Ravsberg arremete de nuevo contra nosotros

Yosvani Montano

Yosvani Montano

Integré con orgullo la delegación cubana que participó en los foros paralelos de la Cumbre de Panamá y, hace dos días, hablé para la Mesa redonda acerca de la manipulación mediática que se hizo de nuestra conducta. Ahora veo que, después de un primer texto muy discutible sobre el tema y de la circulación de varios materiales esclarecedores de compañeros que estuvieron allí, el periodista Fernando Ravsberg arremete de nuevo contra nosotros en “La sociedad civil y el debate (II).

Debo confesar que me sorprendió este segundo post. Por un lado, mantiene su papel de Juez inaccesible y no contesta ni una sola de las réplicas objetivas, sólidas, que suscitó su primer texto. Por otro, asegura que publicó en su página algunas de esas “respuestas” (entre comillas, así las pone), es decir, aquellos artículos “que consideramos más serios y no repetitivos”. Habría que preguntarse quiénes formaron parte del jurado que decidió qué resultaba “serio” y “no repetitivo”. No obstante, se trata, según nos dice, de una cuestión ética: “lo único honrado que toca hacer en un debate”.

Inexplicablemente, Ravsberg excluyó una argumentación contundente, muy seria y nada repetitiva, de Elier Ramírez (“Mi respuesta a Ravsberg“, en el blog Dialogar, dialogar), que desmonta una por una las manipulaciones de su primer texto. Ahora, en La sociedad civil y el debate (II), cita a Elier, pero, ¡qué curioso!, no por su artículo, sino por una observación ajena a la discusión que hizo en la Mesa redonda. Pero fue aún más lejos: llegó a publicar incluso un brillante mensaje de felicitación a Elier, a propósito de “Mi respuesta a Ravsberg”, de nuestro gran escritor Miguel Barnet, sin que apareciera el texto felicitado. Lectores de su blog le solicitaron a Ravsberg que publicara el artículo de Elier. ¿Esta omisión puede considerarse “honrada”? Como ya nos tiene acostumbrados Ravsberg, esa propia cita de Elier es inexacta y ha sido utilizada deliberadamente para reforzar sus tesis.

Evaluar con transparencia y auténtica honradez los argumentos que dio Elier en su texto y responderlos, si es que tiene respuesta para ellos, era lo mínimo que podía esperarse de alguien que se autotitula amante de la discusión libre de ideas. No olvidemos que la imagen que usa Ravsberg para introducir La sociedad civil y el debate (I) es una foto del incidente frente a la embajada, en el cual, como aclara Elier, no estaba la delegación. ¿Es “honrado” encabezar un artìculo sobre el desempeño de una delegación con una imagen de hechos en los que no participó? ¿No se está haciendo un uso manipulado de esa imagen?

Pero hubo otra importante omisión en las “respuestas” publicadas por la página Cartas desde Cuba: el análisis de Iroel Sánchez de la trayectoria periodística de Ravsberg en torno a la “otra” sociedad civil que pretendieron legitimar en Panamá. ¿Por qué Ravsberg miró hacia otra parte cuando le recordaron su cobertura tendenciosa de la falsa “sociedad civil” pagada desde el exterior? ¿Es eso “honrado”?

¿Va a pretextar Ravsberg que el analista abandonó el tema de discusión para hablar de otras cosas? No, con perdón, el pretexto no tiene valor alguno; porque aquí también se ha puesto sobre la mesa una pregunta clave: si este periodista reflexiona sobre Cuba de modo independiente, al margen de la agenda de la maquinaria mediática, o si lo hace dentro de esa agenda y siguiendo la corriente dominante. El Juez ha pasado, mal que le pese, a ser procesado moralmente. Y tiene que enfrentar las denuncias que se le hicieron. ¿No fue este periodista uno de los que pretendió legitimar a la “sociedad civil” mercenaria? “Lo único honrado que toca hacer en un debate” sería contestar a estas y a otras preguntas.

Gracias a su objetividad (dice Iroel Sánchez), los lectores de Fernando Ravsberg todavía no se han enterado de si los protagonistas de la “huelga de hambre” de Martha Beatriz Roque y sus acompañantes -dispuestos a morir comiendo miles de calorías diarias- están vivos o muertos. Tampoco han sabido por él que Eliécer Ávila -quien según Ravsberg “no entendía que se le prohibiera visitar el lugar donde cayó el Che en Bolivia”- ha dado la vuelta al mundo pagado por potencias extranjeras pero aún no ha puesto un pie en el altiplano de los quechuas y los aymaras.

¿El párrafo citado no merece algún tipo de respuesta? Si vamos a ser “honrados”, habría que oír las razones que tuvo Ravsberg para reflejar como lo hizo aquellos hechos y personajes. Si vamos a ser “honrados”, hay que hablar de la entrevista a Fariñas, Premio Sajárov y amigo de Posada Carriles, y enfrentar la estampa de la moribunda Marta Beatriz Roque y aclarar cómo y por qué desapareció, con su milagrosa recuperación, de la página de Ravsberg.

Pero qué actitud asume este amante de la polémica, que detesta las Mesas redondas donde todos están de acuerdo y hace “lo único honrado en un debate”. Eludir precisamente la confrontación de todos aquellos datos y argumentos que demostraron el carácter tendencioso y manipulador de su texto inicial, ignorar las pruebas terminantes de su currículo al servicio de la falsa oposición mercenaria, protegerse con tres o cuatro citas de queridas y prestigiosas figuras de nuestra cultura y ensañarse con una joven honrada a quien conozco bien, infinitamente más honrada, valiente y digna que todos aquellos que desde Miami trabajaron en tenderle una trampa vil. ¿Se trata de promover el debate real o de eludirlo con evasivas y bajezas?

Estuve, repito, en Panamá. Mis compañeros y yo enfrentamos provocaciones de toda índole y defendimos con principios y verdades nuestra posición. No hicimos jamás nada que pueda avergonzar al pueblo cubano. Un pueblo, que, más allá de los vecinos de Ravsberg, nos ha venido manifestando continua y espontáneamente su cariño.

*Presidente de la Federación Estudiantil Universitaria. Estudiante de Licenciatura en Historia y Marxismo

(Tomado de Dialogar dialogar)

¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte II y final: La hora de ni con esto ni con aquello)

Por: Iroel Sánchez

mascarasHe escrito antes sobre Fernando Ravsberg. Por ejemplo, comenté su cuestionario a Guillermo Fariñaspor los días en que el amigo de Luis Posada Carriles se ufanaba del muy cuestionable Premio Sajárov del Parlamento Europeo. Estas eran las preguntas a Fariñas de nuestro periodista crítico por los días en que acusaba a los medios cubanos de “periodismo adulón”:

  • ¿Como se siente después de recibir este premio?
  • ¿Por qué cree que se lo otorgaron?
  • ¿Qué le parece el papel de la Iglesia Católica?
  • ¿Qué piensas del cambio en la cancillería española?
  • Se acusa al gobierno cubano de estar desterrando a los presos políticos que excarcela ¿Qué cree usted al respecto?
  • ¿Que hará en el futuro?

(Ver el post “Un hombre de talento“). No había el menor matiz crítico para Fariñas pero en esas mismas fechas  Ravsberg comparaba con Torquemada y Stalin a uno de los proyectos más prestigiosos y auténticamente críticos  de la intelectualidad cubana, la revista Temas,y su director Rafael Hernández le respondía desde el sitio Cubadebate.  

Su habitual olfato periodístico y profesionalidad no impidió a Ravsberg ser el primero en reportar al mundo la “huelga de hambre del aguacate” que tanto hizo reír a los  cubanos allá por septiembre de 2012 para luego callar disciplinadamente cuando se supo el escandaloso destape de aquella farsa (#Elagroporlaventana, nuevo éxito humorístico en #Cuba, ¿será censurado? (+ video). Entonces escribió no sin cierto dramastismo   pero sin ningún sentido crítico acerca de aquel acontecimiento que quedará en los anales del humor nacional:

“Entre los huelguistas se encuentran 7 prisioneros políticos y 5 opositores que están en libertad. El caso más peligroso es el de Marta Beatriz [Roque] dado que sufre de diabetes y podría entrar en crisis apenas 48 horas después de iniciada la huelga.

“Sin embargo, la opositora de 63 años pidió que no se le de atención médica ni se la alimente de forma parenteral. Aseguró que la huelga será hasta las últimas consecuencias y que están dispuestos a morir si el gobierno no responde a sus reclamos.”

¿Qué escribe bien? Cierto. ¿Qué ha sabido aprovechar inteligentemente vacíos y errores de la prensa cubana y que no tuviera el predicamento que tiene si nuestra prensa fuera la que debe ser? También cierto. Tan cierto como que, en palabras de Enrique Ubieta, gusta “de poner una de arena, para justificar dos de cal” y a veces, como en este caso, la cal puede quemar.

Lo que ahora buscó contra quienes acudieron desde Cuba a los Foros de la Sociedad Civil en Panamá ya lo hizo con la delegación al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Ecuador (Ver Trampas para blogueros y cartas… ¿para quién?). Pero no han sido estas dos las únicas veces que ha intentado, cual si creyera manejar a los usuarios cubanos de las redes sociales con un ecualizador, regular su comportamiento y enfrentarlos entre sí:

“Cuando -luego del cambio de la política migratoria cubana- se produjo laestampida viajera de los “opositores” que Estados Unidos paga para un “cambio de régimen” en Cuba, el bloguero de Cartas desde Cuba salió en defensa desde el portal BBC Mundo de los viajeros financiados por la política estadounidense, llamando “blogueros progubernamentales” a quienes denunciaron esa maniobra que ya sabemos de qué fue. Entre sus defendidos de entonces estuvo Eliecer Ávila, un personaje al que la sagacidad periodística del corresponsal de BBC hizo tempranamente famoso.”

Gracias a su objetividad, los lectores de Fernando Ravsberg todavía no se han enterado de si los protagotanistas de la “huelga de hambre” de Martha Beatriz Roque y sus acompañantes dispuestos a morir comiendo miles de calorías diarias están vivos o muertos. Tampoco han sabido por él que Eliécer Ávila -quien según Ravsberg  “no entendía que se le prohibiera visitar el lugar donde cayó el Che en Bolivia”- ha dado la vuelta al mundo pagado por potencias extranjeras pero aún no ha puesto un pie en el altiplano de los quechuas y los aymaras.

Un comentario de Diego M. Vidal, periodista argentino que fue su colega de la prensa extranjera en Cuba, habla de sus tiempos como corresponsal de la emisora hispana en EE:UU.  TeleMundo:

“…en el 2003/2004 armó una bronca en [el mercado de Carlos III] para que un guardia lo sacudiera un poco y después hizo que su mujer llamara a la prensa internacional diciendo que le habían disparado… toda una mentira enorme que en ese entonces montó para Telemundo de Miami para quienes trabajaba…. varias veces amagó con irse de Cuba pero ahora la juega del buenito”.

Cuando se sintió bien colocado desde BBC Mundo, Ravsberg pasó el límite que sabía no le iban a permitir y puso en escena su salida de allí como un acto de valentía y censura por su posición crítica hacia Estados Unidos ¿No se parece eso demasiado a la dramaturgia de su bronca en Carlos III?¿Por qué no lo hizo antes sino justo cuando desde la BBC ya había posicionado su blog personal con el mismo nombre del que operaba en la corporación británica y estaba colocado como corresponsal del diario español Público, donde refritaba hacia la izquierda sus trabajos en BBC?  ¿Por qué ahora? ¿No era más urgente haber hecho esas denuncias sobre violaciones de derechos humanos por EE.UU. con W. Bush en el poder que con Barack Obama? Pronto sería contratado como editor de OnCuba, un proyecto  que el bloguero de Miami Emilio Ichikawa  caracteriza de la manera siguiente:

“La mezcla de la promoción de negocios con Cuba (y el levantamiento del bloqueo/embargo), con la incursión ocasional en la crítica del régimen político cubano, es el eje de la estrategia editorial de la revista OnCuba, de Hugo Cancio.

“Cancio, que es una persona habilidosa, le ha sabido cazar la pelea al oficialismo cubano cada vez que este ha resbalado en una decisión impopular; por ejemplo: el cierre de los cines 3-D, el cierre de las “trapi-shoping” o los astronómicos precios oficiales con que salieron los autos.

“Esta tercera posición, llamada de “centro” o “moderada”, suele ser en las transiciones la más artera a la vez que la más “exitosa”.

No es su nacionalidad extranjera, sino quién le paga y la coyuntura política lo que condiciona lo que Ravsberg escribe. Siendo la hora de la “tercera vía” en la política de EE.UU. hacia Cuba, Ravsberg creyó encontrar la oportunidad para imponer lo que fue el diseño principal de esa política de cara a la Cumbre en Panamá: si hay diálogo entre los gobiernos de Cuba y EE.UU. debe haberlo también “entre cubanos”, entendido como el diálogo con la contrarrevolución que estos últimos pagan.  Ese era el titular prediseñado,como detalla el historiador Elier Ramírez:

“La noticia que quería fabricarse era obvia: “Panamá como sede histórica de la reconciliación entre el gobierno de los Estados Unidos y Cuba y -de paso- entre los partidarios del régimen y la oposición interna”

Y Elier da en el clavo cuando dice:

“Ravsberg se equivoca cuando trata de contrastar el hecho de que Raúl y Obama sí pudieron dialogar, mientras la delegación cubana a los foros paralelos fue intolerante, incivilizada, expresión del pasado, al negarse a hablar con los enemigos. “En ese contexto regional es un suicidio político proclamar: nosotros no dialogamos con nuestros enemigos”, señala Ravsberg. No sé de dónde tomó la frase; pues al menos yo no la escuché en ningún momento en voz de mis compañeros. Lo que sí se reiteró es que no se dialogaría con mercenarios, que tienen la agenda de quienes les pagan. No son interlocutores creíbles. En su mayoría incluso se oponen al cambio de política iniciado por Obama y al levantamiento del bloqueo.”

Sólo discrepo con Elier cuando afirma “Ravsberg se equivoca”. Ravsberg no se equivoca, él hace su trabajo. Su postura no tiene nada que ver con si hubo más o menos tolerancia con la contrarrevolución en la Cumbre de Panamá sino con la descalificación de nuestro sistema político donde, según él, “no hay espacio para la mayoría de las cubanos”. Previo a la Cumbre de Panamá se  le escapó su verdadera opinión al decir a Harold Cárdenas Lema, del blog La Joven Cuba, en Facebook:

Es que solo va la sociedad civil que apoya totalmente al gobierno y la que lo rechaza de forma drástica. Lamentablemente en Cuba aun no hay espacio para la mayoria de los cubanos que se ubican en medio de esos extremos.”

Harold le respondió desmarcándose de la cómoda equidistancia donde Ravsberg lo quería colocar,

también desde la crítica, como hacemos nosotros… se “apoya totalmente al gobierno”. Estoy orgulloso de ese apoyo, lo que lamentablemente no sea con la dosis de obediencia que algunos esperan. No creo que Guiteras o Mella nos enseñaran a hacerlo de otra manera.”

Gracias a Harold por hacerme imaginar lo que dirían los nada equidistantes Mella yGuiteras de nuestro compañero Ravsberg. Como argumenté extensamente en el post “Cuba: La hoja de ruta y la tecera vía“, con la contrarrevolución visiblemente desprestigiada ante los cubanos hay un plan de construcción de una equidistancia imposible entre los que sirven explícitamente a Estados Unidos y la instituciones de la Revolución, donde deben aflorar los ejecutores de la ¿nueva? estrategia. Es parte del diseño que se hizo previamente a la Cumbre de Panamá y fue expuesto poco antes y argumentado en El Nuevo Herald de Miami: ni muy rápido ni muy despacio, ni cambios exclusivamente económicos ni exclusivamente políticos, ni “oficialistas”, ni “disidentes”…

Por qué Ravsberg -en vez de llamar a un diálogo entre asalariados de EE.UU. y patriotas cubanos, haciéndolo equivaler con el sostenido entre Obama y Raúl- no dice que el presidente Raúl Castro expresó en la Cumbre del ALBA en Caracas sobre la participación de los revolucionarios cubanos en Panamá:

“La sociedad civil cubana será la voz de los sin voz y desenmascarará a los mercenarios que presentarán allí como sociedad civil de Cuba y a sus patrones.”

Sus elogios a Raúl, seguidos de sus ataques a la delegación de la sociedad civil cubana a Panamá, como sus alabanzas al compañero Díaz Canel -dignas de aparecer en la revistaCorea hoy-, seguidas de sus cuestionamientos al Departamento ideológico del Comité Central del Partido que éste atiende como Miembro del Buró Político, ilustran el equilibrismo del que sabe nadar y guardar la ropa.

Creo que sí, que debemos revisar autocríticamente el funcionamiento de nuestra prensa y particularmente el manejo que hicimos de las posibilidades de internet para la comunicación política en un escenario tan complejo como los Foros paralelos a la Cumbre de Panamá, a la que salvó de cualquier distorsión  la estelar e incensurable intervención de Raúl en la reunión de presidentes, pero no siguiendo el dictado de quien dista de compartir nuestros objetivos.

Dos comentarios en Cubadebate al texto de Elier replicado allí dan, desde una perspectiva comprometida con la verdad, el rumbo para lo que debemos mejorar:

Maria Jimenez dijo:

Mas claro ni el agua. Lo unico que te falto para estamparlo fue poner los vinculos a los datos que refieres, como los videos en youtube o los tabloides o entrevistas. Una idea, si ya sabemos que la prensa esta para el show y que va a sesgar u ocultar la informacion que le damos por qué no grabar nosotros mismos esa informacion en el momento que se la damos y luego publicarla nosotros mismos en youtube, blogs, o canales similares. Quiero decir, qué tan dificil puede ser que cuando uno de nosotros este dando una declaracion, otro este grabandolo aunque sea con un telefono y luego no importa si los medios intentan ocultarlo, nosotros mismos lo publicamos. Hasta sin editar, vaya. Ahora mismo, esas mismas provocaciones que expones, las cosas que hicieron, que sucedieron, tu mismo dices que la prensa estaba alli, de antemano, presta para coger lo que “iba” a pasar y como no pasó nada, pues no se enteró nadie. Bueno, pues por qué no hacer lo mismo nosotros? Vamos a grabar lo que en realidad sí paso y lo ponemos en el aire.

joseantonio dijo:

Elier: Gracias por tu artículo, muy esclarecedor. A los demás foristas comentarles que el Sr. F. Ravsberg no es ningún improvisado, es un buen periodista, solo que trabaja para medios que adversan a Cuba, por lo que, si pretende cobrar, otra cosa no puede escribir.
Coincido con María Jiménez, hay que ser proactivos. Nuestros medios y sus periodistas deben ser dotados de más independencia, poder de decisión y responsabilidad sobre su política editorial, para que tomen sus riesgos, estén siempre a la ofensiva y no a la riposta, pues cuando desde otros medios nos tergiversan los hechos, cuesta más trabajo realizar el control de daños.
Eso lo saben muy bien los periodistas extranjeros y, sobre todo, los que ejercen su profesión desde nuestro país.

Repito que como sugirió hace algún tiempo  El heraldo de Cuba, en un post titulado “Mami, ¿qué será lo que quiere Ravsberg?“: “una lectura avisada de sus posts revela que más que “Cartas desde Cuba” se trataría de “Cartas a los cubanos”” con los ingresos, los recursos y el posicionamiento que le ofrece su labor para un medio extranjero.

Fernando Ravsberg no puede ser para nada una víctima de los jóvenes que han sido descritos por él en equivalencia con terroristas, asesinos y asalariados de EE.UU. y a quienes cuestionó su representatividad:

 “¿Entonces a quién representan esos dos grupos que aparecieron en Panamá a nombre de la “sociedad civil cubana” y terminaron dando un lamentable espectáculo de provocaciones, insultos y golpes, el cual recorrió el mundo empañando la imagen de la nación?

“Por parte de Cuba fueron dirigentes de organizaciones de la sociedad civil, los cuales desconozco cómo se escogieron. Lo que sí quedó muy claro es que no representan el espíritu mayoritario de la sociedad, aunque sean representantes institucionales.”

En todo caso sería víctima de sí mismo, de sus manipulaciones e intereses. Deberíamos preguntarnos si quienes fueron víctimas de semejante insulto no pueden contestar y tratar de establecer respetuosamente la verdad sin que caiga sobre ellos la acusación de ser cazadores de brujas. Muy mal andamos y peor estaremos si pedimos a nuestros jóvenes que callen cuando la calumnia se lance sobre ellos y las instituciones que le confian su representación.

Ellos no han golpeado a nadie ni dicho ninguna mentira sino que han intentado establecer la verdad escamoteada sobre lo ocurrido en Panamá y como dice Paco Ignacio Taibo II en su excelente serie para TeleSUR son, en esta disputa, “Los nuestros”.

Ravsberg, creo yo, no es nuestro compañero. Aunque tal vez sí lo sea de otros, los que antes de la Cumbre de las Américas ya andaban diciendo, como él,  que aquí “no hay espacio para la mayoria de los cubanos”. Es curioso, cuando el ecuatoriano Rafael Correa decía en Panamá -recordando a José Martí– “ha llegado para América Latina la hora de su segunda independencia”, algunos creen que para Cuba es el momento de “ni con esto ni con aquello”.

(Tomado del blog La pupila Insomne)

¿Quiénes son nuestros compañeros? (Parte I: ¿Victimarios, o víctimas?)

Por Iroel Sánchez

El periodista Yoerky Sánchez y el historiador Elier Ramírez, los “fundamentalistas” acusados del “linchamiento” de Fernando Ravsberg

El periodista Yoerky Sánchez y el historiador Elier Ramírez, los “fundamentalistas” acusados del “linchamiento” de Fernando Ravsberg

Varios textos se han escrito sobre un artículo de Fernando Ravsberg acerca de la participación cubana en la Cumbre de las Américas en Panamá publicado originalmente en el sitio OnCuba que ya había difundido otro texto -de título “Ni con Dios ni con el Diablo: Con Cuba”-, de enfoque muy similar al de Ravsberg, invitando “a no ser cómplices de los que por estos días en Panamá, desde sus extremos que están a nada de tocarse, desde posturas fundamentalistas, han vuelto a representarse sólo a sí mismos y dejaron fuera a la nación”.

No creo que sea un “linchamiento” que dos jóvenes que no coinciden con su opinión hayan ripostado desde bitácoras personales, sin concertación previa y con un respeto que reconozco no profeso hacia el aludido, a lo que se ha añadido un mensaje del escritor Miguel Barnet que publiqué bajo el título “Quien quiere quedar bien con Dios y con el Diablo, le sirve la mesa al Diablo” felicitando a uno de los polemistas.

Sé que hay revolucionarios que creen con honestidad que Ravsberg es nuestro compañero. Sin embargo, algo está al revés cuando quien iguala terroristas y sus amigos con todo un grupo integrado por destacados intelectuales, líderes de la ciencia, la academia y organizaciones sociales cubanas -en coincidencia con una intensa campaña en su contra en medios de comunicación e internet- y cobra por hacerlo, aparece como espontáneo y víctima, y quienes le replican espontáneamente -y sin recibir un centavo- son percibidos como victimarios.

Actuar de frente expresando un desacuerdo a título personal, dando argumentos a cara descubierta, nada tiene que ver con reminicencias de un pasado gris. Triste si pasamos de la censura impuesta por el poder institucional a una autocensura que deje el espacio libre a la manipulación y la mentira por temor a ser acusados sin fundamento de querer desenterrar el extremismo y la intolerancia.

¿Qué es sino un verdadero linchamiento lo que se pretendió contra la delegación cubana a los foros paralelos de la Cumbre en Panamá, no desde un blog sino desde un medio de comunicación donde Ravsberg es editor? Lo que se ha añadido a otros espacios de la red, donde he llegado a leer verdaderos disparates sobre lo ocurrido en Panamá como “el capítulo vergonzoso de la Cumbre de los Pueblos”, atacando el espacio de resistencia popular que logró en Mar del Plata 2005, junto a Chávez, Lula y Kirchner, descarrilar el proyecto anexionista del ALCA y confundiéndolo con los Foros convocados por la OEA en Panamá.

¿A dónde se habría llegado por ese camino si dos jóvenes asistentes allí no hubieran tenido el valor de dar su opinión discrepante, no en un bien financiado medio de comunicación, sino en dos blogs?

Continuará…

(Tomado del blog La Pupula Insomne)

Una respuesta a Ravsberg

Por: Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Tuve la posibilidad, más bien el honor, de integrar la amplia y diversa delegación cubana, expresión de nuestra verdadera sociedad civil, que asistió a los foros paralelos de la Cumbre de las Américas. Lo hice en este caso como miembro de laAsociación Hermanos Saiz, organización que agrupa a más de tres mil jóvenes artistas e intelectuales menores de 35 años. Me tocó participar y ser testigo de los momentos quizás más tensos y complejos que vivimos en esos días. De ahí que me resulte imposible no responder al artículo de Fernando RavsbergLa sociedad civil y el debate”, publicado en su blogCartas desde Cuba. Sobre todo por el respeto que merecen los compañeros y compañeras que estuvieron conmigo en Panamá, quienes, con su actitud, me hicieron sentir extremadamente orgulloso de ser cubano.

Me sorprende que un periodista como Ravsberg, de quien en ocasiones he leído buenos textos, haya escrito algo tan superficial y alejado de la realidad sobre el papel de nuestra delegación.

Es evidente que, en este caso, lejos de ir a contracorriente de los grandes monopolios de la comunicación que todo el tiempo trataron de deslucir la participación cubana, Ravsberg siguió ciegamente el rebaño de los confundidos. Prefiero pensar esto y no que se trata de una reacción como las que he advertido en otros medios, de impotencia ante la incuestionable victoria de Cuba, tanto en la sesión presidencial como en los propios foros paralelos y la Cumbre de los Pueblos. Victoria que es sabido no fue solo para Cuba, sino para América Latina y el Caribe en su conjunto. Si Mar del Plata marcó en 2005 el inicio del viraje, esta Cumbre significó ya un cambio radical en las relaciones interamericanas.

Creo que a este artículo de Ravsberg le faltó la profesionalidad del periodismo investigativo. ¿Por qué no se tomó el trabajo de entrevistar al menos a algunos miembros de la delegación que participaron en los foros paralelos? ¿Por qué no indagó con varios de sus colegas cubanos que cubrieron la cita? ¿Por qué no confrontó las sesgadas fuentes que utilizó con otras versiones?

El espectáculo que recorrió el mundo “dañando la imagen de la nación”, según Ravsberg, fue precisamente el que los medios hegemónicos de siempre se empeñaron en fabricar, una caricatura que este experimentado periodista podría haber desbancado con facilidad si se hubiera propuesto hacer un trabajo más serio. Pero se conformó en este caso con la visión fragmentada y manipulada que todo el tiempo circuló mientras que la mayor parte de la verdad permaneció invisible ante sus ojos. Al menos Telesur y los medios de comunicación de Cuba, que a diferencia de Ravsberg sí estuvieron allá, hicieron un gran esfuerzo para que se conociera lo que estaba sucediendo.

Soy testigo de que numerosas entrevistas realizadas a miembros de nuestra delegación por importantes cadenas noticiosas del mundo, fueron impúdicamente censuradas, pues sus criterios contrastaban con la matriz de opinión que se quería imponer. Recuerdo que un camarógrafo de una televisora miamense me ofendió y se retiró junto al periodista, al no estar dispuesto a oír ciertas verdades. No me dio tiempo por desgracia a preguntarles de qué libertad de opinión y prensa estaban hablando.

Por otro lado, Ravsberg confunde, mezcla, omite y creo que también interviene en la manipulación de lo sucedido:

Primero, la delegación no estuvo en el altercado ocurrido en el parque frente a la embajada de Cuba. Allí estaban los grupos de solidaridad y algunos compañeros de nuestra sede diplomática. Todos ellos, a mi juicio, respondieron como tenían que responder ante la afrenta que pretendieron hacerle a nuestro más preciado símbolo, a Martí, un puñado de mercenarios junto al asesino del Che. Si me hubiera encontrado en ese contexto, seguramente hubiera reaccionado igual. Ya se sabe de dónde vino la ofensa y el primer puñetazo. Le recomiendo a Ravsberg que vea los videos que están en Internet y lea dos textos publicados por Raúl Antonio Capote en su blog El adversario cubano: “Orlando Gutierrez Boronat, terrorista presente en Panamá” y “Nuestra delegación en la Cumbre de las Américas: respuesta a los confundidos y a los desinformados”.

Segundo, es falso que la delegación cubana se retiró del debate, todo lo contrario. Para información de Ravsberg, de los únicos escenarios que la delegación acordó retirarse –luego de un análisis colectivo- fue de los protocolares, por respeto a los presidentes. Hubo una rigurosa y rica discusión en las mesas de salud, educación, seguridad, migración, energía y medio ambiente y en los foros de los jóvenes, empresarios y rectores. Las discusiones en todos estos escenarios fluyeron sin dificultad, a pesar de las notables diferencias ideológicas entre los participantes, y los aportes de los cubanos presentes fueron significativos para la elaboración de los documentos finales. Incluso, en las mesas de gobernabilidad democrática y participación ciudadana, donde se denunció la presencia de los mercenarios y hubo un ambiente más caldeado, no faltaron los argumentos y la serenidad. Los cubanos no nos retiramos, sino que permanecimos en el lugar trabajando con una gran parte de los integrantes de las delegaciones de otros países. Los que tuvieron que abandonar la sala fueron los farsantes y parte de la derecha cómplice. Fueron particularmente emocionantes las intervenciones de apoyo que escuchamos de representantes de Panamá, Colombia,Brasil, Venezuela, Ecuador, Chile, México, entre otros países. Estos comprendieron de inmediato que era imposible sostener un diálogo respetuoso con usurpadores que se querían presentar como parte de la sociedad civil cubana.

Tercero, a pesar de las presiones a las que fuimos sometidos desde que llegamos a Panamá, ningún miembro de la delegación cubana utilizó violencia física alguna contra quienes estuvieron provocándonos todo el tiempo con alusiones injuriosas a nuestros líderes y a nuestra patria. Lo primero que hicimos cuando pisamos tierra panameña fue denunciar en una conferencia de prensa la presencia de mercenarios, algunos de ellos vinculados a terroristas como Posada Carriles. Se trasladaron además todas las pruebas a los organizadores de los foros. Se distribuyó un tabloide elaborado por la UPEC con toda la información necesaria, cuya lectura recomiendo a Ravsberg (véanse los sitiosPensandoaméricas, Cubadebate o Cubaperiodistas).

Cuarto, la delegación cubana sufrió un tratamiento discriminatorio por parte de los organizadores de los foros paralelos. Veintiocho cubanos que habíamos cumplido todos los requisitos del largo proceso burocrático de inscripción y recibido el mensaje de confirmación, permanecimos sin credencial hasta el día de comienzo de las mesas de trabajo. Sin embargo, pudimos comprobar que a los mercenarios se les brindaron todas las facilidades. Sus nombres encabezaban la lista de Cuba para las acreditaciones y sobresalían en negritas, algo que verifiqué personalmente. El día de la inauguración tuvieron un acceso expedito a la sala cual si fueran presidentes.

Quinto, el día 10 de abril se orquestaron en el Hotel El Panamá las más elaboradas y maquiavélicas provocaciones contra nosotros. Primero, los organizadores del foro de la sociedad civil, nos desinformaron y nos remitieron a los salones del noveno piso, mientras, abajo, se montaba un ofensivo performance contra un pequeño grupo de jóvenes de nuestra delegación que permanecía en el lobby, donde “casualmente” ya estaban convocados los medios anticubanos. La respuesta nuestra fue firme y enérgica. Con orgullo cantamos el Himno Nacional y la Marcha del 26 de julio y coreamos consignas, pero nunca una palabrota por muy merecida que esta fuera. Las imágenes de Fariñas junto a Posada Carriles y la de Antúnez con Félix Rodríguez, enarbolando la foto del Che cautivo y a punto de ser asesinado, decían más que mil palabras. Hubo más tarde una segunda provocación, en la mesa de gobernabilidad democrática, cuando los organizadores dieron la palabra a un representante de la OEA, que aludió directamente a Cuba de forma insolente, mientras daban entrada a los mercenarios por un acceso lateral. Una vez más, logramos que se retiraran con nuestros argumentos y el apoyo de delegados de otros países.

Por otra parte, no sé con cuántos cubanos habrá conversado Ravsberg, pues estuvimos recibiendo mensajes de aliento provenientes de Cuba durante nuestra estancia en Panamá y, desde que llegamos a la Habana, cientos de personas nos han expresado su admiración por la manera en que actuamos y su deseo de haber tenido la oportunidad de participar en esta batalla. Como dijo Luis Morlote en el acto de recibimiento, no hicimos nada extraordinario, sino más bien lo que cualquier cubano digno hubiera hecho. Y sí, Ravsberg, en alguna medida fue un Girón, en el sentido en que nos enfrentamos a mercenarios como aquellos que invadieron la Isla en 1961, aunque en otro tipo de confrontación. Ojalá pudiéramos también en algún momento cambiarlos por compotas.

Ravsberg se equivoca cuando trata de contrastar el hecho de que Raúl y Obama sí pudieron dialogar, mientras la delegación cubana a los foros paralelos fue intolerante, incivilizada, expresión del pasado, al negarse a hablar con los enemigos. “En ese contexto regional es un suicidio político proclamar: nosotros no dialogamos con nuestros enemigos”, señala Ravsberg. No sé de dónde tomó la frase; pues al menos yo no la escuché en ningún momento en voz de mis compañeros. Lo que sí se reiteró es que no se dialogaría con mercenarios, que tienen la agenda de quienes les pagan. No son interlocutores creíbles. En su mayoría incluso se oponen al cambio de política iniciado por Obama y al levantamiento del bloqueo.

Todo parece indicar que Ravsberg cae en un absurdo que se repite con frecuencia, al considerar a estos mercenarios como una oposición real. En Panamá insistí mucho en las entrevistas que me hicieron, casi todas censuradas, en que estos sujetos, esta versión impresentable de una supuesta sociedad civil cubana, no son una oposición o disidencia efectiva, ni siquiera una contrarrevolución auténtica. Desde su origen han sido una creación de los Estados Unidos para promover un “cambio de régimen” en la Isla. Le recomiendo en este caso el texto de Esteban Morales “La contrarrevolución cubana nunca ha existido” (véase este propio blog).

Es cierto, como señala Ravsberg, que Raúl y Obama defienden ideologías contrarias y lograron sentarse a conversar. ¿Pero acaso Fariñas, Berta Soler, Rosa María Paya y el resto de la fauna que viajó a Panamá defienden algún tipo de ideología, más allá de la del dinero que reciben de sus amos del norte? Se me ocurre que Ravsberg pudiera quizás dar el palo periodístico haciéndole estas preguntas a Jonathan Farrar, ex jefe de la sección de intereses de Washington en la Habana, quien hizo una valoración certera de estos mercenarios revelada por Wikileaks. Coincidentemente es ahora el embajador de los Estados Unidos en Panamá y convocó a algunos de ellos para darles instrucciones (véase declaración de la delegación cubana a la Cumbre de los Pueblos publicada en Granma).

Ojalá Ravsberg tenga tiempo para revisar la documentación que le he recomendado y así tener una idea más completa de lo sucedido.

Duélale a quien le duela, la gran farsa que se preparaba contra Cuba en el foro de la sociedad civil quedó desnuda y desarticulada. La noticia que quería fabricarse era obvia: “Panamá como sede histórica de la reconciliación entre el gobierno de los Estados Unidos y Cuba y -de paso- entre los partidarios del régimen y la oposición interna”. Ese era el cintillo noticioso que se esperara recorriera el mundo. El manejo fue muy burdo. Una vez más las maniobras de los que pretenden humillar a Cuba terminaron en un fiasco. Nuestra soberanía es intocable. No aceptaremos intromisiones en nuestros asuntos internos. Para Cuba los principios, la dignidad y la moral son la guía fundamental de la política, y ya hemos visto cuán poderosas son esas armas. Lo ocurrido en Panamá ha sido una muestra elocuente de ello. La voz que más se sintió y la de mayor reconocimiento en la región fue la de la isla caribeña. Raúl Castro se convirtió, sin lugar a dudas, en el líder más aplaudido y admirado de la Cumbre de las Américas. (Publicado en Dialogar dialogar)

VII Cumbre de las Américas: Bajo la Guerra de baja intensidad

Cumbre-de-las-Américas-Panamá

Por Stella Calloni

Ante la presencia en Panamá en el marco de la VII Cumbre de las Américas del terrorista Félix Rodríguez Mendigutía, responsable del asesinato del líder revolucionario Ernesto CHE Guevara, cuando estaba herido y prisionero en una escuelita rural en La Higuera Bolivia, llamo a los integrantes del Club Argentino de Periodistas amigos de Cuba a repudiar esta maniobra de provocación que ofende a toda la región.

Este “cubano- americano” de Miami, agente de la CIA estadounidense, es también responsable de crímenes de lesa humanidad acompañando a siniestras dictaduras en la región. La convocatoria dentro del marco oficial de la Cumbre a un foro de las llamadas “Sociedad Civil”, es simplemente una trampa para llevar a Panamá a una serie de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) creadas, financiadas, asesoradas por la CIA estadounidense, responsables de maniobras golpistas y golpes de Estado contra los gobiernos elegidos democráticamente en la región.

Ante esta situación debemos unimos a todas las voces que se han levantado en las últimas horas contra esta farsa de “sociedades civiles” de las cuales se retiraron ayer las delegaciones cubanas y venezolanas, y que intenta debatir temas claves como Derechos Humanos –Democracia y libre expresión”

Precisamente los representantes de estas “sociedades civiles” convocadas por la OEA son los violadores de los derechos humanos y de los pueblos, de la democracia verdadera, de la libre expresión de las mayorías que no tienen voz, son estos engendros de una falsa Sociedad Civil los que realizan toda clase de maniobras para desacreditar a los gobiernos más respetados de la región, facilitando el golpismo “blando” aparentemente, pero tan destructor y mortal como cualquier golpe de Estado.

Han llegado a Panamá montados en la farsa de Sociedades Civiles, cuando en realidad forman parte del la guerra psicológica destinada a derribar gobiernos, y a sostener el terrorismo mediático que se aplica a todos los gobiernos que no se sometan a los mandatos del poder hegemónico.

¿Y qué es sino una provocación que hayan traído en su caballo de Troya nada menos que a terroristas mercenarios, como Félix Rodríguez y otros lo que afrentan y ofende a las verdaderas sociedades de nuestra región.?

Sin olvidar que en noviembre del año 2000 en un encuentro similar la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno realizada en Panamá descubrió que varios compañeros de Félix Rodríguez, ligados a la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA) e integrantes de grupos terroristas, intentaban asesinar al entonces presidente Fidel Castro Ruzx, y se estima al presidente de Venezuela en esos momentos Hugo Chávez Frías, durante un acto en la Universidad de Panamá, lo que hubiera dejado además centenares de víctimas.

Terroristas como Luis Posadas Carriles, responsable entre otros graves atentados y crímenes en toda la región, del realizado contra un avión de Cubana Aviación al salir de Barbados y que costó la vida a 73 personas en octubre de 1976 , Guillermo Novo Sampoll, también entre otros atentados el que costó la vida a Orlando Letelier y su secretaria Ronny Moffit (hiriendo gravemente al esposo de esta Michael Moffit), ambos estadounidenses, en Washington DC en septiembre de 1976 y luego integrando la Operación Cóndor coordinadora criminal de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y principio de los 80 , Pedro Remón Rodríguez, Gaspar Jiménez Escobedo otros con un historial de terror asombroso, responsables de crímenes y atentados en distintos países, fueron detenidos en Panamá con explosivos suficientes para los magnicidos propuestos como objetivo y para una verdadera masacre.

Fue el propio Fidel Castro quien hizo una detallada denuncia que permitió la detención de los criminales, indultados por decreato por la ex presidente panameña Mireya Moscoso el 25 de agosto de 2004 unos días antes de dejar el gobierno en ese país, el día 31 del mismo año. Fue a pedido de altas autoridades de inteligencia de Estados Unidos y se conoció después que recibió un “pago” muy especial por parte de esos grupos cubano americanos. El terror seguía siendo amparado por Washington y sus cómplices locales.

De la misma manera durante la IV Cumbre Iberomaeicana , celebrada en Cartagena de Indias (Colombia)los días 14 y 15 de junio de 1994, estuvieron a punto de disparar contra Fidel Castro cuando recorría la ciudad vieja en una caravana de coches tirados por caballos, que organizaron los anfuitrioenes . “Gabriel García Márquez viajaba junto a mí en ese recorrido.Habría tenido yo, en ese caso, el honor de morir con tan lúcido escritor” relató en su momento FIdel Castro.

Fueron los mismos de la FNCA que planearon e intentaron otro atentado en la isla Margarita durante la VII Cumbre, (8 y 9 noviembre 1997) cuando la guardia costera de Estados Unidos capturó una embarcación, cerca de Puerto Rico, pensando que llevaba drogas y encontraron un pequeño arsenal entre los cuales había dos fusiles semiautomáticos calibre 50, mirilla telescópica (infrarojos) un alcance de mil 500 metros, que podían ser disparado de día y de noche, en lo que iba a ser un atentado también en esa cumbre.

Mencionado esto a grandes rasgos porque hay mucho mñás para contar en hechos similares en varias Cumbres, la pregunta inevitable es ¿cómo las autoridades panameñas, los equipos de seguridad de la CIA y otros que trabajan activamente en estas Cumbres y más cuando llega un presidente de Estados Unidos, y prácticamente convierten a la sede en un terreno de seguridad con toda clase de armas de última generación, permitir al ingreso no sólo de un terrorista como Félix Rodríguez muy conocido en Centroamérica y en el mundo, sino de otros por lo menos dos decenas de activistas del terror?

¿Cómo pueden pasar por el ojo de aguja de la Organización de Estados Americanos semejantes personajes?.

Además de ser un peligro grave para los jefes de Estado de nuestra región, en este caso nadie ignora que con el intento de normalizar relaciones diplomáticas (aunque con escollos que Washington no parece dispuesto a eliminar) el presidente Barack Obama también está en la mira de estos grupos terroristas de Miami y de los fundamentalistas republicanos y y también demócratas que están super- activos en estos momentos.

De hecho la invitación a la cumbre dentro de esta oficialmentre del Foro de las Sociedades Civiles, también ha servido para montar una serie de provocaciones, a cuyo amparo, los golpistas de la región se convierten en las supuestas víctimas de los gobiernos a los que intentan derrocar, o que derrocaron en su momento en los primeros golpes que lograron instalar, (Honduras 2009 y Paraguay 2012), entre otra serie que fracasaron en otros países, pero dejaron muerte y destrucción en pleno siglo XXI ., Golpismo financiado y dirigido desde Estados Unidos y que suman víctima al verdadero genocidio latinoamericano-caribeño del siglo XX.

No podemos dejar pasar una situación semejante sin una reacción colectiva que indique al menos que sabemos de que se trata la guerra sucia, la guerra sicológica, la guerra contrainsurgente que nos azota en estos tiempos, bajo diversas modalidades.Esto se ha evidenciado como pocas veces antes en esta Cumbre, que debía servir para avanzar en diálogos y retirar las amenazas sobre nuestro continente , espeiclamente la Orden Ejecutiva, que impuso Obama contra Venezuela y que fue rechazada masivamente en tiempos en que al fin vemos las primeras luces altas hacia un período de emancipación, que nos hemos ganado con grandes sacrificio.

Tenemos el derecho humanitario y de los pueblos a recuperar nuestra independencia definitiva, sin la cual las democracias están y estarán siempre bajo amenaza. Llamo a los compañeros de CAPAC a reclamar ante la brutal provocación, donde esas fuerzas terroristas intentaron incluso rendir homenaje nada menos que a José Martí. Llegamos a un punto sin retroceso.

El mundo se solidariza con Venezuela ante las sanciones de EEUU

Una manifestación contra el imperialismo norteaméricano en Venezuela. (Carlos Garcia Rawlins/Reuters)

Una manifestación contra el imperialismo norteaméricano en Venezuela. (Carlos Garcia Rawlins/Reuters)

Por: 

Mientras Sudamérica se prepara para la inminente Cumbre de las Américas en Panamá, el tema tabú no será el ansiado reencuentro de Cuba con la organización de la que fue expulsada hace más que 50 años, sino el último acto de Obama contra Venezuela.

Todo el país ha rechazado por unanimidad la Orden Ejecutiva promulgada por Obama el 9 de Marzo, en la que Venezuela fue declarada ‘una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad y a la política exterior de los Estados Unidos’, y ha urgido al presidente a rescindir su decreto.

En una declaración sin precedentes, publicada el 26 de Marzo, los 33 miembros del Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), una organización que se representa a toda la región, han expresado su oposición a las sanciones impuestas por el gobierno norteamericano contra los funcionarios de Venezuela. Las sanciones han sido descritas como ‘una aplicación de medidas unilaterales y coercitivas contrarias al Derecho Internacional’.

La declaración expresó ‘el rechazo de CELAC a la orden ejecutiva promulgada por el gobierno de los Estados Unidos el 9 de Marzo, y su convicción de que esta orden debe ser revertida.’

Incluso aliados devotos a los Estados Unidos como Colombia y Méjico, firmaron la declaración de CELAC. Puede ser la primera vez en la historia contemporánea en la que todas las naciones de América Latina y el Caribe hayan rechazado una política estadounidense en la región desde el polémico embargo de Washington contra Cuba.

Irónicamente, la justificación inventada por Obama para reparar las relaciones con Cuba, anunciado en una retransmisión simultánea con Raul Castro el 17 de Diciembre 2014, estuvo básicamente basada en lo que llamó ‘una política fallida’ de Washington respecto a la isla caribeña. Más de 50 años de sanciones unilaterales y hostilidad política solo se había aislado los Estados Unidos en su postura al respeto de Cuba, mientras que Cuba fortaleció su relación con países de todo el mundo y ganó reconocimiento internacional por su ayuda humanitaria y solidaridad con otras naciones.

Acto seguido, Obama abrió la puerta a Colombia, admitiendo el fracaso de Washington, y luego lo cerró la de Venezuela, implementando una política prácticamente idéntica basada en sanciones unilaterales, adversidad política y alegaciones de amenazas a la seguridad de su país. Antes de que la región tuviera tiempo de celebrar la reducción de la presión sobre Cuba, la aumentó sobre Venezuela.

La región expresó su preocupación sobre las razones por las que Obama quiere imponer una política fallida contra otra nación del mismo hemisferio, especialmente durante un periodo de relaciones renovadas.

Venezuela no pudó quedarse callada

Considerando que la guerra contra el terrorismo que permite que cualquier presunta amenaza contra la seguridad de los Estados Unidos sea un objetivo viable de su poder militar, Venezuela no se quedó callada ante lo que fue percibido como un potencial ataque inminente. La nación sudamericana inmediatamente lanzó una campaña internacional para denunciar la Orden Ejecutiva de Obama como un acto de agresión contra un país que no representa una amenaza real.

El presidente Nicolas Maduro publicó una carta abierta al pueblo de los Estados Unidos en la edición del 17 de marzo del New York Times, alertando a los lectores sobre los pasos peligrosos que la administración de Obama estaba llevando a cabo contra un país que no representa ninguna amenaza. La carta urgió a los ciudadanos norteamericanos a unirse a las voces que piden a Obama que retire su Orden Ejecutiva y levante las sanciones contra funcionarios venezolanos.

venezuela-anti-us

También la región reacciono rápidamente. Solo 48 horas antes de que se publicara la Orden de Obama, una delegación de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), representando a los 12 países sudamericanos, había viajado a Venezuela para quedar con funcionarios del gobierno, representantes de la oposición y miembros de la sociedad civil.

UNASUR ya había estado mediando entre el gobierno y la oposición desde que se desataron las manifestaciones en contra del gobierno el año pasado que provocaron más que 40 muertes en todo el país. El hecho de que el decreto de Obama fuera promulgado justo antes de que UNSAUR retomara la mediación en Venezuela fue visto como una desconsideración a la capacidad de América Latina de resolver sus problemas. UNASUR respondió con una rechazo firme de la Orden Ejecutiva de Obama y ordenó su abolición inmediata.

Además varios países publicaron declaraciones individuales rechazando las sanciones de Washington contra Venezuela y la designación del país sudamericano con ‘una amenaza extraordinaria e inusual’ a la seguridad de los Estados Unidos.

Argentina consideró ´increíble para cualquier persona informada que Venezuela, o cualquier país en América del Sur o América Latina, pudiera ser considerado una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos’ y la presidenta Cristina Fernández aclaró que cualquier intento a desestabilizar Venezuela también sería considerado como un ataque contra Argentina. El presidente de Bolivia Evo Morales también expresó su apoyo a Maduro y su gobierno y golpeó a Washington. ‘Estos actos antidemocráticos de Obama amenazan la paz y la seguridad de todos los países de América Latina y el Caribe.’

“Además varios países publicaron declaraciones individuales rechazando las sanciones de Washington contra Venezuela y la designación del país sudamericano con ‘una amenaza extraordinaria e inusual’ a la seguridad de los Estados Unidos.”
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, publicó un tweet diciendo que la declaración de Obama debía ser una ´broma mala´ y su acto ´nos recordó a las horas más oscuras de nuestra América Latina, cuando fuimos víctimas de invasiones y dictaduras creadas por el imperialismo. ¿Entenderán que América Latina ha cambiado?´

Nicaragua calificó la orden ejecutiva de ´criminal´ mientas que el ex presidente de Uruguay, José Pepe Mujica, llamó ´loco´ cualquier persona que considere Venezuela una amenaza.

Lejos de America Latina, más de 100 parlamentarios británicos han firmado una declaración rechazando las sanciones de los Estados Unidos contra Venezuela y han pedido a Obama que revoque su Orden Ejecutiva. Lo mismo han hecho mas de seis millones de personas en Venezuela, así como importantes miembros de la oposición venezolana.

En una carta al presidente de los Estados Unidos, el gobernador del estado de Lara Henry Falcon, conocido por posicionarse contra Maduro, escribio: ‘Dejen que les exprese que Venezuela no puede ser considerada una amenaza contra ninguna nación del planeta. Tenemos importantes problemas internos pero los resolveremos los venezolanos’.

En el ámbito internacional, el Grupo de los 77 + China, que representa a 134 países, también emitió una declaración firme oponiéndose a la Orden Ejecutiva de Obama contra Venezuela: ‘El Grupo de los 77 + China deplora estas medidas y reitera su firme compromiso con la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de la República Bolivariana de Venezuela … El G77 + China pide al Gobierno de los Estados Unidos que evalúe y ponga en práctica alternativas de diálogo con el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, bajo los principios de respeto a la soberanía y la autodeterminación. Por lo tanto, instamos a que la Orden Ejecutiva sea abolida’.

Si bien América Latina celebra el alivio de las tensiones entre los EE.UU. y Cuba, la región ha dejado claro que no va a cruzarse de brazos y dejar que Venezuela sea atacada. Atrás quedaron los días en que América Latina era considerada el “patio trasero” de los Estados Unidos. A pesar de las diferencias políticas e ideológicas, la región se ha unido para rechazar estas políticas intervencionistas y, a su vez, ha pedido a Washington que forje relaciones basándose en el respeto y el diálogo.

Eva Golinger es una abogada, escritora e investigadora estadounidense nacionalizada venezolana. Es la autor del ´Código Chávez´ y tiene un programa en RT Español. @evagolinger

Comunicado de prensa de la sociedad civil cubana en Panamá

Cumbre-de-las-Américas-Panamá

Desde el día de ayer la delegación cubana empezó a descubrir irregularidades en el proceso de acreditación para el Foro de la Sociedad Civil, a pesar de que sus 68 miembros habían cumplido los requisitos exigidos para la inscripción y recibido los mensajes formales de aceptación del Comité Organizador. Ante su reclamo, el equipo encargado de estos trámites, informó que no estaban listas las credenciales y atribuyó la demora a cuestiones organizativas y técnicas.
Cuando apenas faltaba media hora para la apertura oficial del Foro, todavía 28 delegados no habían recibido su credencial. Se informó que podrían acceder a la sala, mostrando su pasaporte, todos los incluídos en la lista de aceptados, aunque no tuvieran su credencial. Con todo su derecho, los integrantes de la delegación se presentaron puntualmente en la entrada de la sala del evento. Al llegar, se encontraron con la sorpresa de que no existía lista alguna y de que no se les permitiría entrar. Luego se supo que a varios de los mercenarios ya denunciados se les estaba permitiendo el acceso a través de otra puerta.
Finalmente, gracias a la protesta de la delegación en el umbral de la sala, a unos minutos de la apertura, se logró que entraran todos los compañeros acreditados. Allí reiteramos las denuncias acerca de la presencia en el Foro de los mercenarios y nos retiramos por respeto al Presidente Varela, que tendría a su cargo la inauguración.
La delegación cubana no compartirá el mismo espacio que los mercenarios y terroristas. Una vez más exigimos que sean expulsados del evento por no representar al digno pueblo cubano.
8 abril del 2015.

Plan subversivo de agencias norteamericanas contra delegacion cubana a la Cumbre de las Américas

USAID-1

CUMBRE EN PANAMÁ:

1 .- Dijo Bolívar que en Panamá bien podría situarse la capital del mundo. El Libertador planeó la apertura del canal interoceánico, creó el enorme bloque geopolítico de la Gran Colombia para administrarlo y defenderlo, y convocó un Congreso Anfictiónico en el Istmo para integrar a los países liberados. A la postre, Estados Unidos favoreció la secesión de Panamá, excavó el Canal en beneficio propio y creó la Organización de Estados Americanos para mantener a latinoamericanos y caribeños desunidos y sumisos.

2 .- Noticia inquietante para América y el Caribe el anuncio de una reunión de la OEA, sea cual fuere su índole. La X Conferencia Interamericana, reunida en Caracas en 1954, dio permiso a Estados Unidos para intervenir en cualquier país que éste considerara comunista, lo que se tradujo en la Invasión a Guatemala que derrocó al gobierno democrático de Jacobo Arbenz, y en la invasión a República Dominicana que depuso al demócrata Juan Bosch.  De la VIII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores para servir de Órgano de Consulta edinada a Canadá y Estados Unidos.

3 .- Desde octubre de 2014 Estados Unidos ha dejado de ser la primera potencia económica del mundo. La sustituye China, que se convirtió en el segundo socio comercial de América Latina, y construye un nuevo canal interoceánico por Nicaragua. La nación norteña sólo puede concurrir a una Cumbre de las Américas en son de revancha o de recuperación de hegemonía.  A fuerza de intervenciones, ha dejado en Europa, Medio Oriente y parte del África un rosario de naciones destruidas. A partir del Decreto que declara “amenaza para Estados Unidos” a Venezuela, ésta es el nuevo objetivo a aniquilar.   Desde el 8 de abril se reúne Obama con los presidentes del Caricom, seguramente para torcerles el brazo a fin de que cumplan con la intimación de John Kerry de renunciar a los hidrocarburos a precios solidarios que les proporciona Petrocaribe. Las embajadas estadounidenses se esfuerzan por forjar un cerco contra Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua: contra todos los países que esbozan políticas independientes.

4.- Junto con sus misiones diplomáticas y sus oficinas de Seguridad, apresta Estados Unidos sus Agentes de Influencia: pandillas subsidiadas para promover los intereses de dicho país fingiéndose Organizaciones no Gubernamentales. Por la plata baila el perro, y por los dólares generosamente vertidos por la USAID, la NED, Freedom House  e infinidad de otras pantallas hacen cabriolas miríadas de entes con bolsillos y planes fieles a Washington. Jean-Guy Allard compila amablemente el prontuario de algunos integrantes de esta tarifada comparsa. Carlos Ponce Silem, director de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, financiada por la NED. Ernesto  Tinoco Egui, protagonista de los disturbios terroristas de 2014 en Venezuela y del asalto violento contra nuestra sede diplomática en Buenos Aires. Carlos Correa, director de Espacio Público, organización que según papeles desclasificados de la FOIA fue uno de los principales distribuidores de cuatro millones de dólares gastados entre 2008 y 2010 por organizaciones estadounidenses en el soborno de ONGs y periodistas venezolanos. Para muestra basta un dólar (“La CIA ya tiene lista su delegación ‘venezolana’ a la Cumbre de Panamá”, http://www.resumenlatinoamericano. org.3/4/2015).

5.- Con razón advierte Stella Calloni que “Las reuniones que se adelantarán desde el próximo 6 de abril en  Panamá corresponden, entre otras a las mal llamadas ‘sociedades Civiles’ además  de varias Sub-cumbres de  miembros de la Justicia, sindicalistas, parlamentarios  y  otros,  bajo control y financiamiento de diversas ONGS, de las miles que existen en América Latina y que forman parte de la RED de Fundaciones como la NED, la USAID y otros, además de Human Rights Watch, máscara de la CIA en derechos humanos y tantas otras incluyendo a europeas que trabajan con la misma finalidad”.

6.- Señala Olmedo Beluche que el llamado Foro de la Sociedad Civil, organizado por la Cancillería panameña, en realidad expresa la política exterior de Estados Unidos; que una “Comisión misteriosa se reserva el derecho de admisión, sin que estén claros los criterios”; que el embajador estadounidense en Panamá advirtió que inundarán el evento con una delegación de más de mil participantes y que en ella es posible que abunden opositores venezolanos y cubanos (Olmedo Beluche: “Dos cumbres, dos visiones”; La Prensa, 1-4-2015). El Imperio trata de convertir la Cumbre en farsa abismal para incriminar a los países insumisos con los temas de los Derechos Humanos y la Libertad de Expresión, que utiliza contra todos y sobre los cuales no acepta exámenes de nadie.

7.- Afortunadamente, junto con este Aquelarre de Títeres se reúne otra Cumbre de los Pueblos, de movimientos sociales, sindicales y culturales, que puede contrarrestar y vencer a los portavoces del Imperio. Ya que éste convoca una Cumbre, se pueden plantear en ella los temas culminantes de la actualidad de Nuestra América: Cese del Bloqueo contra Cuba; Derogatoria del Decreto contra Venezuela; Independencia de Puerto Rico; Retiro de las bases militares de Estados Unidos y de la OTAN; Respeto de esas potencias por la Declaratoriade América Latina y el Caribe como Zona de Paz; Anulación de la DeudaImpagable; Denuncia de los Tratados de Libre Comercio y de los Infames Tratados contra la Doble Tributación; Examen de las violaciones contra el Medio Ambiente y los  Derechos Humanos en Estados Unidos y Canadá, Reestructuración o disolución de la OEA y sustitución por las organizaciones que verdaderamente representan a Nuestra América. No sería la primera vez que Estados Unidos va por ALCA y sale trasquilado.

(Tomado de La iguana)

Casa Blanca: “Venezuela no representa amenaza alguna para EEUU”

ben.jpg_1813825294La Casa Blanca dijo el martes que Venezuela no representa amenaza alguna pero que así reza el texto del formato utilizado para elaborar las órdenes ejecutivas que permiten al presidente Barack Obama imponer sanciones a entidades extranjeras.

Al congelar los bienes que en territorio estadounidense posean siete funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos, Washington declaró el mes pasado a Venezuela una “amenaza extraordinaria e inusual”, lo que ha generado un rechazo mayoritario en el hemisferio.

Ben Rhodes, asesor presidencial sobre Seguridad Nacional, dijo durante una teleconferencia que el texto de la resolución ejecutiva “es completamente proforma, es el texto que usamos en órdenes ejecutivas para todo el planeta”.

“Estados Unidos no cree que Venezuela representa alguna amenaza a nuestra seguridad nacional. Honestamente, tenemos un formato con el que elaboramos nuestras órdenes ejecutivas”, agregó durante una conferencia telefónica sobre el próximo viaje del presidente Barack Obama a Jamaica y Panamá.

Fue el primer comentario que emitió el gobierno norteamericano que contradice directamente el texto de su orden ejecutiva.

Rhodes expresó además su expectativa de que durante la próxima Cumbre de las Américas “el gobierno venezolano exprese su oposición a ciertas políticas estadounidenses”.

El asesor presidencial para temas hemisféricos, Ricardo Zúñiga, dijo que “la situación interna en Venezuela claramente es asunto de preocupación para sus vecinos y otros países de la región” y que también están pendientes de los problemas económicos en la nación sudamericana y “el impacto potencial que puede tener no sólo para los países que se han beneficiado del subsidio petrolero venezolano Petrocaribe sino también para sus vecinos”.

Durante la cumbre un grupo de 23 ex gobernantes iberoamericanos entregará al secretario general saliente de la OEA José Miguel Insulza una carta manifestando su preocupación por la situación de los presos políticos en Venezuela.

“Esto lo hacemos para llamar la atención de la comunidad internacional sobre lo que está pasando en Venezuela con los derechos humanos”, dijo el expresidente colombiano Andrés Pastrana, uno de los firmantes de la llamada “Declaración de Panamá”.

El texto exige la inmediata liberación de los opositores venezolanos detenidos y pide a los países de la Cumbre de las Américas, la OEA y la ONU que se involucren para “construir una alternativa de solución que respete los principios constitucionales y las normas internacionales”.

Zúñiga aseguró que Obama podrá manejar con calma cualquier situación que se presente durante la cumbre, al ser consultado sobre la intención del presidente venezolano Nicolás Maduro de llevarle millones de firmas solicitando la derogación de las sanciones de Washington a los funcionarios venezolanos.

“La cumbre debe ser un momento para tener un intercambio civilizado con todos los líderes. No tenemos preocupación de hablar con cualquier participante, pero todos deberíamos pensar que debe ser un evento correcto, donde podemos tener un intercambio como debe ser”, indicó.
Rhodes y Zúñiga reiteraron que el gobierno estadounidense no busca desestabilizar al país sudamericano, cuya economía se contraerá 7% este año según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

El gobierno venezolano lanzó una campaña de recolección de firmas pidiendo a Obama derogar las sanciones.

Las autoridades venezolanas aseguran que la campaña denominada “Obama deroga el decreto ya” recogió alrededor de ocho millones de firmas, incluyendo las del presidente de Ecuador Rafael Correa y su canciller Ricardo Patiño.

“Nosotros hemos apoyado, yo he firmado, el presidente (Correa) ha firmado, muchos ecuatorianos han firmado… está clara la voluntad de nuestros países, desde los gobiernos y también de la sociedad civil, que ese decreto no siga manteniéndose, que ese decreto pueda ser derogado lo más pronto posible”, dijo Patiño el martes.

Tomado de Aporrea

DECLARACIÓN DE LOS REPRESENTANTES DE CUBA EN LOS FOROS PARALELOS DE LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Martinez_Island70

Los representantes de Cuba asistentes a los Foros Paralelos de la Cumbrede las Américas denunciamos la presencia en este espacio de mercenarios pagados por los enemigos históricos de nuestra nación.

Integran una exigua “oposición” fabricada desde el extranjero, carente de toda legitimidad y decoro. Varios de sus miembros, incluso, se vinculan públicamente a reconocidos terroristas que han ocasionado dolor infinito al pueblo cubano.

Resulta ofensivo que  participen en estos Foros aquellos que han hecho de la traición a la Patria un oficio bien retribuido y usurpan de manera vergonzosa el nombre del país que calumnian y ofenden cada día.

Para la Cuba digna y soberana que ha resistido más de cinco décadas de bloqueo y hostigamiento, para la abrumadora mayoría de los cubanos, para nosotros, que hemos venido a traer a Panamá con modestia y espíritu de cooperación las experiencias de nuestro desarrollo social, es inadmisible que estén aquí personajes de tan baja calaña moral.

Representantes de Cuba en los Foros Paralelos de la Cumbre de las Américas

A %d blogueros les gusta esto: