Ahora si conocen la libertad y la democracia

Por: Arthur González

disidente-cubana-en-madridLos que en Cuba eran denominados “disidentes” por la prensa internacional, los Estados Unidos y sus aliados europeos, ahora están conociendo en verdad lo que es la “libertad y la democracia”
Cuando en el año 2011, la iglesia católica medió con el Gobierno cubano la liberación de 75 elementos contrarrevolucionarios, que al servicio de los yanquis ejecutaban actos violatorios de las leyes, a fin de intentar derrocar al sistema socialista. Todos los que desearon marcharse del país fueron acogidos por el Gobierno español, arribando a Madrid unas 100 personas entre ex prisioneros y sus núcleos familiares.
Al poco tiempo, en España se les cambió el nombre de “disidentes y opositores” por el de revoltosos, y hay hasta quienes lo califican como delincuentes debido a su conducta, algo que siempre Cuba dijo pero la propaganda norteamericana los beatificó como “luchadores por la libertad”.
Desde el año 2011 han protagonizado diversos espectáculos públicos, exigiendo beneficios que no les tocan, acostumbrados a un trato especial mientras estaban en Cuba, de ahí que algunos se plantaron frente al Ministerio de Asuntos Exteriores como protesta, pero a diferencia de cuando vivían en la Habana, no han sido recibidos por ningún funcionario diplomático.
España les brindó lo mismo que a cualquier emigrante y nunca han sido considerados como casos políticos, manifestándose en contra los que les dieron de comer durante mucho tiempo. Ahora si no pagan lo que consumen van a la calle, así de simple.
Los norteamericanos tampoco les han otorgado visas, dejándolos al otro lado del atlántico, pues ya no son útiles para sus campañas contra Cuba.
Al final como se dice popularmente: Roma paga a sus traidores pero los desprecia.

 

Hallan el lugar donde murió Julio César

Científicos españoles hallaron el lugar exacto donde cayó asesinado el líder político y militar romano en el año 44 a.C

Este hallazgo confirma que el Cesar fue apuñalado justo en el centro del fondo de la Curia de Pompeyo. (Foto: Consejo Superior de Investigaciones Científicas )

Un equipo de la agencia pública de investigación española CSIC halló el punto exacto donde fue apuñalado Julio César, justo en el centro del fondo de la Curia de Pompeyo de Roma mientras presidía la reunión del Senado.

Varios textos romanos antiguos describen el asesinato de Julio César, ocurrido en el año 44 a.C en la Curia de Pompeyo, un hecho, fruto del complot de un grupo de senadores para eliminar al general, que desembocaría en la formación del segundo triunvirato y en el estallido final de las guerras civiles.

Ahora, 2 mil 56 años después, un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España ha descubierto el punto donde cayó asesinado el militar, informó hoy la institución en un comunicado.

Una estructura de hormigón de tres metros de ancho por más de dos de alto colocada por orden de Augusto, hijo adoptivo y sucesor de Julio César, para condenar el asesinato dio la clave a los científicos.

Este hallazgo confirma que el Cesar fue apuñalado justo en el centro del fondo de la Curia de Pompeyo, mientras presidía la reunión del Senado.

Actualmente, los restos de este edificio se encuentran ubicados en el área arqueológica de Torre Argentina, en pleno centro histórico de la capital italiana.

“Siempre se supo que Julio César fue asesinado en la Curia de Pompeyo el 15 de marzo del 44 a.C., porque los textos clásicos así nos lo transmiten, pero hasta ahora no se había recuperado ningún testimonio material de este hecho, tantas veces representado en la pintura historicista y en el cine”, explicó el investigador del CSIC Antonio Monterroso.

Las fuentes clásicas aluden a la clausura, años después del asesinato, de la Curia, un lugar que pasaría a convertirse en una capilla-memoria.

“Sabemos con seguridad que el lugar donde Julio César presidió aquella sesión del Senado y donde cayó apuñalado se clausuró con una estructura rectangular organizada conforme a cuatro muros que delimitan un relleno de hormigón. Lo que desconocemos es si esta clausura supuso también que el edificio dejara de ser completamente accesible”, aclara el científico.

En Torre Argentina, además de la Curia de Pompeyo, los investigadores comenzaron a estudiar los restos del Pórtico de las Cien Columnas (Hecatostylon).

El objetivo es conocer qué vías de conexión se pueden establecer entre la arqueología, la historia del arte y el cine en estos espacios de la muerte de Julio César.

“También pretendemos entender mejor ese sentido de clausura y lugar funesto que describen los textos clásicos”, añadió Monterroso.

Los dos edificios forman parte del complejo monumental de unos 54 mil metros cuadrados que Pompeyo Magno, uno de los más grandes militares de la historia de Roma, construyó en la capital para conmemorar sus triunfos militares en Oriente hacia el año 55 a. C.

“Es muy atractivo, en sentido cívico y ciudadano, que miles de personas tomen hoy el autobús y el tranvía justo al lado de donde hace 2.056 años fue apuñalado Julio César, o que incluso vayan al teatro, pues el principal de la capital, el Teatro Argentina, se encuentra muy cerca igualmente”, según Monterroso.

El proyecto, con una duración de tres años, cuenta con la colaboración de la Sovraintendenza ai Beni Culturali del Comune di Roma, la Escuela Española de Historia y Arqueología del CSIC en Roma, y el Ministerio de Economía y Competitividad español.

Foto difundida por el CSIC con el lugar exacto según él donde fue asesinado Julio César (AFP, -)

Naufraga crucero; al menos 70 desaparecidos

Vista del barco escorado 80 grados en aguas de la isla italiana de Giglio. EFE

Vista del barco escorado 80 grados en aguas de la isla italiana de Giglio. EFE

ROMA.- Setenta personas de las 4.229 que iban a bordo del crucero “Costa Concordia”, que naufragó anoche y en el que hubo al menos tres muertos, están aún sin localizar, según el prefecto de la localidad italiana de Grosetto, Guiseppe Linardi.

Varias decenas han resultado heridas al encallar una barco crucero en aguas de la isla italiana de Giglio, en el mar Tirreno, en la región central de Toscana. Según los medios locales, el número de fallecidos sería ya de seis, cifra no confirmada por la capitanía del puerto de la pequeña isla de la Toscana.

Entre los  pasajeros viajaban 52 niños menores de seis años agregó el prefecto de Grosetto, vecina de la isla de Giglio, frente a cuyas costas encalló el barco.

Un total de 177 españoles, 17 argentinos, 10 colombianos, 10 chilenos y 46 brasileños iban a bordo.

Linardi aseguró que se va a realizar una búsqueda prácticamente “puerta a puerta” en la isla para tratar de localizar a las personas desaparecidas.

Los 1.500 vecinos de Giglio han abierto las puertas de sus casas para acoger a los náufragos.

Alrededor de 4.150 personas están a salvo, aunque no han podido ser identificadas, según la Guardia Costera.

Además de los tres fallecidos, que todavía no han sido identificados, hay unas 40 personas heridas que han sido ingresadas en varios hospitales de la zona, dos de ellas graves, una con un trauma craneal y otra con un fuerte golpe en la espalda, informaron fuentes hospitalarias.

La mayoría de los náufragos que fueron trasladados al puerto de Santo Stefano están siendo llevados en autobuses a Roma.

Según los medios italiano, la nave “Costa Concordia” podría estar siguiendo una ruta equivocada, ya que no debía encontrarse en el punto donde sufrió el impacto en el casco, según los medios italianos.

La nave hacía un crucero por el Mediterráneo, que salió del puerto de Civitavecchia (centro) con destino a Savona (norte) para comenzar un viaje con escala también en Palermo (Sicilia), Cagliari (Cerdeña), Palma de Mallorca (España), Barcelona (España), Marsella (Francia) y regreso a Savona, según una nota de la compañía naviera.

Dos horas después de salir de Civitavecchia, hacia las 21.30 horas (20.30 GMT), cuando el buque estaba en las cercanías de la isla de Giglio y los pasajeros cenaban, oyeron las sirenas de varios pesqueros y silbidos de los marineros sin saber de qué se trataba.

“Ha sido una pesadilla, parecía el Titanic, pensábamos (que íbamos a) morir”, afirmaron los italianos Silvana Caddeo, Ignazio Deidda y Mirella Corda a los medios locales, y precisaron que cuando cenaban se produjo el golpe, que propició la caída de botellas y vasos de las mesas.

Eran las 21,40 horas (20.40 gmt), según señalaron en su relato, e inmediatamente desde los altavoces de la nave les dijeron que se había producido un problema eléctrico y que no se preocuparan.

“Pero la gente gritaba y los niños lloraban, en medio de la total oscuridad”, afirmaron, a la vez que aseguraron que inmediatamente se dieron cuenta de que la cosa era más grave, porque el barco comenzó a escorarse hacia un lado.

Los italianos contaron cómo vieron a muchas personas arrojarse a las frías aguas del Tirreno.

Otros viajeros denunciaron que las tareas de socorro fueron muy lentas, que antes de abandonar el barco pasó una hora y media y que algunos miembros de la tripulación les contaron que el capitán de la nave sabía de la gravedad de la situación “y no hizo lo que debía”.

El “Costa Concordia”, de 114.500 toneladas de peso, pertenece a la flota de Costa Cruceros, la más grande de Europa y de bandera italiana, con 15 barcos con una capacidad total de 41.000 pasajeros.

La flota fue la primera compañía del mundo en recibir la “Green Star”, un reconocimiento en materia de medioambiente.

Varias decenas de personas resultaron heridas. EFE

Al menos tres muertos han sido reportados.EFE

Al menos 70 desaparecidos en la mañana de este sábado. EFE

El crucero se inclinó y los pasajeros cayeron unos sobre otros. EFE

Vista de los daños registrados en el casco del crucero. EFE

En el crucero viajaba 52 niños menores de seis años. EFE

Inicialmente la tripulación informó que se trataba de un problema eléctrico. EFE

Gobierno libio excluye a Italia de su petróleo

El gobierno libio anunció este jueves la interrupción completa de la colaboración petrolera con Italia, debido al apoyo de Roma a la agresión armada de la OTAN.

Bagdadi Mahmud, primer ministro libio, sentenció en Trípoli que el ENI (Ente Nazionali Idrocaruburi, italiano) se acabó definitivamente, y precisó que en el futuro no se firmará acuerdo alguno con ese consorcio, uno de los principales inversionistas en la extracción y comercialización del crudo del país norafricano, reporta Prensa Latina.

Baghdadi deploró que el gobierno italiano violó los presupuestos de un acuerdo bilateral de no agresión rubricado entre Trípoli y Roma tres años atrás.

El jefe de Gobierno eludió incluir en la disposición a las empresas petroleras de Francia y Gran Bretaña cuyos gobiernoS, dijo, comienzan a revisar su posición sobre la agresión atlántica.

La medida era de esperar debido al activo papel desempeñado por el gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi en la adopción por el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución 1973 que autorizó la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia.

El texto fue utilizado por los miembros de la OTAN, entre ellos Italia, que proporcionó algunas de sus bases militares, para más de tres meses de bombardeos aéreos sobre zonas controladas por las tropas libias leales a Muammar el Gadafi.

(Tomado de Granma)

A %d blogueros les gusta esto: