¿Quién es el senador Marco Rubio?

marco-rubi-donald-trump-ap-Rainier-Ehrhardt-580x385

El senador cubanoamericano, Marco Rubio luego de perder en las primarias ante Donald Trump, apoyó al magnate y le presionó para cambiar las relaciones con Cuba. Foto: Rainier Ehrhardt/ AP.

Las elecciones de medio término en el 2010 hicieron saltar a la vida política nacional estadounidense a Marco Rubio, quien se convirtió en Senador republicano por el estado de Florida.

Su carrera, de rápido ascenso, transcurrió por canales que lo vinculan directamente con el ala más conservadora de lo que podríamos calificar como extrema derecha cubanoamericana.

Nació en 1971 en Estados Unidos, es hijo de inmigrantes cubanos que se marcharon del país antes del triunfo de la Revolución. Mientras estudiaba Derecho trabajó para la congresista Ileana Ros-Lehtinen. También colaboró en 1996 con la campaña de Bob Dole, candidato presidencial republicano que perdió ante William Clinton.

Rubio fue comisionado de la ciudad de West Miami entre 1998 y el 2000, y miembro de la Cámara de Representantes de Florida entre el 2000 y el 2008. Sus credenciales incluyen además estrechas relaciones con Jeb Bush, a quien describió como “el hombre que más admira en la política floridana”.

No obstante, su discurso público sobre el hijo y hermano de los expresidentes cambió en las últimas elecciones generales de Estados Unidos, cuando tuvo que competir contra él para aspirar a la candidatura republicana.

Como parte de la narrativa de su vida, que lo ayudó a llegar al Senado, insistía en ser el hijo de “exiliados cubanos que habían huido de la dictadura de Castro”. No obstante, documentos publicados en el 2011 por el diario The Washington Post demostraron que sus padres habían emigrado por razones económicas en la década del 50 para buscar trabajo en Estados Unidos.

Su formación y estrechos vínculos con el Partido Republicano en Florida, unido a los cambios en la vida política estadounidense en el 2010, ayudaron a que Marco Rubio se vinculara al Tea Party, movimiento conservador que ganó fuerza en Estados Unidos a partir del 2009, y que en las elecciones legislativas del año siguiente logró colocar en el Congreso a algunos de sus seguidores. Marco Rubio ganó el calificativo de “príncipe de la corona” de ese grupo, aunque con los años ha intentado desmarcarse del movimiento.

Dentro del Congreso integra los comités de Inteligencia; Envejecimiento; Asignaciones; Pequeños negocios y empresarios; y Relaciones exteriores, donde preside el subcomité para los asuntos del Hemisferio Occidental.

Desde ese puesto ha impulsado proyectos para sancionar a países como Irán y Venezuela, y recrudecer el bloqueo contra Cuba. Durante el 114 Congreso (2015-2016) presentó 69 proyectos de ley, relacionados tanto con la política exterior como con los asuntos internos.

Los registros de sus votaciones lo ubican en el ala conservadora del espectro político estadounidense, tanto en lo social como en lo político y lo económico. Por ejemplo, se opone al aborto, al aumento de impuestos a los más ricos, al control de armas, y a la ley de salud conocida como Obamacare. Asimismo, en el 2011 apoyó la agresión militar contra Libia.

Por otro lado, aunque considera que el cambio climático es real, cuestiona la medida en que los humanos estamos contribuyendo a ello, y considera que otros países como China son los principales responsables.

En materia de inmigración, apoya el fortalecimiento de las fronteras, aunque ha propuesto ofrecer un camino a la ciudadanía para algunas personas que hayan llegado ilegalmente a Estados Unidos. Formó parte del conocido como grupo de los ocho, integrado por cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos, que durante la presidencia de Barack Obama elaboraron un proyecto de reforma migratoria, que no fue aprobado por el Congreso.

Solo en el 2016 recaudó para su campaña más de 52 millones de dólares, y entre sus donantes principales destacan nombres de instituciones bancarias como Goldman Sachs, Morgan Stanley y Bank of America.

Después de ser derrotado por Donald Trump como aspirante a la candidatura republicana, se presentó a reelección como Senador, y venció con el 52 % de los votos. En el 2022 deberá luchar nuevamente por su puesto en el Capitolio.

  • Edad: 46 años
  • Lugar de nacimiento: Miami, Florida, Estados Unidos
  • Cargo: Senador de Estados Unidos (2011-…)
  • Afiliación política: Partido Republicano

(Tomado de Granma)

Anuncios

Senadores EE.UU. piden en La Habana cese de bloqueo contra Cuba

Foto: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Foto: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

La mayoría de los congresistas y los ciudadanos estadounidenses apoyan el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba y el levantamiento del bloqueo económico contra la isla, dijo hoy aquí el senador demócrata norteamericano Patrick Leahy.

Leahy, presidente pro témpore emérito de la Cámara alta, encabeza una delegación que visita la nación caribeña desde el jueves pasado, integrada por su correligionario Benjamin Cardin, de Maryland, la figura de más alto rango de su partido en el Comité de Relaciones Exteriores de dicho hemiciclo, así como el republicano por Nevada, Dean Heller.

El legislador agregó que existe un fuerte debate en el Capitolio sobre las sanciones anticubanas, pero expresó su certeza de que triunfarán quienes favorecen los vínculos normales con la mayor de las Antillas, pues solo una minoría se opone a la eliminación de las medidas punitivas.

El senador por Vermont añadió que “estamos en el camino correcto iniciado por el presidente cubano, Raúl Castro, y el mandatario Barack Obama el 17 de diciembre pasado”, cuando anunciaron su deseo de restablecer relaciones e iniciar un proceso hacia la normalización de los nexos bilaterales.

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

Desde entonces hasta hoy visité tres veces a Cuba, conversé con los cubanos a todos los niveles y soy testigo de que en ese tiempo hubo cambios muy positivos acá, agregó Leahy, quien está seguro que la apertura de las embajadas respectivas en Washington y La Habana tendrá lugar “muy pronto”.

Este es un proceso que debimos iniciar hace mucho tiempo, porque fue un error la política de bloqueo mantenida contra el Gobierno de La Habana durante más de medio siglo, una medida que fracasó y fue contraproducente para los intereses norteamericanos, añadió.

Por su parte Heller, el único republicano del grupo, resaltó que esta es su primera visita a Cuba y la estancia aquí lo ayudó sobremanera a entender la realidad de la isla y la necesidad de renovar los vínculos bilaterales. “Vine sin ninguna claridad en el tema y es ahora que veo la luz sobre lo que realmente sucede”, añadió.

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Cardin se sumó a sus colegas en cuanto a la necesidad de que el Congreso norteamericano levante el bloqueo contra Cuba, en particular las prohibiciones de viajes de los estadounidenses a la isla, aunque reconoció que existen discrepancias entre ambos Gobiernos que serán abordadas principalmente tras la apertura de las embajadas.

Los visitantes se entrevistaron el viernes con el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, con quien hablaron sobre las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y el debate que tiene lugar actualmente en el Congreso de ese país sobre la eliminación de las restricciones a los viajes y al comercio con la isla caribeña.

También fueron recibidos la víspera en la sede de la Cancillería por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, con quien abordaron asuntos de interés sobre la política exterior cubana, el contexto actual de los vínculos entre Cuba y Estados Unidos y el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas.

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Durante su estancia en la mayor de las Antillas, Leahy y sus colegas sostuvieron encuentros con cuentapropistas, líderes religiosos locales y embajadores de otras naciones, además de que visitarán hoy la ciudad de Santiago de Cuba, segunda en importancia del país.

De acuerdo con las autoridades cubanas, el principal escollo hacia la normalización plena de los nexos entre ambas naciones es el bloqueo económico impuesto por Washington contra la isla desde hace más de medio siglo y que costó más de un billón 112 mil 534 millones de dólares a los cubanos.

Desde enero de 2015 Cuba y Estados Unidos sostuvieron tres rondas de conversaciones en La Habana y Washington, en las que se abordó como asunto central la reanudación de los vínculos diplomáticos, aunque de forma paralela hubo contactos técnicos sobre temas de interés común.

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

( Tomado de Prensa Latina )

Departamento de Justicia de EEUU investiga a senador Robert Menéndez por corrupción

Robert Menendez es un senador demócrata por el estado de Nueva Jersey.

Robert Menendez es un senador demócrata por el estado de Nueva Jersey.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos está preparando un caso de corrupción en contra del senador por el estado de Nueva Jersey, Robert Menendez, informó este viernes la cadena de noticias CNN.

En la acusación, el Departamento de Justicia señala que Menendez ha utilizado su oficina en el Senado de EE.UU. para actuar en beneficio de un amigo personal y donante del partido demócrata a cambio de regalos.

Fuentes cercanas al caso y citadas por CNN afirmaron que el fiscal general, Eric Holder, envió una solicitud para que los fiscales procedan con el caso.

El anuncio del caso podría darse dentro de las próximas semanas.

El senador Menendez, quien ya había sido investigado por el FBI, afirmó que este caso hace parte de una “campaña de desprestigio” en su contra.

BBC Mundo se ha intentado comunicar con la oficina del senador Menendez, pero hasta ahora no ha emitido ninguna declaración.

(Tomado de la BBC)

Marco Rubio: Un “Joven” con mente de viejo

Tomado de El Nuevo Herald

Marco Rubio

Marco Rubio

Nuestro senador Marco Rubio por el Sur de la Florida no hablaba desde hacía 19 días y lo extrañábamos; la última vez puso muy alto su listón. Emocionado ante la televisión, envuelto en la bandera cubana y a propósito del cambio de política hacia Cuba, inauguró otra cruzada contra el presidente Obama. Dijo que aunque el 99% de los norteamericanos apoyaran las relaciones diplomáticas con La Habana, él, como jefe del subcomité del Senado pertinente, no iba a dar el dinero para que se pusiera la embajada, ni tampoco iba a confirmar a ningún embajador americano. Así lo dijo, con dos riñones, y se quedó tan tranquilo.

Antes de ayer reapareció. Arremetió contra el presidente Obama con una petición imposible de aceptar. Rubio pide (la foto es preciosa, rodeado de políticos con rostros solemnes) que no se inicien las negociaciones con Cuba hasta que 53 presos políticos sean liberados y tengan internet; con lo difícil que es, senador, conseguir en Cuba el internet. Yo creía que Obama era el peor negociador que Rubio había conocido en toda su vida y que no había obtenido nada a cambio con La Habana; ahora parece que hay 53 presos que serán liberados, pero el senador quiere que sea ya. Si no, se pone bravo.

Hay que admirar la valentía personal de Marco Rubio y quedarse perplejo ante su habilidad política. Ya antes nos ha dado muestra de las dos, pero estas amenazas de no dar dinero para poner una embajada, de vetar eternamente a cualquier embajador para La Habana y de pedirle al presidente que eche abajo toda su política con peticiones incumplibles, son deliciosas. Conjuntamente con su aspiración presidencial.

Tradicionalmente, el tema de Cuba lo han utilizado los políticos norteamericanos para ganar votos en el sur de la Florida y ahora, con Rubio, todo sigue igual. El senador utiliza, sin recato ni sentido de la proporción, la normalización de relaciones con la isla como un arma arrojadiza para beneficiar a los republicanos. Y no le importa, dice él, la opinión de los norteamericanos que representa. Ni tampoco, digo yo, la de los cubanos en aquel país que dice defender. Yo no sé para usted, senador, pero para mí, es vergonzoso. Antes, cuando lo hacían los políticos en inglés, bajando a Miami para gritar “Viva Cuba Libre”; y ahora con lo que hace usted, en español.

Yo respeto mucho al senador por su juventud y su rápido ascenso, pero pienso que se cree de verdad que la presidencia de los Estados Unidos la deciden los cubanos. Es otra de las leyendas urbanas de nosotros, seres privilegiados con el don de proclamar y cortos en el de escuchar. Quiero decirle un secreto: eso no es verdad. Lo que sí parece ser verdad es que los cubanos están emigrando al partido demócrata. Charlie Crist, en contra del embargo, ganó el condado Miami-Dade(1), y los cubanos votaron mayoritariamente por él (2). Como ve, el voto cubano no decide la elección.

La valentía del senador, sin embargo, es remarcable. Defiende sus principios con pasión; el hecho que no le importe la opinión de otros no es necesariamente censurable, porque si hubiera que actuar siempre según piensan los demás muchos líderes desde la sala de la casa hasta las estepas siberianas jamás hubieran prevalecido. Pero todos esos líderes ponen, en su apuesta por los principios, su carne en el asador. Como Tania Bruguera, que fue a pedir también a La Habana cosas imposibles para que se las negaran, pero con su propia carne en juego.

Una nueva etapa se abre en la realidad cubana. En realidad las fuerzas tradicionales exiliadas tienen casi ninguna voz en ella, al menos ahora, porque se alinearon históricamente con uno solo de los grandes partidos norteamericanos, no entendiendo que los políticos norteamericanos, como Marco Rubio, se deben a los intereses de este país y a los de ningún otro. Todo lo demás es decorado. El dicho es conocido: la política es el arte de lo posible. También de lo imprevisto. Y uno nunca debiera ignorar que las campanas doblan en La Habana, porque al fin y al cabo, de una forma u otra, como dijo el poeta John Donne, también “están doblando por ti”.

EEUU: Marco Rubio, un senador mentiroso

Por: Iroel Sánchez

Senador Marco Rubio

Senador Marco Rubio

Un escándalo está afectando desde la semana pasada a la estrella naciente del Partido Republicano en la Florida, el senador Marco Rubio.

Impulsado por el movimiento conservadorTea Party, en las últimas semanas Rubio ha sido mencionado por líderes republicanos como posible candidato a la vicepresidencia para los comicios de 2012 e incluso se hablaba de él como una figura presidenciable más adelante.

Marco Rubio, hijo de emigrantes cubanos, está vinculado a la extremaderecha cubanoamericana que  promueve el endurecimiento de las sanciones de EE.UU. contra La Habana. Pero su intento de aprovechar el anticastrismo para impulsar su carrera política le ha jugado una mala pasada, luego de falsear su biografía para convertir a sus padres en personas que huían de la “dictadura de Castro”.

Primero el diario St Petersburg Times e inmediatamente importantes periódicos como The Washington Post y The New York Times han acusado al senador de mentir sobre el pasado de sus padres, diciendo que habían llegado a Estados Unidos “huyendo” de la Revolución cubana -triunfante en 1959- cuando en realidad estos arribaron a Estados Unidos en 1956.

Pero qué pasaba en la Cuba de esos años, cuando gobernaba en la Isla el dictador Fulgencio Batista, hoy venerado por algunos en La Florida. La Junta Nacional de Economía acreditaba entonces 1 235 000 desempleados en una población 5 854 000 habitantes (citado porOscar Pino Santos en la revista Carteles el 24 de septiembre de 1954);  y en cuanto a la vivienda, una encuesta de la Agrupación Católica Universitaria, realizada en 1957 en el campo cubano –donde residía el 34% de la población- recoge que el 63.9 6% de las viviendas no contaba con inodoro ni letrina y el 83.62 carecía de baño o ducha.

Estos datos -sin entrar en la persecución política que arrancó más de 20 000 vidas de cubanos- bastan para comprender qué sucedía en la Cuba que abandonaron los padres del senador Rubio, quien ahora afirma que no cambió la fecha de arribo de sus progenitores sino que es lo que le habían contado. Si el destino de un país tan poderoso está en manos de personas tan bien informadas que ya no solo ignoran lo que ocurre en el mundo sino con su propia familia, arreglados están allí. (Publicado en CubAhora)

Senador Marco Rubio defiende ley antiinmigrante de Arizona

(PL) El senador republicano por Florida Marco Rubio mostró hoy su apoyo a la ley antiinmigrante de Arizona, si bien aseguró que no quisiera que la disposición se extendiera a nivel nacional.

Creo que Arizona tiene el derecho constitucional de aprobar esta medida; entiendo por qué lo hicieron, indicó el legislador de origen cubano.

Sin embargo, considero que no debería ser un modelo para el país y creo que otros estados deberían evadir su ejemplo.

No quisiera una ley así en Florida, defendió Rubio en el programa Meet the Press de la cadena televisiva NBC News.

Pero en última instancia, la culpa de ese tipo de leyes recae sobre los hombros de los funcionarios y el gobierno federal por no hacer su papel a la hora de aplicar las leyes de inmigración, agregó.

Asimismo, el senador criticó la reciente decisión de la Casa Blanca de suspender las expulsiones de indocumentados durante dos años, acción que podría beneficiar a unos 800 mil jóvenes menores de 30 años, pero solo bajo ciertas condiciones.

Por otro lado, Rubio reiteró su oposición a la llamada “Dream Act”, iniciativa que permitiría a los hijos de los inmigrantes ilegales convertirse en ciudadanos estadounidenses.

La Corte Suprema de Justicia debe emitir esta semana un fallo respecto a la polémica iniciativa conocida como la SB 1070 del estado de Arizona.

Esta propuesta es repudiada por grupos de derechos civiles y de defensa de los derechos de los inmigrantes, pues a su juicio implementa prácticas discriminatorias, racistas y xenófobas.

Uno de los más polémicos acápites de la iniciativa faculta a los agentes policiales a detener a cualquier persona bajo el manto de la sospecha para verificar su estatus legal.

Una docena de estados entre los cuales figuran Alabama, Georgia, Indiana, Carolina del Sur y Utah promulgaron medidas radicales similares.

Tres años en la Oficina Oval han sido insuficientes para que el presidente Barack Obama materialice su promesa de campaña de concretar una reforma migratoria, dilación que habría incidido en que varios territorios decidieron tomar pasos concretos en materia de prohibir la entrada al país de los indocumentados.

La actual administración demócrata exhibe, no obstante, el récord de haber deportado la mayor cantidad de personas ilegales, unas 400 mil por año, cifra superior a lo registrado en similar periodo del gobierno del expresidente George W. Bush.

¿Senador Rubio? Ya él se llama “vicepresidente”

Un desliz del legislador sembró la duda sobre sus verdaderas aspiraciones.

Foto: AP

WASHINGTON – El senador de Florida Marco Rubio aseguró que no quiere ser vicepresidente. Pero luego se refirió a sí mismo como… vicepresidente.

Rubio respondió varias preguntas hoy en un foro patrocinado por el National Journal. Se le preguntó repetidamente sobre sus aspiraciones a la vicepresidencia e insistió en que quiere permanecer en el Senado. Al explicar porqué, dijo que muchos años “he hecho un buen trabajo como vicepresidente de…”, y rápidamente se corrigió: “…como senador”.

No estaba claro si el deslizamiento fue intencional. Rubio se negó posteriormente a responder preguntas de los periodistas.

Rubio se menciona como posible compañero de fórmula de Mitt Romney, aunque afirmó que el senador republicano de Ohio, Rob Portman, sería un vicepresidente fenomenal.

A %d blogueros les gusta esto: