Colombia: ¿San Álvaro o san Juan Manuel? ¿Cuál de los dos es más?

Por: Eligio Damas

Haber sido Ministro de la Defensa de Uribe, procedente del sector civil, más siendo de la godarria colombiana, son motivos para desconfiar de alguien. ¿Acaso un individuo con los antecedentes de Álvaro Uribe, es susceptible de llegar a un cargo de esa naturaleza, dentro del cuadro político del vecino país, así como así, por descuido, a alguien de quien se pudiera esperar un cambio radical a favor de la paz y los intereses del pueblo colombiano, sobre todo de los campesinos, los perseguidos y acosados?

           Esa pregunta me le vengo haciendo desde el mismo momento que Santos se reunió con Chávez en Santa Marta y acordaron recomponer lo que Uribe había destrozado. Los bombardeos por los lados de Sucumbíos, en territorio ecuatoriano, donde murió Raúl Reyes y de paso se violentó la soberanía del país de Rafael Correa, fueron ordenados y supervisados por Juan Manuel Santos, quien después de los hechos exhibía su sonrisa sardónica, como burlándose de todo el mundo.

          Lo de Santa Marta lo entendimos, como resultado de la presión que grupos económicos, sobre todo industriales, del lado colombiano, ejercieron sobre su gobierno para que normalizase las relaciones económicas, casi estancadas por la soberbia y descarada provocación de Uribe, que les estaban llevando a una situación penosa.

            Aquella frase que el presidente Chávez atribuyó a Santos, “No permitamos que nadie nos descarrile”, la aceptamos como buena porque no había razones para rechazarla y nos embargaba el deseo que las cosas funcionasen mejor que como lo habían hecho con Uribe. Pero aun así, nació en nosotros la duda. O mejor, emergió a la superficie algo que allí estaba, esperando motivos. ¿Puede este hombre, con sus antecedentes, su discurso de campaña antichavista y anti venezolana, vinculado estrechamente a la oligarquía colombiana o mejor formando parte de ella, lo que es lo mismo que representar los interés gringos, dar un cambio de tal magnitud de manera sincera y con fines duraderos?

            Los acontecimientos continuaron su marcha y se nos vino encima, cuando menos lo esperábamos, el acercamiento entre la guerrilla y el gobierno de Santos, para iniciar conversaciones en la búsqueda de la paz.

            Esta iniciativa, asumida también por el gobierno de Bogotá, pese a su disposición a mantener las 7 bases militares gringas, de las cuales no se piensa hablar, que uno sepa, en la ronda de conversaciones, y la negativa del mismo a establecer un acuerdo de cese al fuego, propuesto por la guerrilla, la tomamos como buena. “Por algo se empieza”, nos dijimos más por la buena fe que nos embarga, que por convicción o creencia en la actitud de Santos.

           Pensábamos, partiendo de un análisis elemental, que de las primeras cosas a discutir sería el asunto de la tierra. En eso acertamos y nos sorprendimos, que se hubiese llegado a acuerdos sobre ese álgido tema con tanta prontitud.

           Eso volvió a prendernos las alarmas y preguntarnos con insistencia ¿qué buscan Juan Manuel Santos y quienes detrás de él andan? Porque seguíamos negándonos a creer que fuese un acto de contrición y arrepentimiento por conductas pasadas.

            De repente, cuando uno menos se lo esperaba y habiendo asistido a la toma de posesión de Maduro, Santos retorna al Chuky y recibe a quien fuese el candidato derrotado de la oposición venezolana. Pero no se quedó a allí. Apenas horas de haberse anunciado un acuerdo transcendente y para nosotros muy difícil en las conversaciones de la Habana, anuncia su voluntad de pedir ingreso en la OTAN que terminó en un “acuerdo de cooperación mutua”.

            ¿Para qué hizo eso, aparte del interés de estar en buenas migas con la organización belicista para fines ulteriores?

            Pienso en una toma de posición y firma de un convenio para “sumar experiencias y jugar un importante rol internacional en el área defensiva”, como han explicado de Bogotá, para dejar sentado que tal proceder guerrerista y por tal peligroso, no será sujeto de objeción posterior de la guerrilla.

            Un tómalo o déjalo, rompan las conversaciones y les denunciaremos como belicistas e insinceros, parece ser la estrategia de Santos.

            A esta altura uno se pregunta. ¿Para qué quiere Colombia, ese tratado con la OTAN, estando a punto de alcanzar un acuerdo interno de Paz y subsistiendo condiciones casi fraternales entre los pueblos de América Latina sobre todo del Sur?

            Aparte de lo que ya Santos dijo, su Ministro de la Defensa ha alegado que sirve para prepararse ante posibles agresiones trasnacionales. ¿Cuáles son esas? ¿Tal temor no puede encarrilarse dentro del CELAC y las instancias nuestras?

           Estos acontecimientos, permiten comprender que no son resultados de conductas irracionales, reacciones incontroladas, como dijese el embajador Roy Chaderton, por supuesto, en su rol de diplomático cuidadoso, sino que dan  indicios de lo que podrían ser los verdaderos planes de Santos. Ahora sí, los hechos se nos hacen racionales.

           Como dijimos en artículo anterior, la paz que Santos anhela para Colombia en lo interno, pudiera servirle para prepararse no para defenderse de agresiones trasnacionales, sino para emprender el rol de agresor. Para ello contaría con la paz interna, los exguerrilleros desarmados, bajo control, las siete (7) bases gringas ya instaladas, las que pudieran venir y “el acuerdo de cooperación mutua” con la OTAN. Si faltaba la guinda, esta podría ser la compra de aviones de combate por parte de venezolanos, que ha denunciado José Vicente Rangel, los cuales según el denunciante serían entregados, atendiendo a las coordenadas, en una de las bases gringas en Colombia.

            Este último cuadro si es de verdad racional y acorde con la naturaleza de Chuky.

FARC-EP: “Creíamos que Santos era sincero…”

150727_10151317292203520_181978514_n

Las Farc criticó hoy la entrega de tierras supuestamente usurpadas por la guerrilla a campesinos realizada esta semana por el Gobierno colombiano y pusieron en duda que el presidente Juan Manuel Santos tenga voluntad de paz.

“Creíamos que Santos era sincero al manifestar que soñaba con pasar a la historia como el presidente que consiguió la paz (…) Su comportamiento y sus palabras en San Vicente del Caguán nos han dejado perplejos” señalan las FARC en una declaración.

El mensaje fue leído en La Habana, escenario desde noviembre pasado de un diálogo de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Gobierno de Santos, y está firmado por “Timochenko” o “Timoleón Jiménez”, jefe máximo de esta guerrilla.

El mensaje está centrado en el acto de entrega a campesinos de 130.000 hectáreas de tierra que supuestamente usurpó el fallecido exlíder militar de las Farc “Mono Jojoy” que encabezó el presidente colombiano el pasado 20 de febrero en la ciudad de San Vicente del Caguán.

Santos se dedicó a “denostar de todos los modos posibles contra las Farc y sus comandantes más queridos” sin referirse a los actuales diálogos de paz, señala el texto.

Ese acto se celebró en el municipio que fue sede de los frustrados diálogos de paz del Gobierno de Andrés Pastrana y el mismo día en que se cumplían once años de su fin sin resultado alguno.

“Ni una sola vez mencionó la que consideró bandera fundamental de su gobierno (…) ¿Es esa la forma como se crea un ambiente propicio para el proceso y los diálogos?, ¿Así es como el gobierno nacional aporta su cuota a la reconciliación, Santos?”, indica la declaración, leída ante los medios por el guerrillero Jesús Emilio Carvajalino, alias “Andrés París”.

Las Farc lamentó que mientras la mesa de negociación para la paz instalada en Cuba ha logrado “importantes avances”, las “actitudes oficiales” como la mostrada por Santos “amenazan con hundir en un pantano” el proceso.

La guerrilla también propone crear una comisión “de alto nivel” con participación de las Farc, el Gobierno, gremios y organizaciones sociales para que se encargue de “visitar y verificar la situación real de los predios que se dicen arrebatados” por la insurgencia y que convoque a todas las posibles víctimas para atender sus casos y precisar responsabilidades.

“Pero que se convoquen también las víctimas del Estado, los desterrados por el Ejército y los grupos paramilitares. Y se aclare también lo mismo. Y cada quién responda”, añaden.

Según la guerrilla, la recuperación y entrega de tierras por parte del Gobierno solo persigue que los campesinos se endeuden con los bancos y se asocien con los grandes capitales para poder ser competitivos.

“El negocio será para los grandes banqueros y consorcios, son sus intereses los que representa el Gobierno. No digamos mentiras Santos”, dicen las Farc en su nota.

La guerrilla dio a conocer esta declaración a su llegada hoy al Palacio de Convenciones de La Habana donde continúan las conversaciones iniciadas en noviembre con los negociadores del Gobierno para intentar poner fin al conflicto colombiano.

El mismo día de la entrega de tierras las Farc compararon al Gobierno de Santos con Pinocho, el personaje de un cuento infantil al que le crecía la nariz cuando mentía.

(Tomado de facebook)

Cuba: Encuentro de presidentes Chávez y Santos en La Habana

Reunión de los presidente Hugo Chávez y Juan Manuel Santos

Reunión de los presidente Hugo Chávez y Juan Manuel Santos

En un ambiente de cordialidad y camaradería se desarrolló la reunión entre los presidentes de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, y de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, durante la tarde de este miércoles en La Habana.

El presidente Hugo Chávez recibió a su par colombiano a las puertas del centro donde lleva adelante su recuperación, lugar en el que el mandatario neogranadino mostró su satisfacción ante el buen estado de salud de su par venezolano.

Al bajar del automóvil que lo llevó al lugar, Santos se mostró emocionado y sorprendido al constatar el buen semblante y la fortaleza que muestra el hombre que hace apenas 10 días fue intervenido quirúrgicamente. “Haciendo votos para su recuperación presidente”, enfatizó Santos.

Entre sonrisas y un ameno apretón de manos transcurrieron los primeros minutos de la reunión. Prosiguió una breve caminata por los pasillos del lugar y luego pasaron al salón de reuniones, dispuesto para la ocasión.

Entre las primeras interrogantes expresadas por parte del Presidente colombiano estuvo la referida a las condiciones de salud de Chávez. Mostrándose feliz por verle, el presidente Juan Manuel Santos pudo constatar lo saludable del jefe del Estado venezolano.

Más que un encuentro entre dos presidentes fue un encuentro entre amigos, evidentemente agradados de cumplir con el compromiso asumido años atrás: que nadie los descarrile en el avance de la fraterna, fructífera y sólida relación histórica entre Colombia y Venezuela.

El líder de la Revolución Bolivariana ratificó su voluntad de luchar sin tregua, de vivir y vencer, lema que ya recorre calles, pueblos y países.

Chávez le corroboró a su par colombiano que está bastante bien, tal y como lo ha compartido con el pueblo venezolano. La fraternidad del encuentro dio paso a la revisión de temas binacionales y de cooperación en distintas áreas, entre ellos, el pase de revista a los seis convenios complementarios al acuerdo comercial suscrito entre ambas naciones.

Las relaciones en este aspecto entre Colombia y Venezuela han venido avanzando al punto de que ya se alcanza una balanza comercial de más de 2 mil millones de dólares y apunta ampliamente a superar los 3 mil millones de dólares en un corto tiempo.

También se planteó la firme intención de avanzar en muchas otras materias y áreas de trabajo conjunto. Así mismo, se abordó el tema de la próxima Cumbre de las Américas y otros de carácter regional de mucha importancia para la relación binacional.

La reunión se convertiría poco después en una trilateral al sumarse el presidente de la República de Cuba, Raúl Castro, que terminó compartiendo de manera amena el resto del encuentro.

Encuentro entre los presidente Hugo Chávez, Juan Manuel Santos y Raúl Castro

Tomado de http://www.chavez.org.ve/

A %d blogueros les gusta esto: