Yusnaby Pérez: “Me poncharon con lo de la balsera…”

Por: SIRO4EL

Yusnaby el famoso blogger cubano.

Yusnaby Pérez hace días que estaba por entrevistarme. Al menos eso me dijeron, pero claro, yo metido en Sancti Spiritus, él en la Habana sin recursos para venir al interior y yo repleto de trabajo, con salticos espóradicos a la capital, no habíamos podido coincidir.

Por suerte, fuí invitado al evento de Liu Santiestebanen la FIU (Florida International University), un evento que se va a celebrar en estos días, y pude coincidir en la bellísima ciudad de Miami con Yusnaby. Debo decir que el chama me cae bien. Tiene ese aire de escolar de preuniversitario, sencillo y asustadizo; ese tipo de personas que no sabe que puede suceder ni porqué, y simula estar preparado… que mira a todos lados, y escucha a todos como si quisiera o debiera aprender, y yo con eso soy capaz de claudicar.

Andaba un poco contrariado… apenas me vió me dijo que “hoy no podría entrevistarme” y yo fuí el que le dijo: “No, si yo soy el que vengo a entrevistarte a ti

Eso fue lo primero que le dije, lo segundo que le dije fue que se comportara como un buen cubano, y como un profesional. “Si Randy lo tomó todo de buena gana, tú no puedes ser menos; tú debes estar a la altura de Randy. No te me pongas como Rodolfo y como Bertha” Así le dije, entonces él me contestó que intentaría hacer lo posible, pero que no lo comparara con nadie.

Es que ustedes son unos hijos de puta compadre” (así me dijo)

Entonces tuve que aclararle una vez más – ya no sé ni cuantas veces lo he hecho – que yo no tengo nada que ver con El Coco Liso, ni con PPMail, ni con las cuatro vírgenes. Que yo soy yo.

Siro: A ver Yusnaby, cuéntame… ¿qué fue lo que pasó con la balsera santiaguera?

Yusnaby: Ni me hables de eso Siro. Me jodieron. Me tiraron una recta pegá a las costillas.  Caí como mansa paloma. Ya me lo he dicho varias veces, que a mí lo que me queda bien son las foticos, no escribir.

Siro: He venido un poco desinformado debo confesártelo… no me le des vueltas al yipi, porque me pierdo. Yo ví un link, y cuando hice click en el link había un Error 404. ¿Qué sucedió?

Yusnaby: Un comemierda ahí, que tiene un blog que se titulaonlineondnews – fíjate tú que nombrecito más jodedor ese… en inglés, tipo dailymail, bbcnews, …- puso una noticia falsa sobre una balsera que vino remando, sola, desde Santiago de Cuba, hasta Miami, y yo empecé a leerlo, y tú sabes que yo todo lo que venga de allá, le mando la vara y lo puse en mi blog.

Siro: ¿Una mujer sola? ¿Remando? ¿Desde Santiago directico hasta Miami? Coño Yusnaby, ¡pero hay que ser comemierda pa´ tragarse la bola esa!

Yusnaby: Yo no sé nada de navegación. Ni de botes, ni de balsas. Yo el único deporte que hice fue la Educación Física en la secundaria y en el pre.. ah, y en los primeros dos años de la Universidad, pero eso es al tumbaíto: 10 cuclillas, 20 abdominales, 10 flexiones… yo veo que la muchacha era hija de una remera y de un canoísta y me jamé la bola. ¡Eso fue una noticia redactada para confundir a los medios de prensa!

Siro: Sí, pero según me cuentan, el único que se confundió fuiste tú, y tú – as far as I know – no eres un medio de prensa, eres un simple bloguero. Mira, … ¡tú no eres ni periodista como yo!

Yusnaby: Coño Siro, me estás tirando duro… déjame contarte, que si otros no se confundieron fue porque Dios es grande. De veras me metí en la pata de los caballos. Y Oscar Haza quemándome el celular, pa que yo le diera declaraciones sobre esa balsera. Me dice: “Yusnaby, la balsera se perdió. No aparece” Y que coño iba a aparecer, si la balsera no existió nunca. Pero yo me disculpé. Lo expresé públicamente.

yusnaby

Yusnaby reconoce su error públicamente.

Siro: ¿Oscar Haza? ¡No jodas!

Yusnaby: Yo creo que el único que no se jamó el tupe ese fue Cao, porque casi todos los demás productores del 41 me llamaron. Vaya mira, no me llamó Carlucho porque lo de él es otra murumba. Si no…

Siro: ¿Y qué hiciste?

Yusnaby: Primero hablé con Yaikelín, una socita mía que es santiaguera, y la traté de convencer para que se hiciera pasar por la susodicha balsera, pero no quiso; me pidió dinero… ¡coño Siro, hoy en día todo el mundo quiere dinero! Ya no hay filantropismo alguno, la gente está muy metalizada… ¡que fiasco! ¡este mundo se está volviendo demasiado cruel! Hay gente que va a una conferencia, hablan cuatro mierdas y cobran una millonada.

Siro: Dejemos esa gaveta tranquila… sigamos en la línea…

Yusnaby: Línea ni línea… ¡tremendo ponche me que dieron! Ya estabaembarretinao, y Haza llamándome, y Maria Laria, … yo andaba como loco. Pero me di cuenta que había algo raro. Yo soy muy suspicaz. Cogí el nombre de la chiquita, lo puse en Google, y no salió ni ostia. Entonces me dije: Yusnaby Pérez… ¡te la aplicaron!

Siro: ¿Y…?

Yusnaby: ¡Quité la noticia!

Siro: Coño Yusnaby, ¡pero tú a esto de los blogs no le sabes nada tampoco compadre! Por eso te salió el Error 404. ¿Tú sabes el daño que le hace a tu blog, a tu prestigio, un Error 404? Tenías que haber modificado el texto en el interior de la página… decir que “ahí estaba una noticia falsa y que fue removida… ” no sé, poner algo, pero ¿dejar el hueco?

Yusnaby: Tú hablas así Siro, porque tú no sabes la presión que yo tenía encima. Pero bueno, ya lo arreglé. En el link puse un video de unos balseros verdaderos.

Siro: ¿Pero nadie te avisó que esa noticia de la balsera era falsa?

Yusnaby: Nadie…Mira Siro, aquí muchos periodistas del sur de la Florida se guían por las cosas que yo pongo de Cuba, para sacar una noticia sobre Cuba. Mi rating de credibilidad es alto… bien alto. En fin, yo veía los comentarios de las personas… todo el mundo apoyando a la berraca esa y yo dije: la gente sí se tomó el trabajo de verificar. La balsera existe… o como diría Galileo “eppure si muove” Hubo un forista, en mi página de Facebook, que hasta la comparó con Mariana Grajales. Como ves, hay gente más comemierda que yo.

Siro: Jajajajaja, … coño compadre, permíteme carcajearme, y yo sé que está mal que lo haga, pero después de lo que hizo Amaury en su entrevista con Carlos Varela esto de reirme yo en la mía será una minucia…  ¡te jodieron y bien jodío! ¡Te pasó peor que a Hilda Rabilero! ¡Peor que lo que te hizo Yadira Escobar!

Yusnaby:  Pa que me recuerdas a esa mujer… esa es otra que me tiene inquinia. Ese dia, fuimos a MiraTV y yo esperaba encontrarme con una panelista con cierto grado de aplomo, alguien que estuviera dispuesta a escucharme ¿y qué me encontré? una hija autóctona de Hialeah. ¡No me dejaba hablar! Y formaba un enredo con el español que yo no sabía si me estaba hablando de Cuba o de aquí… me costó más trabajo entenderla a ella, que entender el amor “teatral” de Armando Tomey por Susana Pérez; o sea, de Antonio Fresneda por Charito.

Siro: Sí, yo vi el video del programa de Maria Elvira. Yadira fue cruel y despiadada. Y eso que la gente critica a Maria Elvira… Maria Elvira es un ángel de Dios…

Yusnaby: ¡Maria Elvira es espectacular! Coño Siro, cambiando el tema… no publiques nada de esto de lo que estamos hablando… ¿o ya tú estabas grabando?

Siro: Yo siempre estoy grabando Yusnaby, siempre… aquí, allá. en La Habana, en Sancti Spiritus… donde quiera grabo, … pa que no me jodan, ni me hagan cuentos chinos. ¡Yo sí estudié periodismo! 

(Tomado del blog Cubano en Primer Plano )

Yusnaby Pérez, un supuesto “bloguero independiente”

lanata

José Manzaneda*

El conocido periodista y showman argentino Jorge Lanata invitó a su programa de radio aYusnaby Pérez (1), un supuesto “bloguero independiente” cubano que reconocía abiertamente quién paga sus crónicas contra el Gobierno de su país (2). “¿Trabajas? –le pregunta Lanata-. Sí, trabajo para un medio en Miami que se llama Cubanet –responde Pérez-, escribo en él como periodista. ¿Y vivís con ese dinero? Sí” Curiosamente, ni el presentador ni los otros tres entrevistadores del programa preguntaron al invitado qué es Cubanet, un dato que habría sido importante para la audiencia. Porque Cubanet es un proyecto creado por el Gobierno de EEUU y financiado, desde 1994, con asignaciones anuales de las agencias norteamericanas USAID y NED (3). Yusnaby Pérez, por tanto, no es un “bloguero independiente”, sino un asalariado altamente “dependiente” de la Casa Blanca. No en vano su nombre, Yusnaby, es un homenaje de su familia a la Marina de EEUU. “¿Yusnaby es por US Navy? –le pregunta Lanata-. Exactamente –responde orgulloso Pérez-. Claro, por Marina Americana, US Navy, a él le pusieron Yusnaby” –aclara el presentador“.

Durante el programa, algunas de las acusaciones que lanzó Yusnaby Pérez contra el Gobierno cubano fueron casi infantiles: “Hay una resolución del Ministerio de Trabajo que dice que está prohibido acceder a redes sociales como Facebook y Twitter, y solo por eso no pueden acceder (a ellas), porque les expulsan del trabajo” –sentencia Yusnaby Pérez-. ¿Por qué ninguno de los cuatro entrevistadores aclaró al invitado que en los centros de trabajo de Argentina tampoco se permite perder el tiempo mirando Facebook? Un ejemplo: en Estados Unidos, en el 8 % de las empresas de más de 1.000 empleados se ha despedido al menos a una persona por esa misma razón (4).

El joven dijo, además, mentiras clamorosas, como que “muy poca gente (en Cuba) sabe lo que es una página web o un correo electrónico”. Y afirmó que en Cuba no llega Internet a las viviendas por decisión del Gobierno, no por falta de recursos. “Existe un cable de fibra óptica que viene desde Venezuela que costó millones de dólares. (…) Ya Cuba tiene la infraestructura necesaria para tener Internet en casa y de alta velocidad”. Es decir, el Gobierno cubano habría gastado 70 millones de dólares en el citado cable ¿para no hacerlo operativo? Absurdo (5). Recordemos que en 2013, con su puesta en funcionamiento, la conexión a Internet mejoró parcialmente, lo que permitió abrir unas 120 salas de navegación: algo que contradice esa supuesta “política de restricción” de Internet (6). Pero aún es necesaria en Cuba una importante inversión en infraestructura interna para aumentar velocidad y puntos de conexión. La compañía telefónica Etecsa confirmaba recientemente que el objetivo final es llevar Internet a las viviendas (7). El propio Yusnaby Pérez se contradecía, sin quererlo, y reconocía que el Gobierno cubano sí apuesta por desarrollar Internet y las redes sociales. “Tú dices –tomaba la palabra otro contertulio- no me puedo desarrollar en Cuba porque, obviamente, lo que yo estudié tiene que ver con las redes sociales, algo que en Cuba no existe. ¿Cómo es una carrera pensada para formar gente en plataformas que no se pueden utilizar? Ellos (el Gobierno) –respondía Yusnaby- están pensando en que en un futuro se podrá”. Es decir, reconocía que la voluntad del Gobierno cubano no es restringir Internet y las redes sociales, sino desarrollarlas –en un futuro- a medida que las condiciones económicas lo permitan.

Uno de los momentos estelares del programa llegó cuando el invitado trató de echar por tierra los logros de la educación en Cuba. “Por ejemplo, ¿qué pasa con la educación? Que hay un gran déficit de maestros y han adoptado un método de clases por televisión. En cada aula hay un televisor y ponen una cinta y esa cinta es la que te enseña matemáticas, historia, física, química, etc. –afirmaba-. ¿Pero eso en qué cantidad de escuelas (se da) sobre el total? –preguntó entonces Lanata-. En todas –respondió Pérez-”. Los entrevistadores saltaban indignados: “Es increíble ¿Me estás diciendo que en ninguna escuela hay maestros vivos, sino un televisor en cada aula? –intervenía de nuevo, horrorizado, el presentador“. Las llamadas “teleclases”, implantadas en toda Cuba en 2002, jamás han suprimido al profesorado. Cierto es que hubo errores y abusos en su utilización, pero lo que el bloguero relata es su caricatura exagerada y generalizada (8). ¿Cómo, entonces, la UNESCO, en su último informe mundial 2013-2014, otorga a Cuba el mejor “Índice en el Desarrollo de la Educación” de América Latina y el Caribe? (9) ¿A quién debemos creer, a la UNESCO o a un bloguero pagado por el Gobierno de EEUU?

En otro momento, el entrevistado hablaba de los problemas para viajar fuera de Cuba. Y reconocía que el obstáculo no lo pone el Gobierno de la Isla, sino las visas de entrada de los países receptores (10). “¿Qué te pidieron, por ejemplo, para entrar (a Argentina)? –le preguntó Jorge Lanata- A mí me pidieron (en la Embajada de Argentina) 500 dólares de entrada más 60 dólares por cada día que yo esté (aquí). Eso lo tengo que tener en una cuenta en Cuba”. Pero el presentador, en el límite del cinismo, culpabilizaba también de esto… al Gobierno cubano: “No, pero eso debe ser un pedido del Gobierno cubano al argentino”.

Jorge Lanata hacía gala de una desactualización total sobre la realidad de Cuba. Preguntó al invitado por realidades que desaparecieron hace más de 20 años, como las tiendas para personal diplomático: “Existía una cosa que aquí quizá no conocen y que quería que nos cuentes, las diplotiendas´, yo no sé si siguen existiendo lasdiplotiendas´?”. Y, además, acerca del mercado paralelo de dólares en Cuba, algo que también desapareció hace décadas: “¿Y en el mercado negro cuál es la relación entre el peso y el dólar?” (11).

Este conocido periodista del Grupo Clarín (12) dejaba bien claro el objetivo de su programa: convencer de su “error” a la gente que en Argentina aún apoya a la Revolución cubana. “En Argentina hay mucho esnobismo ideológico. Hay mucha gente que defiende el régimen cubano pero que nunca viviría allí. Y me preguntaba qué diría un chico de la Cámpora, de las juventudes de la izquierda partidaria, frente argumentos como estos.”

Para ello, qué mejor que apoyarse en mensajes de la audiencia cuidadosamente seleccionados: “Hay un montón de mensajes. En Twitter, exactamente, Erika nos dice: por acá me cuesta creer que haya alguien que defienda esa manera de hacer vivir a la gente, que es un espanto”.

El fraude de este personaje, Yusnaby Pérez, lo podemos comprobar en otra entrevista que daba al diario español El Mundo, donde aseguraba que prefería “mantener su rostro oculto”, porque mostrarlo sería “muy peligroso” (13). Y lo decía apenas una semana antes de aparecer, a cara descubierta, en varios medios de Argentina, donde, por cierto, afirmaba todo lo contrario: “Creo que mientras en Cuba esté a salvo y mi vida no corra peligro, me quedaré allí. ¿En algún momento tuviste problemas políticos o policiales? –le preguntó el presentador-. Hasta el momento no he tenido ninguno, gracias a Dios –respondió el invitado-”.

Algo que nos sugiere una interesante pregunta: ¿cuántos de los 60 periodistas asesinados en América Latina en los últimos dos años fallecieron en Cuba (14)? Una lástima que a Jorge Lanata y a su séquito de aduladores, esta pregunta se les quedara también en la gaveta.

*Coordinador de Cubainformación.

A %d blogueros les gusta esto: