Fallece en La Habana el combatiente revolucionario Jorge Risquet

En la mañana de hoy falleció en La Habana, a los 85 años de edad, el destacado combatiente revolucionario Jorge Risquet Valdés-Saldaña, víctima de una larga y grave enfermedad.

Jorge Risquet Valdés-Saldaña

Jorge Risquet Valdés-Saldaña

Nació el 6 de mayo de 1930 en La Habana. Ingresó en el movimiento juvenil revolucionario en 1943, en el que desempeñó diferentes responsabilidades en la Juventud Socialista y en el Partido Socialista Popular, entre ellas, Director del periódico “Mella”, Secretario de Organización y Secretario General del Comité Nacional de la Juventud Socialista, organismo de dirección al que perteneció durante quince años. Por su actitud revolucionaria sufrió varias detenciones y juicios bajo los gobiernos de turno.

Fue Representante de Cuba y Responsable de América Latina en la Federación Mundial de Juventudes Democráticas y cumplió Misión Internacionalista en Guatemala en 1954.

Durante la tiranía batistiana resultó secuestrado, torturado y encarcelado. Se incorporó al Ejército Rebelde en 1958 en el II Frente Oriental “Frank País”.

Al triunfo de la Revolución desempeñó las responsabilidades de Jefe del Departamento Político y Jefe de Operaciones del Ejército en la antigua provincia de Oriente; Secretario de Organización del Comité Provincial del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba en esa provincia, en la que tuvo un papel destacado en la constitución del Partido; Jefe del Batallón Internacionalista “Patricio Lumumba” en el Congo Brazzaville; Ministro del Trabajo; Responsable de la Misión Civil Internacionalista Cubana en la República Popular de Angola entre los años 1975 y 1979.

Presidió la Delegación cubana en las negociaciones cuatripartitas (Cuba-Angola-EEUU-Sudáfrica) en 1988.

Miembro del Comité Central del Partido desde su constitución; del Secretariado desde 1973 a 1990; fue electo Miembro del Buró Político desde 1980 hasta 1991, y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde su constitución hasta 1993.

Licenciado de periodismo, fundador de diferentes publicaciones y autor de numerosos artículos, asesoró el proceso de creación y edición de importantes obras, particularmente relacionadas con la lucha de liberación de los pueblos de África.

Al fallecer ostentaba la condición de fundador del Partido Comunista de Cuba. Por los servicios prestados recibió diversas condecoraciones y reconocimientos.

Su cadáver será cremado y las cenizas serán expuestas mañana martes, entre las 9:00 am y las 12:00 m, en el Panteón de los Veteranos del cementerio de Colón. Posteriormente, en fecha que se fijará, serán trasladadas al Mausoleo del Segundo Frente Oriental Frank País.

(Tomado de Cubadebate)

Israel Rojas: “soy revolucionario, no un oficialista retrógrado”

Por: Israel Rojas Fiel (el director del grupo Buena Fe le hizo llegar en la tarde de ayer este escrito a La Joven Cuba) Al sitio digital Cuba Sí, de Israel Rojas Fiel, director de Buena Fe.
israel-rojas-cuba-siQuisiera que atendieran a esta petición pública que les formulo. El día 4 de marzo de 2014 y a raíz del lanzamiento de nuestra página Web:http://www.buenafe.cu, el sitio Cuba Sí publicó un artículo firmado por la periodista Elizabeth López Corzo con título parcial e incompleto: “Buena Fe: En Cuba internet puede ser un Caballo de Troya”.
No calculan el daño que nos han hecho. En primer lugar porque no somos enemigos de Internet. ¿Cómo serlo y realizar tres conciertos de lanzamiento de nuestra página Web en el Karl Marx? ¿Cómo serlo y atender a miles de seguidores a través de Facebook y Twitter?
Varias fueron las informaciones de peso que di en esa entrevista. ¿Por qué escogieron ese título que sirvió en bandeja de oro la idea de una agrupación enemiga del progreso para nuestro pueblo.
Pongo un ejemplo: imagine que me hubieran pedido opinión sobre la alimentación y yo expresara: “es imprescindible para vivir, puede llegar a ser un placer, y es además un elemento de identidad cultural; pero debemos tener cuidado porque un consumo inadecuado puede ser perjudicial para la salud”. Luego, el título de tal entrevista fuera: “Buena Fe: la alimentación puede ser perjudicial para la salud”.
Para empezar, no fue Buena Fe quien lo dijo; fue Israel Rojas, a quien además le escondieron otras ideas. ¿Por qué hicieron eso? Soy revolucionario, no un oficialista retrógrado. No tengo dudas del asedio al que está sometida Cuba, ni tengo dudas de la necesidad de preservar nuestra soberanía nacional, sagrada por la sangre que ha costado defenderla. Conozco los retos que entrañan las nuevas tecnologías, porque lo sufrimos en carne propia con páginas Web anteriores. Tampoco me interesa quedar bien con los tribunos enemigos de la revolución que reprodujeron el artículo con saña y felicidad, y que jamás dirán nada de algo útil que hagamos para Cuba.
Pero me lastima profundamente que esto haya sucedido con periodistas a los que considero compañeros, y que viendo que nos causaba daño, siendo conscientes que no era esa la idea central de lo expresado, no se tomaron la molestia de rectificarlo ni un mes después de publicado. ¿Es este el periodismo que merecemos? Queremos una Cuba totalmente informatizada. Un país en progreso. Una nación en la que las nuevas tecnologías no solo encuentren espacio sino que se conviertan en herramientas para el desarrollo, con todos y para el bien de todos. Saludos,
Israel Rojas Fiel

¡VIVA EL 1RO DE MAYO!
Unidos por un socialismo próspero y sustentable.

Cuba: Los mercenarios son los únicos que no cambian en Cuba

Por M. H. Lagarde

Nacido desde el más profundo y orgulloso oficialismo revolucionario para contrarrestar a un supuesto periodismo ciudadano sustentado en premios injustificados o en encuentros organizados por torturadores y criminales de reconocido prestigio internacional, el blog Cambios en Cuba podría definirse como un blog de batalla.

Sin embargo está claro que, tras las revelaciones hechas por Wikileaks de algunos cables fechados en la SINA, o el testimonio fotográfico publicado en sus páginas del servilismo imperial de los mercenarios insulares, no queda ya mucho que descubrir.

Desarmados de argumentos y verdades que defender, para colmo, el enemigo ha optado por la cínica estrategia de descubrirse así mismo. Por lo que no resulta nada extraño que los jefes en Washington saquen la cara públicamente por algunas de las marionetas en las que han invertido nadie sabe, a ciencia cierta, cuántos cientos de millones de dólares.

Como ya he dicho en otras ocasiones, el ataque hacia Cuba a través de los blogs no es nada nuevo. Una variación, a tono a los tiempos que corren, de la campaña mediática que se inició a pocos días del triunfo de la Revolución

usando como pretexto el fusilamiento de los esbirros y asesinos de Batista. De la Operación Verdad emprendida entonces por el gobierno revolucionario hasta hoy, puede decirse que si algo ha cambiado son los medios tecnológicos utilizados para difamar y satanizar a Cuba.

El trabajo sucio que entonces, además de las agencias de prensa internacionales, realizó Radio Swan y hasta no hace mucho la mal llamada Radio Martí, ahora se ha intentado traspolar al último grito de las comunicaciones: Internet.

Se trata de hacer creer que supuestos “testigos” o presuntos periodistas ciudadanos en la Isla, denuncian, gracias a la “magia” instantánea de las nuevas tecnologías, la represión existente en el régimen “dictatorial y totalitario” cubano.

Ya sabemos, como se hizo público recientemente durante las elecciones en Irán o en el caso de la toma de una plaza en Libia, cuán “instantáneas” y “ciudadanas” resultan ser dichas redes sociales cuando las verdades se montan en escenografías emplazadas a miles de kilómetros de donde en realidad ocurren los hechos.

El experimento de las infalibles redes sociales, que puede haber resultado en otras latitudes que nada tienen que ver con la geografía social cubana, no creo que tenga el menor éxito en nuestro país, a pesar de la fascinación, real e inventada, que tratan algunos teóricos de endilgarle a las llamadas redes, las cuales en realidad, la mayoría de las veces, no son más que redes ficticias.

Por otro lado, tratar de engañar a los cubanos con trucos propagandísticos baratos no solo ha resultado bien difícil hasta ahora, sino que lo será en el futuro. No se debe olvidar que el Maine explotó el 15 de febrero de 1898, a las 9 y 40 de la noche, en la rada habanera y que su explosión desató la primera campaña mediática del imperio, si es que el imperialismo, como dijo Lenin, apareció en su más actualizada versión por esos días.

Yo, que hace unos años, me entretuve en escribir una novela sobre el tema, sé que no hay mucha diferencia entre los métodos utilizados por Hearst durante la llamada guerra hispano-cubano-americana y los utilizados recientemente en guerras como la de Irak u otros conflictos internacionales más recientes.

Ayer como hoy, la mentira y la tergiversación de los hechos a favor de los intereses de los propietarios de los grandes medios de difusión -que no son otros que los dueños y señores del capital mundial-, sigue siendo el eje central de la política editorial de la llamada prensa libre occidental.

Si algo ha cambiado, como ya dije, ha sido la tecnología a través de la cual esa dictadura del engaño fabrica e impone al resto de la ciudadanía mundial sus mensajes.

Si hoy un moderno Remington le reprochara, via sms, a los nuevos Hearst la falta de hechos que contar, estos últimos le responderían: “Tú saca el celular, que nosotros pondremos la represión y la guerra”.

Volviendo al blog, con sus altas y bajas, durante algo más de tres años, Cambios en Cuba ha tratado de poner al descubierto el nada original accionar de los mercenarios y sus amos que, por lo visto, son los únicos, en Cuba, que se empeñan en no cambiar.

El blog nunca hubiera sido posible sin la colaboración de muchos amigos, entre los que se destacan el fallecido caricaturista, Tomás Rodríguez Sayas, Tomy, el preguntón Hatuey, los caricaturistas de Palante, José Luis y Lacoste, o ese valiente y excelente periodista cubano, radicado en Miami, llamado Edmundo García.

Con la ilusión de que el enemigo consiga reclutar mercenarios mejores capacitados, con la suficiente ética para no trastocar piedras en balas e inventar asesinatos de diplomáticos en las calles habaneras, o de hacer creer que unas analfabetas funcionales organizan cada cierto tiempo nada menos que “tés literarios”, Cambios en Cuba mantendrá, como hasta ahora, sus entradas abiertas.

En cuanto a los cambios en Cuba, los reales, esos que ocurren todos los días y que son muchos y sin dudas seguirán siendo, los lectores, como han hecho hasta ahora, podrán seguirlos perfectamente ya sea por el periódico Granma o, desde una perspectiva más intimista y humana, en las bitácoras de muchos de los blogueros aquí presentes.

A %d blogueros les gusta esto: