Primer plano del asteroide Vesta: Foto

La NASA dio a conocer el pasado lunes la primera imagen del asteroide Vesta, el segundo cuerpo más grande del cinturón principal de asteroides localizado entre Marte y Júpiter; y el nuevo hogar de la sonda espacial en órbita Dawn.

Dawn se puso en órbita alrededor de Vesta el 16 de julio para un estudio de un año de duración de lo que los científicos creen que es uno de los objetos más antiguos del Sistema Solar.

“Creemos que se remonta a los primeros cinco millones de años de cuando el Sistema Solar se formó hace 4.65 mil millones de años atrás”, manifestó el científico principal Chris Russell, de la Universidad de California en Los Ángeles.

Las primeras imágenes, tomadas a una distancia de aproximadamente 3.200 millas, revelaron varias características geológicas inesperadas, incluyendo surcos en la superficie y cráteres alineados con flujos de escombros en blanco y negro.

“No había visto nada igual antes”, manifestó Russell a los periodistas. “Esto no es un cuerpo uniforme; ocurrieron diferentes cosas en diferentes regiones de la superficie. Lo que me hace pensar que el interior fue muy activo”.

Llegará más información cuando Dawn cambie su órbita y planee más cerca de Vesta. Después de un año, la sonda impulsada por un propulsor de iones se alejará en espiral de Vesta para visitar al rey del cinturón de asteroides, el planeta enano Ceres.

Las primeras imágenes de cerca del asteroide Vesta

Las primeras imágenes de cerca del asteroide Vesta, un protoplaneta que se remonta a los primeros días del sistema solar, revelaron un terreno sorprendentemente diverso y características geológicas inexplicables, dijeron el lunes científicos de la NASA. En la imagen, obtenida por la sonda robótica Dawn de la NASA, se observan tres cráteres en la superficie del hemisferio norte del asteroide Vesta. REUTERS/NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Las primeras imágenes de cerca del asteroide Vesta, un protoplaneta que se remonta a los primeros días del sistema solar, revelaron un terreno sorprendentemente diverso y características geológicas inexplicables, dijeron el lunes científicos de la NASA.

Las imágenes fueron tomadas por la sonda robótica Dawn de la agencia espacial de Estados Unidos que lleva a cabo un estudio de un año de duración del segundo mayor objeto del cinturón principal de asteroides, situado entre Marte y Júpiter.

“Estas fotos ya han sido una gran revelación para el equipo sobre cómo es la superficie (de Vesta). No nos imaginábamos el detalle de lo que estamos viendo”, dijo a la prensa el científico principal de Dawn, Chris Russell, de la Universidad de California en Los Angeles.

Los científicos creen que Vesta se originó de un cúmulo de gas y polvo que quedó después de la formación del sol unos 4650 millones años atrás.

Aproximadamente del doble del tamaño de California, Vesta es muy diversa, con surcos alrededor de su cinturón ecuatorial, manchas brillantes, hoyos oscuros y cráteres llenos de inexplicables rayas blancas y negras.

“No he visto nada como esto antes”, dijo Russell. “Es realmente un bello y emocionante pequeño mundo que yace ahí en el medio del cinturón de asteroides”, agregó.

Los científicos creen que cuando Vesta se estaba formando unos 5 millones de años después del nacimiento del sol, explotó una supernova, lo que agregó materiales radiactivos a su creciente masa.

El calor adicional habría causado que Vesta se derritiera y eventualmente formara un núcleo interno de hierro y una corteza exterior de lava solidificada. Eso podría explicar la gran cantidad de características vistas en la superficie de Vesta en los primeros planos de Dawn, que fueron divulgados el lunes.

“Esto no es un cuerpo astronómico uniforme. Diferentes cosas fueron sucediendo en diferentes regiones de la superficie. Eso me indica que el interior estaba siendo muy activo”, dijo Russell. “Vamos a aprender mucho de este cuerpo”.

Dawn pasará cerca de un año orbitando Vesta, modificando su órbita y altitud mediante un sistema de propulsión iónica, una tecnología que el ingeniero jefe Marc Rayman, del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa en California, dijo que escuchó por primera vez en un episodio de la serie de televisión “Star Trek”.

En lugar de propulsores químicos, los motores de Dawn trabajan mediante el bombeo de iones con carga eléctrica de gas xenón a través de un campo eléctrico, que acelera las partículas y las prepara para un escape de 142.400 kilómetros por hora hacia el espacio.

La fuerza de los gases expulsados hace que la nave se mueva en la dirección opuesta.

El movimiento, más o menos igual a la presión de una hoja de papel sobre la palma de su mano, es tan suave que sería inútil en la Tierra. Pero en el espacio, donde no hay fuerza gravitacional que lo contrarreste, el impulso se acumula con el tiempo.

El sistema de propulsión iónica permitirá a Dawn abandonar la órbita de Vesta tras un año de estudio y dirigirse a un segundo destino, el planeta enano Ceres, que es el mayor objeto del cinturón de asteroides.

(Reuters)

La sonda Dawn llega mañana a Vesta

Por primera vez un ingenio construido por el hombre entrará en órbita de un asteroide para estudiarlo en profundidad

Esta madrugada, por primera vez, un ingenio construido por el hombre entrará en órbita de un asteroide para estudiarlo con todo detalle. La nave es la sonda Dawn, de la NASA, y el objetivo es Vesta, que con sus cerca de 530 km. de diámetro es uno de los mayores objetos del cinturón de asteroides, el anillo de rocas de todos los tamaños que rodea al Sol entre las órbitas de Marte y Júpiter.

La misión Dawn estudiará el gran asteroide durante un año entero, y sus observaciones servirán para aclarar cómo se desarrollaron los primeros capítulos de la existencia del Sistema Solar.

Durante las últimas semanas, y a medida que la Dawn se acercaba a Vesta, los detalles del asteroide fueron haciéndose más y más evidentes. La imagen que acompaña a estas líneas fue tomada el pasado 9 de julio, a una distancia de 41.000 km de Vesta.

Si todo marcha según lo previsto, la nave entrará en la órbita de Vesta esta misma madrugada, hacia las seis de la mañana de mañana (hora española). Los ingenieros creen que cuando esto suceda, la sonda se “instalará” cómodamente a una distancia de unos 16.000 km de Vesta (y a 188 millones de km. de la Tierra) y podrá comenzar oficialmente su misión. “Nos ha llevado casi cuatro años llegar a este punto -asegura Robert Mase, del Jet Propulsion Laboratory y director de la misión-. Nuestros últimos test indican que Dawn se acerca directamente a su objetivo y funciona con normalidad”.

Para conseguir esta auténtica hazaña espacial ha sido necesario estudiar durante años la trayectoria de Vesta alrededor del Sol. De hecho, no es lo mismo entrar en la órbita de un planeta como Marte o Júpiter, que en la de un asteroide, aunque sea de los más grandes. Cualquier error de cálculo, por pequeño que sea, podría dar al traste con toda la misión.

La sonda Dawn fue lanzada en septiembre de 2007. Ahora, ya en su destino, estudiará Vesta durante 12 meses, hasta julio de 2012, y después partirá rumbo a su segundo objetivo, otro gran asteroide llamado Ceres. Y se convertirá así en la primera nave espacial que orbite dos obetos (no planetarios) de nuestro Sistema Solar.

( Tomado de ABC.es )

A %d blogueros les gusta esto: