno para poner pretextos, rara vez es bueno para algo más” y lo lamentable está precisamente ahí, que la calidad profesional se pierda entre tanto pretexto y fanfarronería, y que de ser un productor notable acá –un poco arrogante pero realmente bueno- se convierta en un ser ignorado que solo obtiene la deseada notoriedad a través de incursiones políticas que son el camino seguro al futuro fracaso.

Así lo veo.

( Tomado de Mi Cuba por Siempre )

Mientras difama a Cuba, Washington se niega a investigar la muerte de ocho afrocubanos en Miami

El Departamento de Justicia de Estados Unidos se niega a realizar una investigación sobre la muerte de ocho afroamericanos víctimas de la policía de Miami.

Mientras difama a Cuba en una campaña de desinformación orquestada desde la Florida y financiada por la USAID, el Departamento de Justicia de Estados Unidos se niega a realizar una investigación sobre la muerte de ocho afroamericanos víctimas de la policía de Miami bajo el pretexto que, supuestamente, estos “incidentes” están siendo “revisados” por la fiscalía estatal de Miami-Dade.

Una investigación sobre la responsabilidad de la policía en la muerte de jóvenes afroamericanos ha sido prometida en noviembre, en una conferencia de prensa donde Thomas E. Pérez, un asistente de fiscal general, precisó que esta decisión surge después de recibir numerosas ”denuncias sobre un excesivo uso de la fuerza letal por arma de fuego por parte de miembros del Departamento de Policía” de este enclave mafioso del sur de la Florida.

Sin embargo, el Departamento de Justicia hará un estudio “de los métodos de entrenamiento y de las prácticas” de la policía de la ciudad de Miami pero no llevará a cabo investigaciones criminales de las muertes, que, supuestamente, están siendo “revisadas” por la fiscalía estatal de Miami-Dade.

Pérez reconoció que en dieciséis meses, se había registrado “nueve tiroteos en los que estaba involucrada la Policía, que son de interés y que debemos investigar”, y señaló que desde julio de 2010 oficiales del MPD han disparado y matado a ocho jóvenes además de herir de gravedad a un noveno.

Las familias de los muertos han exigido investigaciones en numerosas oportunidades pidiendo transparencia de parte de la policía y de la fiscalía estatal. El NAACP y la Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) se sumaron a las solicitudes. El entonces jefe Miguel Exposito, despedido en septiembre último por insubordinación, ni contestó.

TODOS LOS PRETEXTOS SIRVEN PARA MATAR AL HOMBRE NEGRO

Los jóvenes de los barrios segregados de Miami que han sido víctimas fatales de tiros policíacos y cuyas circunstancias de la muerte será objeto del estudio federal en los referidos diez meses – sin que un solo informe de investigación haya sido entregado ni un solo policía inculpado – son:

- Travis McNeil, de 28 años, que estaba desarmado, fue muerto a tiros en su auto en el Pequeño Haití el 10 de febrero por el agente Reinaldo Goyo. Un amigo de McNeil, Kareem Williams, también recibió disparos, pero sobrevivió.

- Joell Lee Johnson, un menor de 16 años, baleado en una supuesta operación contra robos, el 11 de agosto de 2010,

- Gibson Junior Belizaire, de 21 años, muerto en un tiroteo con agentes en relación con una pelea familiar, el 14 del mismo mes;

- Tarnorris Tyrell Gaye, de 19 años, ejecutado el día 20 siguiente cuando, según la policía, apuntó a oficiales “con una escopeta mientras montaba bicicleta”.

- Brandon Foster, 22 años, asesinado con siete tiros por tres policías en diciembre pasado, en el barrio segregado de Liberty City.

- Lynn Weatherspoon, ejecutado a primeras horas del Año Nuevo 2011, supuestamente después de “un tiroteo” en el barrio segregado de Overtown, El policía que disparo ha sido identificado como Maurice Sodre, de 26 años.

- DeCarlos Moore, asesinado en julio 2010 cuando “los oficiales pensaron equivocadamente que sus gafas de sol eran un arma de fuego cuando los saco de su coche” (sic).

Todos eran de raza negra.

No se menciona el caso particularmente escandaloso, del asesinato en Miami Beach, el 30 de mayo último, de Raymond Herisse, de 22 años de edad, un joven haitiano residente del condado de Palm Beach, ejecutado de 100 balas por 12 policías, al negarse de parar su vehiculo al salir de una fiesta en la playa.

MIAMI PREFIERE ESCONDER SU HISTORIA DE RACISMO Y VIOLENCIA

“Tenemos una crisis en esta comunidad, donde el departamento de policía recurre con demasiada facilidad a la fuerza letal, especialmente cuando se trata de jóvenes de la raza negra…”, señaló Howard Simon, director ejecutivo de la ACLU de la Florida, al conversar con la prensa local.

La investigación es la segunda en una década que realizan las autoridades federales sobre violaciones sistémicas de los derechos humanos por parte de oficiales de la Policía de Miami.

La prensa local de Miami prefiere no mencionar a la historia de racismo y de violencia de esta ciudad.

En la madrugada del 17 de diciembre de 1979, la policía de Miami mata a golpes Arthur McDuffie, un motorista negro desarmado. Absolución de los oficiales por un jurado blanco en 17 de mayo 1980 provocó una rebelión que fue sofocada por 3.500 soldados de la guardia nacional.

En 1982, dos agentes de la policía mataron a un hombre negro de 20 años, Nevel Johnson Jr., sin provocación, en un salón de billar en las cercanías de Overtown. La verdadera rebelión popular docurrida espués de la absolución de uno de los asesinos fue sofocada por 3.500 soldados de la Guardia Nacional.

El 16 de enero de 1989 (Día de Martin Luther King), Clemente Lloyd, de 23 años, fue asesinado a balazos por un policía mientras conducía su motocicleta. Su pasajero, Allan Blanchard, de 24 años de edad, murió de sus heridas. Una rebelión estalló, y el oficial de policía asewsino, William Lozano, fue condenado por homicidio… pero en 1993 su condena fue revocada en apelación.

Esto en esta misma ciudad donde cinco cubanos fueron condenados a extravagantes sentencias de decenas de años de cárcel por infiltrar a organizaciones terroristas, inspiradas por el Estado y protegidas por las autoridades judiciales locales.

 

Tomado de http://www.tercerainformacion.es/

A %d blogueros les gusta esto: