Declaración de Directora General de EE.UU. de Cancillería cubana

A continuacuón transmitimos de manera textual la Declaración de la Directora General de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro.

7a18b57e96da654cb1b5873a4a204115_L_320x137En la tarde del martes 14 de abril de 2015 se conoció que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, emitió la “Certificación de rescisión de la designación de Cuba como Estado patrocinador del terrorismo”.
Mediante esta acción, el presidente Obama ha decidido excluir a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional y notificar a estos efectos al Congreso de los Estados Unidos, el cual tendrá un plazo de 45 días para pronunciarse.
El Gobierno de Cuba reconoce la justa decisión tomada por el Presidente de los Estados Unidos de eliminar a Cuba de una lista en la que nunca debió ser incluida, ya que nuestro país ha sido víctima de centenares de actos terroristas, que han costado la vida a 3 478 personas y han incapacitado a
2 099 ciudadanos cubanos.
Como el gobierno cubano ha reiterado en múltiples ocasiones, Cuba rechaza y condena todos los actos de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, así como cualquier acción que tenga por objeto alentar, apoyar, financiar o encubrir actos terroristas.

EE.UU. saca a empresas cubanas de “lista negra”

7a18b57e96da654cb1b5873a4a204115_L_320x137El gobierno estadounidense retiró a decenas de compañías cubanas de una lista de quienes apoyan al terrorismo y al narcotráfico, en un nuevo paso en el proceso de mejora de las relaciones entre los dos países.

El Departamento del Tesoro hizo el anuncio el martes. Varias de las firmas están vinculadas con la industria del turismo en Cuba, incluyendo líneas de cruceros y cuatro operadoras de turismo. Algunas están en Panamá y dos en Estados Unidos. Varios de los buques sacados de la lista navegan bajo bandera chipriota.

Compañías e individuos en la lista del departamento tienen prohibido hacer negocios en Estados Unidos.

Washington sigue ponderando la cuestión mayor de si saca o no a Cuba de una lista separada de terrorismo. Los cubanos están presionando por ese paso en momentos en que los dos países negocian los términos para el restablecimiento de embajadas en las dos capitales.

empresasestatales-660x330

Listado de supresiones de la lista de OFAC (oficial):

ABASTECEDORA NAVAL Y INDUSTRIAL, S.A. (a.k.a. ANAINSA), Panama [CUBA].

ANAINSA (a.k.a. ABASTECEDORA NAVAL Y INDUSTRIAL, S.A.), Panama [CUBA].

ABDELNUR, Nury de Jesus, Panama (individual) [CUBA].

AGENCIA DE VIAJES GUAMA (a.k.a. GUAMA TOUR; a.k.a. GUAMATUR, S.A.; a.k.a. VIAJES GUAMA TOURS), Bal Harbour Shopping Center, Via Italia, Panama City, Panama [CUBA].

VIAJES GUAMA TOURS (a.k.a. AGENCIA DE VIAJES GUAMA; a.k.a. GUAMA TOUR; a.k.a. GUAMATUR, S.A.), Bal Harbour Shopping Center, Via Italia, Panama City, Panama [CUBA].

GUAMATUR, S.A. (a.k.a. AGENCIA DE VIAJES GUAMA; a.k.a. GUAMA TOUR; a.k.a. VIAJES GUAMA TOURS), Bal Harbour Shopping Center, Via Italia, Panama City, Panama [CUBA].

GUAMA TOUR (a.k.a. AGENCIA DE VIAJES GUAMA; a.k.a. GUAMATUR, S.A.; a.k.a. VIAJES GUAMA TOURS), Bal Harbour Shopping Center, Via Italia, Panama City, Panama [CUBA].

ALEGRIA DE PIO (Naviera Maritima de Arosa, Spain) (vessel) [CUBA].

AVALON, S.A., Colon Free Zone, Panama [CUBA].

BEWELL CORPORATION, INC., Panama [CUBA].

CARBONICA, S.A., Panama [CUBA].

CARIBBEAN HAPPY LINES (a.k.a. CARIBBEAN HAPPY LINES CO.), Panama [CUBA].

CARIBBEAN HAPPY LINES CO. (a.k.a. CARIBBEAN HAPPY LINES), Panama [CUBA].

CARIBSUGAR, S.A., Panama [CUBA].

CARISUB, S.A., Panama [CUBA].

CASTELL VALDEZ, Osvaldo Antonio, Panama (individual) [CUBA].

CHAMET IMPORT, S.A., Panama [CUBA].

COMPANIA PESQUERA INTERNACIONAL, S.A., Panama [CUBA].

DELGADO ARSENIO, Antonio, Panama (individual) [CUBA].

DUQUE, Carlos Jaen, Panama (individual) [CUBA].

FAMESA INTERNATIONAL, S.A., Panama [CUBA].

GLOBAL MARINE OVERSEAS, INC., Panama [CUBA].

HERMANN SHIPPING CORP., INC., Panama [CUBA].

HYALITE (Whiteswan Shipping Co., Ltd., Cyprus) (vessel) [CUBA].

INVERSIONES LUPAMAR, S.A. (a.k.a. LUPAMAR INVESTMENT COMPANY), Panama [CUBA].

LUPAMAR INVESTMENT COMPANY (a.k.a. INVERSIONES LUPAMAR, S.A.), Panama [CUBA].

KOL INVESTMENTS, INC., Miami, FL, United States [CUBA].

LOUTH HOLDINGS, S.A., Panama [CUBA].

PADRON TRUJILLO, Amado, Panama (individual) [CUBA].

PESCADOS Y MARISCOS DE PANAMA, S.A. (a.k.a. PESMAR S.A.; a.k.a. PEZMAR S.A.), Panama City, Panama [CUBA].

PESMAR S.A. (a.k.a. PESCADOS Y MARISCOS DE PANAMA, S.A.; a.k.a. PEZMAR S.A.), Panama City, Panama [CUBA].

PEZMAR S.A. (a.k.a. PESCADOS Y MARISCOS DE PANAMA, S.A.; a.k.a. PESMAR S.A.), Panama City, Panama [CUBA].

PIRAMIDE INTERNATIONAL, Panama [CUBA].

RADIO SERVICE, S.A., Panama [CUBA].

RECICLAJE INDUSTRIAL, S.A., Panama [CUBA].

ROSE ISLANDS (Shipley Shipping Corp., Panama) (vessel) [CUBA].

SIBONEY INTERNACIONAL, S.A., Edificio Balmoral, 82 Via Argentina, Panama City, Panama; Venezuela [CUBA].

STERN, Alfred Kaufman, Prague, Czech Republic (individual) [CUBA].

TALLER DE REPARACIONES NAVALES, S.A. (a.k.a. TARENA, S.A.), Panama City, Panama [CUBA].

TARENA, S.A. (a.k.a. TALLER DE REPARACIONES NAVALES, S.A.), Panama City, Panama [CUBA].

TECHNIC DIGEMEX CORP., Calle 34 No. 4-50, Office 301, Panama City, Panama [CUBA].

TEMIS SHIPPING CO., Panama [CUBA].

TRAVEL SERVICES, INC., Hialeah, FL, United States [CUBA].

TREVISO TRADING CORPORATION, Edificio Banco de Boston, Panama City, Panama [CUBA].

HEYWOOD NAVIGATION CORPORATION, c/o MELFI MARINE CORPORATION S.A., Oficina 7, Edificio Senorial, Calle 50, Apartado 31, Panama City 5, Panama [CUBA].

POCHO NAVIGATION CO. LTD., c/o EMPRESA DE NAVEGACION MAMBISA, Apartado 543, San Ignacio 104, Havana, Cuba [CUBA].

BROTHERS (f.k.a. TULIP ISLANDS) (C4QK) Bulk Carrier 25,573DWT 16,605GRT Cyprus flag (Ciflare Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

TULIP ISLANDS (a.k.a. BROTHERS) (C4QK) Bulk Carrier 25,573DWT 16,605GRT Cyprus flag (Ciflare Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

CARIBBEAN SALVOR (9H2275) Tug 669DWT 856GRT Malta flag (Compania Navegacion Golfo S.A.) (vessel) [CUBA].

HARNMAN H (f.k.a. PEONY ISLANDS) (5BXH) Bulk Cargo 26,400DWT 15,864GRT Cyprus flag (PEONY SHIPPING CO. LTD. (SDN)) (vessel) [CUBA].

PEONY ISLANDS (a.k.a. HARNMAN H) (5BXH) Bulk Cargo 26,400DWT 15,864GRT Cyprus flag (PEONY SHIPPING CO. LTD. (SDN)) (vessel) [CUBA].

NEW GROVE (f.k.a. KASPAR) (P3QJ3) General Cargo 1,909DWT 754GRT Cyprus flag (Oakgrove Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

KASPAR (a.k.a. NEW GROVE) (P3QJ3) General Cargo 1,909DWT 754GRT Cyprus flag (Oakgrove Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

PINECONE (f.k.a. GRETE) (P3QH3) General Cargo 1,941DWT 753GRT Cyprus flag (Pinecone Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

GRETE (a.k.a. PINECONE) (P3QH3) General Cargo 1,941DWT 753GRT Cyprus flag (Pinecone Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

RAVENS (9H2485) General Cargo 2,468DWT 1,586GRT Malta flag (ATAMALLO SHIPPING CO. LTD. (a.k.a. ANTAMALLO SHIPPING CO. LTD.) (SDN)) (vessel) [CUBA].

TEPHYS (f.k.a. PAMIT C) (H2RZ) General Cargo 15,123DWT 8,935GRT Cyprus flag (Tephys Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

PAMIT C (a.k.a. TEPHYS) (H2RZ) General Cargo 15,123DWT 8,935GRT Cyprus flag (Tephys Shipping Co. Ltd.) (vessel) [CUBA].

WEST ISLANDS (C4IB) General Cargo 15,136DWT 9,112GRT Cyprus flag (WEST ISLAND SHIPPING CO. LTD. (SDN)) (vessel) [CUBA].

(Tomado de Cuba Si )

Cuba espera respuesta de EE.UU. a asuntos planteados en primera ronda

Cuba espera respuesta de Estados Unidos a su exclusión de la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo y al problema bancario de su misión en Washington, afirmó hoy aquí el diplomático cubano Gustavo Machín.

gustavo-machinEl subdirector general de Estados Unidos de la cancillería cubana aseguró en conferencia de prensa que eso es lo que espera su país de la nueva ronda de conversaciones entre las delegaciones de La Habana y Washington, a realizarse en la capital norteamericana el próximo viernes.

La delegación cubana asistirá a esta nueva ronda de conversaciones con el Departamento de Estado sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas con espíritu constructivo para dar continuidad a las conversaciones iniciadas en La Habana, en enero pasado, sostuvo Machín.

La parte cubana, precisó, confía en que recibirá respuestas a los asuntos planteados durante la primera ronda, que Cuba considera importantes para la creación del contexto apropiado con vistas al restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas de los dos países.

Indicó que esos temas son la exclusión de Cuba de la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo Internacional y la solución de la situación bancaria que enfrenta nuestra misión en Washington desde hace más de un año.

La delegación cubana insistirá, tal y como lo hizo en la primera ronda, en la observancia de los principios del derecho internacional y de las obligaciones emanadas de las convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y sobre Relaciones Consulares entre los estados, señaló.

En particular, apuntó, lo referido al comportamiento del personal diplomático de respeto a las leyes nacionales y a la no intervención en los asuntos internos de los Estados.

Vamos a trasladar a la delegación norteamericana la importancia de iniciar esta nueva etapa de las relaciones bilaterales sobre bases sólidas y de respeto, reiteró.

Machín destacó que Estados Unidos aceptó la propuesta de la delegación cubana, de julio de 2014 y reiterada en enero pasado, de sostener un diálogo sobre derechos humanos.

“Mostramos satisfacción porque el Departamento de Estado aceptó nuestra propuesta de sostener este diálogo sobre derechos humanos y la delegación que está viajando a Washington lleva una propuesta para la concreción de este diálogo bilateral sobre bases de igualdad y respeto”, aseveró.

El 17 de diciembre pasado, los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, revelaron su decisión de dar pasos hacia el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Con ese fin, el 22 de enero pasado, delegaciones de Cuba y Estados Unidos sostuvieron un primer encuentro en el capitalino Palacio de las Convenciones.

(Tomado de PL)

EE.UU. es autor de unos 10.000 atentados similares al 11S contra otros países

FOTO: Afp

FOTO: Afp

La suma de las muertes causadas por ataques de las tropas de EE.UU. y las fuerzas de la CIA en el extranjero después de la Segunda Guerra Mundial equivale a las víctimas mortales que podrían causar unos 10.000 atentados de la escala del 11S, según una estimación del activista antibelicista James Lucas.

Según los cómputos del pacifista, derivados en parte de un libro de William Blum sobre el intervencionismo estadounidense, el número de países que en al menos una ocasión han sido objeto de invasión, bombardeo o complot por parte de Estados Unidos llega a 37.

William Blum / RT

William Blum / RT

Las víctimas mortales causadas en las distintas intervenciones alcanzan la cifra de entre 10 y 15 millones, incluidas las fallecidas en la guerra de Corea, la de Vietnam, la de Afganistán y las dos guerras de Irak, entre otros conflictos múltiples. El autor solo excluye las pérdidas entre los militares o agentes estadounidenses de las fuerzas de intervención.

“Las causas de las guerras son complejas”, admite James Lucas en un extenso artículo publicado en el sitio web The Art of Not Being Governed. En cuanto a la metodología del estudio, Lucas explica: “En algunos casos las naciones ajenas a Estados Unidos pueden ser responsables de un mayor número de muertes, pero si la participación de nuestro país parecía haber sido una causa necesaria de un conflicto, EE.UU. fue considerado responsable de aquellas muertes“.

En otras palabras, explica el investigador, solo se trata de los conflictos que probablementeno hubieran ocurrido si EE.UU. no se hubiera interferido en el desarrollo de la situación. Solo se calcularon los casos en los que el poderío militar y económico del país fue crucial.

Cada vez que se aborda el tema del terrorismo, los estadounidenses recuerdan el dolor y la ira provocados por los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington. Pero, ¿cómo medir el dolor y la ira que causó EE.UU. en las décadas transcurridas después de 1945, se pregunta el autor, si no es dividiendo la totalidad de las víctimas causadas por las intervenciones estadounidenses entre el balance mortal de la tragedia de 2001 en suelo estadounidense?

A la terrible cantidad de víctimas mortales causada por EE.UU. todavía hay que sumar un promedio de 10 heridos por cada fallecido, unas cifras que dejan aún más dolor, indignación y deseo de venganza entre los supervivientes.

Historia: Agresiones contra Cuba

Por: Koldo Campos Sagaseta /Rebelión

Luis Posada Carriles

Luis Posada Carriles

“Tratar de impulsar a Cuba hacia el colapso no ha servido en los últimos 50 años”. Lo acaba de afirmar Obama, y además públicamente, para que quede constancia. Apelaba también en su reconocimiento al característico lenguaje de las instituciones que gobierna: “impulsar el colapso”.

Los cientos de presos de Guantánamo, para el mismo tipo de lenguaje, tampoco eran prisioneros de guerra sino “combatientes enemigos ilegales”; y hace ya muchos años que la CIA y otras agencias estadounidenses no asesinan, simplemente “neutralizan”. Aunque irrespeten hasta al diccionario, al bloqueo a Cuba el gobierno estadounidense prefiere llamarle embargo.

En ese mismo lingüístico contexto “impulsar el colapso” también puede traducirse por atentar contra el derecho a la vida de un pueblo.

Nadie como un presidente de los Estados Unidos, con el cinismo que les caracteriza, para resumir en una sola frase tantos años de bloqueo, de invasiones, de injerencias, de sabotajes, de atentados, de terror…

No había cumplido un año la revolución en Cuba y ya se habían producido más de 50 violaciones aéreas sobre La Habana. En la Enciclopedia Cubana contra el Terrorismo y en la memoria del pueblo cubano también queda constancia del incendio de la emisora de radio CMQ, de las bombas puestas en la Universidad de La Habana, en el cine Cándido de Marianao y en el teatro Riesgo de Pinar del Río, además de incontables atentados contra centros comerciales y almacenes, provocando víctimas mortales y cuantiosos daños económicos. Un año más tarde invadían Cuba y tras el fracaso de Bahía de los Cochinos, ponían en marcha nuevas operaciones y atentados. Se iniciaba la Operación Mangosta que llevaría a cabo más de cinco mil acciones terroristas y sabotajes contra Cuba.

La agresión a la isla caribeña se recrudeció aún más en los siguientes años con el hundimiento de barcos pesqueros, el secuestro de marineros, el ametrallamiento y cañoneo de buques mercantes, atentados contra las minas de Matahambre en Pinar del Río, ataques con lanchas piratas contra la planta de sulfometales Cubanitro, el desvío forzoso de aviones comerciales, las agresiones a sedes diplomáticas y comerciales cubanas, el desembarco de grupos armados y ametrallamiento de caseríos costeros como el de de Boca de Samá, el 12 de octubre de 1971 en el que mataron a dos pobladores.

En 1976 la administración estadounidense unifica el terror en un solo frente y se suceden los atentados explosivos contra la embajada de Cuba en Colombia; contra la embajada cubana en Portugal en la que mueren dos funcionarios cubanos; contra una oficina de Air Panamá a la que vinculaban a Cuba, contra un canal de televisión de San Juan, Puerto Rico, donde se proyectaba la película cubana “La nueva escuela”…

La Operación Cóndor también sirvió a Estados Unidos a través de las dictaduras que engendraba en el cono sur americano para, en Buenos Aires, hacer desaparecer a los diplomáticos cubanos Jesús Cejas Arias, del que apenas hace un año se identificaba su cadáver, y Crescencio Galañena.

El 9 de julio de 1976 los “impulsos” de los Estados Unidos siguieron engendrando atentados y se intenta hacer estallar un avión comercial cubano. Un retraso en el vuelo provoca que las bombas estallen en el aeropuerto de Jamaica, cuando todavía los pasajeros no habían embarcado. El atentado se repetiría tres meses más tarde con un sangriento resultado. El vuelo 455 de Cubana de Aviación que había salido de Barbados rumbo a Cuba, con 73 pasajeros a bordo, explota en pleno vuelo.

Siguieron los “impulsos” estadounidenses a través de sus financiadas fundaciones cubanas provocando la muerte y la destrucción: Fue incendiado el teatro Amadeo Roldán de La Habana, como también incendiaron un edificio de diez plantas en Marianao, en el que se ubicaba el Círculo Infantil Le Van Tam, con alrededor de 600 niños y en el que la inmediata movilización popular evitó una tragedia.

Los “impulsos” estadounidenses también dejaron sentir sus deseos de colapsar Cuba recurriendo al terror contra el sector turístico: ametrallamientos desde el mar contra el Hotel Guitart-cayo Coco; explosivos contra hoteles de Varadero; explosivos contra la discoteca Aché del Hotel Meliá Cohíba; en los hoteles Capri, Nacional, Copacabana, Chateau, Tritón, en la Bodeguita del Medio… Más víctimas, más daños…

Y los “impulsos” tampoco se limitaron a la dinamita, el C-4, y demás explosivos del catálogo de la CIA. Los atentados también buscaron desde el principio crear una crisis alimentaria. Desde la Operación Mangosta la guerra biológica también se convirtió en un habitual recurso: En 1962, súbitamente, surge en Pinar del Río, Matanzas, Oriente y La Habana una enfermedad llamada Newcastle que obligó a sacrificar más de un millón de aves de corral. En 1971, un brote de fiebre porcina, cuyo origen estuvo en la base estadounidense de Fort Gullick en Panamá, obliga al sacrificio de medio millón de cerdos. Casi al mismo tiempo, de improviso, una plaga de origen asiático que nunca se había detectado en América asola Cuba. Y también se hacen presentes la roya de la caña de azúcar, el moho azul del tabaco, la sigatoka negra del plátano, el pulgón negro del cítrico, la hemorragia viral del conejo, la broca del café, la varroasis de la abeja, la úlcera de la trucha, así como extrañas enfermedades del ganado bovino y otras premeditadas pestes.

Tampoco los “impulsos” se conformaron con semejantes intentos. En 1981 una epidemia de dengue hemorrágico causó la muerte de 158 personas, entre ellas 101 niños. Los laboratorios, entre otras investigaciones, demostraron que las cepas diseminadas en Cuba no tenían nada que ver con otras activas en el Caribe de mucha menor virulencia.

Y lo mismo ocurrió ese mismo año con un brote de conjuntivitis hemorrágica producida por un agente patógeno que, según la Oficina Panamericana de la Salud nunca había existido antes en el Caribe. Cerca de la base de Guantánamo surgen de improviso y se multiplican los casos de disentería que costarían la vida a 18 niños cubanos.

Cincuenta años de bloqueo, de embargo, de terror, de “impulsos” que viene Obama a reconocer ahora.

George Bush, poeta frustrado, ya sabía lo que eran los impulsos cuando declaró ante la asamblea anual de la OEA en una impulsiva metáfora: “ Algún día llegará a Cuba una ola de libertad”. Antes que él, Eisenhower también había pronosticado la ola liberadora que restituyera a Batista en Cuba pero la ola se llevó a Eisenhower. J.F.Kennedy llegó augurando nuevas y libertarias olas a las que, incluso, por aquello de ayudar al mar, hasta les buscó una cochina playa por las que romper, pero otras olas, que aún no han sido esclarecidas, acabaron ahogando a Kennedy en Dallas. Johnson tomó el relevo en los pronósticos meteorológicos sobre Cuba y predijo la llegada a Cuba del maremoto redentor que devolviera a Cuba al pasado esplendor de casinos y casas de putas, pero la ola otra vez equivocó el rumbo y se llevó a Johnson. Nixon, para no ser menos, también salió anunciando el arribo a Cuba de la ola de la libertad que restituyera los derechos de la mafia en La Habana, pero pasó la ola y el que se ahogó fue Nixon.

Llegó Gerald Ford y advirtió la inmediata presencia en la isla de una ola redentora que recuperase para los tantos delincuentes barridos por la historia y por Fidel, los privilegios perdidos pero, antes de que terminara de hacer sus predicciones, el tiempo y el agua se llevaron a Ford. Jinmy Carter también apeló a la ola de la libertad que rescatara a Cuba de la ignominia del derecho, la educación y la salud pero, de nuevo, la ola se llevó a Carter. Ronald Reagan, no conforme con pronosticar las libertarias olas sobre Cuba, hizo lo indecible por ayudar al mar en su trabajo, pero el mar, otra vez dispuso el mismo rumbo y se llevó a Reagan. Vino el primero de los Bush y reiteró el anuncio pero tampoco lo oyó nadie. Bill Clinton, no se quedó atrás y, desde que asumió el gobierno y la becaria, predijo el arribo a Cuba de la ola libertaria. Ocho años esperó la ola pero, cuando ésta llegó, el que se ahogó fue Clinton. Y entonces el segundo de los Bush dio rienda suelta a sus anhelos de que la ola de la libertad hiciera de Cuba otro burdel, un narco-estado más… pero tampoco Bush vio llegar esa ola.

Obama sigue confiando en la ola de la libertad pero, al menos, parece no ignorar que 50 años de “impulsos” no han servido para provocar el colapso de Cuba. Cierto que tampoco para que Estados Unidos responda por su criminal infamia ante un tribunal imposible pero, al menos, si ha servido para dejar en evidencia la soledad de su arrogancia en 23 resoluciones consecutivas de las Naciones Unidas contra el bloqueo, en las que sólo Estados Unidos e Israel lo defendieron contra el parecer de todo el mundo, de 180 naciones.

Y Obama, en sus “impulsos”, además de equivocar los verbos también yerra en las cuentas, porque no son 50 años los perdidos por el gobierno que preside en ese demencial y canalla afán. También debiera considerar como perdidos todos los años de colonialismo y servidumbre que pretendieron convertir a Cuba en una casa de putas con pista de baile y casino, porque fue en esa Cuba que se gestó la única ola libertaria que ha llegado a Cuba, la que puso en marcha la revolución.

Asamblea Nacional: Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz

Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la clausura del IV Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 20 diciembre de 2014, “Año 56 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Compañeras y compañeros:

Hemos tenido intensas y emotivas jornadas en los últimos días.

Este propio mes de diciembre celebramos exitosamente la V Cumbre Caricom-Cuba y el pasado domingo la XIII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ocasión en que rendimos merecido homenaje a sus artífices: el entrañable presidente bolivariano Hugo Chávez Frías y el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana,  compañero Fidel Castro Ruz (Aplausos).

Nos acompañan en esta sesión Gerardo, Ramón y Antonio, motivo de genuino regocijo y alegría para todo nuestro pueblo —sobre este importante asunto ampliaré en la parte final de mi intervención. Se encuentran también presentes los compañeros Fernando y René y los familiares de los Cinco Héroes, al igual que el joven Elián González, su padre Juan Miguel y el Coronel Orlando Cardoso Villavicencio, Héroe de la República de Cuba, quien sufrió severa prisión por más de 10 años en Somalia.

Como ha sido habitual en las sesiones de nuestro Parlamento, me corresponde pasar revista al desempeño de la economía en el año que concluye y el Plan y Presupuesto para el 2015, cuestiones que han sido profundamente debatidas por los diputados en las 10 comisiones y también en la sesión plenaria de ayer.

Al análisis de esos asuntos se dedicó igualmente el Noveno Pleno del Comité Central del Partido, efectuado el pasado jueves.  Por tanto, solo haré una breve referencia a estos temas.

Fue explicado que el Producto Interno Bruto, conocido como PIB, tuvo un crecimiento del 1,3%, inferior a lo planificado inicialmente, en lo que influyó el insuficiente desempeño en el primer semestre, durante el cual se afrontaron limitaciones financieras de envergadura a causa del incumplimiento de ingresos externos, condiciones climatológicas adversas e insuficiencias internas en la gestión económica. Realmente en la segunda mitad del año se logró revertir modestamente esa tendencia y se alcanzó un resultado superior.

El Plan del próximo año consolida y refuerza la dirección de un crecimiento más sólido de la economía cubana, basado en la potenciación de las reservas internas de eficiencia, reanimación de los sectores productivos, en particular de la industria manufacturera, utilización más eficiente de los portadores energéticos e inversiones superiores en infraestructuras y la producción material, a la vez que se preservan los servicios sociales como la salud pública y educación a nuestra población.

Para el año 2015 se proyecta un crecimiento del PIB de poco más del 4%, objetivo alcanzable teniendo en cuenta que se dispone con suficiente antelación de un mejor aseguramiento financiero en comparación con el inicio del 2014. Ello no quiere decir que resultará fácil ni mucho menos. Deberemos seguir enfrentando los efectos de la crisis económica global y del bloqueo norteamericano que se mantiene en pie, generando innegables obstáculos al desarrollo de nuestra economía.

Al mismo tiempo, continuaremos honrando estrictamente los compromisos asumidos en el reordenamiento de las deudas con nuestros principales acreedores y así contribuir a la paulatina recuperación de la credibilidad internacional de la economía cubana.

En la tarde de ayer la Asamblea Nacional aprobó la Ley del Presupuesto del Estado para el año 2015, el cual contempla un déficit del 6,2% del PIB, que se ha considerado aceptable en las actuales circunstancias. Se incorporan nuevos tributos y se reduce la carga impositiva al sistema empresarial en correspondencia con la aplicación gradual de la Ley Tributaria.

Al propio tiempo, se han adoptado diferentes medidas para reforzar el control fiscal ante indisciplinas y la evasión de impuestos por las personas jurídicas y naturales.

En esta materia no solo debe sancionarse a quienes incumplen, pues la impunidad equivaldría alentar a la transgresión de las normas legales vigentes, consideramos que también es necesario fomentar en las instituciones, empresas, cooperativas y trabajadores por cuenta propia una cultura de civismo fiscal y que se comprenda que los tributos constituyen la fórmula principal para redistribuir la renta nacional en interés de todos los ciudadanos.

Por otra parte, ha mantenido su avance el proceso de implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados por el 6to Congreso. Como se ha informado, nos encontramos en una etapa cualitativamente superior en esta materia, en la que se abordan tareas de extrema complejidad, cuya solución impactará todas las facetas del quehacer nacional.

Me refiero, en primer lugar, al proceso de unificación monetaria, donde se ha progresado sólidamente en la segunda mitad del presente año desde el punto de vista conceptual y se ha logrado delinear un abarcador programa de medidas en interés de evitar afectaciones a la economía y la población.

Favorable acogida entre los ciudadanos ha tenido la decisión de generalizar la venta en CUP en las tiendas recaudadoras de divisas, la  que continuará ampliándose gradualmente.

La ocasión es propicia para ratificar dos conceptos que no debemos soslayar.

El primero es que la Unificación Monetaria no es la solución universal o inmediata de todos los problemas que afronta nuestra economía.

Esta importante decisión deberá complementarse por un conjunto de medidas macroeconómicas que favorezcan el ordenamiento monetario del país mediante instrumentos que aseguren el equilibrio de las finanzas nacionales, lo cual contribuirá decisivamente a mejorar el funcionamiento de la economía y la construcción en Cuba de un socialismo próspero y sostenible.

El segundo concepto y no menos importante, es que se garantizarán los depósitos bancarios en divisas extranjeras, pesos cubanos convertibles (CUC) y pesos cubanos (CUP), así como el efectivo en manos de la población y las personas jurídicas nacionales y foráneas.

Conocemos que no han dejado de manifestarse dentro y fuera del país criterios, con sanas y no muy sanas intenciones, acerca del ritmo del proceso de actualización de nuestro modelo económico.

Tampoco han faltado desde el exterior exhortaciones abiertas a apresurar la privatización, incluso de los principales sectores productivos y de servicios, lo que equivaldría a deponer las banderas del socialismo en Cuba.

Tal parece que estos últimos no se han molestado en dar una lectura a los Lineamientos, donde con toda claridad se expresa, cito: “El sistema económico que prevalecerá en nuestro país continuará basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, donde deberá regir el principio socialista ‘de cada cual según su capacidad y a cada cual según su trabajo’, fin de la cita.

Proseguiremos haciendo realidad los acuerdos del 6to Congreso del Partido Comunista de Cuba con responsabilidad y firmeza, a la velocidad que soberanamente decidamos aquí, sin poner en riesgo la unidad de los cubanos, sin dejar a ninguno abandonado a su suerte, sin aplicar terapias de choque y sin renunciar jamás a los ideales de justicia social de esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes.

Ya el próximo año iniciaremos las actividades preparatorias para la celebración en abril del 2016 del 7mo. Congreso del Partido, previo al cual se desarrollará un amplio y democrático debate con la militancia comunista y todo el pueblo acerca de la marcha de la implementación de los Lineamientos.

Estrechamente asociado a la actualización del modelo se encuentra el proceso de paulatina, repito, paulatina descentralización de facultades desde los ministerios hacia el sistema empresarial.

No es algo que pueda hacerse de la noche a la mañana si queremos tener éxito. Se requiere un tiempo prudencial para preparar y capacitar, como lo venimos haciendo, a los cuadros a todos los niveles, modificar la mentalidad arcaica y desechar viejos hábitos, así como elaborar e instrumentar el marco jurídico y procedimientos precisos que permitan a unos y otros controlar que las decisiones se apliquen de manera adecuada, rectificar oportunamente los errores y de ese modo evitar retrocesos innecesarios.

A favor de una mayor autonomía de la empresa estatal socialista, entre otras medidas, se amplió y flexibilizó su objeto social, se definió el encargo estatal y se otorgaron facultades para la comercialización de los excedentes productivos. Asimismo, se dispuso la eliminación de límites administrativos para el pago de salarios vinculados a los resultados.

Estas transformaciones deberán ejecutarse de manera gradual, sin apresuramientos, con orden, disciplina y exigencia.

La justa aspiración a devengar mayores salarios es una cuestión muy sensible, en la cual no nos está permitido equivocarnos, ni dejarnos conducir por el deseo o la improvisación.

Nos alegra que aumenten de manera gradual los salarios de aquellos trabajadores que laboran en las actividades con resultados más eficientes y reportan beneficios de particular impacto económico y social.

Sin embargo, debe quedar bien claro que no se puede distribuir una riqueza que no hemos sido capaces de crear, hacerlo conllevaría serias consecuencias para la economía nacional y de cada ciudadano. Soltar dinero a las calles sin un incremento correspondiente de las ofertas de bienes y servicios generaría inflación, fenómeno que entre muchos otros efectos nocivos reduciría la capacidad adquisitiva de los salarios y de las pensiones, golpeando en primer lugar a los más humildes. Y eso no lo podemos permitir.

Durante el primer año de la aplicación de la nueva política salarial, en no pocas empresas se ha producido la violación del índice del gasto de salario por peso de valor agregado bruto, en otras palabras, se han pagado mayores salarios sin el correspondiente respaldo productivo. He alertado en varias ocasiones que esto hay que considerarlo como una indisciplina grave, muy grave y debe ser enfrentada resueltamente por los dirigentes administrativos y también por las organizaciones sindicales.

Para nadie es un secreto que en nuestro sistema social los sindicatos defienden los derechos de los trabajadores y para lograrlo efectivamente deben ser los primeros en velar no solo por el interés de un colectivo laboral determinado, sino por los intereses de toda la clase obrera, que son en esencia los mismos que sostiene la nación entera.

No podemos dejar espacio a que se desarrolle y fortalezca el egoísmo y la codicia entre nuestros trabajadores. Todos queremos y necesitamos mejores salarios, pero antes hay que crear la riqueza para luego distribuirla según el aporte de cada cual.

Por supuesto, existen otras muchas cuestiones vinculadas a la actualización del modelo económico que no he mencionado, en varias de las cuales se han presentado desviaciones que estamos en la obligación de rectificar a tiempo, en el ánimo de no tener que dar marcha atrás, pero para ello hay que trabajar con mucha seriedad y responsabilidad.

Nadie en el mundo puede negar la destacada ejecutoria internacional de Cuba en el año que culmina. El reto que tenemos por delante los cubanos es muy grande: Hay que situar la economía a la altura del prestigio político que esta pequeña isla del Caribe ha conquistado gracias a la Revolución, al heroísmo y a la capacidad de resistencia de nuestro pueblo. La economía es la principal asignatura pendiente y tenemos el deber de encarrilarla definitivamente hacia el desarrollo sostenible e irreversible del socialismo en Cuba.

Como dije al principio, los diputados y todo el pueblo sentimos la enorme emoción y alegría de compartir la presencia en la Patria de Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René, convirtiendo en realidad la promesa del compañero Fidel hace trece años. El extraordinario ejemplo de firmeza, sacrificio y dignidad de los Cinco enorgullece a la Nación, que batalló incansablemente por su liberación y ahora los acoge como verdaderos héroes (Aplausos).

Debo reiterar la profunda y sincera gratitud a todos los movimientos y comités de solidaridad que lucharon para conseguir su libertad y a innumerables gobiernos, parlamentos, organizaciones, instituciones y personalidades que aportaron su valiosa contribución.

El pueblo cubano agradece esta justa decisión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Con ello se ha eliminado un obstáculo en las relaciones entre nuestros países.

El mundo entero ha reaccionado positivamente ante los anuncios que se hicieron el pasado miércoles, valorando su importancia en las relaciones internacionales y especialmente para los vínculos de Estados Unidos con la región, lo que ha suscitado declaraciones favorables de gobiernos, presidentes y reconocidas personalidades, las cuales agradecemos sinceramente.

Ha sido fruto de conversaciones al más alto nivel, sostenidas en estricta discreción y que contaron con la contribución del Papa Francisco y facilidades ofrecidas por el Gobierno de Canadá.

Este resultado ha sido posible, además, gracias a los profundos cambios ocurridos en América Latina y el Caribe cuyos gobiernos y pueblos comparten el reclamo de una nueva política de Estados Unidos hacia Cuba.

Saludamos el planteamiento del Presidente Obama de abrir un nuevo capítulo en los vínculos entre ambas naciones y de introducir los más significativos cambios en la política estadounidense de los últimos 50 años.

Igualmente, reconocemos la disposición expresada por él de sostener con el Congreso norteamericano un debate sobre el levantamiento del bloqueo, así como su anhelo de lograr un futuro mejor para ambos pueblos, nuestro hemisferio y el mundo.

Compartimos la idea de que puede abrirse una nueva etapa entre los Estados Unidos y Cuba, que se inicia con el restablecimiento de relaciones diplomáticas, las cuales deberán estar basadas en las Convenciones sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares que regulan la conducta de las Misiones Diplomáticas y Consulares y de sus funcionarios.

A los contactos de alto nivel entre ambos gobiernos, acudiremos con espíritu constructivo, de respeto y reciprocidad, con el propósito de avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales.

Como expresé el pasado 17 de diciembre, se ha dado un paso importante, pero queda por resolver lo esencial, que es el cese del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, recrudecido en los últimos años, en particular en el ámbito de las transacciones financieras, con la aplicación de enormes e ilegítimas multas contra bancos de diversos países.

Nuestro pueblo debe comprender que, en las condiciones anunciadas, esta será una lucha larga y difícil que requerirá que la movilización internacional y de la sociedad norteamericana continúe reclamando el levantamiento del bloqueo.

Todos los datos indican que una mayoría de los ciudadanos norteamericanos, y aun más amplia de la emigración cubana, favorece la normalización de las relaciones bilaterales. En el Congreso de los Estados Unidos, que convirtió en Ley las disposiciones del bloqueo, también crece la oposición a esta política.

Esperamos que el Presidente de los Estados Unidos utilice con determinación sus prerrogativas ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, en aquellos aspectos que no requiera la aprobación del Congreso.

Al propio tiempo, estudiaremos el alcance y forma de aplicación de las positivas medidas ejecutivas anunciadas por el Presidente Obama.

Es alentadora su instrucción de revisar la injustificable  inclusión de Cuba en la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo Internacional.  Los hechos demuestran que Cuba ha sido víctima de múltiples ataques terroristas, muchos de cuyos responsables gozan hoy de impunidad, como todos sabemos, nos han costado miles de muertos y mutilados.

Los pretextos esgrimidos con ese fin carecen absolutamente de base, como todo el planeta conoce. Solo sirven a intereses políticos como falso argumento para justificar el endurecimiento del bloqueo, especialmente en el sector financiero.

Desde Cuba jamás se ha organizado, financiado ni ejecutado un acto terrorista contra personas, intereses o territorio alguno de los Estados Unidos, ni se permitirá. Cada vez que hemos conocido cualquier información sobre planes terroristas contra Estados Unidos, se lo informamos a su Gobierno, al cual desde hace años hemos propuesto establecer un acuerdo de cooperación en esa materia.

Siempre estuvimos dispuestos al diálogo respetuoso, sobre la base de la igualdad para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin sombra a nuestra independencia nacional y autodeterminación y, como Fidel señalara, sin renunciar a uno solo de nuestros principios.

Reitero que solo es posible avanzar a partir del respeto mutuo, que implica la observancia de los principios del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas, entre ellos, la igualdad soberana de los Estados, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos, el arreglo de las controversias internacionales por medios pacíficos, abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia de cualquier Estado, y la obligación de no intervenir en los asuntos que son de la jurisdicción interna de los Estados, lo que implica que cualquier forma de injerencia o de amenaza a los elementos políticos, económicos y culturales de un Estado constituye una violación del Derecho Internacional.

En consonancia con la Proclama de América Latina y el Caribe como Región de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno el pasado 29 de enero, en La Habana, durante la Cumbre de la CELAC, todo Estado tiene el derecho inalienable a elegir su sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia en ninguna forma por parte de otro Estado, lo que constituye un principio de Derecho Internacional.  Este documento fue firmado aquí en La Habana por todos los Jefes de Estado y de Gobierno de este continente, con excepción de los Estados Unidos y de Canadá, que no fueron invitados a la misma.

Entre los gobiernos de los Estados Unidos y Cuba hay profundas diferencias que incluyen, entre otras, distintas concepciones sobre el ejercicio de la soberanía nacional, la democracia, los modelos políticos y las relaciones internacionales.

Reiteramos la disposición al diálogo respetuoso y recíproco sobre las discrepancias. Tenemos firmes convicciones y muchas preocupaciones sobre lo que ocurre en los Estados Unidos en materia de democracia y derechos humanos y aceptamos conversar, sobre las bases enunciadas, acerca de cualquier tema, de todo lo que quieran discutir, de aquí, pero también de los Estados Unidos.

No debe pretenderse que para mejorar las relaciones con los Estados Unidos, Cuba renuncie a las ideas por las que ha luchado durante más de un siglo, por las que su pueblo ha derramado mucha sangre y ha corrido los mayores riesgos.

Es necesario comprender que Cuba es un Estado soberano cuyo pueblo, en libre referendo para aprobar la Constitución, decidió su rumbo socialista y sistema político, económico y social (Aplausos).

De la misma forma que nunca nos hemos propuesto  que los Estados Unidos cambien su sistema político, exigiremos respeto al nuestro (Aplausos).

Ambos gobiernos debemos adoptar medidas mutuas para prevenir y evitar hechos que puedan afectar los progresos en la relación bilateral, basados en el respeto a las leyes y el ordenamiento constitucional de las partes.

No ignoramos las virulentas críticas que ha debido soportar el Presidente Obama, a causa de los citados anuncios, por parte de fuerzas que se oponen a la normalización de las relaciones con Cuba, incluyendo legisladores de origen cubano y cabecillas de grupúsculos contrarrevolucionarios que se resisten a perder el sustento que les han proporcionado décadas de confrontación entre nuestros países. Harán todo lo posible por sabotear este proceso, sin descartar acciones provocativas de toda índole. Por nuestra parte primará una conducta prudente, moderada y reflexiva, pero firme (Aplausos).

En Cuba existen numerosas y diversas organizaciones de masas, sindicales, campesinas, femeninas, estudiantiles, de escritores y artistas, sociales, incluso representados en el Consejo de Estado, y no gubernamentales, muchas de ellas representadas por diputados a esta Asamblea, a las que ofendería que se les confundiera con unos pocos cientos de individuos que reciben dinero, instrucciones y oxígeno del exterior.

En los organismos multilaterales, como la Organización de Naciones Unidas continuaremos nuestra defensa de la paz, del Derecho Internacional y de las causas justas, así como la denuncia de las amenazas a la supervivencia de la especie humana que implican el cambio climático y los arsenales nucleares.

Continuaremos promoviendo el ejercicio de los derechos humanos, incluidos los derechos económicos, sociales y culturales, por parte de todas las personas y del derecho a la paz y al desarrollo de los pueblos.

La Revolución Cubana debe profunda gratitud a los pueblos, partidos y gobiernos de quienes ha recibido invariable y permanente solidaridad y seguirá orientando su política exterior sobre bases inamovibles de fidelidad a los principios (Aplausos).

Símbolo de lo anterior son las especiales relaciones que mantenemos con la República Bolivariana de Venezuela a la que seguiremos brindando apoyo frente a los intentos de desestabilizar al gobierno legítimo que encabeza el compañero presidente Nicolás Maduro Moros y rechazamos las pretensiones de imponer sanciones a esa hermana nación (Aplausos).

Como señalé días atrás tenemos la disposición a cooperar con Estados Unidos en el ámbito multi y bilateral ante peligros que requieren respuestas humanitarias colectivas y eficaces, que no debieran nunca politizarse.

Este es el caso del enfrentamiento al Ébola en África Occidental y la prevención en las Américas, tal como proclamó la reciente Cumbre Extraordinaria del ALBA que sostuvimos en La Habana sobre el tema el pasado mes de octubre.

Como he declarado en las recientes Cumbres de CARICOM y del ALBA, agradezco la invitación del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, a participar en la VII Cumbre de las Américas y confirmo que asistiré para expresar nuestras posiciones, con sinceridad y respeto por todos los Jefes de Estado y Gobierno, sin excepción.

La participación de Cuba es resultado del sólido y unánime consenso de la América Latina y el Caribe, que vive una nueva época y se ha unido, dentro de su diversidad, en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que Cuba se honró en presidir el pasado año.

No olvidamos que el ALBA, con su permanente reclamo y el apoyo de todos los países de la región, logró la eliminación de aquellas viejas y oprobiosas sanciones a Cuba establecidas en 1962 por la Organización de Estados Americanos, en la República de Honduras, donde apenas un mes después derrocaron, por un golpe de Estado, al presidente de dicho país, el compañero Zelaya.

Compañeras y compañeros:

Dentro de pocas jornadas estaremos celebrando el nuevo año y el aniversario 56 del Triunfo de la Revolución, y hace solo dos días, el 18 de diciembre, se cumplieron 58 años del reencuentro con Fidel en Cinco Palmas de Vicana en la Sierra Maestra (Aplausos), en el corazón de la Sierra Maestra, y de su histórica exclamación al conocer que en total contábamos con siete fusiles para reiniciar la lucha  ¡Ahora sí ganamos la guerra!(Aplausos).

La inquebrantable fe en la victoria que nos inculcó Fidel continuará conduciendo a todo nuestro pueblo en la defensa y perfeccionamiento de la obra de su Revolución.

¡Felicidades en el nuevo año!

¡Saludamos el nuevo Año 57 de la Revolución Cubana!

Muchas gracias (Ovación).

The New York Times: Obama prepara nuevas acciones para mejorar relación con Cuba

Nota de prensa de la Sección de Intereses de Cuba en Washington

Nota de prensa de la Sección de Intereses de Cuba en Washington

Nuevas medidas ejecutivas vinculadas a mejorar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos serán emitidas el próximo mes por el presidente estadounidense Barack Obama, indicaron funcionarios de la Casa Blanca citados este viernes por el diario The New York Times.

Según esas fuentes, las medidas tendrán como propósito aliviar la presión del bloqueo económico impuesto a la isla desde 1962.

Esos funcionarios del gobierno confirmaron anoche que el mandatario utilizará su poder ejecutivo para levantar las restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba, así como el mejoramiento del comercio y las actividades financieras, añade The New York Times.

Las acciones de Obama hacia Cuba serán solo el comienzo de lo que algunos miembros del equipo de la Casa Blanca y expertos en política exterior describen como un amplio conjunto de cambios, que el presidente puede hacer por su cuenta para restablecer los lazos comerciales y diplomáticos con La Habana.

El Times destaca además que el Departamento del Tesoro emitirá una serie de regulaciones para facilitar las exportaciones agrícolas y establecer relaciones bancarias.

También el Departamento de Comercio dará pasos para que empresas de Estados Unidos puedan exportar equipos de construcción y telecomunicaciones, entre otras inversiones.

The New York Times confirmó además que el Departamento de Estado comenzó una revisión que podría llevar a la eliminación de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo, despejando un obstáculo importante para que La Habana pueda acceder a servicios comerciales y bancarios en todo el mundo.

La secretaria de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta S. Jacobson, encabezará un equipo de funcionarios estadounidenses que visitarán La Habana casi al final de enero, para discutir el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, así como cuestiones vinculadas a los acuerdos migratorios de 1995.

Por su parte, funcionarios del Departamento del Tesoro y del Departamento de Comercio se están moviendo rápidamente para derribar los obstáculos reglamentarios que limitan la capacidad de los ciudadanos estadounidenses a viajar y realizar transacciones financieras en Cuba.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro desechará una medida que requiere que los estadounidenses elegibles para viajar a Cuba deban recibir un permiso especial del Gobierno que justifique las visitas familiares, programas profesionales, religiosos o culturales y proyectos humanitarios.

Otra de las medidas estará en manos del Departamento del Tesoro, que aumentó el monto de las remesas trimestrales que pueden ser enviadas a los cubanos, de 500 a dos mil dólares.

Muchas de estas medidas adoptadas por el presidente Barack Obama, constituyen un claro desafío a sus opositores en el Congreso estadounidense sobre el tema cubano.

(Con información de Prensa Latina)

EEUU: Las técnicas de interrogatorio utilizadas por la CIA fueron brutales y no eficaces

Informe sobre los “interrogatorios” de la central de inteligencia de EE.UU.

Un explosivo informe del Senado norteamericano difundido hoy denuncia “engaños, deshonestidad y brutalidad” contra supuestos terroristas por parte de la agencia de inteligencia norteamericana. El presidente Barack Obama afirmó que “los duros métodos utilizados por la CIA son contrarios e incompatibles con los valores de nuestro país”.

Mandatario. Barack Obama.

Mandatario. Barack Obama.

Las técnicas de interrogatorio utilizadas por la CIA luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron “brutales”y “no eficaces”, según lo calificó hoy el Senado de Estados Unidos. La Cámara Alta coincidió con el presidente estadounidense, Barack Obama, quien consideró que los métodos “son contrarios e incompatibles con los valores” norteamericanos. El informe sobre las torturas, que dio a conocer hoy el Senado, menciona “engaños, deshonestidad y brutalidad” de parte de los agentes de la Central de Inteligencia de Estados Unidos.
“Lastécnicas reforzadas” utilizadas por la CIA parainterrogar a los sospechosos de actos de terrorismo “nofueron eficaces”,ya que no llevaron a ningún resultado positivo a los fines delas investigaciones, de acuerdo al informe. Obama afirmó, luego de conocer el informe, que “los duros métodos utilizados por la CIA son contrarios e incompatibles con los valores” de Estados Unidos.

El diario The Washington Post establece 20 claves para entender el informe de la Cámara Alta estadounidense:
“Las técnicas de interrogatorio utilizadas por la CIA noson un medio eficaz para la adquisición de la inteligencia la obtención decooperación por parte de los detenidos”, sostiene. Segúnlos registros de la central de inteligencia, a siete de los 39 detenidos que se sabe que habían sido sometidos a técnicas de interrogatorio mejoradas de la CIA no produjo inteligencia mientras estuvieron en custodia de la agencia.Los detenidos de la CIA quefueron sometidos a técnicas de interrogatorio mejoradas fueron generalmente sometidos a las técnicas inmediatamente despuésde que se quedaron en custodia de la CIA.

Otros detenidos proporcionaron inteligencia precisa significativa antes de, o sin haber sido sometidos a estas técnicas.”La justificación de la CIA para el uso de sus técnicas de interrogatorio mejoradas descansaba en alegaciones inexactas sobre su eficacia”, indicó elinforme. La central de inteligencia justificó ante la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento deJusticia, la Oficina de la CIA del Inspector General, el Congreso y el público que la mejor medida de la eficacia de las técnicas de interrogatorio mejoradas de la agencia era ejemplos de planes terroristas específicos “frustrados” y los terroristas específicos capturados como resultado de la utilización de estos métodos. La CIA utilizó estos ejemplos para afirmar que sus técnicas de interrogatorio no eran sólo eficaces, sino también necesarias para adquirir “inteligencia procesable.”

“Los interrogatorios de los detenidos de la CIA fueron brutales y mucho peor de lo que la CIA indicó a representantes políticos y otros”, informó el periódico. Comenzando con el primer detenido de la CIA, Abu Zubaydah, y continuando con muchos otros, la CIA aplicó sus técnicas de interrogatorio mejoradas con la repetición significativa durante días o semanas a la vez. Se utilizaron técnicas de interrogatorio como bofetadas y golpear a los detenidos contra una pared en combinación, a menudo simultáneamente con la falta de sueño y la desnudez.

Los registros no son compatibles con las representaciones de la CIA que utilizó inicialmente “un enfoque abierto y no amenazante”, o que los interrogatorios se iniciaron con la “técnica coercitiva menos posible” y escaló a las más coercitivas sólo cuando se lo consideró necesario.

No hay una razón legítima para usar la arbitraria lista de terrorismo como arma política contra Cuba

Politólogos como el estadounidense Noam Chomsky y medios de prensa de diversos países concuerdan en que no hay una razón legítima para usar la arbitraria lista de terrorismo como arma política contra Cuba.

La lista estadounidense de países que patrocinan el terrorismo la confecciona el Departamento de Estado con aquellas naciones que Washington considera como colaboradoras de organizaciones terroristas.

La inclusión en el informe supone enfrentarse a estrictas sanciones y, en el caso de Cuba, responde a consideraciones unilaterales basadas en la hipocresía y la manipulación, según analistas.

A esa conclusión llegan muchos estudiosos sobre esa parte de la política de la Casa Blanca contra la isla, que lejos de cesar se reitera años tras año desde 1982, pese a la falta de argumentos creíbles que puedan justificarla.

En la lista, que se creó el 29 de diciembre de 1979 y entonces situó a naciones soberanas como a Libia, Irak, Yemen del Sur y Siria, se incluye a La Habana por el hecho, según Wikipedia, la enciclopedia libre en internet, de que el gobierno cubano proporcionó atención médica y asistencia política a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a que miembros actuales y anteriores de Patria Vasca y Libertad (ETA) siguen viviendo en Cuba.

Esa misma publicación señala que las autoridades cubanas no proporcionaron “ni armas ni entrenamiento paramilitar, ya sea a ETA o las FARC”, mientras que otras publicaciones plantean que estas relaciones respondieron en su momento a solicitudes de las autoridades de esos países para avanzar en procesos de diálogo o por razones humanitarias.

Politólogos como el estadounidense Noam Chomsky y medios de prensa de diversos países concuerdan en que no hay una razón legítima para usar la arbitraria lista de terrorismo como arma política contra Cuba.

A raíz de la publicación del informe el 30 de mayo de 2013, algunas voces críticas estiman que al continuar haciéndolo el Departamento de Estado se basa tan solo en diferencias ideológicas.

Llama la atención que en meses próximos a la fecha para dar a conocer su enfoque unilateral del problema y carentes de argumentos para tal política, sectores contrarios comenzaron a crear un ambiente hostil a fin de reiterar una decisión que para muchos es indefendible.

El informe de 2013 sostiene que “el gobierno cubano sigue protegiendo a fugitivos buscados en Estados Unidos. El gobierno cubano también proporciona apoyos como viviendas, bonos alimentarios y atención médica a esos individuos” y descubre, por primera vez, la presencia de separatistas vascos en Cuba.

Al Departamento de Estado no le quedó más alternativa, además, de reconocer que Cuba “acoge un diálogo de paz” entre la guerrilla y el Estado colombiano, y señala que no hay “ningún indicio de que el gobierno cubano proporcione armas o entrenamiento paramilitar a grupos terroristas” .

Según el exjefe de la Oficina de Intereses de Washington en La Habana, Wayne S. Smith, el gobierno colombiano, lejos de acusar a Cuba de albergar a guerrilleros, saludó varias veces la contribución de La Habana al proceso de paz.

En el caso de los miembros de ETA, el Departamento de Estado no habla de que la presencia de los vascos en la isla respondió a una petición del gobierno español de Felipe González de acoger a unos dirigentes, en el marco de negociaciones de paz con la organización separatista.

Durante el segundo trimestre del año, grupos afines a la ultraderecha de Miami y voceros del propio gobierno comenzaron a inflar acusaciones contra La Habana basadas en que las autoridades permiten a perseguidos por la justicia norteamericana encontrar refugio en la isla.

Con una precisión sorprendente, retomaron el caso de la luchadora estadounidense Assata Shakur, quien no aparece en la lista de terroristas buscados en el país.

Fue acusada de matar a un policía estatal de Nueva Jersey hace 49 años, y súbitamente resultó calificada como una de las terroristas más buscadas por el Buró Federal de Investigación (FBI), con una recompensa de dos millones por su cabeza.

Shakur, quien huyó a Cuba en 1979 y recibió asilo político, ha declarado constantemente su inocencia. Según expertos, categorizar a Shakur como terrorista podría poner en peligro su vida a manos de los que querrían cobrar la recompensa, y ha llevado a funcionarios del Departamento de Estado a utilizar su cambio de estatus como una justificación para mantener a Cuba en la lista.

Los que siguen el tema estiman que la reiteración del caso de Cuba es un movimiento de sectores conservadores con influencia en el gobierno ante posibles movimientos del secretario de Estado, John Kerry, de propiciar cambios en la política hacia la isla del Caribe.

El énfasis puesto en que el gobierno cubano sigue protegiendo a fugitivos buscados en Estados Unidos puede convertirse en un arma de doble filo para Washington pues hay abundantes evidencias y hechos palpables de que ese país le brinda refugio a terroristas internacionales, no solo cubanos como Luis Posada Carriles.

En los últimos años, destaca la relación de autoridades estadounidense con el terrorista checheno Ilyas Akhmadov, con un abultado prontuario de acciones criminales por lo que es uno de los hombres más buscados por Rusia.

Akhmadov fue subalterno del islamista radical Shamil Basayev, quien encabezó una acción de separatistas contra Moscú, cuando tomaron más de mil rehenes en un hospital en Budyonnovsk, en 1995.

Reside Akhmadov en territorio estadounidense gracias al apoyo de importantes figuras como la exsecretaria de Estado Madeleine Albright y el senador republicano John McCain, entre otros, que justifican estas relaciones y otras con grupos como al-Nusra, presente en la lista de organizaciones terroristas, porque sirven a los intereses de la política de Washington.

Ante este doble rasero político, una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba expresa que “nuevamente, esta decisión bochornosa ha sido tomada faltando de manera deliberada a la verdad e ignorando el amplio consenso y el reclamo explícito de numerosos sectores de la sociedad estadounidense y de la comunidad internacional para que se ponga fin a esa injusticia”.

El Gobierno de los Estados Unidos insiste en mantener esta designación arbitraria y unilateral, a pesar del desplome total de las acusaciones ridículas y de los argumentos endebles que tradicionalmente ha utilizado en los últimos años como excusas para ello, señalan los cubanos.

Asimismo agregan que la Casa Blanca emplea el terrorismo de Estado como un arma contra países que desafían sus intereses, causando muertes en la población civil. Ha usado aviones no tripulados para perpetrar ejecuciones extrajudiciales de supuestos terroristas, incluso estadounidenses, resultado de lo cual han muerto cientos de civiles inocentes, subraya.

El gobierno de la isla también acusa a Washington de albergar a terroristas de origen cubano responsables de varias centenas de asesinatos, algo que Estados Unidos no niega. Desde 1959, el terrorismo procedente de Estados Unidos costó la vida a tres mil 478 cubanos.

El caso más emblemático es el de Luis Posada Carriles, reclutado por la CIA en 1961 y responsable de más de un centenar de asesinatos, entre ellos el atentado del 6 de octubre de 1976 que provocó la explosión en pleno vuelo de un avión civil en Barbados, ocasionando la muerte de 73 personas.

Muchos hoy se preguntan qué razón tenían las autoridades de la isla, a no ser su disposición a luchar contra el flagelo, para alertar a Washington con informes sobre 64 personas implicadas en actos de terrorismo contra el país y que fueron entregados al FBI, el que lejos de actuar contra estos, lo hizo contra un grupo de cinco jóvenes cubanos que ayudaron a modelar y recopilar la información.

Hoy ese grupo representa la prueba indiscutible de que lejos de propiciar y apoyar el terrorismo, las autoridades cubanas lo combaten, según expresa en un análisis Salim Lamrani, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

El 30 de mayo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos repitió la insólita acusación de que Cuba es un “Estado Patrocinador del Terrorismo Internacional”.

Nuevamente, esta decisión bochornosa ha sido tomada faltando de manera deliberada a la verdad e ignorando el amplio consenso y el reclamo explícito de numerosos sectores de la sociedad estadounidense y de la comunidad internacional para que se ponga fin a esa injusticia.

El único propósito de este ejercicio desprestigiado contra Cuba es intentar justificar el mantenimiento del bloqueo, una política fracasada que el mundo entero condena. También pretende complacer a un grupo anticubano, cada vez más pequeño, que se aferra a apuntalar una política que ya no tiene sustento y que ni siquiera representa los intereses nacionales de los Estados Unidos, de la mayoría de la población estadounidense y de la emigración cubana residente en ese país.
El Gobierno de los Estados Unidos insiste en mantener esta designación arbitraria y unilateral, a pesar del desplome total de las acusaciones ridículas y de los argumentos endebles que tradicionalmente ha utilizado en los últimos años como excusas para ello, como la presencia en nuestro país de fugitivos de la justicia estadounidense, ninguno de los cuales, por cierto, ha sido acusado de terrorismo. También alega que Cuba acoge a militantes vascos de ETA, desconociendo que esto respondió a una solicitud de los gobiernos concernidos en el tema. Señala, además, que miembros de la guerrilla de Colombia viven en nuestro país, lo cual constituye una acusación absurda pues desde  el  2011, Cuba acompaña, como garante, el proceso de paz en Colombia.

El territorio de Cuba nunca ha sido utilizado y nunca se usará para cobijar a terroristas de ningún origen, ni para organizar, financiar o perpetrar actos de terrorismo contra ningún país del mundo, incluyendo los Estados Unidos. El Gobierno cubano rechaza y condena inequívocamente todo acto de terrorismo, en cualquier lugar, bajo cualquier circunstancia y cualesquiera que sean las motivaciones que se aleguen.

Por el contrario, el Gobierno de los Estados Unidos emplea el terrorismo de Estado como un arma contra países que desafían sus intereses, causando muertes en la población civil. Ha usado aviones no tripulados para perpetrar ejecuciones extrajudiciales de supuestos terroristas, incluso estadounidenses, resultado de lo cual han muerto cientos de civiles inocentes.

Los Estados Unidos han sido históricamente refugio de terroristas y asesinos confesos de origen cubano y hasta el día de hoy cobija a Luis Posada Carriles, autor intelectual del primer atentado terrorista contra la aviación civil en el Hemisferio Occidental, que provocó la explosión en pleno vuelo, frente a las costas de Barbados, de un avión de Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1976 y el fallecimiento de sus 73 pasajeros, incluyendo a los integrantes del equipo nacional juvenil de esgrima. Posada vive libre y tranquilamente en Miami, mientras Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González permanecen encarcelados injustamente por luchar contra el terrorismo en los Estados Unidos, acusados de delitos que no cometieron.
Cuba ha sufrido durante décadas las consecuencias de actos terroristas organizados, financiados y ejecutados desde el territorio de los Estados Unidos, con un saldo de 3 478 muertos y 2 099 discapacitados. El Gobierno cubano no reconoce al Gobierno de los Estados Unidos la más mínima autoridad moral para juzgarlo.

Desde el año 2002, el Gobierno de Cuba propuso al de los Estados Unidos adoptar un acuerdo bilateral para enfrentar el terrorismo, oferta que reiteró en el 2012, sin haber recibido respuesta.

El Ministerio de Relaciones Exteriores rechaza enérgicamente la utilización con fines políticos de un asunto tan sensible como el terrorismo internacional, demanda que se ponga fin a esta designación vergonzosa que ofende al pueblo cubano, tiene como único objetivo intentar justificar a como dé lugar el bloqueo anacrónico y cruel contra Cuba y desacredita al propio Gobierno de los Estados Unidos.

La Habana, 30 de mayo de 2013

http://www.juventudrebelde.cu/

A %d blogueros les gusta esto: