Establece Roger Klüh récord de velocidad y tiempo sobre el agua entre Cayo Hueso y la Habana

FOTO: AP

FOTO: AP

Deficiencias técnicas, altas olas y el sofocante sol que los hostigó durante la travesía no apabullaron a los tripulantes de la lancha Apache Star, quienes, liderados por el corredor alemán Roger Klüh, marcaron hoy récord de velocidad sobre agua entre Cayo Hueso y La Habana.
Aunque el tiempo no fue lo más importante para Klüh y sus navegantes, sino el haber llevado la ya legendaria embarcación hasta costas cubanas, lo cierto es que el equipo logró atravesar las 90 millas (145 kilómetros) que separan a ambas comunidades en una hora y 45 minutos.
Con ese registro, la tripulación a bordo de la Apache Star superó este  sábado primero de agosto la marca impuesta en 1958 por Forest Johnson, quien encabezó la carrera de lanchas rápidas entre Miami y La Habana con una marca de seis horas y 23 minutos.

Foto: Claudia Camps.

Foto: Claudia Camps.

Una multitud de habaneros se aproximaron al Malecón de la capital para recibir al osado exjugador de hockey sobre hielo, quien en la misma fecha de su cumpleaños 50, decidió acometer esta hazaña, como un símbolo de amistad entre las comunidades náuticas y los pueblos de Estados Unidos y Cuba.
“Estoy feliz por haber convertido en realidad este proyecto luego de tres años en espera de los permisos legales pertinentes”, manifestó el corredor alemán, en breve intercambio con la prensa que aguardó su llegada en el Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba para conocer detalles de la aventura.
Acalorado aún por el ajetreado viaje, pero sobre todo, profundamente conmovido por haberlo logrado, Klüh explicó que muchos fueron los desvanes sufridos durante la travesía; a pocas millas de salir de Cayo Hueso perdieron la comunicación entre ellos, lo que impidió por ejemplo que el navegante Damien Sauvage pudiera darle las orientaciones correctas hacia dónde dirigir la nave.
También el sistema de navegación estuvo inestable, al parecer por las altas olas que debieron enfrentar, y a 40 millas fuera de las costas cubanas tuvieron que hacer una parada de cerca de 15 minutos por desperfectos técnicos de la lancha, señaló Klüh.
“He tenido la oportunidad de participar en varias carreras de lanchas en distintas partes del mundo, pero nunca en esos años disfruté tanto como divisar la línea de costa de la Isla y recibir el aprecio de su gente; realmente el de hoy, ha sido un hito”, significó el estadounidense Mark Mcmanus, creador de la Apache Star y dueño del astillero Apache donde se construyó la nave.

Foto: Reno Massola.

Foto: Reno Massola.

Navegar por el mar no es cómo manejar por una autopista, aseveró Mcmanus y agregó: “las condiciones, el viento, cambian de un metro a otro, y de repente nos encontramos con olas de tres metros de altura; pero conté con un piloto, un navegante y un ingeniero muy talentosos”.
Este ha sido el proyecto más grande de mi vida, y agradezco al pueblo cubano el caluroso recibimiento, dijo el francés Sauvage, al tiempo que el ingeniero mecánico John Pompi, aseguraba que había sido una jornada extraordinariamente emocionante.
Minutos antes de la rueda de prensa, José Miguel Díaz Escrich, Comodoro del Club Náutico, comentaba a la AIN que ya en aguas cubanas, la lancha a motor, habilitada con tecnologías de avanzada para navegar a más de 60 millas por hora, sufrió roturas, por lo cual fue transportada desde la bahía habanera hasta el Residencial Marina Hemingway.
Detalló que Klüh y su tripulación no pudieron cumplir con el tiempo que esperaban inicialmente -una hora aproximadamente-, no obstante sí lograron romper el récord de velocidad y traer a territorio cubano la embarcación.
Esta hazaña muestra una vez más el respeto y, sobre todo, el cariño que existe entre las comunidades de Cayo Hueso y La Habana, consideró.

Foto: Reno Massola.

Foto: Reno Massola.

Anunció para noviembre una regata de unas 20 lanchas rápidas, que competirán previamente en el Campeonato Mundial de Cayo Hueso, un evento que retomará el espíritu de los tradicionales topes que se realizaban entre Miami y la capital cubana en las primeras décadas del siglo XX.
Apache Star, única de su tipo, está propulsada por dos motores Mercury Racer con una potencia de tres mil caballos de fuerza y fue construida con los últimos adelantos tecnológicos, para atravesar la distancia prevista en menos de dos horas.
Esa lancha de motor es la reencarnación de la más rápida de Estados Unidos, la Apache Heritage No. 50, que ganó dos Campeonatos Mundiales de Súper Lanchas de Cayo Hueso (1922 y 1923).
El éxito de esa poderosa embarcación cambió el futuro del deporte en alta mar, al fabricarse con un material de alta resistencia -Kevlar 149-, que la hacía ideal para carreras de larga distancia por mar e incluso con fuerte oleaje.
Roger Klüh decidió dar nueva vida a esa leyenda en el astillero de Apache Power-Boat.

FOTO: Reno Massola

FOTO: Reno Massola

(Tomado de la AIN)

Sismo de 6,1 grados en la Escala de Richter sacude Filipinas

Las autoridades de Filipinas pidieron hoy a la población mantenerse alertas, tras la sacudida de un sismo de 6,1 grados en la escala abierta de Richter.

De acuerdo con el reporte oficial, el terremoto se registró al suroeste de Filipinas, en la isla Luzón, sin causar víctimas ni daños materiales de envergadura.

El Instituto de Geofísica y la Red Sismológica enclavada en China ubicaron el movimiento telúrico a 15,6 grados de latitud norte y 119,6 grados de longitud este, con una profundidad de 30 kilómetros.

Filipinas sufre el azote constante de terremotos al estar colocada geográficamente sobre el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico.

El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas, las cuales están en permanente fricción y acumulan mucha tensión, que al ser liberada origina terremotos en el área.

La zona concentra actividad volcánica constante y las placas de la corteza terrestrese hunden a gran velocidad varios centímetros por año.

http://www.patriagrande.com.ve/

Un asteroide de 48 metros “roza” la Tierra en Domingo de Ramos

La roca ha pasado a menos distancia que la que separa la Tierra de la Luna. Otro asteroide se acercará a nuestro planeta el 4 de abril

Un asteroide del tamaño de un avión de pasajeros, ha “rozado” la Tierra esta mañana de Domingo de Ramos. Su nombre científico es el 2012 EG5, y el verbo “rozar” no es demasiado exagerado esta vez. Este enorme pedrusco espacial ha estado más cerca que la Luna a su paso por la Tierra, a las 11.32 hora española.

La roca espacial tiene unos 48 metros, según el programa de seguimiento de objetos cercanos a la Tierra del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA, y ha pasado a unos 230.000 kilómetros de la Tierra. Hay que tener en cuenta que Luna suele orbitar a unos 382.000 kilómetros, por lo que el 2012 EG5 ha estado a una distancia de 0,6 lunas.

Los astrónomos creen que los objetos que logran acercarse a menos de 3,5 veces la distancia de la Tierra a la Luna pueden sufrir alteraciones en su curso normal por la gravedad de nuestro planeta o de nuestro satélite, por lo que les vigilan con suma atención. En este caso, el asteroide 2012 EG5 viaja a una velocidad de 8,24 km/s.

El 2012 EG5 es el tercer asteroide que se ha acercado a la Tierra estos días. Dos más pequeños nos visitaron el pasado lunes. Uno de ellos estuvo a 154.000 kilímetros, mientras que el segundo, del tamaño de un coche, se quedó a solo 36.000 kilómetros.

Otra roca espacial, el asteroide 2012 FA57, descubierta el 28 de marzo, se acercará a la Tierra el 4 de abril. Pasará a una distancia un poco más allá de la órbita de la Luna.

Fuente: ABC.es

Meteorito de 100 kilogramos cae en Canadá

El cuerpo celeste cayó en la provincia de Saskatchewan, Canadá, a una velocidad de 20 kilómetros por segundo, 60 veces más rápido que la del sonido.

Un meteorito de 100 kilogramos cayó aparentemente en la provincia de Saskatchewan, Canadá. El cuerpo celeste llegó a la tierra a una velocidad de 20 kilómetros por segundo, 60 veces más rápido que la del sonido.

El astrónomo del Centro Científico de Calgary, Don Hladek, logró filmar parte de la trayectoria del meteorito con una cámara especial. Por su parte, algunos testigos describen el suceso como un globo de color amarillo y naranja, que después se transformó en verde y rojo.

“Era más brillante que la Luna. Algunos testigos afirman que han oído un estruendo. Posiblemente, fuera el momento en el que el meteorito se desintegró durante la caída”, comentó el científico Don Hladek.

Cabe indicar que, según la legislación de Canadá, los dueños del terreno en el que se estrelló el meteorito tienen derecho a la propiedad del mismo.

A %d blogueros les gusta esto: