Reflexiones de Fidel: La alimentación y el empleo sano

Están las condiciones creadas para que el país comience a producir masivamente Moringa Oleífera y Morera, que son además fuentes inagotables de carne, huevo y leche, fibras de Seda que se hilan artesanalmente y son capaces de suministrar trabajo a la sombra y bien remunerado, con independencia de edad o sexo.

Fidel Castro Ruz
Junio 17 de 2012
2 y 55  p.m.

Tomado de Cubadebate.cu

#BlogazoxCuba: Un twitter de 5 300 caracteres

Ponencia leída en el Encuentro de  Blogueros Cubanos en Revolución, efectuada en la Universidad de Matanzas

Por: Aday del Sol Reyes 
A pesar de mi esfuerzo por potenciar en mi blog (latidosdecuba.blogspot.com)  las temáticas de índole político-social, las estadísticas arrojan que lo más leído son algunos post sobre sexo que nada tienen que ver, por cierto, con la encomiable labor del CENESEX. Por tal motivo consideré mucho más útil para este encuentro escribir acerca de mi experiencia en Twitter, calificado por muchos como un microblog.
Como todos sabemos, Twitter fue creada por Jack Dorsey como una herramienta de interacción social y comunicación online. Con seis años recién cumplidos  ya concentra más de 500 millones de perfiles registrados,  que la convierten en una red de gran popularidad a nivel mundial.
Al  surgir la posibilidad de tuitear desde los móviles nace también el concepto de  noticias en tiempo real. Ya no hace falta una computadora para publicar qué está pasando. Hoy, cualquier persona con un celular puede hacer que una noticia, una imagen o un video recorra el mundo mucho antes que la televisión, la radio y hasta los medios digitales.
El actual gobierno de Estados Unidos y las grandes transnacionales del poder y la información no tardaron en aprovechar esas ventajas de la tecnología en pos de sus intereses hegemónicos. Exageraron disimuladamente las bondades de twitter para hacerla ver ante la opinión pública mundial como una potente herramienta de convocatoria y desestabilización, productora de movimientos sociales y primaveras árabes como si la tecnología,  por sí sola, fuera capaz de desatar revoluciones y derrocar dictaduras.
Esta situación política generada en gran medida por la crisis internacional del capitalismo en el mundo la han querido transpolar a Cuba, donde no existe dictadura ni mucho menos un elevado por ciento de cubanos conectados a internet, que se puedan convocar por esa vía ni para bailar en la Plaza de la Revolución.
En twitter #Cuba se podría decir que existen dos grupos claramente definidos: Los tuiteros que están en contra de la revolución cubana y su proyecto socialista,  que en su mayoría viven en Estados Unidos o España y los que defendemos el sistema que los propios  cubanos elegimos, que si bien no es perfecto,  sí nos toca a los que vivimos en esta Isla,  y no a otros,  transformarlo.
El primer grupo ya se sabe se dedica a difamar sobre la realidad cubana, a desacreditar logros reconocidos mundialmente como es el caso de la educación y la salud, a “reportar” sobre las actividades de los mercenarios cubanos en la Isla y a atacar al segundo grupo, sus argumentos más contundentes resultan ser el insulto y la blasfemia.
Todo parece indicar que los cientos de millones que, primero la administración Bush y luego la de Obama, le han arrebatado al contribuyente norteamericano se malgastan en amamantar a personajes faltos de ingenio que repiten ahora en 140 caracteres los titulares que hasta hace poco se deslizaban desapercibidos en el cartel de la Oficina de Intereses durante la era del cabo Cason.
No resulta muy sorprendente entonces que en twitter #cuba se haya pretendido convertir a un delincuente suicida en mártir, a un preso común en disidente huelguista, a una bloguera oficialista de la SINA en un personaje multipremiado e influyente y a un grupo de mujeres vestidas de blanco en “damas”, todos, supuestos defensores de los derechos humanos y cuyo único real objetivo es el de crear provocaciones y enfrentamientos que justifiquen la añorada masacre humanitaria de la Isla que después los cronistas de las agencias de prensa posiblemente se las adjudiquen a los superpoderes de las redes sociales y no a las armas inteligentes de la OTAN.
Del otro lado del campo de batalla #Cuba está ese por ciento mínimo que, por ahora, tiene internet en la Isla, dentro de los que me incluyo con mi usuario @tinamodotti71, que tiene 2 700 y tantos seguidores, ninguno, por cierto, fantasma. Este último bando se encuentra en desventaja, no solo por las limitaciones de conexión que nos impiden ser muchos más sino, sobre todo, porque nunca seremos capaces de transmitir la inmensa obra de la Revolución nada menos que en 140 caracteres.
A pesar de que en esta nueva invasión muchas veces nos encontramos a la defensiva o que, en ocasiones, empeñados en desmentir las interminables campañas mediáticas, nos desgastamos en la repetición de un solo mensaje, para un observador ajeno a la contienda de infundios en que la Isla vive permanentemente sometida, queda claro, aún teniendo en cuenta nuestros errores, de qué lado está la verdad y la razón.
No obstante podemos decir que la “moda” Twitter en Cuba, en vez de alentar revueltas y primaveras financiadas desde Washington, ha servido para aglutinar a los revolucionarios cubanos. Ahí están como prueba el #Twitthab, #Twittsaneo, #twitbeach, el encuentro de Redes Sociales y Medios Alternativos o este mismo encuentro.  Ahora sé quiénes son @cubanadecorazon,  @AlondraM, @laeconomista, @cubamar, @Laguantanamera, @ifroilan,  @Eltaburete, @Cuba1erPlano, @chiringadecuba, @CubaenFotos, @salvatore300, @K1000G, @KOKACUB, @islabril, @Monstruoplayero, @velizcuba, @LaPolillaCubana, @CubanitobenCuba, MaiteLpez, @bitk, @rafauniversidad, @chaguito, @mujerde44, @vladiarubio, @norelysmorales, @61Capote, @leruizm, @lajovencuba, @Yohandry8787 y  muchos otros, compartimos y sabemos que estamos juntos, cada uno desde diferentes puntos de vista, en esta, la última trinchera.
Y como este twitter ya ha llegado a los 5 300 caracteres, no digo más.

Avanza Cuba en cirugías de cambio de sexo

Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex)

La Habana, 16 ene (PL) En Cuba se han realizado 15 cirugías de reasignación sexual, y existen otras solicitudes de la población transexual, quienes son atendidos por una comisión según los parámetros internacionales acordados, aseguró hoy aquí una experta.

 

Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), explicó que la primera intervención de ese tipo se realizó en la isla en 1988, sin embargo, no fue hasta 2007 que el Ministerio de Salud Pública retomó el procedimiento.

En la medida que divulguemos estos servicios en los medios de comunicación, llegarán más personas que viven el conflicto y no saben que pueden recibir ayuda, señaló la experta en una entrevista concedida al sitio digital Cubasí.

Hasta el momento, las personas trans deben pasar por un período de seguimiento de dos años, durante el cual reciben acompañamiento por especialistas, junto con un tratamiento hormonal personalizado mientras dura la transición hacia el género con el cual se identifican.

Al final del proceso, la comisión avala a los elegibles y a quienes están aptos para la cirugía de reasignación sexual (conocida popularmente como “cambio de sexo”) y para el cambio de identidad legal, aseveró Castro Espín.

Explicó no obstante, que la cirugía no es un capricho estético, sino un procedimiento científicamente consensuado a nivel internacional, que demuestra un beneficio considerable para el bienestar de las personas transexuales.

Con el procedimiento quirúrgico se contribuye a aliviar la angustia vivida por esas personas desde su infancia temprana, como resultado de los prejuicios que conducen a la incomprensión y la discriminación, aseguró.

Por otra parte, destacó que desde 2008 en el país se trabaja por una estrategia educativa, con el apoyo de los medios de comunicación, instituciones del Estado, el Partido Comunista, y organizaciones de la sociedad civil, hacia el respeto a la libre y responsable orientación sexual e identidad de género.

Se trata de un proceso de transformación cultural profundo, de aportar elementos de análisis para desarticular los prejuicios que se han establecido históricamente para dominar a las personas, sus sexualidades y sus cuerpos.

El cambio de la conciencia social es muy complejo y lleva mucho tiempo, pero debe existir voluntad política para facilitar el cambio, de lo contrario estaríamos reproduciendo las formas de pensar de las sociedades explotadoras que nos precedieron, manifestó Castro Espín.

De estos y otros importantes temas científicos se debatirá ampliamente en el VI Congreso cubano de Orientación, Educación y Terapia Sexual, que tendrá lugar en el Palacio de Convenciones de La Habana del 23 al 26 de enero próximo.

El evento, en el que participarán expertos de Estados Unidos, España, Canadá, Venezuela, Argentina, entre otros, se desarrollará bajo el lema “La educación sexual en los procesos de transformación social”.

¿Cuántas veces al día piensan los hombres en sexo?

Los hombres no piensan en sexo más de lo que piensan en comida (18 veces al día) o en dormir (11 veces al día). Foto: Thinkstock

Según una investigación de la Universidad Estatal de Ohio, los hombres piensan en sexo aproximadamente 19 veces al día, lo que viene siendo cada 1,26 horas.

El estudio, que involucró a 163 mujeres y 120 estudiantes universitarios varones, de 18 a 25 años de edad, encontró que los hombres piensan en sexo más que las mujeres. A comparación de los hombres, las jóvenes tienen relaciones sexuales en el cerebro alrededor de 10 veces al día.

Por otra parte, según datos de la investigación, los hombres no piensan en sexo más de lo que piensan en comida (18 veces al día) o en dormir (11 veces al día).

Como primer paso de la investigación, los participantes recibieron cuestionarios para evaluar si sentían algo positivo o negativo sobre el sexo en general. Se formaron tres grupos: al primero se le pidió a registrar la frecuencia con que pensaban sobre el sexo, al segundo sobre los alimentos y por último sobre el sueño.

Los resultados del estudio mostraron que las mujeres piensan en el sexo al menos una vez al día. Y que las mujeres más preocupadas por ser socialmente aceptada reportaron menos pensamientos sexuales.

Terri Fisher profesor de psicología de la Universidad Estatal de Ohio y autor del estudio aseguró que los hallazgos son significativos porque contradicen el estereotipo que causa que los hombres y las mujeres se sientan mal acerca de sus pensamientos sexuales.

 

A %d blogueros les gusta esto: