Cubanos se han visto imposibilitados de asistir a eventos culturales, deportivos, científicos y académicos en EE.UU.

Cuba Estados Unidos

Agradezco otra vez al Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), a su Equipo de EE.UU. y a la Dra. Soraya Castro Mariño, por la organización de este magnífico evento anual sobre las relaciones Cuba-EE.UU., el más importante que se realiza en nuestro país acerca de este tema, y por la invitación que me extendieron para clausurarlo, lo cual me honra hacer ante tan selecta audiencia de los más destacados expertos estadounidenses y cubanos en la materia.

Durante las cuatro semanas que siguieron a la realización de este mismo Taller, en diciembre de 2016, nos vimos envueltos en un intenso trabajo con el anterior Gobierno de EE.UU., que nos permitió suscribir, tan solo en ese breve período, 10 nuevos acuerdos en áreas de interés común, algunos de particular relevancia para las relaciones bilaterales, como la Declaración Conjunta sobre temas migratorios y el Memorando de Entendimiento para la cooperación en materia de aplicación y cumplimiento de la ley.

Como cuando nos reunimos aquí el año pasado no había concluido el gobierno del presidente Obama, me permito ahora hacer un resumen sintético de los resultados alcanzados en las relaciones bilaterales en los dos últimos años de su mandato:

•    Se solucionaron importantes asuntos para Cuba: la liberación y el regreso de tres de los Cinco cubanos encarcelados; la exclusión de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo; la eliminación de la política de pies secos-pies mojados y del Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, y la renovación del registro de la marca de ron Havana Club en EE.UU., entre otros.

•    Hubo avances importantes en la esfera diplomática: el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de las embajadas; 3 encuentros entre los presidentes de los dos países; 25 visitas de alto nivel en ambas direcciones; y la creación de la Comisión Bilateral Cuba-EE.UU.

•    Se registraron progresos significativos en la esfera de la cooperación: 22 instrumentos bilaterales suscritos, 54 encuentros técnicos y acciones de cooperación en temas de interés mutuo; y 25 reuniones en el marco de diversos diálogos sobre asuntos bilaterales y multilaterales.

•    Crecieron exponencialmente los viajes de los estadounidenses a Cuba (76% en 2015 y 74% en 2016), así como los intercambios entre ambos países (más de 1200 acciones en 2016) y se concretaron los primeros acuerdos económico-comerciales en más de 50 años.

Quedaron cuestiones muy importantes para Cuba pendientes de solución, algunas de las cuales estaban en manos del Ejecutivo, como el desmantelamiento de una buena parte del bloqueo mediante un uso más amplio de las prerrogativas del Presidente y la suspensión de los programas de cambio de régimen; mientras que otras dependen de decisiones del Congreso, como el levantamiento total del bloqueo, la eliminación de las transmisiones radiales y televisivas, el fin del financiamiento a los proyectos subversivos y la devolución del territorio ocupado por la Base Naval de EE.UU. en Guantánamo.

En esos dos años quedó demostrado que Cuba y EE.UU. pueden intentar construir una relación de nuevo tipo, basada en el respeto y la igualdad, que a la vez que reconozca las diferencias existentes, no haga de ellas el centro de nuestros vínculos, sino que estos descansen esencialmente en los beneficios que puedan reportar a los dos países y pueblos.

Durante el presente año, se ha consumado un retroceso significativo en las relaciones entre Cuba y EE.UU., con respecto al nivel en que estas se encontraban en el mes de enero de 2017, y se ha deteriorado el clima bilateral en su conjunto, como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump.

Los primeros indicios de este retroceso se pusieron de manifiesto en la recta final de la campaña a las elecciones presidenciales de 2016, cuando el entonces candidato republicano, que anteriormente había apoyado el acercamiento a Cuba, amenazó con revertir totalmente la política de Obama.

Este proceso se puso en marcha poco después de asumir la presidencia, cuando el mandatario estadounidense ordenó, el 3 de febrero de 2017, una revisión de la política de EE.UU. hacia Cuba y, entretanto, la paralización de la inmensa mayoría de los intercambios oficiales y de los mecanismos de cooperación bilateral establecidos. Como resultado, varios encuentros técnicos inicialmente previstos en el área de aplicación de la ley (enfrentamiento al narcotráfico y al terrorismo, y asistencia judicial en materia penal) fueron cancelados y solo se mantuvieron los intercambios referidos a la migración, la seguridad de la aviación, y búsqueda y salvamento. Un poco antes, durante el período de transición del gobierno, la parte estadounidense había declinado la propuesta de Cuba de sostener en La Habana las reuniones planificadas de dos de los grupos de trabajo del Diálogo Económico (propiedad intelectual, y comercio, inversiones y cooperación económica).
El retroceso tuvo su primera expresión formal en el “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, firmado y dado a conocer por el presidente Trump el 16 de junio de 2017, en Miami. Mediante este documento, que derogó la directiva de Obama del 14 de octubre de 2016, titulada “Normalización de las Relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, quedó claramente evidenciado que la política del gobierno de EE.UU. en lo adelante no sería normalizar los vínculos bilaterales, sino retornar a la vieja política fracasada de recrudecimiento del bloqueo y la subversión contra Cuba.

El estado de las relaciones bilaterales se agravó sensiblemente, a partir de las decisiones adoptadas en septiembre y octubre por el Gobierno de EE.UU., de reducir de forma sustancial el personal de su Embajada en La Habana y de expulsar, de manera unilateral, infundada y arbitraria, a 17 funcionarios de la Embajada de Cuba en Washington, con el pretexto de los alegados incidentes que habrían afectado la salud de algunos de sus diplomáticos y familiares, y de que el gobierno cubano no había adoptado todas las medidas adecuadas para garantizar su protección y seguridad.

Pero esto no fue suficiente y el Gobierno de EE.UU. escaló en su reacción: emitió una advertencia a los viajeros para disuadirlos de visitar Cuba y publicó un aviso sobre restricción de alojamiento en algunos hoteles de La Habana. Previamente, había suspendido todos los viajes de delegaciones oficiales y de funcionarios gubernamentales a Cuba.

Estas medidas son injustificadas y políticamente motivadas, pues no se basan en evidencias ni en resultados investigativos concluyentes.

Reitero hoy que el gobierno cubano no tiene responsabilidad alguna en los incidentes reportados. Cuba, que ha sido víctima en el pasado de atentados contra miembros de su personal diplomático, que fueron asesinados, desaparecidos, secuestrados o agredidos en el ejercicio de sus funciones, cumple con todo rigor sus obligaciones, muestra un historial impecable en la protección de los agentes diplomáticos y jamás permitiría la realización de acciones contra su integridad física y moral.

La investigación que llevan a cabo las autoridades cubanas, que hasta ahora han recibido una cooperación muy limitada y poco efectiva de EE.UU., ha arrojado que no existe evidencia alguna sobre la ocurrencia de los alegados incidentes, ni de las causas de las afecciones de salud notificadas, ni de que estas hayan sido causadas por un ataque de cualquier naturaleza. Vale señalar que las agencias especializadas estadounidenses tampoco tienen pruebas que permitan confirmar la ocurrencia de “ataques”, ni hipótesis sobre el origen de los problemas de salud de sus diplomáticos.

Las decisiones del Gobierno de EE.UU. han repercutido negativamente en el funcionamiento de la Embajada de Cuba en Washington, en particular del Consulado, y han causado serias afectaciones en nuestros servicios a los cubanos residentes en EE.UU. que desean visitar a sus familiares en Cuba y a los ciudadanos estadounidenses interesados en viajar a nuestro país. También, al desmantelar la Oficina Económico-Comercial, han dejado sin interlocutor al empresariado de EE.UU. que mantiene interés en explorar e identificar oportunidades de negocios.

A su vez, la reducción drástica del personal diplomático estadounidense y la suspensión del otorgamiento de visas en el Consulado, hecho sin precedentes desde la apertura de una oficina en La Habana en 1977, ha paralizado los trámites de los ciudadanos cubanos para emigrar o visitar EE.UU., los cuales han sido transferidos a terceros países, haciéndolos totalmente inviables.

Estas medidas han tenido también un impacto negativo en la cooperación bilateral en temas de interés mutuo, los intercambios y los viajes entre los dos países, los vínculos familiares y las relaciones migratorias.

Los primeros efectos adversos ya se hacen sentir: no se autorizaron por el Departamento de Estado los viajes de funcionarios del Servicio Geológico de EE.UU. y del Centro de Control de las Enfermedades para participar en eventos científicos y de expertos en Cuba; se postergó un encuentro técnico sobre agricultura acordado inicialmente para septiembre; se ha paralizado la cooperación en materia de salud; no se han concretado las acciones de cooperación sobre medioambiente, con excepción de algunas expediciones científicas; y se pospusieron y reprogramaron para Washington las reuniones originalmente previstas en La Habana, de la Comisión Bilateral, la ronda migratoria y varios grupos de trabajo del Diálogo de Aplicación y Cumplimiento de la Ley.

Muchos cubanos se han visto imposibilitados de asistir a eventos culturales, deportivos, científicos y académicos en EE.UU., al no poder recibir sus visas en La Habana, y se han cancelado las visitas de decenas de grupos estadounidenses, incluyendo de estudiantes universitarios.

En cifras globales, por los efectos acumulativos de los primeros meses del año, los viajes de EE.UU. a Cuba aún muestran un incremento significativo entre enero y noviembre de 2017, en comparación con igual período de 2016 (579 288 viajes de estadounidenses para el 248,7% de crecimiento; y 386 388 viajes de cubanos residentes en EE.UU. para el 140% de crecimiento; en total, en los once primeros meses de 2017, hemos recibido a 965 676 visitantes de EE.UU., para un 189,7% de crecimiento). Sin embargo, en las últimas semanas se aprecia una disminución notable del ritmo de crecimiento, por el impacto combinado de la insólita advertencia del Departamento de Estado y las medidas del gobierno contra los viajes.

En este contexto, entraron en vigor el 9 de noviembre, las regulaciones para implementar las medidas anunciadas por el presidente Trump en junio, que endurecen el bloqueo, generan confusión en cuanto a lo que es permitido o no y tienen, por ende, un efecto intimidatorio y disuasivo. Estas no han hecho más que confirmar el serio retroceso que ha tenido lugar en los vínculos entre ambos países.

La emisión de una lista arbitraria de “entidades cubanas restringidas”, supuestamente vinculadas, de manera infundada, al sector de defensa y seguridad nacional, con las que en lo adelante quedan prohibidas las transacciones de EE.UU., y de prohibir los viajes individuales de los estadounidenses en la categoría de intercambios “pueblo a pueblo”, no solo dañan a la economía cubana y a sus sectores estatal y privado, sino también a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba se restringe aún más, y a sus empresarios, que se ven privados de interesantes oportunidades de negocios frente a su competencia.

Todos estos pasos han sido acompañados de reiterados pronunciamientos irrespetuosos y ofensivos hacia Cuba del presidente Trump y otros altos funcionarios de su gobierno, que retoman la retórica hostil de los períodos de mayor confrontación, añadiendo un componente negativo adicional que enrarece el clima bilateral.

Si el retroceso en las relaciones no ha sido mayor, como se ha dicho era el deseo de elementos de extrema derecha de origen cubano y algunos aliados dentro del gobierno, se ha debido a la fuerte oposición de miembros del Congreso de ambos partidos y de numerosos sectores, incluyendo empresarios, académicos, militares retirados, entidades científicas y educacionales, agencias de viajes, organizaciones diversas, cubanos residentes e, incluso, agencias gubernamentales, que durante dos años constataron y recibieron los beneficios de una relación diferente con Cuba.

Según se ha publicado, esto fue lo que hizo posible que la directiva de política anunciada por el presidente Trump, preservara en su texto la cooperación con Cuba en temas de interés mutuo y mantuviera sin cambios otras de las regulaciones promulgadas en época del presidente Obama para modificar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo.

En esta compleja coyuntura, el gobierno cubano ha reiterado varias veces su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de EE.UU., sin imposiciones ni condicionamientos.

Pero, ello no ha quedado en el plano declarativo, sino que en correspondencia con esta posición, Cuba ha dado pasos concretos para mantener una relación civilizada y mutuamente beneficiosa con EE.UU.

Entre otras acciones, en los últimos meses, hemos presentado al Departamento de Estado 7 planes para la implementación de los memorandos de entendimiento suscritos sobre cooperación en materia de hidrografía y geodesia, áreas terrestres protegidas, sismología, meteorología, control del cáncer, sanidad animal y vegetal, y hermanamientos de parques nacionales.

Hemos reiterado las propuestas de bases para la cooperación bilateral en el enfrentamiento a la trata de personas, el terrorismo, el tráfico de personas y el fraude migratorio, y el lavado de activos, así como ayudas a la navegación y mapificación topográfica.

Estamos a la espera de las respuestas de las autoridades estadounidenses.

Al mismo tiempo, en medio de los retos que nos impone el marco restrictivo de las regulaciones y las leyes del bloqueo, que es el obstáculo principal para las relaciones económicas, comerciales y financieras entre los dos países, el interés y la persistencia de empresas cubanas y estadounidenses han hecho posible concretar algunos nuevos negocios en sectores de prioridad, como el transporte, equipos para infraestructura y agricultura, y el turismo. A su vez, se avanza en las negociaciones de nuevos acuerdos en otros importantes sectores como la salud, la energía y la biotecnología.
Pero, no basta con la voluntad de una de las partes.

En diciembre del año pasado, al clausurar este mismo Taller, me referí a la entonces posibilidad de que se revirtiera parte o todo el proceso iniciado hacia la mejoría de las relaciones y afirmé: “El futuro Gobierno de EE.UU. tiene la palabra. Veremos si triunfa el sentido común o si prevalecen los viejos hábitos que por tantos años no nos llevaron a ninguna parte”.

En lo que nos compete, seguiremos trabajando con todas las personas de buena voluntad en EE.UU., conscientes de que existe un consenso generalizado en las sociedades cubana y estadounidense a favor de mejores relaciones entre nuestros dos países y pueblos.

Muchas gracias.

(Tomado de http://www.minrex.gob.cu/)

Carta del presidente Raúl Castro a Barack Obama

f0030977

La Habana, 1 jul (AIN) A continuación, trasmitimos íntegramente la carta enviada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba al Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países y la apertura de embajadas:

La Habana, 1ro de julio de 2015
Señor Presidente:

En consonancia con los anuncios del 17 de diciembre de 2014 y las conversaciones de alto nivel entre nuestros gobiernos, me complace dirigirme a Usted para confirmar que la República de Cuba ha decidido restablecer relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América y abrir misiones diplomáticas permanentes en nuestros respectivos países, el 20 de julio de 2015.
La parte cubana asume esta decisión, animada por la intención recíproca de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre nuestros pueblos y gobiernos.
Cuba se inspira asimismo en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, a saber, la igualdad soberana, el arreglo de las controversias por medios pacíficos, abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, la no intervención en los asuntos que son de la jurisdicción interna de los Estados, el fomento de relaciones de amistad entre las naciones basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y la cooperación en la solución de problemas internacionales y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos.
Lo anteriormente expresado está en conformidad con el espíritu y las normas establecidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961 y en la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares del 24 de abril de 1963, de las cuales tanto la República de Cuba como los Estados Unidos de América son Estados Parte, y regirán las relaciones diplomáticas y consulares entre la República de Cuba y los Estados Unidos de América.
Hago propicia la oportunidad para expresarle, señor Presidente, el testimonio de nuestra consideración.

Raúl Castro Ruz.

Carta de Obama a Raúl Castro

slider_cubaeeuu_banderas_astas_1

Su Excelencia
Raúl Castro Ruz
Presidente de los Consejos de Estado
y de Ministros
de la República de Cuba
Habana

Estimado Sr. Presidente:

Me complace confirmar, tras conversaciones de alto nivel entre nuestros dos gobiernos, y con arreglo al derecho y las prácticas internacionales, que los Estados Unidos de América y la República de Cuba decidieron reestablecer relaciones diplomáticas y misiones diplomáticas permanentes en nuestros respectivos países el 20 de julio de 2015. Este es un avance importante en el proceso de normalización, iniciado el pasado diciembre, en cuanto a las relaciones entre nuestros dos países y pueblos.

Al tomar esta decisión, los Estados Unidos se ven alentados por la intención recíproca de entablar relaciones respetuosas y cooperativas entre nuestros dos pueblos y gobiernos, congruentes con los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, en particular los relativos a la igualdad soberana de los Estados, la solución de controversias internacionales por medios pacíficos, el respeto por la integridad territorial y la independencia política de los Estados, el respeto por la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, así como la promoción y el fomento del respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos.

Los Estados Unidos y Cuba son partes en. la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, firmada en Viena el 18 de abril de 1961, y la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, firmada en Viena el 24 de abril de 1963. Me complace confirmar el entendimiento de los Estados Unidos de que las antedichas convenciones se aplicarán a las relaciones diplomáticas y consulares entre nuestros dos países.

Lo saluda atentamente,

Barack Obama

Senadores EE.UU. piden en La Habana cese de bloqueo contra Cuba

Foto: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Foto: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

La mayoría de los congresistas y los ciudadanos estadounidenses apoyan el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba y el levantamiento del bloqueo económico contra la isla, dijo hoy aquí el senador demócrata norteamericano Patrick Leahy.

Leahy, presidente pro témpore emérito de la Cámara alta, encabeza una delegación que visita la nación caribeña desde el jueves pasado, integrada por su correligionario Benjamin Cardin, de Maryland, la figura de más alto rango de su partido en el Comité de Relaciones Exteriores de dicho hemiciclo, así como el republicano por Nevada, Dean Heller.

El legislador agregó que existe un fuerte debate en el Capitolio sobre las sanciones anticubanas, pero expresó su certeza de que triunfarán quienes favorecen los vínculos normales con la mayor de las Antillas, pues solo una minoría se opone a la eliminación de las medidas punitivas.

El senador por Vermont añadió que “estamos en el camino correcto iniciado por el presidente cubano, Raúl Castro, y el mandatario Barack Obama el 17 de diciembre pasado”, cuando anunciaron su deseo de restablecer relaciones e iniciar un proceso hacia la normalización de los nexos bilaterales.

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

Desde entonces hasta hoy visité tres veces a Cuba, conversé con los cubanos a todos los niveles y soy testigo de que en ese tiempo hubo cambios muy positivos acá, agregó Leahy, quien está seguro que la apertura de las embajadas respectivas en Washington y La Habana tendrá lugar “muy pronto”.

Este es un proceso que debimos iniciar hace mucho tiempo, porque fue un error la política de bloqueo mantenida contra el Gobierno de La Habana durante más de medio siglo, una medida que fracasó y fue contraproducente para los intereses norteamericanos, añadió.

Por su parte Heller, el único republicano del grupo, resaltó que esta es su primera visita a Cuba y la estancia aquí lo ayudó sobremanera a entender la realidad de la isla y la necesidad de renovar los vínculos bilaterales. “Vine sin ninguna claridad en el tema y es ahora que veo la luz sobre lo que realmente sucede”, añadió.

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Cardin se sumó a sus colegas en cuanto a la necesidad de que el Congreso norteamericano levante el bloqueo contra Cuba, en particular las prohibiciones de viajes de los estadounidenses a la isla, aunque reconoció que existen discrepancias entre ambos Gobiernos que serán abordadas principalmente tras la apertura de las embajadas.

Los visitantes se entrevistaron el viernes con el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, con quien hablaron sobre las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y el debate que tiene lugar actualmente en el Congreso de ese país sobre la eliminación de las restricciones a los viajes y al comercio con la isla caribeña.

También fueron recibidos la víspera en la sede de la Cancillería por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, con quien abordaron asuntos de interés sobre la política exterior cubana, el contexto actual de los vínculos entre Cuba y Estados Unidos y el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas.

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Durante su estancia en la mayor de las Antillas, Leahy y sus colegas sostuvieron encuentros con cuentapropistas, líderes religiosos locales y embajadores de otras naciones, además de que visitarán hoy la ciudad de Santiago de Cuba, segunda en importancia del país.

De acuerdo con las autoridades cubanas, el principal escollo hacia la normalización plena de los nexos entre ambas naciones es el bloqueo económico impuesto por Washington contra la isla desde hace más de medio siglo y que costó más de un billón 112 mil 534 millones de dólares a los cubanos.

Desde enero de 2015 Cuba y Estados Unidos sostuvieron tres rondas de conversaciones en La Habana y Washington, en las que se abordó como asunto central la reanudación de los vínculos diplomáticos, aunque de forma paralela hubo contactos técnicos sobre temas de interés común.

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

( Tomado de Prensa Latina )

Congreso de EE.UU. bloquea fondos para reapertura de embajada en Cuba

Esta última medida del Comité es vista como un “castigo” del Partido Republicano a la política exterior del presidente Barack Obama

La medida está contenida en el proyecto de ley de presupuesto para el Departamento de Estado y operaciones en el extranjero para el año fiscal 2016. Foto: elcomercio.pe

La medida está contenida en el proyecto de ley de presupuesto para el Departamento de Estado y operaciones en el extranjero para el año fiscal 2016. Foto: elcomercio.pe

El Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes de Estados Unidos autorizó este viernes un proyecto de ley para impedir cualquier posibilidad de usar fondos en la reapertura de una embajada estadounidense en Cuba, reporta Telesur.

La medida, aprobada por voto oral, está contenida en el proyecto de ley de presupuesto para el Departamento de Estado y operaciones en el extranjero para el año fiscal 2016 y bloquea el uso de fondos para la reapertura de la embajada, uno de los puntos esenciales para el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU.

El pasado mayo, la Cancillería cubana manifestó que el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países avanza en un “contexto apropiado”, aunque podría demorarse “muchísimo tiempo”.

Con todo eso, aún no se ha logrado la apertura de la embajada y el bloqueo económico, financiero y comercial se mantiene, para lo que se necesita una acción del Congreso de EE.UU. que prospere en estos temas.

Sin embargo, esta última medida del Comité es vista como un “castigo” del Partido Republicano a la política exterior del presidente Barack Obama.

Mientras tanto, este viernes dos senadores de EE.UU. presentaron un nuevo proyecto de ley para levantar el bloqueo que aún mantiene el país norteamericano en contra de la isla.

De ser aprobado este proyecto se restablecería el comercio con la isla y otorgaría al sector privado la libertad de exportar bienes y servicios estadounidenses.

Esto contempla que los agricultores, ganaderos, pequeños negocios y otras industrias del sector privado puedan negociar libremente con Cuba.

Pese a este reciente intento por abolir el bloqueo de EE.UU. contra Cuba, la decisión final recae sobre el Congreso que está controlado por el Partido Republicano, opositor al Gobierno de Obama, lo cual podría dificultar su aprobación.

( Tomado de Granma )

Se reúnen por más de tres horas Canciller cubano y Secretario de Estado de los EE.UU.

Encuentro entre el canciller cubano Bruno Rodríguez y John Kerry en Panamá

Encuentro entre el canciller cubano Bruno Rodríguez y John Kerry en Panamá

El 9 de abril el Ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla y el Secretario de Estado, John Kerry, sostuvieron un encuentro por cerca de tres horas para intercambiar sobre asuntos referidos al restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas. Como resultado de la reunión, que se desarrolló en un clima respetuoso y constructivo, se acordó continuar conversando sobre otros temas.

Departamento de Estado de EE.UU. informa que Cuba no es un país patrocinador del terrorismo

Nota de prensa de la Sección de Intereses de Cuba en Washington

El Departamento de Estado ha enviado una recomendación a la Casa Blanca para que Cuba sea removida de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, allanando el camino para que la Casa Blanca anuncie su propósito de deslistar a Cuba tan pronto como hoy jueves, dijeron a CNN dos funcionarios de la administración estadounidense.

Al hacer la recomendación, el Departamento de Estado certifica que Cuba no ha brindado apoyo a grupos terroristas en los últimos 6 meses, dij la televisora norteamericana.

El Presidente Barack Obama ordenó la revisión de la presencia de Cuba en la Lista alanunciar nuevas relaciones diplomáticas con La Habana el pasado diciembre y prometió actuar con rapidez una vez recibiera la recomendación del Departamento de Estado.

La Casa Blanca ha dejado claro que deseaba hacer el anuncio antes de que Obama participara en la Cumbre de las Amércas a finales de esta semana con el líder cubano Raúl Castro y ordenó al Departamento de Estado acelerar el proceso.

Cuba ha demandado reteradamente que el gobierno de Estados Unidos diera este imprescndible paso antes de que fueran reanudadas las relaciones bilaterales y se abrieran las embajadas en Washington y La Habana. Para Cuba es moralmente inaceptable permanecer un minuto más en la manipulada lista, además de las serias afectaciones financeras quei mplca permancer en ese estatus.

Una vez la Casa Blanca anuncie su decisión, el Congreso tendrá 45 días para pronunciarse sobre el tema.

(Con información de CNN y Cubadebate)

Valora The New York Times curso de las relaciones Cuba-EE.UU.

thenewyorktimesLa Cumbre de las Américas en Panamá será una oportunidad para comprobar los retos del nuevo curso en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, señala hoy un editorial del diario The New York Times.

Los presidentes Raúl Castro, Barack Obama y otros 33 jefes de Estado del hemisferio se reunirán en la nación istmeña esta semana y podrán evaluar la política de la Casa Blanca hacia la isla caribeña, que aunque está en desarrollo, de hecho provocó un cambio en las expectativas sobre el futuro de la isla en la economía global, añade el texto.

Sin embargo, tomará varios años deshacer el conjunto de sanciones que Estados Unidos impone a Cuba desde hace más de cinco décadas porque esas acciones punitivas están codificadas en leyes aprobadas por el Congreso, acota el Times.

A pesar de que los gobiernos de La Habana y Washington todavía tienen que restablecer plenamente las relaciones diplomáticas, resultan prometedores algunos pasos concretos que han tomado ambas partes.

En ese sentido, funcionarios de la Casa Blanca y ejecutivos de compañías norteamericanas se reunieron recientemente con sus contrapartes en Cuba para explorar la forma en que las compañías estadounidenses pueden ayudar a mejorar la infraestructura de comunicaciones en la nación caribeña, agrega la publicación.

El editorial recuerda que una encuesta reciente realizada por la empresa Bendixen & Amandi International mostró que 51 por ciento de los cubanoamericanos aprueban la decisión de iniciar un proceso de normalización de las relaciones con Cuba, siete puntos por encima de una consulta similar realizada en diciembre de 2014.

Delegaciones de Estados Unidos y Cuba realizaron entre enero y marzo pasados varias rondas de conversaciones desde la decisión de reanudar los vínculos diplomáticos, anunciada el 17 de diciembre por los respectivos presidentes.

La reunión más reciente tuvo lugar el 31 de marzo entre representantes de ambos países en la sede del Departamento de Estado en Washington, donde abordaron preocupaciones y aspectos metodológicos dirigidos al avance del debate sobre derechos humanos, el cual fue propuesto por la isla.

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra la isla caribeña desde hace más de 50 años y la permanencia de Cuba en la lista unilateral del Departamento de Estado sobre naciones que auspician el terrorismo constituyen, según las autoridades cubanas, algunos de los obstáculos principales hacia la normalización de las relaciones bilaterales.

( Tomado de PL )

Cumbre de las Américas: CARTA ABIERTA A LA CANCILLERIA PANAMEÑA

Organizaciones panameñas han expresado su preocupación por las actividades convocadas por sectores de oposición y disidencias de las repúblicas de Cuba y Venezuela, que tienen por intención injerirse en los asuntos internos de ambas naciones, en el marco de la Cumbre de las Américas

Cumbre-de-las-Américas-PanamáCARTA ABIERTA A LA CANCILLERIA PANAMEÑA

Ciudad de Panamá, 6 de abril de 2015.

Señora:

ISABEL DE SAINT MALO DE ALVARADO

Ministra De Relaciones Exteriores De La Republica De Panamá.

E.S.D.

Respetada Ministra, reciba un cordial saludo de nuestra parte y deseos de éxitos en las funciones que desempeña al frente de la Cancillería Panameña y de la VII Cumbre de las Américas.

Quienes suscribimos la presente carta abierta, Organizaciones Populares de la República de Panamá, por este medio queremos manifestarle nuestra profunda preocupación por algunas situaciones que se estarán presentando previo y durante la VII Cumbre de las Américas.

Nos referimos a las reuniones, actividades y movilizaciones de protestas, convocadas por sectores de oposición y disidencias de las repúblicas de Cuba y Venezuela, que tienen como pretensión utilizar a nuestro país como plataforma para conspirar y coordinar acciones tendientes injerirse en los asuntos internos de estas dos naciones.

Además, de ofender y denigrar en nuestro país la dignidad de los jefes de estados y de las delegaciones oficiales de Cuba y Venezuela.

Nos preocupa sobre manera esta situación, en virtud de que en el escenario de la VII Cumbre de Las Américas habrá dos temas que captan la atención de la comunidad internacional, a saber, el Reestablecimiento de Relaciones Diplomáticas entre Cuba y Los Estados Unidos de América, proceso que ve con buenos ojos toda la comunidad internacional y que se espera que por fin se levante el ignominioso bloqueo económico contra Cuba y el otro tema es El Decreto Presidencial Norteamericano donde se indica que Venezuela es una amenaza para su seguridad nacional y del continente; Decreto que ha sido rechazado por todos los gobiernos y pueblos latinoamericanos y caribeños, mostrando su solidaridad con el pueblo y gobierno de Venezuela.

Sin embargo, hay quienes pretenden conspirar para enrarecer el ambiente en medio de esta Cumbre y enturbiar el histórico proceso de reestablecimiento de relaciones entre USA y Cuba y además, pretenden producir una declaración intervencionista en contra de la República Bolivariana de Venezuela.

Para tales efectos están llegando a nuestro país con motivo de la VII Cumbre de Las Américas, connotadas figuras de la disidencia cubana y de la oposición venezolana patrocinadas por los Estados Unidos y otros sectores de la ultraderecha del Continente y de Europa.

El gobierno nacional, ha solicitado públicamente a todos los panameños que colaboremos con el país mostrando nuestra mejor cara durante este magno evento, dejando de lado o postergando temporalmente nuestras justas y legítimas reclamaciones sobre problemas internos de relevancia para todos, con el objetivo de no afectar la Cumbre, incluso tenemos legitimas reclamaciones que hacerle al gobierno de USA, y nos hemos propuesto no hacer manifestaciones en contra de la presencia del Presidente Barak Obama, por el contrario, pretendemos los panameños hacerle llegar nuestras reclamaciones vía cartas, solicitándole la justa indemnización a las víctimas de la invasión de 1989, la limpieza y descontaminación de las antiguas bases militares, la condena efectiva y extradición del soldado norteamericano Omar Vélez que asesino a nuestra compatriota Vanessa Rodríguez, y por conducto de nuestro Presidente, Juan Carlos Varela, quien tendrá una reunión bilateral con Barak Obama, donde incluiremos, además, la solicitud de que Panamá no forme parte de la Coalición internacional contra el Estado Islámico, porque compromete la neutralidad del Canal de Panamá.

Sin embargo, vemos que no ocurre lo mismo con la disidencia cubana y la oposición venezolana, a quienes se les esta permitiendo que impunemente realicen manifestaciones y reuniones tendientes a empañar la Cumbre y utilizar a nuestro país como plataforma de conspiración contra los legítimos gobiernos de Cuba y Venezuela, comprometiendo al Estado Panameño, que debe tener una posición de no injerencia en los asuntos internos de otro estado, máxime que somos el país anfitrión de la VII Cumbre de Las Américas.

Aclaramos, no nos oponemos a la participación de estas personas en los foros de la Cumbre, sino, a las actividades conspirativas y manifestaciones públicas extra Cumbre, que tienen una intencionalidad perversa, en contra de las dos naciones hermanas.

Por tales motivos le solicitamos muy respetuosamente al gobierno nacional, por conducto de nuestra Cancillería, que tome las medidas pertinentes a fin de evitar que se den estas actividades conspirativas y de provocación contra las hermanas repúblicas de Cuba y Venezuela y sus delegaciones oficiales.

Para tales efectos le adjuntamos el itinerario de las actividades a las cuales nos referimos.

De lo contrario las organizaciones populares panameñas, nos veremos en la obligación de hacer respetar nuestro país y así evitar que se use nuestro territorio para conspiraciones y manifestaciones intervencionistas en los asuntos internos de otros países hermanos.

De no evitar estas actividades de provocación e injerencia hacemos responsable al gobierno nacional de cualquiera situación lamentable que se pueda presentar.

ATENTAMENTE,

SUSCRIBIMOS

1- Movimiento Independiente De Refundación Nacional (MIREN)

2- Central Nacional De Trabajadores De Panamá (CNTP)

3- Federación Autentica de Trabajadores (FAT)

4- Sindicato de Trabajadores de la Coca Cola, Cervecería Nacional y Otros (SITRAFCOREBGASCELIS)

5- Federación Sindical de Trabajadores de la República de Panamá (FSTRP)

6- Frente Amplio Colonense (FAC)

7- Asociación de Educadores Veragüenses (AEVE)

8- Coordinadora Nacional de Solidaridad con Cuba

9- Colectivo Voces Ecológicas (COVEC)

10- Grupo Estudiantil Pensamiento y Acción Transformadora (PAT)

11- Grupo Estudiantil Conciencia Renovadora (CORE)

12- Asociación Independiente de Funcionarios de la CSS (AIFCSS)

13- Sindicato de Periodistas de Panamá (SPP)

14- Polo Ciudadano

15- Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (FRENADESO)

Documento abierto a la adhesión de cualquiera otra organización o persona natural que quiera suscribirlo.

Arriba a Washington delegación cubana a diálogo sobre Derechos Humanos con EE.UU.

7a18b57e96da654cb1b5873a4a204115_L_320x137En la tarde de este domingo 29 de marzo arribó a Washington D.C. la delegación oficial de Cuba al diálogo sobre Derechos Humanos con Estados Unidos, la cual está presidida por Pedro Luis Pedroso Cuesta, Subdirector General de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El desarrollo de esta reunión bilateral sobre Derechos Humanos el próximo 31 de marzo, responde a una propuesta de Cuba trasladada en julio de 2014, reiterada en enero de 2015 y aceptada por las autoridades estadounidenses.

Estas conversaciones sobre Derechos Humanos constituyen una muestra de la disposición de Cuba a abordar con Estados Unidos cualquier tema, sobre bases de igualdad y reciprocidad, a pesar de tener marcadas diferencias.

( Información del MINREX )

A %d blogueros les gusta esto: