EEUU: La burocracia, nueva arma contra Cuba

Las autoridades norteamericanas implementan una serie de medidas burocráticas que entorpecen el programa Pueblo a Pueblo, restablecido por el gobierno de Barack Obama en el año 2011.

Las nuevas disposiciones complican los viajesentre Estados Unidos y Cuba. Ahora, según las nuevas normas del Departamento de Tesoro, los formularios para solicitar operar viajes a la Isla aumentaron de seis a cientos de páginas.

Debido a esta decisión, para renovar las licencias es necesario documentar exhaustivamente cada minuto de los viajes realizados en el último año, para demostrar que no se realizaron actividades de turismo regular.

Un reciente artículo publicado en el diario Detroit Free Press reveló que casi ninguna de las organizaciones con licencias de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para patrocinar viajes a Cuba recibieron sus renovaciones.

El diario de Detroit añade que muchos de los viajes que se anuncian por las diferentes entidades autorizadas están retenidos o cancelados.

Jim Friedlander, presidente de Academic Arrangements Abroad in New York, un proveedor de servicios de viajes, comentó que “trabajamos con cerca de 30 organizaciones diferentes sin fines de lucro que tienen programas a Cuba en los próximos 12 meses, y el 100 por ciento de ellos no han recibido la renovación de licencias”.

Entre los grupos que no han podido renovar sus licencias de viaje a Cuba están Harvard Alumni, el Museo Metropolitano de Arte, National Geographic, Cuba Insight y el National Trust for Historic Preservation.

El periódico Detroit Free Press destaca que el sitio web de la Universidad de Harvard, con un viaje a Cuba planificado para el 27 de diciembre, anuncia que está “pendiente a renovación de licencia”.

El Museo Metropolitano eliminó temporalmente el destino a Cuba de su lista de viajes y National Geographic, que realizó 29 visitas a la isla con más de 700 personas durante 2011, solo toma listas de reservas sin depósito.

Insight Cuba suspendió todos los viajes a la mayor de las Antillas previsto en los últimos dos meses y está en suspenso, en espera de su renovación, que expiró en junio.

National Trust tiene organizados cuatro viajes a Cuba en lo que resta de 2012, pero advierte en su web que “espera para renovación de licencia”.

Por su parte, Jeff Braunger, director del programa para licencias de viajes a Cuba del Departamento del Tesoro, descartó las acusaciones y comentó que se han emitido cerca de 140 licencias.

“Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para procesar la primera solicitud y las renovaciones de las licencias existentes”, subrayó Braunger.

(Tomado de Cubadebate.cu)

Cuba: ¡Yo soy un disidente más!

Logo de Blogazo X Cuba

En Cuba hay disidencia. Por lo que he podido aprender durante mis permanencias en Isla, cada ciudadano es dos veces disidente; disidente por dos razones fundamentales. En primer lugar, los cubanos, como tales, son inquietos e inconformes, eternamente insatisfechos y perennemente descontentos. El cubano tiene que quejarse, es su índole, le puedes amar o le puedes odiar, pero es así. Es su naturaleza, quizá por desgracia, quizá por suerte, quizá por ser la mezcla perfecta.
En segundo lugar, el cubano es revolucionario (en un sentido amplio y lleno de la palabra) y revolución es un sinónimo de gana de cambio. El revolucionario habla, critica, discrepa. El revolucionario, el verdadero revolucionario, es por lo tanto un eterno disidente. Nunca se conforma; siempre tiene que encontrar algo que decir, algo que corregir en lo que le rodea. Es por eso que el cubano es dos veces disidente.
En ese sentido, era disidente el padre de mi amiga cubana, que me hospedó durante mi primer viaje a Cuba, cuando me dijo: “muchacho, aquí las cosas están del carajo”.
Eran disidentes mis amigos en La Habana que se quejaban con vehemencia cuando algo no iba según sus planes (una guagua con retraso, una cola en una tienda). La exclamación fue la misma durante un mes: “¡Esto está de madre!”.
Así mismo es mi amiga Mildred, en cuyo blog, La Disidente, recientemente censurado, escribía: “desde mi óptica revolucionaria, voy a discrepar…Quiero discrepar porque soy una disidente distinta”.
Son seguramente disidentes los blogueros de La Joven Cuba, quienes -hace dos meses- organizaron una magnifica cita de los Blogueros Cubanos en Revolución, un encuentro de blogueros y blogueros de la Isla que discutieron problemas de todo tipo que afectan a los internautas cubanos; la escasez de tecnologías informáticas, el silencio del Gobierno y de la prensa cubana sobre el estado del cable de fibra óptica desde Venezuela, la diversidad de opiniones de las distintas individualidades que integran la nación cubana, entre otros, y que concluyó con esa declaración: Con un espíritu de integración basado siempre en el respeto a las diferencias e individualidades de cada participante, logramos complementarnos sin caer en facilismos, dogmas o esquemas preconcebidos. Nuestra mayor fortaleza es nuestra diversidad de miradas e intereses; somos un país”.
Esta es, sin duda alguna, la Cuba disidente, la Cuba más inconforme que se puede encontrar. Los que a mi me gusta llamar disidentes por Revolución, es decir, disidentes que quieren modificar, cambiar, aportar, mejorar, construir.
Pero, desafortunadamente, existe otro tipo de ‘disidencia’, la que representa a un porcentaje inferior al 1% de la población cubana y que, por su misma admisión, es destructora.
Es destructora la cubano-americana Gloria Estefan, un símbolo de la disidencia cubana y del ‘anticastrismo’, quien -en muchas de sus canciones- sueña con una Cuba libre y con regresar a su tierra adorada, la Cuba hermosa que dejó desde niña. Es decir, la Cuba tiránica de Batista, cuya esposa tenía como guardaespalda personal al padre de la misma cantante y que, temiendo ser juzgado junto a los otros verdugos de la tiranía, huyó a Miami.
Destructoras son, por ejemplo, las Damas de Blanco, cuyo improbable pensamiento político se sintetiza perfectamente en las palabras de su líder, la fallecida Laura Pollán, quién -al saber que el golpista y genocida hondureño Micheletti las apoyaba- declaró: “Bueno me parece de verdad algo realmente muy emocionante, ver como un hombre que fue capaz de sostener ese poder allí en Honduras, realmente es muy emocionante saber que él nos apoya, saber que él pide todos los días a Dios porque en Cuba se restablezca la democracia, porque no haya muertos, porque a Cuba llegue la paz, la felicidad, realmente me siento muy emocionada”.
Es destructora Yoani Sánchez, quien -en 2010- contestando al investigador francés Salim Lamrani acerca de los logros de la Revolución, declaró: “pero en 1959, aunque Cuba vivía en condiciones difíciles, la situación no era tan mala. Había una vida intelectual floreciente, un pensamiento político vivo. En realidad, la mayoría de los supuestos logros actuales que se presentan como resultados del sistema eran inherentes a nuestra idiosincrasia. Esos logros existían antes”.
La bloguera es destructora porque acaba de presenciar a un ‘Festivalclic’ y, hablando de libertades informáticas, se ha olvidado de recordar públicamente que hace unos días Google, aplicando la ley del bloqueo, impidió el acceso al servicio GoogleAnalyticsa los internautas cubanos.Eran obviamente destructores los llamados ‘expresos políticos de la primavera negra‘, quienes buscaban libetad y ahora se encuentran en España, desamparados y abandonados a sí mismos, y han vuelto a convertirse en disidentes.

Ejemplos conocidos. Claramente hay muchos otros, y entre esos muchos criminales. Pero, repito, se trata de una ínfima y aislada parte de una magnifica sociedad civil cubana que marcha hacia el futuro. Pero, parece que a la prensa internacional y -consiguientemente- a la opinión pública mundial de masa (susceptible a las influencias mediáticas) todo eso no importa. Ellos han establecido que estas personas deben ser los verdaderos disidentes cubanos, los que quieren destruir el sistema cubano. Todos los otros, la inmensa mayoría de la población cubana, es una masa informe, pasiva y apática, que no puede (y no debe) aceptar de vivir en un mundo alternativo que, por fin, podría representar (y de hecho representa) un ejemplo para “todos los hombres y mujeres honrados del mundo”.
Yo, personalmente, soy un constructor, soy crítico, soy revolucionario. Digo con voz alta que Cuba necesita cambios, sobre todo económicos y políticos, para mejorar su situación material y perfeccionar aun más su democracia. Digo que la prensa cubana debe despertar de este sueño apático, debe ser dinámica, curiosa y molestadora. Quiero saber por qué hay, y hasta cuando habrá, dos monedas; cuando se hará una verdadera reforma migratoria. Quiero que se siga luchando para eliminar definitivamente la corrupción. Quiero saber donde está el cable de fibra óptica y, en el caso, quiero conocer al tiburón hambriento que se lo comió.
No soy un dogmatico, nunca lo he sido y nunca lo seré. En pasado ha ocurrido que alguien -supuestamente revolucionario pero por supuesto no cubano- desde su presumida óptica extranjera me ha dicho que Cuba es perfecta, que es la sociedad más avanzada y que el cubano vive bien y que el que se queja, si no le gusta, que se vaya a vivir a Miami, y yo he discrepado y hasta he tenido que aceptar calificativos como ‘revisionista burgués’ o ‘derrotista’. Por fin, decidí alejarme de esas tristes y dañosas personas (que se definen ‘amigas de Cuba’), quedarme yo solo y acercarme a la disidencia cubana; por eso decidí sumarme virtualmente a esa ‘masa informe’; por eso puedo gritar con honor, sabiendo que esta vez se me respetará: “Yo discrepo. Yo critico ¡Yo soy un disidente más!”
Tomado del Blog Capitulo Cubano

Llegó René González a la Patria

Minutos después del mediodía de este viernes, arribó a la Patria, en visita privada y familiar, el Héroe de la República de Cuba, René González Sehwerert, uno de los Cinco luchadores antiterroristas cubanos condenados injustamente a cumplir largas sanciones de privación de libertad en cárceles norteamericanas.

Como es conocido, después de haber sufrido 13 años de injusta prisión, René se encuentra bajo un régimen de libertad supervisada, por otros tres años, durante los cuales deberá permanecer en los Estados Unidos, lo cual constituye una sanción adicional.

El 24 de febrero pasado, René había presentado, a través de su abogado, una moción de emergencia ante la Corte para el Distrito Sur de Florida, en la cual solicitó que se le autorizara a visitar a su hermano gravemente enfermo en Cuba.

Casi un mes después, el 19 de marzo, la jueza Joan Lenard, quien ha estado a cargo del caso de los Cinco desde el inicio de su proceso judicial, autorizó el viaje de René a Cuba por 15 días, bajo un grupo de condiciones: la obtención de todos los permisos necesarios para viajar a Cuba por parte del Gobierno de los Estados Unidos, la entrega del itinerario detallado del viaje, su localización en Cuba e información de contacto en el país, así como el mantenimiento de comunicación telefónica sistemática con su oficial probatorio. Asimismo, la Jueza dejó claro que todas las condiciones de la libertad supervisada de René permanecen invariables y tiene que regresar a los Estados Unidos en cuanto se cumplan dos semanas, a partir de la fecha del viaje.

La decisión de autorizar el viaje de René se corresponde plenamente con las condiciones establecidas para su libertad supervisada, las cuales permiten que viaje a Cuba, previa aprobación del oficial probatorio o de la jueza.

Incluso, el propio Gobierno de los Estados Unidos, que se ha opuesto a todas las mociones presentadas por René para que se le permita tanto su regreso definitivo a Cuba como la visita temporal a su hermano, reconoció que las condiciones de su libertad supervisada no le prohíben viajar a nuestro país. Al respecto, ya desde el 7 de marzo del 2011, la Fiscalía argumentó que “los términos de la libertad supervisada de René no le impiden viajar a Cuba durante ese período… Nada le impedirá solicitarle a su oficial probatorio (o a la corte, si le es negado por este) un permiso para viajar a Cuba a visitar a su esposa, sus padres ancianos u otros”.

En la moción presentada por su abogado, René expresó que cumplirá con los términos establecidos para la visita y regresará a los Estados Unidos.

Pese a las condiciones impuestas, nuestro pueblo, con hondo respeto, le da la bienvenida a la Patria a nuestro querido René y no ceja en la lucha por su regreso definitivo junto a sus cuatro entrañables hermanos.

(Tomado de cubadebate.cu)

Canciller peruano: EE.UU. no puede subordinar el trato a América Latina a política interna

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, ayer en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), en Montevideo (Uruguay).

En una entrevista con Efe en Montevideo Roncagliolo volvió a rechazar la exclusión de Cuba de la próxima Cumbre de las Américas y adelantó que en ese encuentro presidencial el Gobierno peruano pedirá que en el futuro solo se celebren esas citas si participan todas las naciones del continente.

El ministro de Exteriores peruano, que el viernes realizó una visita oficial a Uruguay en la que se reunió con su homólogo, Luis Almagro, y el presidente José Mujica, recordó que “la base material, física y económica de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina ha cambiado”.

“Antes Estados Unidos tenía mucha más influencia política en la región porque la región era mucho más dependientes de Estados Unidos”, en cambio “hoy en día China es el principal socio comercial de la mayor parte de los países” de la zona, afirmó Roncagliolo al hablar sobre el incidente con la isla caribeña.

Colombia, que acogerá la Cumbre de las Américas el 14 y el 15 de abril próximos en Cartagena de Indias, informó esta semana de que ha decidido no invitar a Cuba a la cita porque no ha logrado el consenso entre los participantes para hacerlo.

El país caribeño no ha asistido nunca a estas cumbres, en las que participan los 34 Estados que actualmente integran la Organización de Estados Americanos (OEA), es decir, todos los del continente menos la isla.

El Gobierno de La Habana aseguró que iría a Cartagena en caso de ser invitada pero que nunca regresaría a la OEA, organismo del que Cuba fue suspendida en 1962.

La suspensión fue levantada en 2009, pero Cuba no ha solicitado su reincorporación.

Roncagliolo volvió a alabar hoy “los esfuerzos que ha hecho el presidente (Manuel) Santos y el gobierno colombiano, incluido el viaje a Cuba del miércoles” para mediar, porque “son esfuerzos importantes para fortalecer el diálogo entre posiciones distintas en la región”.

“La elección de Santos ha contribuido que pasemos de los conflictos a una época de diálogo y esto me parece muy valioso”, agregó.

Sin embargo, reiteró que “hay una contradicción entre la celebración de una cumbre hemisférica y la exclusión de un país”.

Tras el anuncio de Colombia, el Departamento de Estado de EE.UU. indicó el jueves que Washington espera “una muy buena participación en la Cumbre” porque “la mayoría de líderes de la región ven el gran mérito que tienen estas reuniones”.

Mientras, Cuba culpó a EE.UU. de su ausencia en la cita, sobre la que pesa la amenaza de un boicot de parte de los países de la Alianza Bolivariana (ALBA), formada por Cuba y sus principales aliados en la región, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, una opción que Perú respeta pero no comparte, según Roncagliolo.

En la entrevista con Efe el canciller peruano negó asimismo que proyectos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que agrupa todo el continente americano menos Estados Unidos y Canadá, vayan “contra nadie”.

“La integración latinoamericana es mucho más antigua que la OEA y las Naciones Unidas; no quiere decir que vayamos a romper relaciones con Europa o con Estados Unidos; son espacios distintos que nos parece importante cristalizar”, argumentó.

En ese sentido destacó la relación entre los nuevos gobiernos de Perú y España, establecida “sobre la base del respeto, el reconocimiento, la independencia, la igualdad, la fraternidad y no sobre la base de viejas dependencias que España abandonó hace rato”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, ayer en la sede de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), en Montevideo (Uruguay).

A %d blogueros les gusta esto: