Lo que ETECSA no ha podido solucionar

cola Etecsa

Por: Jessica Acevedo Alfonzo

Desde que inició en el mes de julio la ampliación del acceso a Internet a través de tecnología Wifi en los parques de La Libertad y de Peñas Altas, en la urbe yumurina, Ramona Lía Rodríguez, encontró una nueva forma de comunicación.

Aunque vive en Limonar, trasladarse hacia la Atenas de Cuba, para conectarse con sus familiares residentes en el extranjero, no supone un obstáculo; tampoco se queja de la conexión que puede llegar a ser bastante rápida. Sin embargo, sus dolores de cabeza comienzan a la hora de adquirir las tarjetas de navegación Nauta, ese sí constituye un gran inconveniente.

“En Peñas Altas hay un solo punto donde se compran y muchas de las veces que he ido están en falta. Tampoco las encuentras en el surtido de los agentes de telecomunicaciones, por eso acudo a los revendedores, que siempre andan por aquí. Ofertan las de una hora en tres pesos, cuando el precio real es de dos, pero te ahorran las incomodidades”, manifiesta la limonareña.

Yurima Comas Taineg es otra de las matanceras que se apropia de las bondades de la tecnología y que a su vez sufre las molestias: “Las condiciones son propicias para los revendedores porque cuando vas a Etecsa tienes que hacer una cola que demora casi el día entero, porque es la misma para varios trámites: el pago del teléfono, compra de tarjetas y otros. Nunca las obtengo a sobreprecio, prefiero hacer la fila”.

“A pesar de la espera, solo puedes obtener tres y para ello debes mostrar hasta el carné de identidad. Creo que resultara más fácil si las comercializaran en varios puntos de la ciudad o los agentes de telecomunicaciones, y así evitaríamos a quienes lucran a costa del bolsillo ajeno”, expresa Edián Seone Gudá.

Lo cierto es que cada quien se ajusta a sus posibilidades y busca alternativas, en aras de ahorrar tiempo o dinero, y minimizar las molestias. “Las consigo en los hoteles de Varadero, es más fácil porque no me demoro, aunque considero que deberían ofertarlas en las tiendas como las tarjetas de recarga celular”, añade Yaimet Del Bono Hernández.

Mientras que Yaidel Cabrera Peña explica la utilidad de navegar empleando los cupones de recarga que pueden encontrarse en los agentes de telecomunicaciones. Por su parte Naylet Gurrola Unanue confiesa que: “La mejor solución es comprar las de diez pesos en el Hotel Velasco, que casi siempre está surtido”.

Otras interrogantes también salen a relucir cuando se estudia a profundidad el tema y se conversa detenidamente con los entrevistados: ¿Por qué no disponer de puntos de venta y creación de cuentas en los propios parques? ¿Dónde encontrar las tarjetas después de las siete de la noche, para conectarse en horario nocturno? ¿Quiénes surten a los revendedores?

RESPUESTAS… ¿Y SOLUCIONES?

Según explica Herbert Pino Rodríguez, especialista en comunicación en la División Territorial de Etecsa, las cuentas de acceso permanentes y  temporales se encuentran disponibles en todas las unidades comerciales de Etecsa en la ciudad: el Telepunto y los Minipuntos del Hospital Militar, 13 Plantas, Pueblo Nuevo y Naranjal, establecimientos todavía insuficientes si tenemos en cuenta que allí también convergen varios servicios y disponen de un horario limitado. (Telepunto: siete de la noche y Minipuntos: 4 de la tarde)

Las cuentas de acceso Nauta temporales no se recargan y se comercializan a través de tarjetas prepagadas de 30 minutos (1 CUC), una hora (2 CUC) y cinco horas (10 CUC). Estas son válidas por un término de 30 días naturales, a partir de la primera conexión. Añade Pino Rodríguez que: “Están destinadas fundamentalmente a los usuarios temporales o visitantes, lo cual no quita que una persona natural cubana o extranjera residente la pueda adquirir en un momento determinado”.

Insiste en que a su vez, las permanentes proporcionan mayores ventajas al cliente, pues son duraderas por 360 días, además de recargables para incrementar el saldo y extender su vida útil, actividad que se realiza de forma directa en la red comercial de Etecsa a partir de 0.50 CUC o con cupones de recarga, que ahora también ofrecen los agentes de telecomunicaciones.

Con ellas además, se puede disfrutar de las acciones promocionales y facilitan al cliente memorizar el usuario y la contraseña.

“Como expresó la presidenta ejecutiva de Etecsa, Mayra Arevich Marín, en la Mesa Redonda, se trabaja para que el agente de telecomunicaciones pueda comercializar las tarjetas temporales y esto alivie la demanda. Aunque exhortamos a los usuarios del servicio Nauta se acerquen más a la modalidad de las cuentas permanentes que ofrece más facilidades”, plantea el comunicador.

Desde la apertura del servicio Nauta en las salas de navegación en junio de 2013 hasta el 27 de septiembre de 2015 solo en la provincia se han activado cerca de 26 mil cuentas permanentes de navegación en Internet. No obstante, las estadísticas muestran que la venta de tarjetas temporales ha sido superior a pesar de tener un uso limitado.

De ahí que todavía quede mucho por hacer en pos de satisfacer las exigencias de la población en materia de calidad en los servicios, inaccesibles todavía para la mayoría.

Crear las condiciones para que ambas cuentas sean comercializadas por los agentes de telecomunicaciones, en aras de disminuir la espera y no limitar el tiempo de venta de un servicio que puede solicitarse en cualquier momento; así como controlar el acaparamiento por especuladores resultan pequeños pasos que hacen grandes diferencias en el camino de una prestación que aunque costosa todavía, ha llegado para quedarse.

(Tomado del blog http://www.decodosenelpuente2.blogspot.com/)

Cuba: ETECSA y su estrategia

Por Carlos Ernesto Escalona Martí 

5skl_5527_resize

Instalaron la internet, pero no el alumbrado público –protesta un joven-. Con tantas computadoras y teléfonos no entiendo cómo a nadie le han robado aún.

Hay quien llega en bicicleta o en moto. Familias enteras han venido en autos, en cuyo interior disfrutan de un status de privacidad adicional. Octavio ha traído su laptop en un coche de bebé y aguarda a su esposa e hija para establecer una videoconferencia con su hermano. Mientras, Octavio socorre a unos muchachos que pretenden abrirse perfiles en Facebook, pero descubren que previamente necesitan  tener una cuenta de correo electrónico. Tres cuentas de correo y tres perfiles de FB. Para ello disponen de una hora de crédito y un teléfono celular. Yanpier ya tiene perfil e interactúa con soltura, pero Luis el Flaco observa la pantalla entre el deslumbramiento y el asombro: nunca antes había visto internet.

A 2 kilómetros de La Lisa, el Anfiteatro de Marianao no está ni menos concurrido, ni los internautas más cómodos. A una modesta cafetería le tocó en suerte estar en el rango de la red inalámbrica y su dueño colocó orgulloso el cartel “Zona WiFi” sobre una tablilla que oferta pizzas, espaguetis y emparedados.

Una chiquilla recostada sobre un scooter, más que hablarle, grita a un rostro en la pantalla de su tablet.

 -¡Mira a quién tengo aquí!- vocea, halando toscamente hacia sí a otra muchacha que trae en su regazo a una niña de meses.

2skl_5700_resize

La apertura de nuevos puntos WiFi en Cuba ha convertido Internet en una suerte de atracción de circo. La Rampa, los últimos 500 metros de la céntrica Avenida 23 desde la calle L hasta el Malecón. El downtown de La Habana.

-¡Tarjetas de internet! –ofrece un revendedor discretamente, como para ser escuchado por los internautas sin llamar en exceso la atención.

-¿Tarjetas de qué tiempo?

-Una hora, men.

-¿Cuánto valen?

-Son a tres, men.

3skl_5595_resize

El precio oficial establecido por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), es 2 CUC, pero no hay un vendedor “oficial” en toda La Rampa. En lugar de crear facilidades -un punto de venta abierto 24 horas, por ejemplo- ETECSA ha dado pie a la especulación de vendedores/acaparadores que obtienen 1 CUC por cada tarjeta vendida. Win-win.

3 CUC. 69 CUP por una hora de internet, lo que significa un 13 % del salario promedio en Cuba y ETECSA lo sabe. Recientemente circuló un documento oficial que daba luz verde a una iniciativa gubernamental que prevé masificar el acceso a tecnología punta a precios asequibles para 2025. Como si en diez años la tecnología actual 4G y la WiFi “N” no se quedara tan obsoleta como la 2.5G que se utiliza en la mensajería internacional brindada por ETECSA a través de la red celular. Este sistema cuenta desde marzo del año pasado con más de 800 000 usuarios.

4skl_5710_resize_0

La conectividad pública no es una novedad en la Isla. Llegó a mediados del 2013 a las salas de navegación por 4.50 CUC/hora. Un terminal ubicado en el Centro de Comunicaciones, “La Copa”, admitía descargar un archivo 90 MB en 30 minutos. Semejante tasa de transferencia provocó sonrisas en los internautas cubanos con un “umbral del dolor” adaptado los 56Kb/s de un acceso conmutado, o 256Kb/s distribuidos penosamente entre 500 usuarios en una universidad. Las wifi´s aparecieron en algunos hoteles de La Habana en enero de 2014, pero con un precio de hasta de 6 CUC la hora.

El revendedor vuelve a la carga.

6skl_5685_resize

-Si quieren conectar varios equipos–dice- buscan una laptop y yo les copio el “Connectify”. Es gratis, men.

La tarjeta a 3 CUC y el software gratis. Solidario el Men.

“Connectify” sería finalista de “Software del Año 2015” en Cuba si solo existiera esa competencia. ¿El truco?, un grupo de amigos reúne fondos y contrata una cuenta. Una computadora con “Connectify” se convierte a su vez en hotspot y comparte su conexión vía WiFi a equipos cercanos.

Siete adolescentes se apiñan entre los escalones del “Pabellón Cuba”. Facebook parece ser la atracción principal.

“¿Cómo se publica una foto en el muro?”

“Mira, tu papá te mandó una solicitud amistad.”

“Quiero chatear. ¿Qué hay que hacer?”

Laik es “me gusta”, esa manito azul con el pulgar arriba.”

Ante la pregunta de si utilizan “Connectify”, lo niegan nerviosos. En Cuba el límite entre legal, ilegal, y  alegal es tan subjetivo a veces, que hay quien prefiere evadir ciertas respuestas.

-¡“Nauta”!- Anuncia una señora.

-A tres, ¿verdad?

-Yo digo a tres mijo, -susurra- pero realmente la dejo en dos cincuenta. Si los otros vendedores se enteran me busco un problema…

5skl_5679_resize

Incluso a altas horas de la madrugada aún quedan rostros iluminados por las pantallas  de los dispositivos móviles en la céntrica y ahora desierta avenida. Son los usuarios pioneros de la red de internet pública en Cuba.

(Tomado del blog Chiringa de Cuba)

A %d blogueros les gusta esto: