Cuba: Declaración de la Presidencia de la Asociación de Artistas Plásticos de la UNEAC

Tania Bruguera a su llegada a La Habana. Foto tomada de la cuenta de Twitter de CubanitoenCuba

Tania Bruguera a su llegada a La Habana. Foto tomada de la cuenta de Twitter de CubanitoenCuba

A solicitud de la Presidencia de la Asociación de Artistas Plásticos de la UNEAC CUBARTE reproduce el siguiente texto:

La conocida artista Tania Bruguera ha convocado a un supuesto performance este 30 de diciembre en la emblemática Plaza de la Revolución en La Habana. Ello ha sucedido al margen de cualquier institución cubana y, como sucede en esos casos, la iniciativa ha sido ampliamente difundida por medios de la contrarrevolución, especialmente por el libelo Diario de Cuba, que tomó tempranamente partido contra las declaraciones de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama del pasado 17 de diciembre. Llevamos años en esta batalla frente a los enemigos de la Revolución.  No somos ingenuos, el significado de este performance no va a ser interpretado en modo alguno como una obra artística. Se trata de una provocación política, orientada en el mismo sentido de las tesis de los que la han difundido.

Esta acción no persigue otro propósito que el de situarse en contra de las negociaciones que dan esperanza a muchos seres humanos, en primer lugar a los once millones de cubanos. Será secundada, si acaso, por los pocos mercenarios locales de la política que el mismo Presidente Obama ha considerado fracasada, por los únicos que podrían esperar beneficios de cualquier intento por obstaculizar las negociaciones en curso.

Los escritores y artistas cubanos merecen conocer esta nueva maniobra y no se dejarán confundir por una operación que pretende presentar este performance como un proyecto de pura creación artística. Su evidente intención política se afirma en el propio mensaje de una artista que no busca otra cosa que un protagonismo circunstancial.

Todo nuestro pueblo festeja hoy el regreso a la Patria de nuestros Cinco Héroes, así como el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos. Rechazamos cualquier acción oportunista que trate de opacar este momento histórico.

Cuba: Avanzan preparativos del congreso de la UNEAC

18eg-uneac(AIN) Con la asamblea de Villa Clara, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) completó en diez provincias el proceso preparatorio de su octavo congreso, programado para los días 12 y 13 de abril del 2014.

Omar Felipe Mauri, vicepresidente de la comisión organizadora nacional, señaló que entre los temas mas debatidos en esas reuniones figuraron la música y su uso en los diversos espacios, el consumo de productos audiovisuales carentes de calidad, así como el abuso de banalidades y chabacanerías.

Apunto que también se trató con fuerza el redimensionamiento de la enseñanza artística para hacerla mas adecuada a las realidades y tradiciones, además de lograr una mayor participación de los miembros de la UNEAC en la vida cultural del territorio.

Otros aspectos expuestos en esas reuniones, acotó, fueron que sea mas activa y respaldadas las acciones concernientes al cuidado del patrimonio material o inmaterial, y que se vele porque los productos culturales de mayor calidad cuenten con mayor promoción.

Agregó que el proceso continuará por el occidente del país, con la próxima asamblea programada para el día 27 de noviembre en la joven provincia de Mayabeque.

Cuba: Carta abierta de Víctor Fowler a propósito de la prohibición de las salas 3D

fowler-620x270

Noviembre 5, 2013

A la UNEAC

ICL

MINCULT

ICAIC

He leído con atención la nota oficial publicada en el periódico Granma el día 2 noviembre 2013 y en la cual se avisa de la decisión tomada por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros en cuanto a prohibir, con efecto inmediato, toda actividad de las salas de proyección de películas en 3D operadas por propietarios privados, así como de los salones de juegos de computadoras. El presente mensaje breve que les envío tiene que como objeto el expresar –pese a que no tenga importancia alguna para algo que ya se decidió y aplicó- mi desacuerdo con la medida, en particular todo lo que en ella propone -a propósito del consumo cultural – una suerte de oposición entre los conceptos calidad y banalidad dado las inquietantes consecuencias que ello tiene a nivel social.

Pienso que si bien cualquier Estado tiene el derecho y la obligación de regular y normar las actividades económicas que en el territorio que abarca son realizadas, ninguno lo tiene para decidir (y esto es de lo que principalmente trata el conflicto) cuál debe de ser el consumo cultural de sus nacionales. Al Estado le corresponde la obligación de facilitar una mejor educación y disfrute de la cultura realmente universales, durante la ejecución de sus proyectos esboza y presenta la meta de aquello que considera la virtud ciudadana respecto a la relación entre el individuo nacional y la cultura; pero como tal el Estado no es un maestro ni la sociedad un conjunto de estudiantes sentados en los pupitres de un aula permanente, sometido a exámenes periódicos de habilidad y temoroso de obtener bajas calificaciones o de una vez por todas suspender. Dicho de otro modo, el Estado es un enorme facilitador, no un juez severo (lo cual queda pa`´ra el mundo sangriento de la guerra)..

Tan continuada insistencia en el tema de la banalidad, fantasma que en las más diversas intervenciones sobre cultura nacional aparece una y otra vez, hace pensar que en algún punto existe (o tendría que existir) algo así como el ser banal, especie de arquetipo negativo del consumidor cultural. En este punto, lo más difícil de entender (y aceptar) es que –coexistiendo con el consumo cultural de (o con) calidad- igual debe de existir espacio de existencia para el consumidor “banal”.
Sala3DCuba-display
En este sentido, ser banal es una más entre las opciones de realización que una sociedad sana tiene para sus sujetos y los individuos poseen todo el derecho a consumir, sin la interferencia del Estado, los productos culturales del nivel jerárquico que así deseen, en especial los del nivel más bajo desde el punto de vista de la estética. Esto último resulta fundamental, ya que la efectividad de una democracia se prueba en la capacidad de acción (de realización, de vida) que de manera concreta existe para aquellos portadores del límite negativo del proyecto.

Más allá de esto, y acaso lo principal, es que el fantasma de la banalidad fabrica una figura de supuesta alienación y que, prácticamente, equivale a un nuevo enemigo social, puesto que se trata de alguien que insiste en mantenerse “externo” a la supuesta corriente sana de la calidad en el consumo; entonces, contrario a ello, no sólo es necesario defender el ser banal como un derecho humano, sino denunciar la falsedad de establecer equivalencias entre la calidad del consumo cultural de la persona y el altruismo, sentido solidario y valor de su aporte social.

Se pierde la brújula cuando –en lugar de orientar la discusión hacia la erosión de la solidaridad, los logros en el trabajo, la pérdida de amor o bondad en el trato entre las personas, el aumento del egoísmo, etc.- la energía se moviliza para extraer, de la “calidad” del consumo cultural, indicadores que alumbren la dinámica de los flujos sociales; como si la pregunta al reflejo pudiese sustituir el encuentro con el objeto.

Para mayor confusión, mientras que en una entrevista a Fernando Rojas, vice-ministro de Cultura (27/10/2013) este afirma que el Ministerio de Cultura estudia medidas que aplicar para que las salas 3D tributen a la política cultural de la Revolución, política cultural que Rojas señala que es una sola, en la nota oficial del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros (2/11/2013), apenas una semana más tarde, es ordenado el cierre inmediato de tales salas y nada deja entrever que vayan a ser reabiertas. Con esto, y por más que la nota insista en que la medida no constituye un retroceso en la nueva política económica del país, de forma implícita acaba de consagrar el principio de que ningún nuevo oficio tiene posibilidades de existir hasta tanto no sea imaginado y comprendido por las más altas autoridades político-económicas del país.

Vale la pena señalar que -a reserva de algún descubrimiento- las películas proyectadas en las salas de video 3D (he asistido a tres diferentes) son las mismas que en cualquier sala de video del circuito estatal o en la televisión. Realmente es difícil entender de qué se habla cuando de la intervención de Rojas se deriva que lo normal de estas salas de video 3D es promover “mucha frivolidad, mediocridad, seudo-cultura y banalidad, lo que se contrapone a una política que exige que lo que prime en el consumo cultural de los cubanos sea únicamente la calidad.”

Por desgracia, la ecuación entre frivolidad, mediocridad, seudo-cultura y banalidad en absoluto es clara en el presente en que vivimos y hace ya más de 20 años que un conocido teórico cultural llamaba la atención acerca de que, en modo alguno, un espectáculo de Madonna (trabajado a un altísimo nivel organizacional, profesional y tecnológico) podía ser considerado “baja cultura”; cuando un fenómeno como el Cirque de Soleil hace de ese viejísimo entretenimiento una nueva forma de arte; cuando la amplia gama que va de la computadora al teléfono digital cambia la comunicación, el entretenimiento e incluso las formas de producir y consumir arte; cuando el refinado arte de la ópera encuentra, gracias a la canción popular, nuevos públicos.

Todo ha cambiado, incluso las bases en las cuales encuentra su apoyo el diseño de las políticas culturales.

Las prohibiciones constituyen cierres que niegan todo camino al diálogo, tanto en el presente como en un futuro situado a distancia razonable (préstese atención a la fuerza que en la nota oficial cobra el adverbio ‘nunca’) y, al cortar esa posibilidad, de inmediato dirigen la intensidad del poder (la enormidad del aparato administrativo y discursivo que lo conforma) en contra de procesos, actitudes y cosas.

Lo sorprendente que presenciamos aquí es la deriva según la cual una política pública (en este caso la “política cultural”), de servicio, cobra autonomía y se constituye en un objetivo en sí misma, por encima de los cambios que hayan tenido lugar en la temporalidad; es por eso que, aunque débil e incompleta, alguna explicación es ofrecida en cuanto a la prohibición de las salas de video 3D, a la vez que prácticamente nada es dicho acerca de la prohibición de los salones de juegos de computadora. En este punto queda la amarga sensación de que la retórica (vieja) ha sido incapaz de elaborar algún discurso coherente para enfrentar a la (nueva) realidad.

Al final, y esta es la parte más nociva de las prohibiciones, es que actúan como si lo único que existiese fuesen las normativas y el control de un lado, mientras que del otro el objeto o la práctica que eliminar; de tal modo, puesto que no se discute, queda privado de voz (sin que tampoco se le ofrezca respuesta alguna) lo que –a mi entender- es lo más importante: la alegría. Dicho de otro modo, el hecho de que la cantidad de alegría que a diario se manifestaba en los lugares ahora cerrados (salas de video 3D y salones de juegos de computadoras) proviene de miles de personas concretas que allí gozaban de su tiempo libre, mis hijos, mi esposa y yo entre ellas. A estos les ha sido negado algo que, muy rápidamente, aprendieron a considerar como parte del disfrute y a cambio reciben absolutamente nada.

Puesto que, junto con todo lo hasta aquí dicho, es loable exponer a la más severa crítica pública todo producto cultural que estimule el racismo, el machismo, el sexismo, la violencia, la prevalencia del dinero y sus formas de generar dominación por sobre la amistad, la solidaridad o el amor, pienso que, entre otros muchos temas, varios de los que motivan la presente intervención merecen ser discutidos en algunas de las Comisiones que realizarán su trabajo durante el venidero Congreso de la UNEAC. Por tal razón comparto preocupaciones y dudas con quienes, como ustedes, son mis colegas. Es algo que hago con la convicción de que debemos de discutir mucho, pero no con las pasiones de la agitación y propaganda, sino con la desgarrada profundidad de la ciencia.

Victor Fowler Calzada

http://eskinalilith.wordpress.com/

Lanzan convocatoria al VIII Congreso de la UNEAC

20ypc-uneac-congreso

(AIN) La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) convocó a su VIII Congreso la cual  reproducimos a continuación:.

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba convoca a su VIII Congreso. Con él no se pretende cumplir un ritual, sino colocar a nuestra organización en el lugar de vanguardia que le corresponde.

La cultura cubana hoy, con un potencial extraordinario, tiene ante sí deberes enormes e ineludibles. Estamos conscientes de los problemas complejos que enfrentamos y de la hora crucial que viven la Patria y el ideal socialista.

Tenemos deficiencias y debilidades y encontramos límites y obstáculos a la hora de ejercer nuestras funciones. No nos consuela conocer que lo mismo está sucediéndole a otros muchos sectores del país.

Sabemos que la conformidad suele esconder la inercia, uno de los principales enemigos de la creación y del espíritu de lucha. La obra levantada a partir del acto fundador del Moncada y de la sangre de nuestros héroes, debe ser defendida con lealtad y pasión frente a los enemigos externos e internos.

La Uneac posee una valiosa tradición en el ejercicio del criterio y en un debate que nos ayuda a ser críticos y autocríticos. No nos creemos dueños de la verdad, preferimos escuchar y dialogar.

Debemos sumarnos con plena conciencia al combate contra todos los males de la sociedad, la incultura, las conductas marginales y el deterioro del tejido espiritual de la nación. Nuestro deber es responder al reciente reclamo del Presidente Raúl Castro.

La cultura debe ser un terreno primordial del combate en defensa de la nueva manera de vivir que la Revolución ha logrado crear, tan superior al egoísta y envilecido mundo del capital.

La educación debe ser un vehículo por excelencia para que nuestros niños, adolescentes y adultos sean mejores seres humanos.

Los medios de comunicación, cuyas potencialidades se han revolucionado en el presente, son un arma colosal para el goce y la liberación, y no un eslabón de la cadena de dominio imperial.

En los últimos veinte años, la sociedad cubana ha sufrido cambios muy perjudiciales en sus valores, sus relaciones sociales y sus costumbres.

Nuestro pueblo posee poderosas reservas morales y un nivel de conciencia política incomparable, además de capacidades extraordinarias en gran parte de sus hijos y una firme voluntad de superar enemigos, carencias y obstáculos y de seguir adelante en la construcción de un bienestar digno y solidario.

Cultura, educación y sociedad serán una vez más tres conceptos claves para la Uneac en su VIII Congreso. Sus temas estarán en el centro de nuestros debates. Esperamos que contribuyan a un diagnóstico justo y equilibrado de los problemas acuciantes de la sociedad cubana.

Queremos, desde nuestra tribuna, aportar al triunfo de las transformaciones económicas y al mejoramiento de la vida material y espiritual de todo el pueblo.

Vamos a consolidar la Uneac que necesitan los intelectuales y artistas y la Revolución. Nos proponemos trabajar con todas las instituciones que influyen en la formación de valores éticos y culturales de nuestra población. Somos una organización social con especialidades y con un campo complejo de estrategias y objetivos propios.

Nunca formaremos parte de una élite lejana de la mayoría. Nunca perderemos de vista que el ámbito cultural es mucho más amplio que el de cualquier especialista. La cultura en su sentido antropológico, cala en la vida, las actitudes, los valores, las relaciones humanas y los ideales del pueblo.

Es un privilegio dar a conocer este llamamiento a pocos días del 60 aniversario de la gesta encabezada por Fidel y desde uno de los lugares más cargados de simbolismo de la Patria: el Mausoleo del 2º Frente Oriental Frank País. Los intelectuales y artistas aspiramos a ser dignos de ese honor.

 

Raúl Castro asiste a gala por 50 años de Unión Artistas y Escritores cubanos

El presidente de Cuba, Raúl Castro, asistió hoy a una gala cultural en La Habana por los 50 años de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y emplazó a los asistentes “hasta el centenario”.

Castro presenció el espectáculo en el Gran Teatro de La Habana junto al ministro de Cultura, Abel Prieto, y otros miembros de su Gobierno, en una sala repleta por miembros de la UNEAC e invitados.

Al finalizar la gala, el mandatario cubano saludó desde su palco al público y emplazó a los asistentes a reencontrarse en el centenario de la organización.

El presidente de la UNEAC, Miguel Barnet, afirmó al presentar la gala que la organización ha sido y es una “herramienta de la vanguardia intelectual” en Cuba y desde su creación ha servido a “los ideales más nobles de la revolución socialista”.

Barnet recordó que la revolución encabezada por Fidel Castro creó las bases de la organización, y resaltó la figura del líder cubano como “autor intelectual” de la UNEAC.

El novelista, poeta y etnólogo también destacó que la Unión de Escritores y Artistas ha sido un “laboratorio de ideas”, un “nicho de debate” y un sitio para promover lo mejor de la cultura cubana.

Además, Barnet aseveró que la UNEAC ha acompañado “críticamente” el proceso cubano y dijo que sus miembros no viven en una “burbuja”, sino que son una “palanca de retroalimentación” para el país.

Creada el 22 de agosto de 1961 con el poeta Nicolás Guillén como su presidente, la UNEAC es la mayor y más importante organización que agrupa a los artistas, escritores e intelectuales cubanos, y actualmente tiene casi 9.000 miembros.

Desde sus inicios la organización tuvo el objetivo de “estimular, proteger y defender la creación intelectual y artística”, así como combatir toda actividad contraria a los principios de la revolución”.

#Cuba: Mirar desde la sospecha, nuevo espacio de debate en la #UNEAC

Políticas de igualdad será el primer tema al que se abre el diálogo en este encuentro mensual dedicado al análisis del género y la cultura.

Las Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) estrena un nuevo espacio de debate, Mirar desde la sospecha,   que se propone establecer un diálogo de alto nivel sobre los procesos de representación de género en la cultura y el arte cubanos contemporáneo.

 

El próximo viernes 25 de febrero, a las 3:30 pm., en la Sala Guillén de la UNEAC, ocurrirá el primer encuentro bajo el título “Políticas de Igualdad”, con la participación de la reconocida especialista española María Ángeles Sallé Alonso, y el historiador e investigador cubano Julio César González Pagés.

En esta ocasión el grupo coordinador -integrado por Danae C. Diéguez, Helen Hernández Hormilla y Lirians Gordillo Piña-, aprovechó la presencia de María Ángeles en La Habana a propósito de la presentación de la guía Rutas de la emigración española en La Habana, el 23 de febrero en la Sala Lecuona del Gran Teatro de La Habana, para convocarla a dialogar sobre las políticas públicas con perspectiva de género en Europa.

Sallé posee una amplia experiencia en estos temas y ha formado parte de numerosos grupos asesores en Europa e Iberoamérica. Es Licenciada en Sociología de la Universidad Complutense de Madrid y trabaja como especialista en programas de  empleo, Desarrollo Local, Internet social e inmigración, espacios de  transformación social en los cuales incorpora una mirada de mujer desde la igualdad. Es autora de La vía en rosa. Ciberconversaciones de mujeres (2008), y ha publicado junto a otras/os autoras/es  varios títulos: Travesías, historias de inmigrantes de ayer y hoy (2003), Inmigración y medios de comunicación en España: aproximaciones y propuestas para las buenas prácticas periodísticas, (2007) y La segunda brecha digital (2008).

Mirar desde la sospecha ocurrirá en la UNEAC los segundos jueves de cada mes, con la participación de artistas e investigadoras/es que propiciarán el debate sobre temas de la creación audiovisual, la literatura, la historia, la música, entre otros. Las propuestas siempre estarán vinculadas a problemáticas de género en los campos del arte y la cultura, entre las cuales se abordará el sexismo en la representación de mujeres y hombres, la violencia de género en los productos culturales y artísticos, el tratamiento de la diversidad sexual en los medios de comunicación y el arte contemporáneo, etc.

Con iniciativas como esta se apuesta por un arte y cultura provocadores, que puedan movilizar el pensamiento y la sensibilidad, al tiempo que contribuyen a fomentar un canon artístico más inclusivo.

El espacio cuenta con el auspicio de la UNEAC, el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la Consejería Cultural de la Embajada de España y la Agencia Suiza para el  Desarrollo y la Cooperación(COSUDE).

A %d blogueros les gusta esto: