Antonio Guerrero: “Tenemos muchos amigos en EE.UU.”

Hoy se cumplen dieciséis años de la detención de Guerrero, acusado de espionaje en el país del Norte y condenado a 22 años de prisión. Afirma que las cartas que le escriben desde Key West le han servido de apoyo.

Por Gustavo Veiga
Antonio Guerrero junto a su mamá, Mirta Rodríguez.

Antonio Guerrero junto a su mamá, Mirta Rodríguez.

Desde la Prisión Federal de Marianna, Florida, el ingeniero Antonio Guerrero respondió a las preguntas de Página/12. Hoy se cumplen dieciséis años de su detención en Estados Unidos. Es uno de “los cinco héroes”, como se considera en Cuba a los agentes de inteligencia que se habían infiltrado en el exilio anticastrista de EE.UU. para frenar una ola de atentados terroristas en la isla, allá por 1998. La Justicia de ese país lo condenó a 22 años de cárcel por espionaje. El, Ramón Labañino y Gerardo Hernández continúan presos. Sus compañeros René y Fernando González fueron liberados después de cumplir también largas penas.

–¿Qué significa para usted la palabra libertad cuando acaba de cumplir 16 años de prisión en EE.UU.?

–Hay una libertad que nadie puede quitarte, es la libertad cuando uno se siente haciendo un bien, es la libertad de cuando se es útil a una causa justa, es esa libertad que se siente cuando se tiene amor de tanta gente hermosa y valiente, es la simple libertad del hombre inocente al que han condenado injustamente a una larga prisión, incluso, a morir en una prisión.

–¿Cuánto lo ayudaron a tolerar el prolongado encierro sus convicciones políticas, su formación dentro de la Revolución Cubana?

–Más que de convicciones políticas se trata de nobles principios en los que nos educó la Revolución y que aprendimos de nuestro pueblo y su historia. Hablo de los principios martianos por los que nos guiamos y llegamos un día a comprender todo lo que encierra ese pensamiento del apóstol de nuestra independencia: “Patria es humanidad”. La Revolución nos dio la oportunidad de estudiar en excelentes escuelas con grandes maestros, a mí me dio la oportunidad de graduarme de una carrera universitaria en las lejanas tierras de la actual Ucrania, y con un ingreso muy modesto; sin la presencia de mi padre fallecido muy joven, mi familia nunca tuvo que preocuparse de si podían o no pagar mis estudios. Todos los estudios eran gratuitos. Y ese gran logro de la Revolución de la enseñanza gratuita se mantiene en Cuba.

–¿Sus creaciones como los poemas o las acuarelas pueden considerarse una parte de su lucha o son tan sólo expresiones artísticas que contribuyeron a paliar en algo su detención?

–Mis creaciones poéticas y plásticas no sé a veces explicar cómo surgieron. Creo que son el resultado de mi formación, tanto en el hogar como en las escuelas. En cada etapa esas creaciones han sido un arma para la resistencia, pero por sobre todo son una muestra de la esencia humana de los Cinco.

–La prensa de Miami fue determinante para influir sobre el jurado que los condenó, según se denunció judicialmente, y la de EE.UU. en general casi no trató sus casos. ¿Cree que los medios pueden modificar esa postura?

–Voy a responder con una vivencia. Cuando comenzó nuestro juicio, aquel 27 de noviembre de 2001, en la Sala de la Corte había reporteros de muchos medios de prensa, no sólo de los medios de Miami. Los grandes periódicos fueron muy cautelosos al comentar el inicio de nuestro proceso judicial. Un buen día desaparecieron todos de la sala, ¿dejando sólo a quiénes? Pues a aquellos reporteros que eran pagados por el gobierno para crear una campaña contra Cuba y contra nosotros. ¿Quién dio la orden de retirada? No sé. ¿Quién puede dar la orden para modificar eso? Tampoco lo sé. Pero hay preguntas que, aunque no se sabe la respuesta exacta, uno deduce de una manera u otra. Es increíble que el juicio más largo de la historia de una corte de la Florida, y creo que hasta de todo el país, con una cantidad significativa de testigos, algunos que ocuparon y ocupan altos cargos militares y de gobierno, con toda la repercusión en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se haya silenciado de la manera en que se ha hecho.

–Entre los 16 años en prisión y otros ocho que llevaba en EE.UU. antes de ser detenido suma casi 24 fuera de Cuba, ¿cómo imagina hoy a su país?

–Por varias vías recibimos constantemente noticias de Cuba. Las leemos con mucho interés. Miro las fotos en cada publicación con mucho amor. Interrogamos a nuestros familiares hasta los mínimos detalles sobre cada cosa del barrio, del pueblo, de la vida diaria. Sabemos que no es lo mismo que estar allí, donde se palpa el calor del pueblo y nuestros cotidianos avatares. Pero la verdad es que a Cuba siempre la imagino hermosa, digna, sonriente, habladora, jaranera, hospitalaria, tal y como es nuestro pueblo.

–Alguna vez dijo que mirar a sus dos campeones, sus hijos Antonio y Gabriel, equivalía a hacer desaparecer todos los muros de la prisión. ¿Cómo y cuándo se imagina el día de su liberación?

–El día de mi liberación, como dice mi adorada madre, será “mucho para un solo corazón”. Pero tenemos el corazón preparado para ese día. Sabemos que llegará para los tres que quedamos del lado de acá. Y lo imagino como otro punto de partida para otras tareitas, rodeado del amor de mis campeones y de muchos otros amores, a quienes deseamos darles un fuerte abrazo.

–¿Qué sensación le deja el gran movimiento de solidaridad internacional que recibió y sigue recibiendo la causa de los Cinco?

–La primera sensación que siento cuando pienso en la inmensa solidaridad, creciente e indetenible que nos rodea, es el amor que tienen tantas personas a Cuba y a nuestro pueblo. Muchas personas, que incluso nunca han estado vinculadas con el proceso revolucionario cubano. Cuando han conocido de nuestra situación nos escriben, nos muestran su apoyo, asisten a una actividad, preguntan, buscan más información. Saber que todos ellos de una u otra manera reclaman nuestra libertad nos hace sentir muy optimistas y fuertes.

–¿Cómo analiza ciertas demostraciones de respaldo que tienen dentro de EE.UU. como, por ejemplo, las de los maestros de Seattle que apoyan la exposición de sus cuadros o de varios intelectuales?

–Tenemos muchos amigos dentro de los Estados Unidos. En mi caso, tengo amigos de donde vivía, la pequeña ciudad de Key West, una islita situada lo más al sur del territorio estadounidense. Esos amigos desde mi arresto me escribieron cartas y aún me escriben. Nunca se han olvidado de mí ni yo de ellos. En verdad fueron mi mayor apoyo en los momentos más difíciles y fueron un apoyo para los Cinco, porque todos nos poníamos contentos con cada carta que me llegaba.

( Tomado de Pagina 12 )

Cuba: Juristas estadounidenses piden desestimar la condena a los Cinco ( + FOTOS )

FOTO: Roberto Suárez

Reconocidos juristas de Estados Unidos pidieron hoy la desestimación de las condenas dictadas contra cinco antiterroristas cubanos sentenciados en ese país, por considerarlas el resultado de violaciones constitucionales cometidas por el gobierno.

Desde Washington -sede de una videoconferencia sobre el caso, simultánea con La Habana- los abogados Martin Garbus, Raymond Steckle y el exfiscal general Ramsey Clark criticaron el pago de miles de dólares por el gobierno a periodistas para generar un ambiente hostil contra los Cinco.

Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González fueron detenidos en 1998 por su seguimiento a grupos violentos radicados en Miami, desde donde organizan acciones como las que han dejado casi tres mil 500 muertos y dos mil discapacitados en Cuba.

Para Garbus, abogado defensor de Gerardo, causa sorpresa la contratación de reporteros con el propósito de influenciar al jurado y la comunidad de Miami, ciudad sede del juicio.

Miles de dólares de dinero federal se destinaron a esa campaña por radio, televisión y prensa escrita, desarrollada por periodistas con antecedentes de participación en actividades paramilitares y otras acciones violentas contra la isla, algo sin precedentes, apuntó.

De acuerdo con el conocido litigante, ya es hora de que los antiterroristas sean puestos en libertad, después de 14 años encerrados en suelo estadounidense y de tantas evidencias de la conducta anticonstitucional de Washington.

Por su parte, Steckle consideró que la campaña organizada por el gobierno en complicidad con medios como The Miami Herald, El Nuevo Herald y Radio/TV Martí inflamó a la opinión pública y envenenó al jurado actuante, hasta lograr las largas condenas a los Cinco.

El veredicto debe dejarse a un lado por “ser un insulto a nuestro sistema de justicia”, estimó.

En su intervención en la videoconferencia, el exfiscal general Clark resaltó el papel de los antiterroristas, quienes “vinieron a Estados Unidos para proteger al pueblo cubano”

Tengo que decir que fue una misión heroica y difícil, por la que han estado 14 años en prisión, dijo.

Clark coincidió en calificar de violación la postura de Washington, al lastrar el principio del juicio imparcial.

Al participar en el foro simultáneo Washington-La Habana, Adriana Pérez, esposa de Gerardo, aseguró sentirse decepcionada por el sistema judicial norteamericano.

Para mí es extremadamente doloroso continuar hablando de tantas ilegalidades 14 años después, señaló en esta capital.

Ante una pregunta de Prensa Latina, Adriana destacó el papel de la solidaridad internacional como arma para lograr el regreso de los Cinco a Cuba.

Gracias a la solidaridad el mundo conoce hoy más el caso, por tanto seguimos confiando en ella; no olvidemos que Gerardo dijo que saldría de la cárcel por un jurado de millones, expuso.

FOTO: Roberto Suárez/Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/Juventud Rebelde

Cuba: EE.UU. mantiene ocultas pruebas en incidente de avionetas

EE.UU. mantiene ocultas las imágenes satelitales que prueban que el derribo en febrero de 1996 de dos avionetas de un grupo terrorista en Miami ocurrieron en el espacio aéreo cubano, denunció Ricardo Alarcón.

Los gobernantes norteamericanos saben que ellas prueban que el incidente ocurrió dentro del territorio cubano; sólo eso puede explicar tal conducta, señaló el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular en un artículo publicado en el portal Antiterroristas.cu.

Alarcón recuerda en el texto que Washington negó esas tomas a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) durante su investigación del hecho, así como a la defensa de cinco cubanos condenados en Estados Unidos por su seguimiento a grupos violentos radicados en Miami.

El tema de las imágenes satelitales vuelve a la palestra por estos días, cuando el 12 de septiembre se cumplieron 14 años del arresto en Miami de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, René González, Antonio Guerrero y Fernando González, conocidos como Los Cinco.

Pese a no tener relación alguna con el derribo de los aparatos de la organización Hermanos al Rescate, Hernández fue acusado de conspiración para cometer asesinato en el cargo 3 presentado por la Fiscalía en el caso.

Ese cargo centró el proceso contra los antiterroristas, a partir del papel desempeñado por periodistas contratados por Washington para generar en la comunidad miamense y en el jurado el rechazo hacia los Cinco, propiciando así severas sentencias contra ellos.

“La determinación del lugar exacto donde ocurrió el incidente no era relevante para Gerardo pues él era totalmente ajeno al hecho dondequiera que éste hubiera ocurrido. Pero era decisiva para el Tribunal pues sólo tendría jurisdicción si el lamentable suceso hubiese tenido lugar fuera del territorio cubano”, apunta Alarcón en su artículo.

El líder parlamentario advierte que desde entonces no han sido pocos los esfuerzos para encontrar “las tan famosas como perdidas imágenes”.

En ese sentido, menciona las múltiples solicitudes realizadas por el Centro para el Derecho Constitucional y los Derechos Humanos, institución privada de California, para obtenerlas al amparo de la Ley de Libertad de Información.

Washington ha dado prueba de una rigurosa consistencia en su tenaz negativa a mostrar las imágenes tomadas por sus propios satélites (…) No pudo conocerlas la OACI, ni el Consejo de Seguridad de la ONU, ni un tribunal federal, ni la sociedad civil norteamericana, precisa Alarcón.

Recientemente, en otro material dedicado al incidente de las avionetas, el parlamentario calificó de irresponsable y caprichoso el empeño del gobierno estadounidense de utilizarlo contra los antiterroristas.

“A esta acusación dedicó el Tribunal la mayoría de sus sesiones, expertos y testigos. En la sala de la Corte estuvieron presentes todos los días los familiares de los que perdieron la vida el 24 de febrero de 1996 quienes hacían demostraciones públicas y daban conferencias de prensa allí mismo frente a los miembros del jurado”, escribió la semana pasada.

Alarcón añadió entonces que el tema de las avionetas fue el eje central de la campaña mediática, y el motivo de miles de artículos y comentarios en la prensa escrita y en las emisoras de radio y televisión.

Curiosamente los medios le prestaron gran atención al Cargo 3; puede afirmarse sin la menor duda que la acusación fue resultado de una conspiración en la que los periodistas pagados por el Gobierno tuvieron un papel decisivo, expuso.

Por estos días, la defensa de Gerardo presentó a la Corte un Affidávit (declaración jurada) que revela detalles del pago a reporteros en Miami por el Gobierno, con el objetivo de generar un escenario capaz de predisponer al jurado y la comunidad.

Tan solo The Miami Herald y El Nuevo Herald publicaron mil 111 materiales en un lapso de 194 días, con cierre el 8 de junio de 2001, cuando fueron declarados culpables Los Cinco.

http://www.escambray.cu/

A %d blogueros les gusta esto: